dayaxkim DayaxKim

Jungkook es profesor de arte, y vive enamorado de su adorable alumno, Kim Taehyung. —Contenido sexual. —Capítulo Único. —Pareja: KookTae | KookV. —Jungkook (Top) | Taehyung (Bottom) —Obra escrita por DayaxKim. No se permiten copias o adaptaciones de ningún tipo.


Фанфик Сериалы/Дорамы/Мыльные оперы 18+. © Todos los derechos reservados

#gay #amor #fanfiction #fanfic #chicos #bts #kimtaehyung #jeonjungkook #jungkook #profesor #estudiante #vkook #taekook #kookv #taehyung #kooktae #alumno #btsvkook
75
2.0k ПРОСМОТРОВ
Завершено
reading time
AA Поделиться

Capítulo Único


[Jungkook]



La campana del colegio sonó, y en menos de lo que esperé, los alumnos se fueron como si estuvieran huyendo de una jodida cárcel ¿Acaso mis clases de arte son tan malas?


Me recosté en el respaldo de la silla, esperando a que el salón estuviera casi vacío, para ahora sí, admirar a mi lindo estudiante Taehyungie.


No tardó mucho en levantar la mirada y darse cuenta de que mis ojos estaban sobre él. En ese mismo instante sus mejillas se tiñeron rosaditas, naturalmente ya son encendidas, pero ahora lucen como dos adorables bolitas tornándose rojas.


Le brindé una sonrisa, más enseguida bajó su mirada y comenzó a guardar torpemente sus cosas.


—¿Quieres que te ayude, cielo?— Pregunté algo tímido, viendo como varios de sus lápices y pinceles caían al suelo debido a sus torpes y nerviosos movimientos. Un momento ¿le dije "cielo"?


—N-no p-profesor, no se p-preocupe— Susurró cabizbajo.


Lo miré unos segundos; mi mente se llenó de pensamientos, de recuerdos...y simplemente no puedo más.


Abandoné mi silla, fui a la puerta del salón y le puse seguro. Luego de eso, giré a verlo, encontrándome de inmediato con sus ojitos confundidos.


—¿P-por qué cerró la puerta, profesor?— Su boquita formó un tembloroso puchero, mi corazón se encogió de ternura. Ya había terminado de guardar sus cosas y ahora estaba parado al lado de su banca, con su mochila sobre sus hombros, jalando despacio las tiras de estas.


—Quiero que hablemos de lo que pasó el otro día— Dije. Lo noté morderse los labios nervioso, bajando un poco la cabeza— Que hablemos de nosotros...


—N-no hay nada de que hablar, p-profesor— Exclamó acelerado— Ya me voy...— Con su mirada pegada a sus zapatos empezó a caminar hacia la puerta. Suspiré pesado, me arrimé a la puerta justo cuando iba a tomar la manija para abrir— Profesor-


—¿Cómo puedes decir que no hay nada de que hablar?— Velozmente me acerqué a él y lo tomé de la cintura, apegándolo totalmente a mi cuerpo. Una adorable expresión de asombro apareció en su carita, sus manos terminaron en mi pecho, las sentí temblar— El beso del otro día...¿no significó nada para ti?— Cuestioné, nuestros ojos conectaban sin pestañear. Humedeció sus finos labios con ese tierno nerviosismo cómplice de su inocencia y timidez.


—S-sabe que sí...— Musitó con una leve mueca apenada. Mis dedos se entrelazan con fuerza por detrás de su cintura.


—Entonces...¿por qué me evitas? Sabes que no puedo estar lejos de ti, sabes todo lo que siento por ti, por favor no me evites Taehyung...


—Es que...no e-está bien, esto no está b-bien, profesor— Bajó su mirada— Usted y yo...no podemos estar juntos— Solté su cintura, llevé mis manos delicadamente a su rostro, tomándolo suave de las mejillas.


—Taehyung, explícame porqué no podemos estar juntos.


—P-porque usted es mi profesor de a-arte...y yo soy su alumno, n-no podemos estar juntos, profesor J- — Lo besé.


Besé sus labios con suavidad, pero siendo impetuoso a la vez. Los recuerdos de hace unos días inundaron mi mente, el día que lo invité a mi casa "para pintar paisajes" pero realmente le confesé mis sentimientos y lo besé.


Sus manos se deslizaron algo inseguras sobre mi pecho, sonreí en medio del beso, tomándolo nuevamente de la cintura para apegarlo mucho más y profundizar el húmedo contacto de nuestras bocas.


El movimiento de nuestros labios parece haber congelado las manecillas del tiempo, como un momento interminable de nosotros, solo nosotros con nuestros corazones pulsando fuerte.


Mis labios se deslizan sobre los suyos, los succionan suavemente, similar al roce puro de nuestras lenguas, que nacen como pequeñas tentaciones en un nido fuera de la realidad.


Amo a Taehyung, lo amé desde el primer día. Mi corazón lo escogió a él hace dos años, desde que comencé a trabajar en este colegio y lo vi. Me enamoré, me enamoré del aire que respira, de la burbuja de ternura que lo rodea, de la pureza que vive en su mirada, de la forma tan transparente que tiene de ser, me enamoré de él, simplemente me enamoré.


—Tus labios me dicen tantas cosas...— Murmuré sobre sus labios. Ladeó un poco la cabeza, mordiendo por instinto sus labios ensalivados.


—Estoy enamorado de usted...— Musitó, como si sintiera pena al confesar aquello. Si supiera como hizo latir a mi corazón.


—También estoy enamorado de ti, Taehyung— Le dije rozando nuestras narices. Una gran sonrisa se asomó en sus labios, sus mejillas se sonrojaron fuertemente— Estoy muy enamorado de ti, cielo. Dios, esperé dos años por besarte, por esto...


—Yo t-también esperé dos años, profesor— Sonrió. Lindo, lindo, lindo.


—Umm ¿solo besarme? porque yo...quisiera hacer muchas cosas más contigo— Bromeé, él pareció no captar mi indirecta, lo que me hizo derretir de ternura.


—Claro que quisiera hacer muchas cosas más con usted, p-profesor.


—¿Ah sí? ¿qué cosas?— Sus bracitos se enredaron en mi cuello, formó una tierna mueca mientras pensaba. Mi corazón se sintió en paz, la cercanía de su parte me hizo ver que él se siente cómodo.


—Mmm...quería llevarlo a todas las fundaciones de niños en Seúl, para que pudiera mostrarle sus hermosas pinturas. Sus pinturas son las más hermosas del universo, profesor— ¿Cómo un chico de 18 años puede ser tan tierno? ¿cómo encontré a Taehyung entre tanta gente? si es un ángel precioso nacido en el cielo.


—Me encantaría mostrarle mis pinturas a los niños, aunque las tuyas son mucho más hermosas— Tomé nuevamente sus mejillas y lo llené de besitos hasta que chocamos con mi escritorio y lo subí en el.


—¿Enserio, profesor? yo s-sabía que su corazón es un meloncito super dulce— Juntó sus manitas sobre sus piernas. Tracé una sonrisa, acercándome más de lo debido a su rostro. Su inocencia es hermosamente tentadora.


—Bebé...dime cómo me quito las inmensas ganas de comerte que tengo— Abrí sus piernas con cautela, mis brazos abrazaron su cintura despacio.


—Mh...puede comerme profesor Jeon, ¡deme muchos besitos!— Su sonrisa hizo inflar sus cachetitos. No puedo con él, es una cosita muy tierna y adorable.


—Te daré muchos besitos, corazón— Sonreí, él también lo hizo— Pero...me gustaría comerte de otra forma— Susurré cerca de sus labios, y enseguida le di un suave besito.


—¿De que forma?— Sus mejillas se sonrojaron.


—¿Sabes qué es...hacer el amor?— Pregunté sonriente. Amo bromear con él, desde que lo conocí, mis indirectas siempre han pasado desapercibidas por él, es un bebé.


—S-sí...si lo sé.


—Umm ¿quisieras alguna vez hacerlo conmigo?— Oh bueno, eso sonó muy bien, demasiado bien...


—¿P-por qué...no puede ser ahora?— ¿Qué?


¿Cómo?


¿Qué dijo?


—¿Qué? ¿q-quieres...q-que sea ahora?


—B-bueno si no quiere-


—¡Claro que quiero!— Joder, creo que me escuché muy desesperado.


—Entonces...— Sonrió tiernamente. Oh Dios, me has mirado a los ojos.


Me acerqué con suavidad a besar sus labios.


El deseo se desató ferviente por todo mi cuerpo, a través de ligeras olas de calor que golpeaban fuertemente.


Muchas veces imaginé hacerle el amor, pero jamás imaginé que sería así de repente, y en el salón de arte.


—P-profesor...— Sus jadeos comenzaron a llenar el lugar. Mis manos se fueron perdiendo entre sus muslos fornidos, acariciando a abriendo de a poco un mayor espacio entre sus bonitas piernas—¿M-me...me verá desnudo?— Susurró, sonriente asentí con la cabeza.


—Sí, mi cielo— La sola idea ya me está volviendo loco.


—Profesor Jeon...q-quiero que sea rudo c-conmigo— Habló con un sutil toque de sensualidad. Me sorprendí, realmente me sorprendí, y no pude evitar sonreír de felicidad.


—¿Estás seguro bebé?— Sé que es virgen, no quiero lastimarlo, mucho menos en su primera vez.


—S-sí, yo...he escuchado que...rudo es mejor— Abultó sus labiecitos cabizbajo.


—Bueno, no tengo ningún problema, mi niño— Sonreí tomándolo de las mejillas— Pero será suave al principio, después...te destrozaré.


Agarré sus caderas y lo empujé a mi cuerpo, mis manos buscaron con prisa el cierre de su pantalón, me estaba desesperando, él no notó y con una tierna risita me ayudó a deshacerme de sus pantalones.


— Veo q-que me desea mucho, profesor...— Mis mejillas se coloraron, mi corazón golpeteo con fuerza— Mua— Estampó un fugaz besito en mi frente.


—Date la vuelta— Le di rápidos besos por toda su carita, segundos después me obedeció y recostó su cuerpo bocabajo encima del escritorio.


Pronto tuve su redondo y gran trasero frente a mí, mi excitación estaba subiendo rápidamente de nivel.


Mis manos fueron al encuentro de sus muslos para ir subiendo lentamente por su figura, arqueó suave su espalda, sonreí sintiéndome afortunado.


—¿Te gusta que te toque?— Susurré. Mis dedos se deslizaban por sus piernas, como si fueran una fina pluma de algodón. Él se estremece, librando inocentes jadeos.


—U-ujum...— Despacio fui bajando su boxer. Mis ojos observaron detalladamente la escena.


—Eres precioso...— Admiré su piel brillante, semejante a la lucidez de las estrellas, aprecié parte de su miembro y sus testículos— Te haré temblar, mi cielo.


Me arrodillé frente a su perfecto y lindo culo. Mi sonrisa no podía ser más grande.


Primero acaricié sus nalgas con distintos movimientos, logrando hacerlo gemir, logrando que su cuerpo se sienta impaciente y deseoso. Minutos después, mis dedos rozaron la partidura de sus grandes nalgas, abrieron espacio entre ellas, mostrando su hermosa y virginal entrada. Maldición, que ganas de follarlo duro ahora mismo.


—¿Te está gustando?— Humedecí uno de mis dedos, y lo pasé fugazmente por su piel.


—S-sí...me e-está gustando mucho— Su respiración golpea con pesadez.


Pronto mojé tres de mis dedos y con ellos repasé su agujero. Sus gemidos aumentan de intensidad, mientras yo dilato su entrada sin prisa, metiendo despacio mis dedos y moviéndolos dentro de él.


Minutos después, me puse de pie, no sin antes darle dos ruidosos besos en sus nalgas.


—Prepárate bebé...— Le dije, moví mi glande goteando presemen por su húmedo agujero, y segundos después, me adentré.


—¡Ahh! ahg ¡P-profesor Jeon!— Su cuerpo se sacudió. Mordí mi labio con fuerza, una mano se colocó en su espalda e hizo que su pecho cayera al escritorio nuevamente, su cuerpo se sintió nervioso, tan tembloroso— V-va...va a r-romperme.


—Aún no termino de entrar, lindura.


—¿Q-qué?— Quise reír. Sostuve sus caderas, y continué metiéndome en su interior. Mierda, se siente tan bien, él es tan estrecho, tan apretado y caliente.


—Avísame si te duele, bebé— Arremetí despacio. Él chilló.


—¡Ahhg! ¡m-me...encanta!— Sonreí.


Seguí penetrándolo suave, hasta que minutos después me avisó que fuera más rápido y así lo hice. Las satisfactorias cosquillas en mi cuerpo detonaron como bombas, esto es increíble.


Puedo sentir mi polla latir fuerte dentro de él, como sus paredes cálidas me abrazan vigorosamente. Es fascinante, malditamente fascinante.


—Profesor J-Jeon...¡Ahh!¡ dios...mhg ¡mhg!—Me siento como un animal hambriento y voraz, consumido por el deseo de follarlo hasta dejarlo sin fuerzas.


Las estocadas se vuelven cada vez más rudas. Sus tiernos gemidos son el maldito cielo, encienden cada partícula de mi ser.


—P-pofesor Jeon...ah ah ¡ah!— Mi entrepierna chocaba de forma tan deliciosa y sucia con su culo, el sudor ya se corría por el cuerpo de ambos, haciendo de el contacto más placentero y caliente. El vaivén de sus caderas dejó de ser suave, él también empezó a moverse, y aún más rico, a estrecharme dentro de su interior.


Mi pene sale y entra, su perfecto culo me traga por completo y me hace sentir tan malditamente bien. El placer nubló mi juicio, y segundos después me corrí.


Sentí su cuerpo derrumbarse, su respiración se oyó irregularmente agitada, deslicé una mano sobre su espalda sudada mientras que salía con cuidado de su ahora no tan estrecho interior. Mi glande chorreaba mi esencia ligeramente espesa, así que no tardé en chispear todo mi semen en ese culo que acabo de destrozar.


—Bebé...fue lo mejor...— Dije agotado.


—¿M-me ayuda a v-voltearme?— Pidió con su vocecita agitada. Mi corazón se derritió de amor.


—Claro, mi príncipe hermoso— Tomé con suavidad su delicada cintura, y lo elevé con muchísimo cuidado hasta lograr que quedara cara a cara conmigo, sus ojitos estaban inundados en lágrimas y que al verme corrieron por sus mejillas pinceladas de rojo.


—M-me encantó profesor Jeon...a-aunque me dolió mucho, lo disfruté más que nada en el mundo. Fue increíble— Sus piernas no podían mantenerse de pie, así que lo cargué para evitar que se derrumbara, entrelazó sus piernas alrededor de mi cintura, con poca fuerza, pero lo hizo.


—Me encantó como no tienes idea— Sus manitas pegajosas y húmedas me tomaron de las mejillas, se impulsó a besarme y a dejarme ido y profundamente embobado.


—¿Le gustó m-mi cuerpo?


—La pregunta ofende, cariño. Por supuesto que sí, es el cuerpo más hermoso y sexy del universo entero— Sus cachetes se pusieron rojitos.


—Profesor Jeon...¿p-puedo...dejar de llamarlo así?


—Llámame como desees, bebé.


—Kookie...te llamaré Kookie, así te llamo en mi mente— Mi sonrisa estaba por salirse de mi cara, ¿cómo es tan lindo? ¿cómo alguien puede ser tan tierno?


—Me gusta mucho, mi pequeño TaeTae— Sonreímos—¿Estarás desocupado mañana, bonito?— Me animaré, al fin me animaré a invitarlo a salir, claro...si acepta.


—S-sí...¿por qué la pregunta?


—Porque quiero invitarte a salir...


—¡¿Quiere tener una cita conmigo?!


—Sí, quiero tener una cita con el chico más lindo del mundo— Musité con una tímida sonrisa.


—Mi corazón está latiendo muy fuerte— Hizo un adorable pucherito. Rocé la punta de mi nariz con la suya.


—Entonces...¿tenemos una cita mañana?


—Tenemos una cita mañana, mi Kookie.


Y si todo sale bien, te pediré que seas mi novio.




[Notita uwu: Espero que les haya gustado muchooo]

30 декабря 2020 г. 17:20:34 12 Отчет Добавить Подписаться
40
Конец

Об авторе

DayaxKim Daya ▪︎ 16 ▪︎ leo ▪︎ Taekook 💕🌸 Espero que les gusten mucho mis historias 🥺🍯💞 🍭Wattpad: @DayaxKim 🐻🐰💗

Прокомментируйте

Отправить!
Any ❒ Any ❒
Que bonitooo ૮˃̵֊ ˂̵ ა
Vale ♡ Vale ♡
No tengo palabras 😔♥👌🏻
Kim Taekook Kim Taekook
Si me encantaba la versión yoonmin. Ahora amo esta versión siksi
Vale ♡ Vale ♡
Uy esto se prendió 🔥🤞🏻 7w7
A Ana
AHHHHH VERSIÓN KOOKV Ya puedo morir en paz. 🥺 Te amito bebi. 😘

  • DayaxKim  DayaxKim
    Aaaa es muy lindo que estés aquí 🥺🤧❤ January 02, 2021, 04:05
Mochi Park Mochi Park
Sofkosnaixnk amojjajsjaj Gente vayan a wtt que la versión YOONMIN ta bien bonis perfect
diosito_te_vigila . diosito_te_vigila .
Solo vine a leer esto y no me arrepiento, tanto en yoonmin o taekook está historia es arte 💕🌷 (literalmente me instalé y cree una cuenta solo por ti y tus hermosas historias)
Fanny Segales Fanny Segales
Ya me había asustado. Por un momento pensé que era un trío........

EILEN_UWU EILEN_UWU
Yo toda confundida de que le dijera "Señor Yoongi" jajaja Esto fue tan tierno!!! Escribes arte 💜
~