kookie_red7 ••𝚀𝚞𝚊𝚛𝚊𝚗𝚝𝚒𝚗𝚎••

Muy cerca de Daegu hay una invernadero especial, donde las más hermosas fresas puedes encontrar. Jungkook condujo por horas para llegar a la bella granja de su amigo Jimin, un antojo de las dulces frutillas no podía contener. Debía elegir con cuidado cuál sería la rojiza fruta que iba a devorar. 🍓Kooktae 🍓Historia 100% mía 🍓One Shot 🍓Fantasía / Romance


Фанфик Всех возростов.

#jimin #magia #amor #jungkook #taehyung #fresas #kookv #kooktae
Короткий рассказ
73
3.8k ПРОСМОТРОВ
Завершено
reading time
AA Поделиться

🍓Stawberry me🍓

La mañana soleada le hizo coger sus gafas oscuras favoritas, él volante suave como la mantequilla lo guiaba a esa granja mágica según sus amigos. Hace días que sentía unas enormes ganas de comer aquellas frutillas, tal vez con chocolate o crema. Podía ser ambas, pero necesitaba saciar aquella ansiedad a su paladar.


Los rayos amarillos se fundían con el claro azul del cielo, el sol inmenso brillaba con intensidad. La nota de voz de su amigo reprodujo para escuchar las indicaciones cuando un enorme señalamiento apareció en su campo de visión.

"Bienvenidos a la granjita especial"


—Jiminie hyung - dijo el alto y guapo castaño contra su celular. Un mensaje de voz iba a enviar - Estoy entrando, ¿podrías verme cerca? Sólo veo árboles y pasto, ¿donde esta esa maravillosa granja? Mi estomago va explotar por el antojo.


Paso por el estrecho camino de piedra, su coche rojo contrastaba con el bello verde que lucia en el exterior. Vio a lo lejos una construcción de piedra y madera. Debía ser la granja de su hyung. Sintió su estomago rugir, estaba nada de consentir a su exigente paladar.


Bajo del lujoso coche y caminó decidido. Su pequeño gran hyung lo esperaba con una gran canasta entre sus manos, meneando su cuerpo mientras esa enorme sonrisa lo acompañaba.


— Jungkookie - dijo la suave voz - Me alegra que por fin te animaste a venir a mi granjita.


— Bueno, los hyungs hablan maravillas de este lugar - el castaño respondió metiendo sus manos tatuadas en las bolsas del elegante pantalón oscuro - Que aquí están las fresas más deliciosas, tan mágicas que te hacen volar. - sonrió dejando ver sus enormes dientes delanteros y arrugando su nariz de manera peculiar -Dime hyung ¿que esconde este lugar para ser tan especial?


Jimin sonrío, claro que su granja era la mejor. Cuidaba a sus fresitas con mucho amor y dedicación, polvitos de ilusión y agüita con un toque de magia, dando así los frutos más deliciosos y el sabor más apetitoso que se puedan imaginar.


— Pues lo que dicen son puras verdades. - presumió el mayor meneando su cuerpo esbelto - Ahora, toma esta canasta y vayamos al invernadero. Quiero darte unas recomendaciones antes de entrar. -el castaño sonrió y espero las indicaciones de su mayor, no sin antes pensar ¿por que era tan especial ese lugar? incluso un cosquilleo no muy familiar surgía por su pecho hasta la punta de sus dedos.- Primero que nada, debes saber que lo que deseas aquí se puede transformar.


Ese comentario hizo que el castaño detuviera sus pasos, ¿qué clase de granja era aquella que manejaba su rubio amigo? Lo miró pensativo.


— ¿De qué hablas? Tipo, si deseo un hermoso chico de piernas largas, aparecerá transformado en una enorme fresa o ¿qué tal un convertible rojo nuevo? el mio comienza a verse anticuado -burló. Jimin volteo los ojos, ya se burlaría después del castaño. Como todos sus amigos que habían entrado, al final él siempre sonreía y obtenía la razón, no sería la excepción con Jungkook.


— Mmmm, digamos que algo así, pero sigamos - siguió sus pasos con el castaño a su lado - Tienes que tomar en cuenta que tu selección debe incluir tu corazón, déjate guiar - los pequeños ojitos del rubio brillaban, como amaba hablar de su lugar - Una vez hayas elegido, no hay marcha atrás, deberás cuidar a tu dulce fresa - paro sus pasos, estaba justo en frente del amplio invernadero - ¡Venga! entra, cuando hayas encontrado lo que buscas, estaré en esa mecedora - señalo una linda mecedora de hilos color naranja.


— ¿No entraras conmigo? - pregunto el castaño levantando sus cejas.


— No puedo aunque quiera, la selección debe ser individual ¡Suerte! - levanto su puño y se fue hacia su mecedora anaranjada.


Jungkook camino hacia el lugar indicado, sus enormes ojos se decoraron de un brillo intenso al ver ese paraíso y los manjares que lo deleitaban. Enormes fresas, rojas se mostraban colgadas. Sentía que la pequeña canasta no seria suficiente. Caminaba entre los pequeños senderos, sus manos acariciaban las frutillas, ya se imaginaba en su amplia cocina preparando un rico pastel, o tal vez una mermelada, mejor aun calentar ese chocolate nuevo para untarlo sobre la deliciosa fruta del bosque. Estaba demasiado concentrado en su tarea de selección, hasta que un ruido lo hizo pararse.


— ¿Hay alguien ahí? - pregunto nervios, no quería aparecer en la pagina principal del periódico local como el joven que fue asesinado en el bello invernadero. - ¿Jiminie hyung? - el silencio fue su respuesta. Suspiro hondo y apretó su canasta a su pecho, no pensaba soltar sus frutillas.


Estaba cerca de llegar al final del invernadero y el ruido se intensificaba al igual que los latidos de su acelerado corazón. Unos quejidos como de un niño le hicieron adquirir el color de una hoja blanca.


— ¡Aish! no otra vez, mi ropita esta sucia de tierrita, pero ahora si Jiminie hyung tendrá que cambiar esos maceteros -decía una dulce voz- No pienso seguir durmiendo así de incomodito. ¡Jum!


El castaño salto de su lugar para llegar a donde provenía la voz y se topo con un ¿niño?. Suspiro aliviado, no era un fantasma ni un asesino. Se acerco aun sin soltar su canasta.


— Disculpa, niño -dijo buscando la atención del menor.


— ¿A quien le dices niño? Tengo 20 añitos -respondió molesto el pequeño, se giro para ver a ese ofensor. ¿Como se atrevía a compararlo con un niño? - Yo no soy un niño ¿no ves que soy una fresita? -señalo su gorrito y luego su ropita rosita - Si chupas mi dedito sentirás el sabor. -alargo su dedito hacia arriba, directamente al intruso que había llegado.


Jungkook no sabia que hacer. Frente a el tenia al ser mas bonito que había visto, sus ojitos eran de un color verde claro y brillante, su cabello oscuro y lacio le provocaban meter sus dedos entre la melena, la piel de un color miel, y el cuerpecito que sobresalía entre las prenditas. Su tamaño lo hacia lucir encantador y su preciosa voz. Vio como este alzaba su dedito hacia su boca y sin dudar lo cogió, dio un chupetón y sintió que su paladar iba a colapsar, el sabor de las dulces fresas podía sentir, pero había algo mas, algo que lo hacia desear un poco mas.


— ¡Hey! ya suelta mi dedito -pidió algo molesto el menor, vio la canasta del mayor y su ceño frunció -¿Por que te llevas a mis hermanitas? - llevo sus manitas a su cinturita.


— L-lo siento -dijo nervioso el castaño, sus ojos no se despegaban del curioso chico que aseguraba ser una dulce frutilla- ¿Como te llamas? ¿Jiminie hyung igual te mando a elegir tus fresas?


— ¡Nope!, yo vivo aquí -señalo con su cabecita el invernadero - Mira, esa es mi macetita -con el dedo anular apunto una maceta rota en dos - Solo que hoy se rompió y manche mis prenditas de tierrita -bufo molesto - Soy Tataberry -extendió su manita y rió, el castaño cogió los deditos, eran tan pequeños y delicados, auténticos de comparar con una bella flor - ¡Mentira! dijo emocionado- Soy Taehyung, pero me gusta mas mi apodito, incluso esta en mi macetita ¿ves?- señalo con su dedito las letras en grande sobre el macetero color terracota, el mayor solo asintió confundido.


— Soy Jungkook, sabes, estoy confundido, ¿enserio eres una fresa? y si lo eres ¿por que no estas como las de mi canasta? - inquirió curioso sin dejar de ver la delicada silueta entre ropas rosadas.


— ¡Claro que lo soy! - dijo en voz alta -Y no soy como mis hermanitas porque Jiminie hyung me cuida de otra manera, dice que soy una fresita especial, que un día un príncipe vendrá por mi y tendremos juntos miles y cientos de invernaderos de fresitas donde haré crecer a mis hermanitas -hablaba emocionado, mientras Jungkook analizaba cada palabra dicha. ¿De eso hablaba su hyung antes de entrar? Su mirada no podía despegarse del menor, veía que movía sus labios y el solo podía pensar en tomarlos, ¿sabrían a fresas silvestres? se acerco más al pequeño - ¡Hey! ¿me estas escuchando? Te ves raro. ¿Por que me miras así?


— Eres muy bonito, pero sigo confundido ¿como puedes ser una fresa? ¿eres comestible? quiero besarte ¿puedo llevarte a casa? -preguntaba rápido.


— ¿Seras mi príncipe? solo los príncipes dan besitos -pregunto con sus ojitos brillantes mientras juntaba sus manitas y pestañeaba.


— Yo por ti soy hasta Shrek si quieres - respondió entre sonrisas, su cara dolería por tanto hacerlo, pero sentía felicidad, incluso el deseo de degustar su paladar había sido suplantado por querer llevarse al chico fresa a su hogar.


— No se quien sea Shrek, pero ¿es un príncipe?


— El mejor príncipe que puedas imaginar, hizo todo por su princesa, la rescato de un horrible lugar para llevarla a su hogar-su pecho cosquilleaba, estaba seguro que era el amorcito bombeando por su cuerpo. El menor sonrió haciendo que su naricita se arrugara, y su boquita se juntara.


— Entonces si quiero que seas mi príncipe Shrek, pero debes pedirme con Jiminie hyung y que te de todas las indicaciones para que este sanito en el exterior, también debes jurar, jurar que nunca me lastimaras y muy, pero muy importante ¿amaras a Tataberry?


El mayor podía haber aceptado viajar a Marte si a cambio tenia esa linda carita mirándole, una sueño paso por su imaginación, ver a su chico fresa despertar junto a el, un rico desayuno de pan y mermelada, tazas de café humeante y música jazz para bailar. Acerco su nariz al cuellito, tuvo que agacharse un poco, pero valía la pena si sentía ese rico aroma que lo hechizaba, debía ser la mejor granja mágica.


— Eres mi fresita —con orgullo levanto al menor entre sus brazos, este se agarro con fuerza del cuello contrario — ¿Puedo obtener mi besito ya? o ¿primero debo hablar con Jiminie hyung?


Taehyung volteo a ambos lados su cabecita, meneando el precioso gorrtito rojo y verde, una vez comprobo nadie los miraba se aventuro a hablar.


— Puedes darme un besito príncipe —paro la trompita rojita y cerro los ojitos verdes claro.


Jungkook pego sus belfos sin esperar, sintió el dulce sabor fresco y delicioso de las fresas mas perfectas, su nariz inhalaba la fragancia alucinante que le hacia desear mas, era como probar después de años aquel rico postre favorito, como darse un baño en las frescas aguas cristalinas de la playa mas preciosa. La lengüita del menor se abría paso de manera inexperta en la cavidad del castaño, quien apretó el cuerpecito un poco mas, no quería soltarlo jamas. El primero en separarse fue el menor.


— Sentí bonito — cubrió su carita rojita con sus manitas — Mi príncipe hace cositas en mi pancita, harás que mi sabor sea mejor.


— Mi fresita especial —el mayor sonrió embelesado por la dulzura del contrario —También sentí cositas en mi pancita —beso la punta de la naricita, justo sobre un bello lunar que parecía parte de los aquenios en las fresas.


Jungkook salio del invernadero con una fresa preciosa y una canasta repleta sobre los muslos de su nuevo tesoro. Vio a su hyung mecerse en el sillón anaranjado y camino hacia el.


— Hyung, encontré una fresa para mi —grito apenas estuvo cerca de su mayor. Este subió sus ojos a su lindo Tataberry en brazos de uno de sus mejores amigos.

— Sabia que elegirías bien, pero te has llevado mi fresa favorita y parlanchina —dijo lo ultimo para el menor, quien sonrió y escondió su carita en el que seria su escondite favorito, un cuello blanco e impregnado de colonia masculina.


— ¿Ya puedo llevarme mis frutillas? — inquirió el castaño, ya se veía preparando sus postres a lado de su fresita bonita.


— Calma, primero quiero darte unas indicaciones, ¿por que no bajas a Tae? — ambos negaron pegándose mas a sus cuerpos —¡Ja! ya veo —sonrió el rubio —Bueno, entonces seré breve con todo.


Jimin hizo una lista de los cuidados que debía tener el mayor para Taehyung, cuando no tuvo mas que agregar, se despidió de ambos con un cálido y amoroso abrazo. Extrañaría a su fresa parlanchina, pero estaba seguro de que seria muy feliz a lado de Jungkook.


El castaño subió a Taehyung a su auto, coloco el cinturón con cuidado y dejo la canasta sobre sus piernas, dejo un beso en la frente, otro en las mejillas, la punta de la nariz y por ultimo en los bellos labios. Corrió a tomar su lugar y se dispuso a regresar a la ciudad, en el camino le contaba muchas cosas al menor, pero los ojitos verdes ni dejaban de admirar los paisajes, todo era nuevo y emocionante.


— Jungkook príncipe —dijo la voz bajita, el mayor respondió con un simple "Mmju" — Vamos a tu hogar, eres mi príncipe y yo la fresitia, entonces ¿que somos? ¿Fresa y Príncipe? No suena bonito. —puchereo.


— Mi linda fresita hermosa — respondió alegre mientras conducía a mediana velocidad —¿Que te parece si por el momento eres mi novio hermoso? ¿te gustaría?


— ¡Sip! —brinco del asiento siendo retenido por el cinturón de seguridad — Pero pídemelo bonito, anda, Jiminie hyung dijo que ese momento seria especial —jalo la camisa del mayor para obtener la atención.


El castaño freno el coche, el paisaje que los rodeaba aun era hermosa, grandes montalñas al fondo, cielo azul y nubes pomposas y blancas. Salio del auto y con cuidado saco al menor le dio una vuelta entre sus brazos y lo sostuvo con amor haciendo que las piernitas fueran enredadas en su cadera.


— Mi dulce príncipe ¿quieres ser el novio de este guapo Shrek? — dijo el castaño.


— Si quiero —contesto rápido el menor y dejo un besito en la mejilla contraria.


— Algún día, espero no muy lejano, dejaras de ser mi novio fresita, para ser mi esposo fresita —el mayor sostenía sin problemas el cuerpecito delgado —Sera la mejor propuesta, algo muy original, como "Strawberry me".


— ¡¡Acepto!! —grito emocionado el pequeño Taehyung.


La nueva pareja volvió a su camino, les esperaba un viaje maravilloso, el amor apenas comenzaba, besos de sabores y abrazos espectaculares eran el inicio de la hermosa relación, que mágica granja era la que permitía que encontraras no solo ricas frutillas, si no también el mas dulce amor.


♡♡♡

5 сентября 2020 г. 16:59:44 2 Отчет Добавить Подписаться
57
Конец

Об авторе

••𝚀𝚞𝚊𝚛𝚊𝚗𝚝𝚒𝚗𝚎•• ホぁ !estas entrando a un sitio de pornoche. ⠀⠀⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⠀ →Sweek: kookie_7 →Ao3: kookiered_7 →Wattpad: GgukSeven

Прокомментируйте

Отправить!
dimplesillegalyeah dimplesillegalyeah
casi muero de la ternura,aaaAA♥
~