kookie_red7 ••𝚀𝚞𝚊𝚛𝚊𝚗𝚝𝚒𝚗𝚎••

Taehyung solo quería divertirse un rato, ensuciar las bellas duelas de madera seria una consecuencia. El pobre Jungkook solo quiere cuidar y mantener en orden su perfecto hogar, pero la presencia de Taehyung todo lo puede complicar. 🏡kooktae 🏡Historia 100 % mía 🏡Contenido adulto. 🏡One Shot


Фанфик 18+.

#sangre #jungkook #kookv #taehyung #vottom #kooktae #suelo
Короткий рассказ
54
3.9k ПРОСМОТРОВ
Завершено
reading time
AA Поделиться

《Bloddy Floor》

Estaba harto del maldito desorden que Taehyung dejaba en su casa. No era suficiente con mantenerlo, ahora también tenía que limpiar los destrozos del mayor. Masajeo su cabeza frustrado. Había sangre por todo su piso de madera, ese psicópata no le preocupaba para nada que las costosas duelas se vieran afectadas. Las cortinas de seda estaban rasgadas y los muebles europeos dañados. Por si fuera poco el cuerpo desangrado como trofeo al centro de su sala.


Camino por su hogar para encontrar al chico rubio sentado en su fino comedor, con su camisa favorita chanel cubierta de sangre, otra vez, sus pies sucios sobre la mesa y tomando su mejor vodka directo de la botella.


—Quiero que me expliques ¿Por qué mi casa luce como la mierda? Y ¿quién es e idiota en mi sala?— dijo acercándose a la no tan buena escena.


—¡Jungkookie! Llegaste—brinco de su lugar para ir hacia el peli negro molesto—Bueno, digamos que el cartero estaba invadiendo mi espacio personal.


El pobre hombre solo había dejado un puñado de cartas sobre el buzón, no esperaba que eso fuera un acto de acoso para el rubio chico. Una lástima que no le había dejado explicarse, en su lugar su cuerpo acababa de desangrarse.


—No se porque, pero no te creo— suspiro molesto—Quiero que limpies todo, te doy dos horas para tener la casa en orden y sin manchas. Si no lo haces puedes irte largando de mi casa. No voy a soportar esta falta de respeto de tu parte —se dio la vuelta sin escuchar las posibles quejas que el rubio diría.


Subió a su cómoda habitación para descansar un rato, su trabajo como psiquiatra era desgastante. Tener que sentarte por horas y escuchar a las personas quejarse y confesarse. "Hoy escuché voces en mi interior" "En mis sueños violar niños no es tan malo" "Me gustaría clavar mi cuchillo en su esternón". ¿Cuando iban a entender que sus problemas no le interesaban? solo quería un poco de paz. A veces deseaba matarlos a todos. Pero recordaba que tenía que seguir con su fachada perfecta. Qué cansado era fingir. Comenzaba a odiar aquel lugar.


Estuvo un largo rato recostado en el reposet color gris a una esquina de su gran habitación. Mirando por el amplio ventanal su jardín. Las rosas que había plantado, cada día lucían más hermosas. Hacían falta algunos muebles cerca de la gran alberca y tal vez un nuevo asador en la terraza. Podía permitírselo, había trabajado duro por levantar su gran hogar. Una lástima que ahora las cosas no se veían tan bien. Hace unos meses en el césped no estaban esos horribles hoyos, y en su alberca las hojas caídas no aparecían. Las lámparas no estaban rotas, ni esos malditos gnomos decoraban su jardín. Estaba descuidandole, todo por estar atrás del rubio, vigilando le y regañandole como si fuera un niño pequeño, todo era su culpa. Frustrado se levantó para retirar la ropa que le sofocaba.


Quitó su corbata, luego siguió con la fina camisa de tela color azul cielo. Dejó expuesto su firme pecho y su abdomen marcado. Esa tarde hacía un calor infernal. Con esmero quito el pantalón de vestir para mostrar sus muslos tonificados. La tela de algodón oscuro cubría su virilidad. Un sonido de cristal rompiéndose interrumpió su poca tranquilidad, sin pena bajo los escalones dispuesto a golpear al rubio mayor.


—Taehyung te juro que esta vez si te voy cortar las manos...—se detuvo a ver que la sala ya estaba "un poco" ordenada. Por lo menos la sangre ya no estaba, y el cuerpo había desaparecido.


Busco con la mirada al rubio travieso, seguro estaba en la cocina. Entró al lugar mencionado sin rastro alguno. Tal vez ahora si que se había marchado. Una sonrisa inundó su rostro. No más sangre en el suelo, ni cuerpos en su sótano, malos olores ¡bye!, podría actuar con libertad. Sin cuidar del mayor o su gran historial de muertes. Y es que si pudiera volver el tiempo, jamás lo habría salvado de aquel temible hospital. Debió dejarlo perdido entre paredes de colchones y fuertes inyecciones.


Pero el rubio era atractivo, y cumplía todos sus más oscuros fetiches. Por eso aguanto los asesinatos que realizaba, alegando que un tierno pajarito le pedía exterminarlos. Lo saco cuando nadie miraba y lo llevó a su cálido hogar para reclamar el voluptuoso cuerpo y de paso marcar con sus iniciales la espalda delicada del mayor. No podía engañarse, aunque no le soportara a veces, no podía dejarlo ir. No admitiría en voz alta, que probablemente lo amaba.


—¿Taehyung?—quiso comprobar que el demente rubio se había ido—¿Donde estas?


—Una vez me dijiste que estabas muy orgulloso de esta casa—hablo a espaldas del peli negro —Tu personalmente verificaste que cada duela de madera fuera colocada a precisión,que las juntas fueran perfectas y que el mantenimiento estuviera correcto.


Jungkook giró para ver al rubio aún con su camisa sucia de aquel líquido rojo y viscoso. Llevaba un filoso cuchillo en la mano izquierda. Así que tuvo cuidado, su amado era alguien con quien debías prevenir y ser muy cauteloso.


—Así es, esta casa es el fruto de mi esfuerzo, el piso sobre el que estás fue adquirido y colocado gracias a mi, busque por varios lugares hasta dar con el tono de la madera que siempre soñé— suspiro—Por eso detesto ver tus porquerías manchando mi obra de arte.


—Estoy celoso—dijo el rubio haciendo un puchero—Un tonto piso no es mejor que yo—se acerco al peli negro. El cuchillo delineó la quijada marcada—¿Crees que esa simple madera te hará gozar mejor que yo?—susurro en el oído—Este piso no te deja follarlo, ni te presta una lengua cálida para succionar y lamer tu duro pene—presiono sobre la tela oscura la virilidad del menor—Tampoco te da los mejores orgasmos.


El peli negro cogió la delgada cintura con una mano, quería tomar lo suyo en ese instante, la sucia boca del mayor le hacía sacar lo peor de sí. Su miembro erecto pedía ser liberado. Beso de manera salvaje al contrario, sin importar que sus dientes chocarán por el acto.Levantó por los muslos al rubio y camino hacia el gran sillón amarillo, iba a romperle y castigarle.


—No en el sillón—habló entre besos el rubio—No ahí.


—No te subirás a mi cama en ese estado—respondió el menor—El sillón puede ser desechado, pero no mi king size, otra vez.


Taehyung beso el cuello pálido, paseo su inquieta legua desde la manzana de Adán hasta el lóbulo izquierdo, dejando al final un chupeton. Ni las camisas altas podrían cubrir su marca.


—Jungkookie— un chupetón fue dejado en el cuello del contrario—Suelo—dijo al sentir las grandes manos apretar sus perfectos globos redondos.


No tenía que ser muy inteligente para captar la petición del mayor. Sin cuidado le aventó al suelo, no espero la queja, solo se subió y tomó las piernas largas y acaneladas. Por los tobillos jalo hacia su cuerpo, sintiendo como su miembro chocó contra la palpitante entrada. Comenzó besando las pantorrillas, para subir a los muslos, varios besos fueron dejados por todo el camino. Su cuerpo siempre pedía más y el no iba a negarlo.


El rubio sentía su cuerpo reaccionar con cada beso dado, su pelvis se movía hacia adelante, mientras Jungkook subía hacia su abdomen plano, la camisa blanca fue arrancada de su cuerpo. Pequeñas perlas de sudor corrían por el torso del menor, quiso pasar su lengua por el área, pero Jungkook fue veloz, le tomo la quijada y lo lanzo hacia atrás, paso sus labios por los pezones parados, dio una mordida que hizo a Taehyung gritar con placer.


Apretó las nalgas paradas de Taehyung, mientras su boca atacaba los rosados pezones. Su pene erecto sobresalía de su ropa interior. Separó sus labios para con ellos bajar la única prenda que cubría el cuerpo del rubio. La virilidad del contrario rebotó cuando la prenda elástica salió. Era de un tono rosado y la punta exigía ser besada.


—¿Ansioso?— pregunto Jungkook al ver al rubio retorciéndose ante su tacto. Se puso de pie solo para quitar el bóxer oscuro. Tomó entre sus manos su gran pene, una vena marcaba la gran longitud, la punta brillante y goteante esperaba por entrar a la cálida cavidad que tanto anhelaba.


Los labios del mayor fueron delineados por su lengua, espero que el menor se arrodillara. No espero y tomó con su boca la gran virilidad, era adictivo succionar y chupar. Las manos grandes de Jungkook jalaron los cabellos rubios para que su boca recibiera toda su longitud.


Sus rodillas sobre el piso resentían el movimiento dado para embestir con fuerza la boca del mayor. Sus testículos fueron tomados por los largos dedos, leves apretones y movimientos lo llevaban al éxtasis total. Cuando no pudo más, explotó en la boca de Taehyung, soltando un sonido grutal, esperando que el contrario tragara su semilla sagrada. Tomó la cabeza del mayor y con un empujón en el pecho le hizo caer a las frías duelas. Se colocó encima sosteniéndose con sus antebrazos y rodillas.


No hacían falta palabras, su pene se recuperaba mientras sus dedos viajaban a la entrada. El primer dedo abrió camino, estiró un poco, los gemidos del rubio le animaban a continuar. El segundo dedo llegó para acomodar la cavidad que le iba a resguardar. Cuando Taehyung estaba lo suficientemente dilatado, retiró sus dedos para ser reemplazados por su falo. La paciencia no se hizo notar, una dura estocada fue propinada, adentrándose en el cuerpo acanelado.


—¡Joder! Tan estrecho como siempre— habló el menor.


—No esperes— habló entre gemidos el rubio—No soy una muñeca, ¡damelo! Quiero sentirte tan dentro de mi, quiero que me rompas, ¡hazlo Jungkook! ¡rompeme!


Palabras mágicas para sus oídos, comenzó a embestir de manera ruda, las piernas abrazadas en su espalda se movían, las manos delgadas se sostenían en sus hombros. Arañazos, gemidos y malas palabras eran la perfecta melodía que envolvía la sala de aquel bello hogar. Los cuerpos chocando entre sí, las nalgas de Taehyung se restregaban contra la madera, las rodillas de Jungkook rechinaban en las duelas.


—¡Si, si, si!— el rubio gemía.


La fricción con el suelo hacía arder sus rodillas, pero su pene estaba tan cálido en el interior del mayor, que solo podía moverse con más velocidad. ¿Sería extraño pensar justo en ese momento, que debía pulir la madera donde ahora se recargaba?


Tomó con fuerza las caderas color miel, y se introdujo lo más que pudo. Taehyung arqueo la espalda y se dejó correr, salpicando chorros de semen blanco directo al abdomen de Jungkook. El menor sintió los espasmos del rubio, haciendo que apretara un poco más, llevándolo a su preciado orgasmo. Llenó la cavidad profunda de su viscosidad. Se dejó caer sobre el pecho desnudo del mayor.

Tras unos minutos donde intentaban controlar sus respiraciones, el menor se levantó. Sus rodillas estaban rojas, rió y negó con la cabeza.


—Si mis rodillas están así. Muero por ver tu trasero—dicho eso, el rubio se giró para exponer la piel suave con marcas rojizas. Su espalda tenía partes irritadas. Su piel era altamente sensible y delicada como la porcelana.


—Hoy fui bueno, Jungkookie—hablo el mayor. El peli negro le miró esperando a que continuara—Limpie tu casa, te di dos grandiosos orgasmos y por si fuera poco, puli el piso con mis pompas.


Jungkook río alto, esa era una buena manera de mantener su casa en buenas condiciones y por un bajo costo.


—Por primera vez, me agrada como limpias mi casa— se acercó al rubio y le dio un largo beso—Pero no quiero más sangre en mi piso—el contrario hizo un puchero—Si sigues matando, hazlo en el sótano. Es la última advertencia.


—Puedo intentarlo—dijo juguetón el mayor—Jungkookie— el contrario respondió con un mmju—¿Me amas?


—Te robe por una razón ¿no es obvio? — respondió simple el menor.


—Dímelo, dímelo—suplico.


—Te amo Taehyung.


Dicho eso salió de la sala hacia su recámara mientras pensaba como adaptar el sótano para los inquilinos que Taehyung podría llevar. No pensaba ceder a tener que ensuciar más el bello piso de madera.


•••

26 августа 2020 г. 15:36:49 2 Отчет Добавить Подписаться
32
Конец

Об авторе

••𝚀𝚞𝚊𝚛𝚊𝚗𝚝𝚒𝚗𝚎•• ホぁ !estas entrando a un sitio de pornoche. ⠀⠀⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⠀ →Sweek: kookie_7 →Ao3: kookiered_7 →Wattpad: GgukSeven

Прокомментируйте

Отправить!
Karu 🖤 Karu 🖤
Jk: con mi piso no th ! 😡 mátalos a todos pero en el sótano 🤣
Ab Ale bea
waaaa, omg what is that jajaja 7u7
~