daqueenbxtch Winter Lake

Taehyung acaba de comprar una alfombra nueva. Y Jungkook no desea arruinarla por nada del mundo. tw: •omorashi •sub/dom •taekook •oneshot


Фанфик Группы / Singers 18+.

#romance #gay #bdsm #fanfic #bts #jungkook #vkook #taekook #taehyung #bangtansonyeondan
6
188 ПРОСМОТРОВ
Завершено
reading time
AA Поделиться

hold it

—N-no... no más, por favor —suplicó, con ojos llorosos.


—¿No me oíste, bebé? Abre la boca.


Un par de lágrimas resbalaron por sus mejillas, con la firme mano de Taehyung sosteniendo su mandíbula mientras con la otra inclinaba una botella con agua a sus labios.


Jungkook ha estado así por más de cuarenta minutos, arrodillado sobre la nueva alfombra de peluche que su amo acababa de comprar para su estudio, totalmente desnudo y con las manos esposadas tras su espalda. Ya iba por su cuarta botella de medio litro, y la agonía no hacía más que aumentar velozmente.


—¿Desde cuándo tengo una mascota tan desobediente?


Jungkook chilló.


—¡S-soy obediente!


Y para demostrarlo, el chico finalmente abrió la boca, aceptando aún más agua que su cuerpo ya no encontraba dónde almacenar. Sintió náuseas cuando su amo apretó ligeramente la botella, obligándolo a tragar más rápido y provocando que cayera un poco por la comisura de sus labios. No la apartó hasta que esta estuvo completamente vacía.


—Buen chico —elogió, pasando los dedos por su cabello.


Jungkook había empezado a toser, doblándose hacia adelante; intentando expulsar desesperadamente toda el agua infiltrada en sus pulmones. Sentía que iba a romperse en cualquier momento.


—Regresa a tu posición —ordenó Taehyung seriamente, sentándose en la silla de su escritorio, frente a su computadora. Su estudio era muy grande y estaba decorado especialmente por colores marrones y negros, creando una atmósfera apacible. Aunque Jungkook no lo estuviera en absoluto.


No podía erguirse.


—S-señor... —chilló, temeroso—, n-no puedo...


—Sí, sí puedes. Levántate, no lo voy a repetir.


Jungkook sollozó, respirando entrecortadamente. Se sentía muy mareado e infernalmente lleno. Cada sutil movimiento era demasiado peligroso en este punto... Pero, gracias al cielo, consiguió retomar su posición inicial, con la espalda recta y las piernas abiertas, con las manos aún inmóviles tras él.


—¿Ves que no era tan difícil? Qué mascota tan exagerada.


Entonces Taehyung dejó de prestarle atención para centrarse en lo que sea que estuviera haciendo en su computadora, que Jungkook solo veía lateralmente, al igual que el cuerpo de su amo. Él le prometió que en cuanto terminara con su trabajo, le dejaría ir a donde él quisiera. Así que Jungkook solo podía esperar. Ahí, a su lado, temblando y sollozando; ardiendo por dentro. Sentía el sudor cubrir su frente y su espalda, cada segundo sintiéndose como horas.


—Qué linda la nueva alfombra, ¿ah? —habló Taehyung, provocándolo—. ¿Se siente bien, bajo tus rodillas?


—S-sí, señor.


—Mira lo impecable que está. Espero que sea lo suficientemente suave para ti, bebé.


Jungkook gimió bajito, cerrando los ojos con fuerza. Estaba a punto de estallar, dolía demasiado.


—Señor —se quejó Jungkook, con la voz ahogada—. Por favor... p-permítame ir...


—¿Ir a dónde?


—No puedo aguantarlo, yo...


—Creí haberte dicho que en cuanto terminara mi trabajo te dejaría ir a donde tú quisieras —interrumpió, con la mirada fija en la pantalla—. ¿Ahora también mi mascota es sorda?


Jungkook jadeó, obligándose a alejar su cabeza de lo mucho que su cuerpo lo lastimaba, suplicándole tanto que se dejara ir... Había esperado por casi una hora, y Taehyung no parecía estar ni cerca de terminar. Ni siquiera sabía si realmente estaba haciendo algo en esa computadora o solo buscaba martirizarlo.


Estaba muy seguro de que era lo segundo. Y eso solo lo hacía sentir peor.


Jungkook se esforzaba por no seguir sollozando para no molestarlo, pero era casi imposible con tanto dolor acumulándose en su vientre, donde se podía ver un notorio bulto que seguramente con cualquier mínimo roce lo haría explotar. Estaba demasiado hinchado.


—Kook —llamó Taehyung de repente, aún concentrado en sus cosas—. Como arruines mi nueva alfombra, te va a ir muy mal.


Jungkook lo miró entre lágrimas, con pánico, sabiendo que no podía pasar otra cosa más que precisamente eso. Y aunque él sabía que eso era justo lo que su amo quería, Jungkook realmente no deseaba arruinar su nueva alfombra.


—¿Me oíste?


—Sí, señor —consiguió responder, mortificado.


Respirar correctamente se volvía una gran hazaña con el paso de los minutos. Todo su cuerpo estaba tan lleno de líquido que incluso al aire le costaba trabajo encontrar espacio dentro de él. Se esforzaba tanto por no soltarlo...


—Abre más las piernas —ordenó Taehyung, girándose a mirarlo solo lo necesario.


Jungkook se estremeció, temiendo por cualquier mínimo movimiento. Pero tuvo que acatar de inmediato esa orden si no quería que le fuera peor. Separó más sus rodillas, haciendo descender sus caderas solo un poco, hasta que el peluche de la alfombra rozó sus bolas, haciéndole cosquillas.


Él no esperaba que con tan solo eso su cuerpo lo traicionaría.


—¡Oh... no!


Todos sus esfuerzos se derrumbaron dolorosamente cuando su cuerpo empezó a escurrirse, a pesar de los desesperados intentos de Jungkook por frenarlo. Taehyung había devuelto toda su atención a él, y observaba atentamente cómo el joven no podía dejar de manchar la alfombra mientras sollozaba más fuerte, balbuceándole que no había sido su intención, que él era un buen chico y que lo perdonara.


A pesar de que había dejado escapar bastante líquido (el cual por suerte era completamente transparente, debido a tanta agua), Jungkook había logrado retener un poco todavía, aliviando la hinchazón de su vientre y permitiéndole resistir un poco más. Pero aún no lo liberaba todo. No había sido capaz.


—Ugh, pensaba que tenía una mascota lo suficientemente entrenada y decente —dijo Taehyung, con frialdad—. ¿Cuántas veces tendré que castigarte?


Jungkook bajó la mirada, avergonzado y con aún más lágrimas abandonando sus ojos. Taehyung salió del estudio, y el joven no se atrevió a moverse ni un centímetro hasta que regresó, pocos minutos después.


—Quiero que lo limpies todo —ordenó, poniendo una cubeta con agua y jabón frente a él.


Rodeó su cuerpo para quitarle las esposas, permitiéndole moverse y sobarse un poco la piel de esa zona.


—Sí, señor.


Todavía con el cuerpo de Taehyung tras él, observando todo lo que hacía, Jungkook tomó un trapo pequeño que colgaba del lateral de la cubeta y, con un poco de asco, secó todo lo que podía el desastre que acababa de hacer.


—Dios... ¿cómo te atreves a lucir tan miserable y que aun así te quiera coger tan fuerte?


Jungkook gimió cuando su amo tiró del buttplug que por poco había olvidado que estaba ahí, haciéndolo sentir vacío de repente. Taehyung le acomodó el culo, atrayéndolo hacia él a la vez que el joven se apoyaba sobre sus manos, poniéndose en cuatro. Escuchó un sonido que reconoció como un sobre de lubricante siendo rasgado, y pronto su agujero fue llenado por algo más cálido y familiar que el buttplug.


—Si te atreves a venirte, será el último orgasmo que tengas en un mes —advirtió Taehyung, hundiéndose tanto en él que podía escucharse el placer escondido en su controlada voz.


—¡Mmh, señor!


A Jungkook le regresó el pánico cuando sintió su vejiga sacudirse por el ritmo de los embistes, haciéndolo sentir que iba a orinarse de nuevo, a pesar de lo fuerte que apretaba.


—Te dije que quiero que lo limpies todo, Jungkook.


El joven tembló, viéndose impulsado una y otra vez por los desenfrenados empujes de su amo, controlando sus caderas con manos firmes, su trasero encontrándose con su pelvis con una fuerza que resonaba eróticamente en el estudio.


—Haah, ahw... m-mierda...


Solo podía sostenerse de una mano para no perder el equilibrio, mientras con la otra debía seguir, tomando una esponja empapada de agua con jabón para empezar a tallar la zona de su debilidad derramada, sin poder dejar de temblar.


—Estúpida mascota —masculló Taehyung, con los dientes apretados—. ¿Crees que mereces venirte después de lo que acabas de hacer?


Jungkook no fue capaz de responder. Aún intentaba torpemente tallar la zona debajo de él, mientras inconscientemente abría un poco más las piernas para su amo. Se permitió sentir una fracción del placer que él le entregaba al golpearlo tan duro, pero tenía mucho cuidado de no centrarse demasiado en él para no acabar desobedeciéndolo una vez más.


—Me hiciste perder el control, bebé —le dijo, con voz ronca—. Yo no planeaba acabar así, justo ahora. ¿Crees que mereces mi polla como te la estoy dando?


—N-no, no, señor... no la merezco... aahh, mmhn...


—Por supuesto que no, sucia mascota mal entrenada.


Entonces su trasero recibió un fuerte azote que le hizo gritar de sorpresa, desconcentrándolo momentáneamente. El segundo llegó poco después, en la nalga contraria. A su amo le encantaba marcarlo de ese modo.


Con más fuertes azotes llegando esporádicamente y con el constante ritmo de sus empujes, Jungkook sentía que perdía el control gradualmente. Había dejado de tallar y solo se centraba en, por todos los cielos, no venirse.


—No te ordené que te detuvieras.


Sus manos flaqueaban; apenas podían sostenerlo. Y en un triste intento de volver a agarrar la esponja, hizo que la cubeta entera se volcara, disparando su pánico hasta hacer que volviera a llorar.


—¡No, señor, lo siento mucho! ¡Lo voy a limpiar todo, lo...!


Su amo le hizo cerrar la boca al obligarlo a arquear mucho la espalda, empujándolo hacia adelante para que aterrizara sobre sus codos, provocando que su culo se alzara y se abriera mucho más hacia él; su rostro casi tocando toda el agua que acababa de tirar.


Jungkook gritó su nombre sin querer (lo cual le costaría otro castigo), recibiendo a su precioso amo tan profundo y salvaje que podría jurar que estaba a punto de partirse por la mitad. Taehyung se había vuelto mucho más rudo de un segundo a otro, quemando su interior con una fricción descontrolada.


—Oh, bebé, te sientes tan bien... tan rico... —murmuró Taehyung, agitado—. Deseas que te llene y te ensucie más de lo que ya estás, ¿hah?


Su boca estaba babeante y sus ojos en blanco, cuando sus palabras desataron una peligrosa y ardiente contracción en su estómago. No...


—¡Oh, señor! ¡No, no! ¡Señor!


—No te atrevas, Jungkook.


Demasiado tarde. Los intentos más férreos de Jungkook se hicieron trizas por segunda vez, como si no fueran más que un fino y frágil cristal.


—Wow... jamás me habías desobedecido tanto en tan poco tiempo —le informó Taehyung luego de terminar de venirse en su interior, segundos después de que él lo había hecho—. Estoy muy decepcionado.


Los sollozos se intensificaron, al igual que las lágrimas y los temblores. Se veía incapaz de incorporarse; se sentía demasiado frágil y roto.


—L-lo lamento mucho, amo —gimió, avergonzado.


Taehyung no dijo nada por algunos segundos. Solo se movió, poniéndose de pie para limpiarse y arreglarse la ropa. Luego se acercó al joven, tomándolo entre sus brazos con delicadeza, cargándolo para llevarlo a su habitación, que estaba justo al lado. Se sentó en la cama con el chico sentado de lado en su regazo, abrazándose de su cuello.


—Eres la cosa más bonita que existirá jamás en este universo —le hizo saber Taehyung, con voz suave. Jungkook aún dejaba caer algunas lágrimas, con la cara hundida en su cuello—. ¿Te sientes bien, amor?


—Sí... e-estoy bien.


Taehyung apretó un poco más su cintura, transmitiéndole todo el cariño y la protección que el joven tanto necesitaba en ese momento. Taehyung le dio un besito en la cabeza, y Jungkook dejó de temblar. Sus brazos siempre serían su lugar seguro.


—Te quiero, Tae —musitó, besando un poco su cuello.


—Y yo a ti, mi amor —respondió, atrayendo sus suaves labios—. Pero todavía voy a cumplir lo que prometí.


El otro le miró, con cierta alerta.


—Te dije que este sería tu último orgasmo en un mes. Y así será.


—¡Pero no fue mi intención...!


—Ya, ya lo sé. Pero eso no quita el hecho de que hayas desobedecido. Tres veces.


—No... por favor, no aguantaría...


—Vas a hacerlo, bebé. ¿O estás desafiándome de nuevo?


Jungkook se ruborizó.


—No, nunca...


—Eso es.


Él volvió a besarlo, pero Jungkook ya no podía dejar de pensar en la agonía que le esperaba por el próximo mes... No podía estar en abstinencia tanto tiempo, enloquecería...


Quizá podrían llegar a un acuerdo si él se comportaba lo suficientemente bien; si llegaba a complacerlo más de lo que él esperaba... quizá lo recompensaría de algún modo...


—Deja de darle vueltas —dijo Taehyung de pronto, descubriéndolo—. No voy a cambiar de opinión. Pero, mi amor, no hay por qué preocuparse por eso ahora. En este momento solo quiero amarte un poco más.


Y Jungkook se dejó. Se dejó mimar y consentir el resto de la noche, siendo besado y adorado por su bonito amo, aunque el fantasma de un futuro agonizantemente certero nunca abandonara del todo sus pensamientos. Iba a ser tan difícil y doloroso...


—Ya basta —volvió a advertir.


Jungkook sonrió suavemente.


—Tae... um, todavía tengo... ganas de ir...


—¿No lo soltaste todo? —preguntó, alzando una ceja.


El otro negó, mordiendo su labio.


—Pero qué chico tan lindo —murmuró, besando su mejilla—. Anda, ve.


Fue un alivio inmenso finalmente poder liberarse sin ninguna preocupación ni presión de ningún tipo. Por un momento había temido que su vejiga explotara de verdad.


—Respecto a la alfombra... —musitó Jungkook al volver.


—Uh, era horrible. Mañana llegará la nueva que pedí. La real, esta vez —dijo, con un tono sutilmente burlón.


Jungkook no pudo evitar sonreír, necesitando de su cuerpo solo un poco más. Intentó distraerse besándolo y abrazándolo inocentemente, sin intenciones de llegar lejos, pues estaba completamente seguro de que Taehyung nunca rompería su promesa. El próximo mes sería todo un martirio, y no quería empezar con eso justo ahora.


Solo podía cerrar los ojos y esperar lo mejor de sí para aguantar todo lo que le esperaba, incluyendo los múltiples castigos que acababa de acumular.

12 мая 2021 г. 19:08:59 4 Отчет Добавить Подписаться
6
Конец

Об авторе

Winter Lake i like fanfics and being depressed taekook simp, but kooktae is lovely too

Прокомментируйте

Отправить!
sara⁷ sara⁷
Me gustó, es extrañamente adictivo.

𝐦𝐚𝐣𝐨 g 𝐦𝐚𝐣𝐨 g
Me sentí mal por la alfombra. Ay, no es cierto jsjsjsjsj. Me encantó muchísimo, estas cosas de pet play son lo maaaasss💕🥺💕

  • Winter Lake Winter Lake
    ysí, la alfombra era re linda en mi cabeza jakdja ah. muchas gracias por leer💜 May 16, 2021, 22:14
~