franck-palacios1581951992 Franck Palacios

Luego del fallecimiento de su hija, encuentra en leer los diarios que ella había escrito durante años una forma de acercarse a ella y de conocerla, así también, ir sanando heridas del pasado y recuperando poco a poco su vida, tanto su ex esposa, como el resto de su familia. Un viaje a través de la mente de un hombre perturbado por la tragedia, la culpa y que busca en el recuerdo de su hija una chispa de esperanza que lo lleve nuevamente a recuperar su vida.


Drama Todo o público.

#grimaldo #palacios #franck #diario #adolescencia #suicidio #245 #esperanza #superación #tragedia #familia #duelo #reconciliacion #tristeza #depresion #fallecimiento #hija #muerte #romance #amor # #drama
0
1.8mil VISUALIZAÇÕES
Em progresso - Novo capítulo Todas as Segundas-feiras
tempo de leitura
AA Compartilhar

Capítulo 1

Capítulo 1

A veces nos damos cuenta que debimos de haber hecho cosas en su debido momento, cosas que pudieron, de alguna manera, cambiar el rumbo de nuestras historias. De nuestras vidas. Lamentablemente siempre nos damos cuenta de esto muy pero muy tarde.

Mila, era la persona más importante en mi vida, viví con ella, crecimos juntos, de alguna manera, y nos unía también una gran amistad. Cuantas cosas pasamos juntos. De solo recordar que ya no la tengo cerca; me duele. Y me duele mucho. No es fácil darse cuenta que una sola palabra o una decisión hubiera bastado para quizás no estar lamentándome hoy en día de las cosas que pasaron. Pero pues ¿que se le hace? No se puede cambiar el pasado, solo podemos modificar nuestro futuro, eso lo sé.

no me gusta pensar mucho en ella, me pongo triste, muy triste, las marcas en mis muñecas son la prueba de eso. Y mi psicólogo lo puede confirmar... claro, si hiciera bien su trabajo no tendría estas pruebas.... En fin, es un buen tipo, al menos nadie se le ha muerto hasta ahora. No veo tampoco la razón para culpar a alguien más de mis estupideces, es solo que a veces es imposible saberme culpable, saber que yo pude evitar lo que ocurrió; en serio, me gustaría retroceder el tiempo y de alguna extraña manera detenerlo en el preciso instante en el que las cosas dieron ese giro horrible y no darle mayor importancia a algo que no lo merecía y entender que debí estar con ella en esos momentos. Jamás debí romperle una promesa.

Y pensar que le había prometido que siempre estaría ahí para ella, en todo momento. Pero no pude cumplir y gracias a eso ella hoy no está aquí a mi lado.

Me arrepiento ¡maldita sea! Me arrepiento de no haberme dado cuenta que nunca debió haber existido algo que me distrajera de estar pendiente de ella en todo instante y para cada una de sus necesidades.

Llevo más de 2 semanas sin dormir, al menos eso creo; perdí la cuenta después de la semana y media... Me duele la cabeza, me duelen los ojos de tanto llorar y las lágrimas aun no terminan de caer. La última es que logré cerrar los ojos; terminé en un hospital.... Sí, no hace falta explicar que me pasó, o, mejor dicho: que me hice pasar... Simplemente no soportaba más, decidí tratar de aliviar este dolor. No necesite, de verdad, mucho valor, ya no me importaba nada. Tomé algunas de mis cuchillas de afeitar y quise acabar con todo. De no ser porque mi hermano, quien regresó temprano del colegio y me encontró en el baño desangrándome, hoy no estaría aquí.

Es que realmente a veces la culpa y el dolor que me atormentan son demasiado fuertes. Lo único que me detiene para no tratar, nuevamente, de acabar con todo este sufrimiento (maldita justicia poética): es el hacer sufrir a alguien más. Así es, no quiero ver a esas personas que aún me aman, mi madre y mi hermano, sentir el dolor de perder a alguien más en sus vidas.

Aún recuerdo la cara de mi madre y de mi hermano a la hora de abrir los ojos casi después de una semana de estar dormido, sus caras me destrozaron el corazón.

Y es que también ellos sufrieron mucho cuando Mila se fue, y es que era muy fácil amar a Mila y acostumbrarse a ella. Ella iluminaba todo con su sonrisa, su voz, su mirada.

Por eso les prometí no volver a intentar dañarme nuevamente, y acepte ir donde un psicólogo para que «me ayude».

Ahora todos mis días se van poco a poco, hace mucho que no salgo de mi habitación; solo camino del baño a mi cama y viceversa. He perdido el apetito, raramente como todo lo que mamá me trae, solo pruebo unas cucharadas y… ya no quiero más. Sé que he bajado mucho de peso y estoy hecho una mierda, pero ya no me importa. No me he visto al espejo en mucho tiempo, mi hermano sacó el de mi baño; temía que intentara algo con los cristales.

Seguramente Mila, estaría muy enfadada conmigo si me viera así, pasándome los días en la cama.

«Despiértate, dormilón, la cama solo se usa hasta las 7:30am, de ahí debemos hacer cualquier cosa, menos estar echadote como un perro viejo», recuerdo que eso me repetía cada vez que me veía dormido hasta tarde.

Miro el reloj de la pared y son las 5:34pm.

No puedo evitar soltar una pequeña risotada.

Si me viera estaría muy enojada, que digo muy, estaría realmente fúrica conmigo....

La extraño, la extraño mucho, mucho....

4 de Maio de 2020 às 05:45 0 Denunciar Insira Seguir história
0
Leia o próximo capítulo Capitulo 2

Comentar algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~

Você está gostando da leitura?

Ei! Ainda faltam 12 capítulos restantes nesta história.
Para continuar lendo, por favor, faça login ou cadastre-se. É grátis!