Wibboe Подписаться на блог

cecilia-catroppi1554130327 Cecilia Catroppi Texto escrito el 7 de octubre de 2016, seis días después de la muerte de mi abuelo materno…
Не проверенная история

#familia #abuelo
AA Поделиться

Hoy cumpliría 95 años…

Él, como todos, fue muchos tipos en su vida. O uno sólo que yo fui descubriendo en etapas. El del último tiempo era uno desconocido: débil, incapaz de moverse, de comunicarse… Estaba y ya no estaba.

Me deslumbré con el que fue genio, que inspiraba y enseñaba, fuerte, incansable y lleno de energía. Me caí a la realidad con el que era obstinado, intolerante con las ideas ajenas, orgulloso. Traté de combinarlo en un ser humano, con sus mil matices como todos tenemos; y de eso, de las buenas y malas, seguir aprendiendo. Durante todas las etapas, a través de todos esos hombres que fue, hubo uno constante que me acompañó durante 33 años: el abuelo amoroso, que quería enseñar, que ayudaba, que regalaba paragüitas de chocolate primero o compraba salame para la cerveza después, que trataba de dejar herencia de su conocimiento, que me hacía abrigar y respirar por la nariz para no pasar frío cuando salía, que trataba de hacer chistes, de consentirnos.

Cuando se va, todos esos que fue se terminan de juntar y de combinar por completo. Se van todos, también los que quiso ser y no pudo. Se van sus frustraciones, aunque las oportunidades ya las hubiera perdido hace rato. Y afortunadamente, también se termina su dolor y la impotencia de verse superado por el paso del tiempo.

Indefectiblemente, aunque sea el hecho mas natural e irremediable que existe, uno no puede dejar de dar mil vueltas en la mente, reflexionando sobre la vida propia y ajena.

Lo que queda; más allá de obras, recuerdos, anécdotas; es ese hilo conductor que nos hace familia, y como con toda persona importante en la vida (independientemente de los genes), esa partecita de él que me hace ser lo que soy.

1 апреля 2019 г. 16:24:40 0 Отчет Добавить 0
~

Больше историй