kookie_red7 ••𝚀𝚞𝚊𝚛𝚊𝚗𝚝𝚒𝚗𝚎••

Donde Jungkook tiene que prepararle su rica leche con chocolate a su bebito antes de irse a dormir o este no le dejará tocarlo. 🍫KookTae 🍫Historia 100% mía 🍫One Shot 🍫Fluff/Contenido Explícito. 🍫Alteración de edades: ▪︎Jk: 26 años ▪︎Th: 22 años


Фанфик 18+.

#fluff #leche #jungkook #taehyung #vottom #chocomilk #kookv #kooktae
Короткий рассказ
96
4.6k ПРОСМОТРОВ
Завершено
reading time
AA Поделиться

🍼Parte Única

Un menudito rubio, se paseaba por el departamento que compartía con su novio, con una ancha playera blanca sin decorado, cortesía del musculoso pelinegro, las clavículas luciendo sin parar, sus piernas delgadas quedaban expuestas, el largo de la prenda llegaba al punto perfecto de los muslos donde dejaba la tersa piel morena a la vista. Abajo no usaba más que las lindas braguitas que le encantaban color amarillo. Mantenían sus pompitas bien levantaditas, haciendo que la playera amplia se pegará en esa zona, sus piececitos cubiertos por las pantuflas de ositos.


Caminó hasta llegar al amplio sillón color rojo, se dejó caer haciendo que la camisa blanca se ondeara. Hundió su carita en los cojines y luego se giró para acomodar sus pies sobre el respaldo, ya estaba listo para su hora favorita.


— Ggukie hyung.— gritó el morenito, movía sus piecitos esperando.— Ya estoy listo.— indicó.


En la cocina el musculoso chico tatuado, yacía apurado. Sus piernas bien torneadas se movían por el amplio lugar buscando lo necesario, se colocó enfrente de la alacena para coger la leche que recién había comprado.


— ¡Ya voy cielito!.— gritó desde la cocina.


Calentó la lechita y una vez estuvo tibia, con cuidado la retiró de la llama de la estufa, volvió hacia la alacena y tomó el bote de chocolate en polvo. Buscó el vasito con chupete que había comprado para su cielito y empezó a preparar lo indicado.


Dos cucharadas del polvo oscuro y delicioso, una taza de leche tibia, media cucharadita de azúcar y agitaba con sus fuertes brazos el vasito decorado de gatitos.


Una vez estuvo listo, caminó hacía la sala para toparse con su bebito. Eso era Taehyung para Jungkook, un lindo bebé que debía cuidar y amar, uno que su corazón había robado, y que con locura amaba ser mimado.


— Ya te preparé tu chocomilk cielito.— mostró el vasito y el morenito extendió sus manitas.


— Dámelo Ggukie.— pidió dulcemente. Cogió su vasito y dio un sorbito. Estaba tibia y deliciosa, justo como a el encantaba.— ¡Yumi!.— soltó contento.


Jungkook mantenía sus manos dentro de los pantalones de tela, su torso bien marcado y tatuado estaba descubierto. Sonrió al ver cómo su cielito juntaba ambas manitas al rededor del vasito, su boquita paradita mientras succionaba del chupete para sacar más de la rica bebida. Se acercó al sillón y con cuidado levantó el cuerpecito para colocarlo sobre su regazo, la cabecita rubia sobre el pecho, las piernitas extendidas, moviendo los piecitos sin parar. No hubo quejas por el menor, ni tampoco soltó su vasito, solo se acomodó para seguir chupando.


— ¿Te gusta la lechita que tú novio hace para ti?.— preguntó el mayor mientras acariciaba los cabellos rubios con una mano y con la otra las piernas delgadas.


— Mmju~.— respondió el morenito, cerró sus ojitos por unos minutos, sintiendo las caricias que su novio le daba.


El rubio amaba ser acariciado mientras bebía su rica bebida calentita, por el borde de su boquita una línea de chocomilk se escapó, pero el mayor con su pulgar lo cogió y lo llevó a su boca, haciendo que el menor soltará su vasito.


— Ggukie, no te tomes mi lechita.— le miró con el ceñito fruncidito y con el enorme pucherito.


— Pero cielito, la lechita estaba por caer a tú ropita y mancharte.— se excusó el pelinegro.


Taehyung volvió a su vasito, ya solo quedaba un poquito de la mezcla deliciosa. Cuando el último sorbo quedaba, quito la tapa con chupete y como un niño glotón bebió lo sobrante sin importar manchar su boquita rosita.


— Mmmm, deliciosa.— dijo el menor, encima de su boca restos de chocomilk y un gracioso bigote de chocolate se había formado.


— Bueno mi cielito.— tomó el vasito y lo dejo a un lado, subió sus manos un poco más arriba de los muslos, sintió la tela de algodón de las braguitas de su bebito. — Entonces, es hora de hacerte el amor.— besó la boquita con pasión, sintiendo el sabor al chocolate con leche.


Así eran los novios en ese hogar, una rica lechita con chocolate para alimentar al menor y luego con besos y caricias hacerle el amor. Un ritual que ambos adoraban.


— Bueno Ggukie hyung, aún quiero un poco más de lechita.— dijo coqueto el rubio después de separarse del profundo beso. Bajó sus manitas para tocar por encima de la tela el ya creciente miembro de su amado.


— Eso tendrás mi bebito. — acostó el cuerpecito sobre el sillón y levantó la playera blanca.— Ggukie te dará de su lechita.


Taehyung sonrió y con su manita volvió a apretar el lugar donde se guardaba esa otra bebida que solía tomar después de su rico chocomilk.


El mayor se agachó para comenzar a chupar los pezoncitos oscuritos, con su lengua bordeaba las tetas del morenito para luego pellizcar con sus manos. Taehyung por su parte metía su mano en el pantalón de su amado, tocaba la gran polla y luego subía hasta las bolas, daba leves apretones.


— ¡Ah! Cielo.— gimió el pelinegro al sentir como la manita de su bebito lo estimulaba.


Sin esperar más sentó al menor para quitar la gran playera, la aventó por algún rincón, se levantó y de un tirón bajó su pantalón junto con su bóxer. Dejo la linda braga del menor, pues le gustaba ver como su entrepierna se ajustaba entre la delgada tela delicada. Volvió para continuar con su cometido, hacerle el amor como un loco a Taehyung.


Con astucia subió las piernitas sobre sus hombros, con la mano tatuada se hizo un camino entre las bragas, jaló la tela que cubría su entrada y sin permiso jugó por la zona deseada. Los gemidos del morenito no esperaron, amaba sentir las manos rasposa jugar con su entrada, pero amaba más cuando Jungkook usaba su lengua.


— Ggukie.— llamó al mayor.— Usa tú lengua.— pidió bajito.


El mayor acató la orden de su cielito, con sus manos tomó el pedazo de tela que le impedía poner toda su boca en el cálido espacio. Con la punta de su músculo húmedo paso por la apertura profunda, hundió la punta y luego salió. Repitió la acción mientras con la mano libre estimulaba los pezones del mismo color que la rica bebida que su bebito amaba.


Ambos estaban sobre estimulados y listos para continuar. El mayor deseoso de más, levantó el cuerpecito aún con las piernas en sus hombros. El menor se sostuvo fuerte apretando con sus muslos y brazos el cuerpo contrario.


— Gguki ¿ahora qué?.— quería seguir sintiendo la lengua de su novio.


— Cielito, quiero hacerte el amorcito en nuestra cama, ¿no quieres?.


Taehyung miró la habitación, esa noche buscaba algo más que mimitos y hacer el amorcito de manera dulce. Negó con su cabecita y señaló el sillón rojizo.


— Pero cielito, luego te dolerá la espaldita. — intentó convencer el mayor.


— Quiero en el sillón.— pidió con su vocecita ruda.


Jungkook no podía negarse, así que colocó a su niño en el mullido lugar, solo que esta vez con la preciosa carita contra los cojines. Jaló la braguita hasta sacarla por las delgadas piernas doradas, se acercó y volvió a besar a su cielito, metió su mano grande entre las nalgas y comenzó a hacer movimientos rápido.


El bebito del mayor movía su cuerpito para recibir más mientras soltaba de la boquita rosita y aún manchada de chocolate los gemidos más excitantes. Intercalaba los suaves gritos de pasión por ricos besos con sabor a amor.


— Ggukie.— llamó.— No quiero correrme así, porfi entra en mi.— pidió dulcemente, pero el mayor tenía otros planes.


Con su gran fuerza levantó una vez más el cuerpito ya sudadito, se sentó en el sillón y dejó al menor de rodillas, si el niño quería la lechita de Ggukie, la tendría.

Taehyung sonrió entendiendo lo que su novio buscaba. El ya había sido estimulado y el pobre pene abandonado de su amado solo había sido tocado. Tomó la longitud con su manitas chiquitas y comenzó a resbalar de arriba a abajo.


— He sido un buen bebito, pero no he quedado llenito.— habló con la voz dulce e inocente.— ¿Podría tomar otro vasito de lechita calentita?.


— Mi cielito, a ti no te negaría nada.— enredó sus dedos entre los cabellos rubios.— ¿Por qué no comienzas a chupar para sacar tu rica lechita?.


El rubio miró la gran longitud, amaba ver el pene de su novio, tan grande, tan grueso esa vena que resaltaba a lo largo, la punta brillante esperando por ser besada. Pegó su boquita y dejaba suaves besitos, luego su lengüita lamia a lo largo, hasta llegar a la zona del vello rizado, su naricita topaba con ese lugar, pero no importaba, comenzó con fuertes succiones sin usar sus dientecitos, su lengua ayudando a mejorar la acción.


Jungkook mantenía su vista en su bebito, quien como todo un experto mamaba su miembro viril. La saliva del rubio se mezclaba con su líquido pre seminal. La lengüita de su cielito hacía maravillas. Sentía el familiar cosquilleo que lo llevaba a su glorioso éxtasis.


— Cielito, ya casi viene tu lechita. — gimió.— Bebela toda.— alargó la última letra y echó su cabeza hacia atrás.


El menor sintió su boca comenzar a ser llenada del líquido viscoso, tragaba rápido, pues la cantidad era abundante, sentía el chorro entrar sin parar para bajar a su garganta. Una idea se asomó en su cabecita. Estiró su manita a donde estaba su vasito y con rapidez quitó su boquita para poner el artefacto con decorado de gatitos. Gotas de semen espeso y caliente eran vaciados mientras el feliz Taehyung pasaba su lengüita por las orillas de sus labios. Una vez su novio se vació, dejó su vasito en su mesita, no sin antes taparlo.


— Ggukie hyung tiene una rica lechita.— dijo aún arodillado. Se levantó y subió al regazo del mayor que aún seguía extasiado. Movió sus caderitas contra el bulto aún creciente.— Dame más mimitos, rápido Ggukie, mete tu coso en mi totito.— exigió y besó los labios que amaba. La salinidad del semen ahora reinaba en la boquita de Taehyung.


Jungkook sonrió al escuchar a su cielito, sujeto las caderas con fuerza medida para coordinar los movimientos de su bebito. En segundos su pene estaba de vuelta duro como una piedra.


— Entra ya.— pedía el morenito nada paciente. — Rellena mi cuerpito de tú lechita, Ggukie hazlo.


El mayor acomodo su pene justo en la entrada y entró de una estocada, haciendo que la boquita exigente se callara para poder comenzar a gemir. Taehyung cerró sus ojitos al sentir el gran pene hacerse lugar entre su cavidad, se quedó quietecito haciendo puñitos sus manitas sobre los hombros de su novio. Cuando el dolor se volvió deseo, movió sus caderitas para iniciar la acción que disfrutaba.


Los cuerpos se movían a un ritmo coordinado, Jungkook besaba sin parar al menor, con una mano acariciaba el pene de su amor, mientras su bebito brincaba como conejito.


—¡Si! Mmmgh~.— gemía sin parar el morenito. Sus manitas funcionaban como apoyo, mientras las rudas manos tatuadas le sostenían por los glúteos y le impulsaban a brincar más, estaba por culminar. Paso su lengüita por su boca probando una vez más la mezcla de sabores que en su boca había quedado.


— ¡Oh! Bebito, me recibes tan bien, tu culito se traga toda mi polla. — el pelinegro, estampó con fuerza moderada su palma sobre la tierna piel de las nalgas acaneladas, un sollozo de placer le indicó que le había encantado.


Duras estocadas estaban siendo dadas, Taehyung no pudo más al sentir una mano agitar su pene sin parar a la par que su totito estaba siendo perforado por la gruesa virilidad, abrió sus ojitos con sus pupilas dilatadas y su boquita para gritar mientras tiras blancas eran expulsadas.


Su abdomen recibió la esencia de su bebito, sintió como las paredes anales apretaban llevándole a la cúspide del placer, apretó las nalgas, buscando separar más para enterrarse y entonces se corrió con un grito varonil, su semen llenado la estrechez.


El rubio dejó caer su cabecita en el hombro tatuado, respiraba agitado. Después de unos minutos sintió las caricias en su espalda. Jungkook se levantó sin sacar su pene del cálido interior, para caminar a la habitación, pero su cielito lo impidió.


— ¡Espera! Gguki mi lechita.— tenía las piernitas enredadas en la cadera. Señaló su vasito. — La saque con mi boquita y quiero acabarla.


Como todo novio consentidor,Jungkook salió del interior haciendo un sonido de "bloop" un chorrito de su semen escurrió por sus piernas del culito de su bebito. Tomó el vasito y emprendió su camino al lugar deseado.


Acostados en la amplia cama, yacía Taehyung que bebía los restos de su lechita viscosita, sus manitas agarrando el vasito de gatitos mientras movía sus piecitos. A un lado Jungkook veía embelesado a su cielito. Lo mejor de preparar el rico chocomilk comenzaba cuando esta se terminaba y su bebito exigía más, pero ahora una porción sin el chocolate agregado.


¡Fin!

29 августа 2020 г. 14:45:37 1 Отчет Добавить Подписаться
59
Конец

Об авторе

••𝚀𝚞𝚊𝚛𝚊𝚗𝚝𝚒𝚗𝚎•• ホぁ !estas entrando a un sitio de pornoche. ⠀⠀⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⠀ →Sweek: kookie_7 →Ao3: kookiered_7 →Wattpad: GgukSeven

Прокомментируйте

Отправить!
~