louvant Winifreda

Kim Namjoon es su ex novio y además, el hermano del hombre que capturó su corazón. Jungkook encontrará el amor en el momento y el lugar menos esperado. PRÓXIMAMENTE. ❖KOOKTAE/TAEKOOK. ❖Lenguaje vulgar. ❖Contenido sexual explícito.


Фанфик Группы / Singers Всех возростов.

#gay #bts #jungkook #vkook #taekook #kookv #taehyung #bangtan #tae #kooktae #kook
4
940 ПРОСМОТРОВ
В процессе - Новая глава Каждые 15 дней
reading time
AA Поделиться

Prólogo.

"Algo que siempre está ahí, algo que no es mentira ni verdad. Malas costumbres, mal destino. Un solo camino del que nunca puedo renegar. Hay algo malo dentro de mí, una especie de programa con error. Una tendencia, una exigencia. Muchas diferencias de las que nunca pude renegar. Estar solo, estar solo. Los meses pasan, los años se juntan, y todo da igual. Las fantasías, las escenas de cine, tienen mal final." -Estar solo, Los Prisioneros.




En sus ojos se podía observar la luna, reflejada en sus oscuros orbes llenos de tristeza. La luna ya no resplandecía como cuando aquellos atardeceres de besos y miradas interminables los abrazaban. Como cuando compartían sus vidas en aquel hogar que ahora se resumía en frías paredes de concreto.


"¿Te irás?", la calada a su cigarrillo pasó desapercibida, ¿desde cuándo fumaba con tanta ansiedad? "¿Qué nos pasó?".


Namjoon lo observó incrédulo, como si aún no pudiera creer que Jungkook estuviera allí, pensando en una posibilidad de comenzar de nuevo. Y es que lo conocía tanto que veía la esperanza en sus ojos, una esperanza tan limpia y cálida, que su corazón se estrujaba con solo pensar en la lejanía que sentía hacia aquella persona que alguna vez amó.


"No puedo quedarme, Jungkook. Dejamos de amarnos, esto es solo comodidad y rutina, ¿no te das cuenta? Nos besamos sin pasión, ya no quiero tocarte, ya no quiero vivir contigo porque no siento amor hacia ti", intentó sonar duro, quizás así su compañero podría dejar de observarlo con tanta ternura.


"Quizás es lo mejor", asintió con desinterés. Lanzó el cigarro al suelo y lo pisó, sin importar el olor a quemado que impregnó la alfombra, sin importar si eso llegaba a prender llamas de fuego más tarde. Ya nada tenía importancia.


A Jungkook le enfadaban las mentiras, sin embargo, cuando Namjoon le dijo que había conocido a Vania, una chica estadounidense con ojos preciosos y un coqueto caminar, deseó que el hombre que amaba le mintiera y le dijera que estaba todo bien, que ella era sólo una compañera de trabajo y que jamás había deseado besarla; que jamás había deseado estar a solas con ella y olvidarse de su existencia.


Pero después de todo, Namjoon era un hombre duro y sensato, él no escondía las noticias malas con dulces palabras de aliento. Él simplemente decía las verdades incluso si estas perforaban el corazón de las personas, aunque a veces había excepciones y mentía antes de aceptar sus errores.


"¿Cuántas veces?", preguntó, con un hilo de voz. Una estaca clavándose en su pecho. Quizás saberlo dolería menos.


"Seis", le respondió, con el habla apagada y sus ojos llenos de vergüenza. "Lo siento mucho, de verdad lo siento", Jungkook negó con una risa sarcástica.


"¿Lo sentías también cuando la follabas en mi cama?, ¿Por qué no pudiste decírmelo antes, Namjoon?", le hubiera gustado no ser engañado. Siempre pensó que el mayor sería alguien maduro y real, alguien con quién podría compartir la verdad incluso en palabras crudas. "Ella no tiene la culpa de la mierda en que te has vuelto. Deseé perdonarte, Namjoon. Aquel día cuando llegué y comenzaste a rociar desodorante por toda la casa, deseé que mi mente creara otra idea aparte de Vania. Deseé creer que no habías traído a la chica a esta casa, ¿sabe siquiera que tenías un novio?".


"No lo sé, solo... ella llegó a la oficina en busca de un trabajo, y cuando la vi no supe ni mi nombre. La vi entrar y supe que no había vuelta atrás. Su forma de ser me cautiva cada día, Jungkook. Sé que me equivoqué, pero no puedes pedirme estar junto a ti si no te amo", esa había sido su simple explicación, tan fácil que no le quedaba duda de la atracción que el pelinegro sentía hacia esa muchacha. "Ambos sabemos que nuestra relación se acabó hace mucho, Kook. Sin embargo, te quiero mucho, como un amigo, pero ya no nos amamos".


"¿Qué sabes tú? Quizás tú no me amas, pero lo que yo siento es incluso más fuerte que ayer. Crees saber lo que siento, pero solo me estás rompiendo el corazón, por favor, cállate", un ruego, eso era. Controlar su respiración le ayudaba a sostener su mundo que estaba por caer. "Necesitas irte, ándate".


"No permitas que nadie te diga que no puedes amar, Kookie. Porque yo te amé, te lo juro. Que sea en pasado no significa que nadie lo haga ahora. Eres fuerte, más fuerte que cualquier cosa, por eso estás aquí; a mi lado a pesar de que ya no te amo como antes. No me has dejado solo. Gracias por no dejarme solo, Jungkook", el nombrado asintió con lágrimas en sus ojos, la única que dejó ser, resbaló por su mejilla y calló en el cuello blanco de su camisa. "Sé que nada se rompe como un corazón, Kook. Pero por favor, no te hagas más daño, no te rompas".


Nunca le había gustado hacer planes, incluso al comenzar a vivir junto a Namjoon, le había parecido un poco tedioso el ajetreo. Alguna vez había sido independiente. Añoraba su cama y sus muchas almohadas para él solo, deseaba su cuarto con el espacio izquierdo vacío. Pero ahora que realmente estaba solo, ahora que el sonido de la cafetera a las tres de la mañana había dejado de sonar en la cocina, comprendía que la soledad no le gustaba tanto después de todo.


Aquella tarde, cuando el sonido de la puerta quedó dándole vueltas. Pensó que ya no quería estar solo, sentirse solo, llorar solo. Una llamada y su hermano estaba allí apoyándolo como en el inicio, como cuando eran solo los dos contra el mundo. Como cuando no se había enamorado.


"Me gusta pensar que voy a olvidarlo", le dijo a Hoseok, suspiró con pesadez.


"Lo harás. Nada duele para siempre", respondió el muchacho con una sonrisa. "Puedes dibujar. Intenta demostrar que te duele, Jungkook. Lo mejor es ganar algo, aunque sea a costa de esto, los tragos amargos traen inspiración".


"¿Cuándo Yoongi se fue, no sentiste que estabas roto?", preguntó esta vez, Hoseok asintió con sus manos juntas detrás de su nuca. "Es como si incluso comer es difícil porque él ya no está", Hoseok volvió a asentir, sin saber que decir. "No quiero estar enamorado de él, Hobi, por favor haz que se acabe. Te lo ruego".


El llanto de su amigo y aquellas palabras tan desesperadas lograban que su corazón se estrujara en su pecho. Sentía que su mundo se internaba en un bosque oscuro de tristeza, amargura. Tan gélido y roto como sabía que el corazón de Jungkook estaba.


"Algún día dejarás de amarlo, te lo prometo", le sonrió acariciando su cabello, con su hermano del alma sentado en su regazo y las lágrimas cayendo en su pecho desnudo. "Te prometo que dejarás de sentir esto, y serás feliz", había comenzado a llorar de la misma forma, parecía ser que incluso ahora podían obtener esa conexión como cuando a sus cinco años lloraban abrazados por peleas estúpidas. Y con esos recuerdos, Jungkook pensó que quizás, si tuviera cinco años otra vez, estaría mejor.

15 декабря 2020 г. 19:49:47 0 Отчет Добавить Подписаться
1
Продолжение следует… Новая глава Каждые 15 дней.

Об авторе

Winifreda I love, I love, I love myself.

Прокомментируйте

Отправить!
Нет комментариев. Будьте первым!
~