stardxxst ❱ http:˚♡ stardust!

Dónde la pequeña tienda de cactus de la que JiMin es propietario es asaltada y este recibe algo de ayuda del alfa que atiende el bar de la acera de enfrente.


Фанфик Всех возростов.

#omegaverse #yoonmin #258 #min-yoongi #soft #park-jimin
Короткий рассказ
11
181 ПРОСМОТРОВ
Завершено
reading time
AA Поделиться

Parte única

Park JiMin era un omega bastante dulce y trabajador, nunca había tenido problemas con nadie, trataba de llevarse bien con las personas que conocía y, sin quererlo, estas siempre terminaban adorándolo.


JiMin era propietario de una pequeña tienda de plantas en una calle tranquila de Seúl, tenía cualquier planta que uno pudiera imaginar en su vivero, sin embargo lo que más le apasionaba eran los pequeños cactus que venían en pequeñas macetas de colores, adoraba sus formas y características, le parecían tan hermosos pero a la vez peligrosos pues las múltiples espinas que los rodeaban se le habían encajado en sus manos muchas veces, aún así JiMin seguía adorando los cactus.


Eran cerca de las ocho de la mañana cuando JiMin se dirigía a su negocio, saludó como siempre a la señora de la cafetería y siguió derecho.

Abrió el candado de la puerta principal, sonrió ampliamente listo para hablarle a todas sus plantas de la forma cariñosa en que siempre hacía, sin embargo su sonrisa se desvaneció cuando entró; todas sus plantas estaban regadas por el suelo, aplastadas y muertas, JiMin corrió hasta la parte trasera y observó con pesar que la puerta de atrás estaba forzada, todos sus pequeños cactus fuera de sus macetas y molidos contra la porcelana del suelo.


—¿Quién hizo esto? — se preguntó con la voz temblorosa —Mis bebés, mis bebés.


El omega se tiró sobre el suelo y rompió en llanto, podían llamarlo ridículo pero para JiMin esas plantas lo eran todo, cuidar de ellas le había salvado de una depresión tremenda y ahora verlas de ese modo le estaba partiendo el corazón.


No entendía quién podía ser tan desalmado para poder hacer algo como aquello ¡Eran plantas, carajo! No le hacían ningún mal a nadie y ahora sólo venían y se las mataban así como así.


—No ¿Por qué? Mis bebés.


Se quedó tirado en el suelo mientras abrazaba con dolor las macetitas vacías, poco le importaba si las espinas estaban clavándosele en los brazos, él estaba demasiado triste en ese momento.


═══════•°•🌵•°•═══════


Min YoonGi era un alfa bastante perezoso, algunas personas pensaban que era malhumorado pero eso sólo se debía a la cara de sueño que se cargaba todo el día, la verdad era que YoonGi solía ser bastante alegre y muy amable, simplemente no se encargaba de romper aquella imagen que todos tenían sobre él pues en algunas ocasiones le funcionaba.


Tenía un restaurante-bar justo en la acera frente al vivero de JiMin, era bastante concurrido y tenía excelentes críticas así que YoonGi estaba seguro de que estaba haciéndolo muy bien, sin embargo la mejor de las recompensas era poder mirar al omega que le traía loquito durante todo el día.

Podía verlo regar las plantas y sonreír a sus clientes de esa manera tan bonita que sólo el sabía.


Desde hacía un tiempo YoonGi había estado intentando invitar a JiMin a una cita, sin embargo siempre terminaba arrepintiéndose por ello y volviendo a su local con lo que sea que llevara aquél día para conquistarle. La última vez había sido un trozo de pastel de zanahoria, mismo que el mejor amigo de YoonGi, Jung HoSeok, había terminado por comerse.


Aquél día finalmente se había armado de valor y decidió hacerlo antes de incluso abrir el restaurante, no podía aguantarse más y es que el suave aroma a galletas de canela recién horneadas que desprendía el omega le tenía enamorado, YoonGi sólo quería olerlo de cerca y sentir el calorcito agradable que el menor tenía; claro que se hablaban pues al ser comerciantes de la misma zona siempre acudían a las juntas que se hacían mensualmente, habían conversado dos o tres veces y eso había bastado para que YoonGi se imaginara una vida entera junto al omega de bonitos labios, se habían vuelto buenos amigos en ese tiempo y de vez en cuando JiMin incluso comía en el restaurante de YoonGi.


Sin embargo, sus planes de declararse se fueron a la basura en cuanto llegó a la puerta principal, desde afuera se dio cuenta que la tienda estaba destrozada, un hueco se le formó en el estómago y la ira llenó su ser ¿Quién había sido el idiota que le había hecho eso a la tienda del dueño de sus suspiros?


—¿JiMin? — entró a la tienda cautelosamente, dio un vistazo y siseo por los destrozos —¿Estás aquí, pequeño cactus?


YoonGi le había puesto aquél apodo cuando no conocía su nombre pero ya estaba lo bastante atontado por él.


No hubo respuesta pero YoonGi siguió caminando hasta llegar a la parte trasera, en donde escuchó unos cuantos sollozos que pusieron a su lobo interior en alerta; se le rompió el corazón cuando observó a su precioso omega tirado en el suelo, su rostro enrojecido y sus ojos llenos de lágrimas con el montón de cactus aplastados a su alrededor.


—¿Qué sucedió, Minnie?


El menor levantó su vista y rompió en llanto nuevamente, YoonGi se hincó a su lado y le abrazó con fuerza, inhaló profundamente el aroma suavecito del omega y le acurrucó aún más.


—Mataron a todos mis bebés, YoonGi, los mataron.


YoonGi frunció el ceño y aunque siguió consolando al menor, hizo una nota mental para cosas que haría después del trabajo aquella noche.

Nadie me metía con JiMin, no bajo la guardia de YoonGi.


═══════•°•🌵•°•═══════


El pelinegro suspiró una vez que terminó de sacar la basura de su local, se lavó las manos y esperó hasta que el último de sus empleados se retiró, entonces corrió a revisar sus cámaras de seguridad, pasó un buen rato para que diera con el momento exacto en el que tres chicos entraron a la tienda de JiMin, soltó un gruñido por lo bajo y luego de reconocer sus rostros tomó su chaqueta para largarse.


Conocía a la perfección a los muchachitos que habían hecho todos esos destrozos en la tienda del futuro portador de sus cachorros y es que aquellos chicos solían frecuentar el bar para intentar comprar cigarrillos ilegalmente, claro que YoonGi nunca se los vendía porque eran menores de edad y no quería tener problemas.


—Choi SooBin— llamó con voz fuerte, el pequeño alfa se puso nervioso de inmediato y trató de huir pero YoonGi le tomó del cuello.


—Hyung yo no hice nada, ni siquiera estuve ahí, lo juro.


—Sé que no hiciste nada, pero si cubres a los demás mocosos entonces vas a recibir un castigo igual que ellos.


—SunWoo y Eric están por allá — señaló una pequeña tienda al final de la calle —BeomGyu se hizo un esguince en un tobillo hoy por la tarde así que está en el hospital junto a su madre.


—Pequeño idiota — bufó YoonGi, negó con la cabeza mientras soltaba a SooBin, lo miró por unos segundos y luego suspiró audiblemente —Todos ustedes son buenos chicos, SooBin, sólo dejen de frecuentar lugares como estos. Cuando BeomGyu sane vengan a verme al bar, tal vez tenga un trabajo para ustedes.


—¿De verdad, hyung? — los ojos del alfa menor resplandecieron, YoonGi asintió —¡Gracias, claro que iremos!


Luego de eso el mayor observó a loa dos chicos que buscaba, ambos salieron de la tienda con unos cuantos cigarrillos y bromeando entre ellos; para cuando advirtieron la presencia del alfa fue demasiado tarde para escapar.


═══════•°•🌵•°•═══════


—¡Ouch, hyung!


—¡Eso duele! Ya dijimos que lo haríamos ¿No es así?


YoonGi soltó las orejas de los muchachos hasta que los tres estuvieron frente al local de JiMin, este lucía muy atareado levantando los destrozos que aún quedaban en su tienda, el Alfa hizo un puchero pues sabía que el omega estaba sufriendo aún.


—JiMinnie — llamó una vez que entraron, el omega le miró y le sonrió suavemente haciendo que el corazón del alfa diera un montón de brincos —Encontré a los culpables de todo esto.


JiMin hizo una mueca hacia los chicos y estos le miraron bastante apenados.


—Supongo que no importa, el seguro pagará esto, creo.


—Ya les he golpeado un poco, deben aprender a respetar, JiMin. Lo que hicieron no estuvo para nada bien, pero al final de todo no fueron ellos los que idearon esto ¿Conoces a un tal JaeHo?


El rostro de JiMin se tiñó de rojo e hizo una mueca de molestia al escuchar ese nombre, esperaba realmente que algún día ese alfa tonto dejara de molestarle.


—No es nada — susurró y negó con la cabeza —¿Cómo se supone que ellos van a pagar por esto, hyung?


—Uhm... Bueno, yo creí que sería bueno si ellos ayudaran en la tienda por un tiempo ¿Te parece?


—Sería bueno, gracias.


—Ustedes dos tarados comiencen a limpiar ahora — los dos chicos asintieron y comenzaron a levantar las macetas —Debo ir al bar ahora, pero regresaré en un rato para ver como va todo ¿De acuerdo?


JiMin asintió y sonrió nuevamente, haciendo que sus ojitos se volvieran un par de finas líneas —Gracias, YoonGi.


—Si... Si, no es nada.


La manera en que el omega hacía que su corazón latiera como loco le ponía realmente ansioso, necesitaba abrazarlo al menos una vez.


—Hyung... Creo que debería corresponder a los sentimientos de YoonGi hyung.


JiMin se giró para mirar al chiquillo que había dicho aquello, le miró confundido y un tanto nervioso ¿Acaso YoonGi tenía sentimientos por él?


—Olvide que dije eso, hyung, lo siento mucho.


Aún así el mayor se quedó pensando, decir que la idea no le causaba cosquillas en su pancita sería mentir pues el alfa era lo suficientemente atractivo para hacerlo suspirar, sin embargo nunca creyó que él se sintiera de la misma forma, es decir sabía que era un omega lindo pero no creía ser el tipo de YoonGi, creyó que le gustaban más los omegas atrevidos y sensuales, esos que usaban ropa que se ceñía a sus cuerpos y no los que vestían enormes suéteres y sudaderas de colores suaves y pastel.


¿Realmente habría una oportunidad de que pudiera gustarle al alfa?


═══════•°•🌵 •°•═══════


Eran las seis de la tarde cuando JiMin cerró el negocio para dirigirse a su casa, quería seguir lamentándose por la muerte de sus pequeños bebés en paz, estaba a punto de irse cuando YoonGi le llamó desde el otro lado de la calle, corrió hasta él y sonrió.


—Ah... ¿Ya te vas? No creí que fuera tan tarde.


—Estoy algo cansado, supongo que son las emociones ¿Que hay de ti, cerraras temprano?


—Solo me quedaré un poco más no hay muchos clientes el día de hoy así que dejaré a HoSeok a cargo. — suspiró algo nervioso y de pronto reunió todo el valor que ocasiones atrás había tirado a la basura —Uhm... Estaba preguntándome si... Bueno ¿Tal vez quisieras cenar conmigo o algo así?


Las palabras de YoonGi fueron interrumpidas por un estornudo que sonó como el de un gatito, JiMin sorbió su naricita y miró apenado a YoonGi, este de inmediato creyó que el omega le rechazaría por su inminente enfermedad.


—Claro que me gustaría, hyung, justo iba a ordenar un poco de comida deliciosa esta noche ¿Quieres venir a comer a mi apartamento?


YoonGi se sonrojó hasta las orejas mientras asentía ¡El chico de sus sueños le estaba invitando a su apartamento! Él podría caer desmayado por la emoción en cualquier momento.

Su corazón pareció salir de su pecho cuando el omega tomó su brazo y con un bolígrafo en forma de cactus escribió su dirección en él.


—¡Nos vemos en un rato, hyung!


YoonGi asintió viendo como JiMin corría para alcanzar el autobús, extendió su mano y la agitó a modo de despedida, una enorme sonrisa apareció en su rostro.


Nada se comparaba a la bonita sonrisa de su precioso omega. Nada.


═══════•°•🌵•°•═══════


JiMin peinó su rubio cabello hacia atrás y se miró en el espejo mientras colocaba un poco de bálsamo de sandía sobre sus labios.

En ese momento tocaron el timbre y el nerviosismo llenó nuevamente su cuerpo y se obligó a calmarse antes de ir a abrir.


—Hola, hyung.


—¡Hola, pequeño cactus!— JiMin se sonrojó adorablemente al escucharlo decir aquello, jamás alguien le había puesto un apodo tan lindo y que le gustara tanto —Lamento la tardanza, había un cliente conflictivo.


—No hay problema, entiendo. La comida acaba de llegar también así que llegaste justo a tiempo, pasa.— El omega cerró la puerta tras de sí y escuchó a YoonGi soltar un suspiró, la verdad era que el aroma de JiMin le volvía loco perro también le hacía sentir en casa así que estando ahora en un lugar impregnado de ese olor le relajaba bastante. —¿Que hay en la bolsa?


YoonGi se sonrojó y levantó la bolsa de papel que llevaba, sonrió como un bobo y luego la abrió.


—Bueno, quise traerte algo de camino aquí así que pase por esa tienda de postres de la avenida ¿Sabes? Pedí algo lindo.


YoonGi le entregó un recipiente plástico en el cual venía un cupcake en forma de cactus, con ojitos adorables y una pequeña nota que decía "Me gustas mucho, JiMin"


—¿Es tan malo de verdad? — preguntó YoonGi con la voz algo rota y es que el omega había guardado silencio desde que vio aquella declaración


—¡No! No es malo en absoluto, es... Tan lindo, lo que pasa es que jamás pensé que pudieras verme de ese modo.


—¿Qué? ¡JiMin, mira!— tomó su mano y la pegó a su pecho, el menor abrió los ojos con sorpresa al sentir lo rápido que latía el corazón del alfa —Mi corazón se vuelve loco cuando te veo y cuando tu aroma a galletitas llega a mí, todo lo que quiero es abrazarte y mantenerte a salvo. He intentado declararme muchas veces pero simplemente soy un fiasco y termino arrepintiéndome. Está bien si no me correspondes, yo sólo quería decirlo.


—Ah... Realmente late rápido — murmuró, suspiró un poco y sus mejillas se colorearon de rosa —Si te dijera que no te correspondo estaría mintiendo, hyung, realmente tú me gustas pero jamás creí que los omegas como yo podrían gustarte.


—No hay omegas como tú, Park JiMin, eres único y no existe alguien siquiera similar, eres el más bonito de los omegas, mi pequeño cactus.


—Hyung, dices cosas tan bonitas.


—Es sólo la verdad— susurró, luego sonrió y se acercó un poquito más a él —¿Quieres salir conmigo, JiMin? Como... Tú sabes, como novios.


—Eso me gustaría mucho, hyung.


—¡Gracias! Prometo que voy a hacerte el chico más feliz del universo entero, JiMinnie.


YoonGi tomó el rostro de JiMin e hizo que este abultara un poco sus labios sólo para dejar un corto besito ahí.

JiMin sonrió y se dejó envolver en los brazos de quien ahora era su alfa y juró que se sentia como un hogar, como si siempre hubiese pertenecido ahí.



11 мая 2021 г. 2:04:07 2 Отчет Добавить Подписаться
7
Конец

Об авторе

❱ http:˚♡ stardust! ❱ http:˚♡stardxxst! ˚ˑؘ 🍓 ·˚ ₍ get to know ˗ˏˋally booˎˊ˗ ✧˖°࿐ hufflepuff. infp. pisces. 99. bi. mis lectores se llaman starbies

Прокомментируйте

Отправить!
Kim liz Kim liz
DISO FIZBFKSBC TODO ES TAN LINDO HXIDBDOF ESTOY LEYENDO TUS HISTORIAS Y ESTLY QUEDANDO RE ENAMORADA

~