anduspring 🌸SPRING🌸

Kim Taehyung y Jeon Jungkook ingresan al primer semestre en la Universidad Nacional de Artes de Corea. Taehyung era igual de hermoso que un ángel, o al menos eso pensó Jungkook cuando vio al castaño entrar al salón de clases. ➻BTS AU ➻Fluff? Drama? Lemon? ➻Contenido Homosexual. ➻Main couple: Taekook {Versátil... maybe} •others couples: -Yoonmin -Namjin -Hobi... (conmigo, ah) ➻Originalmente Iniciada en wattpad el 22-11-2019 ➻Finalizada: ¿? ➻Historia Original. ➻Se prohíbe copias y/o adaptaciones.


Фанфик Знаменитости 13+.

#bts #vkook #taekook #bangtanboys #bangtan #btsjungkook #btsv #방탄소년단 #BeautifulAngel #anduspring
13
3.0k ПРОСМОТРОВ
В процессе
reading time
AA Поделиться

Capítulo 1

La clase de Introducción a la historia del Arte estaba siendo una tortura.


Un adormilado Jungkook intentaba con toda su fuerza de voluntad no quedarse dormido sobre el pupitre. Honestamente, no es que la clase fuera aburrida, pero el azabache consideraba una aberración que pusieran una clase tan pesada a primera hora de la mañana. Quería prestar atención, de verdad que sí, pero el suéter que se había puesto estaba tan calentito que le incitaba a doblar sus brazos sobre el pupitre y esconder su rostro entre ellos.


Y hubiese sido vencido por el sueño, si tan solo el grito de alguien fuera de su salón no hubiese hecho enderezarse en su asiento debido a la impresión. La puerta estaba abierta, y por esta se veía la espalda de un chico inclinándose varias veces mientras agradecía a uno de los guías de la Universidad, para después de unas cortas palabras del contrario, girara sobre su eje dirigiéndose hacia el salón en el cual Jungkook había vuelto a pegar ojo con su barbilla apoyada en la palma de la mano mientras mantenía su brazo firme apoyado en su mesa gracias a su codo.


“Buenos días.” La voz del chico hizo que Jungkook abriera los ojos y dirigiera, al igual que todos los alumnos, su mirada a la puerta. “Lamento llegar tarde. ¿Aún puedo pasar?”


El profesor hizo un ademán con su mano indicándole que podía entrar. Y mientras Taehyung suspiraba aliviado de que lo dejaran ingresar a clases sin alguna reprimenda, ahora —un para nada dormido— Jungkook no podía despegar su mirada del castaño que acababa de entrar a clases.


Nunca pensó que existiría alguien que luciera tan bien, aquel suéter de un color caléndula lucía de manera preciosa en contraste con su piel canela, aquellos pantalones de tela negro abrazando sus piernas. Tenía pendientes diminutos en sus orejas, y finos anillos en su mano derecha con la cual sostenía una agenda color negro, pero sin duda alguna, el accesorio más bonito que tenía el castaño, era esa reluciente sonrisa cuadrada que dejó ver cuando el profesor le permitió pasar.


El castaño hizo su camino adentrándose entre los pupitres, avanzando hasta casi llegar al fondo cuando encontró un asiento libre. Jungkook quería seguir mirando al castaño, pero se vería muy raro si se volteara para admirar al chico solo un poco más.


Sacudió su cabeza intentando despejarse y finalmente prestar atención a la clase, o algo así. En una ocasión dejó caer su esfero accidentalmente para poder girarse un poco y notar que el castaño se había sentado en la fila contigua a la de él, a tres asientos de distancia. Y quizá, solo quizá, tomaba algunas veces su móvil, intentando reflectar al chico con su pantalla sin que este se diera cuenta.


“Joven, ¿cuál es su nombre?” La voz del profesor llamó la atención de Jungkook en uno de los momentos en el que estaba utilizando su móvil en forma de espejo. Miró hacia al frente, para descubrir al profesor mirándolo desde su escritorio. ¿Acaso lo está mirando a él?


“¿Yo?” Preguntó. Confirmando su suposición cuando el maestro asintió. “Jeon Jungkook.”


“Pues bien, joven Jeon. Si estar en su móvil es tan importante para desviar su atención de mi clase, puede retirarse”. Dijo el profesor con el tono serio y la mirada fija en el azabache.


“Disculpe”. Respondió un avergonzado Jungkook, guardando su celular en su bolsillo con la cabeza gacha intentando ocultar su sonrojado rostro.


La clase siguió su curso, al igual que las siguientes. Intentó no volver a pensar en el hermoso chico que se encontraba sentado a tres asientos de él. Y al final lo logró. Bueno, él diría que tuvo éxito en un noventa y cuatro por ciento. Estaba orgulloso de su fuerza de voluntad.


Cuando terminaron las clases del primer periodo y la profesora indicó que podían retirarse, se levantó de su asiento recogiendo su mochila. Dio un último vistazo al hermoso chico antes de salir del aula, enviándole un mensaje a Yoongi y dirigiéndose al restaurante de la Universidad cuando este le avisó que se encontrarían ahí.


Buscó a su pálido amigo una vez llegó. Sin éxito de encontrarlo, avanzó a comprar su comida, sentándose después en una mesa cerca de la entrada para que su azabache amigo pudiese encontrarlo fácilmente.


Yoongi apareció no mucho tiempo después seguido de un sonriente rubio, tomando asiento en la misma mesa que el castaño.


“Jungkookie.” Saludó Jimin con una voz cantarina, apoyando los codos sobre la mesa y acunando su cara entre sus manos.


“Jimin-ssi”. Inclinó su cabeza en un pequeño saludo.


Yoongi dejó su bolso sobre la mesa ante de dirigir su mirada al rubio.

“¿Vas a querer algo?”


“Ya sabes lo que me gusta, hyung”. Respondió Jimin con una sonrisa, para después ver a su novio a hacer su camino al bar.


“Jungkookie…” La cantarina voz de Jimin hizo que Jungkook cambiara la atención de su plato de comida al sonriente rubio. “¿Qué tal las clases?” Preguntó.


“Bien”. Respondió sin más. “Igual es el primer día, no hay mucho que decir, Jimin-ssi.”


El otro asintió de acuerdo con el azabache. “¿Cuál era tu carrera?” Preguntó frunciendo el ceño pensativo.


“Artes visuales”. Contestó el menor mientras llevaba una gran porción de fideos a la boca.


“Ah…” Dijo el rubio simplemente antes de coger su móvil cuando sonó.


Jungkook siguió comiendo cuando Jimin contestó una llamada.


“Ah, Taehyung-ah, de verdad.” Reía Jimin al celular. “No, el restaurante queda dentro de la Universidad.”


La persona a través del móvil alegaba, mientras Jimin no hacia mas que reir.


“Te di una muy buena explicación de como llegar”. Alegó el rubio. “ De acuerdo, yo…” Se cortó a sí mismo para reir un poco más. “Taehyung-ah, en serio. Sí, sí, te enviaré la ubicación.”


Colgó la llamada aún entre risas mientras empezaba a escribir un mensaje.


“¿Quién era?” Preguntó Yoongi dejando la bandeja de comida con cuidado sobre la mesa.


“Era Taehyung, se ha confundido de lugar”. Explicó, agarrando su plato de comida. “Gracias, Hyung.”


“Come”. Dijo Yoongi con una casi imperceptible sonrisa.


Conversaron un poco de su inicio de clases mientras almorzaban. Bueno, Jimin hablaba un montón, Yoongi sólo intervenía cuando era necesario, y Jungkook aún era un poco tímido con el rubio. Si bien Jimin se veía como alguien agradable, Jungkook no había tratado tanto con él, y si bien era porque él era una persona tímida, también influyó el enterarse, de una manera muy incómoda, que su amigo tenía novio unos tres meses atrás. No pudo mirar al rubio a la cara cuando este salió de la casa del mayor con una amplia sonrisa, y luego, cuando Yoongi bajó de su habitación, solo le dijo que ese chico era su novio, sin agregar más detalles, cosa que Jungkook agradecía.


Jungkook se dirigió al baño después de terminar su comida y dejar los platos sucios en el lugar indicado. Se lavó las manos después de hacer sus necesidades, regresando a la mesa en la que se encontraban sus amigos y-


No puede ser.


Su vista estaba fija en el chico que le reclamaba a un Jimin que no dejaba de reírse. Y no sabía si era una bendición o una maldición qué, quién él dedujo era el amigo de Jimin, fuera el chico que llegó tarde a la primera clase.


La velocidad de sus pasos se hicieron más lentos, a medida que se acercaba a la mesa.


“¡Ya, no te burles de mí!” Oyó la voz del castaño regañar a su rubio amigo.


“Solo tú te pierdes dos veces”. Dijo Jimin entre carcajadas.


“Se me apagó el móvil mientras venía hacia acá y tu dibujo del lugar parece hecho por niños de jardín.” Se defendió el castaño, haciendo un puchero que Jungkook solo podría catalogar como adorable.


El chico se había sentado donde anteriormente estaba sentado Jungkook, y ahora el único asiento libre era al lado del mismo. Y Jungkook estaba entre el ‘yaaaay’, y el ‘no, no, nop’. Sopesó la posibilidad de empujar a Yoongi para hacerse un puestito a su lado, pero eso sería raro cuando había un asiento libre justo al frente.


Así que le tocó actuar como un ser humano normal y se sentó en el asiento libre.


“Oh, Jungkookie.” Jimin dirigió su mirada a él cuando se sentó. “Este de aquí es Taehyung. Taehyung, este es Jungkookie.”


“Hola, Jungkookie”. Dijo el castaño con una sonrisa, inclinando ligeramente la cabeza en forma de saludo.


“Un gusto”. Respondió este, imitando el gesto del anterior.


“¿Tu no estás en mi curso?” Preguntó Taehyung.


“¿Ah?” Lo miró confundido el azabache, pues su mente aún no superaba que le había llamado ‘Jungkookie’ y lo bonito que sonaba su voz grave diciendo su nombre de esa manera.


“Tu.” Insistió el castaño. “¿Tu no eras el chico al que llamaron la atención por andar en el móvil?”


“Ah, sí. Era yo.” Las mejillas de Jungkook se tornan de un suave rosa, porque fue por haber estado mirándolo que se ganó ese regaño.


“Yah, Jungkookie, no debes andar con el móvil en clases”. Dijo Jimin adentrándose a la conversación.


“Pero si tu lo hacias todo el tiempo en el colegio.” Rió Taehyung.


“Shh, estoy intentando enseñarle algo a mi menor, no me expongas así.” Alegó aciendo aspavientos con las manos.


“¿Ustedes iban juntos al colegio?” Preguntó Jungkook.


“Sí. Tenemos la misma edad, de hecho”. Respondió Jimin. “Pero Taehyung-ah se tomó un año sabático, que luego se volvieron en dos.”


“Hay que saberse tomar sus respiros de vez en cuando. Recuerda eso, Jungkookie”. Espetó el castaño.


El azabache asintió sin decir palabra, porque el adolescente aún latente en su interior se emocionaba más de lo que debía cuando Taehyung lo llamaba por su nombre en diminutivo.


“¿No vas a comer algo, Taehyung-ah?” Preguntó Yoongi.


“No. Ya perdí gran parte del periodo libre intentado encontrarlos.” Observó el reloj que cargaba en su muñeca. “Falta poco para la siguiente clase y no quiero comer con prisa.”


“Deberías comer algo, aunque sea ligero. Tampoco es bueno tener el estómago vacío”. Dijo Jimin.


“Aquí venden Samgaggimbab”. Informó Yoongi.


“Está bien. Iré a comprar.” Taehyung se levantó de su asiento dejando su agenda sobre la mesa, y se dirigió hacia el bar del restaurante rápidamente.


“Este niño, de verdad”. Dice Jimin, moviendo su cabeza de lado a lado en negación. Volvió su vista hacia Jungkook. “Es genial que se hayan conocido y estén en el mismo salón, Jungkookie.” Miró al castaño con una pequeña sonrisa.


“Sí, supongo que está bien conocer a alguien.” Y más si ese alguien es justamente la persona que le llamó la atención.


Siguieron conversando sobre temas triviales, y el castaño uniéndose a la conversación cuando regresó del bar. Se le hacía imposible no quedarse mirando al castaño sentado junto a él, porque era muy hermoso. Jungkook nunca había visto un ángel, pero estaba seguro que Taehyung era lo más cercano que estaría de ver uno. No pudo evitar que sus mejillas se tiñeran de un leve rojo cuando el castaño le brindó una linda sonrisa geométrica cuando lo descubrió mirándolo más de la cuenta.


Se retiraron del restaurante cuando Yoongi avisó que faltaban diez minutos para la siguiente clase, separándose poco después para dirigirse a sus respectivas clases. Caminaron a su salón en un silencio que Jungkook no sabía como acabar y que a Taehyung parecía no incomodarle. El azabache se sentó en el mismo asiento en el cual había estado sentado en el primer periodo, y creía que Taehyung haría lo mismo, pero terminó sentándose en el banco junto a Jungkook.


“No me gusta estar muy atrás, pero tampoco tan al frente”. Le dijo el castaño cuando notó su mirada en él. “Este es prácticamente el asiento perfecto.”


“Sí”. Respondió el azabache, mientras su ganas de tirarse de un puente debido a sus mediocre habilidad para establecer una simple conversación aumentaban.


Por otro lado, Taehyung no entendió su corta respuesta como un indicativo a que su charla terminara, así que Jungkook tomó eso como una segunda oportunidad de parte del universo.


“¿En qué piensas especializarte?” Insistió el castaño.


“Yo… me gusta la fotografía.” Se giró un poco sobre su asiento para encarar al mayor. “Quiero especializarme en fotografía artística.”


“Oh, a mí también me gusta la fotografía”. Respondió Taehyung.

“¿También piensa especializarse en eso?” Preguntó el menor.


“Mm… no”. Dijo con una pequeña sonrisa. “Me gusta la fotografía, pero me inclino más por la pintura.”


“¿Qué tipo de pinturas le gusta?” Preguntó Jungkook genuinamente interesado.


“Mm…” El castaño llevó sus dedos índice y pulgar a su barbilla. “Si tengo que ser sincero, si tengo que explicar mi arte, tampoco podría hacerlo, Jungkookie.” Rió el mayor.


“Entiendo.” Asintió el azabache, una pequeña sonrisa asomándose en su rostro. Y a Taehyung le pareció muy tierno que al menor se le formaran manzanitas en los pómulos al sonreir.


Conversaron un poco más antes de que la persona que impartiera la siguiente clase llegara. Taehyung logró que el menor entrara un poco más en confianza. Jungkook agradecía al cielo que el mayor fuese tan amable y que siempre tuviese un tema del que hablar porque él era pésimo en ello, pero quería —mucho, mucho— entablar cualquier tipo de relación con el mayor. No solo porque el mayor le gustara, que sí; sino porque el castaño parecía una persona agradable.


El tiempo restante pasó entre clases y charlas casuales entre cambios de hora. El profesor de Apreciación del arte concluyó su clase a las tres en punto, indicando que podían retirarse. Ambos jóvenes se levantaron a la par de sus asientos, saliendo juntos del aula y dirigiéndose juntos hacia la puerta principal de la Universidad en una amena plática. Divisaron a Yoongi y Jimin en la entrada cuando estaban cerca de esta.


Jimin se encontraba sentado sobre el semi muro del cual se sujetaba la reja que rodeaba el perímetro de la Universidad, y entre sus piernas, de espaldas a él, se encontraba Yoongi, apoyando su espalda contra el pecho el rubio, con sus manos metidas en sus bolsillos y los ojos cerrados mientras el menor jugaba con su cabello.


“Jimin-ah.” Llamó Taehyung mientras se acercaban, llamando la atención de la pareja. “¿Nos vamos?”


“Taehyung-ah, Yoongi irá a mi casa hoy así que espero que hayas limpiado tu coche”. Dijo el rubio dando un pequeño saltito para bajar del semi muro una vez Yoongi salió de entre sus piernas.


“Yah, ¿por qué lo dices de esa manera?” Espetó Taehyung.


“Solo digo.” Respondió.


“Bueno, yo me voy”. Avisó el azabache. En vista de que su pálido amigo se iría a la casa de su novio, más valía que él fuera marchando hacia su casa.


“Oh, Taehyung puede pasarte dejando, Jungkookie.” Sugirió Jimin. “¿verdad, Tae?”


“Claro, te llevo a casa.” Sonrió el castaño metiendo una de sus mano a su bolsillo, la otra aún sosteniendo con su agenda.


“Oh, no se preocupen. Mi casa queda algo lejos, no quiero desviarlos mucho.” Intentó declinar la oferta.


“Vamos, no me cuesta mucho llevarte, Jungkookie.” Insistió Taehyung.


“De acuerdo, gracias.” Sonrió Jungkook. Después de todo, no podía rechazar la oportunidad de estar con Taehyung por un poco más de tiempo.


Se dirigieron al estacionamiento donde un hyundai Elantra NB color azul llamó la atención del menor. Era un coche bonito.


“Puedes ir adelante, Jungkookie”. Dijo Jimin mientras se acercaba a la puerta trasera. “Yo iré atrás con Yoongi.”


“De acuerdo.” Asintió el azabache algo cohibido. Se subió al asiento del copiloto, abrochándose el cinturón de seguridad una vez dentro.


El coche se puso en marcha saliendo del estacionamiento.


“Muy bien”. Habló Taehyung una vez estuvieron en el tráfico. “¿A dónde vamos primero?”


“La casa de Jiminie queda más cerca, puedes dejarnos de paso a la casa de Jungkook”. Dijo Yoongi.


“Okay.” Asintió el castaño, girando en la intersección para dirigirse a la casa del rubio.


¿Irían a dejar a Yoongi y a Jimin primero? Ay, Aaay.


Jungkook estaba luchando internamente para lo tirarse por la puerta de un coche en movimiento, repitiéndose a si mismo que no era la gran cosa, que ya había estado a solas con el castaño y no la había jodido de ninguna manera. Pero su cerebro era su peor enemigo, haciéndole notar que no es lo mismo estar ‘solos los dos’ en un aula con otras veintiocho personas más que a estar realmente los dos, solos, en un coche, durante aproximadamente media hora.


Jungkook se quería bajar.


Haber, no. Jungkook, deja de ser tan ansioso, mierda.


El menor de acomodó en el asiento de copiloto, posando sus manos sobre sus rodillas mirando fijamente a ningún lugar en absoluto.


“Jungkookie.” Ay, que le decia Jungkokieee. “¿Podrías encender el estéreo? No me apetece escuchar a esos dos compartiendo salivas.”


“Estamos reforzando el sistema inmunológico, Tae.” Rió Jimin, apoyando su cabeza sobre el regazo de su pálido novio.


“Cállese usted.” Ordenó entre risas el castaño, con la mirada aún en la carretera.


Por su parte, Jungkook manipuló el estéreo del coche, una canción sonando apenas este estuvo encendido.


“Esa canción es buena.” Comentó Yoongi.


“Muy.” Agregó su rubio novio.


“Lo sé.” Dijeron los chicos adelante. Sonriendo al haber dicho lo mismo al mismo tiempo.


Taehyung no eludió sus ganas de cantar la canción a viva voz, exagerando los movimientos de sus manos cuando paró en un rojo.


Jungkook no pudo evitar soltar una pequeña risita, porque Taehyung se veía lindo siendo así, además de que él era gracioso.


“Jungkookie, ¿te acabas de reír de mí?” Preguntó el castaño volteandolo a ver.


“No, no.” Negó este, con una sonrisa en su rostro.


C’mooooon, c’moooooon, with everything falling down around me.” Comenzó a cantar Jimin junto a la canción. “Taehyung-ah, el semáforo está en verde.”


Taehyung volvió a conducir mientras Jimin siguió cantando, molestando a Jungkook para que cantara con él. Los tres más jóvenes terminaron cantando a coro la canción, mientras el mayor solo seguía el ritmo de la canción en un golpeteo de dedos sobre el volante.


Pocos minutos después llegaron a casa del pequeño rubio, donde la pareja se bajó despidiéndose de los menores.


“Casi nos chocas”. Dijo Yoongi, apoyado en el marco de la ventana del lado de Jungkook. “ Intenta llevar al mocoso a salvo.”


“Hyung, eso nunca pasó.” Rió el castaño.


“Ya.” Se alejó del coche dando un pequeño golpecito a la puerta antes de apuntar al castaño con su dedo índice a modo de advertencia.


“Come bien, Taehyung-ah.” Se despidió Jimin.


“Nos vemos mañana, hyung.” Se despidió el azabache de su pálido amigo. Apoyando en la ventana, sacudiendo su mano.


“¿Dónde vives, Jungkookie?” Preguntó el mayor una vez el azabache se acomodó en el asiento, subiendo el vidrio.


“Ah, sí.” Asintió el menor cuando Taehyung apuntó al gps, indicando poner su dirección.


Bien.

4 октября 2020 г. 20:15:35 2 Отчет Добавить Подписаться
4
Прочтите следующую главу Capítulo 2

Прокомментируйте

Отправить!
NefertaryJK NefertaryJK
Hola 💙 una pregunta autora, como aparece en Wattpad ?
~

Вы наслаждаетесь чтением?

У вас все ещё остались 1 главы в этой истории.
Чтобы продолжить, пожалуйста, зарегистрируйтесь или войдите. Бесплатно!

Войти через Facebook Войти через Twitter

или используйте обычную регистрационную форму

Похожие истории