mymemoriesdied_ Vodka ♡

"Esta película está aburrida, ¿verdad? Mejor bájate los pantalones antes de que termine". ・❀ Oneshot. ・❀ Lenguaje explícito, si no te gusta no leas. ・❀ Historia original/ No copies ni adaptes. VODKA.


Фанфик Всех возростов.

#taekook #kookv #boyslove #smut #kooktae
569
8.9k ПРОСМОТРОВ
Завершено
reading time
AA Поделиться

Boring Movie.

Cuando su cuerpo cayó con pesadez en la suave y acolchada superficie, lo que Taehyung menos sintió fue comodidad. Las cosas entre su pareja y él en ese momento se encontraban un poco –muy- tensas, y sentía que una simple brisa bastaría con hacer avivar la llama del caos que amenazaba con desatarse. Las luces de la sala se apagaron y los anuncios publicitarios en la gran pantalla cesaron para dar inicio a la película que había escogido esa noche, Taehyung dejó reposar su mano en el respaldar del asiento, esperando que como de costumbre su novio tomara su mano, pero eso no pasó. La aparente tranquilidad en el rostro del rubio sólo le hacía sentir peor.

—No puedo creer que pienses que una maldita salida al cine arreglará las cosas, Taehyung —farfulló Jimin con su vista fija en la gran pantalla—. En serio eres estúpido.

—Ya te dije que lo sentía cuando ni siquiera debería disculparme, en primer lugar. Si tanto te incomodó, simplemente no toquemos el tema de nuevo.

— ¿Y planeas que me quede tranquilo luego de lo que pasó? —Taehyung había pensado en decirle que sí, porque era la verdad, más la arrogancia en la voz del rubio comenzaba a sacarle de quicio.

—Hey… Por favor, tan sólo disfrutemos la película, ¿sí? Podemos conversar de eso en el apartamento cuando regresemos juntos —ofreció con voz suave queriendo mantener la aparente paz, cepillando su rojizo cabello con su mano hacia atrás.

—No creo que quiera regresar a casa, al menos no contigo —su respuesta fue tajante, y Taehyung suspiró al meditar aquellas palabras.

Miró sus manos en su regazo y luego dejó salir una desinflada risa—. Bien, esto es ridículo, ¿estás ofreciendo lo que yo creo? ¿En serio? Todo esto sólo porque te dije que por una vez me gustaría ser el que-

—Taehyung —advirtió Jimin, como si hablar del tema le causara dolor de cabeza.

El pelirrojo le concedió la limitada tranquilidad guardando silencio por un momento—. Estás exagerando todo, ¿cómo puede algo así enloquecerte? —Inquirió entonces, genuinamente curioso porque estaba realmente dispuesto a comprenderlo, aunque no dejaba de creer que todo era absurdo.

—Yo… realmente no me lo vi venir.

—Entiendo que te sientas sorprendido, pero tu actitud es jodidamente inmadura e hiriente y si planeas seguir con ella, entonces tal y como estás sugiriendo esto debería acabar aquí.

— ¿Acaso no te satisface follarme?

Taehyung se sonrojó cuando las personas de atrás les mandaron a hacer silencio. Hubiera preferido no tener que responder esa pregunta tan incómoda y menos en un lugar como ese, pero por la mirada de Jimin sabía que no podría dejarle en el aire.

—Jimin, tú eres realmente caliente, ¿lo sabes? Pero, maldición, ¿quieres la verdad? Pues no; no lo hace del todo —Su voz salió con suavidad, a pesar de no estar del todo tranquilo con la disputa que estaban teniendo—. Me gustas mucho, Jimin, y no voy a negar que este tiempo que he estado contigo ha sido muy bueno, pero me conozco… Y sí tú no crees poder ceder un poco a mis deseos como yo lo he hecho contigo, o al menos ser un poco comprensivo, entonces no planeo reprimir más mis preferencias por una persona que simplemente está perdiendo la cabeza por algo tan estúpido y ser un idiota que prefiere ahogarse en un vaso de agua. Haces ver toda la situación como una abominación, ¡como si te estuviera confesando que te fui infiel! —Se puso de pie y le entregó las palomitas a la persona a su lado para luego salir de ahí sin detenerse a mirar atrás.

— ¡Taehyung! —Llamó el rubio sin mucha fuerza para no importunar a los demás en la sala. Maldiciendo, se puso de pie también y siguió afuera al pelirrojo, alcanzándolo rápidamente—. Yo no tengo la culpa de esto, tú debiste decírmelo antes de que empezáramos a salir y así no iniciar todo esto, de esa forma no habrías tenido que “reprimirte sexualmente”.

—“Esto”, ¿así llamas nuestra relación, Jimin-ssi? —Dijo dolido—. No lo puedo creer… Encima dices que ni siquiera habrías querido intentarlo conmigo de haber sabido que me gusta de ambas formas —Aunque no lo quisiera, en serio estaba herido por toda la situación; a él realmente le gustaba Jimin—. Eres un desgraciado.

El rubio tomó del rostro a Taehyung antes de que este se alejara de nuevo y plantó un beso sus labios—. Mierda, lo siento —espetó antes de lanzarse de nuevo hacia adelante para iniciar un beso más profundo.

Taehyung suspiró y no lo apartó, dejó que Jimin invadiera su boca sin ánimos de quejarse, hasta que sintió al contrario tomar sus manos, llevarlas hacia su trasero y apretar allí.

— ¿Aún no entiendes mi punto? —Musitó contra su boca y lo apartó lentamente, mirándole a los ojos—. Yo quiero que tú también me toques descaradamente a tu antojo. Quiero que me folles —Se limpió los labios, sus mejillas un poco coloradas—. Por una sola vez, no follarte.

Jimin apartó la mirada, limpiando también la comisura de sus labios.

—Eres mi novio, por lo que sólo tú tienes el privilegio de hacer algo así. Sólo quiero deseo que tú lo hagas —continuó el pelirrojo—. ¿Quieres follarme? ¿Lo intentarías al menos?

El rubio fregó su rostro con sus manos, largando un cansado suspiro—. Yo… no puedo. No quiero, Taehyung, no es mi estilo.

—Bueno —esbozó algo así como una sonrisa torcida—, ¿entonces terminamos? Tal y como deseas —Comenzó a caminar, dejando a Jimin atrás.

— ¿A-A dónde vas?

Él no podía ser el único allí con el ego y orgullo lastimado, ¿no?—. A recuperar con una buena follada el tiempo que perdí contigo.

Se fue de ahí a paso veloz hasta los baños para refrescar su rostro, rogando que Jimin no le siquiera puesto que se había vuelto un dolor en el culo continuar con el asunto, y no un dolor del bueno. Se sentía tan furioso y frustrado, que tuvo que hacer ejercicios de respiración para lograr tranquilizarse un poco. La picazón en sus ojos desapareció en el momento en que la templada agua impactó contra su rostro unas cuantas veces, se dijo a sí mismo que iría a casa y se contactaría con algún antiguo compañero de follada para desesterarse de su ridícula ruptura, porque Taehyung creía fielmente que esa palabras era la única adecuada para describirla. Recordó las palabras que este dijo anteriormente y llegó a la conclusión de que quizá él no hubiese pensado tan distinto, si era honesto; si él habría sabido de las preferencias en la cama de Jimin, quizá tampoco se hubiese lanzado de lleno a una relación. No le malentiendan; no tenía problemas con ser el de arriba y follar, placer es placer, pero tendía a ser más partidario de ser clavado contra el colchón y si le pusieran a escoger, él siempre elegiría ser follado como primera, segunda y tercera opción, pero por Jimin él realmente intentó ser lo más complaciente que pudo con respecto a ello, creyendo que cuando tocara su turno de satisfacer sus propios gustos, este no tendría problemas.

Vaya equivocación.

—No entiendo el porqué de su actitud, era como si le pareciera asqueroso que yo quisiera una polla en mi ¡cuando él tenía la mía todo el tiempo! —Se alejó del lavabo nuevamente furioso y hasta un poco avergonzado con toda la situación y pateó con fuerza la puerta de uno de los cubículos del baño—. ¿Cuál es el problema con que quiera una puta polla en mí? No lo entiendo.

Entre aquella conversación consigo mismo, escuchó a alguien cerca de él aclarándose la garganta. Dio un salto en su lugar por la voz que apreció de la nada y luego cubrió su boca con sus manos, siendo consciente ahora de que estaba en un baño público y había soltado ese montón de obscenidades en voz alta, ¿qué haría si algún adulto entró junto con algún niño y le habían escuchado? Probablemente al día siguiente habría una foto suya en cada rincón del cine negándole la entrada.

—Lo… siento —Se disculpó sin atreverse a mirar, su rostro ardiente le decía que no se girara si quería conservar un poco de su dignidad.

—Taehyung, ¿qué clases de cosas crees que estás diciendo en un lugar como este? —Le reprendió aquel individuo con un aire divertido—. Cualquiera que quisiera entrar podría oírte.

Un momento, esa altanería en la voz la conocía… además la persona había dicho su nombre. Rápidamente se giró y miró a aquel pelinegro de brazos –bien trabajados- cruzados frente a él. Jeon Jungkook, algo así como su amigo de la infancia y tutor en la universidad.

— ¡Jungkookie! —Exclamó aliviado de que fuera una persona conocida y no alguien que provocaría que le quitaran sus películas en la pantalla grande los fines de semana en su cine preferido. Se acercó hasta él y le dio un pequeño abrazo como saludo antes de separarse y suspirar—. Qué susto, ¿qué haces aquí?

—Al parecer se te olvidó que trabajo aquí.

Taehyung ladeó la cabeza—. ¿En los baños?

—En la sala de proyección, tonto —Aclaró riendo el pelinegro, llevando su mano hasta la cabellera roja de Taehyung para sacudirle juguetonamente—. Tengo mis veinte minutos libres, así que vine a fumarme un cigarro.

El pelirrojo arrugó la nariz ante la idea; odiaba el cigarro y eso Jungkook lo sabía, creía que este lo había dejado, pero al parecer no era así—. ¿Y tú que haces acá si no estás usando realmente el baño? —Preguntó este sacando un cigarro para encenderlo y caminar hacia uno de los últimos cubículos con Taehyung siguiéndole.

—Vine a refrescarme un poco, estoy por regresar a casa de todos modos.

Jungkook sacó un pañuelo, extendiéndoselo a Taehyung para que secara su húmedo rostro—. ¿Ocurrió algo malo? Parecías alterado, y tú nunca te alteras.

Algo en que Jungkook reconociera aquello le conmovió de alguna forma—. Vine con Jimin, tuvimos una discusión y algo así como que terminamos.

El pelinegro guardó silencio un momento, dándole una calada a su cigarro antes de mirar a Taehyung nuevamente.

— ¿Te hizo algo?

—Él… fue un poco imbécil y ridículo conmigo momentos atrás —Se encogió de hombros y le regresó el pañuelo—. Ya no importa, no me lo estoy aguantando más.

—Hmm —Exhalando el humo del cigarro, Jungkook no llegaba a comprender del todo lo que sucedió entre ellos, pero si era culpa del rubio que el semblante de Taehyung estuviera así de sombrío, entonces pensaba en hacerle una breve visita un día de esos.

Taehyung le miraba fijamente antes de desviar su atención a la oscura chaqueta del pelinegro y apartó un poco de polvo que había en ella. Si recordaba bien, el trabajo de Jungkook se basaba en asegurarse de la completa y efectiva proyección de las películas en determinadas salas, algunas de estas llenas de rollos de películas viejas que acumulaban polvo. Su mano quedó posada en el pecho de este, acariciando un momento. El corazón de este latía rápido contra su palma, pero en su rostro no proyectaba ninguna emoción.

— ¿Qué pasa? —Inquirió el azabache sin regresarle la mirada. Taehyung apartó su mano, negando.

— ¿No te gustaría gastar tus diez minutos libres en otra cosa?

Jungkook se dignó a observarle ahora por un momento, y luego desviar su vista hacia otro lado, su mano levantándose hasta caer con cuidado en la cabellera de Taehyung una vez más, acariciando con cuidado esta vez—. “Otra cosa” dices, ¿en qué sería exactamente?

—No lo sé —murmuró y se encogió de hombros—. Algo más… sano, no me gusta que fumes, Jungkookie.

—Estoy dispuesto a apagar el cigarro si me ofreces algo mejor que hacer.

Taehyung sonrió tímido—. ¿Compartir un poco de tiempo conmigo y charlar? —Ofreció sin estar verdaderamente seguro de que él considerara eso algo mejor que la nicotina—. Yo realmente no quiero regresar a mi apartamento porque es muy probable que Jimin esté ahí. No quiero verlo.

Lo contempló guardar silencio, riendo después mientras dejaba salir el amargo humo de su boca—. Como si para mí veinte minutos fuesen suficientes para compartir contigo.

— ¿Eh? —El pelirrojo dejó que su labio inferior sobresaliera—. ¿Eso es un “sí” o un “no”?

—Está bien. Tu oferta es interesante, así que la aceptaré —Bromeó y Taehyung le codeó—. Sabes que no necesitas pedirme que pase tiempo contigo porque a mí me gusta estar contigo, Tae —Lanzó el cigarro a medio fumar al inodoro y con su pie presionó la palanca para bajarle.

—Dices eso pero hace semanas que no nos reunimos. Las clases terminaron así que por ahora no tienes que tutearme, pero sigues siendo mi amigo de la infancia, podrías llamarme o ir a mi casa, ¿sabes?

Salieron del baño y Taehyung seguía a Jungkook sin saber realmente a dónde se dirigían—. Desde que estabas con Jimin no parecía haber tiempo para mí, si no mal recuerdo.

Taehyung hizo una mueca—. No digas eso…

Sonriendo, Jungkook le atrajo para una especia de abrazo—. Supongo que tiene sus ventajas que hayan terminado.

— ¿Quieres decir que cada vez que tenga novio te darás a la fuga?

Rió—. Probablemente. No me gusta estar incomodando y ser la tercera rueda.

— ¡Jungkook!

El nombrado rió estruendosamente antes de besar la pelirroja cabellera de Taehyung. El pelirrojo por su parte pensaba que Jungkook tenía una personalidad un poco extraña; un momento estaba todo serio, y al otro estaba riendo dulcemente como un niño y siendo juguetón. Era volátil, pero refrescante. Por estar pendiente del pelinegro y embelesado en lo bien que se sentía estar con él luego de tiempo sin hablar, no se percató de cómo llegaron a parar frente a una oscura puerta que decía “sólo personal autorizado” en un cartel, Jungkook no llevaba ningún uniforme puesto que demostrara que él podía tener acceso allí, aun así lo vio sacar una llave y abrir la puerta.

—Siempre que salgo a fumar me quito el uniforme —dijo este como si adivinara lo que estaba pensando—. Sería malo que las personas atrapan a un trabajador fumando en el baño.

Taehyung se abrió paso luego de él y se dio cuenta de que ese debía ser el lugar de trabajo de Jungkook. Pilas de cintas de video adornaban el lugar de forma un poco desordenada pero impecablemente al mismo tiempo. El sitio no era muy grande, pero tampoco pequeño, por lo que podían moverse con facilidad en él. Cerca de la pequeña ventana estaba el proyector de video, se acercó con cuidado de no perturbar la luz y observó a las personas sentadas en la sala mirando aquella película de terror que reconocía.

—Oh, esta es la película que estaba por ver con Jimin. ¿Será la misma sala? —Murmuró a Jungkook y con sus ojos recorrió el lugar, tropezando con aquella rizada cabellera dorada sobresaliendo de los últimos asientos donde se suponía habían estado ellos juntos, supo que era así. Tal parecía que su ex novio había decidido quedarse a mirar la película mientras que él- Un momento, ¿acaso Jimin estaba conversando con el chico moreno de hoyuelos que había estado sentado al lado de Taehyung? Entrecerró los ojos intentado ver mejor la situación, y cielos, ¡se estaban besando! ¿No podía volverse más absurdo ese día? Y eso que Taehyung le había dado a ese chico sus palomitas…

Jungkook silbó cerca de su oído y Taehyung se estremeció, siendo capaz sólo él de oírle—. Jimin no pierde tiempo, eh —Taehyung se sonrojó sin motivo alguno—. Así que no estaba imaginando cosas, el chico pelirrojo que se levantó hace rato en la sala y salió habías sido tú.

—No importa; luego de romper le dije que iría a buscar a alguien con quien follar, así que con esto vendríamos estando algo así como “a mano” —espetó, apartando sus ojos de la improvisada pareja—. Y con respecto a lo otro, sólo corriste con la suerte de acertar. Pudo haber sido cualquiera.

—Lamento decirte que no cualquiera tiene el cabello rojo en esta ciudad.

Taehyung apartó a Jungkook para él salir de ese reducido espacio y sentarse en una pequeña silla, Jungkook se apoyó sobre una mesa con unas cuantas cintas encima.

—Ojalá les queden restos de palomitas entre los dientes y pasen días sin poder sacárselos.

Jungkook rió—. Qué atemorizante —Entonces vio algo así como tristeza en el rostro del pelirrojo, y quiso adelantar la visita a Jimin más temprano de lo planeado—. ¿Qué ocurrió exactamente entre ustedes dos? ¿Quieres hablar sobre eso?

Sin rodeos –porque se trataba de Jungkook- Taehyung habló—. Le pedí que me follara y me mandó negó rotundamente. Así que terminamos —miró con un poco de vergüenza al pelinegro, este último frunciendo el ceño y con su boca entre abierta. Incrédulo—. Ridículo, ¿no?

—No… Digo —Se aclaró la garganta—. ¿Él no lo hacía ya o…?

El pelirrojo negó suspirando—. Yo me lo follaba a él, nunca al revés, pero hoy le pedí que lo hiciera antes de venir y perdió la cabeza.

— ¿Nunca te folló? ¿A ti? —Jungkook no parecía dar crédito a lo que escuchaba.

Fue el turno de Taehyung de fruncir el ceño—. ¿A qué te refieres?

Jungkook maldijo por lo bajo y se quitó el gorro de lana que traía encima para alborotar un poco su oscuro cabello—. Quiero decir, ¿quién no querría follarte a ti? Estoy seguro de que cualquier hombre o mujer, heterosexual o no debe de sentirse tentado hacia ti. Incluso cualquier chico gay por más “pasivo” que fuese no dudaría en meterte en su cama y-

Riendo, Taehyung se puso de pie con su corazón latiendo rápidamente, «lo dices como si tú también estás incluido, Jungkookie»—. Pues por lo visto uno de esos “quién” que no me follaría jamás en su vida, es Park Jimin —Se acercó y palmeó sus hombros—. Y exageras; no soy la gran cosa, aunque gracias por el cumplido.

—No estoy exagerando, Taehyung.

Repentinamente la electricidad se fue y Jungkook rápidamente fue hacia uno de los interruptores de la sala, accionándolo y regresando la electricidad del lugar. Las personas afuera se quejaban de la repentina interrupción, y esperaba que no montaran quejas en la taquilla por esto. Hacía días que el generador de energía no funcionaba correctamente; tenía que accionarse manualmente y justamente en esos días había muchos problemas eléctricos en la ciudad. Taehyung observó a Jungkook ir de un lado al otro preparando al parecer algunas cosas, hasta que la película volvió a andar y la gente aplaudió satisfecha. Se acercó una vez más a la ventanilla con cuidado, percatándose de que ya todos estaban de regreso a sus asientos con su atención fija en la pantalla. Jimin y compañía ya no estaban.

Suspirando, se dijo que quizá debería quedarse más tiempo en el lugar y ponerse al día con Jungkook, el sitio donde estaban no era el mejor, pero era más que suficiente para entretenerse mirando la película. Miró a Jungkook ponerse en el otro extremo de la ventana con su mirada fija hacia el frente, probablemente aliviado de que la situación se haya arreglado.

—Había escogido esta película porque Jimin quería verla desde hace tiempo —murmuró—. Las películas de misterio y terror no son lo mío, pero quise intentarlo por él.

Jungkook no dijo nada al respecto, así que él decidió dejar de molestar con el tema; lo que pasó, pasó, a él sólo le tocaba dejarlo atrás y continuar. Por el rabillo del ojo lo notó moverse del lugar, y cuando quiso girar para ver a dónde había ido, sintió una suave respiración en su oreja.

—Taehyung. Yo te follaría.

El pelirrojo inhaló temblorosamente, dándose la vuelta con lentitud para mirar fijamente al contrario. Definitivamente no se esperaba una confesión de ese tipo en ese momento, y menos viniendo de Jeon Jungkook.

—Basta de bromas —musitó suavemente—. Eres… mi amigo de la infancia, también mi tutor.

—Y un hombre como cualquier otro, con gustos y deseos —El pelinegro tomó las caderas de Taehyung sutilmente lo pegó a él.

El pelirrojo se encontró derritiéndose en la cercanía, sin poder negar que le estaba gustando. Hizo un ruido bajo cuando sintió aquella dureza contra su cuerpo, cerró los ojos y apretó los hombros del pelinegro. Sentía su rostro caliente y posiblemente se estaba sonrojando delante de Jungkook, delante de su amigo de la infancia y tutor con el que había estado fantaseado muchas veces en secreto desde que tenía memoria, pero con el que se había rendido por creerle estrictamente hetero.

—Jungkook —Dejó salir su nombre en un suspiro—, no estoy de humor para bromas, y si esto es una entonces es muy mala. Te voy a patear las bolas —Las palabras salieron muy lentamente de su boca, esperando que este comprendiera cada una de ellas.

—No es una, lo prometo.

— ¡Ni siquiera eres gay!

La risa del pelinegro se escuchó en toda la pequeña sala, y este trazó círculos con sus pulgares en la piel de las caderas del pelirrojo cuando coló sus manos dentro de su ropa, el ruido de la película escuchándose casi lejano—. No soy gay porque Park Jimin se me adelantó, aún no eres mi novio y aún no te follo.

Taehyung creía que la forma en la que su corazón estaba latiendo no era nada sana. Pronto sintió a este tirar un poco más de él y tuvo que morder su labio inferior porque sintió que su respiración se iba de a momentos, ¿desde cuándo el pelinegro era jodidamente descarado?

—De… Déjame ver si estoy entendiendo entre líneas, ¿te gusto? —Un latido pasó cuando Jungkook sintió lentamente. Dio una respiración—. ¿Desde cuándo?

—Desde que supe que dos chicos podían estar juntos.

— ¿Y por qué demonios no me lo dijiste antes? —Rodeó el cuello del pelinegro y le dio un tirón juguetón de su cabello.

—Ouch —Se quejó este entre risas—. Parece que no eres consciente de lo popular que eres, Taetae. Siempre que conseguía el valor de decírtelo tú ya estabas con alguien, y la idea de romper alguna relación tuya por mis sentimientos no me hacía gracia. Además, no estaba seguro de que yo te gustara a ti —Taehyung entrecerró los ojos, creyendo haber sido lo bastante obvio en ocasiones— Digo, a veces en nuestras sesiones de estudio me mirabas como si quieras treparte encima de mí y besarme, ni siquiera ahora estoy seguro sobre ell-

Y Taehyung tuvo que hacerle callar con un casto beso en los labios, sonriéndole dulcemente cuando Jungkook se sonrojó como una linda cereza.

— ¿Eso es un sí? —El pelirroo asintió—. ¿Puedes… darme otro?

—Te daré muchos más, pero luego —aseguró—. ¡Es que no salgo de mi asombro! Y ahora que lo pienso, todos esos rumores de que yo te gustaba en la segundaria eran ciertos… De sólo pensar que pudimos haber estado juntos desde hace mucho tiempo… ¡de lo que nos hemos perdido!

—Siempre se puede recuperar el tiempo perdido, Taehyung. ¿Por qué no traes esa linda boquita tuya y me dejas darte un buen beso para probártelo? —Ofreció, y el pelirrojo se sonrojó bastante encantado con la idea.

—Aunque creo que deberíamos hablar sobre esto un poco más…

— ¡Dios! Podemos besarnos durante un rato y luego seguir hablando todo lo que tú quieras, ¿no crees? Cosita tonta.

Riendo con alegría, Taehyung acunó el rostro del pelinegro para iniciar un beso lento que destruyó las defensas de ambos. Sus labios se movían a un ritmo suave, tratándose de una caricia. Se separó un momento, observando a Jungkook con sus párpados cerrados, esperando a que continuara.

—Siento que todo esto es tan repentino… Hasta hace una hora yo estaba saliendo con Jimin y ahora-

Jungkook se quejó.

—Eres tremendamente desesperante, ¿lo sabías? Llevo esperando mucho tiempo por esto, no me hagas esperar más —Y volvió a estampar sus labios juntos con más intensidad y vigor, su lengua abriéndose paso en la dulce boca de Taehyung cuando este se lo permitió, barriendo adentro con necesidad en el momento en que este no se contuvo y gimió con voz grave, tirando más de él y sus besos por la chaqueta.

Llevó sus manos al trasero del pelirrojo y acarició suavemente antes de apretar, mientras Taehyung se dedicaba a seguir soltando pequeños ruidos que no hacía más que provocar que la sangre de Jungkook corriera peligrosamente hacia el sur. Taehyung se aferraba fuertemente a él mientras chupaba sensualmente su lengua, mordiendo sus labios de a ratos. Las manos del pelirrojo acariciaron todo el torso cubierto del pelinegro, rastrillando con sus dedos la camiseta de este para sacarla del pantalón y así poder –finalmente- tocar aquellos abdominales con los que sólo se había conformado con ver desde lejos durante años. Una mano tiró más cerca desde su nuca, evitando que sus labios se separaban más de lo necesario cuando comenzó a trabajar en la hebilla del pantalón de Jungkook.

—Esta película está aburrida, ¿verdad? Mejor bájate los pantalones antes de que termine.

El sonido de la película afuera amortiguaba cualquier sonido por lo fuerte que esta era, así que Jungkook no se preocupó en lo más mínimo cuando tiró la pila de rollos de video de la mesa hacia algún lugar del pequeño cuarto y sentó al pelirrojo allí sin dejar de besarse con todo y dientes, con tanto desespero que no les daba oportunidad a ninguno de procesar algo más que no fuesen ellos y el movimiento de sus manos en el cuerpo del contrario, tanteando con prisa y tirando de la ropa con ansias y deseos, y hasta un poco de torpeza.

—Hagamos esto rápido —jadeó Taehyung mientras comenzaba a desabrochar sus propios pantalones y los bajaba, sintiendo la lengua ávida del pelinegro lamiendo sus labios entre abiertos mientras tiraba de él desde su nuca para callarle y saborear de cuenta nueva esa húmeda boca. Lo empujó un poco hasta que Jungkook finalmente rompió el beso, tirando de su labio inferior con tal fuerza que sintió sus piernas flaquear—. Jungkookie... Y que sea jodidamente rudo.

—Parece que alguien no puede esperar —se burló, más ya lo estaba ayudando a bajar sus pantalones sin destrabar sus miradas— No creo que este lugar ser muy cómodo para algo como esto —Y entonces procedió a acariciarlo por encima de la tela del bóxer, sonriendo—. Blancos… muy bonitos.

—Ah… Por favor, Jungkook —imploró con ronca voz, pues aquella traviesa mano no le permitía liberar las palabras adecuadamente—. Sabes… Sabes que lo necesito y tú lo quieres también.

Jungkook lo ignoró, dispuesto a torturarlo cuando abrió las piernas del chico frente a él y se inclinó a darle una lamida a su muslo y luego morder. Rápidamente y con su respiración acelerada, Taehyung lo tomó del cabello y alzó su rostro, topándose con su rostro sonriente colorado—. Siempre supe que tus muslos son sensibles, aunque desde hace mucho quería verlo por mí mismo.

—Nada de juegos, desgraciado. ¿Qué pasó con lo de “recuperar el tiempo perdido”? —Su labio inferior se abultó mientras fruncía el ceño.

—Esa boca… —Y Jungkook se levantó e inclinó a besar esa dulce y sucia boca. Taehyung por su lado terminó de bajar los pantalones del azabache, delineando con sus dedos ese gran premio que pronto estaría en exhibición solamente para él. Ah… ¿Cuántas veces había soñado con ver su polla? Con tocarlo, tenerlo estirando su boca, moldeándolo dentro de él… Su boca se hizo agua—. Acuéstate con cuidado y abre bien estas preciosas piernas.

Cumplió la orden gustosamente, pensando a lo lejos en que Jungkook tenía razón; no era el mejor sitio para follar y su espalda se lo hacía saber, pero conocía perfectamente que una vez Jungkook estuviera embistiendo dulcemente en él, el dolor en su culo sería el único del cual sería consciente. Mientras esperaba al pelinegro -quien al parecer había ido buscado a algo- retiró su bóxer y abrió un poco más sus piernas mientras cerraba sus ojos y se tocaba tímidamente, su mano subiendo y bajando, apretando en los lugares correctos con la fuerza que a él le encantaba, su pulgar frotando el líquido pre seminal por toda la extensión. Sintió unas manos acariciar su cabello antes de levantar su cabeza un momento y colocar algo un poco acolchado bajo esta, abrió los ojos como si recién estuviera despertando de un sueño, mirando el pecho de Jungkook subiendo y bajando aceleradamente con la oscura camiseta adherida a este, contempló su rostro y este veía con expresión cerrada el movimiento de su mano, para luego mirar un poco más abajo, sus ojos se encontraron y el pelirrojo se negó a verse cohibido por el escaneo. Es más, sonrió y llevó su otra mano a esa zona, acariciándose.

— ¿Te gusta?

Suspirando temblorosamente, Jungkook le pasó un pequeño envase de lubricante, procediendo luego a quitarse su chaqueta y camiseta, quedándose sólo en bóxer—. Prepárate a ti mismo, si lo hago yo… creo que será d-demasiado para mí.

Taehyung sonrió y abrazó las caderas del azabache con sus piernas, jalándolo hasta que se inclinara y así poder alcanzar su rostro y besarle.

—Aww, estás tartamudeando… Es adorable, tú sólo disfruta la vista —Abrió el lubricante y llenó sus dedos con él, se recostó lentamente de nuevo abrazando sus rodillas con uno de sus brazos mientras que el otro hacía su recorrido por entre sus piernas, rozando con las yemas resbaladizas su fruncido agujero, respirando temblorosamente sin despegar sus ojos del rostro de Jungkook aun cuando soltaba pequeños gemidos al acariciarse en círculos—. Ah… Es tan bueno… —Había olvidado cuando fue la última vez que se había tocado de esa forma. Cerró sus ojos y hundió el primer dedo dentro de él, relajándose para comenzar a prepararse adecuadamente con un segundo dígito. Las pesadas y un poco temblorosas manos de Jungkook se posaron en la cara interna de sus muslos, acariciando allí con suavidad, e inclinándose para dejarle pequeñas marcas ahí con su boca.

Su pecho subía y bajaba aceleradamente una vez tuvo tres de sus dedos en su interior, abriéndolos lo más que podía y evitando a regañadientes su propia próstata porque tocarla en ese momento sería como cavar su tumba. No pretendía correrse antes de llegar a la mejor parte.

Abrió los ojos cuando creyó que era suficiente y bajaba un poco sus piernas, y la boca se le secó una vez que se encontró con aquella mirada oscura y hambrienta que el azabache le daba mientras retiraba finalmente la última prenda, se ponía un condón y se acariciaba, Taehyung quería decirle que estaba limpio y que no era necesario uno, pero lo único que alcanzó a hacer fue sostener sus piernas y abrirlas más para él.

—Déjame ayudarte —Jungkook acercó su polla a la entrada de Taehyung y acarició en círculos con el glande, empujando sin mucha fuerza de a ratos y haciendo a Taehyung gimotear y enterrar sus cortas uñas en los brazos de este.

—Ha… Ha pasado mucho tiempo desde mi última vez, así que sé que va a doler como la mierda —dijo casi sin aliento—, pero por favor… Hazlo ya —pidió con ojos brillosos, ya era suficiente de juegos y preparaciones, lo quería tan mal, quería tan mal a Jungkook dentro suyo con todo ese calor y esa dureza estirándole hasta llegar entre la línea de dolor y placer—. Vamos, Jungkookie…

—Dime cuánto deseas esto —Jungkook empujó a duras penas, haciéndole creer que finalmente se hundiría por completo sólo para terminar alejándose de nuevo—. Dime que no deseas sólo una follada, sino follada, a dentro de ti y a nadie más.

—Sólo tú dentro de mí, y sólo yo recibiéndote, Jungkookie. Nadie más… Nadie más que nosotros.

Una oleada de placer se extendió por todo el cuerpo del pelinegro al ver a Taehyung tan dispuesto para él, el chico por el que había estado flechado desde hace años rogando por lo que fantaseó desde siempre. Gimió por tan sólo la idea de las palabras de su caliente chico “sólo yo recibiéndote”, mierda, aquello sonó tan condenadamente bien que pensó por un momento que se correría—. Voy a follarte lento y suave.

Taehyung no tuvo tiempo de poner su queja –ya que lo quería duro y rápido- cuando Jungkook ya se estaba empujando lentamente hacia adentro, abriéndose paso tan firme y caliente que el pelirrojo tuvo que aferrarse de un costado de la mesa para no ceder ante las sensaciones. Casi había olvidado cómo se sentía tener una polla dentro de él, estirándole dolorosa y dulcemente, y el sólo hecho de que fuese Jungkook quien se estuviera encargando de hacerle revivir en piel propia aquellas sensaciones, hacían todo más incontenible para él. Mordía su labio inferior mientras cerraba sus ojos y esperaba a que el pelinegro llegara hasta el fondo para así poder liberar el aire contenido, pequeñas lágrimas corrían por las esquinas de sus ojos, sintiendo la mirada oscura y pesada de Jungkook en todo su cuerpo, haciéndole erizar cada vello de este. Cuando este estuvo por completo dentro de él, Taehyung dejó escapar un gemido ahogado una vez abrió sus ojos y miró con párpados pesados a su fuerte chico, se sentía pesado pero liviano al mismo tiempo; ellos apenas estaban comenzando pero él ya se sentía como si hubiesen tenido horas y horas de sexo, mareado y desorientado, su cuerpo lánguido sobre la superficie de la mesa.

—Más… —rogó, Jungkook se retiró hasta sólo dejar la cabeza de su glande dentro para luego volver a enterrarse con lentitud, instalando un ritmo suave y constante que Taehyung ya estaba adorando—. Sí… Ahí, tan bueno, Jungkookie.

Jungkook no podía si quiera hablar, sólo era capaz en ese momento de jadear y soltar bajos gemidos, su garganta estaba felizmente cerrada ante la increíble calidez y estreches con la que el pelirrojo le recibía una y otra vez, estaba tan fascinado y deseaba tanto tenerlo abajo suyo por completo, en una cómoda cama y así poder apreciar más de cerca su preciosa cara mientras embestía en él; su párpados caídos, ojos cristalizados y esa deliciosa boca cereza jadeante por su besos. Como si leyese su mente, Taehyung se recompuso con cuidado, apoyándose con uno de sus antebrazos, cruzando sus piernas en la cintura de Jungkook y tirando de él con su brazo libre para un húmedo pero lento beso. El pelinegro embistió contra el punto dulce de Taehyung, jugueteando con él y sintiendo a Taehyung retorcerse y gemir profunda y roncamente mientras le abrazaba ahora por el cuello y él se encargaba de sostenerle. Todo era tan perfecto y dulce, pero comenzaba a sentir que no era suficiente.

Sin detener su ritmo lento y constante, recostó su frente del hombro de Taehyung mientras que con una mano comenzaba a liberar botón por botón la camiseta de este, empezando a acariciar la nueva piel expuesta para él.

—Eres tan precioso —Lamió y chupó el acanelado cuello del pelirrojo, dejando pequeñas marcas ahí también. Su mano bajando hasta tomar su erección y masturbarle al compás de sus embistes, sintiendo a Taehyung apretarse más a su alrededor—. Me siento… malditamente drogado por ti.

—P-por favor… —Taehyung gimoteaba, cepillando el oscuro cabello de Jungkook, intentando hacerle levantar la cabeza para mirarle—. Esto- es demasiado para mí, tan lento… N-no puedo. Siento que voy a morir, Jungkookie. Por favor…

Jungkook gruñó y alzó un poco su rostro, mirándole a través de sus pestañas. El rostro sonrojado y lloroso de Taehyung le hacía querer comérselo entero—. Si quieres que vaya más fuerte, tendrás que ponerte boca abajo y levantar este trasero para mí, ¿entiendes? En esta posición sólo te lastimarás y no quiero eso.

Asintiendo repetidas veces mientras se bajaba con ayuda de Jungkook de la mesa con sus piernas temblorosas y se daba la vuelta, Taehyung terminó de quitarse la camisa y se inclinó hacia la superficie de la mesa, apoyándose de sus antebrazos y levantando su trasero lo más que puso tal cual le habían condicionado. Pronto sintió las manos del pelinegro sobre sus nalgas, acariciando hasta bajar a sus muslos donde pellizcó, y Taehyung agitó su trasero de un lado al otro en invitación a que dejara de perder el tiempo. Escuchó la ronca risa de Jungkook y sintió sus piernas temblar. El pelinegro flexionó una de las piernas del pelirrojo hacia adelante y la subió a la mesa, dejándolo aún más expuesto para él—. Quiero retirar el preservativo, ¿está eso bien para ti? Estoy limpio.

Tae sonrió—. Por supuesto, hazlo. Yo también lo estoy.

Con eso dicho, el pelinegro procedió a quitarlo. Taehyung estaba a punto de objetar que se estaba tardando mucho hasta que sintió el caliente miembro empujándose nuevamente dentro de él. Todo el aire abandonando sus pulmones ante la nueva sensación—. A-Ah…

—Mierda. Cielo, sin condón te sientes aún mejor…

Sin dar más prorroga, Jungkook se estampó de lleno dentro de Taehyung, haciéndole gemir con fuerza y cubrir su boca con su mano al ser follado en serio ahora por el pelinegro, rápido y duro como a él le encantaba, y dios… Sabía que no tardaría en correrse. El pelinegro era implacable, bombeando dentro de él con un ritmo salvaje y castigador, sosteniendo sus caderas firmemente hasta el punto de que posiblemente dejaría marcados sus dedos. El sonido húmedo de las pieles chochando en la habitación opacaba cualquier sonido del exterior, en ese momento no existía película ni personas fuera de aquella sala, sólo ellos dos bebiendo de las sensaciones y placeres que se daban el uno al otro. Jungkook tomó la erección de Taehyung y comenzó a masturbarle rápido, apretando en los puntos correctos mientras se estrellaba sin parar en la próstata de Taehyung, queriendo hacerle tocar el cielo y ver estrellas cuando finalmente se corriera.

—E-eres tan buen chico... Tan fuerte y caliente dentro de mí, ¡cielos, Jungkookie!

Jungkook aceleró aún más las embestidas mientras se sentía sonrojar por las palabras de Taehyung; nunca se lo imaginó de esa manera tan sucia y pervertida, pero dios, le encantaba y le volvía loco que el chico fuese de esa forma. Tantas veces que se imaginó empotrándolo contra la pared del salón de clases cuando se quedaban hasta tarde y a solas sólo para tutearle, en su casa cuando su madre le mandaba a llevarle cestos de comida a la señora Kim y él se encontraba solo en casa, imaginándolo en cada situación siendo tan sumiso con él, pero esta nueva visión de Taehyung alabándole y diciéndole lo mucho que adoraba la forma en que lo follaba… era sencillamente otro nivel, y ya podía fácilmente hacerse una imagen de los acontecimientos en muchas situaciones diferentes más. Mierda. Juraba por lo que sea que haría una puta lista con lugares en donde follaría a su precioso Kim Taehyung.

—Ya te follé en el trabajo, no puedo esperar a ver en dónde más pondrás a mi disposición este lindo cuerpo tuyo para adorarlo desde los pies a la cabeza—. Comenzó a dejar besos por toda la espalda del pelirrojo—. Mierda… ¿qué carajos estoy diciendo? Me vuelves un maldito loco por ti… Me encantas.

Taehyung sollozó y puso su mano encima de la de Jungkook, ambos atendiendo su erección vigorosamente. Estaba demasiado cerca.

—Jungkook —jadeó—. Bebé yo-

—Eso es… —Jungkook reconoció aquella hormigueante sensación acumulándose en su parte baja—, gime mi nombre mientras te corres para mí, dulzura.

Mordió su labio inferior, reteniendo los gemidos que querían salir mientras sentía a Taehyung apretándose aún más y corriéndose en espesas tiras de semen en la mano de ambos, gimoteando su nombre una y otra vez con voz profunda. El pelinegro siguió embistiendo en él hasta que supo que no duraría más, salió de él y con unas bombeadas más a su miembro extendió uno de los glúteos de Taehyung y se corrió gimiendo igualmente su nombre, alabándolo con locura mientras dejaba su esencia por todo el agujero de este, haciendo un desastre tal cual como él se sentía por el pelirrojo.

Sus agitadas respiraciones eran lo único que llenaban ese lugar, hasta que ya no lo fue y alcanzaron a registrar los sonidos de la película afuera.

—Eso… Eso fue… —Jungkook ni siquiera pudo terminar la oración, abrazando el torso de Taehyung y dejando caer su sudorosa frente en el hombro del mismo.

—Dios querido… —balbuceó Taehyung, bajando la pierna que había mantenido elevada pero sin levantarse aún, sentía su cuerpo deshuesado—. Jungkookie me acabas de volver un desastre… —Giró su sonrojado rostro para verle mientras sentía aquella calidez resbalar entre sus piernas.

El pelinegro ignoró la punzada de deseo en miembro por la vista cuando se separó, y alcanzó unas toallas húmedas que había sacado de su bolso con las que tendía a lavarse las manos siempre que no había jabón en los baños.

—Espero que no vayas a limpiarnos con alguna cinta de video... —Taehyung rió exhausto—. Bromeo.

Luego de reír junto a su ridículo pelirrojo, Jungkook se encargó de arreglar el desastre que había hecho, ayudando luego a Taehyung a recomponerse y a vestirse junto con él. Una vez todo estaba acomodado y ellos ya se habían besado y toqueteado unas cuentas veces más en el transcurso, notó que los créditos de la película estaban en pantalla, las luces de la sala estaban encendidas y las personas estaban saliendo.

—Estoy tan molido… Siento como si me hubiese embriagado y terminado en una zona peligrosa de la ciudad y me hubiesen apaleado —Suspiró Taehyung dramáticamente—. Me gustaría que la próxima vez lo hagamos en una cama —dijo mientras lo abrazaba por atrás, dándole unos cuantos besos mientras que Jungkook terminaba de acomodar unas cosas.

Este se giró y lo besó—. Pensé que querrías saber cuándo sería la siguiente función de esta película aburrida.

—Uhm, eso también —Rió mientras sentía muchos besos ser plantados en su cara—. A pesar de todo lo que hicimos sigues oliendo a cigarro.

—No recuerdo escucharte quejándote al respecto… —El pelinegro se puso su gorro y chaqueta, tomó su bolso y sacó un paquete de chicles de él—, pero supongo que no puedo volver a arriesgarme —Se colocó el bolso y apagó el proyector—. Bueno, todo listo por hoy.

Taehyung le siguió con sus manos entrelazadas hacia la salida, Jungkook cerrando la puerta con llave detrás de él—. Oh, ¿ya regresaremos a casa? ¿No es muy temprano aún?

Sonriendo, el pelinegro metió su mano en el bolsillo trasero del pantalón y apretó allí—. ¿No eras tú quien se estaba quejando hace unos momentos de querer hacerlo en una cama? —Pegó al pelirrojo más cerca de él, besando lentamente su cuello antes de separarse un poco y apreciar esa preciosa cara colorada—. Además, creo que en casa tengo algunas películas aburridas para el disfrute.

Y una vez en casa de Jungkook, quizá ellos realmente no resistieron hasta llegar a la cama.

.

.

.

Holi, por fin re-subí este oneshot pornoso. Disfrútenlo, ah, y planeo terminar uno llamado "Boring Class" para iniciar una mini-saga(? es pornoso tmb kasjkaj.


Hasta acá el shot de Vodka uwu.

14 января 2021 г. 1:23:00 16 Отчет Добавить Подписаться
325
Конец

Об авторе

Vodka ♡ ❛✿22. 🎇 Tomate un shot de Vodka ♡ ||Pseudo escritora|| ||Kookv & Atsuhina L0VER|| Acá yace el diminuto porcentaje de mis ganas por continuar escribiendo fics. Bienvenido/a ♡. Twitter: @forelsketxbts (。•̀ᴗ-)✧ Procrastinando en el nombre de la luna🌙.

Прокомментируйте

Отправить!
Vicky Astorga Vicky Astorga
Me encantoooooooooooó 😍😍😍😍💜💜💜💜
doolin Osmara doolin Osmara
KANDKANDKSJS AMOOOO
Mica Irigoitia Mica Irigoitia
AAAAAAAAAAA jamás superare tus os, tremendos 🔥 Sin duda, espero todos tus proyectos
VR Vero R
Me encanta como escribes!! Gracias.
Moon Moon
La pornosa me iaman por leer tus oneshot
DV Daniela Villarreal
Bro me encantoooo muchísimo y ame como escribes😍
Suhail ♡ Suhail ♡
Buena forma de bautizar esta plataforma para mi jsjsjsjjs
Evelyn Ricaldes Evelyn Ricaldes
Ya extraña este one-shot
🎀Anaís 🎀 🎀Anaís 🎀
Amo tus historias 💕 Muchas gracias por re-subirla 💜🤧
Lalalulu Lalalulu
Ahhhh Vodka amo tus historias desde siempre 💕
春; 𝐀𝐝𝐨𝐫𝐞††𝐞 春; 𝐀𝐝𝐨𝐫𝐞††𝐞
amo todo lo q escribes aaaaa mdnxkd
Nana Nava Nana Nava
No tiene mucho que estoy en esta página. Sin embargo puedo decir que te e comenzado a seguír por qué me encantan tus historias Esta es genial. Muchas gracias por la lectura
K Kyky
esto es taaaaan bueno que debería tener extras
lesley lesley
Muchas gracias me alegra muchísimo volverla a leer💜
April April
La historia fue estupenda. Esperaré con ansias la mini saga que harás. Lobiuuu💜🧸
~