kookie_red7 ••𝚀𝚞𝚊𝚛𝚊𝚗𝚝𝚒𝚗𝚎••

Lᴀ ᴄɪᴜᴅᴀᴅ ᴅᴇ ʟᴀ ғᴜʀɪᴀ ᴇs ᴜɴ ᴘᴀʀᴀɪ́sᴏ ᴘʀᴏʜɪʙɪᴅᴏ ᴅᴏɴᴅᴇ ʟᴏs ʙᴇsᴏs sᴇ ʟʟᴇɴᴀɴ ᴅᴇ ᴘᴇᴄᴀᴅᴏ. Pᴜᴇᴅᴇs ᴘʀᴏʙᴀʀ, ᴘᴜᴇᴅᴇs ᴇsᴄᴏɴᴅᴇʀᴛᴇ, ᴘᴇʀᴏ ᴜɴᴀ ᴠᴇᴢ ϙᴜᴇ ᴇɴᴛʀᴀs, ᴛᴜ ᴀʟᴍᴀ sᴇʀᴀ́ ᴄᴏʀʀᴏᴍᴘɪᴅᴀ ʜᴀsᴛᴀ ᴠᴏʟᴠᴇʀᴛᴇ ᴀᴅɪᴄᴛᴏ ᴀ ᴘᴇᴄᴀʀ. ▌Kooktae ▌Historia 100% mía ▌One Shot


Фанфик 13+.

#romance #jungkook #ciudad #kookv #taehyung #kooktae #furia
Короткий рассказ
77
4.1k ПРОСМОТРОВ
Завершено
reading time
AA Поделиться

➶➶➶ Único ➷➷➷

ஜ۩۞۩ஜ


Luces neón, aroma a tabaco y una pizca de fragancia Chanel, sábanas blancas revueltas y sonidos excitantes que te llevan a creer en la lujuria.


La ciudad de la furia es un lugar donde tus más profundos sueños se hacen realidad, donde los hombres elegantes pierden la cordura para someterse al más bajo instinto, donde la oscuridad derrite todas sus sensaciones y los hace caer en cálidos cuerpos, fuegos fugaces que explotan con cada madrugada llena de deseos incontrolables.


Entre los sillones rojos, vino y las largas piernas andantes y descubiertas, un hombre de corta edad está listo para regresar a donde su cuerpo lo lleva una vez más. Sus ojos buscan las curvas magnéticas, el whisky para nada barato quema sus garganta tratando de domar a la bestia que quiere atacar. Entre ligueros de cuero y senos expuestos, un pecho plano y acanelado capta su atención, su adonis escondido bajo la máscara de seducción, si tan solo supieran que en la cama la fiera era domada con tanta precisión.


—¡Hey Gguk! ¿Otra vez aquí?.— un hombre de tez morena, gran altura y cabellos grises se acercaba. El traje azul oscuro y el reloj de buena marca, la corbata de Scappino sobre el gran pecho. Tomó lugar a lado del hombre de ojos oscuros y cabellos claros como las luces del amanecer.— Es cierto ¿no? Una vez que entras aquí no puedes dejarlo.


El mencionado no contestaba, su mirada estaba solo enfocado en la piel tersa de miel que se movía con gracia bajo el ritmo de las cuerdas de aquella guitarra. Su pantalón de vestir negro se ajustaba en la entrepierna, su camisa blanca se mojaba por el sudor pegado, y el anillo de oro en el dedo anular, relucía mientras apretaba sus puños, paso su lengua por sus labios rosados, y agito la cabeza a un lado para ondear su cabello rubio y acomodado. Soltó el aire y se giró hacia ese intruso que solía llegar casi los mismo días que el.


—Namjoon, yo no soy un adicto.— dijo seguro. Sus visitas eran por placer, y eso no podía considerarse una adicción. Tal vez solo si se tratase de la piel sudada que se fusionaba bajo el. Pero ¿Cómo culparlo? Ese chico había nacido para encajar con el.— Vengo aquí, solo por diversión, como la mayoría.— bebió un poco más del fuerte licor amarillento, los hielos chocaron con sus labios fogosos, calmando el cosquilleo por pararse a reclamar lo suyo.


El moreno de cabellos grises sonrió, hizo una seña a una mesera y pido la sustancia que le llevaría a completar su adicción.


— Un Martini vesper, linda.— extendió un billete y lo colocó en el pecho abultado de la señorita, quien sonriente se movió, dejando expuesta su piel blanca por la parte trasera.— Entonces, no eres un adicto.— se dirigió al rubio— Pero vienes aquí más de una vez por semana y a ver al mismo chico, pagas altas cantidades de dinero para llevarlo a los cuartos oscuros y luego te escabulles a tu gran departamento para cogerte a tu mujer y besar a tus hijos. ¡Que lindo!.— burló. El contrario le miró con odio y apretó la quijada.— ¿Qué diría el gran señor Jeon?


Jeon Jungkook no se considera el hombre perfecto, pero la sociedad a su alrededor piensa lo contrario. Treintañero, un político con un historial limpio, una esposa envidiable y un hijo admirable. Juega golf con sus suegros y asiste a cenas de caridad para aprovechar el momento y convencer a los demás de ayudar. Una lástima que por las noches huye de su hogar, para adentrarse al lugar que lo hace pecar. Donde sus instintos le hacen probar cuerpos que nunca imaginó podría llegar a adorar. El hombre de trajes elegantes y palabras insuperables, se volvía un cazador al acecho de pieles calientes que probar, hundir sus deseos en estrechos paraísos carnales y culminar su juego ilícito con varios orgasmos nada silenciosos. Para que al amanecer se colocará una vez más el antifaz que cubría sus verdades, una sonrisa amplia, un beso a su esposa y volvía a ser aquel gran diputado.


¿Tú que harías si entrarás al lugar que te permite sacar tu verdad? ¿Volverías? ¿Dejarías todo a la merced? O tal vez, solo esperar ver la noche caer para probar una vez más... Todos quieren estar ahí, pero nadie está dispuesto a permanecer. Jungkook aún espera estar haciendo lo correcto, equilibrar sus mundos y no ser descubierto.


—Diría lo mismo que te diría a ti, querido tío.— respondió Jeon.— Te recuerdo que aquí no te conozco, así que aléjate si no quieres que a HyeJin le lleguen unas lindas fotos tuyas con tu cara entre los muslos de cierto chico peli rosa.— dicho eso se levanto y camino hacia la multitud danzante.


Las luces neón y el humo acumulado hacían del lugar privado, un oasis oculto lleno de pecados, cuerpos sudados a la espera de ser tomados, curvas, cuero, algunos afrodisíacos y dinero, no podían faltar en aquel bar conocido solo por gente dispuesta a gastar cantidades altas de dinero por cumplir alguna fantasía, los fetiches y el voyerismo estaban incluidos, incluso algunas normas podían ser incumplidas, si los ceros en tu cuenta incrementaban.


Y su mayor deseo estaba ahí justo frente a él. Se acercó por la espalda y posó sus manos en la cintura conocida, pego sus labios con confianza al cuello acanelado, escuchó el leve gemido como respuesta.


—¿Te divertirás provocándome, dulzura?.— susurró cerca del oído y apretó más su cuerpo al contrario.— Sabes que no puedo apartar mis ojos de ti.— chupo el lóbulo izquierdo.— Eres mi droga, solo mío, mío.— besaba el cuello largo y delgado.


—Soy suyo señor Jeon.— se giró para encarar al gran hombre, se sentía pequeño entre sus brazos.— Pero no es justo.— pasó el dedo índice por el fuerte pecho.— Tú no eres mío, sabes, tal vez debería jugar con alguien más.


Jungkook no le permitió seguir lo tomó con más fuerza y comenzó un beso brusco, buscaba marcar, que todos notarán que el bello chico era suyo, que sus caderas estaban marcadas por sus manos, que su piel poseía tatuados sus besos y que su corazón gritaba su nombre y apellido. Se separó para tomar su rostro con delicadeza.


—Tú eres mío Taehyung, solo mío.— dijo con furia.— Nadie puede tocarte, y si lo hace lo mató, te juro que lo haré con mis propias manos.— la seguridad en su voz hizo reír a Taehyung.


Taehyung era un chico de 20 años, llegó por suerte a ese bar, cuando no tenía ni siquiera un techo para vivir, el "amable" dueño se ofreció a darle comida y refugio, lo entrenó para ser la sensación de aquel paraíso. Al poco tiempo ya podía manejar a los clientes a su antojo, pagaban altas cantidades por simples bailes o besos sin sentido. Su cuerpo era un templo reservado para muchos ceros incluidos. Creyó que nunca llegaría alguien capaz de apuntar hacia el. Pero hace casi un año que el gran político dorado de Seúl visitaba sus aposentos para descansar su cabeza entre sus piernas, para hacerle poemas con su lengua y profanar toda parte de su templo. Religiones enteras fueron creadas por el hombre para adorar al chico joven. Sabía que lo tenía en sus manos, pero eso había cambiado, fue iluso, no aprendió las reglas a la perfección, su corazón frío se derretía bajo las llamas que salían en sus encuentros. Las noches de sexo sin control se volvían madrugadas de pláticas, besos e imaginar otros contextos donde vivían con libertad. Por el momento la ciudad de la furia era su hogar.


—Así que soy suyo señor Jeon.— dijo con coquetería mientras batía sus largas pestañas espesas, unos largos tirantes cubrían parte de su pecho, dejando expuesto ese característico tatuaje en su espalda sobre la columna vertebral "aquí reside el diablo, atrévete a tocar y vamos a jugar en el infierno".


Cuantas noches el perfecto señor Jeon paseaba su lengua por la tinta oscura, cumpliendo las palabras escritas, jugando en ese infierno a lo prohibido, tomando los cabellos castaños mientras su cuerpo creaba una danza rítmica contra las caderas ajenas.


—Sólo mío y lo sabes.— beso de manera suave los labios.— Necesito sacarte de aquí, Jeon Taehyung.— el mencionado río bajo.


—Si tu familia escucha que pusiste tú apellido a un simple prostituto, te matan. Y no queremos eso mi futuro presidente.— pasó sus manos por la camisa fina.— Así que mejor dime "Furia salvaje".


— Jamás, eres mío Jeon Taehyung. Apenas pueda te sacaré de aquí, me divorciare y nos iremos a donde quieras, París, Londres, Japón, lo que desees yo lo cumpliré. No sólo tú puedes hacer magia.


—Si claro, y tengo escondida una vagina mágica entre mis testículos.— burló el menor.— Jungkook no espero nada de ti. No quiero que dejes a tu familia, ni tu trabajo lujoso, ni nada de eso, te lo dije al inicio y lo repito, estoy atado a este lugar, nunca podrás sacarme, yo le debo todo a Seojoon, él me rescató de morir en las calles y ahora mi pago es quedarme aquí a entretener a hombres como tú.— susurro lo último sobre los labios contrarios.


—Puedo pagar el precio y lo sabes.— pegó su frente a la contraria, hundió sus dedos en la melena castaña.— Déjame hacerlo, déjame darte lo que mereces.


—Ya elegí, señor Jeon debe aceptar la derrota.


—¿No quieres ser feliz? ¿Estar conmigo? ¿Acaso mi cosita tierna no me ama?


—¿Puedo ser feliz?.— le cuestionó el castaño levantando su ceja.— Parece que aún no aprendes nada de este lugar.— se separó del rostro.— Mira a tu alrededor. Todo aquí es un espejismo, nada es real, aquí los hombres como tú liberan sus pecados, y las personas como yo, somos los recipientes que contenemos sus demonios, sólo eso.— subió sus manos al rostro varonil.— Los hombres como tú, no aman a personas como yo.


—Eso no responde mi pregunta, ¿me amas?.— apretó la piel de la cintura expuesta, la piel dorada bajo las luces.— Solo tienes que decirlo y lo tendrás.


—Sabes bien lo que siento, ¿no lo sientes cada vez que me haces tuyo? ¿Acaso no ves como mi cuerpo reclama tú toque?. Mírame bien, soy tan tuyo, que la parte que me corresponde para mi, ha huido para refugiarse en tus brazos.— se abrazó al hombre grande e inhalo la fragancia costosa combinada con sudor por el calor que hacía en aquel lugar. Subió su mirada a los ojos contrarios .— ¿Me harás tuyo ya? O ¿solo viniste a jugar? Puedo ir a buscar otros clientes si así...


Sus palabras fueron cortadas por una lengua feroz que atacaba los labios abultados. Taehyung jalo los mechones rubios para profundizar aquel trato. Sin pudor fue levantado del suelo para ser llevado a los cuartos oscuros y dorados. Sus piernas se enterraban en la cadera, en ni un minuto sus besos fueron apagados. Ni siquiera cuando su espalda chocó con el colchón que era testigo de múltiples actos de amor y pasión.


Las prendas finas y el traje exótico fueron regados por el piso de madera, palabras de amor se combinaban con gemidos altos, choques de labios iban de la mano de embestidas tan profundas que hacían vibrar el cuerpo dorado, estaba recibiendo lo que siempre había deseado.


Jungkook giró el cuerpo delgado, para pasar su lengua por aquel tatuaje, si tomar a Taehyung contaba como pecado, quería quedarse en ese infierno, jugar bajo la oscuridad, conocer al mismo diablo si solo así lo podía acompañar. Sus manos nunca soltaron las caderas, se empujaba con fuerza, quería llenarlo y marcarlo hasta que su esencia lo corrompiera. Jamás imagino que el pecado podía ir de la mano del amor. Nunca imagino que hacer el amor con ese demonio sería más exquisito, más apasionante que probar aquellas cavidades diseñadas para que el hombre gozará. Su placer se encontraba entre lo prohibido, su amor verdadero no llevaba tacones ni vestidos, usaba pantalones y danzaba bajo la atenta mirada de varios espectadores.


—Mío, mío, eres mío.— repetía con cada embestida.—Dilo, dilo mi amor.— decía contra el oído contrario.


Taehyung sentía su cuerpo ser estimulado a más no poder, todas la veces que era poseído por el perfecto desconocido, era llevado al mismo cielo. Su cuerpo aceptaba tan bien todo lo que se le daba, su piel ardía solo por ese hombre, las dulces palabras lo alentaban a explotar.


—Soy tuyo ¡joder! No pares amor, no te detengas. — gemía mientras sentía su cuerpo cerca de llegar a la culminación.


Cuando la última estocada se dio, el mayor cayo sobre el cuerpo delgado, liberando toda su furia en el interior delicado. Respiro pesado y beso la nuca sudada, acaricio los botones rosados y se giro con el castaño encima para besarse una vez más.


Las horas se volvían segundos si juntos estaban, la cama era bien aprovechada, pero no faltaban momentos de pláticas sinceras donde Jungkook conocía las verdaderas pasiones de su amor, que pintar era su sueño más deseado, que detestaba ser observado por extraños al bailar y que anhelaba tanto ser amado y cuidado. El mayor quería tomar cada sueño y hacerlo realidad, cuando estaba con el nada parecía irreal, podía superar todo a su lado. No mentía, deseaba huir con el, dejar las etiquetas, lo ortodoxo, las falsas sonrisa. ¿Quién decía que el paraíso no estaba más cerca del inferno que del cielo?


Los primeros rayos de luz comenzaron a colarse por las cortinas de seda, Taehyung estaba expuesto con las piernas abiertas mientras el mayor besaba sus muslos con devoción intercalando besos con varios te amo.


—¡Basta! Me haces cosquillas, amor.— pedía el menor. El mayor ignoró lo pedido para continuar.


—No puedo parar mi cielo, eres mi adicción.— dejó otro beso cerca del muslo interno rozando su rostro con la hombría que en varias ocasiones palpó con sus labios.— ¿Aceptaras mi propuesta?


—No dejarás de insistir ¿cierto?


—Jamás mi cielo.— iba a seguir hablando cuando un golpe en la puerta les hizo regresar a la realidad.— ¡Maldita sea! No puedo soportarlo más.— dijo furioso— Por favor amor, piénsalo.— escalo el cuerpo hasta llegar a los labios.— No quiero que alguien más límite nuestro tiempo, quiero amarte libremente. Dime que por lo menos lo pensarás, por favor.


—Lo intentaré ¿de acuerdo? Ahora démonos prisa señor Jeon o su familia comenzará a buscarlo.


Se cambiaron en silencio, salieron tomados de la mano de aquel cuarto. Taehyung vestía sus jeans de mezclilla y la camisa blanca entallada, su rostro sin ni una pizca de maquillaje. Salieron por la puerta trasera del bar escondido. El sol se asomaba y la fresca mañana les hacía querer abrazarse.


—Bueno señor Jeon.— hablo el castaño— Tenga un buen día, y espero que vuelvas pronto.— dijo soltando la gran mano y dando dos pasos hacia atrás, bajo la cabeza para ver sus tennis.


—¡Hey!.— levantó el rostro con dos dedos bajo la barbilla.— Di que si.— beso al chico sin importar que la oscuridad no los cubriera.— Volveré hasta que aceptes irte conmigo.—sonrió y colocó sus gafas de sol. — Deje el auto a unas calles, ¿quieres que te lleve?


— Prefiero caminar.— sonrió — Vete, se hace tarde.— Jungkook se acercó para besarlo una vez más.


—Te amo Jeon Taehyung, regresaré.— dijo antes de caminar hacia el vehículo aparcado lejos del bar.


—Te amo más.— dijo el castaño cuando vio la gran figura perderse entre las calles. Miro el anuncio del bar y sonrió —Nos vemos más tarde ciudad de la furia.

Camino en sentido contrario a donde el hombre adinerado se había ido. Volvían a ser extraños que sólo coincidían para sumergirse entre juegos de placer que los habían llevado a conocer algo más lejano y profundo que los te amo. Tal vez su destino era ese, tal vez sus caminos estaban por unirse, no podía saberse a ciencia cierta, pero por lo pronto seguirían acudiendo a sus encuentros nocturnos.


ஜ۩۞۩ஜ

12 сентября 2020 г. 22:32:02 7 Отчет Добавить Подписаться
44
Конец

Об авторе

••𝚀𝚞𝚊𝚛𝚊𝚗𝚝𝚒𝚗𝚎•• ホぁ !estas entrando a un sitio de pornoche. ⠀⠀⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⠀ →Sweek: kookie_7 →Ao3: kookiered_7 →Wattpad: GgukSeven

Прокомментируйте

Отправить!
MVnteJK MVnteJK
Necesitamos una segunda parte escritora, porfisssss 🥺🙏🏻 💕
Gumimarii ˋωˊ Gumimarii ˋωˊ
Me encanto .! Aahhh ne gustaria una segunda parte... pero tambien puedo imaginarla xD
Marian Marian
Me gusto mucho, y me quede con la intriga.
❅AleJy❅ ❅HSA❅ ❅AleJy❅ ❅HSA❅
Yo querer más XDXD Me encantó pero quiero saber que pasó al final con ellos XDXD

~