kookie_red7 ••𝚀𝚞𝚊𝚛𝚊𝚗𝚝𝚒𝚗𝚎••

- Mi perro comenzó a lamerle la cara a mi ex novio, me molestó mucho así que tuve que gritarle: "Yeontan ya te dije que no me gusta que estés desenterrado las cosas del jardin". Cada relación fallida era un cadáver más que se guardaba en su jardín, y el pobre Yeontan solo quería jugar con los deditos que se asomaban cerca de las rosas rojas. ✗KookTae ✗Historia 100% mía ✗One Shot


Фанфик Всех возростов.

#yeontan #novios #jungkook #taehyung #kooktae #kookv
Короткий рассказ
83
4.6k ПРОСМОТРОВ
Завершено
reading time
AA Поделиться

Capítulo Único

❀~✿ ❀~✿ ❀~✿ ❀~✿


Un pelinegro alterado entraba a la habitación donde un tierno cachorro de raza pomerania, levantó sus orejitas al escuchar a su amo aventarse al colchón a su lado sollozando como un animal herido, las mejillas cubiertas de lágrimas y uno que otro moco traicionero sonaba.

— Tenías razón Tannie. — el pelinegro levanto el rostro de las sábanas blancas que ahora poseen restos del rimel negro que usaba. — Jungkook es un maldito infiel. — con el dorso de su mano limpió las saladas gotas que brotaban sin parar de sus bellos ojos de miel. — ¿Puedes creer que me estaba engañando con la culona gótica de informática?.


El pequeño cachorro miró a su dueño moquear, se acercó para limpiar esas lágrimas horrendas de su rostro con su lengüita.


— ¡No Tannie!. — sonrió el pelinegro. Sostuvo a su mascota entre sus brazos y dio unos pequeños mimos, comenzaba a creer que solo Yeontan le amaría de manera honesta, relación tras relación todo salía mal y él tenía que terminar con las uñas rotas y sus ropa asquerosa. Suspiró y su cachorro ladro. —¿Que dices Tannie?.— colocó al perrito frente a frente de el. — ¿Lo crees? ¿Debería?. — la mascota ladro sin entender. — De acuerdo, de acuerdo, lo haré.


Taehyung estaba harto de tener el corazón roto y de tener que despues romper los corazones. Se levantó de la cama y bajó a su único amor verdadero, Tannie. Estaba decidido, las cosas no se iban a quedar así. Entregó su corazón, su alma, su culo a ese atleta descerebrado y le había botado sin pudor, ahora Jungkook aprendería a no engañar a los chicos lindos como el. Cogió su celular y envió un mensaje para citar a su ahora ex- novio a su humilde hogar, tendrian un lindo encuentro en su jardin. Abrió sus ventanas y observó los bellos rosales, estaba tan orgulloso del césped verde, los geranios relucían llenos de vida, los claveles eran visitados por alegres mariposas, las petunias danzaban con el fresco viento que la primavera regalaba, sus preciados instrumentos bien acomodados sobre los palets que había colocado en el muro de ladrillo, adoraba con toda su alma cuidar su espacio natural, pero lo mejor de todo, para él y claro Tannie, eran esos bellos rosales tan rojos como la sangre.


El pelinegro vio al pequeño Yeontan correr por el amplio patio, sus patitas peludas contrastaba con la hierba verde. Los sacos de fertilizante eran pequeñas barreras que las pequeñas patitas brincaban. Ese pequeñin era su alegría, ojalá SeoJoon no hubiera dicho que Tannie era molestoso, de lo contrario aún caminarían de la mano. Bufo al recordar lo horrible que acabo la relación.


— ¡Yeontan! no vayas a hacer agujeros o papi te va a castigar. — lanzó una advertencia al canino emocionado que ya planeaba hacer lo indicado.


Taehyung se miró en el gran espejo, su nariz aún estaba roja por el llanto, sus ojos algo hinchados, tomó un poco de base y corrector para tapar toda imperfección, sacó su ropa preferida para hacer jardinería, un overol de mezclilla, abajo usaba camisa blanca, sostuvo su largo cabello con una bandana y se puso sus botitas de huele, tenían unos patitos deibujados a los costados. Sonrío y para finalizar coloco bálsamo labial. El sonido de su celular le hizo levantarse y caminar hacia la mesita de noche donde mantenía cargando aquel aparato, el sonido chillante de sus botitas era el ruido que rompía el silencio de su habitación. Sonrió al ver el mensaje del "traidor".


— Tannie. —gritó.— El perro está aquí, porfis portate bien mientras papi arregla unas cositas.


Con pasos seguros llegó a su puerta y abrió sonriente, su bella sonrisa cuadrada no podía seguir siendo opacada. Vio al alto pelirrojo entrar acercarse a él como si él no supiera las cosas sucias que estuvo haciendo horas atrás con esa chica. Jungkook cogió la cintura del pelinegro y estampo sus labios en un suave beso para luego separarse y examinar el atuendo que usaba.


— ¿Que traes puesto osito? Pareces un jardinero chistoso. — hablo Jungkook y entró a la casa de su novio. Si se hubiera detenido un momento, tal vez hubiera logrado captar esa sonrisa nada normal en su pareja.


— ¿Si? Bueno "amor", hoy tengo pensado sembrar un lindo arbolito. — el pelinegro camino delante del pelirrojo, se detuvo en la cocina, la puerta de cristal que conectaba el jardín con la casa se mantenía abierta. Tomó lugar en los altos taburetes y miró al pelirrojo, tan despistado, pero terriblemente caliente.


— Tae. — el pelirrojo miro al canino afuera escarbar sin parar cerca de los rosales favoritos de su chico. — Entonces ¿de que quieres hablar cielito?.

Taehyung miraba al chico, era tan apuesto, su sexy cabello rojo cayendo por su frente, sus muslos apretados debajo de ese pantalón oscuro, y la piel blanca de sus brazos asomandose debajo de esa camisa azul pastel. Mordió sus labios, era una lástima que las cosas fueran acabar así.

— ¿No adivinas de que quiero hablar?.— levantó su ceja y lanzó una mirada penetrante a su futuro ex. Puede que taehyung fuera conocido por ser un lindo chico, amable y sonriente, pocas personas lo habían visto furioso, y sabían que sin duda no había nada peor que un Taehyung enfadado o con el corazón roto.


— No osito. — caminó hacia el pelinegro y acunó su rostro. — Te he extrañado tanto. — pasó sus pulgares por los labios carnosos.— Te estuve buscando en el campus pero no di contigo precioso.


El pelinegro quiso golpearlo justo en la nariz, jodido mentiroso ¿extrañarlo? ¡Ja! ¿buscarlo? ¡seguro!. No podía creer eso, a menos que haya estado buscandolo y extrañandolo en el culo de aquella chica. Aun asi sonrio falsamente, arrugó sus ojos y frunció su nariz de manera tierna. Estaba por seguir fingiendo hasta que vio a Yeontan escarbar sobre sus preciosos rosales, no otra vez.


—¡¡KIM YEONTAN!!. — grito y se levantó del taburete. — Mas te vale que saques tu traserito de ahí si no quieres tener problemas con papi. Al ver que Yeontan no pensaba obedecer, camino hacia al can y lo tomó rápidamente para volver a la cocina furioso, cerró la puerta de cristal e hizo un berrinche como niño.


Jungkook sonrió al ver a su tierno osito, las botas de hule sonaban con cada pisada, y los rulos oscuros se agitaban. No entendía cuál era el problema, Yeontan nisiquiera habia hecho un gran hoyo. Se acercó para intentar calmarlo.

— Osito, calma. Estoy seguro que Tannie no hizo gran daño ¿cual es el problema?.


— El problema es que mi perro comenzo a lamerle la cara a mi ex novio. —soltó de lo más casual hacia el pelirrojo y luego se giró al perrito.— Yeontan ya te dije que no me gusta que estés desenterrando las cosas del jardin.

Dicho eso el canino se quedó callado, mientras que Jungkook trago duro ¿qué demonios decía su novio? Algo asustado dio dos pasos atrás.

— Osito ¿de que hablas?.


— ¡Ay Jungkookie!.— el pelinegro se giró hacia el musculoso chico.— Sabes, yo no suelo enojarme con facilidad. —caminó hacia el pelirrojo.— Pero las mentiras, la traición, eso saca lo peor de mi. —suspiró y pasó uno de sus dedos largos por el pecho contrario.— Yo siempre doy todo de mi, todo, no hay relación donde no entregue hasta el alma.— sus ojos se comenzaron a llenar de lágrimas.


— Creí que me amabas...


— Pero amor yo te amo. — interrumpe y el pelinegro le suelta una bofetada.


— No me interrumpas maldito infiel. Estoy hablando yo. — cierra sus ojos y hace un conteo mental hasta el cinco para continuar.— ¡Listo! Decía, que siempre soy el que sufre, hombre tras hombre rompiendo mi corazón, me cambian por nada. — bajó su cabeza y las lágrimas cayeron por gravedad. — Pero no más. — levantó la mirada y la sonrisa cuadrada se mostraba con un brillo diferente.

Había dos cosas que Taehyung odiaba en la vida. La primera era que sus fresas se acabarán y la segunda pero no menos importante: Las mentiras. Tal vez si en su infancia su padre no hubiera engañado a la bella Kim Yeri frente a sus narices, todo sería diferente, pero no. Ese hombre disfrutó maltratando y humillando a la madre del pelinegro. A sus cortos siete años tenía que ser el hombro donde su progenitora limpiaba sus lágrimas para luego ser abofeteado, porque seguro la traicion de su padre, se debía a el. La vida le enseñó que un par de tetas y faldas cortas podían ser el punto final de las familias. Y que los súper papás a veces solían ser los súper idiotas. Juró que nunca se dejaría tratar como su madre, que ni un hombre valía tanto la pena como para humillarse, que los novios eran como las flores, a veces por más que las riegas no florecen. Por eso ahora respiraba agitado esperando que el maldito infiel hablará.


— Osito, no se de que hablas. Ni porque me dices infiel. Yo te amo.—aunque Jungkook era conocido por ser un chico rudo, no pudo evitar que su mandíbula temblará al ver los preciosos ojitos de su novio mirarle de esa forma. — T-taehyung...


— ¡No mientas!.—gritó y empuño sus manos.— Yo te vi maldito perro infiel, estabas con esa zorra de maquillaje excesivo y mallas oscuras. — pegó sobre el pecho del pelirrojo. — ¿Me buscabas? ¡Si claro! Debiste buscarme en su boca y su maldito culo grasoso ¡Aish!. —se separó del musculoso y caminó en círculos diciendo palabras sin sentido.


Taehyung pensaba cómo hacerlo. Tantas veces repitiendo la misma acción, el sentimiento en común que le hacía enojar. Cerró sus ojos al recordar las veces pasadas, como Seokjin rompió su corazón sin temor diciéndole que no era muy lindo para seguir con el, asi que su bello rostro terminó siendo usado como abono debajo de sus petunias. También estaba Hoseok quien decidió terminar con él porque sus manos no eran muy rudas, que tristeza, ahora las manos del chico yacía aun costado de sus geranios. Uno de los más dolorosos fue Jimin, su ex novio antes de Jungkook, lo encontró cogiendo sobre su preciso sillón amarillo, su rostro casi dentro del trasero de aquel chico, ahora su boca abultada estaba enterrada, lamida, cortesia de Yeontan, aun lado de sus rosales.

— Supongo que lo más sano es que terminemos ¿verdad?.— dijo el pelinegro, relajó sus hombros y cruzó sus brazos por su pecho, como si minutos antes no hubiera explotado. Jungkook no sabia que responder, parpadeo varias veces. — No me gusta terminar mal, así que porque no cogemos y luego me ayudas a sembrar mi nuevo árbol, creo que lo merezco.


— ¡Dios! Tae enserio me asustaste, pero si eso quieres. ¡Lo hagamos!.

El pelirrojo se acercó confiando al chico. Se sentía algo culpable, era cierto que había estado dandose mas que besos con Sana, pero es que enserio ver a la chica con esas prendas diminutas, cuero negro ajustado a las curvas que mantenía, le hizo caer en la tentación. ¿Si quería a Taehyung? el decía que sí, pero sus actos no lo demostraban. El pelinegro era el chico más lindo que había conocido, con un historial de novios no muy larga, chico decente, calmado, tierno, por eso ahora le sorprendía haber presenciado cómo perdió la cabeza por unos segundo, pensó que lo de Yeontan había sido una mala broma para asustarlo, y luego excitarlo con su propuesta. No importaba, él tomaría una última vez a su osito lindo.


La última vez que Jungkook se cogería a Taehyung, eso se repetían ambos. Mientras el pelirrojo lo veía como una oportunidad para recuperar su libertad, tomar chicas y chicos sin control, el pelinegro sonreía con cada estocada dada al ser consciente que el guapo chico sobre él estaba a nada de dejar de respirar, ni una puta ofrecida tomaría su lugar. Cuando sus orgasmos llegaron y los cuerpos descansaron, Taehyung regreso a sus prendas, tenía que apurarse a sembrar su arbolito.


— Jungkookie. — llamó mientras colocaba las botitas de hule. — Prometiste ayudarme a sembrar, porfis levántate.


El chico pelirrojo se quejo pero lo haria, se levanto como cumplió y salio al jardin tomado de la mano de su ex-novio. Taehyung abrió su pequeña bodega donde guardaba las palas e instrumentos para su jardín. Con cuidado colocaron todo cerca de los rosales, la oscuridad comenzaba a reinar, el pelinegro mantenía las lámparas solares alejadas de su zona especial. Así que por ese motivo Jungkook confundía las manos pálidas con pequeñas decoraciones, los huecos donde Tannie había estado trabajando dejaban expuestos trozos de piel descompuesta. El aroma era malo, pero el moreno se excuso diciendo que era por el biodigestor que estaba cerca.


— Tae, está muy oscuro aquí, deberías mover las lámparas. — habló el pelirrojo mientras cavaba un gran hueco en el jardín. — Por cierto ¿qué tipo de árbol sembraras?.


— No recuerdo bien su nombre, pero sus hojas son tan rojas. —respondió el pelinegro, en sus manos tenía una azada y un cuchillo de jardinera en las bolsas de su overol.— Tu sigue cavando, mi árbol enserio es grande. — Yeontan yacía en el jardín merodeando.— Y dime Jungkook ¿alguna vez me amaste?.


El alto pelirrojo detuvo sus movimiento, secó el sudor de su frente con su antebrazo y miró al chico parado. Taehyung le miraba con los ojos acuosos. Suspiro dispuesto a salir del gran hueco que había cavado, pero la mirada de su ex- novio lo mantuvo en su lugar.


— Claro que si te ame Tae, enserio siento mucho lo de Sana. — apretó la pala con sus manos.— Soy un imbécil que no supo valorarte, yo soy el problema. Ya sabes, no eres tu, soy yo.


El pelinegro mordió su labio furioso, de todas las malditas palabras, tuvo que decir esas. Dejo de escuchar las excusas de su ex, limpio las lágrimas que escaparon con el dorso de su mano y apretó la azada en sus manos.

— Sabes, Tannie ama chupar tus dedos, no se que clase de perro fetichista tengo.—bromeo y metió su mano libre a donde estaba el cuchillo. — Ahora podrá hacerlo sin que te enojes.


—¿Si? ¿por qué?. — preguntó mientras regresaba a su labor.

—Porque ya no podras hablar. — Jungkook giro su rostro para toparse con el cuchillo de jardín.

— ¡¡Que mier...


Jungkook no pudo terminar su frase. El lindo pelinegro fue más rápido, clavó su preciada herramienta en el rostro ajeno. El cuerpo musculoso cayó al hueco mientras Taehyung se colocaba encima de él clavando el artefacto sin parar, repitiendo una y otras vez:


— ¡Infiel! Eso te enseñara a no tratar mal a los chicos lindos como yo.


Cuando su overol quedó manchado de la viscosidad roja, se levantó, su rostro estaba lleno de sangre que alcanzó a salpicar. Sin limpiarse salio del hoyo, sus botas rechinando y Yeontan detrás de él.


— Tannie, ayuda a papi. —hablo con cariño, aunque su rostro machando contrastaba con la dulzura con la que hablaba, el canino le ladro y brinco al gran hoyo para comenzar a lamer la sangre que brotaba del que el guapo rostro de Jungkook.


El pelinegro saco a Yentan, colocó una linda planta, le recordaba a su ex novio por el nombre. "Boca de dragón o conejito". Tiro tierra hasta cubrir la raíz y el cuerpo. Dio un último sollozo y regó su nueva adquisición.


—¡Uff! eso sí que fue cansado Tannie. —la mascota ladro y con sus patitas comenzó a rasgar la nueva siembra. —¡No Tannie! Debes mantenerlo intacto por un tiempo ¿si? Nada de lamer a los ex novios de papi.


Alegre entró el pelinegro a su hogar, quito su ropa especial para sembrar, y tomó una larga ducha. Serian dias pesados donde tendría que fingir llorar y estar desesperado por encontrar al chico pelirrojo musculoso. Suspiro sumergido en la tina, la espuma blanca cubriendo hasta su pecho, aun lado sobre la alfombra seca estaba Yeontan dormitando. El sonido del celular colocado sobre el inodoro le hizo estirar su brazo y revisar su mensaje.


Yoongi: Me entere que el idiota de Jeon estuvo con Sana. No te merece, espero puedas darte cuenta de quienes sí te queremos lindo Tae.

Taehyung sonrió en grande, tan emocionado como un niño, chilló en la tina, levantando al perrito.

— Tannie, parece que papi pronto tendrá un nuevo novio.

Cada relación fallida era un cadáver más que se guardaba en su jardín, y el pobre Yeontan solo quería jugar con los deditos que se asomaban cerca de las rosas rojas o ahora de la linda plantita llamada "conejito".

• • •


[Flower flower flower]

📷

Está flor es la que mencione: "Boca de dragón o conejito"

21 июля 2020 г. 21:29:09 6 Отчет Добавить Подписаться
72
Конец

Об авторе

••𝚀𝚞𝚊𝚛𝚊𝚗𝚝𝚒𝚗𝚎•• ホぁ !estas entrando a un sitio de pornoche. ⠀⠀⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⫘⠀ →Sweek: kookie_7 →Ao3: kookiered_7 →Wattpad: GgukSeven

Прокомментируйте

Отправить!
Camile Camile
omg, lo ame MUCHO
kim vante kim vante
ok, turbio pero me gusto.
Tournesol de Tournesol de
tremendo final, 10/10 😳😳😳
Gumimarii ˋωˊ Gumimarii ˋωˊ
Baia...no me lo esperaba jajajajajs joder...fue bien raro, quede impactada xO Pero me gusto xD jajajajjsjaja
~