geanpre Ge An

Jungkook y Jeongguk son gemelos, son muy similares pero muy diferentes al mismo tiempo. Taehyung se muda al mismo complejo de apartamentos que ellos y pronto se da cuenta que ambos hermanos tienen los ojos puestos en él. A medida que se van conociendo, Taehyung se da cuenta de que ambos gemelos están coqueteando con él y él realmente no puede decidir cuál de ellos le gusta más. Sin embargo, hay una solución simple: los hermanos nunca han tenido problemas para compartir y resulta que Taehyung no tiene que elegir entre ellos después de todo. Pronto se da cuenta de que fue la mejor decisión que pudo tomar. Muchas gracias a la editorial @fukuokatrash y en especial a @Jieepiphany por tan bonita portada♡ ❐Smut. ❐Trio; 2 JJK | KTH. ❐2 JJK Top | KTH Bottom. ❐Tengo el permiso para hacer esta traducción. ❐Todos los créditos a BTSLarryAf. ♡Nota: Esta historia NO es de mi autoría, pueden encontrar la historia original escrita en inglés por BTSLarryAf en el siguiente link: https://archiveofourown.org/works/19328386


Фанфик Группы / Singers 13+.

#gay #bl #bts #vkook #taekook #kookv #kim-taehyung #jeon-jungkook #kooktae
25
3.3k ПРОСМОТРОВ
Завершено
reading time
AA Поделиться

Double

Jeongguk y Jungkook se estaban relajando en el patio de su complejo de apartamentos. Básicamente era algo así como dormitorios porque la mayoría de los residentes eran estudiantes universitarios. Ambos hermanos siempre han sido inseparables, así que cuando fueron a Seúl a la misma escuela, ni siquiera era una pregunta si vivirían juntos.


Jeongguk estaba bebiendo perezosamente una cerveza mientras Jungkook jugaba en su móvil.


De repente se abrió la puerta del patio. Jeongguk le dio un ligero golpe a su hermano con el pie, captando su atención. Jeongguk señalo con la cabeza hacia la derecha, haciendo que Jungkook mirara allí. Cuando sus miradas se encontraron de nuevo, ambos estaban sonriendo


—¿Un nuevo vecino? —Jungkook tarareo.


—Probablemente —asintió el otro.


—Él es... —comenzó Jungkook.


—... hermoso —Jeongguk terminó por él y luego añadió con indiferencia: —Bueno, vamos a presentarnos.


—Hola —una suave voz interrumpió a Taehyung de mirar alrededor del patio. Cuando se dio la vuelta, pensó por un segundo que estaba viendo doble, pero luego se dio cuenta de lo que estaba sucediendo. Había gemelos de pie delante de él. Sus rasgos faciales eran completamente similares e igualmente ambos eran calientes.


—Soy Jeongguk —se presentó el chico de pelo negro. Su cabello estaba separado, revelando cejas afiladas. Había una pequeña sonrisa dibujada en sus labios, diciéndole a Taehyung que definitivamente estaba confiado y tal vez estaba siendo un poco arrogante. Vestía unos pantalones negros rasgados y una camiseta de alguna banda oscura que revelaba un tatuaje.


—Soy Jungkook —dijo su hermano gemelo, sonriendo levemente. Su cabello era castaño y suave –o al menos eso creía- cayendo en su frente. Llevaba pantalones cómodos y camiseta blanca.


Ambos eran iguales, pero igualmente diferentes. Jeongguk parecía el ejemplo perfecto de un bad boy, mientras que Jungkook tenía este bonito look de el-chico-lindo-de-la-puerta-de-al-lado. Y ambos eran hermosos como el infierno, con redondos y profundos ojos oscuros junto con mandíbulas afiladas.


Taehyung se preguntó por un segundo si era posible que existieran dos personas tan hermosas en el mundo.


—Y-Yo soy Taehyung —se presentó, sonrojándose ligeramente bajo las penetrantes miradas de ambos chicos. No es que fuera completamente inocente, era muy sociable, pero cuando se trataba de flirtear, de relacionarse, o simplemente de hablar con chicos sexys, siempre se mostraba tímido.


—¿Nuevo aquí? —preguntó Jeongguk, mirándolo de pies a cabeza.


—Sí, me acabo de mudar. Estoy en segundo año pero hasta ahora decidí vivir aquí —Taehyung encontró sus habilidades para hablar. De algún modo.


—Nosotros somos estudiantes de primer año —habló Jungkook esta vez.


—Tengo que irme, me reuniré con un amigo —Taehyung dijo nerviosamente.


—Qué pena —suspiró Jeongguk, y añadió: —. Bueno, pero supongo que te veremos después, ¿verdad?


—Esperamos que sí —agregó Jungkook.


—S-sí, lo haremos —Taehyung asintió, mordiéndose el labio y dándose la vuelta para irse. Ambos chicos lo miraban mientras se alejaba.


—Se ve como un ángel —Jungkook fue el primero en hablar. Taehyung había teñido su cabello de rubio, haciéndolo lucir como alguien fuera de este mundo con sus rasgos hermosos y llamativos.


—Lo quiero —Jeongguk sonrió para sí mismo.


—¡Oye! Yo también lo quiero —su hermano se volvió hacia él con un puchero.


—Bueno... creo que podemos resolverlo, ¿no crees? —sonrió el chico de pelo negro.


—Sí, creo que tienes razón —los ojos de Jungkook brillaron con malicia, intercambiando sonrisas con su hermano.



チュチュチ



Taehyung estaba jodido, positivamente hablando. Estaba convencido de que los gemelos Jeon -que descubrió que ese era su apellido- eran su bendición y su maldición al mismo tiempo.


Pronto descubrió que a ambos hermanos les gustaba hacer ejercicio en el gimnasio que estaba junto a la piscina a la que él ocasionalmente iba. Los gemelos siempre estaban allí, flexionando sus hermosos músculos directamente en su cara.


Empezó a hablarles de vez en cuando, no era muy difícil distinguirlos. El pelo y la ropa seguramente estaban ayudando, pero fue sobre todo su personalidad lo que los hacia diferentes.


Jungkook era agradable, divertido y dulce. Era tímido a veces, mostrando su linda sonrisa de conejito. También era bastante callado, hubo algunas veces en que se volvía una persona sumamente extrovertida.


Jeongguk era cualquier cosa menos tímido. Era arrogante, coqueto y un poco misterioso. Tenía el aura de bad boy y fuck boy a su alrededor, lo que lo hacía increíblemente sexy y la mayoría de las veces solo abría la boca para hablar con Taehyung, lo que dejaba al rubio increíblemente nervioso. Pero aún así era amable con él, Taehyung podía decir que en el fondo, era un bien tipo.


Lo peor era que Taehyung estaba bastante seguro de que ambos estaban flirteando con él. No sabía qué hacer al respecto y estaba confundido como el infierno, especialmente sobre sus propios sentimientos. Para ser honesto, ambos le gustaban y no sabía qué haría si uno de ellos lo invitaba a salir porque no quería lastimar al otro y, por supuesto, no quería crear un problema entre ellos. Parecían muy unidos.


—Solo folla con ambos —Jimin se encogió de hombros cuando Taehyung le contó sobre su confusión interna.


—¡¡¿Estás loco?!! —gritó Taehyung, mirando a su alrededor y bajando la voz: — No puedo follar con los dos, son hermanos. Gemelos.


—¿Y? Si no estuvieran en contra, entonces no le veo el problema. Sabes lo que dicen, los gemelos tienen fuertes lazos, tal vez querrían compartirte —Jimin meneó las cejas. Taehyung se sintió casi mareado al pensar en no solo uno, sino dos Jeons a la vez.


—Eso es simplemente estúpido. Ni siquiera sé con certeza si me están coqueteando. Tal vez Jungkook esté siendo amable y Jeongguk sea un seductor por naturaleza, no significa nada —suspiró el rubio.


—Bueno, se resolverá por sí mismo de alguna manera, tal vez termines con uno de ellos, tal vez con ambos, tal vez ninguno —Jimin se encogió de hombros. Taehyung estaba realmente muy confundido, honestamente no sabía qué hacer.



チュチュチ



—Tenemos que hacer algo —Jeongguk miró a su hermano con seriedad.


—¿Como que?


—Bueno, idear algún plan. Yo lo quiero y tú también.


—¿A qué plan te refieres? Deberíamos decidir quién de nosotros va a tenerlo. O déjame decirte esto mejor, le dejaremos decidir a cuál de los dos quiere —Jungkook miró al otro de manera decidida.


—O podríamos tenerlo ambos —el de pelo negro se encogió de hombros con una sonrisa.


—Eso es una locura, nunca podría funcionar —resopló Jungkook.


—¿Por qué no? Creo que somos muy buenos para compartir y si él esta dispuesto a hacerlo, entonces no veo ningún problema —sonrió Jeongguk. Jungkook se mordió el labio, mirando a su hermano. El pensamiento era realmente loco, pero tal vez no tanto. Su hermano tenía razón, si Taehyung quisiera eso, entonces no sería un problema. Al menos no para ellos, siempre han sido muy cercanos aunque algunas personas pudiesen pensar que su relación es rara, nunca podrían explicárselo a nadie.


—¿Qué tienes en mente? —preguntó Jungkook después de un rato.


—Bueno, hay un par de cosas —la sonrisa de Jeongguk se hizo más grande y el castaño supo que ya tenía algún plan malvado.



チュチュチ



Taehyung se sorprendió un poco cuando Jeongguk se le acercó y lo invitó a una fiesta. Podrían considerarse como amigos, pero nunca se juntaban ni nada. De cualquier manera, dijo que sí porque no era como si fuera una cita, solo era una fiesta de universitarios con otras personas.


Taehyung era una persona sociable, pero nunca fue realmente un animal de fiesta. No le gustaba mucho el alcohol, por lo que realmente no sabía cómo hacer todo eso, pero Jimin y Hoseok le prometieron ir con él para que estuviera cómodo. Jimin lo ayudó a elegir un atuendo y pronto estuvieron en una casa con la música fuerte.


—Me alegra que hayas venido —alguien le susurró al oído justo cuando entró. Saltó sorprendido al encontrarse con la sonrisa de Jeongguk al darse la vuelta.


—Lo asustaste, Guk, ten cuidado —una voz similar hablo justo al lado de él y pronto tuvo la tranquilizadora mano de Jungkook sobre su hombro.


—E-está bien —Taehyung tartamudeó.


—¡Tae, vamos! —gritó Jimin, captando su atención.


—Lo siento, tengo que irme —Taehyung miró a los gemelos con un deje de disculpa.


—Está bien, te encontraremos más tarde —Jeongguk le guiñó un ojo.


Taehyung solo charlaba con algunos de sus amigos. Únicamente bebiendo refrescos, sin ceder a las tentaciones de los demás.


Casi se ahoga con su bebida cuando sus ojos se deslizaron hacia la pista de baile. Los gemelos estaban bailando, haciendo a Taehyung sentirse como en un sueño. Ambos eran increíbles. Sabía que Jeongguk era un estudiante de danza, por lo que no era realmente sorprendente, pero aun así, verlo en acción era... wow. Sin embargo, Jungkook también era sorprendente, a pesar de que su especialidad fuera la producción de videos. Claramente el don que tenían era natural, casi profesionales, si le permitían opinar. Sus empujes de cadera y movimientos corporales eran simplemente pecaminosos. La mente de Taehyung recordó su conversación con Jimin de hace dos semanas, cuando su amigo le sugirió que debería estar con ambos. Su cabeza dio vueltas al imaginarse estar presionado entre ellos.


Más tarde esa noche, lo encontraron, como Jeongguk prometió. Estaba sentado en un sillón, viendo bailar a Jimin y Hoseok cuando los gemelos se dejaron caer en el reposabrazos a cada lado, dejándolo a él en medio.


—¡Aquí estás!, pensé que te habíamos perdido, cariño —sonrió Jeongguk. Las mejillas de Taehyung se calentaron. No era la primera vez que Jeongguk lo llamaba por algún apodo cariñoso, en realidad lo hacía mucho, pero siempre lo dejaba retorciéndose por dentro.


—¿Quieres tomar algo? —Jungkook inquirió, haciendo que la atención de Taehyung se posara en él.


—En realidad no —murmuró Taehyung.


—Oh, vamos, Tae, trajimos bebidas especialmente para ti —Jeongguk hizo un puchero, mostrando una vaso con algún líquido.


—No... no lo sé —Taehyung se mordió el labio, su convicción desmoronándose demasiado rápido.


—Es solo coca con un poco de ron, lo hicimos ligero para ti, no te preocupes —Jungkook le dio una sonrisa alentadora. Taehyung sintió como si tuviera un ángel y un demonio en sus hombros. En realidad, debía tachar eso, era como tener dos demonios en sus hombros, pero mentiría si dijera que lo odiaba. Tener la atención de ambos hermanos en él era realmente halagador, realmente no podía creer que ambos parecían estar interesados en él.


—Qué diablos, está bien —Taehyung sonrió finalmente, agarrando el vaso que Jeongguk sostenía delante de él. Los hermanos aplaudieron cuando se lo llevo a sus labios. Perdiéndose de las sonrisas que compartieron.


Una hora y unos cuantos tragos más tarde, Taehyung de alguna manera se encontró en la pista de baile con los gemelos. Solo estaban jugando, riendo. Los hermanos le estaban enseñando a Taehyung algunos movimientos y todo fue muy divertido. Hasta que se puso más serio.


Jeongguk se acercó a Taehyung por detrás, haciéndolo saltar cuando puso sus manos en las caderas. Jungkook estaba de pie frente a Taehyung, sonriendo maliciosamente, acercándose también, poniendo sus manos en la cintura del rubio, por encima de las manos de su hermano.


Taehyung se sintió repentinamente demasiado caliente, sintiendo dos cuerpos tan cerca de él. Su contacto casi ardía, haciéndolo estremecerse cuando sintió las manos de Jungkook deslizarse de arriba hacia abajo por los costados, sobre sus costillas hasta su cintura, mientras que las manos de Jeongguk sujetaban sus caderas firmemente.


Taehyung respiró bruscamente cuando sintió que Jeongguk se apretaba más contra su espalda. Sus cuerpos se rozaban mientras bailaban, Jeongguk estaba ayudando a Taehyung en sus movimientos con las manos en sus caderas.


Taehyung miró a Jungkook con los ojos muy abiertos como si estuviera pidiendo ayuda o pidiéndole que le dijera qué hacer. El castaño solo le dio una sonrisa torcida, arrastrando sus manos a los bíceps de Taehyung, acercándose un poco más. Eso distrajo a Taehyung, así que cuando de repente sintió un aliento caliente en el costado de su cuello, casi gritó. Jeongguk estaba sobre su cuello, haciéndolo estremecerse de pies a cabeza por su aliento caliente chocando contra él.


Jungkook se inclinó más cerca, repitiendo el ejemplo de su hermano en el lado contrario del cuello de Taehyung. El rubio echó la cabeza hacia atrás casi instintivamente, mirando al techo mientras cerraba los ojos. Sintió fuego debajo de su piel, la presencia de ambos gemelos era casi demasiado, pero parecía que no era suficiente al mismo tiempo.


Un suspiro escapó de sus labios cuando sintió dos pares de labios a ambos lados de su cuello. Jungkook presionó sus labios contra su piel ligeramente, dejando un par de besos de mariposa allí, mientras que Jeongguk mordisqueaba la piel con sus dientes, pasando la punta de su lengua después.


La cabeza de Taehyung daba vueltas y sabía que no era por el alcohol. No podía creer lo que estaba sucediendo. Estaba en una fiesta, entre dos gemelos igual de calientes. Casi se sentía como si sus manos estuvieran en todas partes sobre él, nunca había tenido a dos personas tocándolo a la vez y era abrumador. Jeongguk estaba presionando contra su espalda, apretándose ligeramente mientras bailaba, moviendo las caderas. Taehyung dejó escapar un pequeño gemido que fue consumido por la música a todo volumen.


Ambos hermanos chuparon sobre la piel de su cuello al mismo tiempo, perfectamente coordinados. Taehyung sabía que habrá marcas, pero ese pensamiento solo le hacía sentirse más caliente. Solo pensar que no era muy aventurero y experimentado, y ahora que estaba ahí con dos hombres, estaba completamente loco, pero ahora no había rastros de timidez en su cuerpo.


Taehyung presionó su trasero contra Jeongguk, oyendo un gemido tras de él.


—Joder, bebé —Jeongguk dijo con voz ronca, mordisqueando el lóbulo de su oreja.


—Tenemos que irnos —Jungkook se separó de repente. Los ojos de Taehyung se agrandaron ante la repentina confesión.


—¿Qué? —el rubio se quedó boquiabierto.


—Lo siento, querido, tenemos que estar en otro lugar —Jeongguk le dirigió una mirada de disculpa. Y así, los gemelos se habían ido. Taehyung se quedó allí, completamente en shock. Se sentía demasiado frío sin los cuerpos que lo rodeaban.


—¿Entonces, qué piensas? ¿Funcionó? —Jungkook miró a su hermano mientras se dirigían hacia alguna esquina de aquel lugar, observando a Taehyung desde la distancia.


—Definitivamente vendrá por más —sonrió Jeongguk, satisfecho de cómo funcionaba su plan. Por mucho que quisiera que las cosas fueran más rápido, corrían el riesgo de asustar o abrumar demasiado a Taehyung. Si lo hacían lentamente, provocando a Taehyung –justo como acababan de hacer- haciendo que se acostumbrara a ambos, no le tomaría mucho más tiempo romperse y venir por más.


—No me gusta que lo hayamos dejado allí, estaba tan decepcionado —suspiró Jungkook, siempre atento.


—Tampoco me gustó, créeme, pero fue lo mejor —le asegura Jeongguk.


—Creo que tienes razón, probablemente sería demasiado para él si lo hiciéramos de una vez —admitió el castaño.


—No te preocupes, Kookie, no creo que tengamos que esperar mucho —el pelinegro le guiñó un ojo. Quería a Taehyung tanto como su hermano, pero él sabía mucho mejor cómo caminar sobre ese terreno. Jungkook era mucho más suave, nunca coqueteaba o jugaba. Esa era su especialidad.



チュチュチ



Taehyung estaba cayendo cada vez más profundo dentro del agujero de conejo que eran los gemelos Jeon. Al vivir en el mismo complejo, se encontraban a menudo entre ellos. Ahora estaba cien por ciento seguro que los dos estaban ligando con él, ambos, y aun no sabía que hacer respecto a eso.


Tenía miedo de que si de alguna manera elegía a uno de ellos, el otro estaría enojado. Ambos eran muy unidos, y él no quería meterse entre ellos. Pero parecía que no les importaba. Ocurrió un par de veces que Jeongguk lo vio con Jungkook, y viceversa, nunca parecían enojados o celosos.


Jungkook era increíblemente dulce con él. Ya que Taehyung estaba estudiando fotografía y Jungkook producción de vídeo, a menudo conversaban sobre eso ya que las carreras eran muy parecidas. Abría y sostenía la puerta para que Taehyung pasara, Algunas veces le compraba cafés, cada que lo veía estudiando en el patio del edificio. Cada vez que Jungkook le sonreía sentía mariposas en su estómago y se encontraba incapaz de mirar hacia algún otro lado cuando tenía al chico frente a él.


Con Jeongguk, también sintió un cosquilleo, diferente, pero no de una mala manera. El gemelo "malo" -así es como Taehyung lo llamaba a veces en su cabeza- a menudo lo miraba como una presa. Se sentía caliente bajo su mirada, se sentía deseado y eso lo adulaba. Jeongguk era más directo, llamándolo con apodos cariñosos y compartiendo pequeños toques con él. A pesar de su arrogancia y su personalidad de chico malo, todavía era lindo con él.


Taehyung estaba jodido. La cosa era que a él le gustaban los dos. Eran similares pero muy diferentes entre sí al mismo tiempo y Taehyung simplemente no podía decidir quién le gustaba más.


Pero parecía que no tenía que tener ningún dilema porque una noche, los gemelos lo invitaron a su apartamento para ver películas.


Taehyung estuvo de acuerdo, pero tan pronto como entró en su apartamento, estaba maldiciendo. ¿Qué iba a hacer? ¿Qué iba a pasar? Tal vez estaba exagerando, tal vez realmente iban a ver películas y eso era todo. Pero tenía la sensación en su estómago de que no era lo que los hermanos pretendían hacer.


Y tenía razón. Todo era normal al inicio, lo saludaron y Jeongguk lo llevó a la pequeña sala de estar, mientras que Jungkook iba a comer algo. Escogieron una película juntos y cuando llegó el momento de sentarse, Taehyung terminó en medio de ambos.


El sofá no era tan grande y los gemelos eran bastante anchos, por lo que no había espacio entre él y ellos. Sus costados y muslos se estaban tocando. Taehyung sintió una especie de burbuja de anticipación en él. Recordó aquella noche en la fiesta de hace un par de semanas, el cómo se sintió cuando ambos hermanos se acercaron a él, cómo se sentían sus labios en su cuello y lo nervioso que se sentía.


Dejó escapar un suspiro tembloroso cuando después de media hora de la película, sintió la mano de Jeongguk en su muslo. Estaba descansando allí, así que Taehyung pensó que era aleatorio, pero después de un minuto, sintió los dedos haciendo círculos.


Su atención se dirigió a Jungkook cuando sintió que se acercaba más a él, pidiéndole en silencio un poco de afecto. Jungkook dejó caer su cabeza en el hombro de Taehyung, haciéndole sonreír un poco. Justo cuando Taehyung pensaba que Jungkook era demasiado lindo, sintió una -su- mano escabullirse detrás de su espalda, envolviéndola a su alrededor apretando su cadera.


Jeongguk comenzó a acariciar su muslo, haciéndole suspirar. Casi al mismo tiempo, Jungkook apretó su cadera con más fuerza. La cabeza de Taehyung estaba dando vueltas de nuevo. Él no sabía en quién o a qué toque enfocarse. Cuando dirigió su atención al chico de pelo negro, el castaño apretó su cadera con más fuerza, haciendo que Taehyung se descompusiera.


Sabía que ambos hermanos eran conscientes de que ambos lo estaban tocando, pero a ninguno de los dos parecía importarle. Parecía que estaban conscientes de lo que deseaban, pero no lucían molestos. ¿Era posible lo que decía Jimin? ¿Podría Taehyung realmente tener a ambos? ¿Eso era demasiado loco? Eran hermanos, Taehyung no creía que pudieran hacer esto. Por supuesto que él sabía sobre la poligamia, eso no era algo inaudito, pero siempre eran tres o más personas relacionadas, ¿verdad?


La mente de Taehyung estaba trabajando a cien millas por hora y ya ni siquiera estaba prestando atención a la película.


—Relájate, bebé, estas tenso —Jeongguk le susurró al oído, acariciando su muslo con dulzura.


—¿En qué estás pensando, Tae? —preguntó Jungkook desde el otro lado de él.


—Yo... —Taehyung exhaló, incapaz de continuar. Se sentía estúpido por preguntar.


—Vamos, bebé, dilo —el azabache lo alentó con un suave beso en el lóbulo de su oreja.


—Yo solo... ¿Se sienten cómodos con esto? —Taehyung preguntó inseguramente, mirando a la izquierda y luego a la derecha.


—¿Con qué? —preguntó Jungkook.


—Con yo y... ambos —el rubio susurro, sintiendo sus mejillas ardiendo de vergüenza. ¿Qué pasaría si estuviera leyendo mal las señales y se burlaban de él? ¿Y si piensan que era raro o estaba loco?


—Nos sentimos cómodos si tú lo estás —Jeongguk giró la barbilla para hacer que lo mirara. —. Siempre hemos tenido una relación muy estrecha.


Para enfatizar sus palabras, Jeongguk levantó la mano y la puso sobre el muslo de su hermano, apretándolo. Taehyung miró a Jungkook solo para encontrarlo sonriendo.


—La verdad es, bebé, que ambos te queremos —Jeongguk habló de nuevo, haciendo que Taehyung lo mirara. —, estamos de acuerdo en compartirte si es que estás de acuerdo.


Taehyung casi dejó de respirar. ¿Era eso realmente posible? ¿Podría realmente estar con los dos? Bueno, seguramente resolvería sus dilemas, pero ¿no era una locura? Por otro lado, a quién le importaba, ¿verdad? A él le gustaban los dos y aparentemente él les gustaba a ellos. Jeongguk dijo que ellos no tenían problema en estar con él, ambos.


Taehyung se giró a mirar a Jungkook para comprobar si él también estaba de acuerdo.


—Lo que dijo Gukkie —confirmó Jungkook. —. Por supuesto, solo si quieres.


Taehyung se sintió como en un sueño. ¿Podría realmente tener a estos dos chicos hermosos para él solo? ¿No solo un Jeon sino ambos? ¿Podría realmente ser tan afortunado?


—Nosotros... podríamos intentarlo —Taehyung finalmente exhaló, un nudo de nervios formándose en su estómago.


—Lo que quieras, bebé, si algo te incomoda, solo dilo —Jeongguk lo tranquilizó suavemente, algo que Taehyung no veía con frecuencia. Era normal con Jungkook pero no tanto con el gemelo de pelo negro. Pero eso solo demostró que Jeongguk no solo estaba jugando con él, sino que estaba realmente interesado.


Taehyung sintió a su corazón latir rápido cuando Jungkook ahuecó su mejilla, girando su rostro hacia él. Sus ojos se deslizaron hasta sus labios. Taehyung los lamió instintivamente. Cuando volvió a mirar a los ojos oscuros del castaño, su mirada era intensa.


Y luego Jungkook se inclinó hasta encontrar sus labios. Era suave y amable, al igual que el mismo Jungkook. Taehyung dejó escapar un suspiro de satisfacción, que el otro usó como una oportunidad para deslizar su lengua dentro de su boca, besándolo lento y sensualmente.


Taehyung rompió el beso, jadeando por aire, sintiendo la insistente mano del otro gemelo en su muslo. Se volvió hacia Jeongguk, encontrando una mirada depredadora llena de lujuria.


El gemelo de pelo negro aplasto sus labios juntos, besando a Taehyung firmemente, exigiendo la entrada en su boca con la lengua después de unos segundos. Jeongguk lamió ardientemente su boca, lo besó profundamente, dejando a Taehyung sin aliento en solo un minuto.

Taehyung se giró a mirar a Jungkook para ver su reacción y se sintió aliviado cuando vio al castaño sonriendo. Se inclinó de nuevo, besando los labios hinchados de Taehyung casi con dulzura. El rubio gimió en voz baja cuando sintió unos labios en el costado de su cuello. No sabiendo donde concentrarse: si en los labios de Jungkook sobre los suyos o la boca de Jeongguk en su cuello.


Sus besos eran como ellos. Los besos de Jeongguk eran exigentes, apasionados, un poco ásperos y dominantes.


Los besos de Jungkook eran dulces y calmantes pero a la vez profundos y urgentes.


Taehyung se quedó sin aliento cuando, de repente, Jeongguk lo jalo hacia él, dejándolo acostado de espaldas. El chico de pelo negro presionó un muslo entre sus piernas, desabotonando un par de botones en su camisa.


—Si es demasiado rápido, detennos —Jeongguk miró al rubio, dándole espacio para retirarse.


—No se detengan —Taehyung suspiró. Todavía se sentía como en un sueño y todavía había algunas dudas en su cabeza, pero se sentía tan bien y necesitaba más.


Jungkook se arrodilló en el suelo, capturando los labios de Taehyung con los suyos nuevamente.


Taehyung dejó escapar un gemido bajo la boca del castaño cuando sintió unos dientes y labios en su clavícula. Segundo después, Jeongguk presionó su muslo más fuerte contra su entrepierna, haciendo que Taehyung mordiera el labio de Jungkook.


—Oh, Dios —gimió Taehyung mientras comenzaba casi instintivamente a mover sus caderas sobre el muslo de Jeongguk, su polla endureciéndose vergonzosamente rápido.


—¿Te gusta esto, bebé? —preguntó Jungkook con una sonrisa, apartando el cabello de su rostro. La boca de Jeongguk ahora se movía hacia su pezón, mordiéndolo suavemente entre sus dientes. Taehyung se estremeció, echando la cabeza hacia atrás.


—Respóndele a Kookie —Jeongguk dio una palmada sobre su muslo, apartándose de su pecho momentáneamente.


—Yo- —Taehyung ahogo un gemido, porque estaba demasiado abrumado con todo lo que estaba sucediendo y porque Jeongguk presionó su muslo contra su entrepierna.


—¡Me gusta, por favor! —Taehyung gritó.


—Buen chico —Jeongguk arrulló, llevando nuevamente su pezón devuelta a su boca. Jungkook le sonrió, dándole un breve y dulce beso antes de tomar el ejemplo de su hermano y pegar sus labios al pezón descuidado. El pecho de Taehyung se arqueó desde el sofá, buscando más de cualquier cosa. Estaba aplastando el muslo de Jeongguk, sintiendo que goteaba en su ropa interior.


—Gukkie, yo- —Taehyung soltó un gemido, sin saber realmente a quién se dirigía en este momento.


—¿Estás cerca, amor? —Jungkook lo miró con una pequeña sonrisa.


—Sí, por favor... —gimió Taehyung, temblando cuando Jungkook chupo y lamió al rededor de su pezón. Estaba moliéndose contra el muslo de Jeongguk, persiguiendo su orgasmo. Sus pezones eran increíblemente sensibles y las bocas de los gemelos se sentían como el cielo.


—Oh, Dios mío, joder, yo... —Taehyung soltó un prolongado gemido, frotando sus caderas en un ritmo frenético, jadeando cuando una ola de placer lo golpeó.


—Muy bien, bebé —susurró Jungkook, acariciando su cabello dejando de lado su anterior tarea. Se agachó y lo besó lentamente.


—Tan hermoso —dijo Jeongguk, salpicando su pecho con besos. Taehyung lo miró en su bruma post-orgasmo, colocando una mano en el pelo y tirando de él. Jeongguk sonrió, tomó la señal y atrapó sus labios en un profundo beso.


Los gemelos lo cuidaron, limpiándolo gentilmente. Taehyung estaba agotado y cansado, sin protestar cuando lo metieron en su cama, acurrucándose junto a el desde ambos lados. No podía comprender lo que acababa de pasar, pero se sentía demasiado bien como para preocuparse.



チュチュチ



Taehyung estaba en un ligero estado de shock después de esa noche. No podía creer que estaba con los dos hermanos. No sentía ningún remordimiento, era raro.


El ser besado y tocado por alguien, siempre se sentía increíble, pero tener dos pares de labios y manos sobre él era celestial. Se estremecía cada vez que recordaba esa noche y mentiría si dijera que no lo quería de nuevo. Quería mucho más.


—Quiero intentarlo... estar con ustedes dos —dijo Taehyung una semana después. Estando en el apartamento de los gemelos, ambos sentados frente a él.


—Estamos felices de escuchar eso —sonrió Jeongguk.


—¿Están realmente cómodos con eso? —el rubio se mordió el labio.


—Lo estamos, hablamos de eso, no te preocupes —Jungkook lo tranquilizó con una sonrisa. —. Gukkie puede ser realmente celoso a veces, pero creo que puede manejarlo cuando soy yo.


—Exactamente, estoy bien con Kookie... pero si te veo con otro chico, no puedo prometer nada —asintió Jeongguk con destellos peligrosos en sus ojos.


—Está bien... entonces, ¿cómo lo haríamos? —Taehyung los miró. Necesitaban establecer algunas reglas. ¿Siempre iban a hacer todo juntos o se turnaban?


—Todo depende de ti —dijo Jeongguk. —, pero estábamos hablando de ello y acordamos que realmente no importaría. Los tres podemos salir juntos, pero también puedes pasar tiempo con uno de nosotros a la vez. Por supuesto, si haces planes con uno, el otro tiene que respetarlo.


—Okay, eso es razonable —asintió Taehyung.


—Una vez saldrás conmigo, y a la próxima saldrás con Gukkie, a veces podemos salir los tres juntos —expreso Jungkook.


—Y... um... —Taehyung carraspeo nerviosamente: —, ¿sexo y esas cosas?


—Bueno... —Jeongguk se rió entre dientes.— Al igual que las citas. Puedes estar conmigo una vez, la próxima vez con Kookie. No tiene sentido hacer horarios, simplemente hay que dejar que todo fluya naturalmente.


—Está bien —Taehyung asintió y luego se sonrojó, mirándolos tímidamente.—. ¿Y... si quisiera estar con ustedes ..?


No podía dejar de pensar en aquella noche. A él no le importaría estar con uno en el momento, por supuesto, pero tener la atención y el afecto de ambos era definitivamente placentero.


—Como dijimos, lo quieras —sonrió Jungkook.


—Si nos quieres a los dos, está bien. La semana pasada viste que no tenemos ningún problema con eso. Quiero decir, no haríamos nada juntos, por supuesto, eso es asqueroso, pero no nos importa vernos desnudos o mirándonos contigo. Somos un buen equipo, podemos hacer que te sientas bien estando con ambos —agregó Jeongguk con destellos en sus ojos.


—Está bien —Taehyung suspiró. Su cabeza fue inundada por imágenes y diferentes escenarios con todas las posibilidades. Nunca fue realmente atrevido -con todo lo que conlleva la palabra, claro- pero ahora, cuando estaba pensando en ello, la idea de que ambos estuvieran con él lo estaba poniendo caliente.


Luego abrió la boca de nuevo, tratando de sacudir un pensamiento. No quería herir los sentimientos de los gemelos, pero necesitaba ser honesto con ellos.


—Yo solo... ¿podríamos tal vez mantenerlo en privado por ahora? Quiero decir, podemos salir juntos pero como... ¿no besarnos o tomarnos de las manos? Solo necesito acostumbrarme a ello primero. Creo que no me sentiría cómodo en público con ustedes dos. No lo tomen personalmente, yo solo... es algo nuevo para mí —Taehyung miró a los hermanos con cuidado.


—Por supuesto, bebé —Jungkook lo tranquilizó con una dulce sonrisa.


—Queremos que estés cómodo y feliz. Si quieres mantener el skinship detrás de la puerta, lo respetamos —agregó Jeongguk.


—Solo por ahora... creo que eventualmente me acostumbraré, pero primero tengo que acostumbrar a mi cabeza en torno a toda la situación —asintió Taehyung, feliz de que los gemelos fueran tan comprensivos y respetuosos.


—Lo que quieras, cariño —Jeongguk se levantó, caminando hacia él. Agarró sus mejillas y le dio un suave beso en los labios. Taehyung miró al castaño con un pequeño puchero. Jungkook se rió entre dientes y también se acercó a él, conectando sus labios por un segundo.


—Podemos hacerlo funcionar—aseguró Jeongguk.



チュチュチ



Taehyung estaba feliz con su decisión. Al inicio pensaba que era extraño, pero pronto se dio cuenta que las cosas fluían con naturalidad. Tal cual habían dicho, algunas veces salía con Jeongguk y otras tantas veces con Jungkook. Sin embargo descubrió que su escenario favorito era cuando salían los tres juntos. Los gemelos eran tan divertidos juntos, haciéndolo reír todo el tiempo. Y cuando estaban abrazados o besándose, lo hacían sentir sobre la luna poniendo toda su atención en él.


No habían hecho nada en cuanto a sexo se referían. O al menos no todo el tiempo. Una vez le dio una mamada a Jeongguk y el chico lo recompensó con una rápida paja después de una de sus citas. Luego, un par de días después, cuando él y Jungkook se encontraban en el apartamento de los gemelos, mientras Jeongguk tenía una clase, él y el castaño terminaron echándose una mano juntos, hasta que ambos llegaron.


Pero Taehyung extrañaba tenerlos a ambos. Él quería ir más lejos. Cuanto más lo pensaba, más quería tener su primera vez con los dos. Se sentiría culpable si se acostara primero con uno y después con el otro. Sabía que tener a ambos sería abrumador y quizás un poco difícil, pero también sabía que sería increíble e inolvidable.


Así que una noche salieron juntos. Fueron a cenar y luego al cine. Cuando caminaban a casa, con ambos gemelos a cada lado de Taehyung, el rubio entrelazó sus manos con ellos. Los hermanos se sorprendieron, pero recompensaron a Taehyung con sonrisas brillantes, haciendo que su corazón palpitara.


Entraron en el apartamento de los gemelos y tan pronto como la puerta se cerró detrás de ellos, lo colocaron entre sus cuerpos. Jungkook estaba de pie tras de él, su pecho presionado contra su espalda, mientras que Jeongguk se encontraba frente a él. El gemelo de cabello negro lo tomo de sus caderas y lo hizo retroceder junto a Jungkook contra la pared. Taehyung soltó un ligero quejido cuando la espalda de Jungkook golpeó la pared y su espalda choco contra el pecho contrario.


Jeongguk atrapó sus labios en un beso rudo. Era duro y desesperado, Taehyung amaba todo al respecto. Justo cuando Jeongguk metió su lengua dentro de su boca, el otro gemelo pegó sus labios a su cuello, chupando y mordiendo. Taehyung jadeó, sintiéndose abrumado.


Jeongguk se apretó más contra él, creando un roce que hizo a Taehyung gemir en su boca. Echo su cabeza hacia atrás, dejando salir un segundo gemido aún más fuerte que el anterior al sentir como Jungkook apretaba su culo.


Jeongguk comenzó a dejar besos al otro lado de su cuello. Los dos gemelos estaban moliéndose contra él. Taehyung no sabía si presionar su trasero contra Jungkook o su entrepierna a Jeongguk. Había dos pares de manos en su cintura y sus caderas. Todas esas sensaciones ya eran demasiado para él.


—Quiero... —Taehyung exhaló, haciendo que los gemelos detuvieran lo que estaban haciendo para escucharlo.


—¿Qué es lo que quieres, bebé? —Jungkook susurro, su aliento chocando contra su nuca.


—Te deseo. Ambos. Los deseo a ambos —Taehyung dijo, mirando a los ojos de Jeongguk.


—¿Cómo lo quieres, cariño? —Jeongguk sonrió. —, ¿Quieres follar a Kookie mientras te jodo a ti? ¿O cómo lo prefieres?


Taehyung lo pensó por un segundo. Tuvieron una conversación sobre el sexo hace un par de días, era importante conocerse mejor. Jeongguk era top, lo cual no fue una sorpresa. Jungkook era versátil, en realidad el no tenía una preferencia. Taehyung disfrutaba siendo bottom, aunque de vez en cuando le gustaba ser el de arriba por lo que su dinámica era perfecta. Él podría ser follado por ambos, pero a veces podía cambiar con Jungkook y follarlo si quería. Cuanto más tiempo estaba con ellos, más descubría que toda esa relación era una victoria para todos.


Pero esa noche los quería a ambos, sabía que estaría dolorido al final de la noche, pero no le importaba.


—Quiero que ustedes dos me jodan —dijo Taehyung en voz baja. —. Primero uno, luego otro.


—Mierda, bebé —gruñó Jeongguk, besándolo ásperamente por un par de segundos.


—Vamos a la habitación —Jungkook presionó un beso húmedo en la parte superior de su columna vertebral.


Cuando llegaron a la habitación de Jeongguk, los gemelos desvistieron a Taehyung y luego se quitaron la ropa. Taehyung los había visto semidesnudos antes, pero ahora, cuando veía a los gemelos idénticos parados uno al lado del otro en toda su gloria, con sus cuerpos perfectamente esculpidos y sus pollas gruesas y duras, se sentía como en el cielo.


—¿Por qué no le enseñas a Kookie lo que esa bonita boca tuya puede hacer? —inquiere Jeongguk acercándose a Taehyung, mordisqueando el lóbulo de su oreja. Taehyung asintió con los ojos muy abiertos, completamente hipnotizado por la presencia y las palabras de Jeongguk.


Jungkook se sienta en el borde de la cama, extendiendo sus muslos. Taehyung se deja caer de rodillas sobre la alfombra, arrastrándose hasta el castaño, acomodándose entre sus piernas.


—Quiero ver cuán hermoso te ves con la polla de Jungkook en la boca, bebé —dice el azabache a su lado. Las mejillas de Taehyung estaban ardiendo, la idea de que Jeongguk lo vea dándole una mamada a su hermano, hacia que sintiera la emoción en su estómago y que su pene se endureciera. A Jungkook le gustaban las palabras dulces y tiernas, al contrario de su hermano, al cual le gustaba hablar sucio, le encantaba bromear y hacer que las mejillas de Taehyung ardieran con las cosas que decía. Taehyung amaba aquello de ambos.


—Vamos, bebé, haz tu trabajo —la severa voz de Jeongguk lo sacó de sus pensamientos. Taehyung sintió escalofríos corriendo por su espina dorsal ante el tono dominante. Él quería complacer a los dos.


Tomó el pene de Jungkook en su mano, haciéndolo jadear. Luego se inclinó y dio un par de lamidas de gatito por toda la extensión, deteniéndose en la punta y moviendo la lengua alrededor. Aun no metía el miembro de Jungkook en su boca como tal, pero parecía que el castaño lo estaba disfrutando. Sus manos estaban apretando las sábanas mientras jadeaba, a la par que miraba a Taehyung entre sus piernas.


Taehyung chupó la cabeza, haciendo que el castaño siseara y luego, poco a poco, lo fue introduciendo en su boca. Tomó la mayor cantidad de Jungkook que pudo, relajando su garganta antes de comenzar a mover la cabeza lentamente hacia arriba y hacia abajo.


—Joder, Tae, muy bien —Jungkook lo elogió sin aliento, poniendo una de sus manos en su cabello, masajeando suavemente su cuero cabelludo.


—Te ves hermoso con una polla en tu boca, precioso —gimió Jeongguk junto a ellos, haciendo que Taehyung lo mirara. Gimió cuando vio al chico de cabello negro acariciando perezosamente su miembro. La idea de que Jeongguk se estuviera complaciendo con la imagen de él chupando a otro hombre lo estaba haciendo temblar.


—Naciste para hacer esto, ¿verdad, ángel? —arrulló Jeongguk, mirándolo con ojos cargados de lujuria. — Pequeña puta que quiere nuestras pollas.


Taehyung gimió de nuevo alrededor del eje de Jungkook, enviando vibraciones a través de su miembro. El castaño gimió con una expresión de felicidad. Taehyung volvió a centrarse en él. Se detuvo, bajó a sus bolas arrastrando su lengua por estas, chupándolas.


Estaba tan inmerso en la tarea, en los jadeos y cumplidos de Jungkook, que sus muslos temblaron casi haciéndolo caer, cuando sintió un dedo mojado presionando su entrada. Jeongguk tomo el lubricante sin que los otros dos se dieran cuenta y ahora estaba provocando la entrada de Taehyung.


Taehyung casi se atraganta con Jungkook cuando el otro gemelo introdujo la punta de su dedo dentro de él. Sus paredes se cerraron instintivamente alrededor del dígito. Empujó su trasero hacia atrás para obtener más.


—Mierda, amor, estas tan apretado. Siendo tan codicioso necesitando más dentro de ti —gruño Jeongguk, presionando besos en sus hombros.


Taehyung comenzó a mover la cabeza más rápido cuando Jeongguk comenzó a follarlo con su dedo. Tuvo que sacar a Jungkook y soltar un fuerte gemido cuando el chico de pelo negro empujó dos dedos dentro de él.


—Joder, Gukkie —jadeo Taehyung, enterrando su cara en uno de los muslos de Jungkook.


—Dime cómo se siente —exigió Jeongguk, follando a Taehyung, metiendo los dedos hacia adentro y afuera lentamente.


—S-se siente tan bien —Taehyung dijo. —. Por favor, más rápido.


—Tan codicioso —Jeongguk se rió entre dientes pero obedeció, moviendo sus dedos más rápido. Taehyung comenzó a empujar su trasero hacia atrás, jodiéndose con los dígitos del chico mientras sus manos estaban agarrando los muslos de Jungkook.


—Otro, por favor, Gukkie —se quejó Taehyung con frustración porque no era suficiente.


—Te daré otro si vuelves a tu trabajo —Jeongguk le dio una nalgada en el culo. La mente nublada de Taehyung tomó algún tiempo para procesarlo. Se olvidó por completo de la polla de Jungkook, pero se la volvió a meter en la boca una vez que se lo recordaron.


—Dios, bebé, te ves tan hermosa, tomando mi polla y los dedos de Guk tan bien —Jungkook jadeó cuando el rubio comenzó a trabajar en él de nuevo. Jeongguk metió tres dedos dentro de él, haciéndolo apretar.


—Eres un buen chico, uno bueno para nosotros —Jeongguk adulo, extendiendo sus dedos para preparar a Taehyung a fondo.


Taehyung sintió que las lágrimas ardían en sus ojos mientras tragaba mas de Jungkook mientras el otro seguía abusándolo con sus dedos.


—Joder, bebé, para, yo... voy a venirme —le advirtió Jungkook con un gemido. Taehyung obedeció y se retiró, dejando caer su cabeza contra el muslo de Jungkook de nuevo, gritando fuertemente cuando Jeongguk torció sus dedos encontrando su próstata.


—¡Justo ahí, joder, Gukkie, por favor! —Taehyung sollozó, clavando las uñas en las piernas de Jungkook.


—¿Estas listo precioso? ¿Listo para que te partamos con nuestras pollas? —inquirio Jeongguk mientras mordía el lóbulo de su oreja.


—Sí, por favor, jódanme —Taehyung asintió vigorosamente.


—¿A quién quieres primero? —preguntó el gemelo azabache, sacando sus dedos. Taehyung pensó en ello. No quería elegir entre ellos, pero desde un punto de vista lógico, solo había una forma en que podía manejarlo.


—Kookie primero —decidió Taehyung.


—Buena elección, bebé —Jeongguk se rió entre dientes. Taehyung sabía que Jeongguk no se contendría, sabía que sería áspero y que si lo tomaba primero, no estaría seguro de poder manejar a Jungkook después de eso. Así que comenzar con el castaño era la elección más inteligente.


—Vas a montar a Kookie, ¿mm? —Jeongguk tomo el cabello de Taehyung, haciendo que lo mirara. Taehyung asintió sin palabras, gimiendo de sorpresa cuando el gemelo pelinegro aplastó sus labios juntos. Sus labios estaban hinchados por la mamada y el beso dolió un poco, pero de la mejor manera posible.


Jungkook ayudó a Taehyung a ponerse de pie, llevándolo con él a la cama. Él ahuecó su mejilla y lo besó lentamente, acostado sobre su espalda.


Cuando se separaron, Taehyung se sentó a horcajadas sobre sus muslos. Hablaron de la protección de antemano y decidieron ir a hacerse la prueba en su lugar. Todos estaban limpios, así que no había ninguna razón para usar condones.


Jeongguk le arrojó una botella de lubricante a su hermano para que pudiera deslizar su polla de una manera más fácil y así hacer que fuera indolora para Taehyung.


Taehyung tomó la polla de Jungkook, levantó sus caderas y se colocó encima de él. Respiró hondo cuando la punta golpeó su entrada y lentamente se dejó caer. Su aliento quedó atrapado en su garganta cuando la cabeza se deslizó más allá de su borde. Se apoyaba en el pecho de Jungkook mientras el castaño sostenía sus caderas, dibujando círculos imaginarios en la suave piel.


Ambos gimieron al unísono cuando Taehyung cayó lentamente.


—Luces tan precioso, bebé, dividido por la polla de Kookie —elogio Jeongguk en un gemido detrás de la espalda de Taehyung. El rubio se sintió atrapado cuando el mellizo de cabello negro se sentó a horcajadas sobre los muslos de su hermano, detrás de él y pronto hubo brazos alrededor de su estómago.


Taehyung levantó sus caderas de modo que solo la punta estaba dentro y volvió a caer, lanzando gemidos junto a Jungkook. Repitió el movimiento nuevamente, sintiendo que las manos de Jungkook se aferraban a sus caderas.


—Dios, bebé, te sientes tan bien —Jungkook se atragantó cuando el rubio comenzó a saltar sobre él con más fuerza.


—Y te ves hermoso —agregó Jeongguk, presionando besos con la boca abierta en los hombros de Taehyung. Se apretó contra la espalda de Taehyung, con las manos viajando sobre su estómago y pecho.


Taehyung echó la cabeza hacia atrás con un fuerte gemido cuando los dedos de Jeongguk encontraron sus pezones, apretándolos suavemente. Aceleró sus movimientos, montando a Jungkook con todo lo que tenia. Jeongguk gimió cuando se apretó más contra él. Taehyung pudo sentir su duro miembro como una roca en la parte baja de su espalda cuando el chico de pelo negro comenzó a molerse contra él.


—Oh Dios mío —gimió Taehyung, abrumado por todo. Había cuatro manos acariciando su cuerpo junto a unos labios en su cuello. Estaba mirando a Jungkook, observando su boca abierta y sus ojos entrecerrados mientras Jeongguk susurraba palabras sucias y elogios en su oído. Nunca antes se había sentido tan caliente y necesitado. Se sentía como si su cuerpo estuviera en llamas y solo podía imaginar cómo sería si ambos lo follaran al mismo tiempo.


Ese pensamiento provocó un largo gemido en él y cayó con fuerza sobre la polla de Jungkook, haciendo un sonido hueco por sus pieles chocando.


—Joder, amor, estoy tan cerca —jadeó Jungkook, levantándose para sentarse. Comenzó a acelerar las embestidas dentro de Taehyung mientras lo besaba –beso que más bien era un choque de lenguas y dientes. Taehyung gemía incontrolablemente mientras era presionado entre dos cuerpos firmes.


—Estás haciendo que Kookie se sienta tan bien, precioso, estás haciendo un buen trabajo —susurro Jeongguk. —. No puedo esperar mi turno para sentir tu bonito y estrecho agujero a mi alrededor.


Taehyung gimió entrecortadamente, apretándose alrededor de Jungkook. El castaño se quedó sin aliento, empujando sus caderas hacia arriba bruscamente antes de que se calmara, enterradose profundamente en su interior. Un gemido bajo escapó de sus labios y sus ojos se cerraron mientras su cuerpo temblaba con un orgasmo. Taehyung volvió a apretarse cuando sintió que la carga de Jungkook lo estaba llenando incitando a que él se viniera también. Jeongguk se dio cuenta y envolvió su mano alrededor de la base de la polla de Taehyung, evitando que viniera. El rubio sollozó de frustración, apretándose alrededor de Jungkook sacándole todo lo que tenía.


—Mierda —jadeó Jungkook cuando bajó de su nube. Acunó la mejilla de Taehyung, sonriéndole cansadamente: —Fuiste perfecto para mí, bebé —le dio un suave beso en los labios antes de que se dejara caer sobre la cama.


Taehyung levantó sus caderas con cuidado, haciendo que la polla de Jungkook se deslizara fuera de él. Podía sentir el semen bajando por sus muslos. Se sentía tan sucio pero tan caliente al mismo tiempo y no podía esperar a que Jeongguk hiciera lo mismo.


—Listo para tomarme a mi, ángel? —Jeongguk le susurró al oído — No voy a compadecerte, quiero arruinarte.


—Por favor, hazlo —Taehyung giró la cabeza hacia un lado, mirando al gemelo de cabello negro con ojos nebulosos. Jeongguk gruñó y lo besó descuidadamente en el ángulo incómodo.


Jeongguk cubrió su polla con lubricante, alineándolo con la entrada de Taehyung. Ambos seguían sentados a horcajadas sobre los muslos de Jungkook, arrodillados, pero al chico bajo ellos no parecía importarle mientras miraba a Taehyung y a su hermano perezosamente.


Jeongguk se aferró a las caderas de Taehyung y lo empujó en un rápido movimiento. El rubio gritó ante la repentina acción, presionando su espalda en el pecho de Jeongguk. El chico de pelo negro comenzó a chasquear las caderas frenéticamente, ya que sabía que Taehyung estaba lo suficientemente preparado.


—¡Oh, mierda, Jeongguk! —Taehyung gritó de manera quebrada cuando el chico golpeo dentro de él sin piedad. Era una sensación diferente a la de antes, era rápida y áspera pero a él le encantaba.


Taehyung gritó cuando Jeongguk cambió su ángulo y comenzó a golpear justo en su próstata. Su cuerpo se rindió y se dejó caer sobre Jungkook. El castaño envolvió sus brazos alrededor de su cintura, manteniéndolo cerca mientras el otro seguía agarrando sus caderas, jodiéndolo a una velocidad de castigo.


—Mierda, ángel, estás tan jodidamente apretado, incluso después de ser follado por Kookie, tomando mi polla tan bien. Te llenaré con mi venida hasta que estés goteando por todas las sábanas —Jeongguk dijo con los dientes apretados, entrando bruscamente en Taehyung. El rubio era un desastre quejumbroso, incapaz de hacer o decir nada aparte de gemidos o jadeos.


Jeongguk se agachó, inclinándose sobre la espalda de Taehyung mientras lo seguía follando. La cabeza de Taehyung daba vueltas cuando fue presionado entre los hermanos. Encontró los labios de Jungkook a ciegas, jadeando contra su boca. Jeongguk estaba boca abajo sobre sus hombros, las caderas tartamudeaban mientras se acercaba a su liberación.


La polla de Taehyung estaba frotando los abdominales de Jungkook, proporcionándole suficiente fricción. Sintió que el nudo en su vientre se desataba lentamente mientras Jeongguk seguía follandolo soltando gruñidos y gemidos detrás de él.


—Joder, Gukkie- —Taehyung se ahogó, dejando escapar un gemido estrangulado.


—¿Estás cerca, bebé? —Jeongguk gruñó.


—Sí, joder, ¡déjame venirme, por favor! —Taehyung pidió desesperadamente. No sabía por qué sentía la necesidad del permiso de Jeongguk, pero lo quería.


—Has sido tan bueno para nosotros cariño, continúa, vente por nosotros, ven sobre el estómago de Kookie —jadeó Jeongguk, jodiendo a Taehyung con todas sus fuerzas restantes.


Taehyung gritó ásperamente cuando se vino. Todo su cuerpo comenzó a temblar incontrolablemente y los brazos de Jungkook sobre él se apretaron. No vio nada más que oscuridad durante unos segundos cuando un intenso placer lo invadió y su polla palpitante expulsó el líquido blanco.


—Dios, precioso, apretándome tan fuerte —gimió Jeongguk. —. Voy a llenar tu culo apretado con mi semen.


Taehyung estaba gimiendo de sensibilidad excesiva a la par que el chico azabache perseguía su orgasmo con embestidas rápidas y duras. Jeongguk gimió, parándose casi por completo mientras tropezaba con el borde. Agarró las caderas de Taehyung -que ya tenían algunas marcas al a ver sido sostenido con tanta fuerza- tirando de su trasero más cerca para que estuviera enrojecido por los choques contra su cadera. Echó la cabeza hacia atrás, maldiciendo por lo bajo mientras disparaba su carga dentro del rubio.


—Joder, bebé, mierda —Jeongguk soltó un gemido roto, sintiendo su orgasmo con empujes perezosos, llenando a Taehyung hasta el borde.


Cuando terminó, Jeongguk salió del chico con cuidado. Él fue por una toalla para limpiarlos por lo menos un poco.


—Estuviste perfecto, amor —Jungkook presionó la espalda de Taehyung contra su pecho, haciendo cucharita. El otro se puso frente a él, de modo que el rubio quedó atrapado entre los hermanos. Jeongguk se inclinó para besarlo.


—Muy bien, precioso, joder —susurró Jeongguk, encontrándose con la sonrisa perezosa y contenta de Taehyung.


—¿Cómo tuvimos tanta suerte encontrando a un chico tan hermoso y lindo como a el? —murmuró Jungkook, colocando un beso en el hombro de Taehyung.


—Realmente no lo sé —sonrió Jeongguk, besando las mejillas de Taehyung suavemente. El rubio quería protestar debido a que él era el que tenía mucha suerte, pero la somnolencia se apoderó de él rápidamente. Se quedó dormido entre susurros de amor y besos pegados a su piel. Tal vez fue un poco loco, pero él no podría estar más feliz.




20 июля 2020 г. 17:18:32 2 Отчет Добавить Подписаться
12
Конец

Об авторе

Ge An ᎒𝐄𝐔𝐏𝐇𝐎𝐑𝐈𝐓𝐘 ;𝐇𝐚𝐫𝐞𝐦𝐕*:・゚

Прокомментируйте

Отправить!
Antho Alcayaga Antho Alcayaga
Holaa, wawi, ¿no haz pensado en hacer un extra?🥺🥺✨
Fresas G Fresas G
Dios, uno de los mejores trios que leí nunca, maravilloso :3
~