arutwt Aru TwT

Dicen que existe un lugar... Un lugar en donde puede ver e interactuar con alguien que ya ha muerto. -¿Que? Todos sabemos que eso solo es una leyenda... ¿Lo consideras así? ¿Y si te dijera que algunas leyendas son verdaderas? ¿Hasta qué punto estas dispuesto a llegar, solo para poder despedirte de alguien? ¿Estás dispuesto a pagar el precio?


Фанфик 13+.

#paranormal #yaoi #chicoxchico #bts #jungkook #vkook #taekook #taehyung #258 #leyendas
Короткий рассказ
0
502 ПРОСМОТРОВ
Завершено
reading time
AA Поделиться

UNICO

A pasado un año desde tu muerte... creo que no puedo olvidarte tan fácil...

Fuiste la primera persona en tocar mi corazón. Fuiste la primera en hacerme pensar en el amor... también la primera en hacerme pedazos con una simple palabra dicha de terciarios... tu nombre junto el verbo que marca defunción.

No mentiré, me he pasado noches enteras sin dormir, solo por ver aquellas fotografías tomadas con tu cámara instantánea, aquellos videos de nuestras vacaciones en la isla de Jeju, Daegu o Busan, aquellos videos que no fueron grabados para algo especial, solo un simple recuerdo mutuo o una simple broma, incluso el simple hecho de ver dormido al otro, las veces que fuimos al barrio de Itaewon; y los miles de restaurantes y bares los cuales fueron testigos de nuestro romance.

Lo que más me ha dolido hasta el momento, fue ver de nuevo el video de mi cumpleaños número veintidós. Me escribiste una canción, tocabas el piano con manos temblorosas y relamías a cada segundo tus labios... dijiste que era un ritmo pasado de moda y que en si esto no tenía una letra bien hecha... y aun sabiendo eso, no pude evitar alegrarme cual niño pequeño. Lograste controlar tus nervios y cantarme con una voz completamente fresca...

Nunca te lo dije, fui un estúpido al no decirte por qué ame la canción. Ese día cantaste una canción con un ritmo pasado de moda, con una letra mal estructurada, con manos temblorosas y sudadas, pero la canción estaba llena de completa sinceridad y la cual fue capaz de trasmitir los sentimientos que tratabas de decir.

Estoy envidioso del yo de aquellos videos... porque te extraño demasiado y no puedo dejar de llorar por no tenerte a mi lado.

No puedo dejar de tener envidia de él, llore y reí como nunca a tu lado... y eso es algo que hoy en día no puedo hacer, al menos no si estoy sobrio.

Hace poco retome las clases en la universidad, sé muy bien que de estar tu aquí. No dejarías de decirme que es malo faltar tanto... que apague la computadora y me ponga a estudiar... sé que de estar tu aquí, posiblemente yo habría dejado de ser un tonto.

Siento que me he quedado estancado en un frio camino tratando de buscarte en las calles de esta gran ciudad, mi mente sabe muy bien que eso es imposible, pero mi terquedad y estupidez han sido más grandes, pues no he dejado de verte...

Actualmente, en mi nueva clase de literatura, hay también un fósil como yo en la escuela. Su nombre es Choi Minho, es alguien enérgico pero a la vez serio, dependiendo el tema de la conversación. El al igual que yo, ha perdido a alguien importante...

Compartimos ese mismo pensamiento de perdida. Solo que yo... perdí al amor de mi vida... mientras que el perdió a su mejor amigo...

Me ha contado una vieja leyenda la cual he podido confirmar con algunos otros conocidos... dicen que a las afueras de la ciudad, existe un bosque en el cual algunas personas afirman haber hablado con personas que ya no están en esta vida.

Suena ridículo ¿no? algo demasiado descabellado y digno de alguien que debería estar en un manicomio.

Pero por más estúpido y ridículo que suene... Apenas hoy reuní valor para ir... Sé que es una leyenda y que tú mismo estarías haciéndome burla por creer en eso... Pero si es una realidad, entonces al menos puedo despedirme de ti... si eso es verdad, entonces puedo dedicarte un último adiós.

Siguiendo las instrucciones dadas, tengo que llevar una linterna, tu prenda favorita, algo lo cual conserve tu aroma o tu perfume favorito, una foto tuya y algo que hayamos compartido.

Tome el autobús que me dejaría por esa ruta cercana, desde la parada hasta el bosque solo serían treinta minutos de camino... al menos mientras hago eso, podre reflexionar sobre lo que estoy haciendo

Mientras mi mirada se centra en la ventana que muestra el exterior, mi mente no deja de divagar entre recuerdos amargos... llore y reí contigo de la mejor manera... quisiera que esos momento fueran eternos y no algo pasajero como lo fue en ese tiempo.

- Tae... ya te dije que solo debes pedirme que apague la computadora. No la desconectes así, dañaras algo del PC - hable con un tono molesto y frustrado pues estaba en una partida importante a este punto.

- Te he estado llamando a comer como cinco veces, tus amigos podrán espera... además, tienes examen dentro de dos días, y sé que las matemáticas no son tu fuerte - hablo con autoridad mientras se acercaba a mí y me abrazabas por el cuello dando leves caricias a mi pecho.

- Igual... No quiero que el PC se llegue a dañar - dije relajándome ante sus caricias.

- ¿Prefieres el PC o me prefieres a mí? sabes... si pasa el examen, tal vez podamos jugar... Pero en la habitación y sin controles... - hablo con un tono aterciopelado y muy cerca de mi oído, cosa que causo que los bellos de mi cuerpo se erizaran.

- ¿El examen? - pregunte mientras lleve mis manos a su mejilla - entonces... tengo que ponerme a estudiar, quiero patearle el trasero a mi novio en una partida de COD - mostré una sonrisa de oreja a oreja e importándome poco el ordenador solo me dedique a salir tomando la mano de mi pareja.

Si tan solo lo hubiera disfrutado más, tal vez debí dejar de ser como un chiquillo y preocuparme más por ti...

- Kookie, debes de ir lento... Ni siquiera estas bebiendo bien - reprocho mi contrario mientras tomaba la botella de color verde. Su palma cubría la etiqueta de esta y su mano sobrante empujaba hacia arriba el embacé para verterlo en mi pequeño baso - debes cubrir la etiqueta, y servir hasta la mitad, no llenarlo...

- Pero así es muy tardado...

- No importa, esto es básico, así le sirves correctamente a alguien - suspiro y me miro de manera divertida después de servir ambos vasos - luego te girar a un lado y bebes - hablo para posteriormente hacer las acciones que había dicho.

- Te ves tan lindo cuando estas enseñándome en esto... - hable con una sonrisa de tonto enamorado al ver su perfecto perfil.

- Cállate... terminemos de comer - hablo mi contrario con un notorio sonrojo en sus mejillas, se veía tan lindo así.

Por favor, quiero volver a flotar entre todas esas fantasías, regresar el tiempo y disfrutar de nuevo cada uno de esos momentos que siguen presentes en mi cabeza.

Deseo volver a cuando dejabas un beso en mi frente pues me había quedado dormido en la sala esperando tu regreso y como si aún fuese un niño pequeño, mágicamente aparecía en la cama y entre tus brazos.

La grave y apagada voz del chofer avisa sobre la estación en donde debo bajar. Tome mi mochila y después de agradecer, baje del autobús. Treinta minutos a pie no será cansado...

Suspire sintiendo algo de frio, a estábamos en épocas de invierno por lo cual no era extraño que el clima estuviera helado, pero en esta área, en este lugar este clima gélido es un más fuerte.

Mientras emprendía el camino a aquel lugar, el frio aumentaba y ya me causaba barios escalofríos. Solo me quedo refugiarme en la calidez de mis recuerdos...

- Jeon... te dije que sacaras la basura - hablo mi mayor una vez entro a la habitación. No me había girado a verlo, tenía un buen ángulo para dispararle a mi contrincante.

- Hola amor... Si, termino esta partida y saco la basura... espera.. ¿Saliste temprano hoy? - Dispare y logre el tiro deseado en ese momento.

- Amor... son las seis de la tarde...

- Oh... debes estar bromeando, apenas te fuiste - deje el mando de la consola y me levante sintiendo un dolor en mi cintura - ah.... - solté un leve jadeo y solo me dirigí a la ventana, abriendo las cortinas y ver que en efecto, ya estaba atardeciendo - Joder...

- Vamos, saca la basura y ayúdame...

Suspire de manera pesada viendo como mi aliento salía como humo de cigarrillo desde mi boca. Hace tanto frio... tanto que incluso llego a recordar más cosas de antes de ser pareja...

Cuando nos escondíamos en el ático de mis padres y pintábamos las paredes. Recuerdo que llevamos un sillón viejo a ese lugar y lo acomodamos para que fuera nuestro escape de la sociedad...

- Ta-eh-yun - deletree el nombre de mi mayor y cuando este giro para verme, yo le lance un poco de pintura haciendo una línea azul en su ropa - perdón te faltaba algo de color - hable entre risas al ver su ceño fruncido.

- Ah... Jungkook - no tarde en sentir como algo frio impactaba mi rostro, siendo esta la pintura amarilla la cual el tenia - Eres malo hyun - reproche y entre risas, insultos afectuosos y uno que otro grito, terminamos por pintar el lugar.

Si tan solo pudiéramos regresar a aquel lugar... así tu estarías respirando como yo... estarías a mi lado...

Después de unos minutos llegue al bosque, simplemente me parece tenebroso. Mis manos sudan y no puedo dejar de pensar en que seguro no saldré con vida de este lugar... no es el típico bosque de pinos o de árboles los cuales hacen un ambiente negro y pesado, es un bosque con de cerezos y hay uno que otro árbol que desconozco entre todo el lugar. No parece aterrador, solo que... no me da buena espina este lugar.

Suspire de manera pesada y apretando mis puños hasta dejar mis nudillos blancos, me forcé a caminar hacia adelante y adentrarme en el lugar. Camine en línea recta hasta que sentí como el frio del lugar se disipaba y sentía una extraña calidez. Me senté bajo uno de los árboles de cerezo y comencé a sacar las cosas. Las deje colgadas en una de las ramas y suspire.

- Dijeron que solo debía hacer eso... - susurre mientras veía las cosas en el las ramas - esperar unas horas y él debe aparecer...

Mi voz salió de cierta manera apagada. Solo me senté de nuevo y me dispuse a esperar, cayendo dormido en el proceso.

Escuche la puerta del apartamento ser tocada. Abrí pues después de mucho tiempo, logre terminar mis actividades antes del regreso de mi mayor. Pero al abrir solo me tope a un hombre con un folder en manos

- ¿Usted es Jeon Jungkook? - hablo luego de mostrar su identificación y placa de policía.

-Sí, ¿pasa algo oficial? - mi mente comenzó a pensar en lo peor...

-Lamento informarle que... Kim Taehyung... falleció esta tarde durante su trabajo en la constructora hubo un problema con una de las bases que lo mantenían en el aire y la altura de la caída fue fatal para él... murió en camino al hospital.

Hablo el oficial a lo cual yo negué repetidas veces en un intento de convencerme, porque seguramente Taehyung me estaba jugando una broma.

Desperté después de sentir una brisa en mis mejillas lo cual me hizo estornudar. Al abrir los ojos y que estos se acostumbrasen a la luz, mire a mi alrededor y no encontré las cosas que había traído, y mi mochila parecía haber sido saqueada.

- Ah...Dios... - toque mis mejillas y estas estaban con un leve camino de lágrimas. Me levante y limpie mis ropas - bien... perdí lo último que me recordaba a ti..

- Dormiste mucho amor... - y en ese momento tu voz me erizo la piel. Gire sobre mi eje y di con tu rostro tal y como lo recordaba.

No puedo creer que sea verdad esta leyenda...

Por reflejo te abracé sintiendo tu calor. Sonreí y solté mas lagrimas importándome poco que me miraras de manera extraña.

- Tae... creí... que te había perdido - hable con la voz completamente destrozada, no creía lo que mis ojos veían. Tú en verdad estabas ahí...

- Ah, lamento haberte asustado... - tu voz salió con total sutileza y calma cual padre en busca de tranquilizar el miedo de su hijo; tras una pesadilla.

Lloré, después de mucho tiempo volví a llorar en brazos de alguien... volví a llorar pero sintiéndome protegido por tus brazos.

Esa comodidad la cual creí haber perdido estaba de regreso en mí. En nosotros juntos... nosotros dos contra el mundo, como nos lo habíamos prometido hace años.

Claro, como lo prometimos... entre besos inocentes y sorbos largos de aquel alcohol que habíamos robado del mini bar de mi padre.

- Jeon... ¿dónde estamos? - tu voz termino por sacarme de mi transe.

- Ah... solo es el bosque a las afueras de la ciudad - respondí con cierto desinterés. Pero algunas palabras de mis conocidos; comenzaron a resonar en mi cabeza.

No podía dejar que salieras del bosque... si lo hacías, entonces dejarías de existir.

-Pues vamos a casa amor - hablaste y negué rápidamente.

- No podemos Tete... están arreglando el departamento - me excuse rápidamente y sonreí.

- ¿Remodelando lo?

- Si amor... hubo un pequeño problema con las tubería y pues bueno... tengo que ir a arreglarlo

Suspire levemente y sonreí cuando tu semblante volvió a relajarse.

- Un amigo tiene una cabaña aquí. Podremos quedarnos ya que estas de vacaciones... pero yo tengo que volver a casa para asegurarme de que todo quede bien

Sólo sonreíste y yo pude suspirar con tranquilidad para poder guiarte hasta la cabaña. Que bien era una mentira sobre aquel amigo, pero al menos la cabaña si era existente.

No creí volver a sonreír así, volver a sentir esa sensación cálida en mi cuerpo.

Lo sé... se a la perfección que estar contigo es volver a la vida, para mí. Eres lo que necesito para poder seguir.

La noche ya había caído y nos encontramos en aquella cabaña, la chimenea encendida y gracias a que había puesto provisiones, no teníamos problemas por la comida.

La noche paso rápido. Apenas en sueño me atacó, los rayos del sol ya a habían colado por la ventana.

Suspire y bese tu frente sintiendo un leve sabor a hojas en mis labios

- Amor... tengo que irme... -hablé de manera somnolienta. Si no fuera por la escuela, en verdad no saldría de aquel bosque.

- Cinco minutos más... - aquel tono ronco que llegabas a soltar en las mañanas me terminó por dar un golpe de realidad.

Estabas ahí ¿no? En verdad estabas de regreso... y estábamos juntos...

Sonreí al acariciar tu mejilla y sentir la suavidad de esta.

- Ve... pero no te demores... - agregaste y me soltaste con suavidad. No me resistí a besar tus labios sintiendo de nueva cuenta el sabor a hojas en estos.

- Descansa Hyung... - susurre y me levante con cuidado para así poder tomar sólo mi dinero y abrigo. Salí de la cabaña y camine sobre mis pasos pasa poder ir de nuevo a la ciudad.

Estas en la cabaña... y estas esperando por mí... eso me hace demasiado feliz.

Tomando aquella ruta de regreso, subí al autobús y me dirigí de nuevo a la cuidad.

Al diablo las clases, yo necesitaba una manera de poder sacarte de ahí y que regresaras a casa conmigo.

Al llegar a la escuela, sólo fui a mi salón y me senté al lado de Minho.

-Es real... lo que dijiste es real... Tae está en el bosque...está vivo - hablé con total euforia y alegría en mi tono y seguramente una sonrisa grande en mi rostro.

- Jeon... tú de verdad...ah... mierda - escuche el reclamo de mi mayor y yo sólo arque una ceja - está bien, lo extrañas, pero no debiste hacer eso... a veces sólo es mejor aceptar que murió - agregó, a lo cual no dude en fruncir el ceño.

- No, él está conmigo... esta feliz y tranquilo, nunca se fue, él nunca se fue - dije procurando un tono tranquilo ante lo dicho. En realidad estaba enojado.

- ¿De qué te sirve tenerlo ahí? No puede salir del bosque. Si lo hace, desaparecerá - reclamo Minho, Suspire y sólo talle mi rostro.

- Necesito una manera para sacarlo...

- No la hay, sólo puedes verlo en el bosque. Que no se te ocurra otra estupidez. No conozco nada más acerca de la leyenda... pero tal vez podrías ir a ver a alguna shaman - agregó y asentí.

Sólo tenía que a hacer eso... hablar con alguien que supiera del tema y tratar de encontrar una solución.

- Ah... se supone que ese bosque es una abertura entre la vida y la muerte.... pero no puedo confiar en ello. He practicado todo tipo de magia y e conmovido con diferentes seres - hablo la anciana a la cual había contratado para obtener más información de dicho lugar - pero debes alejarte de él, niño, por mucho que el bosque suene prometedor, es sólo una farsa.

- ¿Por qué lo dice?

- Las personas pueden ser idénticas... pero no lo son... nada en ese lugar lo es....

Después de aquellas palabras sólo me resto por salir del lugar. Tremenda farsa... farsa la que ella imparte, yo sé que tu estas en la cabaña y que eres real y nunca me harías daño....

Pero, los días pasaron, ya no era tan fácil ocultarte por qué no debías salir. Tome mis cosas y realice la salida rutina diaria para ir a la casa. Era cansado esto... la fatiga en mi cuerpo era cada vez más grande.

Al llegar a casa, sólo me recosté en el sofá de la sala, mi teléfono seguía repleto de ese millón de recuerdos que ambos compartimos. Así que empecé a ver aquellos recuerdos...

Mi mente divagaba en todos estos recuerdos, añoraba el poder sacarte de ese bosque, ir a Itaewon y poder disfrutar una deliciosa comida y beber hasta perder la memoria.

A mi rutina se le agregó el tener que ver tus fotos mientras mi cuerpo descansa en el sofá. Pero conforme las veo, hay algo extraño en ellas...

El color en algunas memorias a comenzando a desaparecer. No sé qué es lo que pasa, simplemente veo nuestras fotografías y estas ya no tienen esos vivos colores de antes. Tus cabellos castaños han cambiado a un gris, tus mejillas acaneladas y de vez en cuando ruborizadas, ahora solo tiene un color gris pálido... ese efecto solo pasa contigo...

Mientras eso ocurre con tus fotos, cada que voy al bosque tú estás más vivo que antes. Al menos puedo disfrutar ese actuar tan hermoso de ti.

Pero mi cuerpo se siente más pesado cada vez. Siento como un malestar me invade y me apaga las energías. De nueva cuenta he decidido ir con una shaman. Hubiera sido fácil de no ser, porque aquella anciana sólo me dio más dudas que respuestas.

- El bosque, para poder crear una imagen tan viva, se alimenta de todo recuerdo o contacto que hayas tenido con él, esto para poder hacerlo exactamente igual a lo que él fue... pero para poder impulsar eso, roba las energías vitales de todo ser que este entre sus frondosos cerezos, si sigues yendo a verlo, solo harás que tu salud decaiga y llegaras a un punto en donde tú, ni siquiera podrás moverte... - hablo la ansiaba frente a mí. ¿Cree que soy idiota? Pensé y solo pague el dinero acordado.

- Gracias... - murmure y sólo salí de aquel lugar.

Claro, tú eres algo maldito y que me llevará a la destrucción. Que buena broma.

Regrese al bosque y apenas te vi, me lance a tus brazos y te abrace con cierta fuerza, tanta que casi consigo sacarte el aire.

- Oye tranquilo, no me fui a ningún lado - hablaste con leve dificultad gracias a mi agarre.

- Te extrañe, idiota... - murmure con un leve puchero en los labios, el cual a los pocos segundos fue disuelto por tus labios chocando con los míos. Ese sabor a hojas seguía en tus labios, pero como todas las veces, no le preste atención.

Al separarnos pude notar una pequeña mesa llena de comida recién hecha, mi estómago rugió al ver aquella exquisitez en los platos.

- ¿Prepárate todo esto tu solo? - cuestione con la ceja alzada y con notable incredibilidad en mi tono.

- Claro, ¿no me crees capaz? - respondiste y negué. Apenas me senté a la mesa, no dude en empezar a comer.

Bueno, las cosas no cambian después de morir supongo, sigues teniendo un sazón horrible y una comida algo cruda y dura.

Sonreí ladino al verte comer tan tranquilo, asi que calme mi semblante y solo seguí ingiriendo los alimentos.

Los días avanzaron rápido, tanto que he perdido la noción de ellos, y con cada uno el pesar en mi cuerpo sólo incrementa, sí que duele y este sentimiento de inutilidad se mantiene en mí. Pero bueno, prefiero ser yo quien padezca a tener que perderte de nuevo.

No he salido de la cama, literalmente dormir, comer, defecar y respirar se han vuelto mis únicas actividades. Agradezco que me cuides en este tiempo ya que no soy capaz de hacerlo yo mismo.

- Dormiré un poco... apenas despierte, voy a ayudarte con el que hacer - hable con una voz somnolienta, producto de mi cansancio extremo.

- Descansa el tiempo que quieras, estaré aquí cuando despierte amor - respondiste con total calma que solo me quedo por caer dormido.

Últimamente no había soñado nada, pero esta vez las advertencias de la anciana me han resonado en la cabeza, tal vez si hice mal al haberte traído de regreso.

Ciento un horrible frio envolver mi cuerpo y casi dejarme sin aire, al abrir los ojos mi mente esta tan confundida por el lugar en donde estoy. Giro mi cabeza para poder ver por la ventana, valla sorpresa cuando logro verte por esta.

Hay pequeños indicios de que ha llovido, me es raro que salgas mientras las pequeñas gotas empapan la ventana. Presto más atención a tus movimientos y logro ver que sacas algo de entre el lodo...

Ahora que lo pienso, en este bosque, nunca he escuchado a un solo pájaro o visto a algún insecto. Si no hay animales pequeños, mucho menos hay cerdos o algo para cazar, tampoco he visto lagos o algo para pescar.

Veo cómo te alejas del lodo con un canasto lleno de este. Relamo mis labios y siento ese sabor a tierra en mi lengua.

Niego con la cabeza y me reincorporó en mi asiento. Tal vez tenga que ir por comida.

Me levanto con pesadez y me en camino a la salida de la cabaña. Tomó mi abrigo y me coloco los zapatos.

La puerta se abre, tus pantalones, zapatos y las mangas de tu camisa están llenas de lodo y hojas

- ¿Pasa algo amor? ¿a dónde vas? - preguntas con aquel tono gentil.

- Olvide algo en casa... sólo iré por eso y regresare - bese tu frente. Ese sabor a tierra ahora es más presente.

- Está bien, por favor no tardes

Sonreí levemente y termine por salir de la cabaña. Mantuve mi camino aunque fue obvio que tropecé en varios casos.

Al subir al autobús sólo caí dormido. Desperté una vez llegamos a Seúl. Tenía que hablar con aquella shaman y tener mejor información del lugar.

Mi cuerpo pesaba ante cada paso, movimiento e incluso respirar se había vuelto un logro. Se supone que mis fuerzas regresarían una vez yo saliera del bosque. ¿Por qué me siento peor?

Me dirigí primero a casa, al llegar la puerta estaba llena de correspondencia. Tome aquellos papeles que en general eran recibos de luz y agua.

Entre a la casa y deje todo en la mesa. Pase al baño para poder ducharme, pero al ver mi reflejo en el espejo, no pude siquiera reconocerme.

¿Cuánto tiempo había pasado? Podía jurar que a lo mucho sólo llevaba una semana y media.

Los labios de mi boca estaban agrietados, en mi barbilla y por debajo de mi nariz, ya se podía ver una capa de barba y bigote no muy gruesa pero daba un aire desaliñado a mi rostro, también por el hecho de que en esta, había hojas, lodo y una que otra rama atrapada en esos vellos faciales.

Me deshice de mi ropa, esta estaba igual llena de lodo y hojas secas. Puedo jurar que nunca antes me había ensuciado tanto. De todas las veces que había ido al bosque, esta es la primera vez en donde regreso tan sucio.

Después de bañarme, rasurarme y arreglar mi aspecto a uno más presenciable y aceptable. Termine por alistar mi mochila con suministros para una semana, tiempo en el que al menos podría estar relajado.

Salí de la casa y me dirigí al local de aquella anciana. Apenas entre, escuche mi nombre salir de sus labios. Como siempre iniciamos con cosas sobrenaturales.

- Oh querido, ¿cuánto tiempo te has perdido? tu aspecto a caído por completo - hablo apenas me senté frente a ella.

- ¿Acaso me espía o algo por el estilo? - cuestione y solté un leve suspiró.

- Querido, no necesito espiarte para saber que fuiste a ese bosque. Y a juzgar por tu apariencia, apenas regresas de ahí - hablo la contraria a lo cual sólo me quedo bajar la cabeza - no puedes quedarte más tiempo en ese lugar. Tu no perteneces ahí, ese lugar es sólo para aquellos que están listos para perderse a sí mismos y morir.

- Lo amo... ya lo perdí una vez... no lo haré de nuevo - respondí con la voz un tanto apagada.

- Eres demasiado ciego para notarlo. Pero esto sólo terminara por matarte, y para colmo de males... si mueres ahí, tu alma no podrá escapar del bosque.

Sólo me quedo suspirar y tallar mi rostro con desesperación ante lo dicho.

- Sé que tal vez escucharme en estos momentos es lo peor que puedes hacer. Pero si en verdad lo amas... tienes que dejarlo descansar... ese ser que tú ves, no es real... sólo es una ilusión.

- Pero.... es igual a él... lo amo - murmure.

Escuche a la anciana suspirar, esta se levantó y entro por la puerta detrás de ella. Solo me quede estático en mi lugar, como si algo me retuviera. A los pocos minutos ella regreso, en sus manos tenía un tazón al desborde de comida, dejo esto delante mío y regreso al lugar, para solo traer una tetera y dos tasas para el té.

- Tú aspecto, me demuestra que no has comido algo decente en este tiempo, por favor come - hablo una vez se sentó delante mío.

- En realidad he comido bien, como no he sido capaz de levantarme de la cama, entonces él se encarga de ello - respondí con un tono más relajado, aun así no me negué a ingerir los alimentos.

- Seguro te alimenta con lodo, hojas, alguna carne podrida y agua estancada, estás tan enganchado a él que ni siquiera puedes distinguir basura de comida - hablo la anciana la cual comenzó a servir el té.

Suspire levemente y solo me dispuse a comer hasta terminar. Deje el plato vacío en la mesa y tome la tasa de té que la mayor me extendía. Al tenerlo entre las manos no dude en darle un sorbo, aquel líquido tibio y amargo término pasando por mi garganta hasta mi estómago. Cuando estaba por bajar la tasa, la mano de la mayor, empujando la tasa hacia arriba, me impidió bajarla y termine por beber el líquido en ese mismo momento.

- Bien, sé que es difícil de tomar y más por el sabor, pero este té tiene suficientes vitaminas como para que tengas mayor fuerza en el cuerpo - menciono la mayor a lo cual solo relamí mis labios y aclare mi voz.

- Entiendo - respondí sin más - no digo que lo hare, pero... si decido terminar con esto, ¿cómo puedo acabarlo?

- Como tal él ya está muerto. Y lo único que puedes hacer es matarlo de nuevo... solo así esto terminara - respondí la mayor a lo cual asentí.

- Muchas gracias por esto...

Hable para después levantarme y sacar algo de dinero, deje este en la mesa y después de hacer una reverencia, solo termine por salir del lugar.

Si, supongo que lo mejor es dejar que descanses... estoy siendo demasiado egoísta al mantenerte aquí conmigo. Y me temo que mi egoísmo es tan grande... que terminare privando a los demás de mí.

Termine por volver a casa y sacar las provisiones, tome una cuerda, un cuchillo de cocina y una de nuestras fotografías. Llame a Minho, pero al instante colgué, se a la perfección que el estará demasiado nervioso que terminara por venir a la casa.

Deje la puerta abierta y una nota pegada en la alacena. Salí de casa y recorrí ese mismo trayecto para ir al bosque, por primera vez después de todas las veces en las cuales había ido, esta vez no siento frio.

Al llegar a la cabaña, solo hice lo que debía hacer. Supongo que apuñalarte por la espalda es un acto muy cobarde de mi parte, pero eso siempre he sido... un cobarde.

Apuñalada tras apuñalada, solo escucho tus quejidos pidiendo que me detenga, no hago caso y solo me detengo hasta que has dejado de moverte, hasta que veo como tu piel acanelada se ha vuelto obscura y de ella hay pequeños tonos cafés y verdes. ¿Fuiste lodo todo este tiempo?

- Lo lamento... - murmure y talle mi rostro, lo que antes veía como sangre ahora solo era lodo. En verdad que he vivido engañado.

Me suelto a llorar en ese mismo punto mientras lo que antes era tu cadáver, ahora solo es un cumulo de lodo y hojas.

Quizás sólo me extraño a mí, lo que un día fui, y lo que nunca volveré a ser. Seguramente, eso es lo que me ha llevado a cometer esta locura.

"Lamento haber sido un pésimo amigo, mis padres seguro estarán decepcionados de esto. Lamento todo, pero me temo que no puedo seguir viviendo sin la persona que fue capaz de mostrarme tanto el cielo como el infierno. Atentamente: Jeon Jungkook. "

17 мая 2021 г. 8:28:02 0 Отчет Добавить Подписаться
0
Конец

Об авторе

Aru TwT ★ 彡 ᴛᴜs ᴄᴏᴍɪᴇɴᴢᴏs sᴇʀáɴ ʜᴜᴍɪʟᴅᴇs, ᴘᴇʀᴏ ᴛᴇ ᴀsᴇɢᴜʀᴏ ǫᴜᴇ ᴛᴜ ғᴜᴛᴜʀᴏ sᴇʀá ᴘʀósᴘᴇʀᴏ. 彡 ★ Llamame como gustes mientras no sean insultos. Todas mis historias las puedes encontrar en Wattpad igual, en mencionada plataforma aparezco como "TakaTwT" Soy alguien muy centrada en la ciencia ficcion o fantasia. En los universos alternativos y/o crear historias originales. Pero no se sorprendan si ven algo cliché, igual puede llegar a surgir.

Прокомментируйте

Отправить!
Нет комментариев. Будьте первым!
~

Похожие истории