Indomable Подписаться на блог

sami Samanta Martinez Lady Miriam es una joven muchacha llena de vitalidad. No es como sus hermanas, a ellas les encantaba bordar durante horas, ella prefería salir a cabalgar, practicar con su arco,... ser libre como ella decía. En una de sus escapadas sin saberlo se encontraría con Lord Brenan un apuesto caballero del que está enamorada desde que tenia uso de razón.
Не проверенная история

#edad-media #amor #romance #erotico
AA Поделиться

Pasión desenfrenada

Brenan que por su cara sabía exactamente lo que ella pensaba le acarició la mejilla.

—Tranquila amor— su voz era sensual y sosegada —se lo que estas pensado y no tienes que preocuparte de nada— le sonrió y Miriam asintió.

Brenan para prepararla acarició su hinchado clítoris,los jadeos de Miriam le decía que estaba a punto de llegar al clímax, su boca se entretenía en aquel rosado pezón que le encantaba y saboreaba con devoción. Miriam estaba experimentando algo tan excitante y lujurioso que no podía reprimirse más, arqueando su cuerpo y moviendo las caderas frotando su sexo contra la mano de Brenan, en una milésima de segundo descubrió una ola de placer inconmensurable.

—¡Oh Brenan!— su cuerpo temblaba y su sexo palpitaba como nunca antes había hecho.

—Amor mío aún te queda mucho por experimentar— con una sonrisa picara dijo —y disfrutar.

Con su mano aún apretando su clítoris bajó abriendo sus pliegues, estaba tan húmeda que Brenan se excito mucho más, necesitaba tomarla ya pero aún no era el momento, poco a poco fue metiendo un dedo en aquella húmeda cueva, luego metió otro dedo más, Miriam gimió de placer al sentir sus dedos jugando en su interior. Brenan supo que era el momento sacó sus dedos empapados de flujo, se acomodó entre sus temblorosas piernas, agarró su pene llevándolo asta la entrada de su vagina y poco a poco la introduce controlando sus movimientos para no dañarla asta llegar a un punto en el que el cuerpo de Miriam parecía no ceder. Miriam se tensa un poco pero con los besos dulces de Brenan enseguida se le quitan los miedos.

Brenan esta tan ansioso por poseerla que no aguanta más, de un empujón profundo y seco la tomó. Miriam al sentir aquella punzada en su vientre chilló, pero el grito fué sofocado por los carnosos labios de Brenan que la besaba con pasión enlazando sus lenguas.

Con suavidad Brenan se mueve acoplando su cuerpo al de Miriam y que se vaya acostumbrando a tenerle dentro de ella, para que sienta placer poco a poco. El dolor cesa y lentamente Miriam mueve las caderas al compás de las de Brenan, rodea la cintura de él con sus largas piernas sintiendo todo su miembro dentro y ayudándolo con cada embestida. Sus manos acarician la espalda sudorosa y ancha mientras Brenan saboreaba sus dulces y rosados pezones endureciendo los al contacto con su lengua. Al sentir las manos de Brenan acariciando cada rincón de su cuerpo siente morir de placer.

—¡Aaahh!— no podía creer que esos gemidos saliesen de su boca —¡me encanta amor!.

Brenan más excitado que nunca rodó por el manto verde dejando a Miriam encima de el aún unidos. Con un rápido movimiento le despoja de la camisola y la deja a un lado, la belleza y el las preciosas curvas del cuerpo de Miriam lo tenían anonadado. La asió de las caderas para ayudarla a moverse arriba y abajo, primero lentamente pero Miriam ansiaba más y más, el placer que sentía, lo húmeda que estaba, y las manos de Brenan en sus caderas la llenaban de lujuria.

Verla botar y cabalgar encima de él a aquella mujer, lo volvía loco de placer. Sus manos subieron de sus voluptuosas caderas por su cintura asta llegar a sus pechos, redondos y perfectos, los acarició y acunó entre sus manos, sus dedos pellizcaron sus pezones rosados y duros, deseó saborearlos uno a uno y hacerla gritar de placer. Miriam que sabía lo que su amor deseaba se echó hacia delante, Brenan deseoso por atrapar entre sus dientes el preciado pezón acercó su boca. Sentir su caliente lengua jugar con su pezón la hizo gemir y arquearse de placer. Brenan acarició la sedosa espalda de Miriam dibujando con sus dedos pequeños círculos bajando asta sus preciosas y redondeadas nalgas empujando con embestidas cada vez más profundas y rápidas.

Con cada embiste ambos jadeaban, Miriam sentía que de nuevo aquella oleada de placer la inundaba, sentía que el pene de Brenan palpitaba dentro ella con furia y desenfreno. Brenan sentía como le hervía la sangre con cada movimiento de cadera de Miriam. Ambos estaban jadeantes, llenos de lujuria y placer, sentían como les llegaban orgasmo, aquel tesoro por el que ambos querían luchar juntos. Cuando llegaron al clímax Miriam se desplomó encima de su amor agotada, jadeante, exhausta pero profundamente feliz. Brenan sentía el cuerpo tembloroso de Miriam y la acunó entre sus brazos dándole un dulce beso.

—Eres maravillosa Miriam— la mira con dulzura —eres todo lo que un hombre busca en una mujer... adorable, apasionada, intensa, dulce y salvaje.

Miriam al oír sus palabras se le dibuja una sonrisa, se acerca y le besa apasionadamente, le mira a los ojos y le dice con voz melosa.

—Me alagas Brenan— aún no se acaba de creer lo que a pasado —eres lo que toda fémina quiere a su lado.

—Quisiera repetir una noche como la de hoy si me honrarais con ello— la miro fijamente y con una sonrisa dijo —pero estando desposados si tan bella dama me lo permite.

A Miriam aquella revelación la inundo de júbilo y alegría. Su amor, su gran amor secreto sería por fin su esposo.

22 декабря 2019 г. 0:01:37 0 Отчет Добавить 1

Прокомментируйте

Отправить!
Нет комментариев. Будьте первым!
~

Похожие истории