kookie_red7 ••𝚀𝚞𝚊𝚛𝚊𝚗𝚝𝚒𝚗𝚎••

Donde Taehyung siempre que tiene relaciones con su novio hace puñitos sus manitas. ╰┈➤Kooktae ╰┈➤Historia 100% mía ╰┈➤Fluff ╰┈➤One Shot


Фанфик 13+.

#romance #fluff #jungkook #kookv #taehyung #vottom #kooktae #puñitos
Короткий рассказ
103
4.3k ПРОСМОТРОВ
Завершено
reading time
AA Поделиться

🄿🅄🄽̃🄸🅃🄾🅂


──────•❥❥❥•──────


Una mañana más donde Jungkook abrazaba con fuerza la delicada cintura de su pequeño novio, estaban cubiertos bajo la mantita amarillo pastel. Taehyung tenía abrazada la larga almohada con estampado de rayitas y pastelitos, mientras hacía un pucherito, su cabello lacio y rubio estaba desordenado, su boquita rojita abierta ligeramente y sus preciosas pestañas resaltaban sobre las mejillas tersas. El mayor acercó su rostro a la nuca e inhalo el aroma natural que emanaba su bebé, vio como el rubio se removió al sentir la intromisión en su cuello. El menor se giró para quedar de frente al musculoso pelirrojo.


― ¿Jungkookie?. ― preguntó con voz bajita y sus ojitos hinchaditos por las horas de sueño.


El mayor acercó el cuerpecito tibio a su cuerpo, acarició el rostro adormilado y besó la frente, luego la nariz y cuando iba a llegar a los labios, el rubio se removió y cubrió su boquita con su manita.


― No, kookie. Aún no lavo mi boquita.


― Mi cielito hermoso, pero yo quiero darte besitos. ¿No quieres que tú noviecito te de mimitos?. ― intentó quitar las manitas de la boquita, pero el menor se resistía.― Anda amor.


Habían pasado unos días pesados en el trabajo, descuido un poco a su bebé, incluso tuvo que cancelarle citas, detestaba fallarle, Taehyung era su ángel, su cielito hermoso, se merecía lo mejor y ahora quería mimarlo.


― ¡No! kookie, espera, tengo mal aliento. ― uso sus piecitos para impulsarse y saltar del colchón, corrió al baño y aseguro la puerta.


― ¡Bebé! A mi no me importa. ―gritaba desde la cama. ― Amo todo de ti, me encantas mi niño. ¡Date prisa! Quiero comerte a besos.


Dentro del baño el rubio se encargaba de lavar sus dientes, limpiar su rostro, especialmente quitar las lagañas de sus ojitos, arreglar los rubios mechones desordenados. Una vez terminó se miró en el amplio espejo, había una gran mejoría, pero no se sentía hermoso. Cerró sus ojitos y llevó sus puñitos al lavabo. Recordaba cada comentario de esas chicas en la universidad.


"Jungkook sale contigo por lastima"

"Pobre Jeon, le debe dar pena salir contigo en público"

"Seguro le da asco besarte"

"Después de tantos años con chicas y chicos hermosos, llegaste tú a arruinarlo"

"Con esas sucias manos que te cargas no deberías tocarle"

"Escuche que le da asco que lo toques con esas sucias manos que tienes"


Tal vez tenían razón, hace días que su Jungkookie no pasaba tanto tiempo con el, seguro le avergonzaba que les vieran juntos. Sus ojitos se llenaron de agüita lista para ser derramada por las mejillas infladitas. Limpió la humedad y sonrió frente al cristal, no podía arruinar su fin de semana.


Taehyung salió después de unos minutos con la parte superior de su pijama mojada, una playera oscura de "Plaza sésamo" que había tomado del cajón de Jungkook, le quedaba como un amplio vestido, por la gran diferencia de tamaño, y su carita limpia y fresca.


― ¡Listo! Ahora si puedes darme besitos kookie. ―sonrió y se tiró al colchón para ser tomado por el gran cuerpo musculoso.


Jungkook no desperdicio momento para besar a su dulce novio, amaba que fuera tan tierno, tan chiquito y delgadito, sus piernitas se enredaban en su cadera, y sus bracitos como dos popotitos en su cuello, sin tocar su piel. Le extrañaba que no estuviera acariciandole. Sabía que su niño amaba tocarle.


― Eres mi bebito y te amo mucho. ― siguió besando los labios y bajó sus manos a las pompitas paraditas de su cariñito para dejar un leve apretón.


― Jungkookie. ― gimió el menor cerrando los ojitos y apretando sus manitas.

No quería tocar a su noviecito con sus sucias manitas como decían las feas chicas.


― Bebito, te deseo tanto. ― apretó una vez más las nalgitas, mientras besaba el cuellito bronceadito.


Para Jungkook no había nada mejor que hacerle el amor a su bebito por las mañanas cuando su cuerpo aún se mantiene cálido por las sábanas Fue bajando sus besos hacia el pechito, y con cuidado subió la playera para ver los pezoncitos paraditos, el abdomen planito y la cintura pequeñita. Taehyung era todo un muñequito. Sus preciosas facciones y su cuerpecito menudito.


— Cielito, estás exquisito. — pasó sus dedos por las areolas cafés haciendo que el rubio se removiera encima de las sábanas.— Esta semana te extrañé mucho.— abrió las piernitas del morenito y se colocó entre ellas. — Me hiciste tanta falta.— chupo un pezon, con su lengua delineaba la zona.


— Kookie. — liberó sus deditos y tomó con sutileza mechones rojizos.— P-pa-para.— gimió al sentir la lengua pasar por su pecho de un pezon a otro.

— Bebito, por favor.— sujetó la cinturita.— Muero por hacerte el amor ¿puedo?.— repartió besitos por la carita.


— Pero no me he dado un bañito, porfis primero nos bañemos y desayunemos algo tengo mucha hambrita ¿si?.


Taehyung moría por sentirse amado por el mayor, pero no se habia preparado. Tenía que darse un baño y usar sus aceititos, depilar su cuerpecito para estar suavecito y usar acondicionador en sus cabellitos. No podía dejar que su noviecito viera lo que el consideraba imperfecciones.


Se levantó y buscó ropita para darse un baño, dejando a un Jungkook excitado y con su gran amigo parado. El mayor vio a su menudito novio moverse con prisa, mientras el tomaba su virilidad entre sus manos.


— Bueno, creo que será a su manera.— se levantó para hacer el desayuno.

El rico aroma de huevos con tocino, café recién hecho y waffles inundaba la cocina. Jungkook no era el mejor cocinero, pero estaba dispuesto a hacer todo para alimentar a su bebé. El sonido del celular le hizo detener sus movimientos, otra vez Jimin. Cogió no muy convencido.


— Park es muy temprano para escuchar tus quejas.— se adelantó a decir.


— Si Jimin, buen día, también te quiero.


— Al grano Park, cada segundo contigo es uno menos con mi bebé.


— Justo de el quiero hablarte, idiota.


— ¿Paso algo? ¿Qué fue? ¡Jimin, habla!.— dijo preocupado. No quería enterarse que otra vez molestaban a su cielito hermoso.


— Primero cálmate. — suspiró a través de la línea. — Jungkook, Tae no ha querido decirme bien que paso, pero esta semana estuvo siendo molestado por Eunmi y sus amigas. Tienes que ponerle un alto a tu ex.


— ¿Pero qué le hizo? No me ha dicho nada.


— No lo se, pero lloró toda la semana y presiento que es por culpa de esas tontas que han estado exagerando con que no es bonito y cosas así. Por favor idiota musculoso, haz algo o te juró que golpeare tus pelotas.


Jungkook se apresuró a colgar. No necesitaba amenazas para cuidar de su novio. Corrió a la habitación para buscar a su angelito y averiguar qué había pasado. Pero el rubio venía caminando todo arreglado, se notaba que se había esmerado, había delineador en sus ojitos, su cabello estaba planchado, y su piel se veía suave y brillosa, seguro se había depilado.


— Bebito, venia a buscarte.— se acercó al menor y lo levantó del suelo haciendo que enrollara sus piernitas.— Te ves divino mi amor, cada día estás más hermoso.— el morenito se sonrojo.


— ¡Ya! Kookie, no digas esas cositas, me pongo timidito.


— Es que eres tan hermoso, que me provoca elogiarte.— caminó con el menor hacia la amplia cocina moderna. Tomó asiento frente al mesón y con Taehyung en sus piernas se sentó.— Hora del desayuno.


Comieron entre risas, platicas y besitos. Jungkook buscaba averiguar qué había pasado con su hermoso bebé. Pero el menor cambiaba el tema radicalmente. Cuando sus pancitas quedaron llenas, limpiaron juntos y el mayor tomó una ducha. Quería estar todo el fin de semana encerrado con su bebito dándole mimitos.


— Jungkookie ¿vemos peliculitas?.— preguntó el menor acostadito en la amplia cama. Estaba envuelto entre varias sabanitas, solo su cabecita sobresalia. Amaba ser envueltito como un taquito.


— Claro que si cielito, pero ¿me dejarás entrar al taquito? También quiero abrazarte y darte besitos.— el morenito asintió.


Aunque Taehyung deseba estar entre los brazos de su amado, aún sentía miedo por las palabras que fueron dichas hacía el. No quería que su noviecito se alejará y lo dejará por no ser suficiente. El solo pensamiento le hizo querer llorar. Se contuvo y esperó paciente a que el musculoso pusiera una película en Netflix, abrió sus sábanas para que Jungkook lo levantará y lo colocará en su regazo y luego se taparon.


— Me encantas mi bebito.— abrazaba la cinturita y besaba los cabellos rubios.

La película tenía atrapado al menor, pero no a Jungkook, quien tocaba de manera sugerente el cuerpecito. Taehyung intentaba no caer, no se sentía seguro que su cuerpo se viera bonito ese día. Pero el mayor deshizo el taquito humano para acostar sobre el colchón al menor.


— Kookie, estaba viendo la peliculita.— replicó e menor intentado librarse, pero el mayor era mucho más fuerte.


— Anda bebito, déjame hacerte el amor. — besó el cuello— Di que si mi niño.— las manos exploraban el cuerpecito y antes que Taehyung dijera si, tomó los labios para dejar un beso muy pasional.


Jungkook se restregaba contra el menor, su virilidad crecía por la excitación, no se despegaba de los labios adictivos. El menor mantenía sus manitas en puñitos sin tocar a su noviecito, quería hacerle disfrutar, quería tocarlo, pero no deseaba arruinar el momento.


Taehyung sintió como el gran miembro de su novio se restregaba por su abdomen plano, su ropita fue retirada con velocidad y aunque intento cubrir sus pezoncitos y su área recién depilada, el mayor logró admirar la piel canela.


Jungkook se separó para quitar su ropa y volver a estar entre las piernitas de su amorcito. Besaba el pecho, el abdomen y con sus manos apretaba los glúteos bien formados. Deseaba sentir las manitas de su angelito rasguñando su espalda. Embistió en falso buscando el contacto que anhelaba.


— Mmmña~.— gimió el morenito apretando más sus puñitos y cerrando sus ojitos. Su cuerpecito estaba calientito y necesitaba tener a su noviecito dentrito.


El mayor volvió a embestir en falso y vio como su niño apretaba más fuerte sus manitas. ¿Por qué no lo tocaba? Cambió el rumbo de sus besos y bajo a la piel de la pelvis, estaba tan suave que sentía que sus labios resbalaban, empezó con piquitos y aumentó la intensidad. Elevó sus ojos, Taehyung tenía los ojitos cerrados y las manitas hicieron el amago de querer tomar los cabellos del mayor, pero se detuvo y apretó, creando esos puñitos que Jungkook ya detestaba.


— Bebito, tocame. — pidió y beso la punta del miembro del menor, sus manos buscaban camino hacía esa pequeña cavidad.


El morenito escuchó los pedidos de su amor, libero sus deditos, sentía la boca de su noviecito darle placer. Alargó sus manitas queriendo coger el cabello rojo pero antes de hacerlo volvieron las feas palabras, y una vez más hizo sus manitas puñitos.


Sentía que iba a morir si no sentía esas manitas sobre el. Frustrado se separó y tomó las manitas para colocarlas sobre su espalda.


— Tócame, tócame Tae, hazlo.— enserio deseaba ser estimulado por su niño.

Aunque las palabras no fueron malas, Taehyung se sintió regañado. Eso le hizo pensar que las chicas tenían ma razón, su Jungkookie estaba harto. No pudo contenerse y comenzó a llorar. Gruesas lágrimas corrían por las mejillas, mientras sus manitas aún en puñitos se mantenía aún costado de su cuerpecito desnudito.


— Bebito, no. ¿Por qué lloras? ¿Dije algo malo? Cielito.— preocupado tomó al menor para pegarlo a su pecho, besó los cabellos dorados, esperaba ser abrazado de vuelta pero, ¡oh sorpresa! Taehyung solo puso sus manitas empuñadas sobre el pecho del mayor.— Amorcito ¿qué pasa? No quiero presionarte.— acarició la espaldita — Pero he notado que no quieres tocarme ¿por que mi vidita? ¿No quieres hacer el amor? Si es eso sabes que me detendré.


— Te enojaste conmigo.— hipo.


— No mi cielito.— cogió el rostro entre sus manos.— Solo no entiendo ¿qué pasa? Dime por favor.— el menor jugó un poco con sus deditos.


— Tú ¿recuerdas a Eunmi?.— bajó su cabecita. Debía recordarla, después de todo era la ex novia del musculoso.


— Si. — acarició las mejillas de su bebito para calmarlo.— ¿Te hizo daño?.


— No exactamente.— volvió a bajar su mirada.— Ella y sus amigas me han estado molestando, y...


— ¿Y qué cielo?.— ni siquiera sabía todo y ya estaba furioso. Nadie lastimaba a su bebito, el era un angelito que no merecía ni un daño.


— Me dijo que no te merezco.— comenzó a sollozar otra vez.— Y que seguro sentías asquito de que te vieran conmigo y te tocará.


Ahora entendía porque evitaba el contacto. Esas chicas tontas no tenían idea de lo glorioso que era sentir las suaves manitas de Kim Taehyung sobre el. Con cuidado levantó la carita humedecida, limpió con sus pulgares esas mejillas y besó la boquita rosita.


— Mi bebito hermoso, no sabes lo furioso que me pone saber que esas tontas abusan de tu inocencia para decir idioteces. Yo jamás sentiría asco de ti. Si tu eres lo que más amo, eres mi principito, la cosita más hermosa, ser tocado por ti es maravilloso y más caminar tomando tu manita, que todos vean la belleza que me cargo por novio.— eso hizo sonreír al menor. — Te lo juro cielito, te amo demasiado.— tomó las manitas y beso las palmitas, los nudillos y el dorso. — Estas son las más preciosas manitas, me siento halagado de poder tenerlas entre las mías.


— Kookie ¿enserio?.— sus ojitos acuosos se volvieron por escuchar a su noviecito decir bellas palabras.


— No te mentiría mi cielito. Así que por favor no vuelvas a creerte lo que esas tontas dicen, están celosas de que tú eres el ser más bonito y puro.— besó la naricita algo roja por el llanto.


— Creo que sus celitos son porque eres mi noviecito.— puchero — ¡Jum!.

— Pero ni una de ellas me importa, tengo entre mis brazos a mi principito.— dejó un beso tornado en la mejilla. — Cielito me prometes que no las escucharas ¿nunca más?.


— Lo prometo Kookie.


— ¿No más puñitos?.


— No más Kookie, a menos que necesite pegarte por comerte mis chocolatitos.


— Cielito travieso.


La pareja se recostó, ambos estaban desnudos dándose mimitos, Jungkook no paraba de besar esas cálidas manitas, y decir palabras bonitas, su niño era lo más bonito que tenía y sentirlo le llenaba de felicidad, por eso cuando el calor de sus caricias se elevó haciendo que iniciaran su acto de amor, culminó glorioso al sentir las uñitas clavarse en su espalda, o los deditos presionando su glande. Taehyung por su lado estaba feliz de ser llenado de amor y algo más, la semana había sido un caos pero ahora tenía a su noviecito haciéndole el amor y sus puñitos se habían ido para mejor usar sus palmitas agarrando los glúteos de su novio.


Felices terminaron enrollados como taquitos, mientras Jungkook bajo las sábanas agarraba las manitas adivinando si el anillo escondido en su cajón quedaría perfecto en el dedito anular.


■ ● ■

25 августа 2020 г. 15:34:44 8 Отчет Добавить Подписаться
87
Конец

Об авторе

••𝚀𝚞𝚊𝚛𝚊𝚗𝚝𝚒𝚗𝚎•• ホぁ !estas entrando a un sitio de pornoche. ⠀⠀⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⠀ →Sweek: kookie_7 →Ao3: kookiered_7 →Wattpad: GgukSeven

Прокомментируйте

Отправить!
Girl Girl
Definitivamente hermoso ✨💕✨💕✨
Javiera Garrido Javiera Garrido
El final weon no puedo con tanto amor😭😭💜
Michelle Michelle
Llevo toda la tarde leyendo tus OS y no pienso parar 🥰

Nath Ferrufino Nath Ferrufino
Amé encontrar tu perfil, escribes muy lindo🥺💕

Amli Amli
Es el tercer OS tuyo que leo 7u7 es que realmente son hermosos <3

~