mymemoriesdied_ Vodka ♡

"Otoño a mi alrededor, primavera donde estés". ・❀ o n e s h o t. ・❀ Romance. ・❀ Yoontae. ・❀ Historia original/ No copies ni adaptes. VODKA.


Фанфик Всех возростов.

#romance #cartas #bts #taegi #yoontae
Короткий рассказ
59
1.5k ПРОСМОТРОВ
Завершено
reading time
AA Поделиться

Autumn Outside the Post Office

Taehyung se percató de que la noche había caído en la ciudad cuando se levantó de su escritorio para cerrar la ventana de su habitación, y evitar que el frío aire nocturno calara sus huesos. A pesar de estar envuelto en un grueso abrigo de lana, el castaño no llegaba a sentirse realmente cálido. Se preguntaba por qué.

Había finalizado uno de sus importantes trabajos esa noche, por lo que en mucho tiempo por fin se sentía más liviano de preocupaciones, su mente viajando en muchas de las cosas que podría hacer ahora al tener más tiempo libre. Estirándose a gusto para destrabar todos sus entumecidos músculos, bajó hasta la cocina donde preparó una taza de chocolate caliente, y se dedicó a leer alguna revista en el nuevo sofá de su casa, el dulce aroma de la bebida, mezclado con el aire a nuevo del lugar, le hacían sentir tranquilo en cierto modo.

No supo cuando tiempo pasó, lo único que sabía, era que se encontraba abriendo sus ojos, notando que de un momento a otro se había quedado dormido. Miró la vacía taza frente a él, y luego la profunda oscuridad afuera de una de las ventanas hasta mirar el reloj de pared sobre esta. "1:40 AM" era la hora que este marcaba, y no se sorprendió; había quedado realmente cansado luego de estar analizando entre párrafos para su investigación.

Se puso de pie, recogiendo la revista poco interesante que había estado leyendo cuando esta cayó desde su regazo hacia el suelo, y se aproximó a cerrar las cortinas del lugar y asegurar la puerta de la entrada. Suspirando y sintiéndose somnoliento y adolorido por la posición en la que se había dormido, tronó un poco su cuello y se dispuso a subir las escaleras para dormir apropiadamente. En su camino, apagó poco a poco las luces del lugar, decidido a llevar la taza sucia de chocolate a la cocina en la mañana. Entró a su habitación, observándola tal cual la había dejado horas atrás. Pensó que podría darse un baño en la mañana o a la hora que llegase a levantarse luego, por lo que tranquilamente caminó con pasos secos sobre la alfombra hasta su cama, donde se detuvo un momento al percatarse de que el armario de su cuarto, esta levemente abierto.

Suspiró, sintiéndose un poco frustrado mientras apretaba el puente de su nariz. Había pasado gran parte del día intentando arreglar la puerta de este, nivelarla hasta que lograra cerrar correctamente y no se llegase a abrirse, pero por lo que vio, supo que no lo había logrado del todo. Si había algo que no le gustaba a Kim Taehyung, eran las cosas mal hechas.

Se acercó hasta allá, decidido a intentarlo una última vez antes de rendirse y terminar gastando el dinero que planeaba ahorrar en alguien que lograse darle arreglo. La abrió para observar una vez más cuál podría ser el problema, y sin remedio sus ojos se posaron en aquella caja que comenzaba a llenarse de polvo. Aquella caja café que no recordaba que aún seguía ahí junto a otras -junto a muchas otras- esperando a salir de ese montón de ropa suya. Se debatió internamente sobre qué hacer, si simplemente seguir en lo que estaba e intentar arreglar la estúpida puerta, irse a dormir y pagar a alguien que se encargara de ello, o sacar esa caja de una vez por todas y rascar esa picadura en su cuerpo.

Se fue por lo último.

Estornudó unas cuantas veces cuando el polvo salió como una fina capa de nube, la dejó en el suelo cerca de su cama frente a él, y se sentó, apoyándose en esta mientras comenzaba a abrirla con cuidado y cubriéndose un poco el rostro por el sucio polvo. Miró el contenido de esta, sus ojos recorriendo cada rincón por minutos, hasta qué, suspirando, volvió a cerrarla y a dejarla en el sitio en que había estado anteriormente.

Levantándose, sacudió el polvo que llegó a quedar en su ropa, y caminó hasta su pequeño escritorio, alumbrado con su lámpara de estudio. Se sentó y tomó un bolígrafo y una hoja.

Comenzó a escribir una carta.

Seúl, 05 de Noviembre de 2018.


Otoño en mi habitación, primavera donde estés.


Estimado Yoongi.

Estando un poco desocupado ya de mis clases, me tomé el atrevimiento de revisar algunas de las cosas que dejaste en casa, decidido a deshacerme de lo que no fuese útil de una vez por todas. Estando en ello, me percaté de que aún conservas muchas de las cartas que llegué a enviarte en un pasado, y luego de meditarlo un rato, decidí escribir esta, para añadirla a la colección que ya no sé si seguirá perteneciéndote.

No sé en dónde estás en este momento mientras escribo esto, y tampoco sé lo que debes de estar haciendo. La última vez que nos vimos, fue hace ya varios meses -no recuerdo exactamente cuándo- y extrañamente en este momento, mientras escucho el viento traer consigo hojas secas hasta dejarlas descansar con delicadeza cerca de mi ventana, te estoy extrañando un poco.

Me pregunto qué estarás haciendo justo ahora. ¿Estarás bien? ¿Estarás sonriendo? ¿Estarás, solo, perdido en tus pensamientos como muchas veces? Espero que no; a veces, pensar mucho es malo. Justo ahora yo lo estoy haciendo, pensando, y preguntándome si en esta fría noche estarás viendo las estrellas en donde sea que estés. En este momento estoy sentado en mi escritorio mientras escribo, deseando ver las estrellas y recordar aquellos momentos en donde, acostados en el frío césped, mirábamos el oscuro cielo sobre nosotros, cantando alguna canción que nos gustara. Sé que si salgo en este momento, lo único que me encontraría al mirar hacia arriba sería un cielo nublado, esperando azotar la nocturna y silenciosa ciudad con la fría y solitaria lluvia.

El otoño ha llegado, tibio y anunciando de a poco el pronto regreso del invierno. Espero que te abrigues bien. Últimamente he estado escuchando una canción, una canción que me recuerda a ti, y que me hace imaginar un "nosotros" otra vez, en una desconocida ciudad, mirando las cafés y secas hojas yendo de un lado a otro como las personas, cayendo a nuestro alrededor. Sería muy bonito, ¿verdad?

Me pregunto, si alguna vez te has puesto a pensar en la cantidad de estaciones que hemos vivido juntos. Quizá nunca las llegamos a ver realmente, detallando exactamente los verdaderos cambios, aunque estos estuvieron siempre a nuestro alrededor.

La Primavera y el Verano: Tan frescos y a veces calurosos, vendrían siendo los momentos de alegría y felicidad, de dicha y despreocupación que hemos pasado juntos.

El Otoño: Cuando el frío comienza a llegar de a poco, provocando que las hojas caigan de los árboles, dejando las ramas de estos desnuda, tan solitario. Eso vendría representando nuestros momentos de soledad y nostalgia, justo como me siento en este momento mientras te escribo. El otoño es solitario.

El Invierno: Ah... el despiadado frío, los momentos tristes y dolorosos que llegamos a vivir. Cuando sin darnos cuenta, de alguna forma nos herimos el uno al otro un poco, o nos distanciamos como ahora, por circunstancias.

¿Lo notas ahora? Nuestras cuatro estaciones. Mientras siento el tibio otoño en mi habitación, espero que donde estés en este momento, sople la cálida brisa primaveral y veraniega que tanto adoras y disfrutas. Mientras tanto, yo seguiré esperándote en este pequeño otoño, observando el pequeño cielo estrellado en el techo de mi habitación, imaginando una estrella fugaz atravesando este y así poder pedir el deseo de que volvamos a caminar juntos hacia el futuro, a través de nuestras cuatro estaciones.

Quiero verte pronto, y sonreír junto a ti de nuevo. Odio extrañar a las personas que son importantes para mí.


Kim Taehyung.

P.D: La puerta de mi armario sigue descompuesta desde la última vez que viniste, me pregunto cuándo te harás responsable de ello.


Se inclinó un poco hacia atrás, estirándose antes de doblar con cuidado la carta y guardarla en un pulcro sobre antes de ponerse de pie para irse a dormir. La imagen de unos gatunos ojos que hacía mucho no veía en su mente.

[♡]

Mientras caminaba entre las personas, Taehyung observaba el caer de las hojas en todo el lugar. Se preguntaba cómo era que recién notaba realmente el cambio de estación, y quizá era porque mayormente se la pasaba con sus ojos fijos en su teléfono o en sus grandes informes por llenar o entregar. Más allá de sentir el otoño a su alrededor, verdaderamente no había prestado atención a la forma en la que este adornaba la ciudad; moldeándola a su antojo, cubriéndola toda de un agridulce naranja y café. Las hojas secas de los arboles desparramadas por todo el suelo, parecían ser la lluvia del otoño que probablemente había azotado la noche anterior.

Metió sus manos en los bolsillos su abrigo, y dio con el sobre que guardaba allí, mientras caminaba hacia la oficina de correos, sus manos temblaban un poco mientras apretaban sin mucha fuerza aquella carta. Se sentía ansioso, como si no estuviera realmente seguro con respecto a lo que estaba haciendo; había pasado meses, ¿cómo podía él creer que aquel chico fuese a regresar? si no lo hizo antes, ¿por qué debería hacerlo ahora? quizá no debería seguir aferrándose a aquella pequeña esperanza, seguir esperando por él... ¿debería hacerlo sólo un poco más?

Saludó una vez estuvo dentro de la oficina al encargado, un viejo conocido suyo, y se dispuso a olvidar un momento aquel tema mientras dictaba la última dirección que Yoongi le había dado la última vez que se vieron, Busan, luego de ello terminó dando los demás datos para el envío, hizo el pago y salió de allí como una de esas hojas secas de otoño.

Lo extrañaba... y le causaba gracia el sólo ponerse a pensar en cómo había logrado mantenerse firme durante tanto tiempo sin que él estuviese a su lado. Era ridículo, sin embargo, él podía tal sólo conformarse con una respuesta suya, un simple "Hola, estoy bien. Por favor, no molestes más" eso sería suficiente para calmar ese turbio anhelo en su interior, saber que estaba bien, no importaba que no estuviera navegando en el mar de recuerdos como él.

Sonrió, cerrando sus ojos mientras sentía la fresca brisa acariciar su rostro.

Tres días transcurrieron luego de eso, y Taehyung fue hasta la oficina postal personalmente, en espera de una respuesta a su carta, cosa que no pasó. Se dijo que no debía preocuparse, pero tampoco ilusionarse; los envíos últimamente tendían a tardar. Y así, cada día en la tarde, una cabellera castaña danzaba al son de la brisa y las hojas secas al caer, fuera de la oficina postal, mirando el otoño caer a su alrededor, haciéndole compañía en lo que creía él era una lastimosa espera. Las personas iban y venían de un lado a otro, justo como el paso del tiempo, él inhalaba anhelo y soledad en el aire, su corazón bombeando mientras una sonrisa triste se formaba en su rostro. Él debía darse por vencido, pero sin embargo siguió esperando y yendo cada día durante dos semanas, así como cuando la fuerte nieve caía en pleno verano, y aun así las flores permanecían fuertes, o cuando en las tormentas de nieve en invierno, lo árboles se mantenían de pie. Él siguió esperando un poco más.

El último día, mientras caminaba de camino a la oficina, sentía sus ojos hinchados y picosos, resultado de la noche anterior. Justo como el inicio, sus manos hechas puños dentro de su abrigo, sostenían otra carta que enviaría, la última y con la que daría el necesitado cierre. Se hallaba soñoliento y sin energías, con ganas de simplemente echarse en algún lugar y dormir hasta que su alama rebosara de felicidad, hasta brillar como cuando lo hacía estando con él. La campana del lugar sonó una vez abrió la puerta y entró, ojos conocidos y curiosos lo observaron bajo aquellas gafas con cautela, hasta que una sonrisa se formó en aquel rostro. Taehyung se quedó de pie sin entender realmente, hasta que la realidad lo golpeó, "tienes una carta" fue lo que el encargado había dicho.

Observando el sobre en sus manos, dio unas cuantas respiraciones una vez que estuvo fuera de la oficina. La persona que la envió no había puesto su nombre, sino simplemente los datos necesarios para que llegaran a él, y sin embargo, Taehyung sabía de quien era perfectamente. Los latidos que su corazón daba, provocaban que sus manos se volvieran temblorosas e impertinentes a la hora de comenzar a abrirlo, sus piernas de gelatinas y sus ojos llorosos, cuando consiguió su pobre voz, y articuló las únicas dos palabras en la carta.

—"Lo siento" —Dejó que sus lágrimas salpicaran el papel una y otra vez, como una lluvia en otoño, tibia—, "lo siento..." —repitió. Casi podía escucharle pronunciando esas palabras perfectamente, las mismas que le había dicho antes de irse. Taehyung sentía, que era él quien se lamentaba más que nadie—. Hyung...

—Taehyung.

Sin dejar de llorar, lentamente levantó su empapado rostro, y entre el montón de hojas coloridas cayendo, y el vaivén de las personas, él lo vio frente suyo. Aquellos ojos preciosos y gatunos estaban brillantes, su mandíbula trabajando mientras su manos estaban en los bolsillos de su oscuro abrigo. Su postura siempre tan tensa, como una flecha a punto de ser disparada, y dios... Taehyung deseaba que él fuese disparado hacia sus brazos, así que eso, dando pequeños pasos hacia adelante, extendió sus brazos, intentando alcanzarle mientras le miraba con su vista borrosa.

Lo siguiente que supo, era que estaba siendo fuertemente abrazado y consolado, aquella pesada mano acariciando su cabello temblorosamente—. Lo siento, pequeño. Volví.

Taehyung quería golpearle y decirle que no era nada pequeño, pero se sentía débil y -secretamente- sí se sentía pequeño entre sus brazos, tan cálido y cómodo. Apartó su rostro para verle, sintiendo aquellos llorosos y brillantes ojos que le veían con preocupación, pero también adoración, le decían que no volvería a irse, porque el invierno se acercaba y ninguno de los dos podría solo contra él. Asintiendo sin saber por qué, el castaño acarició la mejilla del peligris, quien se afincó contra el tacto sin dejar de mirarle, y lo atrajo para un dulce y lento beso.

Todo se sintió cálido, y Taehyung recordó lo que le había escrito a Yoongi: "primavera donde estés" y supo que eso tenía realmente mucha razón.

A lo lejos una suave melodía comenzó a sonar, Taehyung creía conocer la letra de esa canción. No sabía por qué, pero lo hacía.

Fin.

[♡]

Hacía mucho que quería subir esto uwu.

Hasta acá el shot de Vodka ♡.

None 6 Отчет Добавить Подписаться
31
Конец

Об авторе

Vodka ♡ ❛✿22. 🎇 Tomate un shot de Vodka ♡ ||Pseudo escritora|| ||Kookv & Atsuhina L0VER|| Acá yace el diminuto porcentaje de mis ganas por continuar escribiendo fics. Bienvenido/a ♡. Twitter: @forelsketxbts (。•̀ᴗ-)✧ Procrastinando en el nombre de la luna🌙.

Прокомментируйте

Отправить!
Vale ♡ Vale ♡
Reviviendo a mi precioso Yoontae :") 💕🌼 me encanta

  • Vodka ♡ Vodka ♡
    Yoontae precioso, ojalá poder escribir más de ellos 😭💘 February 18, 2021, 03:43
Este shot ya lo había leído antes, pero fue eliminada y ahora estoy llorando porque pude leerla de nuevo, creo que nunca dejaré de amar esto, amo la manera en la que escribes

  • Vodka ♡ Vodka ♡
    Lloro brillantina 😭💘💘 February 18, 2021, 03:42
EILEN_UWU EILEN_UWU
Escribes magia que casi siempre me hace llorar. Amo tus historias!!!!!!

  • Vodka ♡ Vodka ♡
    Gracias 😭💜💜 February 08, 2021, 08:03
~