Estela del firmamento Seguir história

kaito jose antonio mayta guerrero

Alterius, un evento que acabó con el anterior mundo, y dio paso a uno nuevo. Los humanos llamados Raigenos no tenían hogar, y les dieron uno donde su libertad estaba clasificada. Kazumi Genshirou, un estudiante Raigeno de preparatoria, va en su camino a participar en un torneo que le permitirá recibir el favor de la empresa más poderosa del mundo, con la esperanza de unirse a la policía y encontrar a su amiga perdida. Pero una serie de eventos aleatorios lo pondrán aprueba, a ver si puede seguir con su sueño de encontrar a su amiga, o despertar del sueño del que no sabía lo manipulaba.


Ficção científica Impróprio para crianças menores de 13 anos.
1 / 50 CAPÍTULOS História interativa
0
439 VISUALIZAÇÕES
Em progresso
tempo de leitura
AA Compartilhar

El comienzo. Iniciando el año.


PROLOGO.


En medio de una batalla, mientras la audiencia ovacionaba al que parecía ser el campeón de este enfrentamiento. Dos jóvenes estaban luchando con habilidades que parecían sobrepasar los límites humanos.

Uno se movía a velocidades impredecibles, mientras el otro resistía bien los golpes y cortes que recibía de su oponente como si fuera una árbol de madera petrificada.

Ambos tomaron posiciones para decidir el partido de una ves por todas.


"¡Bien ¿Están todos listos para el emocionante final?!"


"¡Siiiiiiiiii!"


Con la voz de la audiencia, ambos jóvenes se lanzaron para acabar al otro.

El joven alto como los árboles y de piel dura como la piedra, dio un golpe descendente o Smash Down como se le conoce el término en estas batallas.

El joven de estatura media, cuerpo ligero pero fuerte, aunque no tanto como el otro chico claro, con su espada de energía que era más un dispositivo con forma de espada que una espada verdadera, dio un ataque Slash ascendente.

Cuando ambos ataques veloces y fuertes, impactaron...


*Break*


Se quebró la espada del joven, dejándolo moribundo en el suelo. Al menos lo bueno era que no estaba muerto, su resistencia era tan admirable como la del joven alto.

Seguía bien a pesar de que el golpe que recibió pudo haberlo dejado inconsciente. Eso ya era mucho.

Claro que como ninguno de los dos era humano, sino más que eso, 'genios' tal vez, era la única razón de que ellos pudieran soportar batallas con armas de energía como esta.


Pero, solo uno de ellos era en definitiva... un genio verdadero, uno que nació con algo que el otro no tenía, y que a pesar de lo que se esforzara no podría obtenerlo.


Muchos apostaban a que el joven alto era el genio, al haber sido más guapo, fuerte, y popular que el joven medio que perdió su espada y tenía una pinta horrible por las heridas en su cara, que de por si antes era incluso más bonita que la del otro.


Viendo pensando que si se levantaba podrían desgarrarse sus piernas después de esta intensa batalla, ignoró eso el joven medio y se levantó poniendo todo su peso en las plantas de sus pies, usando la tracción para levantarse y seguir luchando.


Sin embargo, esta vez iba a terminar con toda esta injusticia del creer de los demás que la fuerza y talento innato eran superiores al esfuerzo real.


Cubriéndose en un aura que empezó a manifestar unas cadenas mágicas, estaban alrededor de su cuello, brazos piernas, torso, y en casi todo su cuerpo con grilletes de luz, el joven ahora con su espada rota dijo:


"Cadenas del miedo que me sumieron a la prisión de la esclavitud y del mundo, aquellos que callaron mi voz por miedo a que me revelara contra él, y ofuscaron mi mente haciéndome olvidar mis ideales, te romperé, y que mi fuerza sea vista por todos en la tierra ¡Y un aire de estrellas marque el camino del destino que me he forjado!"


Un pilar de luz gigante que alcanzó el cielo llenó de luz todo el escenario de combate, dejó a todos impactados del show que se estaba dando en esta batalla.


Todos suponían que esto solo era una actuación para parecer fuerte y así ganar tiempo para derrotar al joven genio, el alto fortachón que tenía la fuerza más admirable de todas.


Pero ignoraron algo importante, esta luz no era de un poder, y tampoco de un talento.

No era fuerza, y tampoco magia. No era un truco, y no era una ilusión.


Pues lo que queda marcado y es ignorado por la mayoría, es presenciado por la minoría selecta como el joven que liberó esta luz, porque solo ellos con esta fuerza real dejaron su marca como los genios verdaderos.


La marca de la: ESTELA DEL FIRMAMENTO.


------------------------------------------------------------------------------


Inicio.


Tras haber terminado con los preparativos ayer por la tarde, Kazumi Genshirou había completado su inscripción para ingresar a la academia Kousei, a la que estaba dirigiéndose en este momento.


Habiendo llegado, quedó maravillado con la estructura del campus, que pudo registrar hace unos días cuando visitaba este lugar para hacer algunos pedidos que su mejor amiga le encomendaba cuando ambos estaban en secundaria. Ahora los dos estaba en preparatoria.


"La mejor fecha para mostrar mis habilidades al público, es decir, a los nuevos compañeros que tendré, y a los futuros rivales que haré cuando llegue al puesto de las estrellas."


Habiendo dicho eso en voz alta, confundiendo un poco fecha con año escolar, Kazumi empezó a caminar, llegando a un punto en que su cuerpo se detuvo.


Su curiosidad le llamó la atención, y quedó sumergida en un mar de hipótesis cuando encontró un raro objeto en el suelo.


Lo observó para saber que era, y como era inútil lo levantó y entendió de que se trataba.


Lo que halló era un anillo, de oro con un rubí como piedra de decoración. Bueno, este rubí era sin duda una piedra muy rara, que parecía no encontrarse por ninguna parte pues se veía muy original. Así que lo más probable es que esta joya fuera una joya preciosa única, es decir que no había copia que existiese en ninguna otra joyería del mundo.


Una pregunta se formuló en la mente de Kazumi ¿De quién podrá ser?


Sin embargo, no le quedaba tiempo cuando vio el reloj digital en su campo de visión, que fue modificado por un chip digital que le dijo que se estaba haciendo tarde.


Empezó a correr para llegar a tiempo, y después llevar el anillo a la oficina del director cuando terminase con el asunto que tenía.


De pronto...


*POW*


Algo lo golpeó. La fuerza fue mucha que se cayó al suelo.


Kazumi estaba tirado y trataba de levantarse, pero un peso algo suave estaba encima de él impidiéndole respirar así como pararse.


"¿Pu-puedes por favor levantarte?" Dijo intentando quitarse el peso de quien sea se le haya caído encima.


"Eso intento, pero deja de moverte." Respondió el cuerpo misterioso de quien sea mientras se ponía de pie.


De pronto, una extraña cortina de humo cubrió parte del campus. Kazumi sintió un escalofrío recorrer su cuerpo.


Vio entonces una extraña silueta en la densa niebla, que parecía tomar la forma de casi lo que sea, dando muchas ideas sobre que podía ser o quien estaba formando esa forma. Mientras pensaba sobre lo que pudiera estar detrás de la niebla...


*Brisa*


Un aire de pronto corrió por su espalda alertándolo de un posible peligro, como si se comunicara con alguien que le previno de esto. Y si que ese alguien tuvo razón.

Vio algo venir d la niebla, que lo motivó a esquivar de un salto el golpe que fue a recibir.

Parecía que el responsable de esta niebla, un Wizard tal vez había creado la niebla por estar en un duelo y él se metió en medio de la batalla.

Por lo espeso que estaba no sabía adonde debía de irse para no involucrarse con los que estaban peleando. Pero de pronto, otro golpe vino de la anda, esta vez a su espalda, y saltó de nuevo con un giro para evitar que le acertara el golpe.

Siguieron apareciendo golpes como si el que estaba atacando tuviera sus ojos puestos en él queriendo luchar como si estuviera en el encuentro.

"Pero porqué estoy luchando en una pelea que no me involucra?" Dijo mientras seguía moviéndose y haciendo acrobacias para seguir evitando el que los puños y patadas de prana concentrado le acertasen.


Cuando ya un golpe le vino de frente, en vez de esquivar ¡Atrapó el golpe con su mano!


Movió el puño del atacante y lo trajo hacía si haciendo que diera una vuelta de baile y tuvo al atacante cerca de él, muy cerca con sus rostros muy pegados.

Parecía casi incómodo.


Cuando la niebla se desvaneció, pudo ver al fin el rostro de la persona que lo atacó.


"Espera, ¿Qué me estás haciendo tonto?"


Cuando se acercó más para ver quien era, sus ojos se hallaron con la persona más y menos esperada para él.

Por la vestimenta del uniforme de la academia, el cuerpo de chica linda promedio, y el cabello rosa corto hasta los hombros, no dudó en decir avergonzado a quien estaba agarrando de la cintura mientras sus rostros estaban casi pegados para darse un beso.


"¡¿Fu-Fu-Fuyuno?!"


Era su mejor amiga, Fuyuno Otonashi, con quien se quedó como si él fuera un mujeriego osado intentando conquistar a una chica traiéndola hacía sí mismo.

Esta escena dejó ruborizado a Kazumi, la soltó de inmediato y se disculpó de forma algo lamentable. Estaba inclinándose, mejor dicho, arrodillándose en son de respeto hacía ella.


"Ya ya Kazumi-kun entiendo que quieres decir, pero ya deja eso, si te encuentran así conmigo van a pensar algo raro de ti." Dijo Fuyuno preocupada.

"Pero ¿Qué van a pensar de mí?" Preguntó Kazumi confundido, pues no pensaba en lo que otros pensaban de él, así que siempre todos creían falacias sobre él.


Fuyuno era diferente al menos. Pero los demás, ella dudaba que mucho.


Alguien entonces salió también del resto de niebla que quedó. Su figura casi fue visible,p ero el rostro serio de Fuyuno mostraba con claridad que ella sabía quien estaba detrás de la niebla. Y tal vez, el responsable de esta niebla que por poco hace que Fuyuno agrediera a su mejor amigo.


La persona que salió fue...una señorita extranjera. Digamos que era europea. Su cabello rubio como su faceta joven revelaban un aura de nobleza o clase, podía ser tal vez de Inglaterra. Su figura era otra cualidad suya. No era visible por el vestido elegante que tenía, pero si alguien pudiera ver a través de ese vestido entonces debías de ser alguien muy perceptivo.

"Que linda." Era todo lo que pudo decir Kazumi por quedar impresionado con la belleza de esta joven.

"Ahhh, Kazumi-kun que malo eres. Yo también soy linda-." Dijo Fuyuno tristemente por ver que él estaba fascinado por otra chica.

"Pero no puedo evitar decir lo que pienso de alguien."


"Bueno plebeyo, como loaste mi obvia belleza, ¿Quisieras cumplirme un favor?" Dijo la joven viendo a Kazumi interesada.


"Sí así fuera ¿Qué favor?" Kazumi estaba confundido.


"NO le hagas caso, Kazumi-kun fue con ella con quien tuve un duelo cuando una niebla rara me tapó la visión y pensé que ella quería hacer trampa para ganarme."


Cuando Fuyuno le dijo esto, Kazumi dudó y desistió de cumplir el favor a esta señorita, suponiendo que ella podía ser quien hizo la niebla, que casi le hace agredir a su mejor amiga.


"Por desgracia yo no soy quien hizo esa niebla, a mí también me tapó la visión y casi me caigo en este feo suelo lleno de polvo que ensucia mi hermoso cuerpo."

"En serio no puedo dejarte acercarte a Kazumi-kun." Fuyuno mostró una seriedad que casi nunca mostraba a otros.


"Oh jo, ¿Entonces ese chico de ahí es tu novio Miss Fuyuno?" Preguntó con un rostro juguetón la señorita.

"¿Co-cómo que es mi novio? Kazumi-kun es mi mejor amigo. Él no siente nada por mí ¿verdad?" Respondió Fuyuno quedando un poco sonrojada.

"Sí, no sé cómo se te ocurrió algo parecido." Kazumi dijo abiertamente lo que pensaba, pero...

"Bueno bueno, el príncipe defiende a su princesa ¿No es así?" Parece que ella no creyó nada de lo que le dijo el chico.


"No importa ahora." Fuyuno se acercó con ojos de perrito a Kazumi y le suplicó agarrando sus mangas del uniforme de la academia. "Kazumi-kun por favor ve y destruye a esa señorita me está molestando."

"Miss Fuyuno ¿Y si mejor no resolvemos esto como gente de esta ciudad de batallas?"


"¿Qué?" Ambos preguntaron, pero Kazumi solo dijo eso por impulso. Ya sabía lo que se estaba refiriendo la señorita.

"Un Duelo ¿verdad?"


"Sí. Veremos cual de nosotros es el prodigio de esta academia."


La raza de humanos prodigiosos, los Raigeno, solo ellos podían tener duelos en la ciudad en sus escuelas como forma de resolver los conflictos entre grupos o individuos. Si tenías un problema, ten un duelo. Si no estás de acuerdo con tus notas, ten un duelo. Si quieres demostrar que eres mejor, ten un duelo. Esta era la esencia de estos chicos, su forma de acabar con la rivalidad y enfrentamiento para traer consigo una era de paz a la humanidad.


Al menos hasta que alguien deseara repetir el enfrentamiento si no está conforme con el resultado.


Fue entonces que Kazumi respondió a la propuesta de la señorita.


"Está bien. Acepto enfrentarme a ti."

"Es una lástima, porque yo no voy luchar."

"¿Qué?" Dijeron al unísono cuando la señorita dijo semejante respuesta.


"Necesito mantenerme casta en cuanto a mis enfrentamientos. Solo puedo enfrentarme a chicas, jamás me enfrentaría a un hombre sin clase, a menos que fuera un noble de primera." Esa forma vanidosa de hablar hacía a Kazumi quedar ansioso por enfrentarla. No estaba molesto ni tenía orgullo de ser un chico. Solo sabía que su forma de hablar sonaba como si estuviese incitándolo a él a enfrentarla, pero pediría ayuda de alguien para que Kazumi se enfrente a ese rival.


"Así que pediré a un amigo que se encargue de ti plebeyo." Y tuvo razón cuando ella lo dijo.

"Claro que puedes elegir, o abandonas el duelo, o aceptas enfrentarte a mis súbditos."


Mientras Kazumi pensaba que debía de hacer, Fuyuno estaba como molesta por las palabras de esta señorita mimada que quería decir algo para forzarla a pelear, poniéndolo un poco tenso al no saber que pasaría si dejaba que ella le dijese algo que pudiera herirla.


Pero si trataba de defender a ella tal vez Fuyuno no se lo perdone, el abandonarla en su momento de debilidad.


¿Qué debía de hacer?



Para continuar, tome uma decisão entre as seguintes opções:

22 de Dezembro de 2019 às 18:59 0 Denunciar Insira 0

Comentar algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~