moonlovesmin 𝓂𝑜𝑜𝓃

El hombre lobo Beta Min Mark sabía que era su turno de ir a la montaña y acoplarse con el Segundo al mando del Clan dragón. Un acuerdo que había sido hecho por la paz, y tenía que mantenerlo. Nunca pensó que sentiría una atracción instantánea por un hombre que fue escogido para él, y le complació. Su futuro marido es su compañero, y él no podía ser más feliz. Pero entonces descubre que el hombre que está de pie delante de él no es su futuro marido en realidad. Jackson Wang es un guerrero del dragón, y no tiene derecho a reclamar a Mark como suyo, a pesar de lo mucho que su cuerpo grita por el lobo. Jackson no aceptará eso. A pesar de que pone a prueba su amistad con su líder y el Segundo al mando, él se arriesgará a una guerra sin cuartel entre la Manada y el Clan para tomar lo que es suyo. Todo lo que tiene que hacer es convencer a Mark a decir que sí.


Fanfiction Bandas/Cantores Impróprio para crianças menores de 13 anos.

#dragones #lobos #omegaverse #yoonkook #markson
0
1.7mil VISUALIZAÇÕES
Completa
tempo de leitura
AA Compartilhar

𝘂𝗻𝗼



Min Mark estaba emocionado. Probablemente no debería de haberlo estado, teniendo en cuenta que iba a emparejarse con un guerrero dragón que vivía en la Black Mountain.Iba a ser apareado a uno de los guerreros dragón de Jeon JeongGuk del Clan del fuego.

Ese Clan y la Manada de Mark habían estado luchando casi toda su vida. Entonces un día el viejo líder del Clan murió, y los combates se redujeron a la mitad hasta que JeongGuk envió un mensaje a la Manada de que quería la paz.

Las Manadas de Shifters, Clanes e incluso los seres humanos lograron la paz en los viejos tiempos casando a los hijos de familias nobles entre sí.

Min YoungBae, el padre de Mark, no había sido feliz con la idea en absoluto, pero incluso él no podía discutir con la lógica de la misma. Incluso los seres humanos todavía casaban a sus hijos así en esta época, y ya había habido bastantes combates y muerte.

Lo que el hombre no había querido, sin embargo, fue enviar a su hijo más joven, YoonGi, primero. YoonGi era un Omega, y desde el ataque de un dragón en una edad joven, había sufrido de un mal de la rodilla y el corazón. YoonGi había querido ser el primero en ir y aparearse.

Su reclamación en el momento fue que, si era un truco, entonces al menos YoungBae no perdería ni Alfas ni Betas valiosos.Por supuesto, no le gustaba esa idea, y a nadie le gustaba el razonamiento del lobo.

YoonGi era el bebé de su familia, el más joven de seis hermanos que tenía veinticinco años, un Omega solamente, y debido a su debilidad, siempre fue tratado como tal.Nadie quería dejarlo ir, pero luego había participado el Consejo, y asíse hizo. YoonGi fue.

Las siguientes semanas habían estado llenas de noches sin dormir y días tensos mientras todos en la familia esperaban el mensaje de que YoonGi había sido "accidentalmente" asesinado en la guarida del dragón, o incluso si JeongGuk iba a matarlo si no movían su Manada de la parteinferior de la montaña que los dragones y los lobos habíanestado luchando por tanto tiempo.Esos mensajes nunca habían llegado. De hecho, YoonGi había venido a visitar a la Manada con la bendición de JeongGuk.

Por supuesto, también había sucedido cuando los Templarios habían estado atacando a JeongGuk, tratando de dispararles a él y YoonGi en el cielo, pero ese no era el punto.JeongGuk hizo un hábito regular de volar con su compañero abajo para ver a sus hermanos de vez en cuando.

Generalmente en los fines de semana, pero no era lo mismo cuando YoungBae, Mark y los otros tuvieron que verlo volar a lomos de un dragón rojo.Había pasado el suficiente tiempo para que quedara claro que el Tratado de paz era real.

Otro dragón había sido ofrecido para un acoplamiento, y cuando YoungBae tenía que ofrecer otro de sus hijos, Mark no dudó.Quería ser el único en ir.

Era el segundo más joven y un Beta.

A la edad treinta y cinco años, todavía era considerado muy joven para una especie que vivía cientos de años, y por esa razón, YoonGi y él habían sido tan cercanos. Mark quería ver a su hermano cada día, y de las historias que YoonGi le contaba, la guarida del dragón era unlugar hermoso para vivir.

Además, sabía que sus hermanos mayores no tenían ningún interés en ser acoplados por conveniencia. WonHo, el mayor, había caminado hacia delante en un momento dado para salvar a YoonGi de tener que ir, pero era demasiado terco como Alfa para ser felizcon vivir en una montaña y obedecer órdenes de un dragón. WonHo se había ofrecido a sí mismo otra vez cuando llegó el momento de otro apareamiento de conveniencia, pero como YoonGi, Mark quería salvar a sus hermanos de la molestia.

WonHo claramente no quería ser acoplado a un dragón, y JaeBeom era otro Alfa que probablemente que no disfrutaría de ser atrapado en una montaña y necesitar ayuda para volar hacia abajo y dejar correr a su lobo salvaje. YoungJae era otro Beta, y en secreto le dijo a Mark quecuando llegara el momento de nuevo, él se ofrecería a sí mismo a uno de los dragones guerreros con el fin de salvar a sus hermanos Alfa de la molestia. ZiTao era un buen Alfa, y el hombre sólo podría ofrecerse él mismo cuando llegara el momento sin quejarse.

El Clan del dragón no estaba satisfecho con apenas un solo apareamiento. JeongGuk quería asegurarse de que su Clan y la Manada de Mark estaban tan conectados que nunca más habría una guerra entre ellos.

Fue realmente un movimiento inteligente, si uno ignora la naturaleza casi despiadada de apareamientos de conveniencia.Pero Mark no iba a dejarse llevar por esos pensamientos. La buena noticia que enfrentaba ese día era que iba a ver otra vez a su hermano pequeño.

Iban a estar bajo el mismo techo una vez más, y su padre no tendría que estar preocupado por el hecho de que sus hijos estaban solos en la montaña.Además, YoonGi le había dicho todo sobre el hombre al que Mark iba a ser acoplado. Un dragón fuerte y guapo, el Segundo al mando.

A Mark no le importaba mucho la posición, no realmente, pero estaba alegre cuando YoonGi se lo describió como justo y bueno cuando era necesario. Un dragón que trataría a Mark con respeto.No era exactamente un mal acuerdo.

Sus hermanos, por el contrario, lo escoltaban subiendo la montaña como si ellos lo llevaran hasta su muerte.¿Es así como actuaron WonHo y JaeBeom cuando tuvieron que traer a YoonGi a cumplir con JeongGuk? Debió de asustar al pobrecito hasta la muerte.

―Voy a estar bien, chicos.―dijo Mark. Estaba sudando y resoplando un poco, pero se las arregló para mantener su propia mierda junta. No iban a hacer todo el camino hasta la cima de la montaña. Era imposible sin volar, por lo que sabían al menos.

Los lobos habían buscado una ruta por la montaña durante décadas, pero nunca habían encontrado una. Por supuesto, era una gran montaña.Sólo se dirigían a un punto de encuentro, donde los dragones irían y recogerían a Mark, volarían el resto del camino a su castillo.

Sus hermanos Alfa hacían que la subida no pareciera nada difícil. Incluso cuando tenían que cambiar en sus formas humanas cuando las pendientes eran demasiado empinadas para los lobos.

A Mark sólo le estaba costando un poco más. Como un Beta, estaba naturalmente en buena forma, pero todavía le estaba dando calor y estaba incómodo cuando el sudor aumentó. Sólo podría imaginar cuánto dolor le causó una subida como ésta a su hermano Omega.

―Sabemos que vas a estar bien.―dijo JaeBeom.―Eso no significa que sea fácil que te vayas.

Mark ni siquiera lo había pensado. No es de extrañar que su padre lo abrazara tan fuerte antes de salir. Cuando YoonGi tuvo que salir para ir a la montaña, él podía recordar cómo semolestó con su papá, preguntándose por qué demonios el hombre apenas había tocado a YoonGi en absoluto.Ahora sabía que era porque había estado asustado de romperse con el pensamiento de dejar ir a su hijo y que posiblemente nunca regresaría.

Ahora Min YoungBae sabía que Mark regresaría por lo menos de vez en cuando, estaba bien para que él abrazar a su hijo sin miedo a llorar. No era necesario llorar cuando sabía que su hijo regresaría vivo.

―Voy a volver y visitaros tanto como pueda. Cada vez que YoonGi baje, voy a venir con él.

―Asegúrate de velar por nuestro hermano, también.―dijo WonHo, siempre el mini Alfa entre todos los hermanos.―Eres su única familia allí. No me importa qué tan bien lo trata JeongGuk, me sentiría mejor sabiendo que uno de nosotros vela por él.

―Hay más lobos ahora, también. No vamos a estar completamente solos.―dijo Mark, pero incluso cuando las palabras dejaron su boca sabía que había una diferencia. Hubo una diferencia entre estar con su Manada y familia y con lobos que no eran ni unos ni otros.

―Sólo asegúrate de que miran unos por otros, pero sobre todo pégate a YoonGi.―dijo WonHo.

Mark se preguntaba si su hermano pensó que había una razón para la necesidad de proteger a YoonGi, o si sólo estaba siendo un gran hermano y tratando de asegurarse de que sus hermanosmenores permanecieran seguros.De cualquier manera, Mark no dijo nada. Él se figuraba que ahora no era el momento de estar metiendo estos pequeños argumentos cuando podría pasar una semana o más antes de que viera a alguno de sus hermanos otra vez.

Cuando finalmente llegaron al punto de encuentro, Mark podría haber caído de rodillas y agradecérselo a Dios. Sacó una botella de agua de su bolsa y bebió casi todo antes de tomar una respiración.JaeBeom le palmeo en la espalda, riéndose de él todo el tiempo.

―Eso es lo que te pasa por tanta mierda en tu bolsa.

―O por hacer más que un solo bolso de viaje.―dijo WonHo, y aún sonreía.

―Tengo amor por mis cosas, déjame en paz.―gruñó Mark. Al menos los dragones no estaban allí todavía, así que no tenía que lidiar con un futuro compañero de apareamiento mientras estaba todo sudado y asqueroso.

Un rugido sonó desde arriba, y Mark sabía que no debería haber incluso pensado tal cosa cuando una gran sombra voló sobre su cabeza.Miró hacia arriba desde su lugar de rodillas cuando tres dragones descendieron y aterrizaron levantando una nube de polvo en la pequeña área plana que todavía estaba disponible para ellos.

Mark tuvo que levantar la mano a los ojos y girar su rostro, sólo para evitar que el polvo lo cegara. Cuando el viento provocado por el aterrizaje y el aleteo de las alas finalmente cesó, él consiguió un buen vistazo de sí mismo, en sus manos y ropa, y gimió.

Estaba cubierto de suciedad, y estaba pegada gracias ala forma en la que había estado sudando.

Jodidamente perfecto.

Miró hacia arriba, frunciendo el ceño en los tres hombres que estaban parados donde tres dragones habían estado antes.

Sabía que el de en medio era JeongGuk. Mark, ya lo había visto un par de veces gracias a las visitas constantes de YoonGi. Mark apenas podía prestarle atención en cuando sus ojos fueron al magnífico ejemplar de pie a su derecha.

El corazón de Mark comenzó a acelerarse, y aunque estaba bastante seguro de que parecía repugnante, se puso de pie y caminó hacia delante, completamente incapaz de apartar sus ojos lejos del hombre que iba a ser su compañero.

Eso era mucho mejor que firmar por un acoplamiento para la paz porque resultó que el hombre que se suponía sería su pareja de conveniencia ya era su compañero predestinado. Podía oler el aroma del hombre.

HyungSik tenía pelo negro de punta, pero no parecía del tipo que se queda con la gomina o cualquier otra cosa. De alguna manera, parecía que era un aspecto natural para él, que era increíble.

HyungSik era más alto que Mark, casi una cabeza completa, lo que era normal puesto que Mark era bajo para un Beta con sólo metro y cincuenta y cinco de altura.YoonGi nunca le dijo a Mark que HyungSik tenía una mirada de chico malo, con las perforaciones en la nariz, cejas y orejas. Él incluso tenía un dragón negro tatuado en su garganta, que también fue increíble de ver con su diseño celta.

Casi parecía que el dragón estuviera abrazando a HyungSik, que era lo que Mark quería hacer allí mismo. No le importó lo sucio que estaba o el hecho de estaba viendo al hombre por primera vez en su vida.

Quería agarrar la mano del hombre, llevarle al conjunto de arbustos más cercano por privacidad y exigir ser reclamado en el acto. Su pene se endureció con el pensamiento. Ni el hecho de que sus hermanos estaban de pie junto a él podría impedir que su pene quisiera lo que quería.

¿La mejor parte de todo eso? La forma en que HyungSik lo estaba mirando, las fosas nasales dilatadas, como si quisiera exactamente lo que él quería.Él estaba tan jodido, y no podía esperar.WonHo caminó a hacia adelante, con la mano extendida, que JeongGuk agarró y sacudió.

―Me alegro de verte de nuevo.―dijo WonHo, soltando la mano de JeongGuk y dando un paso detrás.―¿Cómo está YoonGi? Medio esperaba que estuviera aquí para reunirse con Mark.

―Enfermo en la cama, por desgracia.―admitió JeongGuk, que era suficiente para Mark dejara de pensar con su pene y mirara realmente al dragón pelirrojo.―Él está bien. Sólo tiene náuseas. HyunWoo le está cuidando, y él está todavía despierto y muy molesto por estar en la cama. Mark puede venir y verlo cuando estemos nuevamente en la montaña.Mark suspiró.

―Genial, así que vámonos.―dijo, y él inmediatamente se acercó a HyungSik, sonriendo ampliamente cuando el hombre se tensó en su abordaje.

¿Estaba siendo acoplado a un guerrero dragón tímido?

Era tan condenadamente adorable.

―Eres HyungSik, ¿verdad?―Preguntó Mark y ofreció al hombre su mano―Yo soy Mark. Voy a aparearme contigo esta noche.HyungSik no se movía. De hecho, ahora lo miró algo horrorizado y volvió su mirada a JeongGuk.

―No... JeongGuk, ¿qué hago?

Mark lentamente bajó su mano, y cuando miró a sus hermanos, ambos tenían expresiones de horror en sus rostros.Mark miró a JeongGuk y los labios del hombre estaban fruncidos, pero no había ninguna irritación en cualquier parte de su comportamiento.

Caminó a un lado, llamando la atención de Mark al tercer hombre que había estado de pie junto a él todo ese tiempo.También era alto, ancho de hombros como la mayoría de guerreros se espera que sea.

Tenía pelo que le llegaba por debajo de la parte inferior del cuello, y a diferencia del color rojo brillante de JeongGuk, este Dragón era un tono más oscuro. Más de un café rojizo que cualquier otra cosa.

―Yo soy HyungSik.―dijo suavemente.―Voy a ser tu pareja. Él es Jackson.

Mark se tensó, y miró al dragón de pelo negro dragón delante de él, que le estaba mirando con una mezcla de lástima y tristeza en sus ojos. Era una mirada que era contagiosa, porque ahora todo el mundo estaba mirando a Mark con esa misma expresión.

Mark meneó la cabeza y caminó lejos del hombre al que no conocía, pero que su lobo había escogido para su compañero.¿Su lobo había escogido a ese hombre, pero se supone que tenga que acoplarse a otra persona?

―No.

All the love, x.

28 de Março de 2020 às 19:19 0 Denunciar Insira Seguir história
0
Leia o próximo capítulo 𝗱𝗼𝘀

Comentar algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~

Você está gostando da leitura?

Ei! Ainda faltam 10 capítulos restantes nesta história.
Para continuar lendo, por favor, faça login ou cadastre-se. É grátis!