endlessnight Goëthia D

"No decidas por él, no dejes que tu miedo te gane" Taehyung, Yoohyeon y Jungkook son mejores amigos desde la infancia, pasando por muchas dificultades para llegar en donde estaban ahora, la facultad Artes. Donde solo existía un amor mutuo, que por miedo no se expresaba. Con sentimientos encontrados, con malos entendidos, con una amistad en el medio; ellos temían por arruinar todo. ❀Fluff ❀Angst ❀Capítulos cortos ❀ Actualizaciones lentas ❀ Happy Ending


Фанфик Группы / Singers 18+.

#jin #namjoon #bts #yoongi #hoseok #jungkook #jimin #taekook #kookv #taehyung #nammin #dreamcatcher #jinsu #minimoni
7
212 ПРОСМОТРОВ
В процессе - Новая глава Каждые 15 дней
reading time
AA Поделиться

I

Su mente estaba nublada, sus nervios estaban sobrepasando los límites mientras observaba como uno a uno cada compañero suyo pasaba a realizar su presentación. En donde aún, cuando bailar frente a sus profesores era algo común con un ambiente agradable, la tensión reinaba en el estudio con todos murmurando y otros temblando, era difícil mantenerse tranquilo.

Pero lo sintió, peculiar hormigueo recorriendo sus dedos por la cercanía del otro a solo unos milímetros de él, no necesitaba girarse para saber quién era, podía sentir un impulso necesitado que iba aumentando y a su mente rogando casi a gritos sostenerla. Un suave roce accidental logro desestabilizar su razón y con todos sus sentimientos al punto del desborde por la urgencia de contacto, sostuvo la mano del castaño con temor, pero sus dudas fueron esfumadas al sentir como lo sostenía sin dudar.

—No deberías estar aquí, tu audición es en otro edificio Hyung.

—Mi audición se retrasó y tenía ganas de verte Jungkookie... ¿te encuentras bien?

—Estoy nervioso, es la primera vez que bailare frente a un jurado extranjero, Hyung.

—Estoy seguro que lo harás bien, te has esforzado practicando en casa, todo estará bien.

Necesito esa confianza que tú tienes en mi.

Pudo sentir como Tae afianzo el agarre, entrelazando sus dedos mientras con un leve apretón trataba de callar cualquier pensamiento negativo y aliviar por lo menos un poco los nervios del pelinegro. Jungkook pudo sentir su corazón calmarse, como si tener al castaño a su lado era lo único necesario para mantener paz dentro de sí.

El pelinegro pasó sus ojos a sus mano, donde podía visualizar un agarre firme, sin vacilar. Era increíble la forma en la que ellos podían perderse del mundo solo con estar juntos pero sabiendo que, aún cuando disfrutaba las muestras de afecto del castaño, Jungkook temía por cualquier mal entendido o que esto pudiera causarle daño de algún modo al castaño.

—Hyung, creo que deberías ir a tu edificio... Tal vez leer tus letras o algo así.

Su corazón sollozaba para evitar cualquier lejanía, pero su razón lograba recordarle sus posiciones y los lugares en los cuales se encontraban. Siendo Jungkook el mejor amigo de Tae, debía protegerlo de cualquier malentendido y velar por todo lo mejor para él; pero el Jungkook enamorado, gritaba por mantenerlo egoístamente cerca y nunca soltarlo.

Pero... Siempre ganaba el mejor amigo, porque él estaba tratando, en serio sí, pero solo era un mentiroso, Taehyung era mucho más para él.

Deshizo el agarre, tomando una distancia prudente de Tae; alzando su vista hasta aquellos ojos marrones, profundos, con una intensidad y desaprobación por aquella repentina separación. Tae no era del tipo discreto, era una persona bastante libre al momento de expresar sus ideas y sentimientos, Jungkook no necesitaba que palabas fueran pronunciadas por él para comprender. Taehyung estaba ahí, seguía ahí con el ceño fruncido y con un puchero adornando su rostro.

—No es necesario que me apartes así- dijo en un leve susurro para ambos—y me quedaré a ver tu presentación, verte bailar me animará a superarme en mi presentación.

Jungkook sabía que no podría negarse mucho tiempo por más de que lo intentase, Tae era su debilidad y decir que tenerlo ahí lo molestaba sería mentir.

Solo debías decir "Fuerza, lo harás bien", para no tener estas ganas de besarte...

—Está bien Hyung, pero no grites nada y no hagas que te echen.

El pelinegro pudo ver el rostro de Tae iluminarse por esa respuesta afirmativa, aun cuando en los planes del castaño estaba quedarse aun cuando esté rechazaba su presencia, era más satisfactorio saber que no le molestaba tenerlo ahí para apoyarlo. Con unas miradas y sonrisas compartidas, ellos volvieron a perderse en su mundo.

Dios, deja de ser tan dulce...

—Número ochentaisiete, Jeon Jungkook.

Jungkook suspiro, viendo al castaño mandarle señales de apoyo y tratando de ahogar sus gritos. Subió al escenario despejando su mente y cuerpo, manteniendo su vista en la única persona que era capaz de brindarle seguridad.

La música empezó.

Tae observaba a Jungkook sin perderse ninguno de sus movimientos, como si no hubiera visto todos sus ensayos, admirando cada gesto, porque Jungkook lograba que se perdiera en él. Analizaba cada una de sus expresiones sin lograr desviar sus ojos de aquello profundos que en cada instante trataban de volver a él.

Cómo si pidiera a gritos que se mantenga solo en él.

Sus miradas desesperadas por volver a encontrarse en cada movimiento que impedía una continuidad, pero Tae pudo ver algo nuevo en Jungkook; una sonrisa asomarse por sus comisuras cuando dio el giro final.

Con el sonido de los aplausos dirigió la mirada a sus compañeros que lo felicitaban a gritos y otros expresando su aprobación con sus manos, giro su cuerpo en dirección a los jueces, haciendo una reverencia con sus nervios volviendo a su cuerpo, agradeciendo su tiempo y bajando a su del escenario.

—Lo hiciste genial, sabía que podías Gookie — mostrando una sonrisa- ¿debes quedarte hasta el final?-dijo mientras extendía una botella de agua, orgulloso de ver como pudo hacer todo sin problemas.

—Gracias Hyung y la verdad, puedo salir mientras los demás siguen. Los resultados serán expuestos mañana, ¿deberíamos ir al edificio de tu audición?

—Debido a que mi audición comenzara en exactamente en 30 minutos, sería conveniente. Y que mejor si el hermanito de Somin me acompaña, no creo que Noona me regañe por llegar tarde si le llevo a su hermanito de visita.

—Utilizarme para que Noona no te regañe es cruel, Hyung—dijo tratando de ocultar su risa, Tae siempre era regañado por llegar tarde, pero la hermana de Jungkook siempre lo perdonaba, porque Soomin también tenía una debilidad por Taehyung y no podía culparla.

Él, todo él desprendía sentimientos difíciles de explicar pero con el mismo resultado.

—Sabes que eres el mejor y el primero en mi corazón, Jungkookie. Usarte de esa manera seria cruel, aunque Somin noona da mucho miedo cuando llegl tarde, aunque la mayoría es tu culpa.

Jungkook sintió su corazón acelerarse, aun cuando tenían años de amistad con Tae, no lograba acostumbrarse a sus demostraciones y expresiones, sabía que no existía ninguna rastro de mentira en su voz.

—En Gookie, no pongas esa cara–sujeto sus mejillas como una caricia y sólo miró.

—Tae... Yo–

—Mi Gookie es genial, y como mi persona indispensable, vendrás conmigo a mi audición.

Tan honesto y manipulador...

—Recogeré mis cosas—dijo soltando una risa al sentir al castaño recostar tu barbilla en su hombro—tampoco he tomado una ducha aún, es mejor que vayas solo, voy luego, si?

—Quiero que estés en mi presentación, es más tranquilo cuando puedo verte mientras canto... Tú... —el rostro de Tae cambio de uno reflexivo referente al tema a uno sonriente—Intenta llegar.

—Está bien Hyung, iré a los vestuarios, nos en breve.

☄☄☄☄☄☄☄☄☄☄☄☄☄☄

Jungkook salió de los vestuarios con su bolso colgando de su hombro, observando a la cantidad de gente que ocupaba su tiempo en quitar sus nervios con uno que otro curioso mirando las presentaciones. Pudo observar como su amiga estaba perdida entre la gente buscando en aquel mar de personas a alguien, sonrió por lo adorable que se veía, aun cuando ella contaba con una estatura regular, las personas a su alrededor eran mucho más altas que ella lo cual le dificultaba su visual.

Fue abriéndose paso a ella, sosteniendo su mano para guiarla fuera de aquella multitud, riendo escandalosamente al escuchar sus quejas y sus intentos por justificar su estatura. La arrastro fuera del estudio y soltó su mano al lograr encontrarse en los pasillos con una cantidad reducida de personas.

—Yoohyeon, no deberías estar aquí. Tae dijo que tienes que presentar tu pintura y tu edificio está al otro lado de la facultad.

La peligris se posición frente a Jungkook y coloco su dedo índice de forma acusatoria sobre su pecho.

—Tú maldito insensible, deberías estar en el edificio de música para apoyar a Tae—soltó con el ceño fruncido, golpeando pecho y alejándose de él al ver una sonrisa asomarse en su amigo– Ah, me desesperas, él llegó aquí, ¿no? él no debió venir junto a ti siendo que tenía que ensayar, él estaba más preocupado porque su Junkookie no estuviera nervioso.

—Primero, no soy un insensible, Tae vino hace poco y trate de mandarlo a de vuelta, pero sabes cómo es él, Yoohyeon, si decide quedarse, lo hará. Segundo, no quería ir al edificio de música en mi estado, no quiero que Tae vuelva a recibir malos comentarios por mi culpa.

—Debes estar bromeando... Ya hablamos de esto Jeon. Sabes que a él no le interesa lo que sea que digan sus compañeros, Tae saltará igual sobre ti porque ama hacerlo... debes estar bromeando si aún vas a sentirte incómodo por eso, en serio.

—Siempre que vamos ahí, nos miran con asco y desaprobación, también estoy seguro de que lo tratan mal solo porque nosotros somos sus amigos, quiero ahorrarle eso a Tae.

—Esto está volviéndose molesto, en verdad no entiendo; si no estoy interesada en ellos o que tú estés en otras cosas, no es nuestro problema. O que Tae sea tan cariñoso con ambos, no tiene que ser algo que debamos ir y explicar.

Yoohyeon empujo con sus manos los hombros de Jungkook para que se girase, realmente ella era una de las personas que más importantes en la vida de Jungkook y Tae, ella les decía que demostrar su cariño no tenía nada de malo, que si los demás no lo entendían, podían irse a la mierda.

—Ya, ya, será más fácil si corremos, ¿no?

—Me parece una buena idea, aunque es contradictorio porque te aseaste, pero me da igual. El último en llegar lavara los platos luego de la cena.

Y dicho eso, empezaron a correr, era divertido ver como aun cuando ellos sabían que Jungkook era más rápido, ella no se rendía solo por jugar un rato con él. Ambos corrían hombro a hombro y Yooheon de pronto freno poniéndose de cuclillas.

Jungkook freno al ver a su amiga así y en un intento de ayudarla, se posiciono frente a ella y pudo sentir como con sus manos ella lo empujaba al suelo y se levantaba corriendo de vuelta al edificio de música. Una carcajada nació de él, porque aun cuando ella había hecho que perdiera, no pudo negar que su objetivo principal no era ganar, debido a que hoy era el dia que solian cenar en el departamento de Tae y quedarse más tiempo en la casa del castaño era algo que realmente disfrutaba.

Se levantó sacudiendo sus prendas, con una sonrisa divertida. Camino hasta el edificio, que no se encontraban muy lejos de ahí, adentrándose a los pasillos y visualizando a una Yooheon muy feliz en los brazos de un sonriente Tae.

Jungkook no lograba comprender esos sentimientos de incomodidad que últimamente sentía al ver ese tipo de acercamientos bastantes regulares entre ellos. Ese sentimiento que daba pequeñas punzadas en su interior.

Ni pienses ponerte mal, esto es normal, ella puede estar así con él...

Tú quieres estar así con él, no te mientas así...

Yoohyeon frunció el ceño y Tae le pellizco la nariz.

Yo también quiero poder estar así con él ...

Se acercó a ambos y con una sonrisa que fue adornando su rostro al momento escuchar como Tae la regañaba por volver al edifico de música siendo que las exposiciones de Arte estaban por empezar, no pudo evitar echar una carcajada al escuchar las quejas de Yoohyeon, ella parecía una niña pequeña.

—Oppa, quiero escucharte cantar, no seas así—ella se removía entre los brazos de este y formaba pucheros en forma de protestas.

—Lo sé, esto se graba, puedo solicitarlo si gustas pero debes volver Yoohyeon. No Queiro que llegues tarde.

—Tae tiene razón, incluso yo grabarlo para ti, solo apresúrate y vuelve a tu edificio; no quiero que nos culpes si no logras presentar tu pintura.

Con un suspiro, se rindió ante sus amigos, abrazo una última vez a Tae soltándolo luego para chocar los cincos con Jungkook, ambos le gritaron palabras de aliento al ver como se alejaba y recibieron un grito de agradecimiento, porque aun cuando ellos eran escandalosos y revoltosos, Tae adoraba como podían perderse en sus propios mundos.

—Vamos, me toca luego de SeokJin y la verdad me cuesta creer que pueda mejorar su presentación, su voz es increíble.

Tae sujeto la mano de Jungkook y lo dirigió cerca de la multitud para posicionarlo cerca del escenario, le regalo una sonrisa al pelinegro para hacerle entender que no tenía inseguridad. La voz de SeokJin volvía el ambiente relajado y dulce, Jungkook podía ver la sonrisa de Tae sin dejar de sentirse ansioso; los ojos de Tae se alejaron el peligrosa, mirando al pelinegro.
Con esos ojos transmitían siempre lo mismo, amor y seguridad.

—SeokJin es un diálogo con uno mismo, uno logra perderse entre su voz y su interpretación. Usa todo su cuerpo para cantar, actúa mientra lo hace, en serio lo admiro.

—Taehyungie, no puedo negar sobre su talento, solo que puedo decir que mi voz favorita, es la tuya, tocas el alma con tu voz... Yo te admiro.

Tae lo miraba y Jungkook pudo sentir como sus mejillas se calentaba por volver a excederse en lo que respecta a la voz de su corazón.

Pero esto... Se siente como en casa...

La voz de SeokJin paró, los ojos de Tae rompieron el contacto visual y con un su mano libre saludo al otro estudiante que bajó del escenario, Tae aflojó su agarre y miró a Jungkook antes de subir al escenario.

—Es mi turno, gracias por venir.

—Sé que lo lograrás.

Se soltó del agarre y de dirigió al escenario.

—Numero ciento nueve, Kim Taehyung.

Vio a Tae subir al escenario, frotando su cara con las manos, devolvió la vista al frente y sostuvo el micrófono frente a él; podía sentir como el ambiente cambiaba al momento de escuchar la música, Tae posó su vista en el pelinegro y comenzó su canto.

Los movimientos de Tae eran delicados, su voz profunda logró un silencio que lograba deleitar y perderse en su voz, Jungkook podría jurar que cada vez que lograba escuchar aquella seguridad en su voz, su mente se perdía y solo podía ver a Tae.

Tan perfecto...

Él era algo que si debiera describir con una palabra, Jungkook no dudaría en usar la perfección que era para él. Y aun cuando su razón volvía recriminar por tener ese tipo de pensamientos por su mejor amigo, no podía mentirle a aquello que su corazón sentía.

Sintió como alguien tocó su hombro, y al voltearse vio a su hermana sonreírle, Soomin siempre lo atrapaba en esos momentos, ella fue la primera que sospechó pero él nunca de animo a decirlo en voz alta.

—Sabía que estarías aquí,–susurro cerca del él, guiandolo un poco lejos de la miltitud– en verdad creí que llegarías antes, dime que tu tardanza no se debe a esos rumores, porque si es así, muy mal Jungkook.

Él la escuchaba, si. Pero estaba tan embelezado en aquella voz que estaba susurrando al tono de esa canción que él mismo había elegido para Taehyung.

—Noona, sabes que siempre terminaré aquí, él me invitó y no soy bueno en negarme, lo sabes, no? Y en verdad.. Estoy feliz de que él no sepa de ello, gracias por ello.

—Tae es como un hermano pequeño para mí, así que está bien. Y dime, como te fue? Supongo que Tae estaba ahí, no?

—Tae fue, sí. Él sólo quería animar, por favor no lo regañes, gracias a que fue pude estar más tranquilo y mi presentación fue bien, todos ganamos.

Conectaron en medio de los "te amo" que soltaba aquella canción, donde sus miradas brillaban, donde cada palabra tenía destinatario que lastimosamente nunca llegaban con claridad.

Sientio una caricia en su hombro, giro para ver a Soomin adentrarse en Taehyung, porque jungkook nunca mentiría, porque era real todo lo que decía sobre la voz que tenía, era paz.

—Jungkook.. –suspiro y volvió su vista al escenario– supongo que él piensa igual. Pero es mi deber regañarlo, soy su tutora, debía estar practicando.

El pelinegro mantuvo un vista en él, cada movimiento era mágico, Tae le regalo una sonrisa y siguió mirando al frente mientras terminaba esa canción.

—Creo que debes ir a ver a Yoohyeon.

—Pero Noona...

—Solo ve, ella también necesita tu apoyo.

—Quería, quería ir con él, solo..

—Tengo que hablar con él, si?

Con un suspiro,lo miró por última vez antes de salir del estudio con los sonidos de aplausos desapareciendo de a poco.

Taehyung bajo del escenario, buscando a Kook con su mirada, pero al ver a Soomin cerca de sus cosas, sentada en las butacas le hizo una idea. Kook fue mandado con Yoohyeon.

—En serio quería verlo, sé cuán ansioso se pone, solo quería darle mi apoyo.

—Lo sé, realmente no quería regañarte por ello, solo quiero habar... Lo hiciste increíble ahí.

—Gracias Noona, estoy feliz por ello. Pero.. ¿De qué quieres hablar?

—Ha pasado ya un año desde que estás entrenando de forma profesional, tu canto tiene mucha calidez y adoro como tienes esa facilidad de llegar a los corazones... Pero quiero proponerte un reto.

—Un reto? Que clase de reto?

Soomin solo pudo reír y agarro su teléfono, tecleo un poco y vio como giraba su celular frente a él.

—KIM... KIM NAMJOON!?

—Shhhh, no grites. Sí, el mismo, esta realizando un proyecto y me habló sobre buscar , te gusta como produce, no?

—Sabes que lo admiro y me lo preguntas? Escuche varios de sus canciones, muchos profesores nos hablan de él y de lo importante que es en la carrera de pruduccion... Dios, él y Min Yoongi son genios.

—Pues, él quiere saber si podrás ayudarlo... Capaz y conoces a Yoongi.

—Noona, no juegues conmigo porque voy a llorar.

—Es verdad...

Tae salto sobre ella, la abrazo muy fuerte, el que uno de los estudiantes más importante de la carrera de música haya pedido tenerlo en cuenta, sentía un enorme emoción.

—Dios, no está Jungkook aquí quiero abrazarlo también, dónde esta Yoohyeon, ah, su pintua. Ay, estoy muy feliz Noona.

—Yo igual Tae.. Lo mereces, luego te paso su número y.. No calapses.

—Esto será un paso grande, no puedo creerlo... Noona, puedo?

Lo sabía, no hacía falta preguntar, sus ojos están brillando porque quería saltar sobre él y abrazarlo, como cuando ingresaron, como cuando hicieron su primera presentación, como siempre.

—Ve junto a ellos, yo arreglo todo aquí.

Corriendo y con ja alegría en su corazón, fue junto a ellos, porque ellos sabían lo que anheló por este momento, pero, tenía admitir que quería escucharlo de él, de cuán orgullo estaba sobre su avance.

¿Estarás orgulloso de mi Jungkookie?



☄☄☄☄☄☄☄☄☄☄☄☄☄☄

Hola ¡ Es mi primer os...
Realmente me aterra esto, pero lo intentaré.

19 февраля 2021 г. 12:21:41 0 Отчет Добавить Подписаться
3
Прочтите следующую главу II

Прокомментируйте

Отправить!
Нет комментариев. Будьте первым!
~

Вы наслаждаетесь чтением?

У вас все ещё остались 1 главы в этой истории.
Чтобы продолжить, пожалуйста, зарегистрируйтесь или войдите. Бесплатно!

Войти через Facebook Войти через Twitter

или используйте обычную регистрационную форму