C
Cristofer Heredero


La historia de un policía que se infiltra en la mayor organización criminal de ladrones "Las máscaras", pero puede que su gran plan no salga como tiene pensado y termine arrepintiéndose de todo el proyecto.


Crime Para maiores de 18 apenas.

#crimen #ladrón #robar #wanted #ladrones #ladron #police #interactive
1 / 1 CAPÍTULOS História interativa
0
295 VISUALIZAÇÕES
Em progresso - Novo capítulo Todas as Segundas-feiras
tempo de leitura
AA Compartilhar

DÍA - 100


El cúter de color amarillo cortó mi piel más rápido de lo que hubiera imaginado, como si de un trozo de cartón, mi muñeca se quebró y brotó sangre.

Todo por lo que había estado trabajando en el último año se estaba haciendo realidad, allí me encontraba, enfrente de una hoguera, a mi derecha el David de Miguel Ángel, a mi izquierda un grupo de enmascarados mirándome con sed de sangre.

Me marqué con una X debajo de mi muñeca izquierda, el dolor era mayor de lo que hubiera imaginado, pero mi vi obligado a aguantarlo. Por fin era uno de ellos, había entrado en “Las máscaras”.

Bajo aquella noche de frío invernal, bajo la luz de la luna, dio comienzo mi gran proyecto.

Llevaba un año detrás de “Las máscaras”, un grupo de ladrones a nivel mundial, su gran éxito, el robo del David de Miguel Ángel. Me había conseguido infiltrar creándome una falsa identidad, supuestamente me llamo Nick Martínez Gutiérrez.

- Ahora eres parte de nosotros hermano. – dijo uno de ellos, quitándome el cúter de la mano antes de tirarlo al fuego.

- Estáis fatal de la cabeza. –

- Disculpa. –

No esperé más para sacar mi revolver y grité. - ¡Arriba las manos! ¡Soy policía! -

Aquella era la señal para que intervinieran los refuerzos, esperaba que aquello les pillara desprevenidos, pero en realidad el sorprendido resulté ser yo, pues todos ellos empezaron a reírse.

- ¿De qué os reís?-

- Ya lo sabíamos inútil. - dijo uno mientras sacaba de detrás de su espalda la cabellera de uno de mis subordinados.

Aquello era peor de lo que pensaba, aquella gente iba con un pie por delante. ¿Qué debía hacer en ese momento?

- Baja el arma. - me advirtió uno antes de disparar con su propio revolver.

Por suerte falló el disparo, pero le dio al David de Miguel Ángel, una gran obra mundialmente conocida había sido dañada por culpa de esa gente, los tenía ahí enfrente pero en realidad eran ellos los que me tenían a mí.



3 de Março de 2020 às 00:00 0 Denunciar Insira Seguir história
0
Fim

Conheça o autor

Comentar algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~