Короткий рассказ
93
4.5k ПРОСМОТРОВ
Завершено
reading time
AA Поделиться

⊱✿⊰Único⊱✿⊰

✦---------------|•❁•|---------------✦


¿Quién es Jeon Taehyung?


Modelo y actor, tiene 24 años. Ha sido ganador del rostro más bello por tres años seguidos y se especula que este año también ganará. En cuanto al amor, es bien sabido que su corazón pertenece al famoso boxeador Jeon Jungkook. Es mejor no mirar demasiado al bello modelo o una reconstrucción facial te puedes topar.


Que no te engañe. Jungkook no es un ser dulce que llegará y te dirá "buenos días" para después besar tu mejilla, invitarte un café y enamorarse, eso es imposible. A menos que seas Taehyung. A sus 27 años conoció al precioso modelo, fue persistente, romántico y delicado con el castañito. Tardo un año en recibir el si del menor, dos en que aceptará casarse y ahora con 30 años no pedía nada más en la vida que estar con su muñequito.


Por eso ahora preparaba con esmero la mesa de manera romántica. No cumplían meses, pero Jungkook solo quería celebrar el tener a su lado al más precioso ser humano, quería sorprender a su hermoso esposo. Las velas siendo la única luz, los pétalos de rosas regados para que los pies delicados de su bello modelo no tocarán el suelo, no era digno de ser tocado por eso pies preciosos. La comida había sido preparada con amor y con ayuda del mejor chef. La champaña costosa exportada de Francia, el chocolate mixto,el blanco de Suiza y el oscuro de México, todo para hacer el postre que la boquita rojita iba a degustar. Estaba todo listo.


Arregló su traje, miró sus manos. Aún tenía algunas heridas de la última batalla. Recordarla le hacía enojar, su oponente no había sido más que el mismísimo Park Seojoon, el idiota que acosaba a su muñequito. Por eso ahora estaba en una cama intentando recuperarse, no se arrepentía.


Escuchó como la puerta era abierta, vio a su esposo entrar tan hermoso como siempre. Sus finas, largas y delgadas piernas se movían con elegancia, su estrecha cintura era ceñida por la camisa blanca con verde, una obra de Versace, los pantalones ajustados color blanco, ¡Gracias Dior! Por esa colección que resaltaba el trasero de infarto, y los zapatos cafés de Gucci que lucían como dos piezas de arte en esos primorosos pies. El modelo vio todo con sus ojitos brillantes, sus manos delicadas caen sobre su rostro. El diamante en su dedo anular no tarda en brillar, cortesía del boxeador. Está asombrado.


— Amor ¿qué es todo esto?.— pregunta el menor corriendo hacía el boxeador. — ¿No me digas que olvide nuestro aniversario?.


— No mi muñequito.— se apresuró a decir pues no quería ver un puchero angustiado en esa carita tan hermosa.


Con cuidado, como si fuera una pieza de cristal, Jungkook lo coge. Sus manos tatuadas sobre la cintura hacen que eleve del suelo al menor y que su boca ansiosa provoque una colisión de belfos. La saliva es intercambiada, como un amoroso trato. Donde el mayor ofrece su boca para llenar de cariño y amor al tierno modelo que se ha robado todo su corazón.


— Mi muñequito ¿Te gusta?.— pregunta el mayor.— Quería sorprenderte.


— Me encanta amor, es precioso. Aunque al principio creí que no habíamos pagado la luz y nos la habían cortado. — mantenía sus brazos alrededor del cuello de su esposo y sus piernas enrolladas en la cadera.— Te amo.


— Te amo más mi muñequito. Vayamos a comer lo que preparé.


Con sutileza digna de admirar, el boxeador dejó sobre la silla fina el cuerpo que amaba decorar con dulces besos y caricias, besó la piel canela del cuello sin llegar a dejar marcas. Pues creía que la tersa piel del miel no merecía ser marcada por nada. Puso sobre los muslos la servilleta y sirvió en la mesa la cena.


No se cansaba de ver lo hermoso que era su muñequito. Toda una obra de arte. No quería ser exagerado, pero enserio se sentía afortunado. Taehyung no solo era una belleza física, también tenía el corazón más precioso, era noble, cariñoso, admirable y responsable. Haría todo por el, incluso usar sus puños para alejar todo mal.


— Amor ¿qué tanto me miras?.— preguntó el menor cortando trozos del filete a las finas hierbas.


— Me encanta verte, te juro que no hay día que no admire tu belleza. Todo lo que haces me hipnotiza. — confesó enamorado.— A veces no puedo creer que sea yo el afortunado de hacerte el amor por las mañanas.


— ¡¡Jeon Jungkook!! Basta. Me sonrojas.— cubrió su rostro.


Continuaron su cena entre platicas, donde claro el mayor elogiaba a su esposo. Una vez el filete fue terminado, Jungkook saltó de su lugar para tomar en brazos a su esposo. Puso algo de música suave y comenzaron a danzar. Inhalaba la fragancia cara que se mezclaba con su aroma natural. Nada olía mejor que Taehyung con Chanel.


— Te amo demasiado mi muñequito.— dijo mientras sostenía el cuerpo pegado a su duro pecho. Su corazón latía acelerado. — No quiero que te hartes de mi pero soy el más afortunado.


Taehyung jamás se cansaría de ser elogiado por el hombre que amaba. Con una sonrisa cogió el rostro para besar los labios. Su cuerpo caliente exigió ser levantado para ser llevado al cómodo colchón. Le encantaba la manera en que Jungkook le hacia el amor.


Le trataba con delicadeza. Primero se encargaba de llenarlo de besos y caricias, siempre buscaba maneras nuevas de provocarlo. Ni un centímetro de su piel morena quedaba sin ser besada, las manos que muchas veces dejaban golpes mortales, sobre su piel se hundían para acariciar con finura, suaves mimos eran depositados para después encargarse de estimular la entrada celestial que su esposo adoraba.


El boxeador disfrutaba tratar como rey a su muñequito, verlo gemir su nombre, aún haciéndole el amor lograba verse tan elegante y delicado. Gemidos que eran música a sus oídos, los rasguños a su espalda eran bendiciones para el. Con orgullo introducía su lengua en la cavidad cálida que luego lo recibía. No había asco, solo amor y excitación. Sus dedos eran glorificados por lograr que la preciosa boca se abriera y que la entrada de su muñequito se abriera.


Cuando todo estaba preparado, el boxeador se introducía lentamente, con cuidado. Tenia que hacerlo así, no quería lastimar, solo hacer gozar. Mientras la estrechez se adaptaba a su virilidad no paraba de repartir besos y halagos. Una vez el modelo se adaptaba movía esas caderas para iniciar la danza entre los cuerpos. Chasquidos, gemidos, embestidas y un sin fin de "Te amo" llenaban la habitación.

— Me encanta como me haces el amor.— el modelo yacía sobre el pecho sudado, acababa de tener su tercer orgasmo y estaba muy cansado.


— Yo amo hacerte el amor, pero muñequito no seas tan bruto a la próxima, pude lastimarte.— el menor estaba tan excitado que minutos atrás sobre el regazo del boxeador no esperó para clavarse de un senton, soltando un gran grito.


— Amor, un poco de salvajismo no nos vendría mal.— respondió coqueto.


— Mmmmm. No me convences, no puedo permitir que nada, ni nadie te lastime, ni siquiera yo.


No se dejaría convencer para tratar a su muñequito con rudeza. Era una pieza delicada que debía de cuidar. Más fino que un diamante y más frágil que el cristal.

Para Jeon Jungkook su precioso Jeon Taehyung era lo más delicado.


✦---------------|•❁•|---------------✦


27 августа 2020 г. 16:02:46 3 Отчет Добавить Подписаться
85
Конец

Об авторе

••𝚀𝚞𝚊𝚛𝚊𝚗𝚝𝚒𝚗𝚎•• ホぁ !estas entrando a un sitio de pornoche. ⠀⠀⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⠀ →Sweek: kookie_7 →Ao3: kookiered_7 →Wattpad: GgukSeven

Прокомментируйте

Отправить!
AR Aidee Rocabado
Siempre me e imaginado que pasa si se muere tae, uf kookito lo sigue
JTkim01 JTkim01
Me encantaaaa, necesito 2 parte de este arte ✌🥺💜

~