angelnovo Angel Novo

Una chica y su amiga viajan a un lugar inesperado, donde tendrán que encontrar una forma de volver a casa.


Саспенс Всех возростов. © Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0

#colaboracion #inesperado #iglesia #fantasma #paranormal #psicologico #corto #libro #tiempo #378 #misterio #pasado #futuro
1
82 ПРОСМОТРОВ
Завершено
reading time
AA Поделиться

La puerta

Febrero de 2017, me encuentro en un pequeño pueblo, paseando por la calle principal junto a mi mejor amiga.

Cuando de la nada, un gato nos sorprende al salir de un callejón, mi amiga Sara se asusta mientras yo me rio, al pasar por delante, oímos algo procedente del mismo, como un crujido.

El callejón está iluminado, pero parece no haber nadie.

Solo hay...una puerta.

Es una puerta robusta de madera antigua, mas grande que las normales. con grabados de metal.

Indecisas por si entrar por la puerta o no, nos miramos la una a la otra.


-¿Sara tu habías visto alguna vez esta puerta? -Pregunto confusa.


Ella parece mas confusa aun.


-No, ni siquiera había visto este callejón, por eso me he asustado al ver al gato.


La puerta se abre ligeramente dejando escapar un chirrido. Aunque parece no haber nadie al otro lado, Sara está dispuesta a ver lo que hay, pero consigo frenarla a tiempo poniéndole el brazo derecho en su hombro izquierdo.

Empieza a llover ligeramente pero las nubes indican que habrá tormenta, y como no estamos cerca de casa. tendremos que encontrar refugio.

La puerta se abre un poco mas.

-Sara coge algo para defenderte, vamos a tener que entrar. -Digo de los nervios.

Yo cojo una barra de hierro que hay en el suelo mientras sara coge un tablón de madera que hay apoyado en una pared.

Al abrir la puerta, una luz rojiza me ciega completamente. El destello dura un par de segundos, y al desvanecerse por completo, parece que estamos en una iglesia.

Una iglesia casi vacía, con un sacerdote dando misa. Cuando entramos, me mira y me dice:


-¿Te importaría cerrar la puerta?


Cierro la puerta, pero no la cierro del todo por si acaso. Con un simple gesto, el sacerdote nos invita a sentarnos en un banco.


-No te sientes Sara y quédate cerca de la puerta, no podemos fiarnos. -Digo susurrando


El sacerdote se acerca lentamente.


-Buenos días padre. -Digo alzando la voz.- ¿Podría decirme quien es usted?


El sacerdote sonríe tímidamente y alza su voz una vez mas:


-Hija, ¿No me conoces? Soy Lucio III.


Con una señal, consigue llamar la atención de una creyente para que se aproxime.


-¿Podrías prepararle una celda a estas señoritas? Esta tormenta lleva petrificándonos de miedo durante cinco días, y estas chicas parecen asustadas, como si no supieran donde están, además de sus ropajes, son extrañamente exóticos. Dales ropa nueva y que pasen aquí el fin de semana.


La creyente se acerca a nosotras y nos hace una señal para que la sigamos.

Dubitativas, nos quedamos inmóviles. La creyente murmura algo que no alcanzamos a oír.


-¿Lucio III? eso no es posible. -Alzo la voz. -Espere un momento, no vaya tan rápido. En ningún momento hemos aceptado a quedarnos, y me gustaría que me contestase a algo primero.

Sara me mira nerviosa.


-No podemos fiarnos de nada, esto es muy raro, de ahora en adelante, ándate con mucho ojo. -Digo susurrando

-Adelante, hacedme las preguntas que queráis. -Dice el sacerdote. -Pero insisto en que os quedéis, esta tormenta es especialmente peligrosa, y no parecéis de por aquí.

-Esta bien, pero primero, ¿Dónde estamos? , y mas importante aun ¿ En que fecha estamos?

-Estamos en Italia hija, ¿No lo recuerdas? En cuanto al año, estamos en el 1182. -Dice el sacerdote confuso. -Parece que tenéis una conmoción muy fuerte, sería mejor que aceptaseis nuestra ayuda, Descansad un poco, y cuando tengáis las ideas un poco mas claras, podéis marchar en paz. Dado vuestro estado actual, creo que es vuestra mejor opción. ¿Qué me decís?

-Déjame que lo hable con mi amiga .-Le digo.


El padre Lucio asiente.


-¿Sara que hacemos? A mi no me da buena espina, pero tampoco tenemos mucho mas, ¿te parece que nos quedemos esta noche y nos turnemos para dormir?

-Me parece bien, de repente me ha dado un cansancio impresionante. -Susurra Sara.


El padre Lucio sonríe frívolamente y la creyente nos dice que la sigamos.

La seguimos hasta unas escaleras de caracol, y luego las subimos. Pasamos por un largo pasillo, desde el cual se puede observar un patio interior con un techo de cristal, una fuente y varias decenas de personas vagando por ahí.

La señora se detiene repentinamente y se gira hacia una puerta. Saca una llave antigua y nos dice que esa es la habitación en la que nos acomodaremos. Al entrar vemos dos camas, y al volver a salir para agradecer a la señora, ya no está.

4 мая 2021 г. 16:18:46 0 Отчет Добавить Подписаться
0
Прочтите следующую главу El cuento de Eleonor

Прокомментируйте

Отправить!
Нет комментариев. Будьте первым!
~

Вы наслаждаетесь чтением?

У вас все ещё остались 4 главы в этой истории.
Чтобы продолжить, пожалуйста, зарегистрируйтесь или войдите. Бесплатно!

Войти через Facebook Войти через Twitter

или используйте обычную регистрационную форму