sunistae jaz|—♡

Kim Taehyung es un joven de 28 años que siempre tuvo un futuro claro y comprometedor. El Señor Kim es declarado como uno de los mejores CEO's en toda Corea del Sur, y su madre siendo una novelista exitosa. Con su mente siempre en el trabajo, decide darse unas buenas y merecidas vacaciones, no aprobadas al ojo de los demás, pero si por su familia. Jeon Jungkook pertenece a un pequeño pueblo las afueras de la gran ciudad. Siendo hijo de personas humildes y conformistas, vive una vida tranquila, siendo un arquitecto reconocido, pero que mantiene un bajo perfil. Sus caminos se cruzan. La vida los une. Pero, ¿qué harán ellos con eso? Historia de mi autoría Kookv, Nammin. Jungkook Top, Taehyung Bottom. Capítulos 15 Drama, Romance, Smut, Angst. SUNISTAE©️


Фанфик Группы / Singers 13+.

#gay #bts #jungkook #vkook #taekook #kookv #taehyung #kooktae
352
10.0k ПРОСМОТРОВ
Завершено
reading time
AA Поделиться

[01]


–Jefe, necesito que revise estos últimos documentos y ya terminamos con todo aquí.


Largo un suspiro pesado al escuchar la voz de mi secretaria, Shuhua, quien parece algo apenada por el repentino trabajo, justo cuando avisé que no quería más nada.


–Lo siento mucho, de enserio, pero estos últimos son importantes, Tae.


Asiento, regalándole una sonrisa y ella me devuelve el gesto, apenada. Al momento de irse de mi despacho, me desplomó en la silla y froto mi cara con ambas manos.


Necesito unas jodidas vacaciones y desde que tome el mando de la empresa, al momento de que mi padre se desligara, las cosas fueron bien. Me mantenía concentrado, trataba de mantenerme organizado y que las reuniones no se me junten más de 2 en un día, al menos. Siempre estaba al pendiente, y lo sigo estando, no digo que no, pero necesito un descanso. He estado manejan esta compañía durante 4 años ya, y me siento listo para tomarme aunque sea un mes o dos de libertad.


También teniendo la confianza de que Seojoon haría un gran trabajo en mi lugar si me ausento, cosa que ya esta decidida hace un largo tiempo.


Los documentos resultaron ser importantes, como Shuhua dijo. Por lo menos esta vez no me mintió para poder seguir trabajando. Y también por suerte, ya es fin de sama y los fines de semana son mis días libres.


Al llegar mi casa, luego de haber terminado los ultimo documentos y haberlos dejado donde corresponden, me encuentro con mi padre viendo el canal de noticias tan concentrado que no se da cuenta de mi llegada, ocasionando una pequeña sonrisa en mi rostro. Olosqueo el aire y se siente el aroma de la comida, por lo que supongo que mi madre está haciendo la cena para todos en la familia.


Escucho pasos rápidos bajando las escaleras y de un momento a otro, tengo a mi hermana pequeña colgada de mi pierna, pidiendo atención con ojos de perrito abandonado.


–Taetae~ –estira sus brazos hacia mí y yo la alzo en brazos. Dejo un beso en su mejilla, mientras ella enreda sus delgados bracitos en mi cuello.–Te extrañé mucho hoy.–hace un puchero con los labios y se me derrite mi débil corazón.


–Hyerin, ¿cuántas veces rengo que decirte que hagas tus tareas de la escuela?


Mi madre sale de la cocina, limpiándose las manos con un trapo y dirigiendo sus ojos a mi hermana menor. Intenta hacerse la desentendido, pero falla en el intento.


–¿No hiciste tu tarea?


La bajo al suelo y ella agacha la mirada, moviendo sus pies, totalmente culpable. Se ve adorable de esa manera, pero eso no quita el hecho de que no haga los deberes.


–N-no...


–Hye, ya sabes que tienes que hacer tus deberes.–asiente.– Anda, te voy a dar un regalo si los terminas.


Su mirada se separa del suelo, para posarla en mis ojos. Sus ojitos brillan con ilusión y alegría, entonces se encuentra subiendo a tropezones las escaleras para su cuarto. Cuando me levanto del suelo, en el que estaba arrodillado para llegar a la altura de mi hermanita, tengo la mirada de mi madre sobre mi cuerpo. Se encuentra con los brazos cruzados y con una cara de reproche por mi comportamiento con mi hermana.


–Deja de ser así con tu hermana. No la estás ayudando.


Ruedo los ojos y abrazo con cariño a la mujer que me dió la vida.


–Tiene que mantener en mente que siempre será recompensada si hace un buen trabajo, mamá.


Larga un suspiro y me sonríe con dulzura. Se señala de mí para acariciar mi rostro.


–Siempre sabes como convencerme... Eres igual a tú padre.


A la mención de él, este se da la vuelta y deja la televisión en segundo plano, dándose cuenta de que ya estoy en casa.


Frunce el ceño.–Hijo, ¿en qué momento llegaste?


–No ha sido mucho, padre.–río internamente al ver su cara de confusión.


Se levanta del sofá y se dirige a mí, dándome un corto abrazo cuando esta frente a frente.


Momento más tarde, mi mamá nos dice la comida y nos encontramos los cuatro sentados en la mesa. Apenas tenemos nuestros platos rebosando de comida, empezamos a devorar todo, como si no lo hubiéramos hecho en años. Pero es que la comida de mi mamá es excelente y se siente muy hogareña, una sensación de calidez y familia. Es como si fuera su especialidad hacerlo.


–Vivo con 3 glotones.


Hye comienza a reírse de una manera muy tierna, lo que hace que el corazón de todos los presentes se derrita de amor. Segundos más tarde, el comedor es llenado por nuestras risas y los recuerdos que las causan.


Agradezco con demasía tenerlos en mi vida. Y tener una relación tan llevadera y flexible. Siempre apoyaron cualquier decisión mía, nunca me dejaron de lado y dejaron que siguiera lo que siempre quise, que por suerte, me dejaba en manos dela empresa de mi padre.


–Hyerin, si te cuesta hacer la tarea ahora, no me imagino cuando seas más grande.–bufa mi madre.


–¡Tengo 8 años, mamá! Yo ya soy grande, así como Taetae.


Mi madre rueda los ojos divertida y enternecida.–Hija, empieza a hacer tus deberes y yo a cambio te daré algo, que solo tú y yo sabremos.


Llegado el momento de levantar los platos, yo me ofrezco para ello, ya que mi mamá se veía cansada y sabia que mi padre no lo iba a hacer, tampoco mi hermana menor. Así que, voy a apilarlos, dejando los cubiertos sobre el último plato y me dirijo a la cocina.


Cuando ya termino mi labor en la casa, voy hasta las sala de estar, donde encuentro a mi familia mirando una pelocula. Me apoyo sobre la pared más cercana y losnonservo. Hyerin se encuentra dormida en los brazos de mi mamá y mi padre está rodeando sus hombros com su brazos. Ambos admirando a mi hermana dormir, con una leve sonrisa en los labios.


Sonrío ante aquella imagen.


Me acerco a ellos y le digo a mi madre en voz baja.


–Yo la llevo a su cama.


Asiente y me la entrega. La sostengo suave en brazos y comienzo a subir las escalera, observando donde van pisando mis pies para no caernos. Ingreso a su habitación y la dejo sobre la cama. Ya se encontraba cambiada con su pijama, por lo que no tuve que despertarla para que se cambie. Solo sostengo la frazada y la tapo, dejando un cálido beso sobre su frente.


Vuelvo a bajar y me reúno con mis padres, llamandoles la atención para darles el anuncio.


–He decidido que voy a tomarme unas vacaciones. Por lo menos un mes o dos.


La sala se sumerge en silencio, hasta que mi papá rompe el hielo.


–Es una buena idea. Estás trabajando desde que saliste de la universidad, y me atrevería a decir que incluso antes, y no te vi tomarte nunca vacaciones.–mi mamá, a un lado suyo, asiente, concordando.


–Yo estaba pensando en decírtelo de una manera, algo... sutil.–suelta una suave risa.–Te vi trabajar muchísimo estos años. Uno necesita un tiempo para si mismo de vez en cuando.


–¿Ya tienes pensado donde?


Asiento.–Quiero irme con los abuelos un mes, ya que ellos viven fuera de la ciudad.


–¿Los abuelos viven a las afueras de la ciudad? –suelto una carcajada mientras asiento.– Vaya... De lo que me vengo a enterar, ¿no cariño?


–Único en tu especie, Jiyong.—rueda los ojos con cariño y enfoca su mirada en mí.–¿Ya les contaste sobre que piensas ir?


Vuelvo a asentir.–El mes entrante ya voy a estar con ellos. De igual manera, quiero aprovechar lo que queda de este mes para hacer un par de cosas.


–Está bien, cariño. Nada te apira ni te presiona. Tómate todo el tiempo que necesites, hasta que estés listo.


Sonrío y agradezco, por haberme dado a unos padres tan comprensivos y amorosos.



[♡]



–Oh Jungkook, eres un amor de persona, muchacho.


El señor Kim palmea mi hombro y sonrío. Su mano es algo pesada de igual forma, por lo que realmente la siento a esa palmada.


–No es nada, señor Kim. Solo hago mi trabajo.


–Patrañas, gracias por ayudar a estos dos viejos.


Me despido de ambos en el porche de la casa. Luego de haberles hecho ya el quinto arreglo en la semana, pero comprendo muy bien. La casa de los Kim es una de las más antiguas en el pueblo. Se mantiene de la mejor forma, peroveso no evitar que la casa, de una manera casi inevitable, comience a deteriorarse. Para suerte de todos, la casa es resistente y solo presenta fallas muy mínimas, por lo que no hay nada de que preocuparse.


Conduzco en el auto hasta mi casa, donde seguro me espera Jimin para qiejarsende todo el trabajo, como siempre. Él es uno de los tantos, que no entienden a los señores Kim. Ellos necesitan una ayuda, ya que a su edad, muchas cosas comienzan a complicarse. Sus huesos son frágiles, se podrían quebrar más rápido por cualquier caída algo fuerte. Lo que yo hago, es de un buen samaritano. Soy alguien de confianza, total confianza. Me vieron crecer en este pueblo. Saben como soy y que nunca iría con malas intenciones.


Al llegas a la casa, apenas abro la puerta, escucho la voz de mi amigo.


–Ya es la quinta vez en la semana que vas a esa casa, ¿no crees que es tiempo de que les digas a los señores Kim que tienen que mudarse?


Largo un suspiro pesado y niego con la cabeza. Dejo mi chaqueta en el perchero junto a la puerta y respondo.


–Jimin, el gran cariño que les tengo, no puede comprarse con el cariño que ellos le tienen a esa casa. Además, –levanto la mano antes de que pueda interrumpirme.–están haciendo todos estos arreglos ahora, porque el mes entrante su nieto viene de visita. De la gran ciudad.


Jimin abre los ojos el grande y posa sus manos en la cadera.–¿Tienen familia allí?


–Al parecer si. Me dijeron el nombre del chico. Se llama...–cierro los ojos y frunzo el ceño, intentando recordar.– Taeyong... Taeyun... Taepyun...


Esos nombres parecen similares, pero definitivamente ninguno de ellos es.


Jimin boquea como pez fuera del agua, como si no pudiera creerlo y se tira en el sofá para agarrar su celular. Vuelve a pararse una vez con el aparato en sus manos y se gira hacia mí.


–¿Me estas diciendo que los señores Kim son abuelos de Kim Taehyung?


Lo miro confundido, por el simple hecho de que ese nombre no me suena de nada, solo haberlo escuchado de esa adorable pareja de ancianos.


–Es el CEO más importante de toda Corea del Sur, Kook. Dejando de lado que es el doncel más hermoso de todo el jodido planeta tierra. Literalmente, todo el mundo escucho hablar sobre este hombre, deja de ser un ermitaño.


Froto mi cara con ambas manos y luego observo a Jimin, quien se encuentra atento a mi reacción.


–Jimin sabes que no me interesa para nada saber de esas cosas. Lo único que me podría poner a buscar sería el clima, literalmente.


Rueda los ojos y se deja caer en el sofá, mientras yo me mantengo sentado en el individual.


–Nadie tiene por qué saberlo, pero el nombre es bastante conocido, pensé que te sonaba de algo.–niego.– Bueno, está bien. Ahora ya lo sabes, para cuando le conozcas.


Río, negando con la cabeza.–¿Por qué siento que esa es una inclinación de que algo va a pasar?


–Porque es una inclinación de que algo va a pasar.


26 июля 2020 г. 15:17:54 6 Отчет Добавить Подписаться
74
Прочтите следующую главу [02]

Прокомментируйте

Отправить!
Alexa ✨ Alexa ✨
Carajo no vi que la historia fuera de donceles... AMOOOOO! ✨
Fd Fernanda de
OMG ME ENCANTA TODO
RR Romelia Ramírez
Tae doncel... Me encanta 😍
~

Вы наслаждаетесь чтением?

У вас все ещё остались 15 главы в этой истории.
Чтобы продолжить, пожалуйста, зарегистрируйтесь или войдите. Бесплатно!

Войти через Facebook Войти через Twitter

или используйте обычную регистрационную форму

Похожие истории