kookie_red7 ••𝚀𝚞𝚊𝚛𝚊𝚗𝚝𝚒𝚗𝚎••

Una rivalidad de poder desatara una gran rivalidad entre Jeon Jungkook y Kim Namjoon. El primero busca derrocar a toda costa al "perfecto hombre ". En su camino conocerá al que podría ser su debilidad, pero solo había un problema, Taehyung es hijo de su mayor enemigo. Tendrá que tomar la mejor decisión. ¿Matar o Amar? □Kooktae □One Shot ■Historia 100% mía


Фанфик 13+.

#romance #mafia #namjoon #armas #jungkook #kookv #taehyung #mpreg #vottom #kooktae
Короткий рассказ
92
4.4k ПРОСМОТРОВ
Завершено
reading time
AA Поделиться

Único

El dragón negro era muy reconocido en todo el país, incluso su nombre comenzaba a sonar por todo el continente con fuerza. No era un buen hombre,sus manos llevaban varias vidas acabadas. Jeon Jungkook podía presumir de muchos lugares en el cementerio del cual el fue el artista de dichas muertes.


Un hombre rudo, feroz,grande e importante. ¿Debilidad? No existía o eso creía. Poco creyó descubrir su talón de aquiles frente a un colegio religioso.


En su gran auto blindado hacía su habitual recorrido, tenía en la mira a un nuevo enemigo. Kim Namjoon. Un nuevo villano que parecía manejar bien al pueblo coreano, por los días el político ideal, el gran hombre de familia y por las noches un mafioso brutal. Jeon quería quitarlo de su camino, pues era una piedra estorbosa.


Por eso ahora buscaba el perfecto punto débil, había muchos rumores de que el perfecto hombre de familia, escondía un lindo bastardito. Ese era el gran secreto que planeaba descubrir. Su mano derecha, Hoseok. Le informo que era un joven de 17 años, su madre había sido borrada del mapa, apenas el menor nació. Ahora se criaba bajo el cuidado de varias monjas.


-¡Detén el auto!-exigió el gran hombre mafioso. Fijo su vista en aquel colegio bien vigilado esperando ver a su pequeña presa. Pasaron varios minutos y el chico que Hoseok describía no salía. Se impaciento- Llama a Hoseok ¡ahora!- pidió a su chófer con gran voz.


El amable conductor acató la orden en segundos, marcó con dedos temblorosos, primer timbre, segundo timbre, tercer timbre...


-Adelante- respondió la otra voz a través de la línea.


-Llevo mucho rato aquí y no veo al mocoso- escupió con enojo el gran dragón negro- ¿Investigaste bien?


-Jeon lo hice, el chiquillo debe estar por salir no impacientes.


El mencionado volteo los ojos enojado, como odiaba esperar. Paso una mano por su cabello negro y así desordenarlo en una suaves ondas que cubrían su frente. Estaba por replicar, cuando algo llamó su atención. Una linda melena rubia se meneaba con dulzura, sus ojos bajaron más, se encontró un rostro perfecto, podía verse con claridad la belleza esculpida, linda nariz perfilada, cejas pobladas, ojos marrones y una boca rosada. Trago saliva e ignoro las voces a su alrededor. Sus ojos siguieron viajando al dueño de su atención. Un delgado cuerpecillo bien dotado, unas caderas de infarto y unas piernas kilométricas que hacían del muchacho toda una lista de infarto. Abrió la boca.


-¿Jeon? ¿Sigues ahí?- preguntó Hoseok preocupado al no recibir respuesta a su llamado.


No quería reaccionar. Estaba a escasos metros del ser más bello que hayan creado. Quería tocarlo y comprobar que era real. Tan entretenido estaba, que olvido la verdadera razón por la que había viajado.


-S-señor- dijo con miedo el chófer para llamar la atención de Jeon.

Reacciono por fin.


-¿Que?- dijo medio molesto, aún con la vista fija en el dueño de la melena rubia.


-El objetivo está afuera, cerca del portón, a lado del chico rubio.


¡Mierda! Se maldijo internamente Jungkook. Siguió la indicación de su chófer, solo para comprobar que su objetivo estaba a escasos centímetros del rubio que le había conquistado. ¡Doble premio! Pensó.


-Espera a que avancen unas calles y lo tomamos.


El rubio y el objetivo caminaban por las calles, ambos con un uniforme de dos piezas, shorts negros, una camisa blanca bien fajada con una corbata gris, calcetas blancas altas y zapatos oscuros. Las mochilas de colores colgadas en la espalda. Jeon río al ver la escena. Dos corderitos solitos a la vista de un gran lobo. Sacó la carpeta color crema para verificar sus datos.


"Kim Seokjin"

"Estatura: 1.73m"

"Peso: 53kg"

"Cabello castaño y ojos miel"

"17 años"

"Hijo ilegítimo de Namjoon "

"Sin familiares"


Sonrió al comprobar, que sin duda era el chico indicado. Esperaría a que se separará del rubio, o tal vez, podría llevarse a ambos. Restregó su rostro. No podía ser impulsivo. Además aún no sabía nada del chico, conseguiría lo necesario para robarlo.


Los menores se separaron cerca de una heladería, el rubio dejó un beso en la mejilla del objetivo y se giró para seguir su camino. Jungkook aprovechó y le dijo a uno de sus hombres a su lado que bajara y tomara al castaño. No tardo ni cinco minutos en tener al joven frente a él temblando.


Se mantuvo callado todo el camino hasta llegar a unos terrenos baldíos que poseía. Sus hombres arrastraron al menor hasta dejar que su cuerpo impactara con la hierba crecida. Jeon se acuclillo a un lado. Paso una mano por los cabellos lacios.


-¡Shh! No llores cachorrito- paso el dorso de su mano por las mejillas empapadas- Esto es culpa de tu papi- hizo un puchero falso.


Se alejó del menor y dio la indicación a sus hombres de que lo mataran. Mientras el enviaba un mensaje a Hoseok de que investigara con urgencia al menor que conoció. Cuando los gritos cesaron, quitó la vista de su celular y miro el cuerpo castaño sin vida.


-Quiero que le envíen ese regalo a Namjoon- indicó antes de subir a su coche para volver a su mansión. Esperaría en la comodidad la reacción de su enemigo.

Pasaron las horas, incluso dos días y seguía sin recibir noticias de Namjoon. Mentiría al decir que eso no le decepcionó. ¿Que el bastardo no quería a su propio hijo? Llamo a Hoseok a su oficina.


-¿Seguro que enviaron el cuerpo a su casa?- le cuestiono al hombre de cabellos rojos.


-Lo hicieron, el cuerpo llegó. Pero no hubo reacción.


Jungkook golpeó el escritorio con fuerza,¿que demonios le pasaba?


-Por otro lado- se aventuró a hablar Hoseok- Ya tengo todo lo necesario del chico que me pediste.


-¿Y que mierda esperas para dármela?- dijo con mal humor.


El peli rojo le dio un usb y salió de la oficina. Para que el dragón negro checara su trabajo. Este con ansiedad metió aquel diminuto aparato a su lap top. Viendo al instante la información y algunas fotos.


"Kim Taehyung "

"Estatura: 1.70m"

"Peso: 51kg"

"Cabello rubio y ojos castaños"

"Vive con su tío Park Jimin"


La sonrisa que mantuvo mientras leía, se esfumó. ¿Park Jimin? El amante de Namjoon. Algo no cuadraba y el lo descubriría.


Paso días espantosos, la ansiedad de ver al menor le consumían día a día, su nueva rutina consistía en dedicarle unos minutos a merodear aquel lugar donde estudiaba el rubio, para luego tratar de unir las piezas sueltas que comprometían a su nuevo objetivo con su enemigo.


La respuesta de Namjoon llegó esa noche. Cenaba acompañado de un buen vino francés. Hoseok entró corriendo al gran comedor.


-Tienes que ver esto- el peli rojo estaba agitado y llevaba una revista en sus manos.


-¿Que?- tomo la revista y comenzó a leer.


"...Kim Namjoon admitió mantener un amorío con el conocido médico Park Jimin. Confesando también que este último se había ocupado de dar cuidados a su hijo desconocido. Kim Taehyung. Fruto de una mala relación..."


Tiro la revista con enojo. Y tomo de la camisa a Hoseok.


-¿Que putas mierdas significa esto?- escupió con rabia.


-El bastardo nos mintió- posó sus manos sobre las de Jungkook para que este le soltará- Al parecer sabia que estabas tras de él y se aprovechó para hacernos creer que ese huérfano era su hijo ilegítimo- trágico saliva- Matamos aún inocente.


Soltó al peli rojo y salió del comedor. Ese hijo de puta Namjoon le había mentido en sus narices. Ahora no sabía que debía hacer. Tenia que hacerle pagar, pero no estaba seguro de querer matar al rubio. Paso toda la noche en vela, hasta que lo decidió. Claro que tomaría al rubio. Claro que lo mataría, pero antes lo haría suyo.


Dio las indicaciones a sus hombres, quería que todo fuera rápido. Atacarían el convento ese mismo día. Armado hasta los codos llegó al lugar planeado. Como burla al bajar del auto se persignó y con su M16A4 en su mano izquierda comenzó a disparar hacia el aire.


Los gritos no tardaron en llenar el lugar, sus hombres disparaban a todo lo que se movía. Jungkook caminaba entre los cuerpos desangrados, estaba excitado. Y todo aumento al ver a cierto rubio agachado en un rincón. Supuso que debía estar llorando por el movimiento de sus hombros, sus piernas recogidas hasta la altura de su pecho, su cabeza escondida. Camino hacia el, y cuando la corta distancia le hizo sentir un agradable perfume a cítricos, sonrió.


- ¿Sabes? Toda esta fiesta es por ti- dijo colocando su mano en ese cabello rubio que tanto soñó tocar.


El menor saco su rostro de su escondite y con sus ojos llorosos le enfrento. Se paró y con mucho valor le pateo al mayor, aprovechó eso y corrió. Sin contar con que el hombre era muy fuerte y veloz. Lo alcanzo en segundos. Tomo la cintura del menor y lo elevo para colocarlo en su hombro. Dio una nalgada con lujuria.


- Así me gusta, que sean salvajes- dio otra nalgada- Espero lo seas también en la cama Taehyung.


El menor no sabía que decir. Estaba asustado. De hecho toda su vida había sido de esa forma. Vivía con miedo y encerrado. Nunca tuvo una madre o alguien que le amará. Pasando de orfanato en orfanato, hasta que Jimin llegó cuando el cumplió 13 años. Creyó que sería distinto. Incluso pensó encontrar una familia cuando Jimin llevó a su pareja, Namjoon. Este había sido amable al inicio. Pero luego, comenzaron los problemas. Le encerraba, no quería que nadie le viera, se había encargado de borrar sus existencia, y cada que alguien se acercaba a él, desaparecía, como Jin. Hace semanas no sabía nada de su mejor amigo.


Así que pensó que si ese hombre le llevaba a sufrir más. No importaría, de igual forma ya estaba escrito que nunca encontraría la felicidad deseada. Dejo de luchar y se dejo llevar. Una rica fragancia le mantuvo adormecido, el hombre no era feo. Tenia gran altura y musculatura, un cabello negro y sedoso. Un perfil muy varonil. No parecía tener más edad que el señor Namjoon, pero tampoco podía jurar que seguía con veintiún años.


Llegaron a un auto negro, el musculoso hombre le bajó y le sostuvo con fuerza por la cintura. ¡Ja! ¿Como si pudiera huir? Pensó. Le hizo entrar al coche para luego avanzar a través de las calles de la gran ciudad hasta una enorme casa escondida detrás de grandes árboles frondosos. Le bajó del auto con poca amabilidad y le volvió a tomar como costal de papas. Subieron hermosas escaleras hasta llegar a grandes puertas de madera.


Su corazón comenzó a latir, iba a pasar. Ese hombre le iba a violar.


Jungkook sintió su pene palpitar ante la idea de quitarle su inocencia al rubio en su hombro. Todo el camino pensó en tomar esa boquita para besarla. El chico era hermoso, digno de admirar. Seria una lástima no aprovecharlo. Por eso apenas puso un pie en su mansión, lo arrastró hasta su habitación.


Arrojo el cuerpo al gran colchón, vio como la silueta rebotó y su cabello se sacudió. Dio grandes zancadas hasta colocarse al pie de la cama. Sonrió con malicia al ver los ojos de miedo del menor. Quiso asustarlo más, arremango su camisa blanca hasta sus codos y llevo su mano a su creciente erección.


-No sabes lo mucho que me excita verte tan aterrado-su voz ronca por la emoción. Se subió al colchón y se colocó encima del menor, colocando sus antebrazos como soporte- Vas a ser completamente mío.


Taehyung suspiro. ¿Ni siquiera eso podría obtener? Una linda primera vez. Se resignó y habló.


-Hazlo rápido. Antes de que me desmaye y tengas que penetrar un cuerpo inerte- dudo al ver la sorpresa en los ojos del mayor- O bueno tal vez eso sea aún mejor para ti.


-¿No vas a llorar?-le pregunto con curiosidad.


-¿Para que? De todos modos me violaras llore o no. Así que date prisa, violame y matame. No me importa, al contrario me haces un maldito favor- dijo resignado.


La erección de Jungkook se esfumó. ¿Acaso el chico quería que lo matara? ¿Por que no estaba llorando y suplicando? Una parte de el lo agradecía. Se sentó en la cama y pasó una mano por su rostro. ¿Que escondía ese chiquillo? Sus ganas de cogerlo hasta morir fueron cambiadas por unas inmensas ganas de tomarlo y abrazarlo. Quería saber más de él sin necesidad de investigarlo.


-No se supone que aceptaras esto, no tan fácil.


- Bueno- se sentó en la cama y acomodó su uniforme- La vida no es justa señor asesino. Ahora ¿me violara ya ? O pretende ¿qué nos quedemos hablando todo el día? Creí que los asesinos y violadores no hacían eso.


- ¡Vaya! No eres lo que imagine- sonrió- ¿No me temes? Podría matarte con mi sola mano izquierda- alzo la mano dicha.


-¿Por que te temería? Eso sería muy cliché. Por si no sabes fui huérfano la mayor parte de mi vida. Pase cosas peores en el orfanato y luego con el novio de mi Tío.


-¿De verdad Park es tu tío?- pregunto curioso.


-No lo sé, me acostumbré a decirle así- confesó alzando los hombros.


-Y ¿qué hay de Namjoon? ¿Lo sabes?


-¿Que? El que supuestamente es mi padre. Lo sé- asintió- Tendría lógica, el paga mis estudios, y todo lo que tengo. Mi tío solo se encarga de mantenerme vigilado. ¿Que hay de ti? ¿Odias a Nam?


-Si, el me ha estado estorbando en varios negocios. Quería vengarme de él contigo- dijo quitándose el reloj de la muñeca y colocándolo en la mesa de noche.


-¿Querías?- alzo una ceja confundido.


- Si- se levanto de la cama- No me agradas, pero bajaste mi erección apenas abriste la boca. Ya no quiero cogerte.


-¿Y que me harás?- se coloco de rodillas sobre la cama esperando su respuesta.


-Ya veremos, por el momento, no toques nada y duérmete. Cuando decida que haré contigo, lo sabrás- dijo y salió de la habitación.


Pasaron varios días para que Jungkook decidiera que hacer con Taehyung. Lo único bueno que logro, fue ver a Namjoon explotar de desesperación. Esta vez tenía al hijo indicado. Mucha prensa rumoreaba de la muerte del menor. Y decidió hacerlo real.


El cuerpo fue abandonado junto con un recado claro. La prensa enloqueció, el chico tuvo un gran funeral. Los sobrevivientes del ataque escolar despidieron con amor al pobre rubio mutilado.


Cuando las aguas turbias se calmaron, logró quitar a Namjoon del camino, asegurandole que su esposa, hijos e incluso amante serían los siguientes. Pareció entenderlo.


3 años después


Acostumbraba dejar flores en la tumba de Taehyung, se enteró tiempo después que las petunias eran sus flores favoritas. Jungkook se agachó y pasó su mano por la escritura en la lápida.


"Kim Taehyung el cielo necesitaba otro ángel"


-¿Que mierda haces aquí Jeon?- una voz conocida le hizo girarse.


-Namjoon, amigo mio- respondió el azabache- Vengo a dejarle flores a nuestro cachorrito.


El moreno alto quiso golpearlo, pero su guardaespaldas le detuvo.


-¡Largo de aquí!- le grito furioso.


-No necesitas gritarme, me pongo sensible- burlo. Paso a un lado del moreno y le palmeo el hombro para irse. En su coche le esperaba Hoseok


-¿Todo bien?- pregunto el peli rojo.


-Si, lo normal de cada año- dijo sin importancia- Asegúrate de pasar en la panadería de la avenida 14- le recordó.


-¡Vaya! El gran dragón negro asustado por no llevar unos panecillos a su diablillo- rió Hoseok.


-Bueno amigo, conoces a Taehyung, si no le llevo sus postres es capaz de cortarme el pene con sus propias manos.


-Creí que el embarazo volvía a las personas dulces y mimosas.


-No a Tae, el constantemente quiere golpearme- sonrió el azabache.


-Aun no creo que todos creyeran que lo mataste- dijo sonriente Hoseok.


-Lo sé, creíste que era una locura no matarlo y mírate ahora, eres su amigo.


-Así es. Y tu su esposo y futuro padre de su hijo- le palmeo el muslo a Jungkook- Parece que lo descubrimos.


-¿El que?- pregunto el azabache.


-Tu debilidad- volvió a sonreír.


Y así era, después de que decidió quedarse con Taehyung. Todo cambió, al inicio el rubio no confiaba en el, y tenía motivos, pero con el tiempo lucho por ganarse su confianza, se enamoró como un loco. Ver al rubio sonreír era su motivo de vivir. Cambio las grandes metralletas por arreglos florales, las noche de negocios por citas románticas bajo la luz de la luna. Se volvió un adicto a hacerle el amor de distintas maneras. Y cuando Taehyung completó ese amor. Se casaron. Actualmente vivían en Japón alejados de lo que una vez les dañó. Viajaban cada año a Corea para los negocios del mayor y para seguir con su actuación.


El dragón negro era feliz.


Entro al departamento y vio a su rubio consentido sentado en el sillón, llevaba solo una camisa del mayor mientras leía un libro, en una mano sostenía una copa de jugo. Sintió los pasos del mayor y se giró.


-Amor- bajo su libro y lo dejo sobre la mesa de centro-¡Ven!- extendió sus brazos para ser abrazado al instante. Jungkook no podía negarle nada y menos esos ricos abrazos- El frijolito ha estado inquieto, quiere que me des mis panecillos con nueces ¡Ya!


-Que frijolito tan malvado- bajo su cabeza al abdomen aún semi plano para dejar un beso- Te amo- subió hacia la cara del rubio para besar esos labios que tanto amaba- Te amo a ti también mi vida. Y tus panecillos están en la cocina.


-Gracias amor- beso la mejilla-¿Que tal te fue? ¿Viste a Nam?- dejo la copa de jugo junto al libro y se coloco entre el regazo del mayor, dejo su espalda contra el cojín y subió una pierna el hombro contrario. El amoroso esposo beso el pie y acaricio el suave muslo desnudo.


-Si ahí estaba, pero tranquilo, estamos a salvo- tomo las caderas del menor y lo acostó con totalidad sobre el sillón, su erección chocó con la pelvis y embistió en falso suavemente- ¿Crees que lastimemos al frijolito si te hago el amor una vez más?


-¡Dios! Amor, me hiciste el amor esta mañana ¿acaso quieres matarme?-dijo con su enorme sonrisa.


-Nunca mi vida, nunca querría hacer eso- respondió con seriedad, se inclinó y empezó un beso intenso para luego bajar al cuello desnudo- Jamás podría hacerte daño Jeon Taehyung, eres mío, y yo soy tuyo- embistió en falso- Es solo que hacerte el amor es mi adicción, soy preso de tus besos, esclavo de tus gemidos, y culpable de amarte tanto.


-¿Quien diría que un mafioso sería tan romántico?- burlo el rubio.


-Solo por ti mi vida, solo por ti.


La ropa desapareció en segundos, y los amantes habituales hicieron el amor hasta el cansancio, un amor que surgió entre sangre y balas se intensifica día a día, demostrando que no hay momento perfecto para amar.


[Fin]

26 августа 2020 г. 17:06:15 3 Отчет Добавить Подписаться
70
Конец

Об авторе

••𝚀𝚞𝚊𝚛𝚊𝚗𝚝𝚒𝚗𝚎•• ホぁ !estas entrando a un sitio de pornoche. ⠀⠀⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⠀ →Sweek: kookie_7 →Ao3: kookiered_7 →Wattpad: GgukSeven

Прокомментируйте

Отправить!
a anakarrrie
Yo pense que lo habia matado🥺 but me encanto💜
Sindy Sindy
Me encantó, no me creí de que lo mató..
🎀Anaís 🎀 🎀Anaís 🎀
Pensé que de verdad lo había matado sjjsksjs 🤡 Me encantó ❤️
~