littlebear MichaTK

De pequeño tuvo un amigo imaginario (como cualquier otro niño) solo que este era diferente, a él le gustaba su amigo . Sus padres al enterarse lo mandaron con psicólogos para borrar a su amigo de la mente de su hijo. Pasaron los años fingiendo que lo había superado, pero no fue así. Cada noche soñaba con aquel pequeño niño de ojos café y cabello castaño. - ¿Por qué no puedo olvidarte? No eres real Lo que Jungkook no esperaba era encontrarse años después con aquel castaño. ¿es una broma? Pensó. - Yo te quiero Jungkook ¿por qué haces esto? - Yo... no puedo Tae, lo siento


Фанфик Всех возростов.

#bts #fanfic #taekook #258 #amor #vkook
4
187 ПРОСМОТРОВ
В процессе - Новая глава Каждый понедельник
reading time
AA Поделиться

Prólogo

Cuando era niño tenía, como cualquier otro, un amigo imaginario. Solo que nuestra amistad no era como cualquier otra, yo lo miraba como algo más. No puedo contar con mis manos cuantas noches le pedí a la luna que fuera real, que estuviera conmigo y me escuchara como lo hizo siempre. Si bien suena estúpido, sé que él se sentía igual o a menos eso me decía la imaginación.


Recuerdo el día en que les dije a mis padres que me gustaba alguien, se pusieron felices al enterarse que a su hijo de 8 años le gustaba por primera vez una persona, pero se esfumó su felicidad al saber que esa persona no era una chica, sino un chico el cual era mi amigo imaginario.


— ¿Por qué está mal que le guste su amigo imaginario? — preguntó mi hermana mayor. Es solo 4 años mayor que yo, pero siempre fue mi ejemplo a seguir.


— ¡NO PUEDEN GUSTARLE LOS HOMBRES! — golpeó la mesa mi padre. ¿Qué tiene de malo querer a un niño? pensé. — Eso es de maricas, no es normal Momo. Es un pecado querer a alguien de tu mismo sexo — al ver a mi hermana llorando mientras se levantaba del sillón no pude evitar sentirme mal. No hice nada, simplemente fui directo a mi habitación, detesto ver a mis padres pelear, detesto ver a mi hermana llorar, todo es mi culpa, no debo ser anormal.


— ¡ESTOY HARTA! No puedo vivir con una familia que en pleno siglo 21 decide que la homosexualidad es un maldito pecado, a partir de mañana viviré con mi madrina — escuché gritar a mi hermana.




— ¿Junkookie-kookie estás ahí? — escuché el sonido de la puerta abrirse, anunciando la llegada de la única persona que me llama así, Momo. — Hola hermanito, ¿Cómo estás? — preguntó sentándose junto a mi en la cama.


— Perdóname Momo, yo… lo siento — llorando la abracé. — Perdón por ser anormal, perdón por querer a un chico


— Escúchame bien — tomó mi mandíbula para que la viera a los ojos. — No está mal querer a un chico, no está mal querer al príncipe y no a la princesa — dijo limpiando mis lágrimas. — Amar es amar, no importa el género, de dónde viene, su color de piel. Nada es importante cuando se quiere a la otra persona, lo que la sociedad diga no te debe importar. Incluso lo que mis padres digan debe de ser irrelevante bebé, mientras tu seas feliz todo está bien — asentí llorando. Según ella no está mal, pero entonces ¿por qué se va? ¿por qué es pecado? ¿acaso dios va a castigarme por eso? — Te amo pequeño y siempre estaré para ti, en lo que necesites — unió su meñique con el mío a modo de promesa.


— Te amo Momo, por favor no te vayas — susurré abrazándola. Acariciando mi cabello simplemente susurró un “lo siento, ya no puedo vivir con ellos”.



Muchas cosas pasaron en mi infancia. Mi hermana se mudó a la casa de su madrina, la cual estaba en la misma ciudad. Mis padres me llevaron innumerables veces con el psicólogo para curar mi “enfermedad”, hasta terminé yendo con un sacerdote para que sacara aquel demonio que supuestamente tenía.


Después de un tiempo, pensaron que lo habían logrado, que simplemente había desaparecido mi cariño hacia aquel niño de cabello castaño, ojos tremendamente dulces y esa sonrisa hermosa y cuadrada que tanto lo caracterizaba. Pero no fue así, él jamás se fue, seguía viéndolo todas las noches en mi sueños, solo que ya no me hacía feliz verlo, no porque no lo quisiera, simplemente entendí que no era normal enamorarme de un chico.


Actualmente tengo 15 años, mañana es mi primer día en la preparatoria y tengo un miedo horrendo. Sé que no estaré solo porque Eunha, mi novia, estará conmigo. Además tengo a Jin, mi mejor amigo, él está en la misma clase que yo, así que por amistades y soledad no me preocupo.


Pensé que la preparatoria sería fácil, pensé que no habría nada para evitar mi tranquilidad en ella, pero entonces lo vi. Mi supuesto amigo imaginario pasaba justo frente a mis ojos tomado de la mano de otro chico. Pensé que todo era una mentira «no es real, no es real» dije mientras me frotaba los ojos, seguía repitiendo una y otra vez que aquel chico castaño de mi infancia no existía, hasta que lo vi sonreír. Aquella sonrisa cuadrada mientras cerraba sus ojos levemente observando a quien creo era su novio, esa sonrisa es imposible de olvidar, definitivamente es él, el chico por el que tanto pedí a la luna, era real, mi novio imaginario del pasado era real.

23 марта 2021 г. 4:16:58 0 Отчет Добавить Подписаться
0
Прочтите следующую главу Capítulo 1

Прокомментируйте

Отправить!
Нет комментариев. Будьте первым!
~

Вы наслаждаетесь чтением?

У вас все ещё остались 14 главы в этой истории.
Чтобы продолжить, пожалуйста, зарегистрируйтесь или войдите. Бесплатно!

Войти через Facebook Войти через Twitter

или используйте обычную регистрационную форму

Похожие истории