AA Поделиться

Sol

Recuerdo claramente los días con pocas horas de luz, sin sol.

Ese astro, que casi toda mi vida me había abrumado, no apareció por alrededor de seis meses en donde (si se asomaba un poco, como niña tímida tras las piernas de su madre) solo se podía percibir su brillante y tan necesitada luz.

Cuando por fin nos encontramos de nuevo, sentía una felicidad inmensa por sentirle en mi piel.

Pero era demasiado dañino para mí, me descontrolaba y no me dejaba dormir.
Ahora había demasiada luz y calor en esos días, volvió el sol pero no estaba preparada para él.

Cuando volví a mi casa de fuego, mi hogar, me escondía de él. No estaba acostumbrada.

Ahora, cuando me empiezo a quejar de su abrumador calor y luz, cierro los ojos y dejo que me bese la piel.

Aunque me queme levemente.

Recordando los días que no lo tuve, cuánto lo deseaba, y lo agradecida que debería de estar por tenerlo ahora.

20 апреля 2018 г. 6:26:42 0 Отчет Добавить 0
~