glowingclown Alex

Por accidente, desata una noche de pasión, que se convertirá en frenesí de sentimientos... ¿Correspondidos? ✧Temática homosexual. ✧Contenido explícito. ✧Lenguaje vulgar. ✧Daddy kink. →Jeongguk top. →Taehyung bottom.


Фанфик Знаменитости 13+.

#gay #taekook #kooktae #kookv
Короткий рассказ
4
1.6k ПРОСМОТРОВ
Завершено
reading time
AA Поделиться

parte única.

Un chico de cabellos azabaches se acercaba lentamente a un chico pelirrojo, tal cual como un depredador casando a su presa. Por otro lado el pelirrojo, este estaba casi temblando, la penetrante mirada del menor hacía su cuerpo estremecer, y por alguna extraña razón hacía que una placentera sensación creciera cada vez más en su miembro. El pelirrojo retrocedió unos pasos hacía atrás, hasta un punto en el que su espalda choco contra una fría pared. La mirada del pelinegro cada vez se hacía más oscura, atrapante; era como la noche oscura, como el océano, definitivamente no tendría miedo de perderse en esos orbes.

Con la voz temblorosa, habló por fin el mayor.

—J-jeonggukie... ¿Qué haces? Esto no...—fue callado abruptamente, dejando salir un dulce y pecaminoso sonido cuando Jeongguk mordió suavemente su cuello.

—¿Hm? ¿Qué pasa, bebé? —Paseó su lengua lentamente por el lóbulo de su oreja, soltando uno que otros suspiros graves. — ¿Ya no soy papi, uhm? —El azabache dejó salir un grave gemido cuando ambos rozaron sus erecciones. —Mhm... Cariño estas siendo un chico malo, ¿Acaso quieres que papi te castigue, Taehyunie?—Susurró de manera tentadora, su voz sonaba tan afectada por esa excitación, estaba teniendo tanto autocontrol en ese momento que tenía miedo de perder el control en cualquier momento. — Deberías ser bueno, bebé. —Sus grandes y venosas se posaron en el culo del mayor, apretándolo y jugueteando con el a su antojo. —¿sabes lo que les pasa a los niños malos, pequeño?— El pelirrojo negó. —Se les castiga. —Finalizó propinando un fuerte azote a una de las nalgas del pelirrojo.

—Ggukie...Por favor—Musitó el mayor en tono suplicante. A cambio de esto recibió otro azote. — ¡Mhmh, papi!—El pelirrojo gimió alto en respuestas, embriagado por el placer, dejándose llevar por las sensaciones. Dejando que lo llevara hasta el placer máximo. —papi, p-por favor dame m-más—Suplicó, ese tono gangoso ahogado en placer.

Haría que el mayor se quedara sin voz.

— ¿Qué es lo que quieres, uh?—Un azote nuevamente fue depositado en una de sus nalgas, miraba al mayor con deseodesbordante, masajeándolas de nuevo sacándole más jadeos gustosos alpelirrojo.

—Hmh, quiero que hyung me folle. —Sus ojos estaban llenos de determinación, pintados con lujuria y deseo. —Quiero que papi se entierre en lo más profundo de mí con su gran pene. —Susurró en el oído del azabache mientras daba un húmedo beso en su cuello. —Quiero quedarme sin voz por tanto gritar de placer. —Jadeó cuando sintió otro azote, y volvió a acercarse a su oído. —Quiero sentirte, sentir como abarcas todo mi ser, llenándome de ti.

Sólo eso basto para que el azabache gruñera tal cual animal, tomara a Taehyung por lo muslos, sus piernas rodeando sus caderas, y empotrando al mayor contra la pared de la habitación.

Sus bocas se danzaban de modo desesperado, brusco y pasional, sus lenguas se unían a este baile, sus dientes chocaban. El menor mordió el labio del mayor para besar su mandíbula, perfilándola, dejando besos húmedos, llegado hasta cierto punto en su cuello y comenzó a quitarle la ropa que el pelirrojo llevaba. Le quitó la camisa ancha color gris que llevaba, aquellos shorts blancos que se ajustaban a las curvas de sus caderas, dejándolo sólo en ropa interior. Volvió a tomarlo por los muslos y lo llevó hasta la cama del azabache, depositándolo en medio de esta.

—Ggukie, no es justo. Tú llevas mucha ropa encima. —Su belfo inferior, formando un adorable puchero.

Su respiración estaba agitada, había despertado; Su pecho subía y bajaba de manera irregular y rápida. Su cabello estaba revuelto, su flequillo estaba pegado a su frente debido al sudor. Sintió una punzada en su zona baja.

Jo-der.

Había estado teniendo esta clase de sueños recurrentemente, ya desde hace unas semanas, y aún no podía sacarse de la cabeza las palabras de Taehyung. Sabía que había sido sólo un accidente, pero le había gustado. Le encantaba la idea de que el chico pelirrojo le llamase papi.

Algo que ningunos de los otros miembros sabía, él gustaba de Taehyung, con el tiempo logro enamorarse de el pelirrojo.

Cuando se lo encontraba casualmente por la casa que compartían todos, él simplemente no podía verle a la cara. Las imágenes de sus sueños volvían a su mente, la voz de Taehyung llena lujuria, sus mejillas enrojecidas, sus labios entre abiert-

La erección entre su ropa interior dio un tirón, ahora tendría que solucionar su problema.

El de cabello azabache quito su bóxer, dejando al descubierto su duro miembro erecto y palpitante, esperando ser atendido. En este resaltaba su glande rojizo, se veía húmedo debido al pre-semen que brotaba del mismo. Este era largo y grueso, se notaban sus venas marcadas. El menor comenzó con un vaivén lento, que a su vez fue aumentando en velocidad. Apretó su miembro dejando salir un ronco jadeo, imaginando que le la linda boca de su hyung, sólo para él. Presiona el glande con su dedo pulgar, paseándolo por este mismo sintiendo como el placer se apodera de él. Estaba a nada de llegar al clímax, lo hizo con fuerza soltando un gemido grave. Que fueron aumentando poco a poco en volumen, causando una sinfonía de roncos jadeos, a veces mezclados con gemidos. El pelinegro terminó por correrse con la imagen del mayor llamándolo hyung, mientras terminaba en su preciosa cara.

Cuando el azabache calmo su respiración, limpió su desastre. Cuando terminó de limpiar tomo una toalla y fue de camino al baño, pero de camino se encontró al dueño de sus más impuros sueños.

—Oh Jeonggukie, buenos días. —Habló dulcemente el pelirrojo.

—B-buenos días. —Contestó pasando de el y dirigiéndose directamente al baño. El mayor estaba confuso, últimamente Jeongguk a estado muy distante con él, lo ignoraba, pocas veces le dirigía la palabra.

Taehyung se encontraba recostado en el sofá, estaba agotado. Aprovecharía estas pocas horas libres que tenía para sólo relajarse unos minutos.

—Taehyung-ah —Le llamó un chico de piel acanelada y hoyuelos.

— ¿Hmm? — Fue lo único que llegó a escuchar el mayor, estaba tan perezoso que le costaba hasta querer hablar.

—Los chicos y yo daremos un paseo un rato, ¿vienes? — El pelirrojo hizo una mueca y negó con la cabeza, estaba cansado. No quería ir a caminar. No por ahora. —Este bien, quédate. Sólo no cocines, si quieres comer sólo dile a Jeongguk para que pidan comida. El de igual manera se quedó porque esta agotado.

Excelente, le daba una excusa para poder hablar con él y saber que le ocurre a su querido dongsaeng.

—Esta bien hyung, cuídense. —Luego de que el mayor oyera su respuesta lo último que se pudo oír era la puerta principal siendo cerrada y voces oyéndose cada vez más lejos.

Se quedó unos segundos en el sofá, esperando que su pereza saliera de su cuerpo completamente y poder levantarse, luego de unos minutos lo logró. Tomó el control de la televisión apagándola. Para así dirigirse arriba y acercarse a la puerta del menor. Cuando ya estuvo afuera de su puerta no se molestó en tocarla, agarró el picaporte suavemente y lo giró despacio, por si acaso su menor estaba durmiendo. Y estaba en lo cierto, estaba acostado en su cama...Semi-desnudo, dejando a la vista del pelirosa un cuerpo bastante trabajado. Parecía esculpido por los mismísimos dioses, también podía ver su rostro relajado, pero eso no quitaba sus facciones fuertes y marcad-

Bueno, no era para eso que había venido; cerró la puerta tras de él y se acercó sigilosamente a la cama del pelinegro, cuando ya estuvo lo suficientemente cerca se sentó el la orilla de la cama suavemente para no despertarlo.

—Eh, Jeonggukie... —Llamó suavemente a su menor, dejando salir su voz aterciopelada. Lo movió un poco, pero aún así no obtuvo respuesta. —papi, despierte~ —Cómo el mayor aún no obtenía respuesta se subió al regazo del menor. Tenía un pequeño secreto; Desde que por accidente llamó papi a su menor le encantó la reacción que este tuvo, y no era falso que le atraía Jeongguk, no sólo en el ámbito sexual, sino que también le gustaría una posibilidad de que entre ellos hubiera un "nosotros".

Notó como poco a poco el de cabellos oscuros abría lentamente sus ojos, y este sorprendiéndose en demasía al verlo.

— ¿Ta-taehyung? —El menor tartamudeó al ver cómo el cuerpo del mayor estaba encima del suyo, y más cuando este estaba encima de su entrepierna. — ¿Qué haces ahí?

—Pues está más que claro jeonggukie—El menor se movió un poco, y volvió a hablar. — Pero por si no lo notas hago el intento despertarte.

—Sí, bueno, como ves ya estoy despierto. —El menor estaba poniendo nervioso. No quería perder el control con su hyung, y que luego terminara arrepintiera. — ¿Podrías bajarte, por favor?

—Uhm, no. —El mayor puchereó. Cosa que no pasó desapercibida por el menor, que se contuvo para no abalanzarse sobre esos lindos y rojizos labios— No me bajaré hasta que me respondas una pregunta.

— ¿Qué cosa, Taehyung?—El pelinegro estaba comenzando a cansarse.

—Tú... Tú has estado actuando extraño conmigo. Ya no quieres estar conmigo, ya no quieres hablar... ¡Siquiera me dejas abrazarte! ¿Hice algo mal? ó... ¿Ya no me quieres como amigo? ¿Es eso? —La voz del pelirrojo sonaba frágil, sus ojos estaban cristalizados. Estaba apunto de llorar, tenía miedo de que su menor se haya dado cuenta de lo que siente y sólo lo quiera lejos de él.

— ¿Qué? No, no, no, por favor no llores. —el menor se alarmó cuando vio en ese estado al pelirrojo.

— ¿Entonces? ¿por qué actúas de ésta forma? —El pelirrojo se mordió el labio inferior para no llorar.

—Lo siento... Es que no sé de qué forma explicarlo. —El de cabellos negros estaba apenado, no quería que se sintiera mal por él. En cualquiera de los casos no quería perder a Taehyung. —Pero no te preocupes, no es tú culpa, no hiciste nada malo. Yo te quiero, Tae. —Esa palabra tenía doble sentido, ya que seguramente su mayor creé que sólo es cariño fraternal. Pero en realidad no era así.

— ¿Entonces? —Miró directamente a los ojos de su menor, perdiéndose en sus encantadores ojos negros cual carbón. Esta acción hizo que el menor se sintiera más nervioso. Se puso aún más nervioso cuando vio que el pelirrojo no lleva pantalones, sólo lleva una camisa holgada, que era de Jeongguk por cierto, y sólo ropa interior.

—Es que... Cielos, no quiero hablar de esto. —El menor se sentó en la cama aún con el mayor en su regazo. Cubrió su rostro con vergüenza al recordar el sueño que acababa de tener, fue entonces cuando su miembro comenzó a despertar. Dios, no quería tener una erección justo cuando él estaba justo ahí; no quería asustarlo y que se alejara de él pensando que era un maldito pervertido por actuar así.

—Anda Ggukie, dime~—Nuevamente un puchero apareció en sus labios. El mayor comenzó a mover su trasero encima del menor, el de cabellos rosas estaba perdiendo el auto-control, no quería que Jeongguk lo apartara de él. Tenía miedo de perderle.

Por otro lado el menor estaba teniendo bastante control, aunque sentía que no aguantaría demasiado. Colocó una mano encima de su cadera para detener sus movimientos, logrando que este apaciguara estos.

—Vamos~, dime, dime~ — El menor comenzó a dar pequeños saltitos de forma inconsciente, o vamos, eso creía Jeongguk. Él pensaba que su mayor no sabía que hacía, y vaya que estaba muy equivocado al respecto.

—Taehyung, detente. —Su voz sonaba unos decibeles más bajos de lo normal, eso calentó al mayor. Para el mayor parecía como si él estuviera usando su acento natal, le encantaba mucho oírlo de su menor.

—Pero papi... —El mayor al escuchar que se le escapó nuevamente esa palabra se avergonzó mucho. Cuando él estaba solo era cuando él se sentía con el poder de llamarlo de esa manera.

Nervios, vergüenza y sobre todo miedo invadieron al mayor, pero eso quedó atrás cuando sintió algo duro debajo de él. Oh, Jeongguk tiene una erección.

Todo quedó en completo silencio, el pelirrojo no sabía como reaccionar, ¿Eso lo habría causado él? pero de todas maneras no le presto mucha atención y se movió encima de él creando fricción entre su trasero y la creciente erección de Jeongguk.

—Hm... Ahm~ —Al pelirrojo se le escapó un suave gemido que resonó en sus cuerdas vocales. El menor aún no se movía, estaba en shock. Taehyung le acababa de llamar hyung, eso lo prendió aún más.

Tomó las caderas de su mayor para luego moverlas a un compás más rápido, ambos levantaron las miradas conectándose de inmediato. Ambos se encontraban jadeantes y deseosos de más; Entonces como vio que su mayor no se alejaba de él se acercó hasta quedar cerca de su rostro, quedó a pocos centímetros de sus labios, estos se rozaban esperando por quien iniciaba primero.

—Hm, Ggukie... —Habló tímidamente el mayor. — ¿puedo llamarte papi de nuevo? —El mayor aún estaba cerca de su rostro, aún moviéndose sobre él. El pelinegro sólo asintió y por fin juntó sus labios, no de una manera suave y tranquila, no. Lo hicieron de una manera lujuriosa y llena de deseo.

Sus lenguas se encontraban el una batalla caliento por quien dominaba, de esta forma Jeongguk fue el vencedor, apretando el toque en la caderas de su chico.

— ¿Alguna vez te he dicho lo jodidamente caliente que te ves con mis camisas? —Su voz estaba grave debido a la excitación, dejando oír una voz aterciopelada y bastante fogosa.

—Hm, ¿sí? ¿Por qué no me muestras que tanto te gusta, hyung? —Susurró de manera seductora en su oreja. El tono de su voz era cada vez más irregular debido a la excitación en su cuerpo; Eso volvió loco a Jeongguk.

Las pálidas, frías y venosas manos de Jeongguk se colaron entre la camisa del mayor, tomando la punta de esta para quitársela y apreciar el cuerpo del pelirosa. Deleitándose por la espléndida vista que este le regalaba. Se tomó el tiempo para desesperar a su mayor y apreciarlo más de cerca, vio su rostro sonrojado, su cabello cayendo encima de sus ojos, su pecho subiendo y bajando de manera irregular mientras movía sus caderas. Joder, definitivamente Kim TaeHyung era la persona más caliente de este jodido mundo.

—Ahm, papi~ tóqueme. Por favor. —Jeongguk tomó las caderas del menor, lo volteó y ahora él era el que estaba recostado en la cama. Tomó su rostro y volvió a besarlo duramente, sacándole un suave jadeo al mayor. Nuevamente hizo fricción, pero esta vez entre sus miembros erectos. Ambos gimieron gustosos.

—Hm... —Bajó sus manos hasta el trasero del pelirrojo, apretándolo a su justo. Masajeando sus dos nalgas, sus erecciones cada vez más juntas dándose placer con los movimientos algo brusco. — Lo hiciste apropósito, ¿Verdad? —Siseó en su oreja, dándole una mordida lenta a l lóbulo de su oreja. —Lo hiciste sólo para provocarme. Para que te jodiera los más duro que tu cuerpo no aguantara más. —La voz del menor sonaba tan grave, tan excitante para TaeHyung. Un azote calló en una de las nalgas del mayor, sacándole un gemido ahogado.

—Mierda Taehyung, te ves tan caliente de esta forma... y es sólo para mí. —El mayor sentía la penetrante mirada de su menor en él, comiéndoselo con la mirada.

—Por favor, quíteselo usted también. —Jadeó con inocencia fingida.

— ¿Por qué no vienes y me lo quitas tú? —su voz grave lo hizo estremecer de placer, era demasiado para él que le hablara de esa forma tan caliente.

Olvidando la vergüenza o el pudor, el mayor se acercó hasta él y lo bajo lentamente, dejando ver su miembro grande y grueso. Con sólo verlo se le hizo agua la boca.

— ¡Dios! —Gimió —Eres tan grande... muy grande. —El mayor se mojo lo labios terminado de bajar la ropa interior. —papi, ¿puedo chupártela?

—Hm, joder sí. —El menor se sentó en la orilla de la cama y el mayor se posicionó de rodillas frente a su gran pene.

Comenzó a lamer el glande con lentitud, pasando su lengua por la hendidura, bajando por su extensión hasta llegar a la base. Tomó con una de sus manos los testículos del menor, metiéndolos a su boca, mientras que con su otra mano masturbaba a su pene. Al pelinegro le encantaba tener esa magnifica vista, era jodidamente bueno en esto.

—Eso es, bebé. —Gimió cuando sintió la húmeda boca del mayor alrededor de su pene. — Te encanta chupar a tu papi, ¿Verdad, bebé? —Sobó sus cabellos y los enredó entre sus largos dedos. — ¿Te gusta tener mi gran pene en tu boca, eh? —Siseó cuando sintió sus diente rozar suavemente con el tronco. —Contesta.

—Hm~, me encanta tener el pene de hyung en mi boca. Me siento tan lleno~. —Sólo eso bastó para que alejara al mayor de su caliente miembro.

—Te quiero en la cama. Ahora mismo. —Gruñó en tono dominante. El pene de TaeHyung recibió una descarga de placer. Entonces el pelirrojo obedeció a la orden dictada por el pelinegro. El menor se levantó para luego acostarse en la cama. Acto seguido el menor se subió encima de él si llegar a aplastarlo, sosteniéndose con sus codos, besó sus labios para luego bajar más y besar su mandíbula, dejando húmedos besos; Besó su cuello, dejando marcas rojizas en su acanelada y hermosa piel. Bajó sus besos hasta los pezones de TaeHyung. Oyó a este gemir, este colocó su mano en su boca tratando de acallar sus dulces gemidos. —Bebé, no te contengas. Quiero escuchar, por favor. ¿Harías eso para mí? —El mayor sólo asintió y el menor volvió hacía sus pezones. Los mordió a su antojo, lamiéndolos y chupándolos, bajo hasta su toso y dejo marcas por todo este, oyendo los suaves jadeos del pelirrojo. Llegó hasta su pene erecto, viendo como este palpitaba. Lo tomo entre su grandes manos y lo metió a su cálida boca. Succionándolo de manera lenta y tortuosa, lo hizo más rápido el menor sólo lograba gemir, dulces sonidos para Jeongguk. El pelinegro dejó su miembro de lado y escucho un sonido de queja proveniente del mayor. El menor sólo sonrió burlón. — ¿Qué pasa, bebé? ¿Estas desesperado por que te toque? —Sólo escucho un jadeo en respuesta. —Hm, qué niño tan desesperado. Date la vuelta, bebé. —El mayor hizo caso y dio la vuelta pegando su pecho a la cama, empinando su culo y dejándolo a la merced del pelinegro. El menor le dio una nalgada que resonó en toda la habitación, el pelirrojo gimió extasiado. Nunca pensó que una nalgada pudiera causar tanto en él.

El menor tomó cada uno de los cachetes de TaeHyung y los separó dejando ver su rosada y estrecha entrada. Jeongguk sopló en ese sensible lugar, el otro chico gritó, entonces Jeongguk se decidió por lamer ese lugar. Penetrando una y otra vez con su lengua, comiéndose el culo del mayor, y este sólo lograba gemir y sollozar por lo bien que se sentía. El mayor movió su cadera ansioso, queriendo que vaya más profundo. Lo que logró fue que el pelinegro le diera otra nalgada.

—Chupa. —El menor lo mostró tres dedos al mayor, dándole a entender que los chupara, eso hizo y vaya manera. Taehyung hizo las mismas acciones que cuando se la chupó, pero esta vez mirándolo fijamente a los ojos. A este paso me volverá loco. —Suficiente.

Introdujo el primer dedo en él, se quejó del dolor al principio, cuando se acostumbró introdujo otro moviéndolos en forma de tijeras. En un movimiento ágil el pelinegro logro encontrar el punto que lo enloquecía. Metió uno más, ya eran tres, los movió de manera fuerte, caliente. Acto seguido Jeongguk va hasta su mesa de noche y de ahí saca un pequeño bote de lubricante que estaba hasta la mitad. Que podía decir Jeongguk, tenía que hacer mucho trabajo manual desde que tuvo esos sueños. El menor vertió una pequeña cantidad en su longitud, tirándolo a un lado para luego tomar su miembro con sus manos y masajear un poco la zona, sacándole un gruñido. El mayor estaba expectante, quería tenerlo ya en su interior, poder sentirlo, y que le de todo el placer.

—papi, por favor. —Su voz estaba cristalina, de las esquinas de sus ojos tenía rastros de lágrimas debido al placer. Qué magnifica imagen.

— ¿Por favor qué, pequeño? —Sonrió con malicia.

— ¡Jodeme! Quiero sentir tu pene abriéndome, quiero sentirte. Por favor...—Sin necesidad de algo más el menor introdujo su miembro en él, sintiendo sus cálidas paredes, apretando su pene de manera deliciosa.

—Pequeño, relájate. —Sobó su espalda para que este se relajara.

Logró introducirse por completo dentro de él, sacándole un grito, seguido de unos gemidos, sus embestidas fueron lentas. El mayor quería más, quería que lo rompiera...

—Más... Quiero más —Jadeó.

—¿Seguro, bebé? No quiero hacerte daño y... — El menor iba a seguir hablando pero este sólo le contestó que sí y que por favor lo hiciera más fuerte. El pelinegro hizo caso y aumentó el ritmo de la embestidas. Haciendo que el pelirrojo soltara más y más gemidos, el sonido obsceno que creaban cuando sus pieles chocaban prendía cada vez más al menor. Cada vez iba más rápido, parecía un ritmo bestial, Jeongguk jadeaba. —Joder, bebé eres tan malditamente bueno. —Estaban llegando a sus límites. Era una sinfonía depuro placer, ambos cuerpo felices de estar juntos luego de tanto haberlo deseado con mucha intensidad. Ambos se amaban...

—Ggukie... ¡Ah~! —El menor iba a hablar pero una fuerte nalgada lo interrumpió.

— ¿Ggukie? ¿Ahora no soy papi bebé? —Otra nalgada fue depositada en la nalga del mayo.

— ¡Hm~! ¡Papi voy a correrme!

—Hazlo, amor. —Se acercó hasta la oreja del pelirrojo. —Córrete para tu papi. —Al pelirrojo le dio un leve espasmo, para luego soltar un largo y agudo gemido. EL menor al sentir como sus paredes se comprimían alrededor de él se corrió dentro de él, soltando una espesa sustancia en su interior.

Luego de arreglar su desastre se recostaron el la cama, el mayor encima de Jeongguk y este abrazándolo por la cintura.

—Jeongguk, tenemos que hablar. —Habló un adormilado Taehyungie, su voz sonaba perezosa.

—Claro que sí, bebé. —Musitó mientras besaba su frente. —Pero será más tarde. Ahora descansa, mí amor. —Le dio un tierno besito y ambos cayeron en los brazos de Morfeo. Dejando sus sueños volar, imaginando como será de ahora en adelante sus vidas.

Ahora sabiendo un poco más sobre su mutuo sentimiento, amándose el uno al otro sin reprimir absolutamente nada, dejando que sus corazones palpiten de manera tranquila,llenándosede la grata felicidad.

Amándose locamente, sin ningún miedo, sin temor al quédirán....

18/06/20


13 ноября 2020 г. 16:02:40 0 Отчет Добавить Подписаться
4
Конец

Об авторе

Alex Me gusta escribir. ♡

Прокомментируйте

Отправить!
Нет комментариев. Будьте первым!
~