caholym-quijada Caholym Quijada

Su débil voz aun puedo escucharla, aunque ya no este. En la lejanía del bosque, sus recuerdos martirizan en mi mente. Mis pensamientos comienzan a vagar por aquellas palabras que rompieron mi alma en dos, las que me llevaron al vacío del que ahora me encuentro. Fueron cortas y dolorosas: — ¡Me voy a morir! Es tiempo de que seas feliz y hagas realidad tus sueños, No llores más. Ese día no supe que hacer, ni que pensar. Solamente tenía algo muy claro, sería una despedida; que nunca podré olvidar.

#LAGRIMAS
  20 декабря 2018 г. 6:43:46
AA Поделиться

Прокомментируйте

0 Комментарии
Отправить!
Нет комментариев. Будьте первым!

More microfictions