kookie_red7 ••𝚀𝚞𝚊𝚛𝚊𝚗𝚝𝚒𝚗𝚎••

Taehyung solo quería dar un paseo en su nuevo cochecito, pero no esperaba ser chocado por dos niñitos. Ambos infantes quedaron impactados por el bonito rubito iniciando una batalla en sus cochecitos para ver quién de los dos le invitaba un heladito.y lo llevaba a pasear en su cochecito. ☆ KookTae/YoonTae ☆ Historia 100% mía ☆ One Shot ☆ Fluff


Фанфик Всех возростов.

#fluff #amor #choques #carritos #niños #yoongi #taehyung #jungkook #yoontae #kookv #kooktae
Короткий рассказ
47
3.4k ПРОСМОТРОВ
Завершено
reading time
AA Поделиться

Único

No era su cumpleaños, tampoco navidad, ni siquiera había sacado una buena nota, pero aún así esa tarde Taehyung fue premiado con un cochecito color blanco, justo el que había soñado, una réplica de la Range Rover de su padre pero en pequeño. Dio varios brinquitos y emocionado saltó a los brazos de su papá para suplicar ser llevado al parque a estrenar su nuevo regalito.


— Papi ¿me llevas al parque? Porfis, porfis.— juntó sus manitas en súplica mientras hacía un pucherito.


— De acuerdo Tae, iremos al parque pero solo un rato— indicó el señor Kim, beso los cabellos rubios y bajó a su tesoro.


Ambos Kim alistaron sus cosas, el mayor sólo cogió sus lentes de sol y su celular, mientras el pequeño se tomó su tiempo para buscar sus lentecitos oscuros, su diadema más bonita, una mochila para guardar sus cositas y algún dulce por si le daba hambre. Cambió su camisa por una más cómoda, y sus shortcitos por unos de mezclilla sueltos, eligió sus calcetas altas de osito y sus tennis favoritos. No podía ir sin lucir bien a conducir al parque.


El señor Kim vigilaba de cerca a su pequeño dar vueltas por el pequeño parque, se sentó cerca de la fuente donde podía vigilarlo. Todo parecía tranquilo, algunos puestos de palomitas y crepas, carritos de helado, niños en inflables, algunas palomas esperando ser alimentadas, lo normal. Con confianza se puso a jugar en su celular, su niño estaría bien.


Taehyung aplastaba con su piecito el acelerador, cada vez más rápido pues él fingía ser un famoso idol huyendo de Dispatch.


— ¡Oh no! Casi me atrapan con mi nuevo novio— hablaba solito mientras daba vueltas en su cochecito.


Iba tan distraído que al dar una vuelta por la pequeña rotonda sintió algo impactar con su cochecito haciéndole balancear y a su vez gritar. Cuando el carrito dejó de agitarse miró a todos lados para ver a un tonto niño bajar de un cochecito del Rayo Mcqueen.


— Lo siento, yo solo quería llegar rápido al puesto de helados.— el pequeño pálido se acercó asustado por ver el rayón en el cochecito blanco, ahora si su papá le castigaría. Apretó la tela de sus pantalones cortos y subió su mirada hacia el dueño afectado.


El rubio saltó de su carrito asustado, miró la pintura manchada y molesto puso sus manitas sobre su caderita, aún con sus lentes oscuros y su diadema de orejas de osito comenzó a hablar furioso.


— ¿Eres tonto o que? ¡Mira cómo dejaste mi cochecito!— señaló su carrito — Es nuevo, papi lo compro hoy y tu lo manchaste con tu feo carro ¡Jum! Pagamelo.— extendió su manita moviendo los deditos.


— Pero soy pobre.— busco en las bolsas de su ropita encontrando una moneda de un centavo y unos botones oxidados, estaba acabado, el pequeño nervioso pasó su manita por su cabello oscuro, pidiendo un milagro pues no quería recibir un castigo de su temible padre.


El milagro del pequeño llegó con un fuerte impacto por la parte trasera del pequeño cochecito blanco. Una pequeña Jeep verde era la culpable y su dueño el archienemigo del pequeño pelinegro… Jungkook. Ese niño presumido que conducía ese cochecito todos los días, haciendo carreras tontas para ver quién era el mejor.


— ¡Aish no! — Taehyung se quejó y pegó con sus piecitos contra el piso. Sin duda no era su día de suerte. Hizo un puchero y comenzó a sollozar bajito ¿dónde estaba su papá? Y ¿por qué esos dos mensos arruinaban su momento?.


El niño castaño de la Jeep bajó corriendo, apretó su gorra roja mientras subía sus manitas y miraba como había roto una de las luces traseras del cochecito. Suspiró y caminó hasta que se topó a ese pálido que no le agradaba para nada.

— Mira lo que me hiciste hacer Yoongo Bongo— dijo apenas llegó a ambos niños, junto sus manitas en puñitos.


— ¿Yo?— se señaló a si mismo el pequeño Yoongi— Si tu rompiste sus lucecitas, yo solo raye un poquito. Y no soy Yoongo Boongo niño cara de rata y nariz de tucán.


— ¡Hey! No me digas así.— se defendió Jungkook comenzando a molestarse.

Los dos niños estaban por iniciar otra de sus peleas pero un grito les hizo girarse.


— Par de tontos ¿no piensan disculparse conmigo?— Taehyung quito sus lentes y frunció su ceño.


Los pequeños enemigos abrieron sus boquitas al ver esos bonitos ojitos castaños. Ahora ambos prestaban mayor atención al bonito niño rubio frente a ellos, esos rizos, la boquita rosita, la naricita como un pequeño botón y las mejillas regordetas. Jungkook se giró a Yoongi quien pareció pensar lo mismo pues se empujaron por ver quien llegaba primero a Taehyung.


— Yo lo vi primero— se quejaba Jungkook jalando el brazo de Yoongi.


— Pero yo lo choque antes— respondió Yoongi pellizcando al castaño.


— Si pero mi choque le gustó más — el castaño con sus manitas sujetaba los hombros de Yoongi.


— ¡Ya basta! ¿Que les pasa?— Taehyung tomó una oreja de cada niño y jalo — Dejen de pelear y pidanme perdón ¡ya!.


— Lo sentimos — gritaron al mismo tiempo.


— Repitan lo sentimos precioso, hermoso y lindo Taehyung.— aún mantenía en cada manita una orejita rojita.


Cuando los niños repitieron lo pedido, fueron liberados sobando la área afectada. Pero el rubio no estaba listo para dejar pasar la situación.


— Ahora arreglen mi cochecito y traiganme un helado para que los perdone, arruinaron mi juego.— cruzó sus bracitos por su pechito muy furioso.


Jungkook y Yoongi asintieron con la cabeza baja, y aunque el pobre Taehyung solo quería ver su cochecito arreglado, los niños tenían otro plan, el primero saber quien era ese ángel que habían chocado.


— Yo voy por tu helado y una crepa.— saltó Jungkook, se acercó al rubio y cogió la manita decorada de stickers de panditas, dejo un besito como su papi le había enseñado.— ¿Si quieres te doy una vuelta en mi coche mientras ese arregla tu bonito carrito? ¿Puedo decirte Taecito? Tu puedes decirme Kookie.


El rubio sintió sus mejillas arder, movió sus hombritos y paró su piquito mientras su manita era sostenida por Kookie.


Yoongi furioso se acercó, tomó la carita de rubio y dejó un beso tronado en la mejilla justo encima de ese lunar. No se iba a dejar humillar por el tonto Jeon.


— Pues yo puedo llevarte en mi Rayo Mcqueen y darte muchas vueltas mientras compró dos helados.— levantó dos deditos.— Aparte Taecito suena feo, fuchi. Mejor Tete, es original como yo, el guapo Yoongito.


Taehyung sonrió, tenía muy buenas opciones, llevó su manita a su carita para pensar y una idea brilló en si linda cabecita.


— Bien, Kookie y Yoongito ¿por qué no hacen una carrera para ver quién me lleva por mis dulces?— los niños sonrieron mirándose y retándose — Al ganador le dejaré darme una vuelta y… — levantó un dedo — Se ganará un besito de cinco segundos en la mejilla.


Los contrincantes aceptaron sin dudar, si Taecito o Tete quería heladito ellos se lo darían. Movieron el cochecito blanco y colocaron sus autos listos para su carrera, enfrente el rubio emocionado alzaba su manita listo para indicar cuando los niños debían arrancar.


— Uno… — grito el rubio levantando su mano, los pequeños se ajustaron a sus asientos, Jungkook giró su gorra y frunció su nariz mientras Yoongi apretaba su volante listo para ganar.— Dos… — los piecitos apretaban el acelerador — Fuera…


Los dos cochecitos salieron disparados. El Rayo Mcqueen y la Jeep avanzaban por el parque, a lo lejos los padres de los niños distraídos en sus celulares mientras los pequeños comenzaba una batalla.


En la primera curva Jungkook pegó su Jeep al cochecito de Yoongi dando un golpe sutil, el quería ganar a toda costa estar con el rubito. Yoongi logró recuperarse a la segunda curva, apretó más su acelerador, vio la meta. Taehyung esperaba dando brinquitos, en un corto tiempo los dos cochecitos pasaron a su lado dando por terminada la carrera.


Los niños bajaron rápido de sus carritos, cada uno con la idea de que habían ganado. Corrieron al rubio para recibir su premio.


— ¡Ja! Gane. Ahora fuera de aquí gasparin— burló Jungkook.


— En tus sueño nariz de tucán. ¡Yo gané!— respondió furioso Yoongi.


— Creo que fue un empate— opinó el rubio haciendo que los niños gritaran.


— ¡¿Que?!


— Llegaron al mismo tiempo, así que ambos ganaron. — aplaudió emocionado.— Primero daré una vuelta con Yoongito y luego con Kookie ¿qué dicen?.

Ni uno gustaba de compartir pero ver la sonrisa cuadrada les hizo asentir.

Yoongi paso aún lado del castaño y tomó la manita de Taehyung para ayudarle a subir a su Rayo Mcqueen, dieron la vuelta prometida mientras Jungkook intentaba componer el carrito blanco sin éxito.


Cuando el primer paseo acabó un emocionado Jungkook aparto a Taehyung de Yoongi para así subir en su Jeep. Dio la vuelta acordada, ambos niños riendo. El rubio se sentía como esos idols a los que le gustaba jugar. Termino con un helado, crepa y palomitas en su pancita.


Antes que su tiempo de jugar llegara a su fin se sentó a ver como los dos guapos niños trabajaban en equipo buscando arreglar su cochecito. Varias niñas se juntaron a su alrededor para ver trabajar a los infantes, suspiros y palabras bonitas animaban a los pequeños enemigos.


— Son tan guapos— dijo una niña al lado del rubio.


— Y son tan fuertes— opino otra niña suspirando— Que afortunado eres Taehyungie.


— Lo soy — presumió el rubio, levantó su manita y aventó dos besos para sus chicos.


Al final su cochecito blanco no tuvo solución. Su tiempo de jugar acabó y detrás de un gran árbol dejó un beso en cada mejilla. Aunque su papi le regaño por descomponer su nuevo juguete, a partir de ese día no dejo de llegar al parque para ver a dos niños esperar por el, siempre era lo mismo carreras para llevarlo a pasear, pasaban los años y los niños no dejaban de pelear por la atención de Taehyung.


Por eso 20 años después Taehyung desde las gradas esperaba ansioso la salida de dos pilotos listos para iniciar la tan esperada carrera en el circuito de Silverstone, era la final Min vs Jeon. La pantalla dejó ver a los ahora hombres guapos y maduros, sus pleitos de niños se transformaron, ya no peleaban por ver quién llevaba al rubio a dar vueltas por el parque, aunque una copa les esperaba como premio, lo que ambos ansiaban era pasar la meta y con eso obtener el si acepto de Taehyung.


El conteo inició, las banderas se ondearon y así los autos avanzaron a gran velocidad.


¿Quién ganará?



None 4 Отчет Добавить Подписаться
32
Конец

Об авторе

••𝚀𝚞𝚊𝚛𝚊𝚗𝚝𝚒𝚗𝚎•• ホぁ !estas entrando a un sitio de pornoche. ⠀⠀⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⠀ →Sweek: kookie_7 →Ao3: kookiered_7 →Wattpad: GgukSeven

Прокомментируйте

Отправить!
AR Aidee Rocabado
Yo se quien gano 🙈
🎀Anaís 🎀 🎀Anaís 🎀
Cuando hay esos finales abiertos, yo siempre quiero segunda parte. Esta es la primera vez que no quiero jshsksj, quiero dejarlo a la imaginación mía 🤭🤭 Me encantó mucho esta OS 💜
~