louvant Winifreda

Sobre ojos en proceso de amor propio, y corazones en reparación. ➢Pareja principal: Kim Taehyung y Jeon Jungkook. ➢Lenguaje explícito, escenas eróticas explícitas. ➢Abuso sexual y violencia. ➢En las posibles escenas sexuales entre los protagonistas habrá versatilidad en cuanto a sus roles.


Фанфик Группы / Singers Всех возростов.

#gay #amor #corea #bts #jungkook #jimin #vkook #taekook #taehyung #bangtan #kooktae #kookv}
4
1.0k ПРОСМОТРОВ
В процессе - Новая глава None
reading time
AA Поделиться

Prólogo: Solitario Refugio.

❝Corriendo cerca del vacío, ojalá alguien me lo hubiera dicho, que terminaría tan atrapado necesitando tus demonios, que estaría perdido sin ti guiándome por un mal camino. Supongo que soy un tonto por la forma en la que me atrapaste. Chico, haces que mi corazón se rompa más cada día. Y cuando estoy por perder el punto de todo, vienes desprendiendo todo el aire en mis pulmones. Y ahora es tan difícil de ser, ojalá alguien me lo hubiera dicho.❞

- Fade, Lewis Capaldi.





Cuando el reloj marca las una de la tarde, Taehyung sabe que es su hora de comer. A pesar de eso no tiene hambre, al parecer estar todo el día en la cafetería, con el dulce aroma de los pasteles rondándolo, le hace desaparecer el apetito.


"Hyung, el almuerzo te espera en la bodega", Jimin siempre lo pillaba en medio de un intento por no almorzar en días en que sentía que su estómago reventaba horas después de su desayuno.


"Gracias, Jimin-ah", le sonríe con amabilidad, agradece la preocupación del chico, ciertamente a pesar de que la confianza no es mucha, sabe que tiene a alguien allí.


"¿Puedo almorzar con usted?", pregunta el menor sin mirarlo de frente, lleno de vergüenza, esperando una negación que no le doliera demasiado.


"Vamos, me cansa estar solo", su respuesta no hace más que pasmar a Jimin, aunque este no lo demuestra en totalidad, sus pequeños ojos no tardan en engrandecer.


Taehyung es alguien que gusta de las noches solitarias en frente de su computadora. Ama su habitación, reconoce que todo es a su gusto y, por lo tanto, no hay nada en ella que le moleste. Pero, después de su introversión, el Taehyung lleno de miedos aparece, y acepta entonces que cuando el temor lo abraza, necesita de alguien para apaciguar aquel demonio interior que no deja de atormentar.


Entra a la bodega antes de su empleado y observa la almohada que el chico ha dejado para él. Suspira intentando no sonreír. Los detalles del muchacho a veces lo maravillan.


Se arrodilla en frente de la mesita y observa su plato. De pronto su estómago parece aceptar que el hambre ha estado escondida desde antes, y que desea comer.


"¿A qué se refería con que le cansa estar solo, Hyung?", pregunta Jimin con las mejillas llenas. "Parecía triste al decirlo".


"Toda mi vida he estado solo", se encoge de hombros. "No me malentiendas, no me molesta la soledad. De hecho, la disfruto, realmente lo hago. Pero a veces deseo compañía".


"¿Y sus amigos?", cuestiona el muchacho mirándolo esta vez a los ojos. Taehyung sonríe sin ganas y niega.


"No tengo", vuelve su mirada al plato y comienza a comer con tranquilidad.


"Nadie merece estar solo, hyung, ¿por qué nunca lo dijo?", Taehyung sonríe en grande al escuchar la indignación de su empleado, intentando modular cuando la comida parece escurrirse de sus comisuras.


"Jimin-ah, come primero y habla después", le indica sin mirarlo y deseando que la risa no lo desvíe de su aura de rudeza.


"Oh, sí. Lo siento, hyung", responde el chico bajando su mirada al plato y limpiando su boca con su manga rápidamente.


"¿Cuántos años tienes, Jimin-ah?", pregunta. "Cuando te contraté no leí su currículum".


"Tengo veintiuno", responde el chico, sonriendo por el extraño interés de su hyung. "Trabajo porque estudio en las noches, así que mi madre dijo que debía trabajar en algo para aportar", se encoge de hombros.


"¿Te dificulta?", pregunta Taehyung.


"No lo hace", niega con rapidez. "Muchos jóvenes hacen lo mismo, lamentablemente no todos nacimos en cuna de oro", se encoge de hombros.


"¿Qué insinúas?", pregunta el mayor.


"Solo era un comentario, es que a veces hay gente que no tiene obligaciones y se hace rica rápido", se encoge de hombros otra vez.


"¿Quieres ser mi amigo, Jimin-ah?", pregunta el mayor soltando sus palillos y mirándolo de frente. Jimin asiente lentamente, anonadado.


"Claro, hyung", Taehyung asiente.


"Entonces debes saber, que tengo veinticinco años, y terminé de estudiar el año pasado", responde el chico.


"¿Puedo hacer una pregunta?", Taehyung asiente hacia Jimin tomando sus palillos y comenzando a comer. "¿Por qué hay rumores de que usted se fue de su casa de pequeño y sus padres son ricos?".


Jimin no tenía idea de que la risa de Taehyung es tan bonita, no como un cumplido medular, sino que como realmente una admiración hacia el hyung amargado y serio, que ahora parece disponer de una sonrisa cuadrada y unas carcajadas maravillosas.


"¿Quién dice esa mierda?", pregunta el mayor intentando controlar sus carcajadas, apretando su estómago mientras logra calmarse. "Soy huérfano", se encoge de hombros. Jimin lo mira en un estado de estupefacción máximo. "En realidad, no tanto. Pero conocí a mi padre a los veintitrés y él me dio dinero".


"¿Y qué hizo antes?", pregunta sin comprender demasiado.


"Estuve en un orfanato", se encogió de hombros. "A ver, no tengo idea de quién es mi madre y mi padre apareció de pronto en el orfanato en que estaba, me llamaron y tuve que ir hasta allá. Allí lo encontré y le dije que realmente no quería verlo, sigo sin querer", hizo una pausa para comer un poco. "Y luego él llegó con mucho dinero diciendo que por lo menos, aunque nunca estuvo, iba a ayudarme con eso. Fue tanto dinero que logré saldar mis deudas y compré este lugar luego de terminar gastronomía".


"Eso suena como la historia de una película, hyung", Jimin hablaba con total impresión. "¿Hizo todo esto solo?".


"Creo que sí. Realmente a pesar de que no lo he vuelto a ver, pude obtener este lugar y no necesito más. Somos exitosos con esto", se rio, Jimin asintió con una media sonrisa. "No creas lo que la gente dice. Sé más inteligente, Jiminnie".


"Lo siento, hyung. Yo realmente creí que usted era rico desde siempre", contestó el chico. Taehyung negó.


"Tampoco lo soy ahora. Tengo que pagar muchas cosas, vivo cómodo, pero no soy rico", respondió. "Pude comprar mi departamento y tengo para comer y las cosas básicas".


"Eso es bueno, hyung. Es la vida perfecta", contestó Jimin, Taehyung se encogió de hombros.


"La vida no es muy perfecta si me siento solo", suspiró dejando los palillos al terminar de comer. "Pero es algo que hay que afrontar. Tú tienes una madre y un padre que te quieren. O quizás una madre y otra madre, no lo sé".


"Solo una madre, hyung. No conozco a mi padre y mamá tampoco tiene novia o novio, creo", Taehyung asintió comprendiendo. "Pero ella ha sido la mejor conmigo, agradezco tenerla. Por eso estoy trabajando, quiero ayudarla".


"¿Fue complicado crecer sin un padre?", preguntó el mayor. Jimin negó.


"Es cierto que a veces los niños preguntan cosas, por curiosidad. Pero mi madre siempre nos dijo que no había más, ¿sabe? El modelo de familia monoparental. Tuvimos una conversación larga. Usted sabe que hay personas que siguen siendo unas tontas, pero, ella nos explicó de familias extensas y otras monoparentales", Taehyung asintió. Sabía que la educación de Jimin era buena, el chico tenía esa amabilidad en el corazón que reconocía en pocos. Esa calidez que no lo dejaba pasar inadvertido.


"Siempre he sido mi propia familia", contestó el chico. "Pero cuando era pequeño no lo pensaba tanto, vivía entre muchos niños como yo, que no tenían a nadie más que a las cuidadoras del estado. Pero no tuvimos mucho afecto de parte de ellas nunca".


"Debe ser difícil no tener a nadie", Taehyung asintió ante las suaves palabras del menor y sonrió después.


"No es tan difícil cuando te acostumbras", se encogió de hombros sin pensar demasiado y observó los ojos de Jimin desaparecer en medio de una sonrisa. "Es bueno ser tu amigo, Jimin-ah".


Porque Taehyung estaba cansado de estar solo.







Sentado en su sillón, con las piernas cruzadas observa hacia la puerta. Es la hora de llegada de su novio, y reconoce que tiene miedo, aunque eso solo lo sabe él.

El sonido de la llave en el cerrojo provoca que su boca se seque. Observa tomando un respiro.


Seung entra a la sala de estar con una bolsa en la mano y una sonrisa en la cara. Lo mira inexpresivo y cambia la posición de su cuerpo, necesita centrarse en lo que viene, porque sabe que, si no protege su cuerpo, no podrá curar sus heridas, mayormente las del corazón.


Observa como deja la bolsa encima de la mesita, y escucha un leve resoplido de parte del mayor.


"Hoy te dije que fueras a mi trabajo, te esperé en el despacho por dos horas y no apareciste", la voz del mayor parece furiosa, como siempre. Se contiene para no responder, porque sabe que, si lo hace, la situación cambiará de rumbo al instante. "Necesito que me expliques por qué no estabas".


"Hoy tuve que cerrar más tarde, es viernes, Seung-ssi", intenta no sonar burlón, es lo que menos quiere. Pero observa los ojos de su novio, y la furia surge de su boca.


"¡¿Y qué mierda me importa a mí si es viernes?!", pregunta tomando su rostro. Sus mejillas son presionadas por los dedos del más alto y duele. Pero duele menos que su corazón. "¿Cuándo vas a entender que no soy un juguete?", el hombre suelta sus mejillas imponiéndose ante él, con el ceño fruncido y su lengua mojando sus labios.


"Yo lo sé, Seung-ssi. Es solo que no pude cerrar antes, había muchos clientes. No podía decirle que...", y sus palabras se cortan, tan rápido como la mano derecha de Min Seung le propina un puñetazo en la mejilla izquierda. Su mano toca la herida, está sangrando, pero ya no importa mucho, porque su cuerpo es levantado del sillón por las manos del mayor, apretando su camiseta en un puño.


"¿Lo sabes, Taehyung?", pregunta Seung acercando sus labios a los de Taehyung.


Quiere resistir el beso, quiere que pare, quiere correr. Quiere huir.


"Lo siento mucho, Seung-ssi", susurra cuando el más alto lo suelta, tirándolo en el sillón. "No volverá a pasar, lo prometo".


"Debería echarte a la calle por desobedecerme", masculla dándose la vuelta y quitando su chaqueta. La deja encima del sillón pequeño y se sienta al lado del cuerpo del menor, observa su rostro y toca la herida que el golpe le había dejado cerca del labio. "¿No puedes obedecerme por una vez, Taehyung? Si lo hicieras no tendría que castigarte", acaricia su mejilla. Taehyung siente asco, pero no quiere ser golpeado aún más. No esta noche. "Perdón, mi amor. Pero es que te amo tanto que no puedo dejar de pensar que no quieres estar conmigo".


Siente repulsión por sí mismo, provocada por aquel hombre sentado a su lado, mientras intenta desaparecer el nudo en su garganta.


Se siente invadido, y maldice el día en que entregó su corazón a un Min Seung. Sabe que no puede seguir en ese estado, pero no cree poder salir.


"Yo te amo, Seung-ssi", le dijo al sentir los besos en su cuello. Cierra sus ojos e intenta pensar en otra cosa.


Su mente lo lleva a su niñez, el sonido de la campana para almorzar. La mirada tierna de sus profesores. Sonríe, porque olvida por un momento al hombre que está encima de su cuerpo, tocando lugares que no debería, que no quiere que toque.


Pero sigue pensando, recuerda la universidad. La tranquilidad de su hogar los sábados. Piensa en que quizás mañana será un día mejor, y puede aguantar una vez más.


Y ahí está su corazón. Pisoteado y tan lastimado, lleno de odio, lleno de miedo. Porque incluso así, cuando mira a Seung. Sabe que puede perdonarle todo, puede perdonar hasta su propia muerte si es necesario para hacerle feliz.

15 декабря 2020 г. 1:13:18 0 Отчет Добавить Подписаться
0
Прочтите следующую главу Capítulo 1: Ojos de ayuda.

Прокомментируйте

Отправить!
Нет комментариев. Будьте первым!
~

Вы наслаждаетесь чтением?

У вас все ещё остались 4 главы в этой истории.
Чтобы продолжить, пожалуйста, зарегистрируйтесь или войдите. Бесплатно!

Войти через Facebook Войти через Twitter

или используйте обычную регистрационную форму