illovesjk iliana Licon

Obligándose a dejar su mente en blanco, ya habría tiempo para responder sus dudas después, en este momento solo quería cederle el control a su lobo y poder tocar a su Hyung de una vez por todas, como tantas veces lo había imaginado.


LGBT+ 18+.

#yaoi #infidelidad #bts #jungkook #omegaverse #vkook #taekook #kookv #taehyung #alfa #kooktae
Короткий рассказ
2
1.5k ПРОСМОТРОВ
Завершено
reading time
AA Поделиться

ALPHAS´S NIGHT

Haciendo a un lado el poco autocontrol que le quedaba el azabache tomó por el cuello de la camisa para fundir sus labios con los del peliazul, quizás buscando la respuesta a las preguntas que siempre estuvieron rondando su cabeza; ¿Por qué el fuerte aroma de su mayor le resultaba tan atrayente?, lejos de repelerle como ha pasado cuando con otro de sus compañeros se encontraba en las mismas situaciones, ¿Por qué estuvo reprimiéndose durante tanto tiempo? Y la más importante ¿Por qué se sentía tan jodidamente bien?

Obligándose a dejar su mente en blanco, ya habría tiempo para responder sus dudas después, en este momento solo quería cederle el control a su lobo y poder tocar a su Hyung de una vez por todas, como tantas veces lo había imaginado.

Y así fue como terminó por cargar a Taehyung en brazos mientras que sus lenguas peleaban entre ellas de manera ansiosa, casi necesitada y con las piernas enredadas alrededor de su cintura, terminando por estamparlo contra la puerta del dormitorio y haciendo que los supresores que sostenía entre manos para ambos cayesen al suelo.

Fue hasta que un instante de lucidez atravesó al mayor y el peso de la realidad cayó sobre sus pies y se obligó a dar por terminado el beso.

—... Mierda, Kook necesitamos los supresores— expresó con la voz agitada y los labios un poco inflamados por lo que acababa de suceder, pero solo logrando que el deseo de estar junto a JungKook de una manera carnal aumente.

—No quiero usarlos— respondió firmemente dejando pequeños besos en el cuello del otro y logrando que su mayor emitiera pequeños gemidos de satisfacción— No quiero usarlos en esta ocasión, no sabiendo que tu estas aquí y me necesitas tanto como yo a ti— una parte de él le decía que lo que estaban haciendo no estaba bien, que no es algo normal pero ya no creía poder llegar a soportar más las ganas de sentirlo.

¿cómo sería el roce de su piel contra la del azabache?

¿cómo sería pasar sus manos por cada una de las partes de él y poder disfrutar con toda libertad sin llegar a sentir que era algo indebido?

—P-pero que hay de......— el azabache volvió a hacer posesión de su boca; su lengua comenzando a enredarse con la contraria explorando cada uno de sus rincones, hasta que se decidió por separarse y tomar el rostro del joven de piel acanelada y grandes ojos entre sus manos para observarlo fijamente — Hyung, no importa nadie, en este momento solo somos tu y yo ¿Qué dices, Aceptas?

Sabía los problemas que traerá para ambos, pero en estos momentos los besos del azabache habían logrado nublar completamente su capacidad de razonamiento, asintiendo antes de poder formular una palabra— está bien, solo somos tu y yo.

DOS HORAS ANTES

Si se tuviera que elegir una palabra para describir la relación entre Taehyung y Jungkook la palabra más adecuada sería "Amistad" porque eso es lo que ambos jóvenes eran, amigos desde hace años.

Se conocieron durante un mini campamento de verano al que sus padres habían decidido enviarlos, el último día de este, los encargados habían decidido organizar una competencia de futbol. Como parte del evento de clausura dividieron al grupo en dos y al azabache en ese entonces de ocho años lo colocaron como delantero por sus excelentes habilidades.

El partido avanzaba desfavorablemente para su equipo, iban perdiendo por un punto necesitaba hacer una anotación para lograr empatar el marcador y que su orgullo no se viera afectado de la forma que lo estaba haciendo en estos momentos, haciendo su mayor esfuerzo en los últimos minutos del partido, recibió un pase por parte de su Eun Woo su compañero de equipo, tomando velocidad y logrando esquivar a sus contrincantes corrió hacia el área de penales encontrándose solo en el pequeño portero de cabellera castaña, finas facciones y piel acanelada, analizándolo en retrospectiva era un niño muy lindo, pero en ese primer instante en su mente solo se ocupaba por la posibilidad de anotar, así que haciendo uso de toda su fuerza disparando la pelota pero no contaba que la trayectoria del balón se desviaría e impactaría directamente en la cara del castaño. Afortunadamente la cara del castaño hizo que la pelota se dirigiera dentro de la portería con el que consiguió el gol del empate y olvidándose de la persona que había golpeado accidentalmente.

Los primeros minutos estuvo celebrando con sus amigos que no fue una derrota completamente, hasta que ve correr a uno de sus compañeros y llegar a Jin Hyung uno de los encargados del campamento, comentando "Hyung, el niño al que golpearon con el balón no se mueve del suelo", girando su rostro y efectivamente se encontró el cuerpo inerte del castaño, fue cuando varias personas y el entre ellas se acercaron a socorrerlo.

Después del incidente el azabache no se separó en ningún momento de él y mucho menos en el trayecto del autobús hacia sus hogares, ahí descubrieron que él y Kim Taehyung de nueve años, tenían muchas cosas en común como que el color favorito de ambos era el rojo, su comida favorita la pizza y el ramen, los pequeños vivían a cuatro casas de distancia, pero nunca se habían visto y la más importante que ambos querían ser power rangers rojos cuando fueran adultos.

Desde ahí los pequeños fueron inseparables, pasaban los fines de semana durmiendo juntos iban y regresaban juntos de la escuela todos los días, adoptaron un gatito que encontraron herido en la calle, el cual pasaba la mitad de la semana en casa de JungKook y la otra mitad en casa de Taehyung.

Llegaron a los diez años y las personas decían que Taehyung sería un buen omega para JungKook y para este último no resultaba muy desagradable la idea, sus papás le habían dicho que los omegas debían ser personas delicadas, ambles y tranquilas, afortunadamente su Hyung cumplía con cada una de esas cosas sin contar que él era muy bonito, si le preguntaran podría decir que TaeTae era más bonito que su mamá.

Para Taehyung y sus padres las cosas nos eran tan distintas, por sus adorables facciones, su cariñoso comportamiento y la pequeña estatura se convencieron de que sería uno de los omegas más bonitos del mundo, por esto no dudaron en hablarle de cómo se tendría que comportar con su alfa y las cosas que pasarían en él, lejos de asustarse le emocionaba compartir la vida con un alfa al igual que sus padres, quizá un día poder formar una familia y portar una bonita marca en su cuello.

Muy dentro de él tenía la esperanza de que estos planes se concretaran con JungKook como su alfa.

Pasaron cuatro años hasta que JungKook se convenció de querer ser el alfa del el castañito Kim pero con su reciente presentación como alfa lo volvía a reafirmarlo, no podía a esperar que su Hyung se presentará para poder hablarle de sus sentimientos, aunque estos días notaba a su Hyung un poco más ansioso y molesto de lo normal, porque desde el punto de vista de Taehyung era vergonzoso no haberse presentado aún, con sus 15 años estaba considerando que terminaría siendo un beta, pero no contando que sus vidas tomarían un rumbo diferente y los planes se viniesen abajo esa misma noche con la inminente presentación del mayor como un alfa.

Con las esperanzas rotas para ambos comenzaron a distanciarse tan solo un poco para apaciguar los sentimientos de tristeza que los poseían.

Alrededor de un tiempo después ambos siguieron con su amistad, no eran igual de unidos que antes, pero seguían siendo demasiado importantes para la vida del contrario y los sentimientos que experimentaron años atrás fueron fáciles de suprimir y continuaron sus vidas.

Transcurrió la preparatoria y posteriormente la universidad, la relación seguía casi de la misma forma a la que se encontraban antes de la presentación del mayor, ambos realizaban sus estudios, salían a pasear juntos y acudir a una que otra fiesta en la cual terminaban borrachos. Esa pequeña pizca de atracción de sentimientos seguía latente y no creían que se pudiera eliminar completamente, estaban bien con eso, ambos podrían atenuar el sabor de la atracción con otras cosas, el menor se enfocó en mejorar su físico por lo que el mayor decidió aumentar sus estudios.

La diferencia en la elección de su plan de estudios les permitió graduarse al mismo tiempo, la ceremonia fue tranquila, pero ambos acordaron ir juntos, al encontrarse no pudo negar que su mejor amigo en ese entonces rubio se veía jodidamente sensual con ese traje dorado; maldiciendo dentro de él que su Hyung se presentase como alfa, las cosas pudieron ser diferentes si él hubiera sido un omega, se encontraría dándole la follada de su vida a su amigo y por qué no tal vez con una marca en su lindo cuello, pero como las cosas no se dan siempre como queremos, ahí se encontraba el viendo como su amigo platicaba animadamente con una pequeña castaña y dejando al azabache de lado, el comprendía perfectamente que eventualmente su amigo conocería a alguien pero después de todo no dejaba de doler pero sabía que lo mejor sería poner un poco de distancia.

Cuatro meses después su Hyung le informaba que había estado saliendo con la chica que había conocido en la graduación y ahora sabía que el nombre de la omega era Irene y que al parecer tenían esa atracción en común, eso no le lastimaba lo que verdaderamente dolía era ver el brillo en los ojos de su amigo cuando le platicaba acerca de la castaña.

Tardo en aceptarlo, pero sabía que fue lo mejor para ambos, no era normal que un alfa sintiera atracción por otro. Pensando que tal vez llegaría la omega que fuera capaz de sacar su Hyung y su agradable aroma a cítricos de sus pensamientos fue por esto que no dudo en aceptar la cita a ciegas que le propuso la omega de Taehyung con su mejor amiga y al parecer no estaba tan equivocado, la cena con Yong Sung fue bastante agradable a pesar de que Solar como le gustaba que la llamasen era un par de años mayor que él y logro distraerlo lo suficiente para dejar de pensar en su amigo.

Las salidas fueron aumentando con el tiempo hasta que decidió formalizar la relación con la mayor, era lo normal, era lo que debía hacer y en cierta parte no se sentía tan mal ya que era una linda chica tenían los mismos ideales, era una bonita omega y su química durante el sexo era buena, sin contar que por otro lado su amigo aún seguía con su pareja y se veía feliz, el consideraba justo darse la oportunidad de estar bien con alguien y ser todo lo que los demás esperan.

Actualmente los amigos estaban ocupados, con sus parejas difícilmente se reunían a solas, generalmente sus novias acaparaban la mayor parte del tiempo y el tiempo que le dedicaban a su amistad se vio reducido drásticamente.

Pero no importaba que tan separados estuvieran JungKook siempre terminaría preocupándose por su mayor y cuidando de él, aunque este no se diera por enterado, él podía estar distanciado físicamente de Taehyung, pero eso no implicaba que dejara de lado a su persona favorita en el mundo.

Taehyung representaba el sol no importaba el lugar en el que se encontrara el terminaría llenando con su luz y calidez a cualquiera que se cruzara en su camino, mientras que JungKook ocupaba el papel de la tierra, siempre alrededor de este astro tan importante y necesario, pero siempre existió algo que le hacía orbitar, siempre a la distancia correcta y nunca interfiriendo.

En una ocasión durante una clase les habían explicado que el orbitar básicamente era el caer, es ir acelerado en contra de un objeto, pero a la velocidad lateral correcta para nunca llegar a colisionar con el sol y es que la tierra debería avanzar en línea recta siguiendo su ruta, pero gracias a la fuerza de atracción que el sol tiene sobre ella, no puede continuar con su trayectoria por más que intente tomar un camino recto, siempre termina desviando su ruta y girando alrededor de el de una manera estable.

Y para él era mejor estar girando alrededor de su sol de una manera estable, que llegar a alejarse completamente de este astro que mantenía con vida aquel cuerpo celeste, necesitaba una distancia prudente para no morir calcinado por todo lo que el mayor implicaba, pero no tan lejana que lo hiciera incapaz de mantener con vida algo dentro de él.

Las chicas empezaron a ser conscientes de la situación y entre una plática llegaron a la conclusión de que el ahora pelizul y el azabache habían tenido algún problema, puesto que siempre que intentaban concretar alguna cita doble ambos terminaban dando absurdos pretextos, así que idearon un plan para darles una noche de alfas a sus parejas y optaron por reunirlos sin que ellos se dieran por enterados.

Solar e Irene les comentaron a sus respectivas parejas que querían variar las cosas en su relación y que habían realizado una reservación en la suite del Lotte Hotel por dos noches enviando la hora y aclarando que solo pidieran la llave sin hacer una sola pregunta.

Jungkook estaba más que fascinado con la idea, su celo estaba por acercarse y su Noona era la mejor para pasarlo mientras que con Taehyung las cosas eran diferentes le incomodaba salir a la calle, se suponía que su celo se debería haber presentado la semana pasada y no llego, por lo cual estaba cargando en su pequeña maleta una caja con supresores, sinceramente el preferiría estar leyendo o jugando algún videojuego en la comodidad de su hogar que en la habitación de un hotel donde ni siquiera sabrá cuantas personas pasaron por la misma cama.

Desde que era pequeño ese fue su problema, no le gustarle darle negativas a los demás y por lo tanto no supo cómo negarse ante Irene.

Siguiendo las instrucciones se adentró en la habitación, encendió las luces y dejo su maleta al lado del sofá observando lo bonita que resultaba la habitación y pensando en cuanto dinero habría pagado su novia por estos dos días, sin más y con resignación se encamino hacia el dormitorio donde se suponía que se encontraría el pequeño cuerpo de Irene, pero termino encontrando en su lugar en un gran cuerpo definido de piel nívea recostado sobre la cama y vistiendo solo unos jeans al parecer tratando de ver una película.

Su mente trabajando a más no poder, ¿Qué se suponía que hacia el ahí? ¿Dónde se encontraba Irene? ¿Por qué el azabache parecía agitado y no tenía camisa ?, de pronto se estaba imaginando cosas que no le agradaban. No se consideraba una persona celosa con su pareja, pero el encontrar al azabache ahí a medio vestir con el cuerpo empezando a perlarse con gotas de sudor y un creciente aroma a Menta inundaban sus fosas nasales ocasionando que se sintiera un poco ansioso, se giró para observar a su amigo hay y al parecer este se acababa de percatar de su presencia por lo que inmediatamente apagó el televisor.

—¿Taehyung?

—JungKook, ¿Qué haces aquí? — cuestiono con un tono mucho más tranquilo de lo que realmente se encontraba.

— La pregunta correcta es ¿qué haces tú aquí? Solar hizo esta reservación para ambos.

Ignorando la pequeña punzada en su pecho y con un poco de dificultad se acercó a la cama donde el azabache que ahora se encontraba sentado con los pies apoyados en el suelo — Irene me dijo lo mismo que te dijo solar— y saco su teléfono del bolsillo para buscar entre sus conversaciones y mostrársela a su amigo.

De pronto ambos cayeron en un extraño silencio un poco incomodo hasta que se dieron cuenta que les habían tendido una trampa, que podían hacer ahora, las cosas no eran del todo cómodas, pero ambos se negaban a irse, hasta que el azabache se dispuso a pronunciar lo que ambos pensaron.

—Son unas malditas.

—¿Mh? — comentó el peliazul.

—Las chicas son unas malditas, pensaron que estábamos enojados y arreglaron esta porquería para que lo solucionáramos —sonrió con ironía.

—Sip, en ocasiones, pueden llegar a ser molestas— confirmó el mayor— pero ¿Por qué estas a medio vestir? — Dijo arqueando una de las cejas y con una sonrisa.

—TaeTae, ¿a qué se viene generalmente a los hoteles en la noche con sus parejas? — dijo en un tono coqueto provocando que el otro adquiriera un tono rojizo en su rostro.

—Eso, eso ya lo sé, pero Solar no está aquí y tú aroma es un poco más fuerte de lo normal.

—Si, lo sé — murmuro bajando la mirada y rascando su cabeza— no le dije a solar, pero tenía pensado pasar mi celo con ella.

Ahora comprendía todo perfectamente, pero el olor se encontraba inquietándolo no consideraba bueno permanecer más tiempo dentro de la misma habitación, su boca estaba empezando a secar y sintiéndose mareado, el azabache pareció notarlo por lo que se puso de pie inmediatamente y para guiar al mayor hasta la cama y dejarlo descansar un poco.

***

Taehyung no recordaba haberse recostado en la cama y mucho menos quedarse dormido, de momento un fuerte olor a Menta circulaba por toda su habitación y consiente de que ese aroma no pertenecía a él se incorporó débilmente, los recuerdos comenzaron en aparecer, no era su habitación se encontraba en un hotel junto con JungKook, el cual no se veía en la recamara pero sabía que se encontraba presente aún en la suite por el fuerte aroma, tomó su teléfono para observar la hora, indicándole que era pasado de la media noche, aún con un poco de dolor salió de la cama para ir en busca de su mejor amigo y llevándose una sorpresa al encontrarlo en el suelo apoyado en la pared y cubierto de sudor, su preocupación aumento cuando observa que los ojos de su Dongsaeng se tornan de un color azul e indicándole que su lobo estaba comenzando a hacer control del cuerpo de este.

Sabía lo que tenía que hacer por lo que no dudo un segundo en tomar el cuerpo del azabache y llevarlo hasta la cama, al recostarlo pudo observar tranquilamente a la perfección desde como era que el cabello húmedo se pegaba en la frente hasta distinguir los pequeños lunares en la nariz y bajo el labio inferior y la cicatriz en uno de sus pómulos y es que una de las fascinaciones de Taehyung por JungKook era el que el menor mantenía un increíble cuerpo y a la vez seguía conservando ese aspecto infantil, sin pensarlo mucho ya tenía una de sus manos rozando cuidadosamente la mejilla de este último, el peliazul al percatarse de sus acciones la retiro como si de fuego se tratase el azabache no tardo en fijar la vista en su Hyung y justo cuando iba a sostener su mano el de sonrisa geométrica salió disparado hacia la puerta del dormitorio.

—Voy por los supresores inyectables que tengo en mi maleta, antes de que esto pueda empeorar— dijo deteniéndose en la puerta y observando al alfa menor que se encontraba en la cama cuyos ojos se encontraban pasando del color negro a azul.

Ya con los supresores en la mano se dirigía de camino a la habitación, pero un fuerte tirón en su abdomen lo hizo detenerse en seco; Taehyung tenía el conocimiento de que esto era una mierda y quería salir de ahí lo más rápido posible , el estar ahí encerrado con el alfa que le hacía obnubilar tanto a su persona como a su lobo y es que desde hace tiempo el lobo de Taehyung parecía haberse encaprichado con el lobo del menor y sin estar completamente tranquilo cuando se encontraba con su omega en comparación de la paz que sentía al pasar aunque solo un momento con el chico de piel blanquecina.

Cuando por fin consiguió calmar un poco el dolor se dirigió a la recamara para encontrarse con el alfa de pie en la entrada observándolo con los ojos zafiro a mas no poder.

ACTUALMENTE

El menor observo como las piernas de su Hyung encajaban tan bien alrededor de su cintura como si estuvieran echas específicamente para amoldarse a él y solo a él; con esto y tomando la respuesta afirmativa que había tenido por parte de su amigo fue que no dudo en lanzarse de nuevo a la boca de su mayor como si estas estuvieran reclamando tantos años llenos de silencios tortuosos y caricias a otras personas, la falta de tiempo y las excusas dichas para retrasar lo inevitable ya que ambos internamente sabían que tanta tensión terminaría por explotar de alguna manera u otra.

Sin percatarse de la distancia que habían recorrido ambas alfas se encontraban recostados sobre la cama el pelinegro sobre el mayor tratando de desabrochar difícilmente cada uno de los botones de la camisa de este a la vez que repartía besos y mordidas por el cuello de este.

—Solo arráncala de una vez Kook— comentó con una sonrisa a la vez que enredaba los cabellos negros entre sus dedos.

—No tengo prisa Hyung podemos esperar— responde subiendo del cuello de este hasta el lóbulo de su oreja y dejando una mordida en este.

—Estuve esperando esto diez años, no creo poder esperar un solo minuto más, así que o rompes la puta camisa tu o lo hago yo.

El azabache solo dejo otro beso, JungKook jadeo en el beso y sintiendo como su pene se endurecía a la vez que dejaba caer sus pantalones y ropa interior para después tomar la camisa del mayor con ambas manos y halar con fuerza esta misma y ver como saltaban los botones por toda la cama.

—Tan paciente como siempre Hyung— dicho esto, bajo hasta uno de los pezones del mayor y entre lamidas y succiones que el azabache proporcionaba Taehyung sentía como su cordura disminuía gradualmente. Le importaba un jodido carajo lo que los demás pensaran y se estaba concentrando en como el azabache dejaba desatendidos sus pezones para comenzar a bajar por su entrepierna y detenerse en sus muslos observando lo etéreo que se veía Taehyung con los labios inflamados las mejillas rojizas y el cabello desordenado ¿Por qué mierda no lo había hecho desde antes?

Evitando pensar más mordió los muslos internos y ocasionando que el mayor emitiese un gemido y los bellos de su piel se erizaran y es que era tan diferente a con las omegas que él había estado, le estaba gustando ceder el control y que lo trataran con un poco más de fuerza a la que estaba acostumbrado, se mordió el labio al sentir el cálido aliento contra su erección, sin dudarlo un segundo el menor tomo la erección del mayor y sopló un poco antes de introducir la punta del pene en su boca y comenzar a dibujar círculos con su lengua y provocando que Taehyung halara un poco fuerte de sus cabellos, así comenzó un sube y baja en el que cada vez aumentaba la velocidad.

—Kook...sigue... sigue con eso— ordenó viendo como la cabeza ascendía y descendía y sentía como el miembro de Taehyung comenzaba a humedecerse–Oh— Gimió al sentir como JungKook acuno sus testículos con una de sus manos y comenzaba a dar ligeros masajes, tiró un poco más de su cabello y comenzó a embestir contra la boca del pelinegro, el miembro de este comenzaba a doler y comenzaba a impacientarse por lo que acaricio con suavidad entre las nalgas de Taehyung, quería estar dentro de Tae y que fuera lo más rápido posible.

Dejó el miembro de Taehyung al escucharlo gemir sabiendo que si continuaban así acabaría pronto y como era lo que menos quería regreso a besarlo de nuevo luego del beso coloco tres de sus dedos frente a su amigo el cual no tardo en captarlo e introdujo estos en su boca comenzando a humedecerlos — me pones tan duro TaeTae— dijo bajando hacia las clavículas y dejando un camino de varias marcas.

El azabache retiro sus dedos de la boca del contrario para volver a bajarlos y colocar de nuevo la palma de su mano sobre la entrada de Taehyung el cual se encogió al sentir como este introducía su dedo profundamente para agregar el segundo dedo casi inmediatamente y se removió un poco para hacer más fácil los movimientos intercalando entre movimientos circulares y de tijera para después agregar un tercer dedo.

La respiración del peliazul se encontraba demasiado pesada y agitada — hazlo— dijo mientras subía y bajaba las manos por la espalda del contrario, la menor sabía que no era lo mismo el llegar a tercera base que hacerlo todo por completo donde tal vez ya no habría vuelta atrás por lo que fijo su rostro en el de Taehyung viendo como los ojos de este también habían tomado un color zafiro—¿Estás seguro Hyung? — rogando internamente porque este respondiera afirmativamente.

—Te necesito. Yo necesito y quiero esto, Kook. Hazlo por favor, por favor fóllame — si el pene de JungKook pudiera se hubiera endurecido más, ahí en su cama se encontraba Kim Taehyung desnudo rogándole que lo follara, todo lucia tan ficticio. ¿Qué jodidos había hecho bien en su vida anterior para merecer a semejante hombre?

Sin dudarlo más beso fuertemente, al contrario — está bien, ahora date la vuelta, en cuatro, creo que ya sabes lo que sigue —dijo retirando los dedos del culo de Taehyung y este rápidamente hizo lo que le pidieron.

Con sus niveles de paciencia descendiendo hasta el infierno alineo su pene en la entrada de Taehyung, el cual se encontraba dando suspiros de satisfacción al por fin ver como tantas de sus fantasías con el menor se cumplían, la sensación que experimentaba con tan solo el ver como la glande del menor comenzaba abrir sus paredes era tan nueva y tan satisfactoria ya cuando el azabache introdujo la mayoría de su miembro en el castaño comenzó a moverse suavemente ya que no quería llegar a lastimar a su hyung.

—Te recuerdo que puedes moverte más rápido no soy un omega no me sucederá nada—

—¿seguro? — comento alzando una de sus cejas.

—Si, no me va a pasar nada.

El castaño sintió sus ojos aguarse y su culo casi estallar cuando Kook introdujo en una sola estocada todo su miembro por completo y de nuevo cuando volvió a repetir el movimiento hasta que logro acostumbrarse a la velocidad, conforme paso el tiempo los sonidos se tornaron cada vez más fuertes.

JungKook tomo el miembro del mayor y comenzó a bombearlo rápidamente, los aromas se combinaron, las pieles sudaron y los gemidos no tardaron en aparecer, ambos cuerpos entrelazándose por fin después de tanto tiempo complementándose como un pincel a un lienzo trazando cada una de las maneras en las que quería expresar su amor haciendo una promesa tacita de que así como se estaban uniendo con cada uno de sus movimientos y de manera carnal continuarían unidos sin importar que estuviera por venir, llenando el espacio en blanco que ambos tenían miedo de sobrepasar, no queriendo arruinar el trabajo puesto en dicha pintura durante tantos años.

Naufragaron entre la pasión, Taehyung se presionaba en contra del azabache, mientras el se empujaba hacia delante una y otra vez hasta que el peliazul derramaba por completo su esencia sobre las sabanas de la cama y JungKook sentía como las paredes comenzaban a contraerse creando que el roce de su pene contra Taehyung fuera mucho más de lo que pudiera sentir alguna vez, sabía que estaba a punto de anudar por lo que no tardo en comunicárselo a su Hyung.

—Tae ya no puedo más— e intento retirarse, pero Taehyung fue más rápido y lo sostuvo de la cadera con ambas manos para que no pudiese salir de el — anuda en mi— dijo sintiendo como el miembro del menor comenzaba a hincharse.

—Cariño, ¿estás seguro de que podrás?

—Tan seguro como de que te amo.

—Bien, pero si vamos a hacerlo lo haremos a mi manera— dijo y sin darle tiempo de responder a su mayor y girarlo para quedar frente a frente— y yo también te amo cariño, te amo y volvería a golpearte con el balón si me eso me diera la oportunidad de volverte a conocer en otra vida — sin contenerse demasiado observo los grandes y brillantes ojos de Taehyung y volvió a besarlo pero esta vez lentamente ya que ambos sabían que tenían demasiado tiempo juntos por pasar, al separarse del beso observaron cómo los ojos continuaban de un color zafiro en ambos y el alfa de JungKook era demasiado fuerte, los colmillos empezaban a picar y necesitaba marcar, pero no quería lastimar al otro necesitaba alejarse pero no era posible debido al nudo, en su mente paso la idea de que si no veía al mayor tal vez sus deseos por marcarlo terminarían, por lo que termino desviando su mirada hacia el otro lado.

Taehyung al ver a su menor lo tomo con ambas manos su rostro y lo sostuvo para que pudieran conectar sus miradas.

—Hey. Kook. Mirame. Se cómo te sientes— le dijo viendo cómo se tornaban entre rápidamente de color oscuro a zafiro y viceversa.

Estaba consciente de que lo que estaba a punto de decir cambiaria totalmente las cosas y no había vuelta atrás, pero también estaba seguro de que eso era lo que quería y no se arrepentiría estuvo esperando 10 años por el azabache y ahora que estaba enterado de que los sentimientos del contrario eran mutuos no dudo en ningún segundo, él estaba dispuesto a asumir las consecuencias si tenía de su lado al azabache.

—Márcame Kookie— dijo viendo fijamente al azabache

Al lobo de este pareció encantarle la idea ya que sus ojos por fin adoptaron el color zafiro de manera estable y si eso era lo que su Hyung quería y él también lo demás terminaba sobrando. Jungkook daría la vida por el alfa que se encontraba debajo de él mirándolo como si fuera la única cosa en el mundo y la más interesante.

Sin darle más vuelta se acercó hasta el cuello de su Hyung y comenzó a dejar pequeños besos —Mío— pronuncio el alfa azabache antes de finalmente hundir su dientes en este y comenzar a sentir el sabor a hierro que la herida abriéndose en estos momentos, succionado lambiendo y mordiendo —Solo Mío —JungKook por fin se sentía un poco más tranquilo, mientras que por otro lado el lobo de Taehyung al principio se negó a la marca pero después de unos breves instantes termino cediendo ante su alfa.

—Tuyo siempre tuyo— respondió antes de volver a besar a su alfa, ¿ya dijo que JungKook era su alfa?, por si alguien no leyó bien, JungKook ahora era el alfa de Taehyung y este nunca se sintió tan jodidamente bien.

Sin darse cuenta el nudo por fin había terminado, pero, siendo sinceros ahora ninguno quería estar lejos del otro, por lo cual así fue que ambos terminaron dormidos uno encima del otro y abrazándose como si su vida dependiera de ello.

Tenían que aclarar varias cosas entre ellos y con otras personas, pero de momento solo querían disfrutar de estos dos días que tenían para ellos solos.




FIN.



Bueno este es mi primer One Shot espero que les haya gustado .


Y disculpas por los errores que llegaran a encontrar.


Iliana.

17 ноября 2020 г. 17:36:42 0 Отчет Добавить Подписаться
2
Конец

Об авторе

Прокомментируйте

Отправить!
Нет комментариев. Будьте первым!
~