khbaker K.H Baker

El reloj avanzaba sin descanso y, aunque no quería, no podía evitar estar pendiente de cada segundo que pasaba. Los segundos eran cruciales, sin embargo, a lo que más le temía era a la manecilla de los minutos. El corazón se le aceleró y sentía la garganta seca, pero cuando el reloj de cuco comenzó a sonar, supo que ya nada importaba. La puerta del reloj de pie comenzó a abrirse y con ella, sus manos a temblar...

#inkspiredambassadors #micromes #dia5
  5 июля 2019 г. 15:45:45
AA Поделиться

Прокомментируйте

0 Комментарии
Отправить!
Нет комментариев. Будьте первым!

More microfictions