35
1.5k ПРОСМОТРОВ
Завершено
reading time
AA Поделиться

One shot

Hola ~ Se suponía que iba a ser un drabble cortito, pero salió un poco más largo de lo planeado. Soy nueva escribiendo KookV, espero les guste, apreciaría mucho que me lo hicieran saber. :)



One Shot


Cuando Jungkook le preguntó a Kim Namjoon, el líder casi sufre un ataque de tos.


—¿Por qué quieres saber eso? —Namjoon había preguntado, dándose golpecitos en el pecho para disimular.


—Porque quiero escribir una canción. —Fue la respuesta de Jungkook, con toda la inocencia y honestidad del mundo.


A sus diecisiete años, quería ser capaz de escribir algo bajo su autoría, pero sólo había descubierto que no tenía experiencia en el tema.


—Bueno, pues un beso sabe a… —Namjoon se llevó una mano bajo la barbilla, en un intento por dar una descripción acertada— Un beso es como un árbol. Debes cuidarlo y poner toda tu pasión para que crezca fuerte, ¿entiendes?


Jungkook negó con la cabeza, comenzado a hacer garabatos sobre su libreta de apuntes y desanimado porque la metáfora no respondió su pregunta en lo absoluto.





La siguiente persona a la que le preguntó fue a Hoseok, quien le mostró una gran sonrisa y ojos soñadores.


—Un beso debe saber a esperanza. La gente necesita esperanza y pasión para vivir, de lo contrario el mundo sería un lugar muy triste. La esperanza mueve al mundo, Jungkook, nunca lo olvides.


Jungkook suspiró, no muy seguro de que aquella fuera la respuesta que buscaba.





Min Yoongi frunció las cejas cuando escuchó la pregunta.


—Ve y pregúntale a Jin, no tengo tiempo para esas cosas. —Fue lo que su hyung dijo, casi sacándolo de su estudio pues estaba trabajando en una nueva mezcla.




Jin se echó a reír al escuchar el cuestionamiento. El ataque de risa duró varios minutos, hasta que logró calmarse y responder.


—Un beso sabe a Kimichi o Ramen Carbonara, depende de qué sea lo último que la persona comió. No le des más vueltas al asunto pensando que es algo romántico.


Jungkook rodó los ojos, sabiendo que definitivamente no había sido de ayuda.





—Un beso… Creo que un beso debe ser dulce, como una promesa. O fiel, como un gato. Espera, ¿sabes si los gatos son fieles? —Jimin infló las mejillas, debatiéndose internamente si los felinos eran animales de total confianza. Es decir, sabía que lo eran, ¿pero podía compararlos con besar a alguien?


Probablemente sí, porque Jimin amaba a los animales y no dudaría en besarlos, pero eso no respondía la pregunta de Jungkook.


—No te preocupes, hyung, valoro mucho tu tiempo. —Jungkook se disculpó, retirándose de la sala.


Dejó salir un profundo suspiro, el cual reflejó su decepción.


Preguntarle a los hyungs no había sido de mucha ayuda, pero aún le faltaba una persona.


Tal vez él podría ayudar.





—¿Taehyung-hyung? —Jungkook tocó un par de veces la puerta de la habitación, pero no obtuvo respuesta.


¿Tal vez no había nadie?


Empujó ligeramente la puerta, encontrando que el cuarto estaba en penumbras, de no ser por la pantalla de la televisión encendida.


Sentando en el piso, Taehyung tenía unos auriculares colocados sobre su cabeza, y su expresión reflejaba máxima concentración en el videojuego que estaba jugando.


No fue hasta que Jungkook se acercó y se sentó a su lado, que Taehyung notó su presencia.


—¿Jungkookie? ¿Qué sucede? —Taehyung preguntó, pausando el juego y quitándose los auriculares para mirarlo.


—Yo, hmmmm… —Jungkook hizo una pausa, en un intento por encontrar las palabras correctas— Quería preguntarte algo, si no estás ocupado.


—Nunca estoy ocupado para ti. —Taehyung le dedicó una bonita sonrisa, de esas que hacían que Jungkook experimentara algo raro en su estómago. Era diferente a cuando se sentía enfermo, pero no lograba entender qué era.


—Tú sabes… ¿A qué sabe un beso?


La expresión de Taehyung cambió, pasando de la sorpresa a la confusión.


—¿Un beso? Pues…


Jungkook observó con atención cómo las cejas y los labios de Taehyung se fruncían, igual que cuando jugaba algún videojuego. Sus ojos, que siempre le habían parecido intensos y muy llamativos gracias a sus largas pestañas, se centraron en Jungkook, como si quisiera encontrar la respuesta mirándolo.


Y hubiera esperado alguna respuesta sin sentido como la de los otros hyungs, pero nada lo preparó para lo que vino después.


Sin darle tiempo de reaccionar, Taehyung se inclinó hacia adelante y acunó su barbilla con su mano, dejando un corto beso en su mejilla.


Jungkook abrió mucho los ojos y se quedó ahí, paralizado como una estatua, con la cabeza dando vueltas.


—Creo que eso responde tu pregunta. —Dijo Taehyung, divertido al ver la sonrisa boba que se formaba en el rostro de su compañero de grupo.


—En realidad, no.


Taehyung iba a volver a tomar el control de su videojuego, cuando se giró al escuchar que Jungkook se levantaba. No tuvo tiempo de moverse cuando unas manos sujetaron sus hombros, y fue el turno de Jungkook de inclinarse y dejar un fugaz beso en su mejilla, muy cerca de la comisura de sus labios.


Ambos se miraron durante algunos segundos, confundidos y con las pupilas dilatadas. No fue necesario un estetoscopio para poder escuchar que sus latidos eran el único sonido en la habitación, mientras se miraban sin atreverse a dar otro paso.


Taehyung no supo si fue Jungkook o si fue él, o quizás fueron ambos los que se aproximaron. Con cuidado, tomó el rostro de Jungkook entre sus manos, al mismo tiempo que él colocaba una mano detrás de su cuello para acercarlo.


Al principio fue un beso corto, apenas un roce, como si temieran tocar de más. Pero luego, al sentir que ambos lo deseaban, fue adquiriendo mayor intensidad, atreviéndose a ir más lejos.


Taehyung gimió bajito cuando la lengua de Jungkook tocó sus labios, una sensación húmeda que lo hizo abrir la boca y recibirlo.


Ninguno tenía gran experiencia en el tema, así que sólo siguieron sus instintos.


En alguna ocasión, Taehyung escuchó que para un buen beso necesitaba dejarse llevar, y eso fue lo que hizo. Estiró sus brazos y acercó más a Jungkook, rodeando su cuello mientras él bajaba las manos por su espalda para apretarlo más.


A Jungkook le gustó la sensación de aquellos labios, suaves y dulces, un sabor que no podía describir, pero definitivamente adictivo.


También le agradó la forma en la que Taehyung enredó sus dedos en su cabello, inclinando la cabeza para darle mejor acceso.


Y aunque Taehyung quiso ser silencioso, la forma en que aquellas manos bajaron un poco más y levantaron unos centímetros su camiseta para tocar su piel, lo hizo estremecerse hasta la punta de los pies.


Pero, como no eran unos expertos, pronto sintieron que el aire comenzaba a faltar, y se separaron para tomar bocanadas y estabilizar su respiración.


Jungkook tragó en seco, sin poder dejar de ver la boca de Taehyung, quien lo miraba de una forma similar.


—¿Qué... Estamos haciendo, Jungkookie?


—No.. No estoy seguro, pero… Creo que así es como debe saber, ya sabes, un beso.


—¿Entonces contesté tu pregunta? —Taehyung quiso saber, su sonrisa pasando de ser inocente a una que sólo logró provocarlo más.


—Me estás ayudando mucho, hyung. —Jungkook también sonrió, antes de acercarse y besarlo de nuevo.





—Vaya. Admito que es bastante buena. Tal vez podamos incluirla en el próximo álbum. —Sentando frente a la mesa con todos los miembros del grupo, Namjoon terminó de leer la canción que Jungkook había escrito recientemente.


—¿De dónde sacaste tanta inspiración, Jungkookie? —Hoseok preguntó, leyendo la libreta de canciones.


—Dame eso. —Jin extendió una mano y le arrebató el cuaderno— ¿Qué es esto? Aquí no dice nada de Kimichi o Ramen, ¿qué no escuchaste nada de lo que te dije?


—Menos mal que no mencionaste la parte de los gatos. —Murmuró Jimin con alivio, mientras Yoongi negaba la cabeza tras escuchar tantas tonterías de sus compañeros.


Pero Jungkook no prestó atención, se concentró en la persona sentada frente a él. Por su parte, Taehyung reprimió una sonrisa mientras frotaba la pierna de Jungkook con su pie, debajo de la mesa y sin que ninguno de los hyungs pudiera darse cuenta, sólo para provocarlo.


Sabía lo que pasaría esa noche, cuando todos se fueran a dormir y apagaran las luces.


Al final, Jungkook había obtenido la respuesta que tanto buscaba y hasta algo más. No podía esperar para ir a la habitación de Taehyung para seguir practicando y recibir más de esos dulces besos que tanto le gustaban.


FIN.

28 декабря 2020 г. 3:30:03 3 Отчет Добавить Подписаться
31
Конец

Об авторе

Winter Kookie Soñadora y fan del KookV ✨ Spoiler Alert: Me gustan los finales felices, pero puedo ser muy masoquista~

Прокомментируйте

Отправить!
~