mymemoriesdied_ Vodka ♡

Desde la llegada de su nuevo roommate, a Taehyung le inquieta que este sea siempre tan inexpresivo a su alrededor, es por eso que idea un plan que se basa en obtener alguna reacción de este con bromas, sustos, etc, lamentablemente sin rendir frutos, eso hasta que... ・❀ Romance. ・❀ Intento de humor(?. ・❀ Historia original / No copies ni adaptes. VODKA.


Фанфик 18+.

#taekook #kookv #smut #roommies
525
16.6k ПРОСМОТРОВ
Завершено
reading time
AA Поделиться

Capítulo 1

— ¡Boo!

Una vez gritó, Taehyung fingió que sus manos eran garras y las meneó frente a Jungkook cuando este salía del baño. Se miraron en silencio por unos cuantos segundos, el mayor de ellos esperando alguna reacción del peligris como siempre, pero este lo único que hizo fue darle unas palmadas en su cabeza y seguir su camino a su habitación.

El rubio suspiró derrotado, sus brazos cruzados contra su pecho mientras se recostaba de la pared y fijaba su mirada en la puerta del cuarto de Jungkook. Había fallado de nuevo.

— ¿Otra vez molestando a tu Roommate? —Namjoon y le tendió una bebida. La tomó, pero sus ojos seguían fijos en la puerta.

—No lo estoy molestando —refunfuñó antes de tomar un trago.

Joon lo sujetó del brazo y lo condujo a la sala, de donde Taehyung había salido disparado como una bala del sofá tan pronto vio al menor entrar al baño—. Él no parece dar una respuesta positiva a todas tus bromas, Taetae. Eso para mí es fastidiar.

—Tampoco negativa.

El chico de hoyuelos rodó los ojos ante su terquedad, tomó asiento en el sofá y tiró del rubio cerca de él para abrazarlo con ánimo. Su cabello olía bien.

— ¿Cómo inició todo esto? —preguntó de pronto.

Tae dejó su vaso sobre la pequeña mesa—. ¿Qué cosa?

—Tú persiguiendo a Jeon, queriendo asustarlo, hacerle reír o algo.

Tae apoyó su mejilla del hombro de este, abrazando su brazo y acurrucándose—. Es que... es algo ridículo. Una noche iba caminando por el pasillo para ir a la cocina, y él apareció de la nada y me asustó muchísimo —rió al recordando aquel momento—. Él se disculpó. Luego yo quise vengarme.

—Y… ¿Por eso es que llevas semanas en este plan?

— ¡No! E-Es que... Uhm, ¡déjame terminar!

—No te estoy interrumpiendo, bebé —mencionó con diversión y llevó su propia mano hasta la dorada cabellera de Tae y la revolvió—. Continúa.

—Tampoco me digas “bebé” Joon, ¿cuántas veces debo repetirlo? Me avergüenzas... —Taehyung se abrazó a sí mismo, fingiendo tener escalofríos—. Y es escalofriante.

Joon bufó—. Soy tu hermano mayor así que nunca dejarás de ser mi bebé, ¿entiendes? Demonio oxigenado poco lindo...

— ¡Joon!

Namjoon se cubrió con sus brazos de los almohadazos que Taehyung le daba, ambos riendo—. ¡Ya Taetae! Lo siento.

El rubio lo golpeó una última vez, y luego procedió a abrazar su brazo de nuevo y apoyarse en él—. Como te seguía diciendo... —rió un poco más, Joon rodó los ojos—, luego de eso yo intenté asustarlo, pero nada salió como esperaba. Una mañana estaba en la cocina cuando lo escuché salir de su habitación, y me escondí detrás de la encimera. Cuando salté sobre él para asustarlo, tropecé con mis propios pies y... —suspiró.

—Oh —Namjoon contuvo la risa. Con lo torpe que era su hermano, fácilmente podía imaginar toda la escena en su mente—, ¿y entonces?

Taehyung abrió la boca, y luego la cerró. Namjoon entrecerró los ojos, sonriendo—. Te estás sonrojando...

Llevando su mano libre a su rostro, Tae murmuró—. Iba a caer... así que me agarré de lo que pude...

—Oh dios —No fue capaz de contener su risa esta vez—. No me digas que lastimaste a su pequeño Jeon, esas no son las cosas que nuestros padres nos inculcaron Taetae.

— ¡No! —Exclamó rápidamente entre risas—, a-aunque casi, sólo bajé sus pantaloncillos... ¡Pero su pequeño Jeon quedó en perfecto estado!

—Ese niño seguro te odia, Hermanito —bromeó el mayor a la vez que se limpiaba una lágrima—. ¿Cómo fue su reacción? Ah dios, esto es tan hilarante.

Tae jugaba con sus dedos al explicar—. Fue como 'oh' y ya, eso fue lo que alcancé a ver antes de levantarme y disculparme, para luego salir corriendo a mi habitación.

—Idiota, ¿se lo viste?

—Oh señor, ¿quieres hablar de penes? —inquirió burlón—. ¡No! Tonto, él llevaba ropa interior. Igualmente fue muy incómodo para los dos —suspiró, frotando su rostro.

—Qué extraño, yo cuando duermo con pantaloncillos no llevo nada más abajo.

—Gracias, pero nadie te preguntó hermanito.

Nam lo codeó restándole importancia a su comentario—. ¿Y luego qué?

—Había decidido dejar mi intento de venganza hasta ahí.

—"Habías".

El rubio frotó su nuca—. La cosa es que... después de eso me topé con él en el instituto. Parecía bromear con sus amigos y sonreír. La última vez que me sonrió fue cuando nos conocimos y… Okay, seré franco contigo, Hyung —Namjoon lo miró con atención, teniendo una idea de lo que su hermano iba a decir—. Quiero llamar su atención... es decir, ¿no sé? Ser más cercano a él. Él es tan diferente con los demás a como es conmigo, siempre tan serio y carente de emoción hacia mí... Al principio pensé que sólo era tímido, pero cuando lo vi de esa forma con otras personas me sentí un poquito mal, ¿sabes? Ya que estamos conviviendo juntos... —Su labio inferior estaba abultado y Joon sólo podía sonreírle con serenidad, ya que podía comprender su sentir—. Él es amable y tranquilo, no causa problemas, pero siento que vivo con una pared andante.

—Uhm... ¿No has intentado hablar con él? —Tae negó y este acarició su cabello—, tampoco es como si tuvieran mucho tiempo conociéndose, quizá es así por eso. No deberías ser tan afanado, te recomiendo dejar a ese chico tranquilo y esperar que las cosas avancen solas.

—Pero... yo no lo hago con mala intención, ¿sólo intento lucir cool en frente de él? ¡Quiero que vea que soy divertido!

Nam rió—. ¿Verías "cool" a alguien que cambió el premio del cereal por una araña de juguete?

—É-Él no se asustó... —se defendió.

—Y por lo que me dijiste, tampoco rió.

Taehyung suspiró—. Afortunadamente tampoco se enojó...

—En serio, deberías parar antes de que se vuelva molesto, Taehyung. ¿Qué habría pasado si ese chico tuviera fobia a las arañas, y se topa con una de juguete cuando abre el cereal?

El rubio se hundió en su lugar.

—Él lo único que ha hecho desde que empecé intentar asustarle, o hacerle reír cuando le cuento un chiste, es que me toca.

El ceño del mayor se frunció y su boca cayó abierta—. ¿Te toca? —El más joven asintió—. Qué- ¿puedo ir a darle una pequeña visita a su habitación?

— ¿Qué? ¡No, Hyung! Idiota, no lo malinterpretes.

—Entonces explícame bien, Kim Taetae.

—Bueno... Lo viste hace un momento cuando salió del baño. Intenté asustarlo y él simplemente me miró y acarició mi cabeza —Mordisqueó su labio inferior—. Cuando lo de la araña, él sólo palmeó mi hombro. Es como si quisiera consolarme luego de mis actos ridículos y chistes malos.

—Yo también haría lo mismo.

—Cállate.

Namjoon rió.

—Entonces él te "toca". Palmea tu hombro o tu cabeza... Como te dije antes, mejor detente o lo próximo que él va a palmear será tu trasero y buscarse otro roommate.

El mayor lo miró mordisquear aún más su labio, aparentemente pensando en algo mientras se sonrojaba. Oh no...

Rodando los ojos se colocó de pie—. Bien, supongo que ya puedo regresar a casa y decirle a nuestra madre que estás bien y que eres un chico sano que fantasea.

Taehyung estalló en risas, pero como el mayor lo conocía tan bien, sabía que este estaba avergonzado.

—Eres un idiota —Le pateó sin mucha fuerza y se acostó por completo en el sofá—, dile a mamá que la amo y que iré pronto a verla.

— ¿Y qué hay de mí? ¿Dónde está mi "Te amo, Hyung"? —preguntó al colocarse su abrigo y tomar sus cosas. Entonces se inclinó y besó la frente de Taehyung, alejándose rápidamente con una sonrisa en su rostro cuando el rubio se quejó.

— ¡Sin besos, dios! —Le golpeó con un cojín, y luego Namjoon fue hasta la puerta riendo—. Te quiero, Hyung —Le dijo finalmente.

—Di que me quieres más fuerte porque no te escuché~~

— ¡Hyung!

El mayor le lanzó un beso con su mano antes de irse contento por haber molestado a su lindo hermanito menor.

Taehyung se quedó acostado, mirando el techo a la par que pensaba en lo que su hermano le había dicho. Él tenía razón, nada podía asegurarle de que las cosas que hacia no se volverían molestas para Jeon en un punto y él definitivamente no quería que el chico lo detestara, así que debía parar y dejar que las cosas tomaran su propio rumbo.

Cuando estuvo por ponerse de pie e ir a su habitación, pudo escuchar una puerta abrirse y rápidamente regresó a acostarse y cerró los ojos, fingiendo estar dormido cuando pasos se acercaban. No sabía por qué había hecho eso, fue su cuerpo reaccionando más rápido que él. Esperaba no estar respirando tan fuerte como su corazón latía en ese momento. Los pasos cesaron y sintió la presencia del más joven, podía sentir los ojos de este mirándolo y dios... Quería que la tierra se lo tragara cuando cayó en cuenta de que su camiseta se había subido un poco y parte de su abdomen estaba expuesto.

Antes de que llegara a colapsar de nerviosismo, escuchó a Jungkook suspirar antes de sentir algo cubriéndolo. Era una manta, el peligris lo cubrió de pies a cabeza y lo miró por un momento antes de alejarse. Escuchó el refrigerador ser abierto, y segundos después una puerta cerrándose.

Esperó unos segundos y se sentó en el sofá, mirando hacia el pasillo por donde Jungkook se había ido. Frotó su brazo y bajó su mirada. ¿Cómo podía llamar su atención? Lo único que él quería es que este lo viera como una persona con la que podía bromear y reír.

Por los momentos, lo único que podía hacer era dejar todas las bromas de lado.

Y eso fue exactamente lo que hizo durante toda la semana, saludaba a Kook todas las mañanas antes de ir a clases y platicaban un poco. Como siempre, la conversación moría rápido dado que Tae no sabía exactamente qué más decir y el peligris parecía ocupado pensando en otras cosas. Se sentía resignado, casi completamente convencido de que las cosas se mantendrían siempre así para ellos sin importar qué hiciera.

Fue sino hasta una noche que todo dio un giro inesperado, casi al último momento en que Taehyung parecía aceptar que no estaba destinado a ser cercano al menor. Estaba apoyado en el mesón de la cocina, mensajeándose con Min Yoongi cuando Jungkook apareció luciendo impecable, enfundado con un oscuro traje y camisa de color blanco, su cabello gris estaba un poco rizado y brillante. Sumamente encantador, tanto que tuvo que contener el aliento al verlo frente a él de esa forma. Su corbata no estaba bien arreglada, pero Tae no le quitaría puntos por eso.

No tenía ni idea de a dónde iba el más joven vestido de esa forma, pero agradecía al cielo por ello al tener la oportunidad de verlo tan guapo en esa ocasión. Jungkook lo miraba, y no sabía qué debía hacer o decir, se sentía nervioso.

—Llegaré tarde —anunció este.

—Ah... ¿Vas a salir? —Quiso golpearse a sí mismo, la pregunta era innecesaria. Dios, siempre era tan torpe delante de ese chico, y ya se estaba sonrojando.

Jungkook sólo asintió sin dejar de mirarle. Tae relamió sus labios y dejó su teléfono sobre el mesón, olvidando completamente al también encantador Min Yoongi antes de acercarse.

—Bien… Déjame ayudarte con esa corbata —murmuró, tomando esta y desatándola por completo para hacer todo correctamente desde el principio, agradeciendo que su hermano le haya enseñado a hacerlo bien.

Estaban muy cerca, y eso lo ponía aún más nervioso, sus manos parecían temblar un poco. Una vez terminó y la corbata estuvo hecha, dejó salir un poco de aire de sus pulmones y levantó su mirada para ver a Jungkook y sonreírle haciéndole saber que todo estaba listo, pero cuando vio el rostro del peligris teñido de un leve sonrojo, Tae casi siente su corazón detenerse.

El rubio comenzó a maltratar su labio inferior con sus dientes mientras sus ojos estaban trabados en los del contrario. Jungkook parecía hacer lo mismo sólo que con la cara interna de su mejilla, frotando el dorso de su mano contra su nariz a la vez que baja la mirada, tímido.

—Yo... Uhm, Hyung, ¿ya terminaste?

Su voz había salido un poco lenta y baja, aumentando el nerviosismo del rubio. Se percató de que su mano seguía sosteniendo la corbata de Jungkook, mientras la otra reposaba tranquilamente sobre su pecho. Las retiró lentamente y quizá fue idea suya, pero Jeon se estremeció.

—Sí.

Bajó la mirada y estuvo a punto de retroceder, pero Jungkook tomó con cuidado su mano y sus ojos se encontraron de nuevo. Tae sentía que se desmayaría en cualquier momento porque: Jungkook estaba sonrojado y estaba sosteniendo su mano.

—Hyung, ¿estás enojado conmigo?

Taehyung parpadeó confundido y al borde del colapso cuando suavemente, Jungkook frotaba su pulgar sobre el dorso de su mano sin dejar de mirarle. Podía ver un poco de preocupación en el rostro del peligris, luciendo como un cachorro.

—N-No, Kook... No lo estoy, ¿por qué lo estaría?

Este apreció sus manos juntas, Tae comenzaba a acariciar su mano también—. Tus bromas —Su ceño se frunció mientras que su boca se volvió una línea, ahora lucía disgustado. Jungkook lo estaba, pero consigo mismo—, dejaste de hacerlas.

—Oh.

«Oh».

Entonces... ese era el motivo por el que Jungkook durante esa semana se le quedaba mirando de forma extraña, como si esperara algo pero Tae no lograba darse cuenta de qué era. El rubio no pudo evitar sonreír al haberlo descubierto ahora.

—Yo... creí que comenzaría a ser molesto para ti, por eso no las hice más.

—Jamás lo serían —replicó inmediatamente con seriedad, mirando sus ojos—. Puede que no logres asustarme, y que tus chistes no sean muy graciosos, pero eso no me molesta.

—Si no tengo ninguna reacción tuya, ¿cuál es el punto? No logro causar nada en ti con eso, no tiene sentido que lo siga haciendo —Su labio inferior sobresalía, su ceño fruncido.

Jungkook mordió su labio inferior y apartó su vista otro lado un momento, luego volvió a mirarle.

—Tú... eres adorable, Hyung, yendo de un lado a otro buscando atrapar mi atención —confesó en voz baja con su rostro colorado—, y eso sí... causa cosas en mí.

Wow.

Taehyung no estaba soñando, ¿verdad?

Impresionado por las palabras de Jungkook, el rubio sentía su rostro arder por completo desde el cuello hasta sus orejas. Quiso dar un paso hacia atrás porque la cercanía hacía todo peor y terminó tastabillando, pero afortunadamente Kook lo sostuvo de su espalda baja para darle firmeza.

—Lo siento... Supongo que no debí decir eso, pero quería ser honesto —El rubio seguía mirándole estupefacto, como un ciervo al que le había sorprendido las farolas. Sintió como Jungkook apartó sus manos de él y retrocedió.

— ¿T-Tú piensas que soy tierno? —cuestionó sin todavía asimilar la confesión que había recibido. Jungkook asintió lentamente, sus manos dentro de sus bolsillos ahora—. ¿Yo... c-causo algo en ti? Qué- y-yo... ¿Podrías ser más explícito?

— ¿En serio quieres saber eso? —Jungkook apresó su propio labio inferior. El corazón de Tae dio un vuelco.

Iba a contestar que sí, que necesitaba saber exactamente a qué se refería para que no hubiera malos entendidos... pero el teléfono de Jungkook sonó y este tuvo que responder. Frotó su brazo, mirando sus descalzos pies mientras se sentía perdido sin saber qué hacer a continuación.

Escuchó a Jungkook terminar la llamada y este volvió a acercarse, pero no tanto como antes—. Debo irme.

Taehyung no quería que se fuera... no con todo lo que había pasado. Quería hablar más con él.

—Está bien... Diviértete.

Jungkook metió sus manos en sus bolsillos.

— ¿Está... mi corbata bien? No crees que debas... Uhm, ¿desatarla y hacerla de nuevo? —Estaba sonrojado de nuevo, y Taehyung quería gritar, gritar y acercarse mucho más al más joven. Él no parecía quererse irse todavía—, sólo para estar seguros...

—No creo que sea necesario, pero si quieres que haga eso por ti... —Se acercó un poco más y tomó con cuidado la pulcra corbata—, puedo hacerlo, Jungkook-ah. Aunque sería una lástima, ya que está muy bien hecha.

Jeon tomó su mano y aclaró su garganta—. ¿Quieres... ir conmigo?

«Ay, ay, ay».

Y otra vez fue tomado con la guardia baja. A ese paso su corazón no aguantaría mucho.

—Yo… vine a hablarte con esa intención como disculpa si había hecho algo que te haya molestado... pero no sabía si sería muy buena idea. Si no quieres ir está-

—Sí quiero. Quiero ir contigo.

Jungkook pareció sorprendido un momento por su rápida respuesta, pero luego sonrió, haciendo que Taehyung sonriera emocionado también—. Te espero entonces, Hyung.

El rubio corrió rápido a su habitación para arreglarse mientras que el más joven lo esperó ansioso y con una tímida sonrisa.

[♡]

Lo primero de lo que se percató al despertar, era de su garganta seca y lo terriblemente cansado que se sentía. Necesitaba agua y había sido por eso que despertó en primer lugar, se removió con cuidado, ya que algún movimiento brusco lo dejaría tirado en el suelo de la sala.

¿La sala?

Abrió los ojos con dificultad, parpadeando repetidamente buscando acostumbrarse a la claridad del lugar. Segundos después la realidad lo golpeó burlonamente, notando que había estado durmiendo sobre el pecho de alguien.

Miró la corbata desarreglada, luego el rostro de Jungkook.

Se sentía adormecido aún, y el pacifico rostro del peligris al dormir aumentaban sus ganas de seguir durmiendo. Había despertado en el pecho cubierto de Jungkook... ¿Cómo había pasado eso? Jadeó sorprendido al ser realmente consciente de la situación, casi cayendo de espaldas.

El brazo de Jungkook lo sostuvo fuertemente contra él, evitando su caída y al corazón de Tae le crecieron alas y voló por los cielos, podía sentir perfectamente el agarre de este en su cuerpo. ¿Él estaba despierto también? Mirándolo bien, no parecía estarlo; su respiración era pausada, su acción parecía haber sido nada más un reflejo. Tae se miró a sí mismo, la forma tan desvergonzada en que parecía estar trepado al menor como si fuera un koala. Se sonrojó, y con cuidado comenzó a moverse para levantarse esperando no despertarlo o todo sería peor.

Poco a poco los recuerdos de la noche anterior llenaron su mente, conectando cada pieza necesaria para llegar al punto en que él y Jungkook, terminaban durmiendo juntos en el sofá como dos sardinas en una lata.

Recordó la fiesta y lo increíble que la pasó ahí con el más joven. Habían bebido mucho, de eso no había duda. Rodó los ojos mientras llegaba a la cocina por agua, si Namjoon se enteraba de que abusó del alcohol lo mataría vivo, sin embargo ni su terrible resaca le hacía arrepentirse de nada. Todo había ido perfecto, por momentos había creído que el ambiente entre él y Jungkook volvería al de antes, trayendo consigo las pocas palabras y silencios incómodos, ¡y Tae celebraba que no haya sido así! El menor como siempre fue amable y parecía de muy buen ánimo, incluso sonrió muchísimo durante toda la noche.

¿Que Jungkook le sonría al estar charlando con él? ¡Eso era todo para Taehyung! Su inicio y su fin, porque la sonrisa de este era hermosa y le arrebataba el aliento... sobre todo en los momentos en que la música era muy fuerte y le hablaba al oído...

Mordisqueó su labio. Dios.

El peligris le presentó a algunos de sus amigos y estos fueron muy amigables con él. Se unieron a ellos a la plática y la bebida, pero la mayoría del tiempo ellos la habían pasado solos, alejados de las demás personas. Casi se sintió como una cita, y el mayor sonreía de tan sólo imaginarlo.

Lo demás después de muchos tragos más era borroso, lo único que lograba divisar en medio de su laguna mental, era a él y Jungkook ingresando al apartamento un poco inestables.

Mientras intentaba recordar más, fue hasta el baño y comenzó a desvestirse para asearse.

¿Cómo habían terminado juntos en el sofá? Al menos sus ropas estaban intactas, o Taehyung estaría perdiendo la cabeza en ese momento. Lavó sus dientes y se dio un baño, ni siquiera sabía qué hora del día era, pero estaba seguro de que era sábado y no tenía clases.

Esperaba que el agua fresca ayudara tanto su cuerpo como su mente y así ordenar sus recuerdos lo más rápido posible. Algo dentro suyo le hacía temer de haber dicho o hecho algo ridículo en frente de Jungkook al estar mareado por el alcohol, la sensación de estar perdiéndose de algo posiblemente importante no le era agradable.

Alcanzó una toalla y secó su cabello, envolviendo luego sus caderas con esta misma al salir de la ducha sintiéndose renacido, adorando el olor de su shampoo. Se colocó frente al espejo y alcanzó su loción corporal favorita, comenzando a aplicársela por todo su cuerpo mientras tarareaba una canción.

La puerta se abrió detrás de él y sólo ahí recordó que no había colocado el seguro. Se topó con un Jungkook medio adormilado a través del espejo y él lo estaba mirando también, sólo que con sus párpados caídos, lucía tan somnoliento...

—B-Buen día —Ni siquiera sabía si era de mañana o de tarde, pero simplemente saludó. Se dio la vuelta para mirarlo bien y tuvo que respirar hondo.

No llevaba camisa y él jamás lo había visto con su torso desnudo, toda la vista era nueva para sus ojos y a estos les gustaban lo que veía. Dios, a todo su cuerpo le gustaba, si era vergonzosamente honesto. Pudo apreciar por completo el abdomen marcado del más joven, sus trabajados brazos hasta llegar a su desarreglado cabello plateado.

Jungkook le miraba, quizá no esperando verlo ahí en ese momento. Ni siquiera parecía estar consciente de la semi desnudes del rubio luego de su baño. Este caminó arrastrando un poco los pies, sostenía su camisa y corbata en su antebrazo. Tae se apartó unos centímetros, observándole cepillar sus dientes.

El silencio comenzaba a inquietarle, casi lucía... como enojado, ¿y si en verdad había hecho algo extraño y no lo recordaba? Enterraría su cabeza en el primer hoyo que encontrara de ser el caso, y ese sería el del inodoro.

— ¿Jungkook? —llamó temeroso.

El peligris lo miró, luego Tae soltó un jadeó lleno de sorpresa cuando este lo tomó de la cintura y lo pegó a él con cuidado, sus caderas juntas ahora mientras él seguía lavando sus dientes.

La mano fría de Jungkook sobre su piel le hizo estremecer. Comenzó a sonrojarse, su corazón golpeaba fuerte contra su pecho mientras la confusión lo llenaba, sí; porque no entendía nada de lo que pasaba, pero también por la plenitud, se sentía... burbujeante de felicidad y no tenía idea del porqué.

Terminó de cepillarse y el mayor esperó expectante lo siguiente.

El menor alcanzó una pequeña toalla y se secó. Tae suspiró tan pronto la fría mano del peligris hizo contacto con su sonrojada mejilla, ¡no era justo! Él no sabía de qué iba todo esto de repente, y las ridículas mariposas en su estómago no le ayudaban a aclarar su mente.

—Buen día, Hyung.

La baja voz de Kook vino acompañada de su fresco aliento, el cual azotó su otra mejilla. Se sostuvo de él, tuvo que hacerlo cuando sintió los fríos labios de este besar lentamente su moflete, separándose como si no quisieran hacerlo realmente—. Uhm, hueles bien.

Tae llevó su mano a la nuca de Jungkook, perdido en lo agitado que sólo un simple beso en la mejilla lo dejó. Este lo unió más a su cuerpo, su rostro ahora enterrado en el acanelado cuello del rubio, disfrutando del olor a vainilla que emanaba.

Jeon besó allí también.

El rubio se estremeció de nuevo, jadeando y sintiéndose falta de aliento.

—Espera, ¿q-qué... estás haciendo? —interrogó con cuidado. Se sentía nervioso, más allá de las suaves caricias y besos que este le daba, no se sentía bien el no tener idea de absolutamente nada.

Jungkook se enderezó para verle con confusión. Acarició su mejilla, apreciando el color en el rostro del rubio y lo agitado que parecía por la cercanía. ¿Qué andaba mal?

Entonces cayó en cuenta—. Yo- puede ser que tú… ¿no recuerdas?

¿Recordar? ¿Recordar qué? ¿Acaso fueron a Las Vegas, se casaron y ahora no lo recordaba? ¡No vio ningún anillo al levantarse! Quería enterrarse vivo.

Cubrió su rostro con sus manos y negó. Jungkook largó un suspiro, apartándose por completo del rubio como si este quemara.

—Oh dios... —Tae lo miró, mordiendo la cara interna de su mejilla al ver a Jungkook sonrojarse— Oh dios, Hyung. Lo siento, lo siento mucho.

—Espera —Tomó su mano cuando vio sus intenciones de irse.

Jungkook cubrió su rostro con su mano, percatándose ahora de que el rubio había estado todo ese tiempo llevando únicamente una toalla. Viéndolo sonrojarse aún más, Taehyung podía decir que el menor ya estaba completamente despierto.

—No pasa nada, m-me gusta... pero no entiendo.

—Lo siento, es solo que... —Jungkook parecía debatir consigo mismo—, ¿en serio no recuerdas? Qué vergonzoso...

—En serio... Es por el alcohol, pero seguro no tardaré en hacerlo ¡recuerdo mucho de la noche anterior! Pero nada que justifique… Ya sabes, eso —indicó tímido, acariciando su mano—. Qué tal si... ¿Me das una pista?

Jungkook sacudió su cabeza—. Teniendo en cuenta de que soy el único que recuerda todo, eso sería ponerme en más vergüenza, Hyung —Taehyung sonrió, se sentía un poco ansioso pero la curiosidad podía más que él.

—Vamos, soy todo oídos.

Jeon suspiró—. Deberías vestirte primero, o atraparás un resfriado.

El rubio sintió vergüenza al recordar su desnudes. Asintió a las palabras de Kook y recogió su ropa para dirigirse a su habitación, su cuerpo todavía se sentía laxo por las caricias y besos de Jungkook. Abrió la puerta para salir, y se detuvo cuando el peligris tomó su muñeca.

—Olvidas algo —Tae se giró para mirarlo. El chico de cabellos plateados desvió la mirada un momento, luego conectó sus ojos. El rubio no tuvo tiempo de pensar cuando su rostro fue sostenido por ambas manos para recibir el más dulce beso en los labios—, la pista —recordó este con mejillas teñidas de un bonito color.

«Ay, ay, ay».

Taehyung casi se desmaya cuando salió y cerró la puerta a sus espaldas.

5 сентября 2020 г. 14:39:55 6 Отчет Добавить Подписаться
275
Прочтите следующую главу Capítulo 2

Прокомментируйте

Отправить!
tae ggukie tae ggukie
que lindo todo 🥺

Lo besó 😍

Qué pansó?
Mey Mey Mey Mey
Amo esta historia bro 😔✌ y me recuerda a mi mejor amigo que me pidió ser su roommate cuando tuviéramos la edad (obvio no con malas intenciones) pero mi mente esta bien sucia :c
𝘤𝘦𝘤𝘪 ⁷ 𝘤𝘦𝘤𝘪 ⁷
Son tan lindos aahhh!! Los extrañé u.u
~

Вы наслаждаетесь чтением?

У вас все ещё остались 4 главы в этой истории.
Чтобы продолжить, пожалуйста, зарегистрируйтесь или войдите. Бесплатно!

Войти через Facebook Войти через Twitter

или используйте обычную регистрационную форму