VermÄchtnis; Legado en la mafia Seguir história

brodyiero1 Yan Saavedra

No sé a ciencia cierta cómo fue que ocurrió, sólo recuerdo ver como los cuerpos caían uno a uno frente a mis ojos. La lluvia de balas se estaba llevando a lo que más amaba, destruyendo al imperio Santino. El dolor y la rabia al verlos cubiertos de sangre aquella fría noche jamás lo olvidaré, ya que luego de ese día nada volvería a ser lo mismo, ni tampoco la familia Santino, ni menos yo. En una lluvia de balas veré caer a los culpables, que sus ojos expresen el temor y el dolor que yo sentí. Por mis padres, mis hermanos, mi abuela y por todos los Santinos, juro que tomaré revancha. La venganza es un plato que se sirve frío y yo disfrutaré cada bocado que dé


Romance Romance adulto jovem Para maiores de 18 apenas.

#mentiras #amor-tormentoso #258 #chicago #mafiosos #mafia #mafia-cosanostra-mafiodos
0
1.4mil VISUALIZAÇÕES
Em progresso - Novo capítulo A cada 10 dias
tempo de leitura
AA Compartilhar

Prologo


Sicilia, Italia 2009

Hoy celebramos el cumpleaños de mi Nonna en grande, esta toda la familia, cuando digo toda, es toda, bueno menos la familia de mi tío Vittorio. Mis hermanos y mis padres están mezclados con todo el mundo y la música sonaba a todo volumen, las risas y voces se fusionaban con el bullicio. Me abstuve de estar allí mezclándome y mejor me quedé mirando todo desde un rincón, hoy aparte de ser el cumpleaños de mi nona, estaban celebrando que por fin habían podido como familia adueñarse de la mayor parte de las empresas de la familia Bianchi.

Pero todo esto no me daba buena espina, sé que algo pasara tengo un mal presentimiento.

— Fio Andiamos — Se acercó mi hermano menor de siete años y comenzó a tirarme del brazo

— ¿Dónde vamos? —

— La Nonna ti chiama

Mire a mi odioso hermano pequeño, su pelo negro revuelto con el sudor de tanto correr por el lugar, sus grandes y expresivos ojos azules me miraban expectantes.

— Vamos mocoso entonces

— ¿Por qué siempre me dices así?, Non mi piace —

— Por qué lo eres Neilan —

— No lo soy, padre dice que ya soy un niño grande — me dice con orgullo

— Eres tan grande como una hormiga — le revolví el cabello — andiamo, nonna ci aspetta, antes de que se ponga gruñona y nos arranque la cabeza por hacerla esperar

Me acerqué a él y gruñí mientras le hacía cosquillas. Él salió corriendo hacia dentro de la casa, lo seguí desde lejos, estaba segura de que corrió hacia la habitación de la nonna.

Entre y camine directo, ignorando a mis primos y hermanos, solo me llamaban para hacerme enojar, ya el hecho de decirme "princesa de hielo" en vez de Fiorella, al llamarme era un indicio que no era solo para conversar conmigo, solo me llaman así porque no miro más de dos segundo a nadie, como mis otras primas que le entregan amor a todo lo que camine o se arrastre, yo soy algo más reservada, ellos creen que por ser la única hija de Doménico Santino el mayor de los Santinos, me creía princesa del imperio.

Las cosas no eran así, pero les dejaba creer lo que quisieran. Seguí caminando, pero no llegue muy lejos, mi padre me intercepto en el camino.

— Ecco, la mia piccola principessa— Me abrazo y estrujo entre sus brazos

— Papá me asfixias —

— Principessa, quiero que conozcas a alguien

— Papá no puedo ahora, nonna me llama y sabes cómo se pone cuando no vas a tiempo.

— Ve cariño, luego te presento

Sonreí y besé su mejilla, siempre era compresivo conmigo y mis hermanos odiaban eso, menos Piero (25), Gael (20) y Neilan (7), pero lo que concernía a Dominic (22)y los gemelos Enrico y Enzo (19) Yo era el ser desagradable que jamás debió nacer, pero solo había esas pocas veces que eran decentes conmigo, solo unas pocas.

Llegue a la habitación de la Nonna, entre y allí estaba con Abigail mi prima pequeña, y Neilan viendo un álbum de fotos.

— ¿Me querías para algo? – le pregunte a la vez que me sentaba a su lado, en el sofá que tenía cerca de la ventana

— Si mia principessa, creo que necesitas saber algo que tu padre ha tratado de ocultarte io no estoy de acuerdo en ocultarlo

— Dimmi Nonna – la apure

— Tu padre, quiere que te cases con uno de los hijos del mayor de los Russo, seria con Giorgio el hijo del medio, sé que no estarás de acuerdo, pero es algo que se tiene que hacer.

— Claro que no estoy de acuerdo ¿cómo me hace esto papá? no estamos en la edad media ...Oh per favore no sé qué saco con pelear

— Amore mio, sé lo que sientes, pero es por la famiglia, necesitamos la alianza con la famiglia Russo

— Nonna sabes que no soy la única, esta Antonnella, Maiza o Bianca que estaría encantada de casarse con Giorgio.

— Sí, pero ninguna de ellas es la Figlia di Doménico Santino – sé que esto fue orquestado por mi padre, sabe que a mí nonna no le discuto nada, pero esto es diferente, es mi vida la que quieren manejar con sus alianzas

— No soporto a Giorgio – gruñí

— Tú no soportas ni a tu sombra Sorella

— Neilan mantén tus pensamientos para ti amore, tú nonna necesita hablar con tu hermana

— Andiamo – Abigail que se mantuvo callada hablo por primera vez

Se levantó del suelo y salió corriendo seguida por mi hermano, quedando sola con mi Nonna.

— Solo quería hablar antes contigo, para que pensaras bien las cosas, es por la famiglia y la famiglia está siempre primero

— ¿Primero que mi felicidad? – pregunte cabizbaja

— Siempre hay que sacrificar algo, por mucho que no te guste, yo me case de la misma manera con tuo nonno

Suspiré, mí nonno con la nonna se amaban, se notaba con tan solo entrar a una habitación y si ellos estaban juntos allí el amor brotaba, siempre soñé con un amor como el de ellos dos, siempre juntos en todo hasta que mi nonno murió. Pero jamás imagine que se hubieran casado en esas circunstancias, solo por alianza.

— ¿sin amor?

— Sí, pero el amor llego después y estuvimos muchos años juntos amándonos

— Pero nada me dice que mi situación será como la tuya

— No estés tan segura muchacha, puede que te sorprendas y tengas una vida plena

— Nonna solo tengo 16 años, porque no esperar un poco más, mi padre está loco si cree que dejare que me case a esta edad — Me levante del sofá y no sabía si salir corriendo o encerrarme en el armario para que jamás me encuentren

— Como dije vas a tener que hacerlo, no es una pregunta sabes que es una obligación

Me quede callada, sé que no ganare nada peleando, sé que mi nonna quería suavizar las cosas, pero ya todo estaba perdido.

Mire fijamente la pared frente a mí.

— Creo que iré a dormir – le informe cuando me acerque a la puerta

— Descansa amore

Me fui a mi habitación la cual se encontraba en la parte más alejada de la casa. Fue un logró inmenso que mi padre dejara que me alojara en esa habitación, ya que por él preferiría que estuviera al lado de la habitación contigua a la de él con mi madre.

Entre y me puse el pijama; Encendí mi notebook para escuchar algo de música y deje puesta a un volumen moderado, mientras me recosté en la cama, mi mente ya daba mil vueltas ¡¿Giorgio seria mi esposo?! No, eso no lo permitiré sea por mi familia o no, es un estúpido arrogante, no sabe que pasa más allá de la punta de su nariz, feo no es, pero su arrogancia y su mal proceder hacia las demás personas matan la belleza.

Me estaba quedando dormida, cuando alguien toco el vidrio de mi ventana, ya sabía con seguridad quien era, así que fui a trabar la puerta de mi habitación, para ir a abrir la ventana más tranquila.

— ¿Perché tanto ritardo? — me pregunto cuando abrí la ventana y lo dejé entrar

— Tenía que asegurar la puerta, no quiero que mis padres entren y te encuentren aquí

— Si el perfecto jefe de la mafia siciliana, desaprueba la amistad de su principessa con un Lombardi

— Sabes que a mí no me importa, pero es mejor que no sepa que te colas por mi ventana – me senté a su lado en la cama – ¿qué te paso?

— Nada – expresó mirando para otro lado

— De nuevo te metiste en una pelea – exclame al verle mejor el rostro, las heridas del labio, ceja y pómulo para mí eso no era "nada"

— Algo así – hizo una mueca cuando trato de sonreír

Me levante y fui a mi closet, allí tenía guardado algunos implementos para estas ocasiones, no era la primera vez que llegaba así a mi casa, si era por una pelea o porque su padre lo golpeaba, odiaba cuando venía así, era como si a mí me golpearan, pero no podía hacer nada más que curarlo y darle apoyo, ya que era la única ayuda que aceptaba de mí, muchas veces trate de convencerlo para que dejara las peleas ilegales a las cuales le gustaba asistir, el caso con su padre es otra cosa, la Familia Lombardi es una de las familias que reinaba Sicilia junto a cuatro más, en la cual estaba mi familia, la familia Bianchi ya estaba bajo el mando de nuestra familia, y los Russo estaban por unirse, solo quedaba la familia Colombo, la cual jamás se unirá a nosotros junto con los Lombardi, somos enemigos por eso mi amistad con Cameron es tan secreta, solo mi Nonna y dos de mis hermanos saben de nuestra amistad, no la aprueban en su totalidad, pero ven un punto de interés allí, si Cameron toma el mando de la familia el día de mañana, puede que se alié con nuestra familia.

Valentino Lombardi, es un hombre tosco y agresivo, no tiene piedad por nadie ni por su propia sangre y la mayor parte del tiempo Cameron pagaba sus enojos, hay una herida en el fondo y Cameron cree que lo merece, pero también recibe para que su hermano pequeño no salga herido.

— Recuéstate – le digo cuando me acerqué a la cama y encendí la luz de la lámpara que está en la mesita de noche — ¿fue una clandestina? O ¿ajuste de cuenta de la pandilla?

— Ni una ni la otra – susurro

— ¿Qué paso?

— No es algo que necesites saber ahora Angel — suspiro

Me dispuse a curar su labio de vez en cuando arrugaba un poco el entrecejo, por el escozor, cuando comencé a curar su ceja ceja, me acerque más a él, mi rostro estaba a centímetros del suyo, en un momento lo mire a los ojos y nos quedamos así solo mirándonos, no sé qué cambio sus ojos verdosos se turbaron y oscurecieron un poco, sin aviso previo choco sus labios con los míos de manera agresiva, fue brusco al principio y algo descuidado todo dientes y mordiscos pero ya pasada la primera impresión, las cosas cambiaron, le fui correspondiendo mejor deje caer el algodón que tenía entre mis dedos y los enredé en su cabello, tirándolo un poco, para acercarlo más a mí, se incorporó para poder acomodarnos, me dejo debajo suyo, su largo cuerpo se acomodaba a la perfección contra mi pequeño cuerpo, lo que era algo contradictorio.

Abrí los ojos y él me estaba mirando sin cortar el beso, baje mis manos a su espalda acariciándola, soy inexperta en esto pero no tonta sé lo que se tiene que hacer, una de sus manos dejo mi cintura y fue subiendo por dentro de la blusa de mi pijama, la calidez de su palma toco mi estómago y siguió subiendo hasta llegar a mi pecho desnudo, sus dedos acariciaron la cima de mi seno, cerré los ojos instantáneamente, disfrutando de la sensación de sus manos en mi cuerpo, no pensé que sería así, pero mi cuerpo reacciono al instante, mis manos fueron al borde de su playera para quitarla, me ayudo a sacarla por su cabeza y luego hizo lo mismo con la mía, el aire quedo atascado en mis pulmones cuando sentí él frio de la habitación.

— ¿estás segura de seguir con esto Ángel? – me pregunto

— S...si – mi voz salió entre cortada

Volvió a besarme, sus manos bajaron a la cintura del short de mi pijama, sacándolo sin dejar de besarme, entonces me di el valor y comencé a desabrochar su pantalón pero eso se tornó algo difícil para mí, al tratar de desabrocharlo accidentalmente mi mano rozo su creciente erección, me turbe un poco pero seguí en mi labor en desabotonar su jean, cuando sintió que mi batalla contra el botón se estaba tornando dificultosa, me ayudo a desabrocharlos, comenzó a quitárselos hasta que lo logro y los aventó al rincón más alejado de mi habitación; estaba tan expuesta a él, desnuda completamente mientras él aún estaba con sus bóxer puestos.

volvió a besarme, una de sus manos bajo hasta mi centro, y comenzó a tocarme, me vi a mí misma tragándome los gemidos que emitía, era lamentable, bueno nunca nadie me había tocado allí y era una inexperta, él pesco mi mano e hizo que le tocara el miembro, cuando lo toque con la palma abierta instantáneamente lo rodeé con mis dedos, su gemido fue ronco contra mis labios al momento de tocarlo, él se había sacado los bóxer así que estaba igual de expuesto que yo, aunque sé que a él no le avergonzaba, había hecho esto un montón de veces, por lo que me había contado, sabe que soy virgen y una total ignorante en el tema, así que me enseño como masajearlo, cuando estuve más consciente de lo que hacía y como se sentía. No pude evitar preguntarme si eso caería en mí, soy chiquita mi cuerpo es delgado y él en mis manos es grande, me tense un poco y deje de mover mi mano.

— ¿Te arrepentiste de hacer esto? – me pregunto con la voz entrecortada

— No es so...solo – me avergoncé, como le preguntare eso

— ¿Qué Ángel? – sus dedos alzaron mi mentón para que lo mirara

— Nada, es.... Mmm... Me da miedo de que no caigas en mi — mordí mi labio inferior fuerte por la vergüenza

Bajo su cabeza se apoyó en mi hombro y lo mordió ligeramente tratando de no reírse

— No te atrevas a reírte de mí Lombardi– le pegue en su propio hombro

— Disculpa, a veces olvido lo inocente que eres – me volvió a besar — Aun no sé cómo puedes ser inocente en este mundo en el cual vivimos

Volvió a su trabajo de calentar al máximo mi cuerpo, sus manos recorrían mi cuerpo con pericia, no sé si esto tiene que será así o no, pero me gusta y mucho.

Se puse un preservativo y se posicionó mejor entre mis piernas, podía sentir su miembro tratando de encontrar su ingreso, levante un poco las caderas sabiendo que había llegado el momento, me habían contado tantas historias siniestras sobre las primeras veces que sabía a lo que iba, pero es la primera vez la que duele ¿no?, o siempre; "maldición por qué no pregunte más sobre el asunto". Comenzó a penetrarme de apoco, estaba rígida y estrecha, mi cuerpo se tensó cuando las primeras punzadas de dolor comenzaron a surgir, él me susurraba palabras dulces tratando de calmarme, en un movimiento rápido estuvo completo dentro de mí y su respiración se hizo forzosa, mientras yo lloraba en silencio, porque maldición eso si dolió, estuvo quieto unos minutos esperando a que mi cuerpo se acostumbrara a la invasión de apoco comenzó a moverse, la combinación del dolor y la excitación, me hizo gemir y fue el incentivo que necesito para comenzar a moverse algo más rápido, envolví mis piernas alrededor suyo, las sensaciones que tenía no sé cómo describirlas.

No diré que tuve el mayor orgasmo de mi vida, porque no lo tuve, fue mi primera vez y tengo que agradecer que sentí algo más que dolor, cuando él llego a su cima y bajo, su cuerpo quedo exhausto encima del mío, trate de disfrutar cada momento con él. Al poco rato se movió y callo a mi lado.

No dijimos nada, solo nos miramos hasta que él se durmió.

Me levante y fui al baño de mi habitación me lave, me puse mi pijama de vuelta, me volví a acostar quedándome largos minutos mirándolo, siempre soñé con este momento de tenerlo conmigo, más allá de la amistad y creo que ahora sería todo distinto entre nosotros, bueno sueño que será así, me olvide del pequeño gran detalle, él es Lombardi y me casaran con un Russo.

Me había dormido y desperté con algo de dolor de cabeza, por lo poco que dormí y dolor entre mis piernas que era obvio el porqué, mire el reloj de la mesita de noche y eran la 1 de la mañana recién, pensé que había pasado más tiempo, sé que aún sigue la fiesta en la casa, por lo general siguen hasta el otro día y más cuando es una celebración tan grande.

— Despierta – comencé a moverlo

— Ángel déjame dormir

— può venire qualcuno

— No me iré, me quedare aquí... — abrió un ojo y sonrío – ¿puedo?

— Estás loco, como venga uno de mis hermanos, me mata y luego a ti, ya vengo iré a ver si la fiesta sigue.

Me levante y fui rápidamente a ver si todo seguía en su apogeo, y era así, me asome con cuidado para ver la gran sala, llena de personas y mi familia, por todos lados mis hermanos riendo y mis padres conversando con sus socios y esas personas importantes, tenía la boca seca y estaba algo nerviosa, tenía al hombre que me encantaba en mi cama, pero aun así no podía ser mío, aunque puede que si lo sea, si hizo esto conmigo, tiene que sentir algo por mí, sé que lo hace, así como yo por él.

Cuando entre a la habitación, no lo vi por ningún lado lo busque en mi closet, debajo de mi cama, pero cuando abrí la puerta del baño, el salió me sentí aliviada de que no se había marchado.

Me acerque para darle un beso y él me corrió la cara

— ¿Qué pasa? – le pregunte algo contrariada

— ¿Qué te pasa a ti ángel? – su entrecejo se frunció

— Nada solo pensé q... que...

— Pensaste que, porque tuvimos sexo las cosas serían diferentes entre ambos, no es así para mí – me indicó con esa sonrisa de costado que siempre ponía cuando se burlaba de alguien

— Vete – le digo mientras me sentaba en la cama aguantando las ganas de llorar

— Ángel – trato de acercarse

— Vete – digo de nuevo en un susurro fuerte – no puedo creer que te entregara algo preciado para mí y tú lo pisotearas, pensé que eras diferente

— Sabes quién soy, sabes de sobra como soy y como trato a las chicas

— Si lo sé, pero pensé que conmigo sería diferente – suspire, mordí mi labio inferior – pero me equivoque y como toda niña de 16 años tonta enamorada de su mejor amigo

— Si creo que me aproveche un poco de eso – rio sarcásticamente

— Vete, maldición solo desaparece – me levante y comencé a empujarlo por el pecho hacia la ventana

— Adiós Ángel – se acercó a mi ventana y salió – que tengas una buena vida, porque de ahora en adelante las cosas serán muy diferentes para ambos

Sonrió con tristeza y salto fuera de mi vista y de mi vida, no tome en cuenta sus palabras solo quería tirarme a mi cama y llorar, porque había sido una estúpida, pensando que él correspondería mis sentimientos y lucharíamos contra el mundo si se interponían entre nosotros, pero no fue así y se mofo mis sentimientos.



No aguante más estar allí y me fui hasta la habitación de mi Nonna, sabía que aún estaba despierta, entre a la habitación todo el camino hasta allí me aguante las ganas de llora, hasta que la vi y me lance a sus brazos.

— Calma amore — me abrazo fuerte, hasta que comencé a calmarme

— ¿perché stai piangendo?

— Cameron — logre decir entre sollozos

— Ese chico y ningún otro merece tus lágrimas, sea lo que sea que allá pasado

Asentí y me quedé allí cobijada en sus brazos, sintiéndome protegida siempre es así ella es mi lugar seguro.


Al poco rato entraron corriendo por la puerta Neilan y Abigail, venían asustados, se tiraron a nuestros brazos sollozando.

— ¿Qué sucede amore mío? — pregunto mi Nonna a mi hermanito

Fue cuando lo sentimos, el bullicio no era el de una fiesta, las personas que gritaban no lo hacían de alegría y luego el sonido inconfundible de los disparos incesantes, se escuchaba como una masacre dentro de mi hogar, mis ojos se abrieron desmesuradamente, solo esperando que lo que se escuchara no fuera tal.

Mi nonna de levanto rápidamente de la cama y fue al baúl a los pies de su cama, de allí saco una escopeta de corredera, ¿piensa ir de caza?

— Quédate aquí y cuida a los bambinos – me miro largo rato

— No lo hare

— Que te quedes y cuida a tu hermano, si las cosas se ponen feas, ya sabes que hacer, solo vete con ellos y ponlos seguros.

Asentí y la deje ir.

— Mocoso ven aquí — se acercó a mí con Abigail de la mano pegada a su lado, la niña estaba tan asustada como me sentí yo

Las cosas no parecían calmarse, deje a los niños metidos debajo de la cama, necesitaba salir allí.

Salí fuera y me arrastre por el suelo para que no me vieran y mire por el barandal, me arrincone en una esquina y lo que veo sé que no lo sacare jamás de mi mente, cuerpos por todos lados tirados, sangre y personas vestidas de negros disparando a diestra y siniestra, en el centro aparece mi abuela gritando y disparando, pero no fue suficiente, las balas la alcanzaron dándole muerte delante de mis ojos, la veo caer al suelo inmóvil.

Ahogue un grito con la palma de mi mano, mientras las lágrimas corren por mi rostro sin poder dar crédito a toda esta masacre, un poco más allá veo a uno de los gemelos tirado en el suelo en una posa de su propia sangre, más allá hay otro de mis hermanos, Gael están en el suelo en una posición extraña mi bebé grande, no puede ser y mi madre está casi a su lado con sus ojos abiertos mirando a la nada, solo espero que despertar que todo sea un sueño un maldito sueño, pero se que no es así, me bebo mis lágrimas.

Me devolví a donde estaban los pequeños como pude, necesitábamos salir de allí.

— Fio – mi hermano salió de debajo de la cama y se lanzó a mis brazos seguido por Abigail, se aferraron a mí — los hombres entraron por todos lados, comenzaron a disparar, fue cuando pesque a Abi y la traje aquí.

Me contaba ahora mi hermano más tranquilo

— Bien hecho, ahora vamos a salir de aquí –

Fui hasta el closet, corrí la ropa y el respaldo que era una tapadera falsa, detrás de este había una ruta de escape, toda esta casa lo tenía la precaución es lo primero dice mi padre, hice entrar a los pequeños y entre detrás, cerré con sumo cuidado las puertas del closet, corrí la ropa en su lugar de nuevo y cerré la compuerta detrás de mí, ya sentía que venían hacia nosotros, tuvimos que irnos lo más rápido que pudimos, los niños se comportaron como campeones, corrieron por el túnel hasta llegar a la salida, que era lo más lejos del cual fue nuestro hogar hasta hace unas pocas horas.

Al salir no mire atrás, necesitaba poner a salvo a los bambinos antes de volver y ver si algo puedo hacer, sin pensarlo los lleve donde mi amiga Ciara, cuando llegue a su casa la toque varias veces hasta que abrió.

— ¿Fiorella que sucede? – me miro asustada y viendo las fachas que traíamos, yo en pijamas con pantuflas y llena de tierra, mi hermano y prima de la misma manera

— Larga historia, necesito que cuides de ellos – entre

Me presto ropa y zapatos, me paso un arma ella era una amiga de confianza, está en mi mundo también, así que puedo hablar con ella y contarle la verdad.

— Ve con cuidado, no sabes a lo que te enfrentas – beso mi mejilla

— Lo sé, gracias de nuevo

Dejé a los pequeños y fui de vuelta a mi hogar donde yacen muertos mis seres queridos, donde esos malditos destruyeron mi niñez y mi vida por completo.

Con cuidado me acerqué a la casa, y entre por unos de los túneles que conecta el exterior con la habitación de mis padres, corrí con cuidado la tapilla de un lado del closet de mi madre, era una habitación aparte su closet, lo que es bueno. Con sumo cuidado salí de allí y me acerque a la puerta del closet, la abrí sin meter ruido, no se veía nadie allí así que me adentre en la habitación, en mi mano derecha tenía firmemente sujetada el arma que Ciara me había entregado.

Salí de la habitación de mis padres y camine adentrándome por el largo pasillo el cual jamás se me había hecho tan largo, cuando llegue a la esquina sur que daba a la sala me asome y no había nadie aparte de los cuerpos, camine esquivándolos comprobando a cada uno si tenían pulso, pero nadie estaba vivo. Entre más y me acerque rápidamente a mi madre, la gire y quedo de espalda con su rostro mirando hacia el cielo, su rostro el que alguna vez fue hermoso y con mejillas sonrojadas, ahora estaba pálido y con una mueca cargada de temor, sus ojos estaban vidriosos sin vida.

Gael seguía en esa extraña posición <<mi bebé grande no merecía esto él tenía mucho futuro>>, me acerque para arreglar su cuerpo, fue cuando sentí un ruido a mi izquierda, me gire rápidamente y apunte el arma que aun traía en mi mano y solo dispare.

Era uno de los malditos que había atentado contra todos, descargué el cartucho en el hombre que yacía inmóvil, sentía los gritos en mis oídos, pero no sabía de donde provenían.

Alguien me cogió por la cintura y me quito de las manos el arma.

— Tranquila amore, cálmate — me susurro en el oído, me di la vuelta en sus brazos y me hundí en ellos, llorando y gritando más, era de mí de donde provenían los gritos

— ¿Cómo supiste de esto? — pregunte entre sollozos

— Ciara me contacto y vine lo más pronto posible, ya no queda nadie, solo este que venía siguiendo hasta que tú te hiciste cargo.

Me aleje un poco para verle el rostro a mi amigo, tenía el cabello desordenado cayendo por sus ojos, su expresión fría de puro poder, me calmo y sabía que estaba segura. Rocco es otro de mis mejores amigos, con él si me crie como hermanos, pertenece a la Familia Gambiano, son aliados y sus padres son buenos amigos de los míos, bueno lo eran ya los míos no existen.

— Están todos muertos— susurre

— Lo están — me aseguro — revise un poco, pero Piero, Dominic y tu padre no se encuentran por ningún lado

— A lo mejor aún siguen con vida — me aleje esperanza

— No lo creo amore, Andiamo, qui non c'è niente

Negué con la cabeza, no quería irme de allí, quería despertar y que todo esté bien.

Me saco a la fuerza, nos fuimos a la casa de Ciara donde me obligaron a dormir, me metí a la misma cama donde dormía mi hermanito y me abrase a su pequeño cuerpo, era lo único que me estaba quedando.

Al final mi padre si estaba muerto, lo encontraron en su oficina, atado a su silla y una bala que atravesó su cabeza fue lo que lo mato, pero antes lo torturaron un poco.

A mi hermano Piero, ni Dominic fueron encontrados, posteriormente fuimos enterrando a mi familia, mi padre, mi madre, Nonna y mis tres hermanos, en el mausoleo familiar mi tío Vittorio viajo desde Alemania a acompañarnos a mi hermano, mi primita Abigail y a mí. Pero también para dar santa sepultura a su única hermana, mi madre.

No paso mucho tiempo hasta que Vittorio nos propusiera irnos con él a Alemania, donde estaríamos más seguros, Sicilia ya no era un lugar seguro para nosotros, siendo los únicos herederos del imperio Santino.


Traducción de las palabras en italiano

Andiamos – Vamos

La nonna ti chiama – La abuela te llama

Non mi piace – no me gusta

andiamo, nonna ci aspetta – Vamos, la abuela nos esta esperando

Ecco, la mia piccola principessa – Aquí, mi pequeña princesa

può venire qualcuno – alguien puede venir

perché stai piangendo – por que lloras

Andiamo, qui non c'è niente – Vamos, no hay nada aquí


___________________________________________________________________


El inicio de una nueva historia a la cual le estoy poniendo todo mi corazon y voy a mando cada palabra que voy poniendo en los capitulos, espero que amen asi como yo esta novela y se puedan enamorar de los personajes, buenooooooo aqui dejo el prologo.


9 de Janeiro de 2020 às 21:35 0 Denunciar Insira 0
Leia o próximo capítulo Capitulo uno - Chicago la nueva cuna de la MAFIA

Comentar algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~

Você está gostando da leitura?

Ei! Ainda faltam 1 capítulos restantes nesta história.
Para continuar lendo, por favor, faça login ou cadastre-se. É grátis!