kookiesnsugar Kookiesnsugar

Taehyung era un omega que desde muy niño se aventuró en los descuidos del tiempo, caminó por los senderos de lo imposible y encontró el amor en la calidez de lo inexplicable. Jungkook era un alfa cambiaformas que sufrió situaciones desesperanzadoras y confusas, aun así, sin previo aviso descubrió el amor en los brazos de lo inesperado. ¿Destino? No... Él nunca aceptaría aquella unión inverosímil. En realidad... Todo fue una prueba de lo hermoso, maravilloso y etéreo que puede ser el verdadero amor. -Todos los derechos reservados -Three Shot. -Capítulos + 4000 palabras. -Lenguaje explícito. -Contenido homosexual. -Pareja: Kooktae -No se permiten copias ni adaptaciones sin autorización. Historia exclusiva de 𝕿𝖆𝖓𝖏𝖎𝖗𝖔.


Фанфик Группы / Singers 18+.

#ficcion #jungkook #vkook #taekook #kookv #taehyung #viajes-en-el-tiempo #kooktae #cuevas #Omegarverse
15
2.3k ПРОСМОТРОВ
Завершено
reading time
AA Поделиться

♡ 𝔻𝕖𝕤𝕥𝕚𝕟𝕪 ♡

Nota: Jungkook es mayor que Taehyung en esta historia. Las palabras en cursiva son pensamiento, PERO... sí están negrilla son las frases que dice, en realidad, Jungkoook.

Disfruten 💜.


Taehyung con ocho años de edad aseguraba lo bonito que puede llegar a ser un bosque, pues desde que sus padres compraron la casa de verano afueras de su ciudad natal daegu, adoraba los bellos árboles que eran fabulosamente altos a comparación de los de su casa, o los que puede ver en el carro de sus padres cuando lo llevaban a la escuela, pues estos sin duda, llegaban hasta el cielo y sus troncos eran más anchos y sus hojas más verdosas, además de que podría construirse una casa arriba de ellos.

Hoy sus padres lo dejaron salir a investigarlo solito con la condición de que no iría más lejos del letrero que separaba el límite que adviertía sobre la presencia de animales que, aunque sean inofensivos él aún está muy pequeño para acercarse. El pequeño niño daba saltitos feliz por doquier, le parecía muy divertido como las mariposas y ardillas revoloteban y caminaban alrededor del bosque; las primeras eran bonitas y de variedades de colores, las segundas por su parte, las consideraba muy peludas y tiernas, pero como le advirtió muchas veces su papi no debería aproximarse tanto, ya que, pueden asustarse por su naturaleza interior.

Taehyung no sabía mucho sobre cuestiones complicadas, pero algo que sí tiene claro es que algún día será un gran y fuerte lobito sin importar que sea un omega, alfa o beta, además de que quiere encontrar alguien como lo tiene su papi Joon y papi Jin, los cuales son los mejores del mundo entero. Y puede que algunas veces papi Joon sea un poco perezoso, pero eso no era impedimento para que hiciera las cosas cuando lo regañaban al dejar tiradas las cosas, al igual que él, pues sabía que papi Jin después les daría un gran beso y les diría que los amaba con una gran sonrisa que hace retumbar su corazoncito de felicidad.

El travieso castaño ríe por sus pensamientos hasta que algo llamó mucho su atención, aquello era muy brillante y de color púrpura; su color favorito. Con prisa procedió a caminar en dirección a ese resplandor, sin embargo, en menos de nada observa enfrente suyo el letrero que les dijeron sus padres, a pesar de ello, faltaba muy poco para llegar y la luz seguía allí, por lo que el pequeño niño prometió que iba ser muy rápido y sí en algún momento algo malo llegará a pasar estaría dispuesto recibir su castigo.

Curioso se aproximó y en poco tiempo ya estaba enfrente de una cueva muy grande, a lo cual Taehyung abrió su boquita sorprendido por lo inmensa que era, sin demora dió pasitos despacio hasta por fin encontrar lo que estaba buscando. Al hallarlo el niño lo catalogo como una especie de espejo, con destellos púrpuras, aunque la mayoría se encontraban en la parte de arriba de la cueva, a excepción de unos pocos ubicados en las paredes, Taehyung pasó sus dedos por este fascinado, pues podía observarse el mismo sobre él, la diferencia era que ahora su reflejo estaba lleno de muchos brillitos.

¡Es muy bonito, cuando llegue a casa les contaré a mi papi Joon y papi Jin!

Taehyung sin darse cuenta caminaba más profundo para observar recorrer su figura reflejada junto a él, lo que provocó que no visualizará una piedra que interrumpió su camino y se tropezó cayendo al piso, el castaño sintió un dolor intenso en su pierna y se sentó rápidamente, al mirarla con más atención un líquido rojo salía con velocidad debajo de su muslo, las lágrimas de repente se formaron en sus párpados y ahora el ardor quemaba con intensidad, Taehyung sollozo por ello y deseo volver a su casa, pero estaba muy asustado.

Después de unos minutos los sollozos se convirtieron en un llanto prolongado, ese singular sonido llamó la atención de un pequeño lobo de pelaje plateado que, aunque su ubicación era lejana con la de Taehyung su agudo oído lo alarmó, pues podía distinguir que pertenecía a un niño al igual que él y posiblemente, también estaba perdido, como él, desde hace unas semanas.

El lobito recordaba que estaba huyendo de unos alfas que lo perseguían por ser un alfa marginado que perdió a su familia meses antes, en un enfrentamiento por el territorio del sur. Sus padres al ser derrotados delante de sus ojos y además presenciar la masacre de sus hermanos alfas y omegas de la manada, sintió mucho miedo, sus patitas fueron rápidas y esquivó a los lobos guardias, corrió todo lo que pudo sin mirar atrás, debido a que sus orejas podían escuchar claramente que era perseguido por esos lobos malvados. Desesperado, intensificó su olfato a un nivel elevado, tanto que, su cuerpo se sintió pesado y su visión se torno borrosa, más aún, su instinto con la poca energía que le quedaba lo dirigió hasta una cueva donde al sentirse seguro cayó en un profundo sueño.

Al despertar recordó todo aquello y se sintió terriblemente mal por dejar a su manada, pero simplemente aquel terror era mucho para su corta edad, hasta apena había cumplido sus trece años y se había presentado unos días antes como alfa, al igual que su padre, jefe de la manada del sur. Por supuesto, inició su investigación para volver, pero lo que consiguió fue perderse entre la cueva, incluso pensó que al ver un resplandor estaba cerca de la salida pero lo que descubrió fue un maravilloso cristal que decoraba el lugar.

En estos momentos se encontraba aún más confundido y a la defensiva al oír aquel llanto desconocido, por lo que sin dejar su forma lobuna procedió en aumentar sus pasos y encontrar el causante de ese sonido. Poco a poco era más fuerte aquel lamento, el lobito ya se empezaba a preocupar porque ya había pasado bastante tiempo, al parecer estaba demasiado lejos, sin embargo, todos sus pensamientos se esfumaron cuando vio una persona sentada, pero su figura era demasiado pequeña y frágil, detalles que, lo impulsaron a socorrerlo con más apuro.

Su olfato le indicaba que no había nada peligroso alrededor, y mucho menos que aquel niño de cabellera castaña brillante le fuera en algún momento hacerle daño, por eso, de manera silenciosa se acercó. El niño lloraba muy fuerte y al parecer no se percató de su presencia, entonces ¿No es un lobo? Imposible, podía oler esencias de alfa y omega en el infante, pero ninguna de parte propia, eso quería decir que aún no se ha presentado. La mente del lobito dedujo rápidamente que no tenía más de 10 años, pues tampoco percibía signos de presencia de ningún tipo.

¡Es un bebé lobo!

Su colita se movió ansiosa, quería proteger a ese niño de cabellera castaña, así como lo hacia con los bebés lobitos de su manada, su instinto alfa le pedía a gritos que lamiera su carita y deseaba que esa manita le diera caricias a su cabeza y de esa forma poder transformarse con más confianza. El lobito con su hocico removió ese cabello que percibió demasiado suave y con aroma dulce, para luego, sacudirse por la sensación.

Taehyung al sentir ese roce en su cabecita se asustó y empezó a temblar ¿Quién será? No obstante, cuando percibió una respiración constante en su cabello levantó su mirada extrañado, y abrió sus ojos sorprendido ¡Había un lobo! ¡Uno de verdad, como en los libros que sus papás le regalaban! ¡Un lobo pequeño y peludo! ¡Un lobo de color deslumbrante! Ese tono se parecía a las cadenas caras que sus papás le colocaban cuando iba a alguna fiesta. Su mente de pronto olvidó el dolor y se concentró en cómo el lobito inclinó su cabeza hacia a un lado, ante esa imagen no pudo evitar sonreír.

―Eres muy bonito...

El interior del lobito se alboroto, esas palabras provocaron un cosquilleo y sin miedo se acercó hacia esa palma que estaba entrelazada con la otra, abrazando de esa manera sus piernas, removió esta vez, su nariz por encima de una de ellas, el niño castaño soltó una risita a la vez que acariciaba esa cabecita plateada.

―Eres un buen lobito... ¿Cómo te llamas?

El nombrado con el poco conocimiento que tenía de la comunicación telepática le contestó:

"Jungkook"

El niño en frente suyo frunció el ceño y dijo: ―Te llamaré Kookie.

"Pero me llamo Jungkook, no kookie"

Taehyung sacudió su cabeza pasmado―Es extraño, mi cabeza piensa que tu nombre es Jungkook... pero tú no puedes hablar ¿Eres un simple lobo, no? Mi cabeza está mareada y debo estar pensando cosas raras.

Jungkook en ese momento sintió temor ¿En dónde encuentraba? ¿Este niño no sabía que podía transformarse en un lobo? ¿Cómo puedía ser posible todo esto? Y ahora que lo piensa esas ropas que tiene aquel niño son muy inusuales, nunca había visto algo así en su vida. Sin darse cuenta empezó a chillar bajito y Taehyung le pareció muy tierno, pero sabía que los perritos generaban ese sonido similar cuando estaban tristes.

―¿Te asuste? No soy malo, mi nombre es Taehyung―explicó mientras reanudaba el movimiento en la cabeza del lobo y acariciaba sus orejitas―No te preocupes, no me asustas por ser un lobo, yo también lo soy en cierta manera, pero no como tú, eres mas bien, como los de mi libro de cuentos―prosigue disfrutando de lo suave que el pelaje plateado acaricia sus dedos―muy tierno y agradable.

Jungkook volvió a conectar sus ojos con el rostro lloroso del niño llamado Taehyung quedando fascinado por ese color dorado de sus orbes, y pudo admirar como le otorgaba una sonrisa más grande, una sonrisa muy hermosa en forma cuadrada, otro rasgo que no había visto jamás, Jungkook simplemente quedó fascinado y sin darse cuenta el mismo niño le beso su cabecita.

El mayor podía confirmar que sí estuviera en su forma humana, sus mejillas se tornarían rojas por ese acto, es más, estaría bastante abochornado cuando en un segundo lo arrastró consigo en un abrazo que sintió cálido y agradable. Jungkook demasiado sensible, liberó toda su tristeza al refrescar las escenas de la muerte de sus padres, necesitaba demasiado un abrazo que, sin poder evitarlo sumergió su nariz en el cuello de Taehyung y lloró internamente, ya que, no quería asustar al niño lindo al transformarse, deseaba que se quedará con él hasta que se calmará.

Las horas transcurrían y Jungkook más tranquilo se acomodó en el regazo del castaño, en el momento que se percató que este se quedo dormido pudo notar el olor a sangre seca próximo a su hocico, y cuando visualizó la herida que todavía estaba de muy mal aspecto, procedió a lamer lentamente y después de unos minutos ya estaba cicatrizada.

Pero, sin previo aviso, unos gritos a lo lejos provocaron que sus orejas se alzarán por la conmoción y afinará su vista, de esa forma enfocó dos personas acercarse y al oler el aroma de un alfa molesto, sin perder el tiempo corrió lo que más pudo, sin antes dejarle una pequeña lamida en la mejilla del niño lindo.

"Espero puedas volver a venir Taehyung"

El infante se levantó por esa frase que retumbó fuerte en su cabeza, pero ahora no se encontraba en la cueva, estaba en su cómoda cama, con su pijama y en su ventana podía verse la oscuridad reinar, Taehyung comprendió que sus padres lo habían encontrado dormido y posiblemente por la mañana le darían un regaño.

「❀」「❀」「❀」「❀」

―¡Papi, no es justo!

―Kim Taehyung no me contradigas ¡Desobedeciste!

―La cueva estaba muy linda papi Jin―contesta con un puchero―déjame volver, no me paso nada.

―¿Cueva? ¿De qué hablas bebé? Te encontramos en el césped acostado.

Taehyung se quedó callado por unos segundos ¿Había imaginado todo? ¡No puede ser! ―Papi te prometo que no volveré a desobedecer, pero me gusto jugar mucho en ese lugar.

―No, te queda prohib-

―Jinnie cálmate―le aconsejaba su pareja liberando feromonas para tranquilizarlo―No paso nada malo, además Taehyung nunca desobedece.

―Nammie no consientas esto, fue muy peligroso.

―Lo entiendo, no estoy diciendo que no tengas razón―se agacho para ver su hijo más de cerca―Taehyungie no puedes ir para ese lugar, Jinnie está en lo cierto, podrías haberte lastimado.

―Papi Joon... Por favor quiero volver a jugar―dijo a punto de llorar, deseaba comprobar que todo fuera real, ese lobito plateado... quería volver a verlo―estar siempre en casa es aburrido.

―Solo te daremos una oportunidad más―cedió el alfa ante los ojitos tristones de su cachorro―pero si desobedeces de nuevo, no podrás a volver a salir solo.

―¡Kim Namjoon! ¿Qué has dicho? No lo aceptaré.

―Mi amor, Taehyungie debe aprender a ser un lobito responsable.

―Papi Joon tiene razón, en el caso de que falle podrás castigarme con lo que sea, hasta podrás quitarme mi peluche de TATA.

Jin observó la firmeza del pequeño castaño y cruzó sus brazos rendido, simultáneamente soltó un suspiro―Taehyungie ten mucho cuidado, no quiero que te pase nada.

―No te preocupes papi Jin, no lo haré.

Namjoon sonrió enternecido por las palabras de su hijo, fue tanta su felicidad que el omega vió esos hermosos hoyuelos y no pudo reprimir también una sonrisa sincera, abrazarlo junto a su pequeño cachorro y decirles cuanto los amaba. Taehyung después, le dio un besito a sus padres y salió muy emocionado a encontrarse con Kookie.

El castaño no entendía, se dirigió por el mismo camino, sin ningún cambio y volvió a observar la misma cueva delante suyo, ese mismo espejo también brillaba como aquella ocasión ¿Por qué papi Jin diría que no había ninguna cueva? Las ganas inmensas de volver a entrar llenaron de ansiedad a Taehyung sin importar los riesgos.

"No me pasara nada, Kookie me cuidará"

Decidido entró al lugar, y automáticamente un ruido de unas pisadas llamó su atención mostrando de nuevo el lobito de pelaje hermoso que lo miraba desde lo lejos. Jungkook cuando se aseguró que era el lindo niño castaño, corrió inquieto y saltó encima de él haciéndolo sentar por la fuerza del impacto.

―¿Kookie estaba emocionado por verme?

"Sí, desde que me levanté quise verte Taehyung"

El infante entre risas junto su frente con la de Kookie, sintiendo el pelaje suave en su frente y además aseguraba oler una fragancia muy rica muy cerca de su nariz, Taehyung cerró sus ojos para oler aun mejor.

¡Huele igual a los postres de papi Jin!

―Kookie tiene un olor muy bonito también.

"¿Sientes mi aroma?"

Taehyung por inercia asintió aún con los ojos cerrados―Huele muy rico, pero no sé cómo se llama.

"¿De verdad? Mi manada me decía que mi olor es muy simple"

―Es delicioso, papi Jin me hace postres con ese olor.

"¿Postres? ¿Te los hace con canela?"

El niño de castaños cabellos abrió sus ojos y acarició a un costado del rostro lobuno, Jungkook se recostó en aquella palma que hacía sacudir sus patitas por lo bien que su cuerpo lo percibía, muy parecido a cuando su mami le rozaba sus mejillas.

―Otro día te traeré postres, te daré dos completos y así no quedarás con hambre.

"Taehyung es muy amable"

―Mi papi dice que hay que ser buenas personas incluso con los animales.

Jungkook movió sus orejitas por el comentario tan dulce que dijo Taehyung mientras tenía la mirada seria, y sin poder resistirlo alzó su patita y rozó la mejilla rosadita el pequeño, Jungkook le pálpito muy veloz su corazón cuando el pequeño no la dejó caer en el suelo y la observó con dedicación.

―Kookie esta un poco sucio―levanto su rostro manteniendo su mirada impasible―¿No te bañas?

El chico cambiaformas se avergonzó y bajo su cabeza, intentando quitar su pata de la mano de Taehyung, pues en esta forma no le ponía mucha importancia al no asearse como es debido y en este instante que le recordó aquel detalle, se avergonzó mucho.

―Bañemonos juntos, hay un lago cerca de aquí, donde mis papis me dejan estar.

"¿No te dejan venir tus padres conmigo?"

―Mis papis no saben que estoy aquí―habla despreocupadamente tomando la otra patita del lobo y sonriendo de nuevo―pero no estoy haciendo nada malo, además Kookie me protegerá ¿Cierto?

"Claro que sí, siempre lo haré... por eso..."

―¿Si?

"No me dejes"

Rogaba mientras alzaba su cabeza, agachaba sus orejas y observaba con los ojos brillantes los del lindo niño que en poco tiempo le había dado el amor que le arrebataron.

―Kookie no vas a estar más sólo, confía en mí.

Este conmovido levantó sus orejas mientras las movía locamente, al igual que su cola y le dió rápidas lamidas al rostro de Taehyung sin control, inmerso en el sentimiento de hogar y comprensión que creyó perdido.

―¡Kookie!―ríe tímido―me estás dando muchos besitos...

Jungkook paró unos segundos mientras su cara se calentaba. Estaba agradecido por mantenerse en su forma lobuna, para que así no observará el pronunciado sonrojo que debía tener por toda su fisonomía.

"Per-perdón, lo hice sin pensar"

―Los besitos no tiene nada de malo Kookie.

"¿Te gustan?"

―Mucho, pero los lobos como tu puede hacer que enferme.

"Entiendo... no lo haré más"

―Lo puedes hacer, pero poquito ¿Está bien?

"Está bien"

―Entonces es hora del baño Kookie.

Jungkook dio una última lamida en la mejilla del castaño y este soltó las patitas del lobito para ir al lago que se encontraba a unos metros, donde Taehyung sacó el cambio de ropa de su mochila y se sumergió con el animal, nadó hasta que el sol empezaba a ocultarse, lo abrazó con temor de que se ahogara y entusiasmado le mostró lo hermoso que el agua los reflejaba, el chico cambiaformas sonrió feliz, y soñó con que algún día pudiera cambiar a su forma humana, mostrarle su cabello más oscuro a comparación del ajeno y preguntarle si seguía siendo bonito con esa forma, pero... Por ahora se quedaría de este modo.

Todo estuvo tan cómodo y a gusto que, Jungkook gimió triste cuando el infante le explicó que debía irse para que sus padres no lo reprendieran y le quitarán su permiso de poder salir a verlo de nuevo.

"Taehyung, te espero mañana"

「❀」「❀」「❀」「❀」

Los siguientes días fueron maravillosos, no obstante, el mayor en ocasiones no lo veía por un periodo que se tornaba eterno, Jungkook sabía que no era mucho, pero comparado con el tiempo que se quedaba a su lado, se atrevía en afirmar que el tiempo con Taehyung era reducido.

De todos modos, lo esperaba todos los días, y en sus días solitarios exploraba el bosque con determinación, descubrió muchas especies pacíficas, otras en cambio, más agresivas, gradualmente Jungkook fue conociendo aquel hábitat. Sin dudas, era más seguro que el anterior; puesto que, conseguía comida más fácil, el agua no era escasa, las estaciones dentro de la cueva disminuían la gravedad y Taehyung venía constantemente.

¿Podría existir un lugar más perfecto?

Taehyung al visitarlo le contaba sobre su "Instituto" ese nombre no lo había escuchado, ni su cabeza podía formular algo que pareciera a esa palabra, pese a eso, el niño castaño al contarle muchas cosas empezaba a entender su rutina. El mayor cada vez fundamentaba su idea sobre la deslumbrante belleza del niño lindo, los años pasaban y este crecía muy sano, ahora estaba más alto y lo alzaba sin ningún problema, claramente, él tampoco se quedaba atrás, su tamaño era visible y en su forma humana empezó a formar músculo por el gusto que tenía al ejercicio.

Sus cumpleaños eran las situaciones perfectas para pasarlo magnífico, Jungkook se mostraba muy interesado en los objetos extraños que traía esos días el niño lindo, sus formas eran singulares y muy divertidos cuando los usaban, uno de ellos por ejemplo, tenía forma redonda y rebotaba sin parar, los dos jugaban con ella, Taehyung golpeando con su pies o manos y él por su parte procedía en utilizar sus patas.

A medida que transcurrían los días, semanas y los meses, los dos chicos eran más cercanos, las ocasiones que estaban juntos no eran aburridas, ni mucho menos sin sentido en la compañía del otro, Taehyung precisamente, prefería estar con su fiel lobo plateado que pasarla con sus compañeros de clase.

Cada segundo era preciado, el castaño siempre pensaba en cómo pasarlo genial con Kookie, como esa vez que comieron pasteles con canela, o las veces que corrían por el pasto en las afueras de la cueva, incluso el menor trepó un árbol mientras sonreía demasiado orgulloso por su logro y le prometió que muy pronto cuando aumentará su fuerza un poco más, trataría de llevarlo junto a él. Hasta lo más alto de los árboles.

Sin embargo, lo que más disfrutaba Jungkook es cuando el menor se acuestaba a su lado y lo atraía a su pecho, el chico lobo inmediatamente relajaba todo su cuerpo y las sensaciones acogedoras lo abrumaban, se sientía tan cómodo hasta el punto de que su aroma a canela se intensificaba y el mayor se perdía en los brazos ajenos por el placer. Él estaba consciente que su lobo ya está lo suficientemente embelesado y encaprichado con el niño castaño que no aceptaría ningún otro, no importaba sí se presentaba como alfa, beta u omega, estaba convencido que luchará por él, a pesar de que tampoco pueda ser su predestinado.

―Kookie ¿Nunca te da frío?

"Algunas veces las noches son como el hielo"

―Más tarde traeré mantas y unas almohadas para ti Kookie.

"¿Qué son esas cosas?"

―Te darán calor Kookie.

"Taehyung..."

―Dime...

"Te quiero mucho"

―Yo te quiero mas Kookie...―contestó acariciando el lomo del animal, a la vez, que deja un beso en la cabeza peluda―Me gusta estar contigo... Siento que me entiendes, aunque no me hables de verdad.

Jungkook en serio quería confirmarle que le hablaba, que podía entenderlo, que le gustaba aún más estar cerca suyo y que no se cansaría de estar a su lado, asi no conversarán o jugarán a algo en especial.

"Siempre podrás venir a mi, Taehyung"

―Kookie... Ah~ eres tan suavecito...

El menor conectó su mirada con la del contrario, percibiendo su cuerpo desorientado y esa fragancia canela cubriendo todo su cuerpo que sin poder evitarlo aferró más el agarre de sus brazos, en un intento por describir esa sensación tan linda en su pecho.

"Abrazame mas fuerte Taehyung"

El susodicho no reprimió su deseo y lo realizó de ese modo, su cara más cercana del lobo plateado, y aunque muchas veces sus papás le decían que podía enfermarse, no pudo evitar ignorar ese pedido que su mente relacionaba con una respuesta de Kookie.

Taehyung siguió mirando esos ojos oscuros del licántropo, empero, ahora podía jurar que esos orbes se tornaban grises en los bordes de la pupila, como también, su mente formulaba en algunos instantes un rostro de otro niño. Al principio se asustó, a pesar de eso, la intriga se apoderó de sus acciones y observó con más precisión unos ojos expresivos, nariz un poco grande y labios delgados en aquel rostro.

―¿Así sería Kookie en forma humana?―bajo su labio inferior―quisiera que lo fueras para ser amigos.

Jungkook le dolió horrible su pecho, esa frase con tintes de decepción lo agarró vulnerable, él se sentía del mismo modo, quería transformarse y decirle que podían ser muy buenos amigos, abrazarlo con menos incomodidad, sin miedo a ninguna infeccion por su forma animal, asimismo, las ansias de conocer donde vivía, pedirle permiso a sus padres para que jugarán con más libertad y en un futuro pedirle que sea su omega, alfa y beta, eran muy fuertes.

Con todo eso presente, chilló por segunda vez sin darse cuenta, su desesperación era tan intensa, pero a la vez su temor por ser abandonado, obtenía más puntos en sus razones para no cambiar su forma, pues por lo que ha visto en este mundo su especie no era común y no era opción provocarle problemas a su lindo niño.

―Kookie... no llores―retomó sus caricias en sus orejitas―fuí un insensible, tu eres mi amigo sin importar que seas un lobito―sonrío de nuevo mostrando por milésima vez la simétrica expresión en su boca―no volveré a decir algo tan feo... porque Kookie ya es mi amigo.

"¿Lo dices en serio?"

―Muy en serio, mi Kookie bonito.

"Taehyung no digas eso, los dos sabemos que tu eres mas bonito"

―¡No! Kookie tiene un pelaje muy sedoso y brillante, también sus patas son muy pequeñitas pero las almohadillas rosadas las hace ver lindas―explicó mientras las tocaba―además tu naricita negra combina muy bien con tu color de pelo y... y... tus ojos realmente me gustan, aún más, cuando están de un color WoW.

El chico cambiaformas le causo gracia como el niño lindo se angustió y rápidamente le dijo todas esos halagos que, aunque lo hacían sentir muy bien, no cambiaba el hecho que este solo fuera solo una parte de lo que era en realidad y cuando el contrario esté consciente de ello, era posible que lo deje de querer.

"Taehyung tiene un cabello perfecto, tan liso y esplendoroso que cada vez que lo mueves te ves muy hermoso, en ese momento me doy cuenta que tus ojos son demasiado lindos y no son comparables a ninguno. Tus labios, tienen una bonita forma de corazón cuando estas serio y una forma cuadrada cuando sonríes, sin mencionar tus manos que son expertas en hacerme sentir bien. Para mí eres la mejor vista que he tenido en mucho tiempo"

El nombrado se retorció en un intento de aliviar esa sensación fatigante como también excitante, el castaño no había sentido algo parecido en su corta vida, y aun al estar al tanto de que pronto se presentaría su lobo, no se explicaba el motivo. Si bien, sus papas le advirtieron tener cuidado por su condición y las diferentes consecuencias que podía experimentar, su mente no lo relacionó con nada riesgoso.

―Gracias Kookie...

El licántropo no pasó por desapercibido el sonrojo pronunciado en los pómulos del menor y su respiración acelerada, preocupado agudizó todos sus sentidos y pudo oler una esencia muy fugaz en el cuerpo del castaño; ¡Miel! ¡Su olor es miel!

"Omega..."

―¿Eh?

Jungkook se regañó por decirlo en voz alta, estaba muy emocionado por la noticia, es decir, dentro de poco se presentaría como un lindo omega, mejor dicho, su lindo omega, a quién cuidaría y le daría muchos mimitos, también tendrían una gran familia de cachorros, y sí, puede que el mayor este llevando demasiado lejos su felicidad, después de todo, ya no aguanta más. Tan pronto sea un omega, se transformará y le explicará todo sin miedo.

"¿Puedo hacerte una pregunta Taehyung?"

―Claro que sí Kookie.

"¿Me aceptarás a pesar de todo?"

―Siempre...

El mayor involuntariamente sacudió su cola impregnado de alegría y le brindó de nuevo un conjunto de "besitos" por el rostro de Taehyung, el mismo que nombró de esa manera sus lamidas.

"Te quiero"

―También te quiero...―respondió el castaño dejando un beso en la cabecita del lobo―Kookie traeré unas cosas, espero poder dormir hoy aquí ¿Te gustaria?

"Me encantaría"

Como prometió el niño lindo llego con una mochila minutos después, le mostró unas telas largas y calientitas, luego, una cosa cuadrada muy blandita―Esas son las mantas y las almohadas que utilizaremos para dormir más cómodos, también traje ropa para cambiarme.

Jungkook sigiloso se echó encima en unos de los objetos extraños, Taehyung lo acompañó a su lado con una sonrisa y lo abrazó fuerte y firme, al igual que lo había hecho toda esta semana, el mayor ríe internamente, todo esto son síntomas de la presentación de su lobo, él estaba tratando de calmarse con su olor.

―En unas minutos, me iré a comer―le comentó con los ojos cerrados―traeré algo para ti y dormiré contigo ¿Bien?

"No te preocupes, no me iré de aquí Tae"

―¡Yah! Por fin me colocas un apodo.

"¿Apodo?"

―Sí, no me dijiste mi nombre, aunque se parezca, algo así es un apodo.

"Oh, comprendo... entonces me gusta más TaeTae"

El menor se ruborizó, ese apodo se oye muy tierno para él, aun así lo dejó pasar.

―A mi también me gusta...

"TaeTae... Es lindo"

"TaeTae... Es bonito"

"TaeTae... Es hermoso"

―¡Yah! Es muy vergonzoso Kookie.

"Pero estoy diciendo la verdad"

―Kookie... No digas más... Mi pancita siente muchas cosquillas si lo sigues haciendo.

"Esta bien, lo dejaré por ahora"

―Ya es tiempo de que me vaya―se levantó con pereza―aunque no demoraré en llegar de nuevo, espérame ¿Sí?

"Te esperaré"

Mencionó con una punzada en su pecho ¿Por qué siempre tiene que irse? Jungkook suspiró, pero dejó esos pensamiento de lado cuando pensó en que pronto podrá transformarse y decirle toda la verdad.

Pero...

Esa noche Taehyung no regresó.

—𝕿𝖆𝖓𝖏𝖎𝖗𝖔 💫

13 октября 2020 г. 15:53:53 0 Отчет Добавить Подписаться
3
Прочтите следующую главу ♡𝕆𝕟𝕝𝕪 𝕪𝕠𝕦♡

Прокомментируйте

Отправить!
Нет комментариев. Будьте первым!
~

Вы наслаждаетесь чтением?

У вас все ещё остались 2 главы в этой истории.
Чтобы продолжить, пожалуйста, зарегистрируйтесь или войдите. Бесплатно!

Войти через Facebook Войти через Twitter

или используйте обычную регистрационную форму

Похожие истории