4
2.4k ПРОСМОТРОВ
В процессе - Новая глава Каждые 15 дней
reading time
AA Поделиться

𝑩𝒐𝒔𝒔

Su mirada se paseó por todo el estudio, evitando verlo cuando salió de su oficina y se acercó al puesto de uno de sus compañeros, para pedir una de las últimas sesiones de fotos que habían tenido. Sabía que no podía aspirar a mucho por los pocos meses que llevaba de conocerlo. Las semanas habían transcurrido a toda velocidad desde que inicio como su fotógrafo y tal vez se arrepentía un poco de haber decidido postularse para el trabajo, porque no podía dejar de hacerlo. No podía dejar de verlo cada vez que su rango de visión se encontraba opacado por la presencia de su jefe.

Se hacía todo más complicado si era su fotógrafo, pero a la vez todo era más sencillo, porque eso le daba una excusa para seguir apreciándolo, al menos si solo era a la distancia y a través del lente de su cámara. El paso del tiempo, lo había traicionado, solo permitiéndole notar algunas cosas sobre la personalidad de su jefe y volviendo difícil el hacer su trabajo con la constante presencia de Taehyung en sus pensamientos.

En definitiva, había cambiado estos últimos meses. Su imagen a primera vista era de alguien bastante carismático e incluso si lo observaba bien, un poco tímido, que lograba encajar perfectamente con su lindo rostro y nuevo cabello rojizo. No mentiría, él había sido la razón principal por la que decidió permanecer en el trabajo pese a todo, porque el Omega parecía ser el tipo de persona que era capaz de alegar el corazón de cualquiera con tan solo una sonrisa.

¿Algo ha cambiado ahora? Porque aquella imagen de timidez se había perdido por completo. No miraba abajo ahora y se había convertido en una persona más severa de la noche a la mañana. Se había vuelto también algo difícil hablarle con su nueva actitud y las personas a su alrededor lo notaban. Todos los empleados sabían que él había cambiado, pero cuando se trata de ese chico, Jimin, podría jurar que su verdadera forma de ser volvía a ser parte de su personalidad. Era una pena que Jimin no estuviera ahora en ese momento para calmarlo, debido a un viaje que había tenido.

—¿Qué mierda es esto? Llevo toda la jodida semana pidiendo estás sesiones ¡¿Y atreven a entregarme esto?! —Taehyung tenía razón, llevaba una semana pidiendo el mismo aquella revisión cuando fácilmente podría pedirle a alguien más que se encargará de ese trabajo. Parecía querer botarlo a la basura y solo logró llamar la atención de todos con los golpes llenos de frustración que daba al escritorio frente a él, más se detuvo un segundo antes de tomar las carpetas, incluso si no era capaz de llevarlas todas y empezar a caminar de nuevo a su oficina, sin permitir que alguien le ayudará—Si vuelven a entregar algo como esto, la próxima semana no seré tan amable y díganle a Jungkook que lo quiero en el set en una hora.

Ni siquiera lo miro, más se había encargado de hablar lo suficientemente alto como para estar seguro de que Jungkook lo estaba escuchando. No le sorprendía, siempre hacía eso para no tener que dirigirle la palabra y no hacía falta ser un genio para saber que, muy seguramente, el pelirrojo parecía preferir por mucho aquel método de comunicación que venir hacia él y hablarle directamente.

—Ya lo oíste.

Uno de los Betas que fue responsable del malestar de su jefe paso a su lado palmeando su hombro antes de alejarse y no pudo hacer más que suspirar, empezando a preparar su cámara para sesión que tendría. Las cosas entre los dos siempre eran así, Taehyung simplemente gritaba lo que quería al aire y Jungkook lo cumplía. Jamás supo en qué momento se había metido en todo esto, pero estaba dudando fuertemente de que algún día fuera capaz de atreverse a salir de aquel circulo vicioso en que se vio envuelto sin siquiera notarlo.

—Quita esa cara. —Fue lo primero que dijo Seulgi, una de las estilistas con la que más confianza tenia, al llegar a su escritorio una vez las cosas se calmaron dentro del estudio y su jefe había regresado a su oficina.

—¿Quieres que esté feliz porque me ignora?

Hoseok, un amigo beta que trabajaba en el set, bufó. —Sinceramente, preferiríamos que hiciera eso con nosotros.

—Ya deberías estar acostumbrado. Ha sido lo mismo desde que entraste al trabajo.

Solía tratar a todos a veces incluso con demasiada dureza, excepto a él y realmente no sabía cómo sentirse. No sabía si era mejor que le gritará o que directamente pasará de él e intentará evitarlo a toda costa. La mayoría de sus compañeros de trabajo eran betas u omegas. Solo algunos cuantos que se encargaban de la iluminación y logística del set eran Alfas, pero ninguno de ellos estaba tan cerca de Taehyung como Jungkook.

—El confía en ti. —Esta vez Minji, una de las secretarias del estudio se paseó por ahí, intentando darle un poco de ánimo.

Hoseok rasco su nuca, dudando de las palabras de Minji. —Ya sabes lo que dicen sobre el jefe y tú.

—Ya paren de hablar, no estoy de humor.

—Nunca lo estás.

El beta rio ante las palabras de Seulgi, pero Jungkook no lo hizo. Siguió arreglando la cámara cuando Minji dejo un café en su escritorio, mientras Hoseok revisaba junto con Seulgi el cronograma del día. Ahora que lo pensaba, jamás había necesitado que Taehyung le dijera lo que tenía que hacer, porque revisaba tanto aquel cronograma por cada minuto que pasaba para no olvidarse de nada y mantener todo bajo control, que podría haber recitado de memoria toda la agenda de Taehyung para el resto del mes.

Minutos después, dejo su cámara y vio la hora en el reloj de mano que llevaba ese día, faltaban todavía media hora para que iniciara la sesión, pero supuso que debería empezar a preparar todo antes de que Taehyung si quiera pensara en poner un pie de nuevo fuera de su oficina.

—Hoseok, ¿Podrías revisar que todo esté bien en el set? y Seulgi, pregúntale a... —Pensó un momento en alguna modelo, mientras intentaba recordar el cronograma—Pregúntale a Joohyun Noona si está disponible, por favor y ¿Minji?

—¿Si?

—Gracias, por el café.

—Lo ves, eres casi como nuestro segundo jefe.

Todos rieron por el comentario de Hoseok, tal vez tenía razón, jamás había escuchado una queja de Taehyung hacia su trabajo y en verdad le hubiera gustado creer que ese era el motivo por el que realmente no se molestaba en dirigirle la palabra, porque estaba empezando a resultar incluso deprimente el nunca haber recibido alguna felicitación de su parte ante el buen trabajo que se esforzaba por hacer.

Sus compañeros de trabajo decían que se había convertido en alguien demasiado arrogante como para ser un Omega, que su sonrisa no es la misma de antes y sus palabras de aliento se han transformado en palabras frías. No conocía su vida, ni mucho menos tenía idea de lo que pasaba por su mente, pero había tenido la oportunidad de ver la forma en que se esforzaba por mantener esa apariencia cuando estaba realmente sobrepasado por sus emociones y aunque en un principio le hubiera gustado jamás haber visto aquella vulnerabilidad en sus ojos por primera vez. Aunque hubiera querido borrar aquel recuerdo para no tener que pensar en él sintiéndose de esa manera, porque tal vez así hubiera sido más fácil para Jungkook retener aquellos sentimientos que jamás había experimentado con alguien más, lo cierto era, que se hubiera negado por completo a olvidar al Taehyung que por tantos meses había deseado ver.

Recordaba a la perfección aquella pasarela de fin de año. Taehyung había sido invitado por primera vez a formar parte de una prestigiosa pasarela que se organizaba todos los años en Seúl. Esa noche, a tan solo un par de minutos de que iniciara su desfile, recibió una llamada y pudo verlo correr en dirección a los baños mientras Jimin le pedía que regresara. Jungkook intento ir detrás de él, porque con solo ver la forma en la que su juguetona sonrisa se perdió, dejando ver su expresión completamente vacía, supo que algo no andaba del todo bien. Pero Jimin había sido más rápido en apartarlo gentilmente con una sonrisa y decirle que todo estaba bien.

Podía estar seguro de que aquellas lágrimas que había visto en sus ojos minutos antes, no tenían el mismo protagonismo para el momento en el que su maquillaje estaba siendo retocado nuevamente, pues por la forma en la que salió a aquella pasarela como si fuera el mejor momento de su vida, nadie podría imaginar lo mal que la estaba pasando en ese instante.

Era divertido, porque Jungkook podría jurar que, al verle de esa forma, su corazón empezó a latir por él cada vez que lo veía o escuchaba, a pesar de que jamás habían mantenido una conversación más allá de los ángulos de cámara que Taehyung quería para las sesiones de fotos. Su relación entre ese día y ahora no había cambiado en absoluto, pero sus sentimientos por el Omega solo iban en aumento con cada día que pasaba. Incluso a veces, cuando él parecía estar un poco más de humor en el trabajo, podía darse la libertad de imaginar cómo sería encontrarse a sí mismo conociendo a verdadero Taehyung.

Pero tal vez hoy no era uno de esos días.

—¿Por qué simplemente no puede sonreír? —El Omega gruño. Casi media hora pasado desde su primer intento por hacer que Joohyun sonriera para la sesión de fotos que llevaba varias horas de haber comenzado—Tan inútil tenía que ser...

Sabía que hablaba con el mismo y no le gustaba que nadie lo interrumpiese cuando pensaba en voz alta sobre cómo se supone que deberían trabajar sus empleados. No recordaba haber visto una sonrisa de parte de Taehyung desde hace mucho tiempo, a decir verdad. La última vez que había tenido la oportunidad de presenciar un momento casi histórico como el verlo sonreír, había sido tal vez aquella pasarela de fin de año, pero eso en definitiva no le traía ningún recuerdo feliz del pelirrojo.

La chica volvió a dejar ver su desacuerdo ante los comentarios de Taehyung cuando este volvió a sentarse a su lado en el sofá. —Es una pena que no quieras ese descanso ¿sabes?

—Pero, señor...

—Oí que visitarías a tu madre, pero supongo que vas a tener que quedarte aquí si no sonríes ahora.

Lo había conseguido, aún si no era de esperarse que Taehyung conociera a detalle la vida de sus trabajadores y estuviera al tanto de todo lo que pasaba en ellas, él siempre lograba saberlo y manejarlos a todos a la perfección. La chica ya estaba sonriendo para la cámara solo segundos después, siendo capaz de sentir su aroma pese a la distancia y opacando totalmente el de Taehyung, que se sentía bastante tenue en el ambiente. La recordaba de sesiones pasadas, era una de sus mejores modelos. Pero incluso así, seguía careciendo de cierto carisma que Taehyung tenía cada vez que pisaba el set.

El que Taehyung supiera todo de sus trabajadores en algunas ocasiones lograba asustarlo y otras lo emocionaba. Si su parte racional estaba despierta ese día podría haber temido que escuchará las conversaciones que mantenía con sus compañeros de trabajo sobre él y algunas otras veces, cuando se dejaba ilusionar, podría imaginarse a Taehyung queriendo saber más de él.

En cualquiera de las situaciones, se alegraba de mantener su vida personal un poco aislada de su trabajo.

—Enfócala más a ella —Dijo cuándo el lente de su cámara había empezado a enfocarlos de nuevo, pero como siempre, su cámara se encargaba de hacer lo que quería si siquiera ser consciente. Ella era incluso más atrevida que él y parecía tener vida propia cada vez que se trataba del Omega. A veces ni siquiera se encontraba con las fuerzas suficientes para contradecirla, porque no podía mentir, quería ver a Taehyung tanto como su cámara amaba enfocarlo solo a él—. No tan cerca...

Jungkook jamás había visto una sonrisa tan extraña en su vida. Ni siquiera antes en sus primeras sesiones, la chica se veía tan nerviosa como ahora, pese a que Jungkook intentaba decirle de vez en cuando lo bien que lo estaba haciendo para intentar animarla. Ella seguía viéndose bastante tensa, que, aunque hubiera rogado de rodillas a Taehyung para que dejara de insistir en su sonrisa, aquella sesión se hubiera terminado retrasando de todos modos.

Tenía varios cambios de vestuario entre sesión y sesión, por lo que el maquillaje también variaba, solo haciendo que el tiempo que pasaba sentado esperando por ambos, fuera incluso más del tiempo que tardaba en tomar una fotografía. Para su buena suerte, Joohyun había terminado por calmarse un poco e incluso le agradeció antes de retirarse de nuevo al camerino.

Al final de todo, Taehyung siempre sabía lo que hacía y tenía razón al haber insistido tanto en aquella sonrisa, pues las fotos habían salido mejor de lo que él mismo hubiera planeado.

—Yerim. —Llamo la atención de la Omega asistente de Joohyun, una vez se había perdido por completo el rastro de la modelo hasta llegar a su camerino—Has que se pierda el resto semana, no la quiero aquí el lunes ¿entendido?

—Sí, señor...

Había empezado a guardar las cosas, apenas había terminado de revisar las fotografías, cuando lo vio salir de su camerino nuevamente sin maquillaje y con la misma ropa con la que había venido. Incluso así, el Omega seguía viéndose irreal a los ojos del Alfa, que por algunos instantes se encontró perdido en él, notando que había empezado a caminar sin esperarlo de nuevo a su oficina y él no había terminado de guardar su equipo.

Guardo todo apresuradamente, siguiendo a Taehyung a una distancia que considerará prudente, aún si ni siquiera era capaz de sentir su aroma. —Quiero que Minjae vaya conmigo al desfile del sábado.

Jungkook no tardo en suspirar al saber que esta vez aquella orden iba dirigida a él. A veces pensaba que no le pagaban lo suficiente como para estar ejerciendo su rol de secretario y algunas otras, su lobo pensaba que todo valía la pena con tal de que al menos de esa forma, Taehyung le dirigiera un poco la palabra.

Esa noche había oscurecido más rápido de lo normal, y con eso, su jornada laboral también había terminado, pero para su jefe, apenas parecía dar inicio al verdadero trabajo. Se disponía a salir del estudio después de aquella agotadora sesión de fotos, había decidido desquitar con una cerveza el haber pasado otro día en el había perdido toda oportunidad con Taehyung. Solo que tal vez ese día, corría con algo más de suerte de lo que hubiera pensado en un principio, a diferencia de todos estos meses en los que había estado trabajando para el Omega.

Vio las luces de su oficina encendidas y la puerta entreabierta, por lo que Jungkook podía ver a Taehyung en su escritorio a la perfección. Se veía bastante frustrado por lo que sea que estuvieras haciendo, muy seguramente por todo trabajo que el mismo se había impuesto al llevarse todas esas carpetas a su oficina esa mañana. No le sorprendía del todo. Taehyung solía revisar todo a medida y a veces se involucraba en el trabajo más de lo que podía, que no parecía tener ningún descanso.

Se acercó inconscientemente a la oficina deseando poder hacerle algo de compañía. No recordaba jamás haber estado alguna vez tan cerca de él o al menos no solo ellos dos, pero su dulce aroma a cerezas seguía grabado por completo en su interior. Había cambiado con el tiempo, su aroma que siempre estaba mezclado con un fuerte aroma a menta, que hacía incluso que las cerezas desaparecieran; ya no estaba más. Jungkook lo sabía, sabía que estaba mal acercarse, pero no podía evitarlo al saber que la menta se había disipado de una vez por todas, como si nada. Ahora más que nunca podía notar las cerezas, que incluso se sentía mareado por el fuerte aroma.

Tal vez Hoseok tenía razón y lo que fuera que hubiera sucedido en la pasarela había acabado, tal vez de la peor forma. Al final, simplemente terminando por repercutir en la relación que Jungkook tenía ahora con su jefe.

Únicamente le habían contado los rumores hasta después de aquella pasarela, aquellos quienes habían estado trabajando para Taehyung muchos más años que él. No había razón ni motivo exacto, pero se rumoreaba que Taehyung, en sus inicios, había trabajado con un Alfa como fotógrafo. Todos en la empresa creían que se habían empezado a relacionar de una forma mucho más que profesional durante todos esos tres años que estuvo trabajando para él, pero luego jamás se supo si había sido despedido o había renunciado. Un año después, un Beta había tomado el puesto, siguiendo la línea natural sobre Omegas y Betas, quienes eran los que siempre estaban más cerca de él. Pero el puesto del pobre Beta no duró más de un año, hasta que Jungkook había sido contratado. Él era ahora, apenas el segundo Alfa con el que Taehyung había trabajado, durante todo el tiempo que llevaba en la industria.

Ese día, se había atrevido a preguntar como solía comportarse su jefe con ese otro Alfa y las respuestas de todos habían sido las mismas. Ambos se llevaban bastante bien y parecían ser buenos amigos, pero de repente ese Alfa jamás volvió a pisar un pie en aquel estudio.

El mismo Alfa con aroma a menta que desprendía Taehyung.

—Señor —Toco la puerta de la oficina—, ¿no debería ir ya a casa? Se hace algo tarde.

Se atrevió a decir por fin, aunque tenía claro que él había percibido su aroma mucho tiempo antes, sin decir nada. Lo vio levantar una ceja ante lo que acaba de decir completamente incrédulo, como si estuviera bromeando con él.

—¿Estas...? —El pelirrojo masajeo su cien, completamente exhausto como para imponer su autoridad en ese instante—. Necesito tu ayuda aquí.

No lo miro después de que esas palabras fueran escupidas por su boca con aparente desinterés. Incluso si le hablaba de mala manera, el lobo de Jungkook no podía evitar estar emocionado al escuchar como el Omega le dirigía por primera la palabra. Se acercó un poco más hasta ver la computadora, notando algunas de todas las fotografías que habían tomado recientemente para siguiente anuncio de Taehyung, sorprendiéndose al ver la manera en que a pesar de que su trabajo había acabado por ese día y todos se habían ido, él realmente seguía trabajando como si nada fuera suficiente.

Y no pudo ocultar su sonrisa en el momento en que le dio un espacio a su lado para ayudarlo con todo eso, incluso con trabajo del que no debía encargarse. Se veía algo tenso y pudo confirmarlo por su aroma, aun si estaba claro que intentaba ocultarlo a toda costa él, por lo Jungkook había terminado por decidir mantenerse en silencio el resto del tiempo que pasaron juntos para no incomodarlo aún más.

Su corazón iba a toda velocidad, porque esa noche, fue la primera vez que el Alfa había tenido la oportunidad de estar tan cerca del Omega.

25 сентября 2020 г. 23:02:44 0 Отчет Добавить Подписаться
2
Продолжение следует… Новая глава Каждые 15 дней.

Об авторе

𝑩𝒆𝒍𝒍𝒆 ♡ ⚘ೃ; ༉‧ ᴊᴊᴋ + ᴋᴛʜ

Прокомментируйте

Отправить!
Нет комментариев. Будьте первым!
~