duhl Duhlie

Él solo quería que lo amara tanto como él lo amaba. Pero era demasiado infantil como para que lo amen, ¿Verdad? ©Historia completamente mía, no se permiten copias ni adaptaciones sin mi autorización. ★TaeKook ∆Contenido recomendado para mayores de 18 años [Escenas sexuales poco convencionales] ∆Historia de 1 capítulo ∆TH-Top ∆JK-Bottom ¡Gracias por leer!


Фанфик Группы / Singers 18+. © Todos los derechos reservados.

#jeon #kim #jungkook #taehyung #taekook #gay #bl #boyslove #yaoi #bangtansonyeondan #bangtanboys #bangtan #bts
36
1.2k ПРОСМОТРОВ
Завершено
reading time
AA Поделиться

Play Night

Notita: Claramente la virginidad no es tan importante como yo la hago ver aquí. Ser virgen no te va a hacer más puro y no serlo no te va a hacer menos puro. Simplemente la forma en la que se pierde la virginidad en esta historia no es la correcta y mucho menos con la persona correcta, eso es lo que yo quería dar a entender.


— ¡Vamos, TaeTae! — Animó con alegría el castaño. Al ver qué el otro había ganado aplaudió contento, como si de un niño pequeño se tratase.


El rubio suspiró agotado. Otra vez Taehyung le había ganado en la consola.


— Mierda. Eres todo un jugador profesional, Taehyung. — Exclamó Ji-Han, cepillando su cabello color naranja con sus dedos segundos después.


Jungkook y Taehyung se habían vuelto pareja hacía unos cinco meses. Aún no vivían juntos pero el castaño adoraba ir a visitar el departamento de su pareja. Lo amaba tanto que se le pegaba como chicle, pero sin exagerar.


Realmente era sin exagerar.


A pesar de que Taehyung quería poder jugar tranquilamente con sus dos amigos que iban a ir a su casa, Jungkook apareció. A los dos muchachos no les importaba, incluso les caía bien el pequeño de diecinueve años. Pero a Taehyung no le hizo gracia.


— ¿Quieres Jugar, Jungkook? — Preguntó Do-Bum, acercándole el mando de la consola al menor. Antes de que pudiera contestar algo, el de cabello azabache interrumpió; — Déjalo, que se quede quieto sin molestar. El se invitó solo. — Contestó Taehyung con notable desden.


El castaño miró para abajo con pena. Comenzó a jugar con sus dedos, intentando retener las lágrimas que se habían formado en sus bellos ojos.


— Siempre lo mismo, ¿Que le hizo el pobre para que lo trate así? — Pensó Do-Bum. — Bueno... ¿Quieren cambiar de juego? Podemos jugar uno los cuatro y así ninguno queda fuera.


— A mí me parece fantástico. — Contestó Ji-Han con una sonrisa. Al fin y al cabo, quería que el nudo que se formaba en su estómago al ver el trato que recibía Jungkook, desapareciera.


El azabache puso una mueca de disgusto pero no dijo nada. Se levantó de su sofá y cambio el juego, poniendo uno de matar zombies. El menor, al ver cuál era la temática del vídeo juego, se alteró.


— T-Tae. A mí me dan mucho miedo los zombies. Luego tengo pesadillas y no puedo dormir bien a pesar de estar con Bunny.


El dueño de la casa suspiró ruidosamente.


— Deja de cagar todo, Jungkook. Si no te gusta, siempre puedes irte. No te invité y tampoco tenía planeado hacerlo.


Do-Bum mordió sus labios con impotencia. Por eso odiaba ir a la casa de su amigo cuando estaba con su pareja. Si, se entretenía con Taehyung, pero no era agradable ver cómo trataba al chiquillo.


— Lo lamento, TaeTae... Es solo que me gusta estar contigo. — Susurró en un hilo de voz. Su mirada estaba gacha, ya había comenzado a rasguñarse por los nervios. Cuando sintió que iba a derramar lágrimas, salió corriendo al baño de la casa.


— Al fin. — Suspiró el de cabello azabache. Se sentó en el sofá nuevamente con sus amigos y configuró la partida, empezandola. — De seguro va a demorar un rato. Debe de estar llorando patéticamente así que va a tardar. Odio que sea así, es tan infantil y molesto. — Comentó, tensando su mandíbula por la rabia.


"¿Entonces porqué estás con él?" Quiso preguntar Ji-Han, pero se contuvo.


El resto de la tarde pasó, Jungkook no se volvió a ver.


Cuando se hicieron las siete, los jóvenes decidieron volver a sus hogares. Se despidieron de su amigo y se marcharon.


Minutos después apareció el menor, bajando las escaleras. Tenía los ojos rojos al igual que su nariz y mejillas. Sin duda lloró bastante. Cuando vió a Taehyung bajó su mirada, se sentía débil.


— Ven aquí, Jungkook, ahora mismo. — Ordenó firmemente. Con prontitud pero miedo, el más bajo se acercó, aún mirando el suelo.


— ¿Porque mierda estás aquí aún? Ni siquiera te invité. Te la pasas todo el día pegado a mí. ¿Acaso no tienes asuntos que atender? Y no se te ocurra llorar como un niñito, ¿Entendiste?


Tratando de aguantar sus lágrimas, contestó con voz baja; — E-es porque Kookie ama a Tae. Solo quiere estar con él. P-perdonalo.


El mayor apretó sus puños con potente rabia, deseaba pegarle un par de puñetasos. Pero de un momento a otro, sonrió. Lentamente se acercó al otro y lo tomó por su pequeña cintura, que era cubierta por un bello suéter rosa pastel. — Claro que te perdono, Kookie. ¿Cómo podría no perdonar a la persona más bonita del mundo? Al que más amo. — Mintió descaradamente, tratando de conseguir lo que quería desde el primer momento y aún no había logrado obtener. — Pero aún estoy un poquito triste, ¿Sabes? Así que Kookie tiene que alegrarme por ser tan malo. — Insinuó. Tomando la mano izquierda del castaño, la llevó a su miembro, el cual había empezado a ponerse duro.


Jungkook abrió sus ojos en demasía. Él solo hecho de pensar en perder su virginidad le aterraba. Pero claro, el amaba a Taehyung, y pensaba que Taehyung lo amaba a él. Así que si era para demostrar aún más su amor, lo haría.


— T-TaeTae... — Susurró, siendo callado por el antes nombrado.


— Shh... Calla, Kookie. Tienes que demostrarme tu amor. Aún no me has dado esto, ¿No crees que me lo merezco por no apúrarte a hacerlo? — Preguntó. Luego de eso besó al otro con apuro. Era un beso hambriento y doloroso para el menor. Si, se habían dado pequeños besos, pero no habían pasado de eso, Jungkook no se sentía listo.


Bajó los besos al cuello, dejando marcas por la fuerza ejercida al chupar. Con sus manos masajeó el trasero a su gusto, apretujado las nalgas que eran cubiertas por un jean blanco. Golpeó una de ellas, haciendo que el otro gima con sorpresa.


— N-no. Porfavor. Yo n-no quiero, TaeTae. Kookie no está listo. Porfavor... — Suplicó.


— Te va a gustar, Jungkook. Cállate y mejor disfruta. — Silenció, comenzando a desnudar al otro.


— No, no... Porfavor no, TaeTae. Kookie de verdad no quiere. Solo quiere mimitos lindos.


Pero Taehyung no iba a parar, no ahora. La psicología inversa le serviría de algo.


Fingió sentirse triste. Se separó del otro, el cual recién había sido empujado al sofá. — Lo entiendo, Kookie. Tienes razón. Se que no puedes demostrarme de una forma tan grande cuánto me amas. Yo te quiero mucho pero... Entiendo que tú no me ames tanto como yo a tí.


El castaño agrandó sus ojos y negó con la cabeza, asustado. — No, no. Yo te amo mucho. Kookie ama mucho a Tae. Es solo que tengo m-miedo.


— Pero no te preocupes, yo voy a ser muy suave. Recuerda, siempre vas a estar antes que yo. Tu bienestar va primero. — Aseguró falsamente. Quiso brincar por la felicidad y premiarse a si mismo. Agradecía qué su novio fuese tan ingenuo. Con dulzura acarició la mejilla sonrojada del más pequeño y lo besó, esta vez con más calma. No tenía que levantar sospechas.


El de cabello azabache se puso entre las piernas del otro, aún besándolo. Se desnudó a él también y en un momento ambos ya estaban en completa desnudes. Tomó las piernas de Jungkook por la parte inferior y las elevó a su pecho, dejando expuesta esa pequeña entrada color rosa, y sobre todo, aún virgen.


Sonrió con insuficiencia, al fin podría lograr su cometido y lo que tanto quería.


No se iba a molestar en preparar al otro, al fin y al cabo luego de eso lo iba a botar. Luego de quitarle la virginidad, que era el porqué de salir con él, lo dejaría. Claro, luego de jugar un par de veces más con su apretado interior. Odiaba como era su personalidad, infantil y tímida. Pero admitía que tenía un cuerpo hermoso, pequeña cintura y voluminoso trasero.


Para facilitarse el "trabajo" mojó con saliva un poco sus dedos y los pasó por la entrada, sin meterlos, solo para mojarla.


— Ah... — Gimió el chiquillo al sentir como tocaban su parte tan especial. Estaba nervioso y tenía miedo, pero él estaba enamorado y confiaba en su pareja. Estaba seguro de que nunca lo lastimaría. El quería perder su virginidad al casarse, pero la desesperación de no querer decepcionar al azabache fue mayor.


Triste y gran error.


Sonrió tomando su propio miembro, lo acercó al contrario y masajeó su glande contra el deseado lugar.


— Mmg. P-porfavor se cuidadoso. C-confio en Ta... ¡Ah! — Antes de poder terminar, la mitad del miembro de gran tamaño había entrado en su parte trasera. — Duele... D-duele. — Se quejó, mirando con lágrimas en los ojos al mayor.


El contrario lo ignoró, importandole un comino si el otro moría por el dolor. Le importaba más la deliciosa sensación que sentía en su miembro al ser apretado por las paredes del chiquillo, antes del bienestar de este.


No esperó, solamente comenzó con las embestidas duras y rápidas.


Dolía, le dolía mucho. Sentía como su interior era abierto por ese gran miembro. Pero no le importaba cuánto dolor tuviera que soportar mientras su pareja estuviera feliz.


Las penetraciones era duras y secas. El sonido de la piel chocando entre sí se escuchaba alto. Los gemidos adoloridos del menor eran los que más resaltaban, se habían vuelto una de las cosas favoritas de Taehyung. No solo tenía el placer de ver sufrir a ese niño que tanto odiaba, si no que además tenía la dicha de ver sus expresiones de dolor mientras se lo follaba en su primera vez.


Totalmente repugnante, considerando que lo único que hizo el castaño fue darle amor.


— ¡Ah! ¡Ah! T-Tae-e te-te amo. — Confesó con sinceridad.


El mayor sonrió son superioridad, amaba verlo sufrir de esa manera.


Pasaron varios minutos en los que Jungkook trataba de aguantar un llanto desgarrador por el fuerte ardor que sentía en su interior, mientras que el de cabello azabache gruñía por el placer. Sin duda se notaba que era virgen, apretaba extremadamente fuerte, siendo delicioso para quien podía metérsela.


No estaba disfrutando su primera vez en lo absoluto, le dolía todo y tenía aún más miedo. No entendía porque dolía tanto. Si Taehyung lo amaba, ¿Porque iba tan rápido? Según él tenía entendido en su inexperiencia, había que preparar a la persona antes de hacerlo. Era cuestión de darse cuenta que en realidad no lo quería.


Al final se corrió dentro del castaño, mientras este suspiraba adolorido. De la entrada que ya no era pura, salían chorros de semen, a los cuales se les agregó pequeñas gotas de sangre.


— Al fin hiciste algo bien, Jungkook. — "Alagó"


— Si... — Susurró, sonriendo débil.


Ahora Taehyung sabría todo lo que lo ama, ¿Verdad?


Fin.


— Duhl la sorcière. —

28 декабря 2020 г. 0:15:51 6 Отчет Добавить Подписаться
13
Конец

Об авторе

Duhlie — Duhl la sorcière. — También me puedes encontrar en Wattpad como "Duhl" o "Duhlie" Cada día me perfecciono más para poder escribir historias mágicas, las cuales a los lectores les dejen sentimientos caóticos. Aún sigo mejorando, pero te invito a que a pesar de no ser perfectas, leas mis obras. Ustedes son personas muy valiosas para mí, ¡No lo olviden!

Прокомментируйте

Отправить!
Mafeer Jeon Mafeer Jeon
deberias hacer una continuacion porfaaa esta interesanteeeee:(
Estela3088 Estela3088
Que malo jugar con el pequeño kookie 💔😭💔😭💔😭💔
Girl Girl
Estaría bueno una continuación 🙏🏻🙏🏻 💕💕
Valentina Valentina
KE PERO- AAAAGH TAEHYUUUNG te voy a castrar >:c
tsyoong koo tsyoong koo
Nesesito continuación de esto 😩
،⠀𝗮⠀٠  Leva ،⠀𝗮⠀٠  Leva
necesito una continuación, estuvo buenísimo.
~