myokiru r. myokiru

La vida de TaeHyung era como un tablero de ajedrez, tan estructurada que nunca falló en sus decisiones, pero la llegada de Kim JungKook aturdirá sus movimientos y traerá consigo un pasado que creía olvidado. ¿Qué será más importante para estos hermanos? ¿El presente o el pasado? Nota: La historia es de mi completa creación. No se aceptan copias ni adaptaciones. Todos los derechos reservados. Contiene escenas y sexo explícito. Leer bajo precaución. Antiguamente publicada en Wattpad. ©


Саспенс 21+.

#jungkook #bts #taekook #taehyung #vkook
183
4.9k ПРОСМОТРОВ
В процессе - Новая глава Every week
reading time
AA Поделиться

Preludio

¿A qué le temes exactamente?


J-James no... No te detengas.

— ¿Te gusta, Lorraine? ¿Te gusta como te estoy follando ahora?


Taehyung leía su libro de literatura mientras escuchaba los gemidos de sus padres desde el otro lado de la habitación. Tenía esa sonrisa maliciosa, esos ojos que se concentraban en las letras del aquel trozo de papel a medida que sus oídos estaban deleitándose con esa melodía tan placentera y a la vez retorcida.


El reloj marcaba las once de la noche. Taehyung ya debería estar durmiendo, pero siempre estaba despierto. A sus nueve años sabía exactamente lo que sus padres estaban haciendo, lo había presenciado otras veces. Espió en la habitación de ambos cuando apenas rozaba los seis y vio como su madre montaba a su padre, aunque al principio creía que era un juego de niños, y día siguiente la mujer reflejaba un aire tan cálido y lleno de felicidad. Por más veces que escuchaba esos gemidos, no entendía porqué después su madre estaba tan de buen humor.


Hasta un día.


Taehyung es un niño independiente, inteligente, autosuficiente y puede tomar decisiones realistas a pesar de su edad, ¿maravilloso no? decía su padre cuando lo presentaba a sus colegas. Era increíble como Taehyung realizaba las tareas que no le correspondían y aun así él pensaba que sí. Había madurado tan rápido que ni notó el cambio. Curioso de si mismo. Muchas veces intentó cometer los mismos actos que una persona mayor, pero algo en el fondo le decía que no debía volver a hacerlo. No podía dejar de provocarle una sensación inexplicable y una curiosidad enorme ante esa loca idea suya.


Su cuerpo era un misterio. Tocarse llegó a ser una necesidad a medida crecía o maduraba, una de dos. Caía para su imaginación todo lo que venía después, cada movimiento que sus padres realizaban en la noche, cada acción que dejaba un suspiro ahogado en el camino, cada meneo rodeándose de calor y cada imagen que su mente recordaba de las expiaciones.


La curiosidad era tan peligrosa para sus ojos hambrientos. El agua caliente ardía por sus brazos, deslizándose por sus piernas a sus tobillos, rozándolo en sus partes más recónditas, llenándolo del pecado anhelado. Tocaba el cielo, afirmándose en las paredes del baño como si supiera lo que estaba haciendo y lo dominaba unos segundos, cuando creía tener el control de lo que hacía.


Llegaba la madrugada y la mujer llevaba esa misma expresión de felicidad mientras le preparaba el desayuno. Taehyung se esperaba esa expresión, porque él también la tenía.


La señora Kim depositó un tierno y casto beso en la frente de su único hijo mientras le entregaba su almuerzo.


— La directora llamó —Taehyung alzó su rostro, ocultando su curiosidad y miedo. La señora Kim le sonrío y soltó una pequeña risa para luego añadir: —, dijo que tus calificaciones de verdad le asombran y quiere que vayas a competir con alumnos de otras escuelas.


— Dile que no estoy interesado en esas cosas —murmuró.


Molesto, pensó él.


— Está bien. Le diré, aunque creo que sería bueno para ti —dijo, sonriendo. Taehyung asintió.


Creía que la escuela era una distracción para alguien como él, pero prefería guardar silencio y confiar en las decisiones de su madre para socializar, aunque no funcionara del todo. No habían sorpresas ni movimientos innecesarios en su vida, Taehyung repetía sus acciones al terminar el día y así cerraba el ciclo para continuarlo.


Hasta que pasaron tres meses.


3 de enero. Su cumpleaños ya había pasado. La señora Kim se encargó de hacer la mejor fiesta mientras que el señor Kim se ausentaba otro año. Todo iba bien, o así parecía. Era un día domingo, el día en que visitaría a Yoongi como todas las otras veces. Se encontró con sus padres sentados en la mesa y con una expresión totalmente seria al bajar las escaleras y fue entonces cuando el señor Kim le hizo una señal para que se acercase.


— Seré directo —dijo el señor Kim, tan serio como acostumbraba. Taehyung se encogió de hombros, restándole importancia al firme tono de su padre—, tu madre está embarazada.


— ¡Taehyung tendrás un hermano! —completó su madre, como si no fuera lógico.


Desagradable, fue lo primero que se le vino a la mente. No quería un nuevo miembro en su familia porque eso implicaría quedarse aquí dentro junto a ellos, en cuatro paredes cada vez más asfixiantes. Lo que sea que sus padres estaban pensando acerca de esto, Taehyung estaba en contra. No quería su nacimiento y probablemente nunca lo haría. Sin embargo, no dejó ver el desagrado en sus ojos ni la mueca que quería hacer para evidenciar su disgusto.


Solo fingió, otra vez.


Dejó ver su alegría y su malicia en el brillo de sus ojos.


— ¡Que bueno! Siempre quise tener un hermanito —mintió.


La casa comenzaba a crecer, las sonrisas y angustias parecían disminuir, pero Taehyung se mantenía atado al tiempo, sin evoluciones ni sorpresas. Se cerró al silencio como protección, se protegió mediante su indiferencia y comenzó a actuar de acuerdo a movimientos que le permitirían ganar. Sus resultados académicos aumentaban, sus deseos por volver al pasado también, y sus incontrolables ganas de terminar lo que sus padres iniciaron, creció día a día como recuerdos borrosos de la infancia.


En mis planes no estaba Jungkook, oh claro que no.

De pronto, me sentí como otro peón más,

caminando en base a sus órdenes.


Estaba la familia en el hospital, el señor Kim sujetaba la mano de su esposa mientras que ella seguía en su lucha. Las pequeñas piernas de Taehyung se balanceaban sobre la silla de la sala de espera. La paciencia se hizo escasa, no sabía si podía tolerar otro minuto más. Su abuela tomaba de su mano, dejando leves roces en cada uno de sus nudillos. Toda la familia estaba reunida, todos felices y ansiosos por la llegada del nuevo miembro, todos menos Taehyung. Y aunque el pequeño fingía felicidad, sabía que el bebé tenía sus días contados. Ya no obtendría lo que deseaba, Taehyung no podría soportar la felicidad de sus padres.


Odiaba a su familia, odiaba el sonido de sus risas y la forma en la que se relacionaban con él. El contacto lo hacía sentir náuseas y de pronto deseó con todas sus ganas apartar su mano de la asquerosa mujer junto a él. Soltó un bufido, sonriéndole a su abuela y preguntándole cosas estúpidas como su día o su vida, aunque en realidad era lo que menos le interesaba. No quería más contacto, no quería estar respirando la misma atmósfera que sus familiares y tampoco quería seguir esperando por un bebé que pronto estaría muerto.


Segundos antes de que los llantos del bebé se escucharan por la habitación, Taehyung había abierto sus ojos de tal forma que parecía haber visto a un fantasma y escapó de su abuela como el viento, deshaciéndose de la larga espera. Se abrió paso entre los presentes y por el ventanal observó a su padre que se acercaba con un bulto entre sus brazos.


Era un niño.


Nada cambió dos días después. El bebé seguía inquieto y sus padres felices por el nuevo Kim.


—¿Taehyung, quieres cargar al bebé?


La señora Kim sostenía al recién nacido en sus brazos mientras sonreía, Taehyung suspiró y se incorporó del asiento, tomó al pequeño entre sus brazos y lo miró atentamente. Espero que algo le impresionara del bebé, pero nada llegó. Estaba dispuesto a entregárselo a su madre nuevamente y fue ahí cuando el bebé comenzó a llorar. Taehyung se sorprendió al principio y, para evitar que el recién nacido siguiera llorando, volvió a cargarlo.


Lo meció de tal forma que logró detener el llanto, miró cada una de sus facciones y las grabó en sus recuerdos. No tenían muchos rasgos que los hacían parecerse, pero aun así llamaba la atención de Taehyung. Esta vez, le sonrío de verdad. Le entregó su más sincera sonrisa y juntó su pequeña mano con la suya. Sintió una extraña conexión, como si estuviera atraído a él y lo deseara de todas las formas posibles, sin embargo, también volvió una parte de él que faltaba.


— Te llamaré Kookie.


Se perdió en sus ojos brillosos, en el suave tacto de sus manos contra las suyas, en la cálida sensación de tenerlo cerca. Tenía ese deseo descrito en los libros más morbosos, esa pasión de quererlo para sí y no dejarlo nunca más. Taehyung comenzó a apropiarse de él en todos los sentidos, sexuales y sentimentales. Y eso no era más que un significado de una grieta en sus represiones. Poco a poco comenzó a despertar. Por Jungkook.


La memoria de su pasado llegó de golpe. Jungkook abrió sus ojitos pequeños y Taehyung lo entendió. Bienvenido, murmuró para sí mismo y pensó rápidamente en cuál sería el primer obstáculo que arrancar.


El castaño tomó su cuaderno después de tantos años, buscó una página en blanco y escribió con un sonrisa en su rostro.


día 240

Existen tres reglas que deben ser respetadas:

1. Jungkook es mío, solamente mío.

2. Nadie puede tocarlo más que yo.

3. Cualquier persona que se interponga en nuestra unión, debe ser asesinado.

17 января 2021 г. 20:43:26 6 Отчет Добавить Подписаться
30
Прочтите следующую главу one

Прокомментируйте

Отправить!
Angari 🍪💫 Angari 🍪💫
God! AL FIN TE ENCONTRÉ, te conocí en wattpad por esta obra, y amé. Ay, estoy muy emocionada 😭❤️ Espero te encuentres bien.
Andrea kim Andrea kim
realmente es muy buena
Bangtan Lunita Bangtan Lunita
Quiero volver a leer esta joyita :3 😘

  • JustBluesSweetHeart JustBluesSweetHeart
    Hola, emmmmm, suena raro pero me podrías hacer spoiler por favor? February 26, 2021, 20:40
kim vante kim vante
opd me está gustando demasiado.
~

Вы наслаждаетесь чтением?

У вас все ещё остались 6 главы в этой истории.
Чтобы продолжить, пожалуйста, зарегистрируйтесь или войдите. Бесплатно!

Войти через Facebook Войти через Twitter

или используйте обычную регистрационную форму