yuki21mori Yuki Mori

Me hiciste daño, me destruiste, lloré tantas noches por ti, preguntándome porqué lo hiciste. Pero a pesar de todo, te sigo amando, tanto que me duele. Por eso mismo, pienso cumplir mi promesa. • Pareja: YoonMin. • OS. • AU! • Angst. • Prohibida su copia o adaptación. • Portada hecha por @Pytchver


Фанфик Знаменитости Всех возростов.

#yaoi #one-shot #os #bl #amor #fanfic #bts #yoonmin #jimin #yoongi
Короткий рассказ
0
20 ПРОСМОТРОВ
Завершено
reading time
AA Поделиться

Promise

¿Por qué pasó esto? ¿Por qué yo? Dijiste que me amabas, que era el único amor de tu vida, pero mentiste, mentiste de la manera más cruel, jamás creí que serías capaz de hacer algo así, creí que eras diferente pero me equivoqué y ahora sufro por ello.


Han pasado tres meses desde aquél día, el día que mi vida acabó, no he comido bien en este último tiempo, ya no tengo ganas de nada, me alejé de mis amigos porque tú me destruiste por completo. No pasa un solo día en que no llore, no pasa un día en que no te recuerde y eso duele, duele porque te llevaste lo que quedaba de mi alma.


Aún recuerdo aquél día en que te conocí, yo me encontraba llorando bajo un árbol, no recuerdo el porqué de mi llanto pero no importa, tú te acercaste a mí, preguntándome porqué lloraba, tu voz era gruesa pero sonaba tan suave que llegue a sentir una calidez al oírte. De ahí en adelante nos empezamos a ver más seguido, debido a eso, un sentimiento comenzó a crecer en mi pecho, que hasta hoy en día permanece intacto. Fui tan feliz desde el momento en el que me pediste ser tu novio. Pasaron las semanas, los meses, hasta los años y yo jamás me sentí tan feliz y lleno de vida, me hiciste sentir algo que nadie más pudo. Pero ahora me siento a morir, siento que toda mi vida no vale la pena, ¿acaso no fui lo suficiente para ti? ¿Me amaste realmente? Yo quiero pensar que sí.


Ahora me encuentro recostado en nuestra cama, la cama que compartimos durante siete años, la habitación estaba en penumbras, siendo iluminada tan solo por la luz de la luna que entraba por las rendijas de la ventana. Era una noche fría, con el cielo estrellado y unas cuantas nubes paseándose por el infinito cielo. Recuerdos comenzaron a llegar a mi cabeza y me fue inevitable contener las amargas lágrimas que ahora recorrían por mis mejillas. Recordé aquélla noche cuando mi vida acabó, cuando te encontré en la cama con una mujer que yo desconocía, y las palabras tan frías que usaste para terminar con nuestra relación.


—¿Por qué me haces esto, Yoongi? —dije entré lágrimas.


—Porque simplemente no te amo y jamás te amé. —Me miraste a los ojos tan fríamente que me hizo dar cuenta que hablabas en serio.


—¡No quiero volver a verte nunca más, Min Yoongi! —Salí corriendo de ese lugar y no volví a verte.


Pensé muchas veces en suicidarme pero nunca tuve el valor para hacerlo. Sin embargo, ya estoy muerto en vida, tú te llevaste lo único que quedaba de mi ser con esas palabras que me destruyeron por completo.


El sonido del timbre me sacó de mis pensamientos, cosa que agradecí ya que no quería llorar más. Me levanté rápidamente y saqué las lágrimas que aún recorrían mis mejillas. Caminé hasta la puerta y la abrí, dejando ver la silueta de uno de mis amigos, Kim Seok Jin.


—Hola, Hyung, ¿qué lo trae por aquí? —le pregunté una vez que se encontraba dentro, él se giró y me miro con lágrimas en los ojos.


—Jimin, tienes que ir a ver a Yoongi. —Su voz se quebró más de lo que ya estaba y ya no pudo contener las lágrimas.


—¿Por qué debería? —bajé la mirada, me dolía ver así a mi Hyung.


—Jimin, te lo suplico, tienes que ir a verlo. —Sollozó nuevamente y yo negué.


—Lo siento, pero no puedo hacerlo —susurré con tristeza, no quería ver al amor de mi vida siendo feliz en los brazos de otra persona.


—Yoongi no tiene mucho tiempo de vida.


Me quedé helado, no creía lo que me dijo.


—E-Estas bromeando... ¿cierto? —Él negó con la cabeza y mi corazón se partió en mil pedazos.


—Yoongi tiene cáncer y está agonizando. —Sollozó una vez más, llorando con intensidad.— No le queda mucho tiempo y... y yo quisiera que te viera por última vez... antes de que muera.


No lo pensé, corrí hasta mi habitación, me cambié el pijama y salí de mi casa luego de que Jin me dijo en que hospital se encontraba Yoongi. Conducí con rapidez, no veía bien por las lágrimas que caían una vez más. Llegué en cuestión de minutos al hospital, en recepción me dieron el número de la habitación donde se encontraba Yoongi. Al llegar, entré sin pedir permiso, tal vez estaría durmiendo, pero me equivoqué. Al entrar en aquélla blanca y fría habitación pude ver el cuerpo de mi Hyung postrado en la cama de hospital.


Yoongi me miró con sorpresa y miedo. Nos quedamos mirándonos a los ojos por algunos segundos, que para mi parecieron eternos, hasta que el corrió su rostro a un costado, viendo por la ventana abierta. Yo no sabía que hacer, tal vez debía irme, pero mi cuerpo no reaccionaba, sabía que en lo más profundo de mi ser quería quedarme con mi Hyung.


—¿Qué haces aquí, Jimin? —dijo él rompiendo el silencio, aún mirando por la ventana.


—J-Jin Hyung dijo que viniera a verte... —susurré bajando mi mirada a mis pies, no tenía el valor para seguir mirándolo a él.


—Ya me viste, ya puedes irte.


Me dolió, dolió mucho, mis ojos se cristalizaron y quise salir de allí, pero debía sacarme esta duda. Levanté la mirada del suelo y reuniendo el poco valor que me quedaba, hablé.


—¿Por qué no me dijiste que estabas enfermo? —Mi voz sonaba empalagosa debido a las lágrimas que había empezado a soltar, esto me estaba destruyendo más de lo que ya estaba.


—Porque no quería que lo supieras —susurró bajo, pero lo suficientemente audible para que lo escuchase.


Me acerqué a él a paso lento, cuando estuve a su lado, pude notarlo a la perfección. Estaba más delgado de lo normal, casi se notaba los huesos, sus labios estaban morados, debajo de sus ojos se notaban las bolsas de no haber dormido bien, había una aguja clavada en su brazo, pasando suero a sus venas y unos tubos en su rostro, dándole oxígeno atreves de ellos. Dolía verlo así.


—¿P-Por qué no querías decírmelo? —Él me miró, juro por dios que sentí que me moría al verlo en ese estado.


—No quería que me vieras así. —Mis lágrimas empezaron a salir con más intensidad.— No llores, Jiminnie. —Ese apodo me terminó por destrozar y lo único que pude hacer fue abrazarlo.


Él correspondió mi abrazo y yo no paraba de llorar, sentía como acariciaba mi cabello intentando calmarme, cosa que logró. De apoco mi llanto fue cesando, levanté la mirada y ahí estaba él, sonriéndome con ternura.


—No tienes idea cuánto te extrañe, Jimin —susurró manteniendo la sonrisa.


En ese momento recordé el porqué me había alejado de él y sentí una fuerte opresión en mi pecho, haciendo que vuelva a llorar. Me aleje y lo miré a los ojos, él me miraba con confusión.


—¿Por qué? —susurré— ¿Por qué me engañaste? ¿Por qué dijiste que no me amabas y ahora dices que me extrañabas? Yo no soy un juguete, Min. —Me senté y tapé mi rostro con ambas manos, no quería llorar más, mucho menos estando frente a él.


—Lo siento... —lo oí decir.


—Con un "lo siento" no solucionas nada ¿Tienes idea cuanto lloré por tu culpa? —aún cubría mi rostro con las manos—. ¿Por qué tuviste que hacerme esto a mi?¿Por qué tuviste qué... —paré de hablar cuando oí un sollozo proveniente de Yoongi.


Destapé mi rostro y lo miré. Yoongi estaba llorando.


En años de relación nunca lo vi llorar, siempre que lloraba se escondía en el baño o aguantaba el llanto de alguna manera. Era la primera vez que lo veía así y también sería la última.


—L-Lo siento, Jimin... no quería que sufrieras tanto... lo siento mucho —decía entre sollozos, mirandome a los ojos.


—¿Por qué...? —volví a preguntar, sólo quería saber eso.


—Te lo contaré todo... —suspiró intentando calmarse.— Hace un par de meses me diagnosticaron cáncer. —Sentí de nuevo esa opresión en mi pecho.— No lo descubrieron a tiempo, no tenía salvación. —Sus lágrimas volvían a salir.— No quise que sufrieras estando a mi lado por eso creé toda esa cosa de acostarme con una de mis amigas del trabajo y decirte que no te amaba, pero por dios juro que me dolió el hacerlo. —Ahora mis lágrimas volvían a salir.


—¿Crees que alejándome iba a estar bien? —dije y el negó.


—No, sabía que sufrirías, aún así tomé la decisión de dejarte ir, no quería aferrarte a mi, sabiendo que yo no tendría mucho tiempo. —Bajó la mirada, intentando esconder sus lágrimas.


—Eres un idiota, Min. —Levantó su mirada— ¿Cómo piensas que me sentiría cuando me enterara que moriste? Cuando me enterara de que el amor de mi vida, el hombre que yo más amé en mi vida murió, teniendo el último recuerdo diciendo que no me amaba y que nunca me amo. —Sorbí mi nariz y limpié mis lágrimas.— Yoongi, yo te amo, eres la persona que más amé en mi vida ¿Y aún así piensas que me arrepentiría de pasar tus últimos días de vida a tu lado? —Solté una amarga risa.— Me hubiese gustado haber pasado este último tiempo contigo pero no, no pude, no me dejaste. En cambió sufrí durante estos meses, pensando que mi amado Hyung, se acostaba con una mujer cual... —No pude continuar, Yoongi me abrazó con fuerza, acallando mis palabras.


—Lo siento, Jimin, por favor perdóname, no quise hacerte sufrir, no quise que lloraras, no quise nada de esto. —Se separó y me miró a los ojos.— Perdóname, te juro que yo te amo más que nada en el mundo, eres lo más sagrado que tengo, nunca quise hacerte daño, por favor perdóname, Jimin. —Le sonreí levemente, mis mejillas estaban empapadas en lágrimas y mis ojos ardían por tanto llanto.


—Te perdono, Yoongi. —Sonrió y me besó.


Fue un beso lleno de ternura, de cariño, de amor. Apenas y había movimientos. Hace mucho tiempo que quería volver a sentir sus finos labios, ahora los tenía sobre los míos, se sentía bien pero con un toque salado debido a las lágrimas de ambos. Cuando nos separamos, él limpió mis lágrimas con suavidad, se sentía cálido.


—Jiminnie, quiero que me prometas algo —susurró y yo asentí—. Quiero que me prometas que me olvidaras. —Yo negué, no podía hacer eso.


—Puedes pedirme cualquier cosa, todo menos eso, jamás podré olvidarte, Hyung. —Suspiró, creo que sabía que respondería algo así.


—Está bien.


Hubo un momento de silencio, en el que él parecía pensar.


—¿Me prometes que no me olvidaras pero seguirás con tu vida?


—Te lo prometo.


—Yo te prometo esperarte del otro lado.


Eso me dolió, por un momento olvidé todo lo que pasaba con el resto del mundo, lo único que pensaba era recuperar a mi amor.


—Te amo, Yoongi —susurré, él me sonrió.


—Te amo, Jimin. —Sonreí y volví a besarlo, un beso lleno de sentimientos.


.

.

.

.

.


Yoongi murió dos semanas después de ello, lloré cómo nunca lo había hecho, lo único que sé es que no sufrió al momento de irse. Era de noche cuando falleció, estaba durmiendo cuando le dio un paro cardio respiratorio, su corazón no lo soportó y murió. Dos días después fue el entierro, toda su familia y amigos asistieron a su funeral, entre ellas estaba la chica con la que se había acostado. Me pidió perdón y me explicó todo lo que había pasado. Yo la perdoné, sabía el porqué lo había hecho, así que no le guardaba rencor.


Me costó mucho recuperarme de eso pero con la ayuda de mis amigos pude salir adelante. Hasta ahora estoy cumpliendo la promesa a mi Hyung y espero que él cumpla la suya de esperarme del otro lado.


Días después de su muerte me llegó una carta a mi casa, me sorprendí al ver quién era el remitente. Me armé de valor y abrí el sobre, empezando a leer la carta.

Querido Jimin:

Jimin, si estás leyendo esto significa que ya estoy muerto. Ésta es mi despedida, estoy seguro que no llegué a despedirme de ti cuando morí.


Quiero decirte que fuiste lo mejor que me pasó en la vida, fuiste mi primer amor. Jamás creí que una persona como yo, conocería a alguien tan maravilloso como tú, mucho menos que te enamorarías de mi. Juro que fui el hombre más feliz del mundo cuando aceptaste ser mi novio ,aun que jamás lo admitiría en voz alta. No me arrepiento de haberme acercado a aquel niñito cacheton que lloraba bajo un árbol, te veías tan tierno en aquélla época, aún lo sigues siendo pero amaba esas hermosas mejillas que tenías, los cuales perdiste al empezar esas estúpidas dietas. En lo personal siempre te creí perfecto.


Jimin, debí haberte preguntado esto hace mucho tiempo pero estaba buscando el momento adecuado para hacerlo, lamentablemente nunca llegó y ahora es demasiado tarde. Ve a nuestro cuarto y revisa en el cajón donde guardaba mi ropa, atrás de todo se encuentra una cajita, ahí dentro encontrarás el anillo que debía haberte dado hace tiempo.


Mi pregunta es... ¿quieres casarte conmigo?


Es tonto preguntarlo ahora, pero me encantaría que dijeras que sí.


Amor, cumple tu promesa, yo cumpliré la mía, pero quisiera que tengas ese anillo cuando mueras si es que aceptas casarte conmigo.


Eso es todo, te veo del otro lado.


Te amo, Park Jimin, mejor dicho...


Te amo, Min Jimin, suena lindo. ¿No lo crees?


Min Yoongi.

Al terminar de leer la carta corrí a la habitación y busque entre la ropa de Yoongi, la cual jamás me atreví a tirar, y efectivamente allíencontré una cajita, forrada con terciopelo color azul, dentro tenía un anillo. Lloré pero esta vez de felicidad y tristeza mezclado. Salí al balcón y miré al cielo, sonreí, quería creer que Yoongi me estaba mirando desde ahí. Tomé el anillo y me lo puse en el dedo.


—Acepto, Yoongi. —Levanté la cabeza y sonreí, soltando algunas lágrimas.— Acepto casarme contigo del otro lado.


Limpie mis lágrimas con la manga de la camiseta que llevaba puesta y sonreí lo más que pude, haciendo que mis ojos se hicieran dos líneas rectas.


Es una promesa...

13 апреля 2021 г. 6:49:49 0 Отчет Добавить Подписаться
1
Конец

Об авторе

Прокомментируйте

Отправить!
Нет комментариев. Будьте первым!
~