daavidr David Ramírez

Las crisis son momentos muy enigmáticos, que pueden llevar a muchos quebraderos de cabeza. A veces, la mejor manera de desahogarse es escribiendo o leyendo. Así nació este texto, intentando ayudar con un par de granitos de arena.


Драма Всех возростов. © Todos los Derechos Reservados

#crisis #cambio #tristeza #ansiedad #drama
0
46 ПРОСМОТРОВ
Завершено
reading time
AA Поделиться

Ansiedad.

Crecer no es difícil por estar más cansado. Tampoco es que te veas más demacrado, o que las ojeras ya se puedan saludar con tus mejillas. No es que los amigos se hagan contactos y que los contactos se hagan amigos. Lo malo de crecer es el tener que acomodarte a un sistema roto. Y con sistema no me refiero a que todo esté mal, ni a que el fallo esté en la vuelta de la esquina. De hecho, me he dado cuenta de que el mundo (para ciertas personas entre los que yo, muy afortunado, me incluyo) es más estable de lo que parece, porque puede gobernar un grupo de cafres y no nos vamos a ver tan afectados. Por lo menos no ha pasado.


Me siento agradecido por eso, y sé que el sentimiento no es compartido con muchas personas. De hecho no es que yo lo comparta del todo, pues mentalmente si hacen daño las consecuencias que te dejan ciertas personas que se acomodan a esa vida, donde el acta de defunción es más favorable que un carné.


El punto es que la sangría no va precisamente por ahí. Esta semana me he sentido cansado y triste, a punto de golpear las paredes, con las ojeras más percudidas que nunca, buscando alegría en evadir el dolor. Es como si las malas decisiones que tomé me atormentaran durante años, es como si el hecho de que me estafaran fuera mi culpa por tener 16 y no saber cómo vivir.


Con esto, tengo que confesar que dejar una carrera no es fácil. No tanto por ver que el mundo laboral cierra una de sus puertas, o ver la cara de decepción de todo mayor de 24, o que te metan la idea de que la universidad es el único camino para salir adelante, y el resto solamente te llevará a la miseria, a la depresión y por qué no, a un cáncer. Están al mismo nivel de los que dicen que dejar la uni es la manera de tener millones en el banco y ferraris en el garaje. La vida no es blanco o negro como para que nos pongamos a ver quién tiene razón, como cuando se hacían concursos de popularidad en el colegio, prometiendo lo que no está escrito con tal de ganarte unos likes en Facebook.


El problema es que esas opiniones te crean inseguridades muy grandes, al punto de que ni he empezado a contar la historia por estar aclarando esto.


Resulta que, hablando de inseguridades, te meten el miedo a muchas cosas. Ya empezaron con la pobreza y siguieron con el “no tener un título”. Pues bien. Donde vivo el servicio militar es obligatorio, y tengo que tramitar eso para poder trabajar. No pasa nada porque hay maneras de no hacerlo (que son del todo legales), o por lo menos de no tener que empuñar un arma e ir al monte. Pero esto lo sé ahora que me la he pasado leyendo e informándome, porque cuando me llegó la noticia estaba con mucho miedo. Dejar atrás todo para tener que irme a un conflicto armado, no volver a ver a mis amigos, tener que someterme a penas fuertes… Y ojo. No digo que eso sea un paseo por el campo, pero no es tan horriblemente malo como lo pintan.

28 апреля 2021 г. 0:00:12 0 Отчет Добавить Подписаться
0
Прочтите следующую главу ¿Ansiedad?

Прокомментируйте

Отправить!
Нет комментариев. Будьте первым!
~

Вы наслаждаетесь чтением?

У вас все ещё остались 1 главы в этой истории.
Чтобы продолжить, пожалуйста, зарегистрируйтесь или войдите. Бесплатно!

Войти через Facebook Войти через Twitter

или используйте обычную регистрационную форму