kookie_red7 ••𝚀𝚞𝚊𝚛𝚊𝚗𝚝𝚒𝚗𝚎••

Jungkook es un idol famoso que solo busca sentir la liberta una vez más. Por eso escapa con sus amigos donde cree nada malo pasara, hasta que un bello rubio lo hace perder la consciencia de sus actos. 🌈Kooktae 🌈Historia 100% mía 🌈One Shot


Фанфик 18+.

#idols #vottom #bts #romance #taehyung #jungkook #itaewoon #kookv #kooktae
Короткий рассказ
92
4.1k ПРОСМОТРОВ
Завершено
reading time
AA Поделиться

𝐔𝒩𝐈𝒞𝐎

★゜・。。・゜゜・。。・゜


Las luces nocturnas , las risas de sus amigos y el por fin estar divirtiéndose sin cámaras de por medio, managers o gente intentando fotografiarlo. Se sentía bien. No recordaba que la libertad se sintiera así, pero era maravilloso. Giro su cabeza para ver a sus amigos reír, seguro el exceso de licor comenzaba a mantenerlos en ese estado de felicidad. Porque si algo tenían en común aparte de la fama, era no ser felices. El precio del éxito les había cobrado más de lo que creyeron. Ahora vivían embargados entre multitudes que juraban amarlos y apoyarlos pero que al primer error les desechaban como si fueran un simple tenedor de plástico. Era horrible. Dar todo de ti, sudar, gritar, cambiar fechas especiales por números de conciertos, dejar a la familia para vivir entre extraños, exponer tus miedos, solo para que más adelante fueran usados en tu contra. ¿Que si valía la pena? No. Pero no había manera de dar marcha atrás, esta atrapado.


Por eso el gran idol Jeon Jungkook aprovecho el fin de la gira para escabullirse con sus amigos, o bueno, personas que compartían el mismo dolor que el. Cogió el auto de su hyung favorito y condujo hasta Itaewon, bebieron y bailaron hasta que sus pies dolieron. Ahora caminaban entre la multitud sin pensar siquiera si alguien les podía recordar.


—¡Hey! Gguk, deja de tragar moscas y date prisa.—grito EunWoo antes de pasar un brazo por los hombros de Mingyu y el otro por los de Jaehyun, se colgó entre ellos riendo sin parar. Tal vez el alcohol ya comenzaba a sacar a flote la parte que juraron no volver a mostrar.


Jungkook baja la mirada a su mano tatuada, pasa un dedo por la tinta oscura y suspira. Corre tras los tres chicos delante de el. Hoy solo importa el, se repite conforme avanza la noche. Tragos de vodka, bailes fogosos, gritos con sus amigos, chicas que no perdieron oportunidad de probar los labios más deseados por la nación. Sus caderas se pegaban a una chica alta y delgada, su cuerpo era apetitoso, ella sabia que podía ofrecer, se restregaba sin censura sobre la hombría del idol tatuado. Este volteo hacia los tres chicos que lo acompañaban. Mingyu tomaba shot de colorido alcohol sin parar, Jaehyun bailaba con dos chicas, una le sostenía la cara mientras le devoraba la boca y la otra le abrazaba por atrás, seguro era una fan que aprovechaba la situación, por ultimo EunWoo estaba tirado en un amplio sillón de aquella discoteca, sus piernas encima del respaldo, abrazaba una botella de whiskey como si fuera lo más valioso.


—Tal vez deberíamos ir a otro lugar. — sugirió la chica en el oído de Jungkook.


El idol estaba por asentir, pero sus ojos se toparon con una silueta que le hizo sentir que perdía el aire en sus pulmones. Abrió la boca como un niño cuando va por primera vez al cine. Escaneo detenidamente al dueño de su atención. Piernas largas, cintura estrecha, brazos delgados y largos, la melena rubia se movía sin parar, mantenía los ojos cerrados mientras bailaba, la nariz perfilada, la boca roja se abría de manera excitante, incitándolo a caminar hacia el. No se preocupo de dejar a la chica sin ni una explicación, solo siguió lo que su cuerpo le ordeno.


Como si el maldito tiempo se detuviera, sintió que sus pasos no avanzaban, sus ojos no se despegaban del precioso ángel rubio frente a el, cuando el aroma, de lo que debía ser su perfume floral, inundo sus fosas nasales. Por fin. Piensa como hacer su presentación para impactar, pero el es Jeon Jungkook de BTS, claro que no lo va a necesitar.


—El cielo debe estar abierto, porque un bello ángel esta justo enfrente de mi.—dijo el famoso idol, sonriendo de lado.


El chico rubio dejo de bailar, su respiración agitada solo lograba excitar más al chico azabache frente a el. Lo escaneo de arriba abajo, cuerpo trabajado, tatuajes, perforaciones, cabello largo y oscuro, piel blanca y unos dientes de ratón. Sentía que lo había visto de algún lado, pero no lograba recordar. Sonrió y negó con la cabeza antes de hablar.


—Prefiero venir del infierno y ser un sexy demonio que te puede poseer. — recalcó la palabra sexy de manera sugerente, dejando que sus labios atraparan al chico frente a el. Lo logro.


—Bueno, bueno, pequeño diablillo ¿No te gustaría arrastrarme al infierno?. — sugirió el azabache, causando la risa en el rubio.


—Puede ser que te arrastre. —levantó una ceja y mordió su labio inferior.


La platica siguió, entre bromas, besos fogosos, toques nada apropiados y bailes pegados, la noche avanzó, Jungkook atrapó con sus fuertes brazos el cuerpo del rubio, no quería despegarse de el. Las manecillas del reloj avanzaron, lanzo su propuesta nada decente, y se alegro de que el chico sexy aceptara. Así que cogió la mano del rubio ángel para seguir el plan que tenia en mente, camino hacia la mesa donde estaban sus amigos.


—¿Pueden volver solos?.— preguntó el idol con tinta marcada sobre su mano.


Los chicos estaban tan ebrios, que solo asintieron. Jungkook salio de aquel lugar, tomado de la mano del desconocido. No importaba que fuera un lugar publico, no importaba que alguien pudiera mirarle, en ese momento sus ojos solo estaban el el chico a su lado. Corrieron de la mano por Itaewon, eran desconocidos queriendo encajar entre las luces de la ciudad, buscaban un minuto lejos de algo que los pudiera regresar a la realidad. Cuando llegaron al elegante Mercedes, el idol abrió la puerta del copiloto para dejar entrar a su próxima victima de amor.


Cuando ambos estuvieron listos para avanzar, el azabache condujo por la ciudad, buscaba un lugar perfecto para culminar ese sueño sexual que en su cabeza no dejaba de pasar. Estaba siendo una buena noche, todo parecía acomodarse para el, solo se percato de un detalle, tenia que asegurarse que una vez todo acabare, el precioso ángel no quisiera hablar.


—Sabes, ahora que lo pienso. No me has dicho tu nombre, ni yo el mio, pero bueno debe ser obvio que lo sabes. —dijo de manera algo arrogante. El rubio despego su cabeza del cristal para ver al chico azabache.


—Cierto.— asintió con la cabeza — No te conozco, pero tienes cara de llamarte fuego, y yo quiero quemarme esta noche. — sonrió y se acerco para devorar la boca ajena, metió su lengua en la cavidad y chupo sin parar.


El beso subió de nivel cuando el rubio bajo su cabeza al centro de Jungkook, abrió el zipper que escondía un regalo para sus dulces labios. Con sus suaves manos cogió el miembro erecto, paso la punta de su lengua rosada por el largo de aquella monstruosidad, su saliva humedecía la virilidad, mientras sus delgados dedos jugaban con las tiernas bolas no muy bien depiladas. Succionaba con fuerza el pene despierto, la salinidad del sudor y el pre semen jugaba con su paladar, un delicioso sabor que disfrutaba sin parar.


El idol apretaba con fuerza el volante, sentía deseo de poder cerrar sus ojos y dejarse llevar, pero la vista de la amplia carreteara le impedía lograr desarrollar con plenitud ese deseo sexual. La lengua cálida del rubio desconocido hacia maravillas, podía escribir miles de canciones describiendo la bella sensación que su pene estaba disfrutando, un indescriptible cosquilleo ataco su pelvis, bajando a su miembro erecto que era cubierto por los belfos perfectos, elevo la cadera queriendo adentra mas su pene en la cavidad bucal, sin contenerse libero su esencia especial manchando la linda boquita que le hizo gozar. El rubio se separo para limpiar su boca con un dedo y chupar lo que por sus comisuras quiso escapar, se acomodo en su lugar como si nada de aquello acabara de pasar.


—No necesitamos tener nombres para coger, así que date prisa y llévame a un buen lugar. — dijo el rubio sin mirar al famoso chico.


Jungkook condujo hacia un lugar fuera de la ciudad, llego después de sentir que su erección no iba aguantar más, detuvo el vehículo frente a una bella cabaña. El rubio giro para mirarlo.


—Podrías ser un asesino y aquí matarme. — sonrió al final — ¡Me encanta! matamé con tu pene asesino.


Ambos salieron del auto entre besos y agasajos, las manos del idol jamas soltaron los glúteos definidos, ni siquiera para abrir, con una mano se dispuso a batallar contra la madera, mientras con la otra intentaba ubicar la perfecta hendidura para palpar con sus traviesos dedos. Una vez estuvo dentro de la construcción, levanto al bello ángel entre sus brazos, sin importar tropezar con los muebles, camino hasta llegar a la habitación que usaba cuando quería escapara de los demás, un rincón que el compró para olvidarse incluso de su nombre que ahora le atosigaba. Dejo al cuerpo caliente sobre el piso para insistir con la duda que lo consumía.


—¿Enserio no me dirás tu nombre? ¿que diré cuando quiera gemir cada letra de tu nombre mientras te penetro muy duro?.


—No te preocupes por eso, tu boca va estar muy ocupada. — el rubio pego sus labios a los contrarios. Paseo sus dedos hacia el pantalón del azabache, abrió el zipper y metió sus manos para tocar la retaguardia contraria, apretó divertido. —Podría adentrarme en ti. —susurró cerca de los labios.


—Ni de chiste precioso.— respondió rápido el idol— Esta noche vas a recibirme completo. — volvió hacia el moreno rubio y con furia comenzó a quitar las telas que impedían pudiera besar toda la silueta ardiente.


Una vez el cuerpo moreno estuvo tendido sobre el colchón sin nada mas que la piel sudada y ardiente, lista para ser besada. Jungkook retiro sus prendas y camino para subir sobre el rubio hasta la altura perfecta para besar los muslos depilados, le giro para poder admirar el gran trasero respingón, sin contenerse su lengua se adhería a la piel sobre los glúteos, haciendo que el rubio desconocido no parar de gemir sin parar. El idol tomo la cintura e hizo que el chico elevara sus trasero, con sus manos separo las nalgas y así apreciar esa cavidad lista para ser palpada.


—Estoy viendo la puerta del infierno. —bromeó el idol — Querido demonio soy Jungkook, ya debes saberlo, así que creo que por mis malas acciones tengo ganado el acceso a este oscuro lugar.


Metió la punta de su lengua a la cavidad anal, el rubio apretó las sabanas al sentir la humedad. La rica sensación le hacia mover su cuerpo adelante y atrás buscando más profundidad.


—¡No pares! ¡maldición! Entra, bebé, entra a mi infierno. —gimió el rubio.


Jungkook acato la orden, para hundir su musculo húmedo dentro de la oscuridad, sus manos apretaban y separaban las nalgas, mientras el rubio con una mano se comenzó a estimular su virilidad. Ambos miembros crecian, uno moría por explotar al sentir su cuerpo sobre estimular, y el otro ante el deseo de hundirse sin parar. El idol vio como el chico exploto, salpicando sus sabanas recién compradas. Salio de ese escondite y sonrió, no podía acabar, no aun. Giro el cuerpo y se pego a los belfos, el beso se torno sucio entre mordidas y lenguetazos, sus manos seguían pegados cerca del lugar de la perdición, un dedo se colo al interior, haciendo que por la sorpresa el rubio le mordiera. Movía el dedo medio sin parar, cuando el espacio dejo de ser tan estrecho, metió el indice, abrió el espacio hasta que el rubio ordeno que estaba listo.


—¡Jodido infierno! Mételo, mételo, bebé, lo necesito.—suplicaba el moreno.


—¡Shhh! — el miembro erecto del azabache se ergia dominante, la punta brillante, los testículos cargados esperando vaciarse. Sus manos tomaron las suaves piernas y las dejaron pegadas al pecho del moreno, dejando a la vista la perfecta cavidad rosada. Tomó su virilidad y masturbo un poco antes de adentrarse.


La boca del rubio se abrió al sentir un intruso en su cavidad anal, apretó con fuerza sus piernas contra su pecho. El idol apretaba la parte de las caderas morenas con fuerza, mientras embestía con rudeza contra la entrada apretada. Los gemidos y gruñidos inundaban la habitación oscura. Cuando el rubio no pudo sostener más sus piernas, Jungkook se adentro más, viendo el pecho expuesto se dedico a chupar los tiernos pezones, lamió hasta dejarlos tan parados y apetitosos. Los duros movimientos se intercalaban con besos fogosos y una que otra mala palabra, cuando el azabache sintió la entrada apretar, despego sus labios del rubio, solo para ver como el pene de este liberaba tiras de semen espeso sobre su cuerpo, siendo una escena tan sensual, sintió su orgasmo pegar, libero su esencia viscosa, antes de terminar de derramar la sustancia, tuvo la idea de sacar su miembro y salpicar con el liquido blanco, el abdomen del moreno. Su semen se combinaba con el del contrario y para el eso era de lo más excitante que pudo haber visto.


Tirados en la cama, respiraban pesado, sus cuerpos sudados, los cabellos alborotados y los corazones acelerados, Jungkook se giro y cogió el cuerpo, lo pego contra el suyo y ataco los belfos, no pensaba desaprovechar la noche, por fin estaba siendo libre y lo iba a disfrutar junto al ángel a su lado.


—¿Más?.— gimió el rubio antes de sentir como la dureza del contrario volvía a entrar.


— No tengo las puertas del infierno abiertas todos los días, dulzura.— dijo mientras se enterraba en la oscuridad de la cavidad.


Los gemidos volvieron a sonar, con los chasquidos de besos y el choque de las pieles friccionando. El sexo duro no acabo hasta que la noche termino. Cansados de los múltiples orgasmos y posiciones divertidas que experimentaron, el idol termino rendido, durmiendo con sus brazos rodeando el cuerpo contrario, no sin antes besar la nuca. El calor que emanaba el rubio le hacia sentir comodidad. en ese momento no existía el famoso cantante, solo un chico que buscaba ser amado y cuidado, alguien que necesitaba palabras de amor y sonrisas detrás de las cámaras.


El sonido lejano de su celular le hizo abrir los ojos con cansancio, sintió el frió del cuerpo ausente a su lado, pestañeo y se topo con la soledad, una vez más. Se sentó en el mullido colchón, paso su mano por su rostro adormilado, suspiro frustrado. ¿Cuando iban a terminar las decepciones? ¿cuando podría despertar a lado de su ser amado? ¿Que pasaría si gritaba su verdad? ¿perdería a sus fans? Se volvía complicado fingir ante las cámaras, cuando la realidad lo azotaba en la soledad. Se levanto y cogió el celular para ver las múltiples llamadas de "su opresor". No tenia ganas de lidiar con el, así que se fue a los mensajes, el grupo de sus amigos le reclamaba el dejarlos botado para ir a coger, rió. Vio el chat de Taehyung, sonrió con verdadero anhelo y vio el tierno mensaje que dejo.


"Buenos días Jungkookie, espero regreses pronto a casa. Jin hyung y Nam hyung están molestos porque tomaste el coche de Jin. Y Bang esta como loco buscándote."


Se imagino el porque le buscaba, anoche había sido descuidado, pero nada que no se pudiera resolver. Se cambio y condujo hacia la ciudad. En el camino el celular sonaba sin parar, cansado se dispuso a contestar, era Bang, una vez más.

—¿No puedes esperar a que llegue a casa?.— preguntó molesto el idol.


—¡No! no puedo, tus irresponsabilidades me están costando dinero.


Claro, solo eso importaba, que los ceros en su cuenta bancaria incrementaran, su felicidad podía esperar si billetes nuevos llegaban.


—¿Sabes la estupidez que hiciste? ¿Eres consiente? No pienso soportar mas de tus berrinches de niño mimado. —dijo molesto el gran CEO.


—¡Si, si! ¿Ahora que hice mal? ¿Salir con mis amigos a pasarla bien un rato es pecado?— dijo mientras apretaba molesto el volante del auto de su hyung.


— Eso no me molesta, hemos hablado de que puedes salir, pero debes avisarme. Lo que me molesta es las fotos que me ha enviado Dispatch.


—¿De que hablas? — se imaginaba que tendría que ver con cierto rubio de piernas largas y cuerpo deseable. En su defensa el alcohol le hizo ignorar las consecuencias de pasearse en lugares públicos de la mano de semejante belleza masculina.


—No te hagas el tonto, sabes bien de que hablo. ¿Cuantas veces más lo harás? Llegara un punto donde ni todo el dinero podrá callar los rumores ni menos borrar las evidencias. ¿Lo sabes? — el idol no contesto, sabia que tenia razón en eso, pero, algo dentro suyo deseaba que la verdad saltara, no quería callar mas.— Jungkook. No puedes seguir con esos encuentros "casuales" con Taehyung, no pueden salir y jugar con sus fetiches de desconocidos para irse por ahí.


Lo sabia, llevaba tiempo, años, saliendo con su compañero, en ocasiones fingían no conocerse para luego escaparse, tener la mejor noche como seres ajenos a la realidad. La noche anterior cuando cogió el auto de Jin, al poco tiempo Taehyung salio por su lado. Ambos acordaron encontrarse en cierta discoteca, fingir no saber nada del otro y luego huir a su hogar para tener una noche de libertad. Al amanecer uno de ellos se iba antes para evitar ser vistos, esta ocasión Taehyung salio antes, no sin dejar un gran beso y un dulce te amo.


— Bueno ¿y de que son las fotos ahora?.— respondió tranquilo.


—La discoteca en Itaeweon, tienes a Taehyung pegado a ti, le estas besando sin pudor alguno ¡Joder! ¿Tienes idea de cuanta gente tendremos que callar?.


—¿Como esta Tae? ¿Sabe de esto?.— no le importaba pagar, solo saber que "su ángel" quedaría exento de cualquier problema.


—No sabe nada aun. Yo si recuerdo nuestro trato. Taehyung no sera sancionado, lo protegeremos, pero tú no te escapas, acepte vender la nota de que saliste con tus amigos.


—Eso esta perfecto para mi. —sin esperar más colgó.


Ya tendría tiempo de arreglarse con Bang, ahora solo quería llegar a la casa con los chicos, besar a su amado y planear su próximo escape. El precio de la fama le había robado la libertad, pero el amor junto a Taehyung le devolvió las esperanzas para luchar, esperaría paciente a liberar por lo alto el amor que sentina por su compañero de trabajo. Por el momento disfrutaría de los recuerdos de la noche.


■■■


Eso fue lo que en verdad pasó en Itaewon, jaja.

Bueno prefiero engañarme y crearme esta versión.

29 августа 2020 г. 14:46:31 4 Отчет Добавить Подписаться
65
Конец

Об авторе

••𝚀𝚞𝚊𝚛𝚊𝚗𝚝𝚒𝚗𝚎•• ホぁ !estas entrando a un sitio de pornoche. ⠀⠀⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⠀ →Sweek: kookie_7 →Ao3: kookiered_7 →Wattpad: GgukSeven

Прокомментируйте

Отправить!
AE Alejandra Espitia
Definitivamente eso fue lo que pasó Por cierto ame con locura este fic!!,💖💖
AR Aidee Rocabado
Para mi tambien paso eso bro 😏
K T K T
Lo ame con mi vida
~