geanpre Ge An

Jungkook no es más que un simple repartidor; lo último que necesita es un novio falso de alta costura. ❐Romance | Lemon | Light drama | Hate to love. ❐JJK Top | KTH Bottom. ❐Todos los créditos a Kkeomtae. ♡Nota: esta historia NO es de mi autoría, Pueden encontrar las historia original escrita en ingles por Kkeomtae en el siguiente link: https://archiveofourown.org/works/11147544/chapters/24871737


Фанфик Группы / Singers 13+.

#bl #gay #vkook #kookv #bts #kim-taehyung #jeon-jungkook #taekook #kooktae
264
5.5k ПРОСМОТРОВ
В процессе - Новая глава Каждый понедельник
reading time
AA Поделиться

I chew you up

En la página de inicio de Muscle Pig Delivery Service decía específicamente "¡Entregamos en todas partes!", pero eso no significaba que Jungkook esperaba recibir un pedido de un distrito comercial en Gagnam con 33 sándwiches vegetarianos.


Honestamente, la entrega más elegante de Jungkook hasta ahora fue un par de pasteles para una boda improvisada, y conducir hasta el estacionamiento de un rascacielos de gran altura en su raída motocicleta parecía un poco triste. Estacionó su motoclicleta entre dos enormes SUV, se quitó el casco y miró el intimidante edificio de cristal. Todos los que entraban y salían por las puertas delanteras estaban vestidos con elegantes trajes, y Jungkook echó un vistazo a sus jeans rotos y suspiró.


Lo que sea.


Si bien Gangnam generalmente se consideraba intimidante para Jungkook, también significaba dinero, y Jungkook había contado muchos ceros detrás de la suma que su empleador ofreció para la entrega de aquellos sándwiches vegetarianos.


Jungkook sacó la caja de la parte trasera de su motocicleta, agarró su bolso con la máquina de tarjetas en la que su compañera de trabajo Jiwoo había invertido para su pequeña empresa y caminó hacia las puertas de entrada del edificio de gran altura. Entró con una multitud de hombres de negocios que acababan de terminar su almuerzo, y dio un rápido giro hacia el área de recepción al darse cuenta de que no tenía idea de a dónde iba.


Se aclaró la garganta torpemente frente a la recepcionista desastrosamente aburrida.


—Hola —saludó Jungkook, — ¿Tengo una entrega para un Kim Namjoon de la revista Bangtan?


Jungkook pensó que era un nombre horrible para una revista de moda, pero tal vez por eso no estaba en la industria de la moda.


—Es la hora del almuerzo, llamaré a su oficina para asegurarme de que esté dentro —, dijo la recepcionista, presionando un botón en el teléfono frente a ella. Se colocó el teléfono cerca de la oreja, todo mientras mantenía un contacto visual incómodo con él. —. Hola, esta es la recepción del vestíbulo. Hay una entrega para Kim Namjoon.


Jungkook no escuchó lo que se decía por teléfono, pero trató de parecer muy interesado en el arte que se cernía sobre ellos para evitar un concurso de miradas repentino e incómodo. Probablemente se veía muy fuera de lugar.


—Kim Namjoon no está en su oficina en este momento, está trabajando en una sesión de fotos —, dijo finalmente la recepcionista después de cortar la llamada. —. Supongo que es a donde va su entrega. Piso 16, estudio 3.


—Gracias.


Jungkook no olvidó sus modales y se inclinó ante la recepcionista mientras se despedía hacia los ascensores. Entró con un grupo ruidoso de empleados de oficina, todos ellos hablando animadamente sobre una fecha límite, y Jungkook apenas logró presionar el botón del piso 16 antes de ser arrinconado.


Apenas lo dejaron salir del elevador nuevamente un poco más tarde, como si la presencia de Jungkook los estuviera molestando de alguna manera, y Jungkook tropezó en un bonito pasillo con un gran '16' de color rojo pintado en la pared. La puerta del estudio 3 ya estaba a la vista, y Jungkook podía escuchar fuertes voces desde el interior, argumentos incoherentes flotando en el pasillo.


Jungkook usó su codo para presionar la manija y pateó la puerta para abrirla con el pie, entrando en un gran estudio; vio una gran variedad de plantas artificiales frente a una pantalla azul y chicas altas y bonitas en trajes de baño rodeadas de cámaras. Solo logró tomar la escena durante unos segundos antes de ser interrumpido por una voz áspera.


—¿Quién eres tú?


Jungkook hizo todo lo posible para no mirar al hombre que hablaba con él, pero siempre había sido horrible enmascarando sus expresiones. El desconocido tenía una voz profunda pero una cara pequeña y bonita, piel bronceada y cabello rubio cayendo sobre su frente. Sus ojos eran grandes, tenía una nariz afilada y labios carnosos, los ojos de Jungkook se movieron entre las muchas perforaciones en sus oídos. Era bastante más alto que Jungkook por mucho, pero Jungkook solo se dio cuenta del porque cuando dejo que sus ojos recorrieran su traje intrincadamente estampado hasta los altos tacones de diseñador en sus pies.


—Uhm —comenzó Jungkook, sin saber dónde mirar, —. Estoy aquí con la entrega-


El tipo no parecía haberlo escuchado, su cabeza giró bruscamente para mirar por encima del hombro a alguien que gritaba en voz alta sobre la iluminación. Sus perforaciones emitían suaves sonidos de tintineo y Jungkook estaba inmensamente distraído por el perfil lateral del chico, tanto que casi olvidó para qué demonios estaba allí.


—Ah —dijo el tipo cuando se volvió de nuevo, con los ojos muy abiertos escudriñando el atuendo de Jungkook mientras masticaba desagradablemente el chicle de olor dulce en la boca, —, debes ser el nuevo interno.


No, pensó Jungkook con pánico, no, no lo soy. Su boca se abría y cerraba, pero no parecía salir ningún sonido, y no parecía que este tipo estuviera escuchando tampoco, con los ojos moviéndose hacia el set detrás de ellos. Era como si ya hubiera decidido que Jungkook era el interno.


—Pon la comida sobre la mesa, las modelos tendrán hambre y se les permitirá un descanso en unos treinta minutos —el chico lo estaba evaluando nuevamente, logrando hacer estallar una pequeña burbuja rosa con una mueca aburrida en la cara. —. Soy Kim Taehyung, editor de moda. Será mejor que deseches ese suéter antes de mañana o lo quemaré personalmente.


Jungkook se miró el suéter negro con el ceño fruncido. Este era un suéter de marca, y uno de los favoritos de Jungkook, incluso. Siempre lo usaba para trabajar porque cubría todos sus tatuajes, por lo que las ancianas no deducirían el pago por su aspecto. Ya habia sucedido antes. —Escucha, solo estoy aquí por Kim Namjoon-


—Ah, ¿Namjoon te ha estado mostrando?


¡No! La mente de Jungkook gritó.


Kim Taehyung suspiró y puso una mano sobre el hombro de Jungkook; sus manos eran grandes y sus dedos eran delgados y largos. cubiertos de anillos, las uñas pintadas de negro. —¿Sabes a quién responde Kim Namjoon, pasante?


Jungkook respondería, pero el tipo se inclinaba muy cerca y era muy guapo, alto e intimidante, y sus pómulos tenían un poco de brillo. Olía exactamente como el dulce chicle que estaba masticando, y distraía la forma en que su lengua ocasionalmente se asomaba para lamerse el azúcar de los labios. La boca de Jungkook estaba un poco seca cuando la abrió para responder.


—¿Usted? —supuso, la voz casi le fallaba.


Kim Taehyung parecía complacido, una sonrisa falsa se deslizó sobre su rostro. —Así es, interno. Entonces, ¿por qué no dejas esos sándwiches en la mesa, te subes las mangas de tu horrible suéter y vienes a ayudarme?


No era como Jungkook quería, porque Kim Taehyung estaba equivocado y Jungkook ya había intentado decirle eso. Le gustaría decir que simplemente no dijo nada porque podía gritarle a este imbécil y bien vestido idiota, pero Jungkook estaba sinceramente demasiado nervioso como para decir algo.


Entonces, hizo lo que Kim Taehyung le dijo que hiciera.


—Está bien, interno —dijo Taehyung, aplaudiendo. —. Necesito que traigas algunas cajas pesadas para mí. Van a ir al departamento de moda después del rodaje, así que quiero que todos se trasladen a la entrada principal del estudio. Un carrito viene a recoger todo después, pero será más fácil recogerlos desde allí —señaló una gran pila de cajas de cartón en la esquina de la habitación. Cada caja con fashion impresa en ellas. —. Estoy seguro de que puedes leer esa palabra, incluso si tu propio sentido de la moda es cuestionable.


Jungkook estaba un poco ofendido, pero también poseía principalmente camisas blancas, por lo que una parte de él definitivamente estuvo de acuerdo. —Está bien —dijo, como si realmente fuera un interno.


—Son bastante pesados, ten cuidado con tu espalda —expresó Taehyung, soplando otra burbuja, y aunque fueron palabras de amabilidad, sonó muy indiferente al decirlas. Como si simplemente no quisiera ser responsable si Jungkook se lesionara algo.


—Está bien —dijo Jungkook. —, soy bastante fuerte.


Los ojos de Taehyung parecieron inspeccionarlo nuevamente, y luego resopló un "de acuerdo, lo que sea". Y "Has tu maldito trabajo".


Obviamente, no era el trabajo de Jungkook, pero Kim Taehyung se dio la vuelta y se alejó, por lo que Jungkook técnicamente podría abandonar ese lugar y encontrar a Kim Namjoon, quienquiera que fuera. Jungkook estaba empezando a dudar de que iba a obtener su dinero al final del día, porque este set parecía extremadamente ocupado y nadie parecía particularmente accesible.


Jungkook estimó que tendría más suerte cuando las cosas se hubieran calmado, así que respiró hondo y levantó una de las cajas.


Honestamente, no era exactamente un trabajo difícil. Simplemente estaba levantando una especie de pesadas cajas de cartón etiquetadas como 'fashion' y colocándolas en la salida —suavemente, porque Jungkook no sabía lo que había en ellas—. No fue hasta que Jungkook dejó la caja final junto a la entrada que alguien finalmente se le acercó, con un profundo surco entre sus cejas; Jungkook notó que la conmoción de las cámaras parecía haberse calmado un poco.


—No eres el interno —dijo el chico. Estaba vestido con un traje azul marino y su corte de pelo parecía más caro que todo lo que Jungkook poseía. —. Taehyung-ssi dijo que puso a mi interno a trabajar pero el interno no llegará hasta mañana.


Jungkook sonrió tímidamente. —Uh, bueno, Kim Taehyung estaba muy convencido de que trabajaba aquí, por alguna razón —se sacudió un poco de polvo imaginario de su suéter. —. Solo soy el repartidor. Traje tus sándwiches a tiempo, pero luego me puso a trabajar.


—Jesús, jodido Cristo —suspiró el chico, pasandose las manos por la cara. —. Lo siento mucho. Pedí esos sándwiches, lamento haberte retrasado. También te pagaré por tu arduo trabajo, lo siento mucho —pidió perdón tantas veces que Jungkook casi se sintió mal, incluso si él era la víctima en esa situación.


—Está bien. Estaba demasiado nervioso para decir mucho, también tuve la culpa —dijo Jungkook rápidamente, antes de que pudiera disculparse nuevamente. — ¿Paga con tarjeta o efectivo?


—Efectivo —dijo el chico que Jungkook conocía como Kim Namjoon, sacando apresuradamente una billetera de su bolsillo interior. Le entregó a Jungkook un fajo de billetes de 50 000 wones, y Jungkook hizo todo lo posible para ocultar su expresión. —. Una vez más, lo siento mucho. Espero que esto compense tus problemas.


Jungkook tomó el dinero ofrecido sin cuestionarlo, porque honestamente quién era él para rechazarlo. Había hecho lo que Kim Taehyung le había pedido, y si era empleado de ese lugar o no, debería recibir un pago por el trabajo que había hecho. —Es más que suficiente —Jungkook ofreció una pequeña sonrisa mientras metía el dinero en su bolso, —, gracias por usar el servicio de entrega de Muscle Pig.


—Sí, uh - lo siento, una vez más.


Jungkook sacudió la cabeza. —No te preocupes. Ya estaba libre de todos modos. Entonces, me iré.


—Sí, por supuesto, no te entretengo más tiempo.


Inclinándose ligeramente ante Namjoon, Jungkook murmuró un adiós formal y se dirigió hacia la salida del estudio. En su camino, captó la mirada de Kim Taehyung, y Jungkook podría haberle enviado una pequeña sonrisa y un gesto demasiado forzado antes de salir.


Tal vez.



チュチュチ



Los jueves y viernes, Muscle Bunny Delivery Service no estaba, bueno, en servicio, porque esos días Jungkook trabajaba como recepcionista para el pequeño estudio de tatuajes de su primo en Insa-dong. Jimin no tenía muchos empleados, pero Jungkook era uno de ellos, aunque con su servicio de entrega relativamente rentable, Jimin no lo dejaba trabajar más de dos días a la semana.


Algo sobre criarlo para que sea independiente, o lo que sea.


No es que Jimin haya criado a Jungkook ni nada. Jimin estaba demasiado ocupado con las calificaciones y la escuela durante la mayor parte de su vida para que incluso pasaran mucho tiempo juntos, y Jungkook solo se dio cuenta de por qué cuando Jimin se mudó de repente a Seúl y abrió su propio estudio de tatuajes. Su primo no parecía el tipo de persona que quería ser tatuador, pero Jungkook recordó que Jimin siempre había sido un artista bastante decente, y una de las cosas que solían hacer juntos cuando eran más jóvenes era dibujar. El hecho de que Jimin hubiera cumplido los deseos de sus padres durante tanto tiempo solo para que lo enviaran a Seúl solo, sin ninguna duda, era genial.


Cuando Jungkook decidió que no quería quedarse en Busan después de la secundaria, Jimin lo recibió con los brazos abiertos ante el ajetreo y el bullicio de Seúl, incluso cuando Jungkook dijo que no quería ir a la universidad.


Jungkook nunca había sido muy bueno en la escuela. No le gustaba estudiar, y tampoco era particularmente bueno en eso, pero Jimin siempre había dicho que no había nada que no pudiera hacer. Entonces, bueno, los académicos no eran la mayor fortaleza de Jungkook, pero era bueno para adaptarse. Era bueno solo arrojándose a las cosas, bueno en el trabajo manual, bueno en arreglar las cosas. El servicio de entrega de Muscle Pig había comenzado con él simplemente haciendo trabajos extraños en su vecindario, ayudando a las personas mayores a cambiar sus bombillas, ir a comprar sus comestibles y llevarlos a lugares para obtener dinero rápido. Fue solo hace un año que hizo un negocio real con la ayuda de Jimin y su segunda al mando, Heeyeon.


Por supuesto, Jungkook sabía que tener un servicio que decía "Te ayudaré con cualquier cosa" era muy dudoso, por lo que decidió que un servicio de entrega era la mejor manera de promocionarse. Todavía podría reservarlo para otras cosas, pero luego fue un proceso más detallado que simplemente "ir allí, recoger esto, entregar aquí". Obtuvo algunos trabajos muy extraños de vez en cuando, como cuando se había disfrazado de mascota para el cumpleaños de un niño, y en otra ocasión fue contratado para cuidar a un adolescente solo unos años más joven que él.


Pero el dinero es dinero.


Jungkook tenía una especie de asistente; una niña llamada Jiwoo, que generalmente se ocupaba y rechazaba las solicitudes más extrañas que recibían —no, el trabajo de adolescente no era lo más extraño que le habían pedido a Jungkook— y también administraba sus finanzas en línea. Ella solo estaba en su primer año de universidad.


Hacia malabares con el trabajo y con un horario exigente en la escuela, Jungkook siempre le agradeció su ayuda, incluso si apenas se veían.


Jiwoo fue otra razón por la cual Jungkook acordó tener algunos días libres cada semana, para que su única empleada pudiera concentrarse mejor en su educación. Por mucho que a Jungkook no le gustara la escuela, no iba a interferir en el camino de Jiwoo.


Trabajar en el estudio de tatuajes de Jimin era un trabajo bastante fácil de todos modos. Jungkook solo manejaba las llamadas entrantes y se aseguraba de enviar a los clientes que llegaban en la dirección de Jimin o Heeyeon. En palabras de Jimin, su trabajo era solo "saludar a la gente y verse bonito".


—¿Tengo más citas hoy?


Jimin acababa de despedir a su cliente por la puerta, recordándole a la jovencita que mantuviera el hombro envuelto. Jungkook revisó el planificador en la computadora y sacudió la cabeza. —Ambos estan libres —respondio Jungkook, volviendo al juego que había estado jugando en su teléfono. Estaba a diez mil puntos de distancia de un nuevo puntaje alto en anipang. —. Heeyeon-noona también ha terminado, está terminando de limpiar.


Su primo tarareó. —Vamos a pedir algo de comida y comer aquí, entonces. ¿Tienes hambre?


—Hambriento —gruñó Jungkook.


—¡Heeyeon! —Jimin llamó. — ¡Pediremos comida!


Heeyeon salió de la habitacion, con un montón de panfletos en sus manos. Cuando Jungkook la conoció por primera vez, se sintió extremadamente intimidado; toda su actitud gritaba estoy a cargo, Jungkook nunca se atrevería a ir en contra de ella. Tenía una gran variedad de tatuajes coloridos y bonitos en los muslos y hombros, siempre usaba lápiz labial oscuro y uñas largas y falsas. Durante mucho tiempo, Jungkook se preguntó cómo Jimin había logrado hacerse amigo de alguien tan genial como ella.


Jimin era probablemente la persona más amable que Jungkook conocía, y aunque Jungkook siempre se burlaba de su primo, también lo respetaba mucho. Era una pena que la gente juzgara a Jimin con tanta dureza cuando lo conocía, porque detrás de los intrincados patrones de tinta en la parte superior de su cuerpo y brazos, su primo era un rayo de sol. A veces Jungkook se preguntaba como podrian ser familia, porque Jimin era extrovertido y paciente, y Jungkook ciertamente no.


—¿Deberíamos conseguir pizza? —preguntó Heeyeon, arrojando los folletos sobre la recepción. Se recogió el pelo verde en una pequeña y baja cola de caballo. — La eh estado deaseando.


Sin quejas, terminaron ordenando al Sr. Pizza más cercano, comiendo lo suficiente para que estuvieran completamente satisfechos cuando cada uno regresó a sus respectivos apartamentos más tarde. Jungkook solía vivir con Jimin hasta hace unos meses, pero después de ahorrar suficiente dinero con un ingreso constante de dinero de entrega, Jungkook se había encontrado un pequeño apartamento de dos habitaciones. Todavía estaba en el mismo vecindario que el de Jimin, pero se sentía mejor tener un lugar para él, sin importar cuán horrible fuera el apartamento.


—Entonces —comenzo Heeyeon mientras estaban sentados en el área del sofá con dos grandes pizzas de corteza bien horneadas frente a ellos, —, ¿cómo va el negocio, Kook?


Jungkook asintió a través de un bocado que era principalmente queso y tiras de carne tierna. —Bastante bien —pronunció, haciendo todo lo posible para no escupir su comida en la cara muy intimidante de Heeyeon. —. Jiwoo está filtrando las solicitudes extrañas, por lo que el negocio es mucho más efectivo ahora de lo que solía ser por mi cuenta. Aunque ayer fue raro.


Jimin levantó una ceja. Si era algo que Jungkook sabía, era que a Jimin le encantaba saber que Jungkook hacía trabajos extraños. Casi se había cabreado de verlo reír cuando Jungkook le contó sobre el momento en que fue contratado como mago para la fiesta de un niño a pesar de no saber cómo hacer trucos de magia. —Entonces, ¿qué pasó esta vez? —preguntó, con la sonrisa ya arrastrándose sobre su rostro.


Sacudiendo la cabeza ligeramente, una imagen de Kim Taehyung apareció en la parte posterior de la cabeza de Jungkook. Extraño. —Quiero decir, el trabajo en sí mismo no era nada especial —comenzó, lamiéndose un poco de salsa BBQ de los dedos, —, solo una entrega regular de comida. Pero fue para esta sesión de fotos de la revista de alta costura o algo así, y una de las personas que trabajaba allí pensó que era un interno. Y yo era un idiota y no podía decir nada al respecto, así que simplemente... ¿acabé haciendo lo que él me dijo que hiciera?


Heeyeon y Jimin lo miraron con los ojos entrecerrados. —Lo siento, ¿qué? —Jimin expresó. — ¿Solo lo hiciste? ¿Por qué no dijiste nada?


—¡No lo sé! —dijo Jungkook, sintiendo un sonrojo en sus mejillas. — Estaba muy nervioso, y el tipo estaba- uh- no parecía que aceptaría un no por respuesta, de todos modos, así que solo- —hizo una pausa, de repente sintiendo que algo estaba atrapado en su garganta. Tal vez fue su dignidad. — Me pagaron —murmuró finalmente, como una excusa.


—Eres un imbécil —resopló Heeyeon, —, un imbécil grande y musculoso.


Jimin, por un breve segundo, pareció preocupado. —Dijiste que te pagaron por eso, ¿verdad? —él expresó. — Entonces eso es bueno. Pero eso fue algo así como... —Jimin resopló y sacudió la cabeza. — Wow, Jungkookie.


Con una mueca, Jungkook dio un gran mordisco a su porción de pizza y trató de mirar a otro lado que no fuera Heeyeon o Jimin. —Lo que sea. Era un trabajo extraño, pero me pagaron por ello. No es un gran problema, es solo que espero que no nos vuelvan a llamar, ¿sabes? ¿Es estúpido de mi parte decirlo?


—¿Pagaron mucho?


—... ¿Si?


Heeyeon asintió con la cabeza. —Entonces es estúpido.



20 июля 2020 г. 16:22:09 1 Отчет Добавить Подписаться
28
Прочтите следующую главу and I'll

Прокомментируйте

Отправить!
Gabriela Franco Gabriela Franco
me enganche con la trama.... actualiza porfa...
~

Вы наслаждаетесь чтением?

У вас все ещё остались 1 главы в этой истории.
Чтобы продолжить, пожалуйста, зарегистрируйтесь или войдите. Бесплатно!

Войти через Facebook Войти через Twitter

или используйте обычную регистрационную форму