deseesaw Sebastián ꒱˖♡

⌦ taekook | lemon Dónde Taehyung le hace saber a su cliente que las segundas veces pueden y son mejores que las primeras... Información importante. ꒰ ✓ ꒱ taekoo one shot ꒰ ✓ ꒱ lemon ; smut +6k palabras ꒰ ✓ ꒱ taehyung es un gigoló ꒰ ✓ ꒱ contenido adulto 🔞 no menores ꒰ ✓ ꒱ no copiar, ni adaptar sin permito deseesaw ©


Фанфик Группы / Singers 21+.

#Jungkook #taehyung #smut # #bts #oneshot #lemon #kookv #vkook #kooktae #taekook
216
4.0k ПРОСМОТРОВ
Завершено
reading time
AA Поделиться

Second Time

La cama dentro del pequeño dormitorio sonaba demasiado alto para su gusto, tampoco es como si pudiese pedirle que no lo hiciera cuando su acompañante trataba desesperadamente de parecerse a un gusano, o eso creía que estaba haciendo al moverse con tanto ímpetu que en cualquier momento podría romperse.


—¿Te gusta, se siente rico? —preguntó alzando la cabeza sin dejar de mover su pelvis de un lado a otro.


Jeongguk atinó a sonreír, soltando un falso gemido antes de hundir nuevamente la cara del contrario sobre su hombro y la almohada...

Trataba de mantener las piernas bastante abiertas mientras su pareja arremetía en medio de estas, aunque se sintiera cómo si no lo estuviese haciendo.


—¡Me vengo, Guk! Ya no puedo más... —escuchó el gruñido siendo callado por la mullida textura y dentro suyo, el cálido semen que era recibido por el arrugado látex... Al menos había sentido algo al final, el líquido saliendo del condón ya que no había algo suficientemente grande para llenarlo, chorreando sobre los cachetes de su culo.


—Estuvo increíble... ¿También te corriste?


.


.


.


—¿Que eyaculas en seco? No puedo creerlo. —Jimin no podía parar de reír con cada parte de la horrible experiencia de su mejor amigo, al punto de dolerle la mandíbula de tanto mantenerla abierta—. Por favor, no me digas que el imbécil se creyó esa tontería...


Jeongguk mantenía una expresión seria mientras el rubio daba golpes a la mesa en la cual estaban sentados, alrededor de todos sus demás compañeros en la universidad.

Cubrió su rostro con las dos manos, retractando la decisión de haberle contado al mayor.


—No me importa si se lo creyó o no, necesitaba salir rápido de ese lugar... ¿Sabes la vergüenza que sentí cuando preguntaba si lo estaba disfrutando? —Dejó ver sus mejillas, sonrojadas solamente de recordar el traumático momento— No entiendo por qué seguía y seguía... mis gemidos no eran para nada reales, Dios, parecía una tortuga moribunda pidiendo auxilio.


—Deja a Diosito fuera de tus cochinadas, pero ya en serio, debo preguntar... —mordió el corndog que pidió en la cafetería pero que no había tocado ni un poco por estarse riendo en la cara del contrario, masticando con la boca bien abierta, llevándose un gran pedazo dentro de esta... y hablando mientras prácticamente se atragantaba con el chorizo— ¿Realmente fue tan malo?


El pelinegro se atrevió a robarle la comida a su amigo y le dio dos mordidas grandes al chorizo, señalando lo pequeño que estaba luego de haberlo masticado —Así de pequeño, creo que una de tus manitos puede muy bien coger esa cosita, y aún así te sobra espacio.


Jimin tapó su boca con una servilleta para no reír otra vez, aparte de que podía ahogarse aún con la comida dentro, ya se había burlado lo suficiente de su pobre compañero mal cogido.

—Quien lo diría, cualquiera pensaría que la tiene grande por lo alto que es.


—Exacto, o sea... no esperaba un pene de treinta centímetros o algo así, pero al menos quería que la primera vez sea placentera, —Su mirada se quedó en un punto fijo; esperando que nada de aquello haya en realidad sucedido— Maldita sea me saca una cabeza de alto, es imposible que la tenga tan pequeña.


—¿Pero... estás seguro? Quizás tus expectativas eran demasiado altas.


—Jimin... —hizo contacto visual con su amigo— No lograba llenar ni un poco el condón, parecía que estaba follando con el condón en vez de él... Tenía unos calzoncillos de animales, dibujitos Jimin, ¡Dibujitos! —alzó la voz sin darse cuenta que el resto podía escucharles— Y cuando me puso en cuatro, sus malditas piernas grandes no le permitían montarme bien... desde atrás seguro se veía como si estuviese tratando de asfixiarme y matarme, que hubiese preferido en ese momento la verdad.


—Ok ok ya entendí, lo que no comprendo es qué harás ahora... solamente escucho lo mal que lo pasaste pero no te veo buscando a alguien más, el sexo es lo mejor de la vida Jeongguk... No te debes estancar porque tú primera vez no haya sido la mejor de todas. —Sonrió dándole confianza, haciendo que sus ojos desaparezcan en forma de medias lunas.


El mencionado sonrió antes de levantarse y haciendo que su amigo también lo haga —Esa no fue mi primera vez Jimin, si no lo sentí significa que no pasó...


—Muy bien, te cierras y rechazas la experiencia traumática... muy mal Jeonggukie, muy mal —Empezó a correr lo más rápido que sus cortas piernas le permitían.

Tenía algo en mente pero no sabía realmente si su amigo iría a aceptarla con lo cerrado que es.


—¿Sabes? Conozco a una persona que podría ayudarte, pero... cobra por sus servicios...


—¡¿Me estás diciendo que le pague a un gigoló?! —Jimin le tapó la boca rápidamente al darse cuenta que los demás le habían escuchado y se estaban burlando.


—Primero, piensa antes de decir que no, y solo para que lo sepas... porque claramente no quiero influenciar en tu decisión —Se acercó aún más, al punto de poder sentir la respiración del contrario sobre sus rostros, dijo en un susurro—: Me ha dado las mejores cogidas de la vida, y lo increíble de todo es que se adapta a tu personalidad y a lo que quieras... así que anda a verlo esta tarde, yo le pago por ti.


—¿Te volviste loco? Maldita sea, no puedo simplemente hacerlo con... —Fue interrumpido por el celular de su amigo casi encima de su rostro, con una foto que logró enfocar cuando se alejó unos centímetros.


—Es él... —indicó con tono burlesco, mordiéndose el labio inferior un poco, ansiando la respuesta del contrario.


Guk, lo más serio que pudo y mirándole fijamente me respondió. —Me pasas la dirección en un mensaje por favor.


Jimin se echó a reír luego de eso, siguiendo su camino hacia el aula de la siguiente clase que les tocaba... mientras contaba todo lo que alguna vez el caliente chico de la foto le ha hecho en reiteradas ocasiones. —Estaba guardando dinero para ir con él pero en vista de que lo necesitas tanto, este será mi regalo de cumpleaños, navidad y San Valentín por al menos unos tres años.


—Vaya, entonces realmente debe ser bueno en lo que hace... para que compense todo eso.


—Me cuentas al llegar a casa... —Jimin mordió su labio inferior antes de volverse a dirigir al contrario— Si es que logras caminar luego de eso...


.


.


.



Sentía su corazón latir más rápido de lo normal, pestañeó varias veces y trató de respirar calmado antes de tocar el timbre.

Escuchó al que sería su acompañante esa tarde acercarse a la puerta, desvió la mirada hacia un lado para aparentar tranquilidad al momento de verle a los ojos.


No pensó que realmente alguien tan bonito existía hasta el verdadero instante en el que ese Dios griego se dejó ver por completo.

Vestido de una manera sencilla, shorts cortos de color beige que daban arriba de sus rodillas y una polera blanca con las mangas un poco alzadas, haciendo que se ajusten a sus bíceps.


Ni hablar de su rostro, facciones tan definidas que el tipo parecía irreal de lo tan apuesto que era... mandíbula marcada queriendo cortar cualquier cosa a su paso, y la manzana de Adán tan grande dándose a notar sobre la acanelada piel de su garganta.


Sus lacias y largas mechas de cabello castañas agarradas en la parte trasera de su cabeza con una liga, dejando escapar unos cuantos que caían grácilmente sobre sus redondos pómulos.


—¿Vas a pasar o me verás fijo un poco más? —Sonrió dejando ver su singular sonrisa cuadrada, derribando cualquier pared de seguridad que el contrario había tratado de colocar antes de llegar al condominio donde vive, que a decir verdad no se veía nada barato por como le atendieron en la recepción.


—S-si, claro... disculpa.


—Tranquilo —Se hizo a un lado para permitirle el paso, viéndole de reojo cuando le dio la espalda—, siéntate dónde desees. ¿Quieres algo de beber? Antes de...


—Agua está bien para mí, gracias —Bostezó abriendo grande la boca, haciendo esto solo cuando realmente los nervios le están matando... intentó calmarse lo que más pudo, resultándole imposible por culpa del contrario.


—¿Quieres hablar un poco primero? —preguntó mientras se acercaba con un vaso de vidrio lleno de agua y unos cuantos cubos de hielo flotando dentro— Se te nota un poco nervioso, no quiero que eso influya demasiado el día de hoy...


—¿Se nota? Es decir, no estoy-


—Tus piernas están temblando un poco, y tartamudeas también... —Taehyung se sentó en frente del menor, cruzando las piernas cuando su trasero tocó la mullida textura del sofá—. Escucha, he hecho esto ya varias veces... es normal que estés nervioso, así que si gustas puedes realizar preguntas para estar seguro. De esa forma nos conocemos un poco, claro solamente si tú estás de acuerdo.


Guk sorbió un poco de agua, remojó sus labios y aclaró su garganta antes de hablar. —Bueno, mi nombre es Jeon Jeongguk, aunque eso probablemente ya te haya contado Jimin... el cual al parecer ya te conoce demasiado bien.


Tae rio divertido, asintiendo a todo lo que el menor le comentaba. —Es correcto, tu amigo me habló un poco de ti, él es un cliente algo regular a decir verdad... es bastante lindo.


—Si, bueno... lo conocí al inicio de nuestra carrera en la universidad, los dos estudiamos Derecho. Es bastante extrovertido, si no fuera por él yo no estuviese aquí la verdad. —Alzó los hombros antes de volver a llevar el vaso a su boca, tomando un poco más de agua.


—Eso es bueno Jeongguk —Mordió su labio inferior un poco antes de hablar, ordenando las palabras en su cabeza para resumirle al contrario las cosas—, bueno mi nombre es Kim Taehyung... tengo veintiocho años, soy licenciado en magisterio. Cómo ya pudiste deducir, muy probable; mi trabajo lamentablemente no paga mis deudas mensuales... y es por eso que me dedico a esto.


Conversar con Taehyung le ayudó bastante a soltarse, en cuestión de minutos sus nervios fueron desapareciendo y cuando se dio cuenta, ya estaba riendo de alguna anécdota cualquiera con el mayor.

Y en serio es perfecto, aparte de lo atractivo también divertido y con un gran sentido del humor.


—Bueno, creo que ya es hora ¿Te encuentras bien en este momento? —El mayor preguntó mientras se levantaba para acercarse a su acompañante de esa tarde.


Jeongguk esta vez no titubeó, únicamente asintiendo como respuesta.

El contrario se arrodilló en frente suyo, cogiéndole el rostro entre sus dos manos. —Lo vas a disfrutar Jeonggukie —Colocó su cabeza demasiado cerca de la del azabache, inclinando esta a un lado haciendo que sus labios empiecen a rozarse, sintiendo la cálida respiración del otro sobre la comisura de sus bocas—, te lo prometo.


Jeon se dejó hacer por el castaño, el cúmulo de sensaciones que este le hizo sentir solamente con un beso no lo había experimentado nunca antes a decir verdad.


Cómo los suaves labios del mayor se posaron sobre los suyos, dejando que la experimentada lengua se abriese paso dentro de su cavidad bucal.

Le acariciaba el paladar dándose el tiempo de tocarle todo, jugaba con su viscoso músculo predominando y controlando el beso en todo momento, dándole cosquillas en los labios cuando este los delineó al acabar con la lenta pero embriagadora caricia.


—¿Te han besado así alguna vez? —preguntó al remojar sus labios, limpiando el resto de saliva que quedó sobre el mentón de Jeongguk con la yema de su índice izquierdo.


—No... —respondió como pudo, quedando embelesado por la experiencia sentida... fijando la mirada en la boca de Taehyung.


—Que lástima, nadie había podido disfrutarte al cien entonces... —Se levantó del piso y tomó la mano del pelinegro sutilmente, haciendo que este se pare con el.

—Ven conmigo Guk, aprenderás a disfrutar el sexo... para que luego no permitas que ningún imbécil te lo haga mal, y tendrán que romperte el culo justo como estoy a punto de hacerlo yo.


Jeon se dejó llevar por el largo corredor del departamento, colocando atención a la parte trasera del cuerpo contrario.

El mayor poseía una espalda ancha acompañada de hombros largos, cintura realmente delgada en comparación a la parte superior, y piernas por completo lisas; sin rastro de vello pero si de músculos, que se denotaban mientras caminaba.


Al llegar a lo que ya sabía era el dormitorio donde tendría sexo con Taehyung, abrió la boca en asombro cuando vio con detenimiento como estaba decorado y arreglado por dentro.


Las paredes pintadas de un bonito color rojo pastel, una cama enorme de tres plazas en la que al menos podrían caber unas seis personas... lámparas en el medio y en las esquinas del techo que otorgaban una luz tenue sobre ellos, y lo que más le intrigaba.


Los diferentes juguetes que se encontraban en una repisa en el fondo de la habitación, a los lados... objetos con los cuales determinó que se practica sadomasoquismo, colgados con ganchos que parecían brillar para hacer resaltar aquella parte.


Jeongguk inhaló una gran bocanada de aire mientras se acercaban al filo de la cama, quedando a centímetros y a un pequeño empujón de caer acostado encima del suave colchón.

Las manos del castaño actuaron casi de inmediato, tocando en primer momento sus brazos, ascendiendo hasta alcanzarle los hombros, los cuales acariciaba por debajo de las mangas de su polera.


—Mira Guk, lo más importante del sexo —Acercó su rostro lo suficiente para colisionar sus respiraciones, deleitándose de los entrecortados suspiros que soltaba su cliente—; Son las sensaciones... —indicó mientras cambiaba de posición sus toques, llevando ahora sus caricias hacia la cintura y abdomen de Guk, alzando lentamente la tela que cubría su blanquecina piel.


—Yo puedo... volverte realmente loco sin siquiera follarte Jeonggukie, realmente puedo... hacerte ver estrellas, con caricias tan sutiles —Apegó aún más su cabeza, pudiendo ahora juntar su nariz con la contraria; viendo como el menor mantenía los ojos cerrados en todo momento. Sonrió ante lo lindo que se veía, remojó sus labios para seguir hablando—, que cuando terminemos seguirás pidiendo por más de ellas... hasta el punto en el que te vuelvas adicto.


Unió sus labios con los del contrario en un lento beso como el que compartieron hace minutos atrás, Tae dándose el tiempo de saborear la cavidad bucal del menor en demasía... y este último sintiéndose excitado pero tranquilo al mismo tiempo.

Cuando se separaron, el rostro de Jeongguk se arrimó al pectoral del castaño por la vergüenza, —Te lo dije Guk —musitó mientras sus toques subían de tono sobre la cálida piel, escabullendo por momentos su mano derecha dentro del pantalón contrario; específicamente en la parte trasera, pudiendo amasar un poco el glúteo izquierdo de su acompañante—. Todo se trata de cómo te haga sentir la persona con la que estás haciéndolo, y oh mi niño... disfrutarás cada puto segundo de mi, que me querrás enterrado dentro tuyo por siempre.


Jeongguk gimió al escucharle decir aquello, no podía comprender lo caliente que se sentía pero tampoco tenía tiempo para pensarlo. —Me... me duele, estoy muy duro —Alzó la vista un poco, encontrándose el rostro sonriente del mayor; transmitiéndole seguridad pero con ese tono de picardía que se dio cuenta percibía de este.


—Haré que deje de doler —respondió dejando un silencioso beso sobre uno de sus pómulos, para continuar con su cometido... comenzando a desvestirle lentamente—, solo déjate llevar, ¿De acuerdo?


Al terminar de quitarle la camiseta sus dedos empezaron a tocar sutilmente el desnudo abdomen contrario, siguiendo el camino hasta llegar al botón que le permitió segundos después, despojarle los pantalones junto a la ropa interior.

Con un leve empujón provocó que el menor cayese acostado encima del mullido colchón, mostrándole por completo su duro sexo junto a la hermosa desnudez que le entregaba.


—Eres demasiado lindo, Jeongguk... —indicó mientras observaba ahora con detenimiento los músculos del azabache, desvistiéndose en el momento para ganar tiempo—. Quiero que me digas cómo te sientes a cada momento, necesito saber si lo estás disfrutando, ¿Bien?


Guk atinó a mover su cabeza de arriba a abajo, dándole a entender que estaba de acuerdo con ello, pudo divisar al mayor desvistiéndose como lo hizo con el, dejándole ver aquella piel color caramelo que parecía brillar cada vez más conforme los segundos transcurrían.


Cuando divisó la longitud del sexo contrario se sorprendió mucho, puesto que incluso sin una erección se daba a notar lo extenso que era... eso le llevó a formularse otra pregunta, ¿Por qué Taehyung no estaba duro al igual que él? Es que acaso no le parece lo demasiado sexy... o quizá lo ha hecho ya varias veces que puede controlarlo...


Tampoco es como si quisiera que el contrario se ponga cachondo por verle, claro estaba que aquel encuentro distaba por completo de ser algo personal... era, como Kim le había contado hace minutos atrás, su trabajo.

Es solo que, una pequeña parte dentro suya; en realidad ansiaba que Taehyung al menos sintiera calentura por verle de esa...


—Oye, ¿En qué piensas? —Taehyung formuló la pregunta mientras se subía a la cama con él, colocando las rodillas precisamente a los lados de la cintura contraria, controlando nuevamente la situación al estar prácticamente encima suyo.


—Tu erección bajó... —dijo mientras colocaba la palma de su mano encima de la base del pene, masajeando un poco, sintiendo al azabache temblar acompañado de un sutil gemido que no logró retener dentro de la boca—. ¿Eso se siente bien, cierto? Incluso sintiendo cosquillas; que te toque esta parte... —Siguió acariciando, esta vez apretando un poco más logrando que la erección vuelva a mostrarse— Se siente bien, ¿No es así?


Guk entrecerró los ojos mientras sentía su pene poniéndose duro de nuevo, afirmando con su cabeza dándole la razón al mayor... —S-si, tu mano está caliente, se siente bien... —Cuando decidió mirar de manera correcta al contrario, supo de inmediato que en esta ocasión disfrutaría el sexo en demasía.

El ángulo y la posición le permitían ver cómo más mechones de cabello de Tae se dejaban vencer por la gravedad, haciéndole ver más intrigante... la socarrona sonrisa le ayudaba bastante a darle aquella aura.


—Empezamos, Jeonggukie. —Le guiñó el ojo izquierdo antes de inclinarse hacia abajo, yendo de inmediato hacia el lóbulo de una de sus orejas... Comenzó con silenciosos y cortos picos que fueron recorriendo casi todo el rostro del menor.


Cuando llegó a los labios volvió a saborear estos por encima sin intentar meterle la lengua por completo, los ojos de Jeon le veían fijo en todo momento; no queriéndose perder ni un segundo del acto.

—Eres demasiado sexy, Tae-Taehyung... —habló casi sobre los labios del otro, interactuando con estos por la cercanía que mantenían. Ahora dejando salir un corto jadeo cuando sintió que su pene segregó un poco de pre semen, el mayor aún tenía la mano en su sexo; ahora firme alrededor de este sin permitirle moverse un poco.


—Tú también lo eres... —Le respondió mientras seguía con su camino de besos por sobre la suave piel del menor, ahora sí succionando esta cuando alcanzó el cuello... contento de ver qué mientras seguía bajando por el pecho y pectorales, iba dejando un rojizo camino de marcas hechas por el.

—Solamente debes encontrar esa parte dentro tuyo, Jeonggukie...


—¿Estás segur... —Abrió la boca para gritar por la imprevista sensación, mordió su labio inferior y agachó la mirada para ver cómo el castaño mantenía su pezón izquierdo bien cogido entre sus dientes... —Du-duele, me arde bastante Tae...


El mencionado siguió mordisqueando, deleitando a sus oídos de los sonidos que ahora para Guk le eran imposibles retenerlos... y mientras maltrataba con ímpetu el rosado pezón, sus ojos se colocaron fijos en las expresiones de este, deseando verle de esa forma por siempre.


—Hago que duela solo para una cosa Jeonggukie... —Abrió un poco la boca encima de la tetilla, dejando que su lengua dejé caer una gota de saliva sobre la punta— Para que al chuparlo, la sensación se sienta mil veces mejor. —Comenzó a lamerle, cerrando los ojos cuando los gemidos se intensificaron y el tronco del menor empezó a moverse de un lado a otro, tratando desesperadamente de detenerle.


Con el pasar de los segundos las reacciones cambiaron por completo, Jeongguk moviendo su pelvis aún sabiendo que no ganaría nada aparte de la fricción que la mano de Tae le entregaba.

Y con este último estimulando sus pezones una y otra vez... dejándolos de un color rojo intenso e hinchados.


—Se siente... se siente bien, ah~ —Olfateaba el cabello del castaño mientras esté seguía en su cometido, nunca antes había prestado el mismo atención a sus pezones... ni lo mucho que el estimular estos le podían en serio hacer sentir placer.

Cuando Taehyung dejó de fijarse en esa parte de su cuerpo, siguió bajando por su abdomen, volviendo a chupar cada centímetro mientras lo hacía...


Jeongguk gimió del placer al ver cómo habían quedado sus tetillas, tan rojas e hinchadas que ni siquiera podía reconocerlas por completo... embarradas de saliva alrededor de ellas que pudo ver cómo chorreaba un poco hacia abajo.

Empezó a sentir ese clásico cosquilleo colarse por su abdomen, queriendo desesperadamente aguantar un poco más; trataba de no contraer mucho su cuerpo... trabajo imposible gracias a las caricias que Tae le impartía.


—Hyung... Hyung yo… —Frunció el ceño cuando vio el rostro del contrario cerca de su pene, colocando ahora las dos manos en la base de este, manteniendo su erecto miembro hacia arriba.


—Lo sé Jeonggukie, a esto me refería con poder volverte loco sin siquiera follarte... —indicó mientras suspiraba sobre la goteante punta, la cual parecía brillar por todo el líquido pre seminal segregado.

—No mentía, yo en serio... puedo hacerlo. —Colocó sus finos labios hechos puchero sobre el rosado glande, lo justo para permitir que el orificio de la cabeza comience a soltar disparados los chorros de semen... lo suficiente para volverle loco al besarle la cabeza del pene mientras se corría como un animal.


El falo de Jeongguk no dejaba de seguir soltando tiras de esencia volviéndolo loco a este... haciéndole temblar mientras sus extremidades disfrutaban del placer que un orgasmo como ese solo le podía otorgar.

Secó las lágrimas que se acumularon en sus ojos por el éxtasis con el dorso de sus manos, viendo como su acompañante seguía con aquella maldita sonrisa que le inquietaba.


—Te estoy dando... —Taehyung dejó por un momento el ahora flácido pene del contrario, comenzando a seguir el camino de chupones que le dejó en el abdomen pero esta vez de subida... lamiendo el semen sin dejar un poco que su lengua no saborease— Unos segundos, para que tú cuerpo pueda recuperarse... Esa solo fue la primera corrida.


Guk cerró los párpados para poder sentir mejor la cálida y viscosa lengua... acumulando su corrida por los centímetros de su tronco superior, cuando regresó a verle, la cara del mayor nuevamente se encontraba al frente suyo... dejándole ver antes de cerrar la boca como se tragaba el semen.

Kim fue aún más atrevido cuando ocupó de imprevisto su boca de nuevo, permitiéndole sentir a Jeongguk su propio sabor.


Y aunque en un primer momento le dio un poco de asco, el salado sentir junto a lo bien que besaba el sexy gigoló fueron lo justo que le provocó una erección de nuevo...


Taehyung pasaba su lengua por sobre sus encías mientras sonreía... alejándose lo más rápido que podía hacia la cómoda donde guardaba los condones, el lubricante y demás objetos que le servirían con Jeongguk en este momento.


—Abre las piernas Jeonggukie, llegó la hora de prepararte. —ordenó mientras abría la botella de lubricante color rosa con una mano y en la otra cargaba con más que solo un condón.


Jeongguk obedeció de inmediato riendo en silencio victorioso, en aquel ángulo podía verle el falo erecto al contrario pidiendo atención... la cual él sabía su culo le entregaría.

—No sé que tanto funcionará con el tamaño de tu amigo.


—Mi deber es que sientas placer, y eso recibirás a fin de cuentas... —Taehyung se subió de nuevo a la cama con él, posicionando sus piernas debajo de las contrarias; manteniéndolas abiertas en todo momento incluso si el menor no lo quisiese.


Embarró su índice con el helado y pegajoso líquido, llevándolo de inmediato a la entrada de Jeongguk para frotarlo en la circunferencia de la entrada.

—Se, se siente extraño. —dijo el pelinegro al sentir sus glúteos internos manchados por el lubricante, el cual tenía un aroma a rosas.


—Pues si, esto debió haber hecho el idiota ese que me arrebató tu primera vez... —Volvió a esparcir líquido sobre su dedo, esta vez para introducirlo—. Mi índice entrará lentamente, ¿De acuerdo? Iré metiendo más dedos mientras te acostumbres...


—No debía preocuparse por eso, ni siquiera se sentía nada en realidad... —abrió la boca cuando el largo dígito de Taehyung comenzó a ingresar dentro de su ano... claramente el pene de su primera vez era al menos un poco más grueso, por eso no entendía como solo el dedo del mayor podía literal causarle placer al introducirlo.


—Veo que no estás incómodo con el primero así que voy a meter el segundo... —Cuando los dos estuvieron dentro, empezó a moverlos en diferentes posiciones, haciendo así que las paredes de Guk cedan un poco para lo que tendrían que soportar luego.


Jeongguk tragó fuerte, su respiración se comenzó a poner pesada debido a lo bien que solamente los dedos del castaño le estaban haciendo sentir.

—Otro Taehyung, por favor... realmente se siente bien, llega más adentro te lo ruego, llega hasta esa parte...


Tae volvió a echar un chorro de lubricante sobre la entrada contraria y junto a ello metió el tercer dedo... los movía de un lado a otro gracias a lo resbaladizo que se hallaba ahí dentro.

Las ganas de Jeongguk le estaban ayudando también, su ano se dilataba prácticamente el solo, creando los movimientos de succión que tanto le gustan sentir a él.


Jeon volvió a llenar de gemidos el dormitorio, sus caderas empezaron a moverse al compás de los dedos de Taehyung y su pene nuevamente dolía de lo duro que estaba. .

Podía prácticamente sentir los dígitos del mayor llegar a estimular aquella parte que aseguran te hace sentir ver estrellas.


—Más más adentro Tae por favor... más rápido, te lo ruego. —Se agarraba de las sábanas para poder controlarse, su nivel de excitación seguía en aumento y aquello le hacía pedir por más.


—Suficiente, yo tampoco puedo esperar más... —El mayor sacó del culo contrario sus dedos, se colocó el condón lo más rápido que pudo y alrededor del miembro de Guk un anillo para no permitirle eyacular, al menos hasta que él se lo permitiese.


—¡¿Qué me pusiste?! —reclamó el menor cuando la burbuja de placer se disipó por completo, de igual forma moviendo sus caderas por inercia en la necesidad de ser penetrado.


—No puedo permitir que sigas eyaculando Jeonggukie, eso implica tenerte aún más cansado... no disfrutarás de la misma manera si no cuentas con aliento y estás exhausto.


Taehyung ahora puso lubricante en la punta de su pene, específicamente encima del látex, ayudándose con su mano para embarrar su extensión entera del líquido.

—Ven aquí... —se agachó sobre el menor para poder juntar sus labios nuevamente mientras alineaba su pene sobre la entrada del contrario—, Te prometo que luego se sentirá muy bien Jeonggukie, pero por el momento, aguanta lo que más puedas... luego de eso te haré ver las nubes, ¿Bien?


—Por favor Taehyung no creo que... —En el momento que el gordo glande comenzó a entrar en su culo, se aferró al cuerpo contrario con todas sus fuerzas... Tae calló los sonidos de queja al besarle, recibiendo estos en su garganta mientras su pelvis seguía moviéndose poco a poco hacia delante.


Cuando casi entró por completo y la falta de aire les impidió seguir con la caricia, se separaron un par de centímetros para poder verse cara a cara, Guk con unas cuantas lágrimas cayendo hacia sus mejillas; sonriendo al mismo tiempo.

—Cuando dijiste que me ibas a partir el culo no sabía que en realidad ibas a hacerlo... —Los dos rieron luego de aquello, Tae volviendo a eliminar la distancia para besarle los pomulos y de esa forma secar las lágrimas que habían descendido por estos.


—Avísame cuando te hayas acostumbrado, no me moveré hasta que deje de doler... prometo que en unos minutos se transformará en placer. —dijo mientras colocaba su mano derecha en la cadera del menor, dando masajes circulares sobre esta.


—Sabes, a fin de cuentas... sentir dolor sigue siendo mucho mejor que no sentir nada eh.


Al pasar los minutos, los movimientos se fueron paulatinamente dando ellos solos... la pelvis de Taehyung comenzando a crear ese delicioso vaivén que lo tiene loco desde la primera vez que lo probó, y Jeongguk acostumbrándose a la anchura y largura del falo contrario, transformándose lo que en primer momento fue un ardor terrible en su parte baja... a la estimulación más placentera que alguna vez su cuerpo haya palpado nunca...





—¡M-más rápido, Tae más rápido por favor, se siente rico... Muy rico —Las lágrimas ahora eran de solamente placer, acompañadas de sollozos y gemidos demasiado altos; haciéndole saber al mayor que lo estaba haciendo bien.


Las manos de este se encontraban amasando los muslos de Jeongguk mientras lo jodía una y otra vez, entrando y saliendo cada vez más rápido de su culo... el ímpetu impuesto le permitía azotarle las nalgas con sus bolas, acompañando los sonidos de placer con aquel sonido obsceno.


El menor nunca había experimentado tal tipo de placer, podía sentir la venosa carne entrar por completo en su ano, abriendo paso entre sus paredes para llegar hacia el final... dónde maltrataba con delicia su próstata, realmente podía palpar el regordete glande cubierto por el látex apretar su punto dulce, haciéndole gritar cada que alcanzaba a llegar ahí.


—¿Pue-puedes llegar más adentro Taehyung-ie? Te lo suplico... llena mi ano con tu polla, hazme gritar más fuerte.


Kim sonrió de lado sabiendo que iba a hacer para poder complacerle, deshizo el moño que le impedía a su larga cabellera soltarse, ahora teniendo mechones pegados a su rostro por el sudor, y los demás siguiendo el movimiento que su cuerpo impartía sobre el contrario.


Ahora colocó las manos alrededor de la cintura de Guk, alzando el cuerpo de este un poco sobre el aire, dándose más soltura y permitiéndole a las estocadas hacer que su pene se entierre más adentro del menor.


—¡Oh por dios! —Jeongguk gritó cuando agachó un poco la mirada y logró darse cuenta que en su estómago con cada embestida lograba ver el pequeño bulto en su barriga.


—¿Puedes verlo Jeonggukie, Ah? Mira como mi verga llena tus entrañas por completo... Como le doy a tu culo la atención que se merece. —cogió la mano izquierda del mencionado y la posó sobre su propia barriga, haciéndolo sentir hasta donde podía llegar.

—Ahora siénteme, siente la punta de mi pene expandir tu barriga lo suficiente como para poderse ver.


Guk juraba en cualquier momento volverse demente gracias al placer que el castaño lograba darle... la fricción que crea el falo contrario al entrar y salir se sentía de maravilla, cosquillas en todo su interior era lo que en realidad estaba sintiendo... quería más, quería poder tener esa sensación por más tiempo.


Intentaron varias posiciones entre tanto y tanto...

En un punto Taehyung alzó lo suficiente el cuerpo de Guk desde abajo, ahora la nuca de este soportaba todo su peso... tenía el culo hacia arriba en el aire, y el castaño le follaba mientras estaba de pie parado encima del colchón.


—¿Puedes ver mi pene entrar y salir de tu culo Jeonggukie? Quiero que lo veas... mira como te vuelve loco.


Las pantorrillas del pelinegro las tenía apoyadas en los sudados hombros de Tae, dándose mutuamente una vista increíble para el otro...

En esa forma la anchura del pene jugaba a favor de Kim, expandía aún más el ano de su cliente con cada estocada.


Minutos después, Taehyung se recostó y le permitió al menor sentarse encima suyo... se encontraba acunclillado para darle al castaño más soltura al momento de embestirle.


Este podía ver cómo su pene desaparecía dentro del culo del pelinegro cada que alzaba las caderas para poderse hundir en él.

—¿Te gusta lo lejos que llego Jeon? —preguntó, recibiendo como respuesta un gemido ahogado mientras el contrario movía su cabeza de arriba a abajo—. Bien, entonces esto te encantará...


Sus manos se situaron sobre la cintura de Guk, de inmediato volviendo las embestidas más feroces y rápidas... sus testículos ahora prácticamente azotaban los glúteos del menor, el cual no pudo hacerle frente al placer que el elocuente frenesí estaba brindándole.


Jeongguk dejó caer su cuerpo hacia delante mientras el mayor seguía propinándole continuas estocadas en el culo... Empezó a besar el fornido pecho contrario, subiendo rápidamente hacia los labios de este.

—Me encanta Tae, me encantas... —Dejó que el castaño le meta la lengua y nuevamente comience a recorrer todo el interior de su cavidad bucal, esta vez jugando él también son su lengua y haciendo sonar sus bocas—. Me duele mucho, ya no lo soporto...


Kim agarró el glúteo derecho del azabache y lo abrió más para poder llegar más dentro, la otra mano se situó en el anillo que le impedía al pelinegro eyacular...

—¿Quieres hacerlo al mismo tiempo preciosura? —preguntó después de dejar un silencioso beso en la nariz del mencionado.


Jeongguk asintió de inmediato entre jadeos, esperando que el mayor alcance su orgasmo para poder hacerlo al compás.

Ocultó el rostro entre el cuello y hombro de Tae cuando este le quitó el anillo del falo y empezó a temblar desesperadamente mientras su pene dejaba salir fácilmente el semen.


Mordió un poco la piel color caramelo del mayor al palpar dentro suyo como el condón se iba llenando de la cálida corrida de Tae, queriendo que esta logre salirse del látex para poderla realmente sentir como él quería.

—Quiero probarlo, Tae... —dijo mientras sacaba de su culo el pene del castaño y apretaba el líquido de la punta del condón para que logré chorrearse dentro.


—Maldita sea Jeonggukie, ¿Realmente quieres probarme no es así? —sonrió mientras alzaba sus brazos y los colocaba detrás de su cabeza... dejándole al menor realizar todo el trabajo—. Cuidado te atoras pequeño, y recuerda no morder...


Guk lamió sus labios cuando le quitó el condón del pene, agarrando con las manos la circunferencia de la aún erecta polla.

Empezó a esparcir por toda la longitud el blanquecino semen de Tae sobre su propio sexo, engullendo lo que más podía de esta con su boca.


El mayor jadeó abriendo su boca cuando Guk se llenaba la de él con su miembro, era inexperto, se daba a notar con los torpes movimientos de garganta que propinaba y las constantes arcadas que daba... la longitud de su falo tampoco ayudaba con ello.


Pero había algo, algo que le hacía sentir Jeongguk, que parecía estar recibiendo la mejor mamada de su vida; aún más cuando lo vio de frente...

Los suaves labios del menor haciendo puchero para besarle la goteante cabeza una y otra vez, los ojos llorosos por la fuerza usada al tratar de meter más centímetros en su tráquea... las mejillas y nariz sonrojadas por lo obsceno que se veía, y el rostro embarrado de saliva, semen y lágrimas...


—Puta madre Jeongguk, amo tu maldita boquita, quiero llenarla de mi hasta que no puedas respirar.


Jeon gimió al escucharle, volviendo a meter el pene en su boca y quedándose ahí por unos segundos... delineando con su lengua las gruesas venas, presionando está contra la parte suave del falo... succionando los líquidos de su boca que salían a cada momento por las comisuras de sus labios, cayendo sobre la casi lampiña pelvis del castaño.


En un determinado momento la cordura de Taehyung se fue al carajo, comenzando a embestir la garganta del contrario, pudiendo palpar con su polla las cálidas paredes de esta, maltratando las amígdalas lo suficiente como para darle arcadas pero no para hacerlo vomitar, y usando los carnosos labios del pelinegro para amortiguar la estocada, sintiendo al final la nariz de Jeongguk olfatear su pelvis y hundirse en ella como si fuese lo mejor del mundo.


Eyaculó de nueva cuenta, esta vez los chorros de semen siendo disparados dentro de la garganta de Jeon a gran velocidad, recibidos con verdadero gusto por este.

—Realmente no creo que alguien vaya a superarte jamás, Taehyung... —jugaba con el prepucio del mayor mientras el pene de este se volvía flácido, apretando de vez en cuando sabiendo que saldría un poco más de esencia si lo hacía.


—Quizás no me creas pero también eres alguien que no creo vaya a poder superar cualquier cliente... —Acariciaba la mejilla izquierda del azabache mientras esperaban a qué sus latidos se calmen.


—Demasiado triste, porque si fuese por mi viniese casi todos los días... pero claramente no puedo cotizar un encuentro contigo a diario. —Se sentó encima del colchón, Tae le siguió haciendo lo mismo... desnudos, sucios y por primera vez en mucho tiempo, Kim estaba incómodo con un cliente.


Se inclinó un poco para poder tener el rostro a la misma altura que la de Guk, nuevamente tan cerca que sus respiraciones se fusionaban con la otra cuando exhalaban. —Ven cuando quieras Jeonggukie, solo pregúntame antes para no tener ningún inconveniente con los demás clientes. Para ti... —lo cargó para llevarle a la ducha y poder limpiarse, dudoso de lo mucho y demasiado rápido que se estaba inmiscuyendo con un cliente, que bueno... ya no lo sería, ¿Acaso quería que no lo fuese?— Para ti soy gratuito Jeonggukie...


Los dos comenzaron a reírse mientras dejaban solo el dormitorio que estaban seguros, de ahora en adelante usarían demasiado.

Jeongguk sabiendo que podía volverse adicto a Taehyung... y este último no pensando que el también lo haría por el pelinegro.


Ansiosos porque esa segunda vez, se pueda repetir en una tercera, cuarta, quinta y muchas ocasiones más.












Gracias por leer, la idea me la dio una chica en el grupo de wass que creé para poder conversar con ustedes -te amo merali, espero algún día te cojan como th a jk- JAJAJAJA


Bueno, espero les haya gustado. Comenten que tal les pareció, aunque no lo crean, sus comentarios alegran mi día un buen <3


Nos leemos en unos días, cuídense, lavense bien la cola (っ˘з(˘⌣˘ )




27 мая 2021 г. 19:30:55 28 Отчет Добавить Подписаться
142
Конец

Об авторе

Sebastián ꒱˖♡ ficker @deseesaw inkspired/wattpad ⿻⌇ 21〔🔞〕⫶ି⁀𝗸𝗽𝗼𝗽⁀。✿ ⫶ * # ⇢;;𝖉𝖗𝖆𝖒𝖆┊𝖘𝖒𝖚𝖙𝖙┊𝖋𝖑𝖚𝖋𝖋:⌇ ░ ୭̥≈𝘬𝘰𝘰𝘬𝘵𝘢𝘦⸙͎ ំஂ◌ ⌇.·⸙͎*ૢ↴ ¡!ˋ ཻུ۪۪❀ˎˊ- insta / twitter (deseesaw) >< el bridge de dis-ease se merece un premio solito para él.

Прокомментируйте

Отправить!
KimJeon Taekookie💕 KimJeon Taekookie💕
Tengo tantas cosas que decirte pero no sé como expresarme 😢✋ En fin,I love you...♡

¡ nath ¡ nath
Solo vengo a comentar que te extraño. *bomba de humo*

  • Sebastián ꒱˖♡ Sebastián ꒱˖♡
    Jeje, tranqui, mañana si tengo tiempo publico algo nuevo. posdata. será drama y angst ^^ June 20, 2021, 06:34
lichitae01 lichitae01
Ah oye, todos tus relatos son grandiosos <3 Pd: cuando estoy nerviosa tampoco paro de bostezar ª

  • Sebastián ꒱˖♡ Sebastián ꒱˖♡
    A mi también me pasa ¡! por eso lo puse jeje, ty por leer (。・ω・。)ノ♡ June 09, 2021, 11:46
stpd singularidad stpd singularidad
WTF, ME ENCANTA TU MANERA DE ESCRIBIR MAN, CUANDO VAYAS A ESCRIBIR ALGU. LIBRO HEROTICO AVISA QUE TE LO COMPRO.

Liz Rodrigues Liz Rodrigues
Es que enserio se antoja tener algo así por como lo escribes!.💗

alo v alo v
woahhh amé

Usagi Mimi Usagi Mimi
Ahhh resultó más interesante de lo que esperaba 👀💕 lo amé, me encanta la tensión que manejas en el erotismo 👏🏻👏🏻👏🏻 ¿podría acaso volverse seriado como "learning with sex"?

Andrea Mae Andrea Mae
Grupo de WhatsApp y yo nostoy :( #triste el problema con mi WhatsApp es que en grupos no puedo mandar mensajes muchas veces u.u pero bebu si haces un grupo de telegram te beso los pies ♡
Mc Tatae Mc Tatae
Ahhhhhhh!!! Cómo es posible que cada vez me guste mas tu forma de escribir, tu forma de narrar las cosas candentes, me mata, Dios, eres perfecto, nunca me decepcionas con tus historias, adoro leer todo lo que haces. Estoy feliz de conocer tu arte ✨✨

tatiana vargas tatiana vargas
Como es eso que creaste un grupo de Watsap y no me dijiste que falta de respetacion es esa mi autor nombe nombeeee yo quiero estar en su grupo tambien
Samantha Hirszenberg Samantha Hirszenberg
Las eróticas a cargo de Manu siempre son éxito seguro, amé mucho. ✌️🤝Y los buenos deseos para Meralli me sacaron una carcajada tremenda AJSKAJKSJA. Ya quisiéramos todos, ¿verdad? Ajdkajkdjw.

narzaes Narvaez narzaes Narvaez
TORTUGA AGONIZANDO AKSJDIBAKAKABD

Moonflower Acevedo Moonflower Acevedo
YO TAMBIÉN QUIERO QUE ME COJAN ASÍ... en fin, me encantó, ahora debo solucionar el problema que me dejaste entre las piernas. Amé cada segundo, gracias.

Fairy Euphoria Fairy Euphoria
Me encantoooo. 😭💗 Haces ARTEEEE.

~