gabloved_ ᵀᴴα

Taehyung estaba aburrido demás en cuarentena, postea una fotografía, ocasionando caos, otra vez. ⬆️Taehyung Top ⬇️Jungkook Bottom Advertencias: Smut Lenguaje Explícito


Эротика 18+.

#bl #gay #jungkookbottom #taetop #taehyung #jungkook #taekook #vkook
Короткий рассказ
35
3.7k ПРОСМОТРОВ
Завершено
reading time
AA Поделиться

Uploaded

Para Taehyung el encierro cada vez se estaba volviendo más molesto. Dar vueltas a su departamento, jugar con Tannie, comer algo, ver televisión. Repetir la misma odiosa rutina, una y otra y otra vez. Lo tenía sumido en un letargo que le quitaba las energías. Lo peor, solo llevaba en esa situación medio día.

El día anterior fue su último ensayo con sus compañeros, ahora mismo por precaución se estableció que debían mantener en sus respectivas viviendas y para él nada podría ser más aburrido que estar solo en casa todo el día. Ahora menos que ya no compartía departamento con los demás. Desde que compró ese lujoso sitio y se enamoró de la vista privilegiada que tenía de Gangnam, al igual que los demás, empezó a vivir solo cuando no estaban en tiempos de promoción.

Relame sus labios y camina hacia la cocina mientras revisa su móvil. Coge una manzana del refrigerador y le da un gran mordizco. El grupo de chat rebalsaba de mensajes, al parecer no era el único pasando el día de mal en peor. No contesta y continúa revisando su bandeja de mensajes, nada interesante. Bosteza y bate su cabello recién cortado suspirando de camino a la sala. Su celular vibra y lo revisa de inmediato.

Tienes un mensaje nuevo.

(24) Jeon Jungkook.

24 mensajes no leídos.

....

Hyung

Hm, estás ocupado?

Ah... realmente estoy aburrido.

Tae?

Rueda los ojos y guarda su celular en el bolsillo sentándose de nuevo en el sofá. YeonTan dormía muy a gusto en una esquina y sonríe ante la adorable imagen de su cachorro durmiendo. Toma el control y enciende la televisión una vez más, cambiando de canal en canal. Más de lo mismo, noticias de último minuto sobre la pandemia. Los canales premium transmitían películas extranjeras nada llamativas para su gusto. Se deja caer en el sofá y cierra los ojos, estresado. Su móvil vibra otra vez.

Tienes mensajes nuevos.

(28) Jeon Jungkook.

28 mensajes no leídos.

....

Hyung

Hm, estás ocupado(?)

Ah... realmente estoy aburrido.

Tae?

Me estás ignorando, ¿verdad?

Últimamente tú... olvídalo.

No diré más.

¿Cómo podría definir su relación con Jungkook? Realmente no lo sabía. Todo entre ellos era tan confuso. Existía miedo de por medio, tensión, una carrera que proteger, rumores, homofobia.

Y es que mejor decidieron no ponerle títulos. Mientras más te comprometes con alguien, más posibilidades de resultar herido existen. Y no quería herir a Jeon, ni resultar herido. Mejor así, decían, pero cada vez resultaba más díficil. Hace un par de días estuvo de fiesta con el cast de 'Itaewon Class' por el fin de las grabaciones y lidiar con su cara de "por qué no me llevaste" al día siguiente le estresó a tal punto que le quitó el habla durante todo el día.

De camino a la ducha, toma el borde de su camiseta y la quita de su cuerpo en un tirón que le marca los omóplatos y tensa la piel de su espalda. Suspira con la voz ronca y mueve su cuello hacia ambos lados, logrando que suene. Se acaricia el cuello con aquellos finos dedos largos que le quitaban la respiración a cualquiera al notar su extensa longitud. Imaginando las posibilidades.

Entra a Weverse ignorando de nuevo los mensajes de Jungkook, no estaba con ánimos de discutir. Realiza su primer post y Army automáticamente se vuelve muy activo. Siempre era así cuando alguno de ellos hacía presencia, los post pasaban por sus ojos tan raudo que apenas si lograba leer algunos.

"Postea una foto Taehyung-oppa. Te extraño"

Se relame los labios y sonríe. Siempre tan exigentes. Estaban tan aburridos como él, seguramente.

Se toma una foto rápido y sin posar.

"30 segundos. 😏" Advierte, sarcástico. Sabía a la perfección lo que podía ocasionar en el fandom con una selca mostrando tan solo una pequeña porción de su piel. Espera que cargue, posteándola de inmediato y lanza el teléfono a la cama después de eliminarla justo como había prometido en la descripción.

Entra a la ducha tarareando una canción y abre la llave, recibiendo el líquido frío en su piel, que se escurre por su piel canela hasta llegar a las baldosas de la misma. Talla sus brazos, cuello y piernas, para luego subir por la ingle y suspira al sentir su cuerpo cobrando libido. Esa sensación placentera que activa sus sentidos y se sume en su cuerpo irguiendo su miembro de a pocos. Jadea bajo y se apoya con una mano en la pared de la ducha para empezar el vaivén de su mano sobre su pene. Minutos pasan y cuando cree que está por llegar al clímax el timbre suena y un escalofrío le detiene en seco.

—¿Justo ahora? —Se queja y toma una toalla cerrando el grifo. El timbre empieza a sonar con más fuerza. Varias veces, muchas veces. —¡Un momento! —Gruñe y sale del baño maldiciendo en voz baja. Su erección seguía erguida y palpitante bajo la tela de la toalla, mostrando su longitud en todo su esplendor. —¿Qué voy a hacer? —Se queja desesperado, el timbre sonando aún.

¿Quién podía ser tan insistente?

Revisa entre sus cosas algo que pueda cubrirlo, pero el timbre deja de sonar. Extrañado abre la puerta del cuarto y se encuentra con la mirada seria de Jungkook.

—¿Qué hac... —No puede continuar, pues los labios del menor habían caído sobre los suyos con rabia. Estampándolo a la pared más cercana y apenas si logra seguirle el ritmo al ser tomado por sorpresa. —¡Jungkook! ¿Cómo llegaste aquí?—Se queja y lo toma de los hombros para alejarlo. El menor sonríe amargo bajando la mirada al suelo. Estaba vestido como siempre. Su pantalón negro de muchos bolsillos y cadenas, con esas botas de carga y un polerón ancho. Tenía el cubrebocas colgado de un lado y su gorra negra había quedado en el suelo por lo brusco del beso anterior. Su piel pálida, sus labios hinchados, sus puños tensos escondidos tras la tela de sus guantes y la respiración entrecortada. Jungkook era tan varonil y atractivo, pero sus ojos infantiles brillantes y redondos eran su perdición. Esa mirada de enojo, mezclada con libido le torturaba.

—No contestabas. —Responde al fin. —No hablamos desde ayer. Subes esa foto a Weverse, cómo crees que me siento, Taehyung. Solo le pedí al staff que me trajera a pesar de las prohibiciones. Estaba preocupado.— El mayor hace una mueca, sin entenderle. Los ojos del menor se fijan en la erección del moreno y jadea, consternado. —¿Estás con alguien? ¿Por eso no abrías la puerta? —Mira al interior de su habitación y entra sin su permiso. Taehyung suspira y lo toma del brazo, deteniéndolo.

—Hey, para. —Jungkook lo ignora y sigue mirando la habitación intentando buscar a alguien que no existe. Solo YeonTan que se había escondido en su cama por el alboroto.—¡Para ya! Oye, Kookie. —Se miran con frustración, ninguno sabe que decir.

—Escucha Jungkook-ah. Yo solo...

—¿Por qué es todo tan difícil contigo, Taehyung? Me estoy esforzando. — Hace una pausa. —No estuve poniendo de mi parte, un largo tiempo, pero lo intento.

—Desde un principio supimos que no sería fácil. Lo dejamos cuando era exclusivo hace ya casi cuatro años. Pero tampoco es fácil llevar una relación abierta. Lo sabías y yo también. No entiendo porque el enojo, solo quería pensar.

—Entiendo. Me avisas cuando termines. —Sale de la habitación camino hacia la puerta principal y recoge su gorra en silencio. Dispuesto a irse.

—Te amo. —La voz afligida de Taehyung se cuela en sus oídos con esas dos palabras que tanto deseó escuchar. Jungkook muerde sus labios y se voltea a mirarlo, furioso.

—¿Tanto costaba decir eso? —Reclama y Taehyung se encoje de hombros, su expresión denotaba lo triste y agobiado que se sentía.

—No quería que lo arruinemos otra vez. Romper contigo dolió mucho, Jungkookie. Pero duele más compartirte con otras personas, esto de la relación abierta, no me va. No nos va.

—¿Lo intentamos, no es así? —Afirma el menor, Taehyung asiente y se ríe. Era imposible, lo supo desde que se armó el lío del siglo por la salida de Jungkook con otra persona durante sus vacaciones. Otro lio interno a costa de sus propias citas a escondidas con otras personas, también. Ambos quedaron muy lastimados después de aquello. De alguna manera u otra terminaban enredados en su departamento o besándose con lágrimas en los ojos, escabulléndose del staff en los ensayos.

En año nuevo el mayor se propuso sanar, lejos de todo aquello que le hacía sentir confuso. Una de esas cosas era Jungkook, pero con su presencia rodeándole 24/7 era técnicamente imposible. Desde esas frases dichas por el moreno en ese Vlive al sentirse excluido, Jungkook redobló esfuerzos. No podía seguir luchando con sus sentimientos, tener lejos a Taehyung era una tortura.

El no poder verse, ni besarse. Negar todo cada que alguien se los preguntaba. Todo ese sentimiento extraño que creció de un amor fraternal en sus años de debut y terminó convirtiéndose en el fuego más intenso jamás visto cuando llegaron a la juventud. Caricias indiscretas, toques traviesos, miradas sinuosas. Hasta el punto en el que terminaron convirtiéndose en una pareja formal. Cosa que no duró demasiado. Esos errores que rompieron todo, eran los mismos que Jeon no estaba dispuesto a cometer.

Compró nuevos anillos a juego una tarde en la que tenía el día libre y solo corrió a dárselo al de cabellos negros sin decir palabra. Ahora ambos tenían una nueva versión de sus antiguos anillos regalados por Army hace años. Una versión más sencilla, aunque todo fuera tan complejo para ambos.

Taehyung se acerca al menor y le da un abrazo apretado, conteniendo sus enormes ganas por llorar. Jungkook le besa las mejillas y sonríe sintiendo su ropa empapada por la toalla y las gotas que se resbalan curiosas por el cabello largo del mayor.

—Yo también te amo, hyung.

Usas el hyung cuando quieres, Kookie. —Reprende y Jungkook suelta una risita que se ahoga en un gemido cuando los dedos de Taehyung se cuelan en sus nalgas apretándolas sobre la tela negra de sus pantalones. —Me interrumpiste cuando estaba por venirme. ¿Qué debería hacer contigo?

A veces me pregunto c-como puedes fingir tan bien con Army. —Los labios de Taehyung se posan en la nívea piel del menor que suspira ante los besos urgidos sobre su cuello. Sus grandes manos apretando su fina cintura, colando sus dedos bajo el polerón para acariciar el inicio de la línea divisoria de sus nalgas. Ese cuerpo trabajado y fibroso a su tacto, que tanto adoraba.

La misma pregunta me hago yo. Aunque poco a poco se te va cayendo la máscara. —Susurra cerca de su oído dando una lamida larga a su cuello y golpea con la lengua uno de los tantos piercings que profanaban la pureza de sus lóbulos juveniles; haciéndolos tintinear, ganándose una risa ronca del moreno. Jungkook cierra los ojos y suspira sintiendo las manos del mayor pellizcar sus pezones, que luego son abandonados para tomar sus manos.

El pelinegro quita los guantes de un tirón revelando los tatuajes que decoraban su piel, finas líneas de tinta seca que contrastaban con la claridad de sus dedos toscos.

Taehyung lame el dedo anular donde se encuentra la 'V' invertida que da inicio al nombre del fandom, la acaricia vehementemente repasando cada trazo con paciencia mirando al más joven a los ojos, como un tigre saboreando a su presa, advirtiendo que solo estaba dando una probada del platillo principal.

Jungkook solo le mira atento. Es hipnotizado con su proceder, susurra su nombre cuando deposita besos en toda su mano, adorándola. Besa cada letra y dibujo, deteniéndose en la corona sobre la 'V' y sonríe, esos labios finos que forman su sonrisa geométrica tan particular.

Eres tan obvio Jungkook-ah. — Murmura más para sí mismo y le mira con esos enormes ojos rasgados oscurecidos por el deseo, causándole un escalofrío que le recorre la espina dorsal, provocándole una oleada de placer ante la expectación del siguiente movimiento.

Taehyung lucía tan apetecible, su cabello revuelto, la toalla que amenazaba por caerse de sus caderas, su torso desnudo y esas clavículas. Sus malditas clavículas que enmarcaban el cuello ancho y rígido de Taehyung, era demasiado que procesar. Lo pone duro en cuestión de segundos.

Vamos al sofá, Jungkook-ah. — Ordena y Jungkook obedece lidiando con los besos hambrientos que el mayor deja en sus labios. Sus lenguas enroscadas en movimientos ondulantes, acompañados de gemidos y jadeos. Alguno que otro tropiezo hasta que logran llegar al sofá-cama de la sala y el de mechas azules es empujado bruscamente quedando a merced del mayor que le mira desde su posición con una sonrisa. Deja caer la toalla, quedando desnudo a totalidad, mostrando ese pedazo de carne erguido y venoso frente a él que a Jeon se le hace agua la boca. Pasa saliva y solo posa sus manos sobre los muslos del mayor acariciándole, excitado.

¿Quién podía compararse con Kim Taehyung? Nadie podía tocarlo como él, nadie lo besaba como él. Las demás personas que espontáneamente cruzaron su vida eran tan triviales y comunes. La belleza etérea y varonil de aquel hombre de piel besada por el sol y los miles de detalles que lo convertían en el ser más bello del mundo estaban muy lejos de ser igualados por cualquiera.

Y era solo suyo, por fin.

Enloquecía de pensar en otras personas tomando aquello que le correspondía. Aquello que el mismo había tocado por primera vez, al igual que por primera vez él había entregado la suya.

Kim Taehyung y Jeon Jungkook se pertenecían el uno al otro, no había espacio para terceros. Nunca más.

Exhibe su lengua y da la primera lamida directo a sus testículos, Taehyung gruñe y lo toma de los cabellos exhibiendo su frente para no perder ni un detalle de lo que el menor estaba por hacer.

Sus mechas azules quedan atrapadas entre sus dedos y el pelinegro suspira fuerte cuando siente los labios carnosos del pálido succionar su pene entero.

Kook-ah...—Jadea y el menor succiona otra vez, usa su lengua y la enrosca en círculos alrededor del falo, gimiendo cuando el moreno empieza a menearse de adentro hacia afuera, ahogándole en el proceso.

. Muy bien Kookie, justo así.— Palmea sus mejillas y Jungkook gime agudo cuando el mayor lo obliga a mirarlo jalando sus cabellos otra vez.

Sus mejillas se ponen rojas cuando ve el rostro desencajado del moreno mientras le folla la boca. Sus jadeos graves lo excitan más y resuelto le lanza una mirada desafiante, suelta el miembro provocando un sonido obsceno acompañado de un hilillo de saliva. La piel canela del mayor ardía bajo sus labios, todo él era tan caliente.

Sin quitarle la mirada de encima lametea el glande, rodea con la punta de su lengua el orificio y Taehyung jadea ronco, alterado por el ataque a esa zona tan sensible.

Lo toma por completo, pequeñas lágrimas recorren sus mejillas, pero continua su labor succionando bien, disfrutando de las venas marcadas del pene de Taehyung, saboreando el líquido preseminal que le regala. Jungkook estaría dispuesto a chupársela todo el día si el mayor se lo pidiera, porque Taehyung simplemente sabía a gloria. Su pene se sentía tan duro y necesitado de atención que cierra las piernas, atormentado.

El trigueño era un lío. Jeon Jungkook era su talón de Aquiles, desde sus años mozos. Él simplemente no tenía ojos para nadie que no fuera Jungkook; y ahora mismo, no podía quitar su atención de aquellos labios rojizos y abundantes moviéndose sobre su polla, esa mirada de: "solo yo te la chupo así", tan descarada. Que ocasiona una sensación exquisita de tenerlo así, desafiándole, aunque lo tenga sometido.

Las manos tatuadas de Jeon acarician sus testículos mientras come de su pene como si fuera un lollipop, marcando sus mejillas por donde el glande roza y Taehyung solo se lo devora con la mirada. Jeon sigue mirándole con falsa inocencia, sus ojos abiertos más de lo normal luciendo infantil.

Jungkook saca el miembro de su boca y se relame los labios, deja una lamida larga y succiona a un lado del tronco fálico junto a los testículos mientras sonríe. Taehyung solo gruñe y ejerce más presión sobre su cabeza. Jeon lo toma otra vez por completo permitiendo al mayor moverse con frenesí, el maknae lo recibe con gusto y expande más su garganta para dejarse follar la boca a merced. Le da un respiro y el peliazul tose un poco por lo brusco de la mamada. Recupera el aliento y se relame los labios, mirando con gula el miembro de Taehyung, respingado y palpitante apuntando hacia su rostro. Con la yema de sus dedos acaricia el glande, empapándolos del líquido transparente que gotea por la punta y lo lleva a sus labios. Lo lame y saborea suspirando bajito.

Sabes tan delicioso, TaeTae. —Susurra con la voz aterciopelada, provocando.

Jeon era el demonio encarnizado.

Taehyung no resiste más y recuesta al menor sobre el sofá para tomar su ropa y quitársela de inmediato. El bulto en la entrepierna del menor se exhibe tan notoriamente que siente compasión.

Primero los botines, luego el pantalón y al final la polera, con la urgencia que le produce el apreciar la belleza de esa piel pálida, que tantas veces besó, mordió y chupó a su antojo.

Jungkook era su pareja oficial otra vez, después de mucho tiempo. Tenía que dejar en su piel marcada el día que serían uno por siempre.

Una vez completamente desnudo, apreció los tatuajes en su pecho y brazos. Se veían tan sexys y apetecibles, le quedaban a la perfección. Adoraba la tinta sobre la piel del menor. Adoraba tener el poder de tocar con sus elegantes manos, esos abdominales marcados y clavarle las uñas, apresar su cintura estrecha, morder sus muslos fuertes.

El cuerpo de Jeon era una jodida obra de arte, y él estaba dispuesto a dejar ese lienzo complemente enrojecido con sus labios, magullado por caricias y rasguños toscos, marcándolo como suyo. Deja un beso en el glande rojizo, casi morado del menor que gime complacido.

Tan hermoso, Koo...—Es interrumpido por segunda vez. El menor en un arranque lo jala hacia el sofá haciendo uso de su fuerza.

Se ve arrinconado por el menor que lo monta sin mucha ceremonia rozando sus nalgas con su entrepierna, que clamaba furiosa por ellas. El menor gime cuando su anillo de músculos es acariciado por el glande rosado y húmedo del moreno. Se menea buscando sentir más, ansioso por él.

Esta vez no, Taehyung. —Advierte con voz grave. El mayor sonríe al ver lo determinado que era su donsaeng. Tan rebelde y frío, como siempre. —Te vas a quedar quieto y me vas a dejar montarte.— Y ahí estaba. Jungkook podría poner cara de ángel y hacer pucheros mientras hablaba, aprovechándose de esa mirada de ojos tiernos que tenía. Sin embargo, era tan pervertido. El más pervertido del grupo, tan seguro de sí mismo que era capaz de decirle inocente a él, Kim Taehyung, su mayor. Aún recordaba la mueca que puso cuando el de tez pálida se atrevió a llamarle así. Y por supuesto también, del castigo que le impuso después.

Cuando más que nadie sabía que él, no era inocente. No, no jugaba, sabía que iba enserio.

Muéstrame lo que tienes, Jungkook-ah. —Desafía el trigueño y Jungkook hace ese chasquido tan característico en él.

El maknae se torna serio y le mira con superioridad causándole un espasmo. Se voltea mostrándole su espalda trabajada que terminaba en esa cintura tan pequeña, posándose sobre su entrepierna meneando las caderas en círculos, rozando su pene con las nalgas.

Toma su miembro con la mano tatuada y lo alinea hacia su entrada, jugando con su cordura mientras acaricia la hendidura de sus nalgas con el glande.

Los espejos de las ventanas reflejan todo lo que ocurre en el sofá, mostrando sus cuerpos desnudos, dándoles todos los detalles de ambos frotándose entre sí.

Kookie...

Cállate. —Ordena, y el mayor se muerde el labio cuando de un sentón la entrada del pálido absorbe su polla entera y Jungkook empieza a moverse de inmediato sin siquiera acostumbrase o dejar de apretarle tanto.

Taehyung maldice en voz alta y le lanza una nalgada incapaz de quedarse quieto ante la vista de su pareja montándole así. Su polla apareciendo y desapareciendo entre los glúteos firmes del menor.

Te voy a l-lastimar, ni siquiera te preparaste. —Regaña con la voz entrecortada, pero el menor lo ignora por completo. A cambio se mueve más rápido apoyándose de los posabrazos, quebrando más su espalda. Brincando mientras gemía desesperado.

Me gusta que duela, me gusta tanto, hyungie. Lo quiero duro. Sabes que me gusta duro. Fóllame, TaeTae.

El mayor con el pase libre toma al menor de la cintura y lo pone en cuatro, dejando esas nalgas expuestas y listas para tomarlo de nuevo.

¿No que tú me ibas a coger a mi ésta vez? —. Se mofa y Jungkook gime alto.
Acaricia su nalga izquierda y la apreta, separándola y abriendo más para mirar su entrada y mojarla con su liquido preseminal, aprieta con fuerza enrojeciendo la zona, ganándose unos buenos gemidos agudos del menor que voltea a mirarle de reojo, expectante.

Hyung... Por favor.

Ruega. -Ordena. —Pide por mí, por esta. La quieres, ¿no es así? Entonces ruega. Te dejaré tan abierto, Jungkook. Solo tienes que rogar.

Te lo suplico, fóllame. —Lloriquea y menea el trasero hacia atrás buscando un roce más profundo de sus sexos, desesperado por ser tomado otra vez.

Taehyung lo toma de una estocada y el menor chilla de dolor y placer. El moreno no espera, solo se mueve rápido inundando la sala de sonidos acuosos y toscos debido a la intensidad en la que sus testículos chocan con las nalgas del maknae. Masturbando con su mano libre el necesitado miembro del menor que no había atendido hasta el momento.

Tan bueno hyung-nim... Siempre tan bueno.

Taehyung le jala el cabello formando una curva imposible en su espalda y le besa los hombros acercándose al oído para susurrarle obscenidades. Si existía acaso el paraíso, para Kim se encontraba en las curvas y el culo estrecho de Jeon.

Toma en sus brazos al menor como puede, quitando un libro y el control de la mesa de noche para depositar a Jungkook ahí mismo.

Levanta sus piernas y las empuja hacia atrás, el más joven ya sabía que hacer así que solo las rodea con sus brazos y gime descontrolado cuando es tomado de nuevo por el mayor quien se encontraba agitado de más y tenía todo el cabello sudado y pegado al rostro. Juntan sus labios en frenesí, degustando del sabor dulce y amargo producto de la manzana que había comido Kim y el presemen que probó Jeon. Jungkook le da una mordida fuerte que hincha el labio superior del moreno, quien gime mientras su pene es acariciado por las paredes estrechas de su dongsaeng.

Pega su frente a la contraria y se miran intensamente mientras follan. Taehyung se muerde el labio inferior mientras disfruta del rostro lloroso del menor, que ya tenía los ojos en blanco por lo brusco de sus embestidas. Sus labios abiertos a más no poder, gimiendo de buena gana, molestando quizás, a medio edificio.

T-tae... Ah sí, justo ahí. Hmm.—Taehyung lo toma del cuello y sonríe aun apresando su labio inferior.

Eres tan resistente, Jungkookie. Incomparable y solo mío ahora. ¿Sabes lo delicioso que se siente aquí abajo gracias a ti? Tan buen chico, Kookie. Hyung ama follarte. Tu culo me aprieta tan bien, mi amor. Jungkook sonríe orgulloso y se aferra la espalda del mayor. Se corre primero, lloriqueando. Su semilla se esparce por su vientre empapando al trigueño que jadea cosas ininteligibles cuando se siente próximo a su propio orgasmo. Miles de descargas fluyen por su cuerpo anunciando el clímax, esa gloria que solo se siente como tocar el cielo con los dedos gracias a su único dongsaeng.

Jungkook deja arañones en toda la espalda de su hyung, solo no puede lidiar con tanta sensación en todo su ser. Taehyung desciende a su pecho y succiona uno de sus pezones y lo muerde arrancándole un gemido seguido de un llanto acompañado de ruegos por su semen. La exquisita llamarada del culmen plaga su cuerpo cubierto por una fina capa de sudor, gracias al esfuerzo y llega al orgasmo dentro del menor. Este se relame los labios y le dice que lo deje todo ahí. El líquido espeso y tibio se escurre por la entrada de Jungkook quien respira agitado y satisfecho. Taehyung besa su nariz y baja a su abdomen, repartiendo besos en sus músculos, ese sixpack definido que llevaba a todo el mundo al desquicio.

Ahora vuelvo. —Avisa y Jeon asiente, tratando de recuperarse.

Se incorpora y mira su reflejo en los espejos del departamento, el desastre que quedó en su sofá y el cuerpo tembloroso del menor regado encima de su mesa de noche. El aroma a sexo anega la habitación y Taehyung se relame los labios. Camina desnudo por la sala y se detiene frente a un escritorio de varios cajones junto al equipo de música a bluetooth que estaba en la esquina de su sala. Saca una llave escondida en un cofre y abre el primer cajón, sacando una cuerda y algunos objetos que Jeon no reconoció a simple vista. Tenía el mundo nublado por las lágrimas de placer que el mayor tan bien supo sacarle hace minutos atrás.

Aún no termino contigo Jungkook-ah. —Confiesa y el menor le mira desconcertado, sus ojos se expanden y empieza a reír nervioso cuando el moreno se para frente a él con la cuerda.

Hyungie... ¿Tienes mucha energía verdad?

Me sobran. —Contesta con voz ronca y el menor tiembla, pues ya sabe lo que le espera.

Acaricia sus muslos con el final de las cuerdas, demasiado lento. Delinea el interior de sus muslos y sube hacia su entrepierna que recobra su dureza de a pocos después del orgasmo. Jungkook jadea, y se retuerce anhelando la caricia que el mayor le advierte venir agitando poco a poco la cuerda, dando golpecitos suaves sobre sus piernas.

Hmmm.

La primera cae aparece y el peliazul maldice. La sensación de escozor es reemplazada por la dopamina que su cuerpo produce para aliviarlo. Oh, como le ponía eso.

Otro más y su miembro ahora estaba completamente rígido. Taehyung solo observa con lujuria la piel colorada por sus recientes acciones.

¿Te gusta demasiado esto verdad? Mírate. Te quedaste sin habla.

—Yo... ¡Ah! Chilla cuando cae de nuevo, esta vez en el abdomen.

¿Quién te dijo que podías desafiarme, huh? ¿Acaso quieres que te deje aquí en el sofá y me vaya a dormir? ¿Eso quieres?

N-no... T-tae...

¿Qué?

T-te quiero dentro, te necesito.

Taehyung lo toma de la cintura levantándolo y lo arrincona hasta el espejo de la pared más cercana, pega su cabeza y mejilla izquierda en el frío vidrio, antes rodeando su cuello con la cuerda y la empuña con cuidado. Jungkook empieza a reír nervioso cuando el mayor aprisiona su cintura y lo quiebra más entrando en él. Su risa se termina cuando el mayor lo penetra con golpes certeros y profundos que abusan su próstata haciéndole ver las estrellas y una galaxia entera por el placer desmedido que estaba acumulando en el cuerpo.

Jungkook-ah... —Gime ronco el moreno aferrándose con una mano a su nalga derecha, tan fuerte que sus venas se marcan y la zona queda roja por la presión.

Amo tu...¡Ngh! P-polla, hyung. ¡Oh!—Un par de nalgadas se estampan en ambos cachetes rosados y el menor siente que alcanza el cielo. Todo su cuerpo siendo inundado por placer que el mayor le otorga en ese ritmo frenético de pelvis. Se separa de él y empieza a caminar de vuelta al sofá jalándolo del cuello con la cuerda aun envuelta en este y se sienta abrazándolo por la cintura, entrando en él hasta el fondo de nuevo. De su escritorio recoge los objetos que sacó invitando al menor a chuparlos y este obedece.

No sabe que son, pues no puede concentrarse en otra cosa que no sea las manos de Taehyung batiendo su miembro de arriba a abajo de manera magistral, mientras empuja sus caderas bajo él, haciéndole rebotar sobre sí.

Sus pezones sienten un tirón y se da cuenta de lo que el mayor había sacado para complacerlo, eran pinzas. La sensación agridulce se expande en su pecho y empieza a gemir y rogar por su culmen ya demasiado agotado por todo el placer que el mayor ocasiona en su cuerpo.

Se viene en un gemido escandaloso y segundos después Taehyung le sigue gruñendo su nombre escondido en su nuca, depositando besos en su cuello y omóplatos.

No sabes cuánto amor siento por ti, Kookie.

El amor es mutuo.

Se dejan caer rendidos en el sofá aún unidos y pasan algunos minutos en los que permanecen mirando a la nada en silencio, disfrutando de la cercanía del otro. Después de asearse entran a su habitación y Jungkook se queda dormido a su lado en absoluta paz. Taehyung postea una última selca. Triunfante.

"Estoy observando todo lo que posteas "

Pero Army, tú no sabes lo que yo hacía.

22 сентября 2020 г. 17:07:14 1 Отчет Добавить Подписаться
23
Конец

Об авторе

ᵀᴴα --𝑴𝒖𝒍𝒕𝒊𝒔𝒉𝒊𝒑𝒑𝒆𝒓. 𝑻𝒂𝒆𝒉𝒚𝒖𝒏𝒈 𝑻𝒐𝒑 𝑺𝒖𝒑𝒓𝒆𝒎𝒂𝒄𝒊𝒔𝒕. ㅤ ㅤ❝ 𝚢𝚘𝚞 𝚕𝚒𝚔𝚎 𝚒𝚝 𝚠𝚑𝚎𝚗 𝚑𝚢𝚞𝚗𝚐 𝚌𝚘𝚖𝚎𝚜, 𝚍𝚘𝚗'𝚝 𝚢𝚘𝚞? ❞ ㅤ -태꾹𝑶𝑻𝑷 Sweek: https://sweek.com/es/profile/1559551/74088 AO3: https://archiveofourown.org/users/Gabloved/ Wattpad: https://www.wattpad.com/user/Gabloved_

Прокомментируйте

Отправить!
A Alex
Oh vaya! Para ser el primer contenido vkook que leo en esta plataforma quedé encantada ❣️
~