rubyjjosh 𝐉 🦋

Todo empezó por un reto entre una pareja para ligarse a los dos hermanos guapos. “Te reto a ver quien se liga primero a ellos, tú a la Barbie y yo al dios del Olimpo.” Portada hecho por @BlodyWhite 20012021


Короткий рассказ Аниме/Манга Всех возростов.

#romance #amor #jungkook #kookv #taehyung #kooktae #somin
Короткий рассказ
29
848 ПРОСМОТРОВ
Завершено
reading time
AA Поделиться

único.

Todo empezó por un reto.


La pareja se encontraba comiendo unos buenos trozos de Sushi mientras platicaban todos acaramelados sonriendo de ves en cuando. Hasta que todos en el restauran voltean hacia el ruido de aquel auto deportivo del año. Lujoso para que decir que no si, si.


Todos veían a aquella pareja admirándolos por lo guapos que eran.


Taehyung sintió que se ahogaba cuando vio a semejante hombre bajar del auto, músculos por todos lados, mucho más alto que el, un rostro muy afilado, sonrisa perfecta, y esa mirada que te carcomía el alma, un hombre tallado por los mismos dioses.Boqueando viendo hacia el hermoso hombre, un hombre divino.


JiMin vio a su novio con el ceño fruncido sintiendo celos.


—¿Pues que? Esta guapísimo no hay que negarlo.


El rubio iba a reclamar cuando la baba casi se le salía al ver a tremenda mujer bajar del auto también. Tenía unas curvas que quisieras explorar, una cintura fina, piernas largas, cara de ángel, una mirada sensual. Una Barbie completa, era hermosa.


El pelirrojo vio la mirada de su novio dirigiendo sus ojos hacia la persona que lo había dejado así de tonto, nunca se imagino a la mujer hermosa que vería. Entendía esa mirada de su novio.


Una pizca de celos invadió su ser pero pues con que cara le reclamaba si el se había comido con la mirada al dios del Olimpo sin pena.


La pareja era muy conocida en aquel pueblo casi ciudad de Daegu, tenían fama de ser ricos y muy hermosos. Nadie podía decir lo contrario, aunque nadie sabía que ellos en realidad no eran novios sino que eran hermanos. Jeon Somin y Jeon Jungkook.


Llegó la hora de irse pero pues no querían dejar de ver a la pareja de “novios” así que sin más pidieron Orta orden de sushi, hay que aprovechar para comer también y no solo para mirar. Hay que ser vivos.


—¿Nos puedes traer más por favor? —le hablo al mesero quien asintió sonriente. Ojalá y le dejaran buena propina.


Los hermanos entraron al local sintiendo la mirada de todos ahi pero poco les importo hasta que el menor de los dos vio a una melena pelirroja que resaltaba entre todos, le sonrió levantando la comisura derecha de su labio provocando un lindo sonrojo que apenas se notó por el color de su cabello. El chico lindo había captado su atención.


—Ojo con ese chico que viene acompañado. —dijo Somin hacia su hermanito.


La pareja de novios mientras comían el sushi veían de ves en cuando a los hermanos hasta que a Taehyung se le ocurrió la maravillosa idea de retar a su novio.


—Te retó a ver quien se liga primero a ellos, tú a la Barbie y yo al dios del olimpo. —le vio viendo la expresión de Jimin.


El rubio soltó una carcajada divertido.


—¿Como crees que te va a pelar? Si tiene a semejante mujer a su lado. —habló riendo y divertido con la situación.


El pelirrojo indignado le respondió.


—Ahh ¿quieres ver cómo me lo ligo en un abrir y cerrar de ojos? Soy salvaje, JiMin. —le vio con una ceja levantada retándolo. —Nunca subestimes a Kim Taehyung, puedo ser peligroso.


El rubio sabía que cuando Taehyung se proponía algo lo obtendría.


Aquello se convirtió en un reto entre un pareja de novios para ligarse a los hermanos guapos.


Siguieron comiendo hasta que Taehyung vio como aquel dios del Olimpo se levantó de su mesa para dirigirse al baño.


Sin decirle nada a su novio se levantó de su asiento para ir detrás de Jungkook, llegó al baño encontrándose con el precioso muchacho lavándose las manos. Hasta haciendo eso se veía guapísimo.


Llegó como si no le hubiera perseguido puso su bolso en el lavamanos sacando su brillo para sus labios empezando a colocarse un poco en ellos. La mirada del más alto se dirigió a el, sonrio en sus adentros por llamar su atención.


—Oye, que guapa está tu novia. —le habló quitándose las manchas inexistentes que se habían salido de sus labios.


El ceño se frunció en la cara de Jungkook mirándole confundido y le respondió.


—¿Eh? No, no es mi novia ella es mi hermana.


Y el corazón de Taehyung se aceleró. Se emociono.


Ay me hubieras dicho antes, bombonsote.


Nunca se esperó esa respuesta, nadie sabía que ellos eran hermanos aunque ahora tenía razón, los dos estaban como querían.


—¿Ah, en serio? Yo pensé que era tu novia, de todos modos está muy bonita.—dijo tranquilo pero por dentro estaba que saltaba de la emoción.


El pelinegro asintió dándole la razón, si hermana era muy hermosa igual que si madre. Pero nadie se comparaba con el sexy muchacho pelirrojo.


—Pues tú también estás muy guapo, está bien bonito. —Le sonrió.


Taehyung ya ni supo de que color se puso, solo sintió un calor en sus mejillas. Nunca antes de había puesto así por un coqueteo.


—Si, eres precioso. De hecho si yo fuera tu novio no te dejaría venir solo al baño. —Intentó coquetearle al chico que había capturado sus atención.


Taehyung estaba rojisimo. Pero tampoco se iba a dejar.


—Pues si yo tuviera un novio como tú, haría que me acompañara hasta la taza del baño. —Le miro provocándolo sin saber el efecto que provocaba en Jungkook.


—Pues que lastima que vengas con tu novio.


Y Taehyung frunció el ceño negando rápidamente.


Perdón, Mimi.


—Noo, ¿cómo crees? No es mi novio es mi primo —Mintió descaradamente.


El pelinegro sonrió. Tenía oportunidad con el lindo muchacho.


—Pues cualquier día podemos salir los cuatro ¿no? —Propuso. —Anota mi número.


Los dos se pasaron números de celular y el pelirrojo se puso de puntitas dejando un beso en la mejilla del dios del Olimpo y salir de ahí brincando de Alegría. Feliz de la vida llegó a donde se encontraba su novio y empezó a contarle lo que había pasado.


—¿Que crees? Te conseguí una cita con la Barbie porque resulta que no son novios sino que son hermanos, así que ya planeamos en salir los cuatro tú con ella y pues yo con el guapísimo. —Levantó sus cejas.


Y JiMin le quedo viendo con sus ojos abiertos.


—¿como hiciste eso, Tae? Ay diosito ayúdame con este loco.—Miro hacia el techo negándose ante la idea.


—Cállate que tú vas a salir con esa Barbie y yo con ese dios del Olimpo. —Metiéndole cizaña.


El rubio bien negado, eso iba a traer problemas, aunque la tentación le ganaba.


—Bueno, pues ya que insistes.


Bien negado según el pero Taehyung no le creyó ni un poquito.


La situación había prendido a JiMin, el solo pensar en el reto aquel le ponía.


—Mira como que me estoy po siendo cachondo, vámonos a festejar a un motel. —Propuso.


Su relación siempre había sido bien libre sin nada de compromisos.


—Vámonos. —Contestó Taehyung.


Y salieron del local dejándole una buena propina al mesero, como que andaban muy co tantos el día de hoy.


Subieron al auto de Jimin y este mismo empezó a manejar con dirección a algún motel.


Hasta que un sonido de que un nuevo mensaje había llegado al celular del pelirrojo.


dios del Olimpo🥵


Belleza ¿cómo estás? Vámonos de antro hoy los cuatro juntos


La emoción de Taehyung al leer aquel mensaje fue muy épica.


—Mira, se te cancela todo el show en el motel que nos vamos de antro con el dios del Olimpo y la Barbie. —Le dijo sin más.


Sin más cada quien se fue para su casa y empezar a arreglarse para la noche.


El pelirrojo eligió el mejor outfit en todo su armario para sorprender al pelinegro musculoso. Eligió su mejor y sexy lencería, uno nunca sabe lo que puede pasar.


Se miro al espejo y se sintió tan inalcanzable, se miraba divino. Un pantalón negro ajustado a sus piernas largas y a su cintura dejando ver la linda forma de esta, una camisa blanca y una chaqueta con brillos, su cabello rojo brillando como siempre, un poco de de maquillaje en su rostro sus labios rojizos por el labial leve que se había puesto y finalizando con unos Vans negros. Colocó algunos accesorios como una pulsera fina en su muñeca y un collar con su nombre en su cuello. El aroma a vainilla envolvía todo su cuerpo. Una maravilla.


—JiMin, ponte guapo para que conquistes a la Barbie hermosa. —le había dicho a su novio antes de bajarse del auto.


Y no se equivocó Park JiMin llevo deslumbrante como nunca dejando ver su sensualidad y hermosura. Somin cayó ante el.


Cuando llegaron se saludaron con un beso en la mejilla, Taehyung sintiendo el agarre en su cintura se acercó más a Jungkook. Sintiéndose cómodo.


Las dos parejas entraron muy pegaditos y coqueteando.


—Vamos te quiero presentar a un amigo. —y Taehyung solo se dejó llevar por el mayor.


—Está bien.


Llegaron a la barra en donde se encontraba el dueño del antro junto a su pareja.


—Jungkook, tanto tiempo sin verte. —sonrió dejando ver sus ensillas.


—Fue hace una semana, Min, Hola Jin —Rodo los ojos y saludó al mayor de todos. Recibiendo un asentimiento y sonrisa de parte de SeokJin.


—Eso no importa —Rodo sus ojos hasta que vio al acompañante de su mejor amigo. —Pero que tenemos aquí.


—Oh si, Taehyung el es Min Yoongi mi mejor amigo, YoonGi el es Taehyung mi chico. —Les presentó aún sosteniéndolo de la cintura.


El pelirrojo ante esas palabras se sintió en la nubes, se sentía más inalcanzable que nunca. “Mi chico” dos palabras le habían alborotado el corazón y se había emocionado.


—Muchos gusto. —Le extendió su mano siendo aceptada rápidamente.


—Igualmente, déjame decirte que te has ganado la lotería al tener a Jungkook como novio —Y el pelirrojo por un momento deseo que en realidad lo fuera.


Sonrió dejando encantado al pelinegro y acercó sus labios a la mejilla de este mismo dejando un beso como respuesta.


Un rubio los veía hechando fuego por sus ojos. Estaba celoso, pero todo el sentimiento desaparecía cuando veía a la hermosa mujer a su lado prestándole toda su atención.


Y Taehyung estaba en las mismas.


Veía cómo su novio y Somin cómo le había dicho que se llamaba bailaban juntos y muy pegados para su gusto el cómo se agarraban de las manos y hablaban muy de cerca, pero todo aquello pasaba a un segundo plano cuando veía a Jungkook y quedaba como bobo perdido en el.


Los hermanos los tenían comiendo de su mano sin notarlo. Unos tontos.


La noche iba muy bien, el dios del olimpo y el pelirrojo nunca se separaron. Habían empezado a bailar pegado coqueteándole entre sí, sonrojos y sonrisitas tontas no faltaron. Algunos besos en sus mejillas pero no llegaban a más.


Taehyung notó el cómo su novio y la Barbie divina se fueron del antro, sintió celos pero pues miro al hombre bailando junto a él y se le olvidaba todo.


—Necesito ir al baño unos segundos ¿puedes esperar aquí? —estaban en la barra desde hace unos minutos.


El pelinegro asintió queriendo ir detrás de él y darle unos buenos besos pero esta vez quería hacer las cosas bien. Ese pelirrojo le gustaba y le atraía.


Llegando al baño leyó el mensaje que JiMin le había mandado.


Mimi💕


Estamos camino al cinco estrellas😏ya corone😈



Suerte campeón, échele ganas, échele ganitas👏💪



Salio del baño en dirección hacia Jungkook quien lo esperaba en la barra.


—Estoy aquí. —Le tocó el hombro.


—Vamos a dar una vuelta. —Propuso y Taehyung aceptó maravillado.


Ahora así se le llamaba querer hacer el delicioso.


Salieron del antro y empezaron a caminar y a contarse toda su vida. Sus padres, sus amoríos fallidos (obviamente sin decirle al pelinegro que tenía pareja) sus orgullos, el hablar de sus gustos, de sus padres, sus amigos. Toda su vida.


Sus manos juntas y sus dedos entrelazados, riendo y disfrutando de estar junto al otro muy cómodos. Sin saber que en el motel una pareja disfrutaba de tener una buena sesión de sexo salvaje.


Que terminó en rubio huyendo de la habitación y una Somin indignada y desilusionada. De todos modos había tenido el mejor sexo de su vida, aún así estaba enojada con ese rubio mal teñido.


La otra parejita estaba muy acaramelada sonriendo hasta que llegó la hora de irse cada quien a su casa.


—¿Por que no te quedas conmigo esta noche y mañana puedo irte a dejar a tu casa? —Preguntó Jungkook.


El pelirrojo pensando en que el también saldría coronando esa noche aceptó. Sin saber que esa noche no iba a pasar nada con el dios del Olimpo.


Pues si, llegaron a la casa de los hermanos muy contentos por la noche espectacular que había tenido. Jungkook le prestó uno de sus pijamas al pelirrojo para que pudiera descansar y dormir muy cómodo, con un beso en la mejilla se dirigió al sofá de la sala para poder dormir ahí.


Caballeroso.


Dejó a Taehyung quien desilusionado se dirigió al baño se cambió y caminó a la cama para acostarse con un puchero.


—Al parecer hoy no follamos.


Sintió el olor al perfume que le había embriagado esa noche y frotó su rostro contra la almohada queriendo mezcle el suyo para dejarle un recuerdito a Jungkook y también para seguir oliendo aquel perfume.


Cerró sus ojos muy contento imaginándose en los brazos del hombre fuerte y guapo, sintió una cálida sensación en su pecho. Con aquello se durmió.


Al día siguiente amaneció cálido entre los brazos que había soñado en toda la noche, su cara recostada en amplio y fuerte pecho descansando cómodamente, su pierna derecha abrazando a las de JungKook estaba casi encima de él. Mientras que el pelinegro lo dejaba ser, no se sentía incomodo al contrario se sentía maravillado porque podía abrazar el cuerpo delgado de su pelirrojo.


El aroma a vainilla inundando sus fosas nasales durmiendo cómodamente y disfrutando acariciar la cintura contraria aún entre sueños.


Aunque siempre los momentos de calma se pierden ¿no? Pues así pasó aquí también, la puerta fue abierta brutalmente y cerrada con un gran estruendo asustando a las dos personas que se encontraban acostados.


—¿Que diablos? ¿Que pasó? —Se levantó Taehyung obligatoriamente porque aquel pecho estaba muy cómodo.


—Pues tú primo pasa, es un sin vergüenza poco hombre que me utilizo solo para una noche el muy cabrón, ese rubio mal teñido solo quiso hacer el delicioso y se fue como vil cobarde —En vez de estar triste estaba enoja e indignada ¿cómo se le ocurría a este estupido tratarla así?


Si Jeon Somin hubiera sabido que solo sería utilizada no hubiera aceptado estar con aquel idiota.


Y Taehyung solo cerró sus ojos y maldijo a JiMin en todos los idiomas que sabía.


—¿Como crees? Mi primo no es así yo lo conozco, hablaré con el.


Dijo recibiendo un asentimiento de la mayor.


Jungkook sin decir una palabra solo con ganas de darle unos puñetazos a ese Jimin por jugar con su hermana se despidió de su chico quien le dio un beso en la comisura de sus labios sonriendole. El enojo pasó pero después regresó el muy cabron.


Taehyung tomó sus cosas y sin vestirse salió de aquella casa en dirección a la suya marcándole a JiMin por lo que había hecho.


—¿Bueno?


—Tú estupido, ¿como se te ocurre hacerle eso a Somin?


—Taehyung, esto era un reto ya hicimos el delicioso muy buen por cierto pero ya acabo, yo gane ahora dejemos de hacer esto. —le contestó.


—Eres un tonto, ¡¿como te atreves a tratarla así?! Semejante animal, se que esto era un reto pero no debiste dejarla ahí, estupido. —Le reclamó—Además yo no he coronado así que no ha terminado.


Sin pensar que saldría enamorado del dios del Olimpo.


El pelirrojo nunca pensó que aquello que empezó por un reto terminó en un enamoramiento hacia Jungkook. Su corazón fue tan blando hacia el y Jungkook tan tierno que no pudo evitar caer ante el.


Las salidas empezaron y los toqueteos no se iban, los dos se divertían juntos como nunca, disfrutaban estar al lado del otro y los sentimientos iban creciendo. Y un rubio notaba eso.


JiMin notaba el cariño que le había empezado a sentir Taehyung hacia el “dios del Olimpo” cómo le llama el, tanto era el cariño que notaba en el pelirrojo que empezó a sentir celos de Jeon Jungkook. Celos porque el nunca había logrado sonreír tanto a Taehyung, celos porque ya no se veían todos los días como antes, celos porque nunca había provocado tantos sonrojos en Taehyung, celos porque sabía que lo estaba perdiendo.


Estaba enojado y arto de toda esa farsa.


Mientras que en otra parte de aquel pueblo (ciudad) dos amantes estaban hecho un lío en la habitación del mayor. Las ropas hicieron estorbo hasta que las quitaron de sus cuerpos quedando completamente desnudos, dejando ver sus cuerpos completamente quedando maravillados por el contrario.


Las manos traviesas de Taehyung empezaron a tocar el cuerpo esculpido por los mismos dioses, los músculos de sus brazos duros, su pecho musculoso y la espalda amplia en donde pronto habrían marcas de sus uñas, su mano acarició el six-pack de JungKook hasta llegar a la cintura fina y tocar ese culo mientras sentía los labios del mayor besar cuello y hombro.


El mayor beso sus labios sus lenguas se encontraron formando un juego entre ellas, los chasquidos y mordidas no faltaron. Jungkook acariciaba la cintura de Taehyung, el mayor rompió el beso empezando a dejar marcas en la piel canela, sus labios yendo hacia los exquisitos pezones en donde mordió escuchando los gemidos suaves del menor, bajo por todo su abdomen medio marcado hasta llegar a su pelvis.


Taehyung era un más de gemidos y estos aumentaron al sentir una cavidad húmeda estaba alrededor de su pene ya erecto, la lengua de su mayor yendo desde ella punta hasta la base de miembro. Introdujo de nuevo el pene en su boca y se empezó a mover de arriba hacia abajo, las manos de Taehyung tomaron el cabello negro y empezaron a marcar un ritmo rápido sus gemidos y jadeos se escuchaban fuerte y claro.


Pero no quería disfrutar solo el, claro que no. Ahora demostraría lo pasiva dominante que era.


—P-para J-jungkoo-ok ahh~


El mayor haciendo caso omiso se detuvo a besar aquellos apetitosos labios siendo correspondido.


Con toda la fuerza del mundo invirtió los roles quedando el arriba y ahorcajadas de su mayor sintiendo la polla de este entre sus nalgas muy dura, movió su culo en un vaivén lento provocando a Jungkook con sus movimientos, quien con sus manos lo tomó por la cintura para controlar los movimientos hasta que sintió una respiración caliente en su polla.


No se había dado cuenta cuando tenía el gran culo de Taehyung en su cara y la boca de este mismo chupaba deliciosamente su pene, un gemido ronco salió de sus labios diciéndole a Taehyung lo bien que lo estaba haciendo. Tomó en sus manos cada nalga del menor amasándolas a su antojo, la entrada apretada del pelirrojo tentándolo hasta que su lengua la acarició lentamente escuchando un gemido agudo por parte de Taehyung.


—Delicioso~


Y lo volvió a hacer estaba vez explorando aquel orificio, comiéndole el culo al menor deliciosamente. Quien gemía gustoso y a la misma vez también comiéndose aquella polla.


Los dos sentían que estaban al borde del primer orgasmo en aquella noche, Taehyung moviendo su trasero en la cara de JungKook sintiendo lo profundo que llegaba su lengua y el mayor moviendo su pelvis enterrando su pene erecto en la boquita que hacía maravillas, los movimientos se volvieron rápidos hasta que el familiar cosquilleo llegó y de sus pensé salió aquel líquido blanco.


Mientras que unos se corrio en la boca del contrario el otro se corrio en el abdomen. El gemido que salió de sus labios era el significado de placer ante aquello.


—Fue magnífico —sonrió Taehyung, su boca roja por el gran pene que había entrado y follado con ganas.


—Muy magnífico.


Le tomó de las caderas para voltearlo y que quedara a horcajadas de él para probar esos labios exquisitos, se acariciaron de nuevo y la mano de Taehyung se dirigió hasta tomar el miembro del mayor y colocarlo en su entrada empanzado a bajar poco a poco sintiendo como lo llenaba deliciosamente.


Ardió. Para que negarlo, esa monstruosidad era grande.


—Ahh~ s-si~ —Gimió Jungkook sentado y sus manos en la cintura del menor.


—Es muy grande ah ah~


Entro toda la longitud quedando tan satisfecho, lo podía sentir invadiendo su cavidad y apretarlo con gusto. El vaivén empezó lento de arriba hacia abajo sacándoles gemidos de puro gusto al sentirse de aquella forma. Hasta que se acostumbró.


Empezó a saltar en el miembro de Jungkook, los dedos enredados y jalando los cabellos del mayor y este mismo con sus manos en la cintura ayudándole a saltar más rápido.


De pronto Jungkook se recostó un poco en respaldo de la cama con Taehyung en su regazo y ahorcajadas todavía, el menor estaba hecho un lío de gemidos, su boca abierta y sus mechones pegados en su frente por el sudor, de JungKook ni hablemos.


Los movimientos de Taehyung siguieron hasta que sintió cómo agarraban sus nalgas y las separaban mientras la pelvis de JungKook era levantada entrando más profundo todavía escondió su carita en el cielo del mayor mordiendo la piel por el placer de sentirlo tan profundo. Las estocadas no paraban, los gemidos y gruñidos tampoco y Taehyung rasguñando los hombros del pelinegro.


Habían empezado a ir más rápido y los movimientos de cadera que hacía Taehyung solo les perdía más, entonces en un abrir y cerrar de ojos el cuerpo de JungKook estaba sobre el del pelirrojo empotrando en la cama la menor quien tenía sus piernas abiertas y rasguñaba con fuerza la espalda pálida su boquita abierta y su espalda arqueada por el placer que sentía, mordiendo su labio inferior. Jungkook estaba con sus cabellos sudados y gemía fuertemente en el odio del menor mientras su espalda se curveaba por las estocadas salvajes que daba.


—Oh dios j-Jungkook~ mmmh ahh~


—T-taehyung mmhg oh si~


El pelirrojo se desplazaba hacia arriba cada vez que Jungkook arremetía con fuerza hacia el llenándolo por completo sacándole gemidos para después regresar a su lugar.


Sentían el cosquilleo de nuevo, el placer que sentían no se comparaba con ningún otro. Jungkook beso los labios contrarios con ganas, chupo, mordió esos belfos y Taehyung hizo lo mismo. La embestidas se volvieron más rápidas hasta que el semen del menor salió en tiras blancas entre sus abdómenes y Jungkook se corrió dentro de su amante.


Los gemidos que dejaron escapar sonaron por toda la casa, que bueno que Somin no se encontraba ahí.


—Ah~ mmgh j-jungkook


A Taehyung le temblaban sus piernas había sido impresionante todo y tan placentero.


—oh dios t-taehyung


Los dos estaban temblando por el resiente orgasmo y muy satisfechos por haberlo hecho juntos.


Nuestro pelirrojo se había enamorado hasta las trancas con aquel muchacho que se había olvidado por completo que todo aquello empezó por un reto, reto en el que su corazón terminó latiendo fuertemente hacia otra persona olvidando a Jimin por completo.


Después de asearse los dos se encontraban recostados en la cama Taehyung recargando su cabeza en el amplio pecho del mayor sintió el latir del corazón del contrario y Jungkook abrazándolo por completo pegándolo más a él. Estaban muy cómodos.


—Te quiero, koo. —Habló empezando a cerrar sus ojitos por el sueño.


Jungkook sonrió al escucharlo decir aquellas palabras.


—También te quiero, belleza.


Besó la cabellera contraria con cariño para después por ser descansar plácidamente. Siendo quizás la primera y última vez el estar juntos.


Park Jimin ya estaba cansado de aquel reto que había resultado mal. Sin poder contenerse soltó toda la verdad a los hermanos con cólera y enojo queriéndose vengar por sentirse traicionado por su novio.


—Todo fue un reto. —Confesó —Solo nos retamos en ver quien se ligaba al otro primero, ni siquiera somos primos somos novios.


Soltó dejando atónitos a los hermanos. A Jungkook se le vino el mundo encima, sintió cómo su senate dejo de circular por sus venas y su corazón se hizo pedacitos. Solo fue un reto para aquel lindo pelirrojo del que se había enamorado en tan solo tres meses, un juguete.


—Son unos hijos de puta, unos malditos desgraciados —Se levantó del sillón para dirigirse al rubio quien ahora se encontraba asustado. —¡Fuera de aquí sabandija! Largo de aquí, estupido ¡fuera! —le corrio tirándole los o en etos que se encontraba en su camino y sus lágrimas cayendo por sus mejillas.


Se sentía traicionada. Pero no por el rubio sino por Taehyung y lloraba por su hermano quien si se había ilusionado con el pelirrojo. En esos meses habían echo una muy bonita amistad entre los dos, en donde el mismo Taehyung le contaba cuanto quería a su hermano, menuda mentira.


Se acercó a Jungkook quien se había quedado en shock todavía procesando aquello aun así lágrimas se resbalaban por sus mejillas y le abrazó queriendo protegerlo entre sus brazos siendo correspondida después de unos minutos.


Cómo hermana mayor era su deber ayudar a su hermano en todo.


—Solo fui un reto, noona, solo eso nunca me quiso. —Sollozó.


Por la mente de JungKook nunca se imagino algo así, nunca imagino que ese lindo muchacho haya hecho eso y lo haya cumplido porque estaba enamorado de el aun así doliera.


Los momentos qué pasó junto a él, ¿todo acaso fue falso? Las sonrisitas, los besos, los abrazos, hacer el amor y los te quiero, ¿todo fue una maldita farsa? Quería preguntarle muchas cosas pero en ese instante no podía aunque quisiera.


•••


—Se los dije, Tae.


Y la cara de Taehyung quedaría grabada en la memoria de JiMin para siempre.


No había rastro de la hermosa piel bronceada ahora siendo blanca, sus ojos abiertos como platos dejando caer el vaso de vidrio en el que traía agua provocando un desastre.


—¿Estás loco? ¡Yo tenía que decírselos, no tú! ¿Porque lo hiciste? —Preguntó asustado.


JiMin solo rodó los ojos con fastidio y dolor.


—Te estaba perdiendo ¿que querías que hiciera? Además nunca se los ibas a decir Taehyung, te conozco que hasta se te olvidó el cómo lo conociste y cuál era el propósito de esto —Le dijo con enojo —Ya no pasábamos tiempo juntos como antes solo por estar con Jeon, de nuestro noviazgo ya no existía nada, ¿acaso ya no me amas?


El pelirrojo se quedó callado. Tenía razón.


Había estado tanto tiempo con Jungkook que se le había olvidado el reto, sus sentimientos cambiaron. El amor que sentia por JiMin desapareció.


—Entonces será mejor que terminemos. —Miro hacia abajo sintiendo sus ojos cristalizarse.


El corazón de JiMin dejó de latir al escuchar aquello.


—¿Te estás escuchando acaso? El reto terminó ellos ya lo saben el ret...—fue interrumpido por Taehyung.


—Tienes razón, JiMin, me gusta Jungkook y aunque esto empezó por un reto terminó provocando algo en mi que no se compara a nada. —la primera lágrima cayó.


El rubio negándose ante la idea, el sabía que lo había perdido pero no quería darse por vencido. Su corazón no queriendo dejar ir al que fue su pareja por de cinco años. Aferrándose a él.


—¿Como puedes hacer esto? ¡No ves que me lastimas, Taehyung! ¿Donde quedaron todos estos años de relación? ¿Todo se fue a la mierda por un hombre? Por un simple reto saliste enamorándote de tu víctima. —Preguntó y río con cinismo.


—Fue sin querer solo sucedió. —habló casi susurrando.


—Eres un idiota por dejarte llevar por ese.


Y se fue dejándolo solo.


Quería salir de su casa y buscar a Jungkook para explicarle todo y que sus sentimientos eran verdaderos a pesar de que en un principio solo era un reto terminó cayendo enamorado por el dios del Olimpo. Pero no podía, Jungkook no querría verle y Somin le sacaría a patadas de su casa.


Le daría tiempo y si no venía el iría a explicarle todo aun si no le perdonaba aun si aquello le doliera muchísimo.


Nunca pensó enamorarse tan rápido de alguien, nunca pensó que su corazón le pertenecería a otra persona.


Tres dias habían pasado y no habían rastros de que Jungkook quería hablar con el, después pasaron cinco hasta que lo vio en aquel puesto de Sushi en donde el mayor huyó de él al verlo ahí. Ni siquiera le pudo alcanzar para hablar de una vez.


Así pasaron algunas semanas en donde Taehyung se estaba desesperando, el mayor huía de el cada vez que se encontraban, cada vez que intentaba hablarle le ignoraba y pasaba de largo dejándolo con un puchero y un dolor en su pecho.


Ahora se encontraba en la puerta del hogar de Jeon Jungkook dispuesto a por fin contarle todo y aceptar si no lo perdonaba.


Toco la puerta siendo este mismo quien le abrió viéndole para después querer volver a cerrarla, pero Taehyung no le dio tiempo de hacerlo cuando le abrazó.


—Perdóname, Jungkook.


—Entonces si era verdad todo. —Dijo con un nudo en su garganta sintiendo como el menor asentía aferrándose a el.


—Si, todo empezó por un reto que yo le propose a JiMin y el acepto, pero nunca me imaginé que terminaría enamorado de ti. —Confesó escuchando una risita por parte de Jeon.


—¿En serio, Taehyung? —Le dijo como si hubiera escuchado lo más gracioso de mundo.


—Si, te juro que todo fue verdad, nada de lo que dije fue mentira yo de verdad te quiero, te quiero mucho —Le miro con esperanza de que le creyera aunque sea un poco. —Y me arrepiento de no haberte dicho la verdad antes, lo iba a hacer pero se me olvidó cuando empezamos a salir más seguido enfocándome entre tú y yo, me arrepiento de haberte hecho sentir mal y Somin también, por favor perdóname —Confesó abrazándole más.


Jungkook no sabía que decir, por un lado su corazón latía rápidamente por las palabras del pelirrojo pero por otro no quería perdonarle se sentía traicionado, además...


—Lo sient...


—¿Kookie?


Hablo una chica que no era Somin detrás de la espalda de Jungkook. Logrando que el menor se separara lentamente del mayor mirándole confundido.


El azabache solo cerró fuertemente sus ojos.


—¿Quien eres y qué haces aquí? —preguntó la chica hacia Taehyung.


—¿Tú quien eres y qué haces aquí? —preguntó de regreso.


—Soy Lisa, pareja de este grandulón de aquí. —sonrió señalando a Jungkook quien le estaba mirando.


El karma es una perra dicen por ahí.


Si el corazón de Taehyung estaba roto hace ratitos por no recibir respuesta de su ser amado pues hoy estaba hecho polvo ante aquella declaración.


Confundido y sus ojos cristalizados dejando ver el dolor que aquello provocó miro hacia Jungkook y luego a Lisa para luego dar un paso hacia atrás.


—Claro entiendo. —Sonrió forzosamente y se dio la vuelta para salir lo más rápido posible de ahí.


Se había disculpado y aceptado la verdad más no imagino aquello. Sin dudas el mundo estaba lleno de sorpresas.


Todo empezó en un reto, se enamoró de su ligue como nunca, dejó a su novio y terminó con el corazón roto. Un aplauso por favor.


Cuando estuvo lo más alejado posible de aquella casa las primeras lágrimas empezaron a salir recorriendo sus mejillas rojizas el dolorcito en su pecho se hizo más intenso que antes y llevándose miradas de las personas que iban caminando aunque poco le importo.


Le mentiste al chico que te gusta ¿y tú que pensabas taecito? Que también no tendría alguna sorpresa por ahí, rio amargadamente. Que cosas trae la vida.


—¿porque diablos dijiste eso? Lisa —pregunto enfadado.


—¿Que? ¿Y ahora que traes? Pensé que era tu amigo no creo que se marcharía, oye lo siento —le dijo cuando le vio desesperadamente buscando no-se-que.


—El no es mi amigo, es mi chico—Le confesó.


La de cabello corto supo entonces que la había cagado. Ay diosito socórreme, rogó.


—¿donde están mis llaves? —buscó desesperado.


La de pelo corto se dirigió a la habitación del mayor y a los segundos bajo y se las entregó. Sin decir adiós Jungkook salió en busca de Taehyung desesperado.


—Ay diosito solo espero y no la haya cagado bien feo porque sino Kook me amenaza con decirle a Nini y desaparezco de este mundo. —Junto sus manos a su pecho.


Por otro lado Taehyung estaba a punto de entrar a su casa sin darse cuenta del auto que venía a toda velocidad frenando rápidamente provocando un chillido por las llantas. Tan perdido en sus pensamientos estaba solo con ganas de llegar a su habitación poner el titanic, comer helado para siempre y seguir llorando.


Hasta que siente que le jalan el brazo chocando con un fuerte pecho y unos brazos rodeándole, han conocido para el. Deja de respirar unos momentos por la impresión.


—Ella no es mi novia, ni nada por el estilo solo es mi amiga, Tae. —Le dijo escondiendo su rostro en el cuello del más bajo escuchando los sollozos del contrario.


El menor no sabía que decir, no podía reprocharle nada porque el había hecho algo peor.


—Por favor deja de llorar, belleza. —Le tomó de las mejillas para quitar las lágrimas que salían de sus bellos ojos —Perdón.


—El que debe de pedir perdón soy yo no tú, Jungkook yo te juro que te amo, nunca mentí sobre mis sentimientos hacia ti, ningún “Te quiero” fue mentira. Lo siento por no decirte todo desde el principio —Le miro con sus ojitos cristalizados.


Aquellas palabras provocaron una emoción en el mayor inexplicable.


—Te perdonó, belleza porque también te quiero —Sonrió sintiendo como Taehyung le abrazó como un koala.


Sintió pequeñas lágrimas en su cuello y hombro y los pequeños sollozos del menor.


—Mi amor no llores. —colocó sus manos en los muslos contrarios para sostenerlo entre sus brazos.


El menor solo negó en su cuello mientras acariciaba la nuca de JungKook y enrollaba sus piernas en la cintura del mayor.


—Perdóname, koo.


—Está bien, te perdono, belleza —le abrazó más fuerte sin llegar a lastimarlo.


Después de aquella reconciliación y teniendo de expectantes a los chismosos de la ciudad por el modo en qué Jungkook había llegado, sellaron con un lindo beso.


Ese fue el comienzo de seis maravillosos años de relación en donde románticamente Jeon Jungkook le pidió matrimonio a Taehyung siendo obviamente la respuesta un emocionante “¡Si acepto!”.


Si se pregunta qué pasó con JiMin pues el pelirrojo no supo de él solo que lo odiaba por haberlo dejado.


Así fue como rete a mi ex novio para ligarnos al dios del Olimpo y a la Barbie, al final resulte enamoradisimo y felizmente casado.



Fin.

22 января 2021 г. 20:05:01 2 Отчет Добавить Подписаться
18
Конец

Об авторе

𝐉 🦋 Cuenta en Wattpad: @rubyjjosh

Прокомментируйте

Отправить!
Kim Merari Kim Merari
ay:( pobre mimi, espero que haya encontrado a alguien
Luis Vaca Luis Vaca
buena historia
~