lihuen Lihuen

Un padre ha puesto sus esperanzas de recuperar a su hijo en las manos del doctor Gracia, un científico que se ha echo la fama por sus investigaciones sobre las dimensiones paralelas a nuestro a mundo. Sin embargo, el doctor tiene sus propios planes...


Научная фантастика Всех возростов.

#cuento-corto #mundos-paralelos
Короткий рассказ
11
1.5k ПРОСМОТРОВ
Завершено
reading time
AA Поделиться

Las otras dimensiones

El doctor García observó con sumo interés los últimos dos dibujos que el padre de su paciente le entregaba; a pesar de ser tan solo unos garabatos infantiles, aquellas escenas dejaban entrever una realidad muy diferente a lo que él estaba acostumbrado a analizar. Casi diría que lo expuesto allí contradecía lo que hasta ese momento se conocía sobre las otras dimensiones.

—Entonces que piensa sobre todo esto—inquirió el padre del niño con voz aguda—¿Han arribado usted y su equipo a alguna conclusión?

El doctor se tomó un momento antes de responder mientras su mente analítica evaluaba en detalle los bocetos. Por fin, cuando su cliente ya desbordaba de impaciencia, se atrevió a darle los resultados de su evaluación.

—Me limitaré decirle, señor Arce, que después de examinar minuciosamente las sesiones de hipnosis, así como las entrevistas y el análisis de las obras de arte de Lou, creo que tenemos un caso de un traslado bastante peculiar, diría.

—¿Peculiar?, ¿a qué se refiere?—la desconfianza y el temor asomaba en los ojos ojerosos su cliente. Por un instante, el doctor hizo un esfuerzo por ponerse en los zapatos de aquel hombre. Era evidente que ya no dormía debido a la desaparición inexplicable de su hijo, como era el caso de muchos de sus pacientes. Lo cual a él, personalmente, no le importaba en el más mínimo. Pero no podía decirlo en voz alta aunque lo deseara. Menospreciaba, profundamente a la gente que no veía más allá de sus narices. Este padre, por ejemplo, tenía un hijo capaz de trasladarse a otra dimensión, un talento que solo unos pocos tenían, pero en vez de festejarlo, venia lloriqueando pidiendo, caso rogando, que su hijo le sea devuelto.

«¡Que fastidio!», pensó. Pero debía seguirle el juego, después de todo sin la ayuda del pequeño Lou, no podría avanzar en su experimento.

Volvió a enfocarse en la conversación.

—Normalmente las dimensiones son mundos tan complejos como el nuestro—le explicó al padre—. Pero, en este caso es lo opuesto—. Señalo el primer boceto—. Por ejemplo, si analizamos el dibujo inicial de Lou, vemos que Ren aparece solo en la hoja, lo cual, en concordancia con lo que nos contó Lou durante una de las entrevistas, su hermano se trasladó a un espacio completamente vacio.

–Pero en los otros dibujos tiene compañía…

—Así es. Pero si presta atención a los que lo rodean, verá que son el mismo ¿Ve? —Le pasó una lupa para que analizara en detalle a las otras siluetas—. Son idénticos a Ren. Como si él hubiera logrado multiplicarse.

El hombre asintió nervioso después de examinar las hojas. No obstante, el tercer boceto presentaba una diferencia. El doctor, observando la interrogación silenciosa del padre, se apresuró a continuar la explicación.

—Aquí ocurre algo interesante. Estos seres provienen de lo que fue la realidad de Ren en este mundo, y también de sus fantasías. —Ante la mirada expectante de su interlocutor el doctor señala a uno de los individuos— ¿No los reconoce? Fíjese en sus vestimentas, es usted y el pequeño Lou. Mientras que estas otras criaturas son más bien producto de su imaginación. —La cara del hombre se contrajo en una mueca angustiante. El doctor, por otro lado, rebosaba de orgullo—. ¿No es acaso fascinante?—añadió viendo que su cliente permanecía callado.

—Es algo inquietante saber que mi hijo y yo habitemos en ese mundo. Y-y esas criaturas… me cuesta entender …. —Se quedó sin palabras.

—Así es, es una creación sin precedentes en esta tierra. Y si seguimos, esto se pone cada vez mejor. —El doctor seleccionó otra ilustración—. Fíjese aquí. Ren no parece ser el único creador.

El padre frunció el entrecejo.

—Pues, yo solo lo veo a él creando…

—Pues no lo es—determinó el doctor colocando las hojas en una secuencia—, si examinamos estas escenas, veremos que Lou diferencia a este Ren de los demás que se le parecen, y que yo llamo sus réplicas o copias.

—Pensé que eran él mismo multiplicado…

—Y lo son, pero siempre hay un original, señor Arce, Y es para diferenciarlo, que Lou lo ha colocado siempre en el centro, con un tamaño un poco más prominente. —El padre mira y asiente. El doctor, al verlo satisfecho, prosiguió dando más detalles: —Pudiendo, entonces diferenciar al original, me gustaría que usted los examinara y me dijera que ve.

El hombre se toma unos momentos para hacer lo que se le encomienda, paseando la mirada por cada uno de los protagonistas de la escena.

—Bueno, en los últimos bocetos, Ren pareciera que está enojado con los demás.

El doctor asiente satisfactoriamente.

—Opino lo mismo.

—Que dice Lou sobre esto.

—Ha dicho que a Ren no le agrada que sus copias sea hayan convertido en creadores.

—¿Puede decirme por qué?

—El principal motivo es el caos. Cada una de estas copias tiene sus propias ideas y sus propias creencias. Y en ocasiones, si se fija un poco mejor en estos dibujos, tienen visiones casi opuesta a Ren, y eso le traerá muchos problemas.

El hombre se agarró la cabeza.

—Ahora comprendo porque Lou dijo que Ren se estaban volviendo loco. Y no solo eso, Lou también está siendo afectado, al punto que ya no creo que esta trasmisión entre hermanos sea algo bueno para su salud mental.

El doctor lo miró preocupado.

—Usted sabe que sin Lou como intermediario, perderemos a Ren

—Lo sé, lo sé,—repitió el hombre desalentado— Pero, entiéndame, si prosigo exponiendo a Lou a las hipnosis y a las lecturas de sueños, incluyendo las entrevistas con usted y su equipo, quizá pierda a mi hijo; ya perdí a uno, señor, y no deseo perder al otro.

El doctor se quedó pensativo. El sentimentalismo humano siempre los superaba pues no lo entendía, al contrario lo veía como un defecto en el carácter humano, algo que por desgracia lo obstaculizaba todo. ¿Cuantos logros científicos habían sido obstruidos por una estupidez emocional? Incontables. Y ahora, justo que estaba en la puerta de un gran hallazgo, la estupidez humana volvía a ponerlo en jaque.

Quizá ya era tiempo de dar el siguiente paso.

—Muy bien, señor Arce, hagamos esto, dígale a Lou que persuada a Ren a tener un contacto directo conmigo, de ese modo, la investigación podrá seguir su curso sin afectar a Lou.

Después de aquella reunión, el doctor estaba extático. Era la primera vez que se encontraba con un creador y no solo eso, sino ante sus múltiples conciencias. Pero lo más extraño, eran las diferentes concepciones de cada una. Y además ese odio entre ellas mismas ¿De dónde provenía?

«¿Era acaso lo que podría pasarle a nuestra mente si se liberaba?—conjeturó—». De ser así, el caso de Ren debía ser examinado con sumo cuidado pues podría esclarecer los misterios de la mente humana en un sentido beneficio o podría alumbrar el camino hacia su ruina.

Y por otro lado, era tan fascinante poder contactarse con esas mentes capaces de trasladarse a otras dimensiones; estudiarlos y entenderlos se había convertido en su pasión y su obsesión. Claro que muchos científicos luchaban por desacreditar sus descubrimientos, alegando que sus teorías se parecían mucho a la perorata de los espiritistas y de los caza fantasma o a todos aquellos que afirmaban poder entender lo sobrenatural, sin tener pruebas que demostraran la veracidad de sus hipótesis.

No obstante las acusaciones a las que había sido sometido por tanto tiempo, serían prontamente retractadas cuando él y su equipo expusieran los últimos avances de su investigación, que difícilmente podrían ser refutados. Pruebas que nunca se hubieran conseguido de no ser por la existencias de los “conductores” como ellos les llamaban a las personas como Lou, capaces de conectarse con los inmigrantes a otros mundos. Y también gracias a los que habían regresado a la tierra. Éstos “inmigrantes espaciales”, como él le llamaba a los que podían trasladarse a otras dimensiones, eran otros de sus ratas de laboratorio, un descubrimiento un tanto reciente como lo era el caso de las dimensiones vacías, o “las tabula rasa”, como las habían apodado hacia poco.

Y ahora lo tenía Ren, el primer creador que conocía. ¿Qué misterios les ayudaría a resolver este pequeño Tolkien? Ansiaba mucho comprobarlo. Primero había tenido que ser paciente y ganarse la confianza con sus familiares, en especial la del padre al que lo había engatusando con esa historia de que se lo traería de regreso. «¡Pero que estupidez!», rio por lo bajo. ¿A quién podría interesarle apagar a un genio? Jamás. Ese niño, y sus múltiples conciencias ya inscribían en la tabula rasa con formas de vida que superaban la imaginación humana. Y, es por eso, que solo los genios como ese niño podían llegara esos espacios. Por su gran intelecto y capacidad de creación justo a muchas otras cualidades de ingenio.

Si lograra adentrarse en ese mundo, sería como ver a la tierra en los albores de su creación. Una fantasía que cada humano añoraba observar.

Y allí estaba la posibilidad, así como estaban vigentes las otras dimensiones, que en su teoría fueron en un principio espacios vacíos, que algunos humanos genios, o los llamados” inmigrantes del espacio” se encargaron de originar.

El doctor se relamió la boca saboreando el que sería el descubrimiento más grande de la historia, después del viaje a la luna, y tal vez el del internet.

Claro que aún tenía mucho para hacer para poder demostrarlo. Pero no se desesperaría. Ya se darían las condiciones para hacerlo posible. No faltaba mucho.

Por lo pronto empezaría por con conectarse con Ren…

23 мая 2020 г. 21:40:37 13 Отчет Добавить Подписаться
9
Конец

Об авторе

Lihuen Me gusta escribir novelas de misterio, fantas�a y ciencia ficci�n tambi�n me encanta escribir cuentos. Leo todo tipo de g�neros. Me fascinan los cuentos de misterio y terror.

Прокомментируйте

Отправить!
Helena Nin Helena Nin
Mmm... Yo digo que la perfecciones mas, tienes buena base.

  • Lihuen Lihuen
    Hola iba a ser un cuento corto, pero parece mas un comienzo de algo,así que me pondré a desarrollarla mas. Gracias por leer y darme tu opinión! 1 week ago
German Martinez Lobo German Martinez Lobo
Hola, saludos, deberías seguir desarrollando esta historia. seria interesante ver a donde te lleva.

  • Lihuen Lihuen
    si la verdad que da para continuarla, lo voy a hacer. Gracias por leer y comentar!! 1 week ago
Mauricio Orta Mauricio Orta
No tengo claro si esto es un prólogo o un relato corto, pero cumple su función de cualquier manera. Presentas muy bien a sus personajes, en especial al doctor. Por más retorcido y psicopático que este es, no pude evitar compartir ese "entusiasmo" por su investigación. Si se vienen más capítulos, los esperaré con gusto, ya que me he quedado con ganas de más.

  • Lihuen Lihuen
    Hola gracias por tu apreciación, es un cuento corto que podrá plantearme seguir. 3 weeks ago
Camila Orts Camila Orts
me encanta tu historia, la verdad muy buena!!, te felicito!!

  • Lihuen Lihuen
    Muchas gracias!! Me alegra mucho que te guste. 4 weeks ago
Edward Santos Edward Santos
Hola. Publica el otro
Mel Velásquez Mel Velásquez
Wow, el concepto de tu historia es alucinante!

  • Lihuen Lihuen
    Muchas gracias por leerlo!!! May 31, 2020, 14:24
Alex Olguin Alex Olguin
Me ha gustado mucho tu historia, es fácil de leer y no suena pretenciosa. Me fascina el concepto de las múltiples dimensiones, siempre he sido un acerrimo fan de la ciencia ficción y tu historia promete mucho, no me di cuenta cuando termine el capitulo. Buen trabajo.

  • Lihuen Lihuen
    Muchas gracias por leer, yo también soy fan de ci fi. May 29, 2020, 15:41
~

Больше историй

Space Monsters Space Monsters