Melida Seguir história

kanaderu-kun Juan Lezcano

Melida cuenta la historia de Kotaro, un chico de 17 años el cual vive solo en un apartamento, su madre falleció al dar a luz a Kotaro y su padre desapareció cuando Kotaro tenía 5 años. Su abuela quien decidió cuidar de Kotaro era una reconocida sacerdotisa en su tierra natal, antes de fallecer le dejó una muñeca de porcelana llamada "Melida", y esta tenía la misión de protegerlo de "él" pero... Porque la abuela le entregaría una muñeca? De que "el" se refería su abuela antes de dar su último suspiro de vida?


Horror Horror teen Para maiores de 18 apenas.

#258 #horror #terror #drama #371 #sangre #245
1
3.6mil VISUALIZAÇÕES
Em progresso
tempo de leitura
AA Compartilhar

¿Por que...? Melida

Era una mañana normal en la preparatoria Charlotte, la brisa de primavera soplaba cual dulce y suave canto de cuna en el ambiente, soleado y los pájaros adornaban el magnifico y azulado cielo; El ambiente perfecto para los que aman los días soleados y pacíficos, cada estudiante podía disfrutar de el ambiente pero ahora, vayamos a dentro del edificio posicionando nos en la entrada del mismo y entrando en esta.


En varios de los pasillos, pisos y entradas de la preparatoria Charlotte, podemos recorrer los diferentes cuartos y salones, pero en un pasillo en el tercer piso se encuentra un salón en especifico el 2-D, se encuentra un un chico en particular el cual se encontraba apoyado en su pupitre mientras su mirada se centraba hacia su izquierda ya que su asiento estaba pegado a la ventana dándole vistas panorámicas que lo relajaban mientras este se perdía en sus pensamientos.


Kotaro: Es bueno tomarse un descanso para pensar... En nada... Supongo -Decía mientras cerraba sus ojos lentamente mientras dejaba que el viento moviera levemente su cabello-


Era la hora del descanso y Kotaro siempre usaba este pequeño tiempo para relajarse y pensar sobre que haría en su futuro y si su vida era interesante, o aveces usa su tiempo para escuchar su música desde su celular y apartarse lentamente de la realidad, el entorno no le disgustaba pero el entorno en el que él entraba le encantaba.


Pasaron 3 horas y la campana que indica el cierre de las clases por el resto del día sonaba como de costumbre.


Maestra: Vaya, tan pronto? Bueno... -Dice dejando salir un leve suspiro y se disponía a guardar sus apuntes y marcadores- Chicos, recuerden estudiarse las páginas del libro del 22 hasta el 27, hay puntos esenciales que aparecerán en el examen -Decía en un tono un poco más elevado mientras miraba a sus alumnos- Y por favor... -Decía mientas los miraba detenidamente- Esfuércense esta vez... que no se repita la masacre del mes pasado...


Kuno: ¿Cual masacre profesora? querrá decir el genocidio del examen maldito -Decía en un tono burlón mientras sonreía algo orgulloso-

Los estudiantes se empezaron a reír ante el comentario de Kuno, el chico popular de la clase y también por así decirlo el payaso de la clase.


Kotaro: Que mal chiste... -Se dijo así mismo en sus pensamientos mientras miraba a la profesora atentamente-


-Terminaba de recoger sus cosas y les da una suave sonrisa acompañada de una risa pequeña- Confío en ustedes mis alumnos -Hace una reverencia y sale del salón-


Kuno: Bueno... Chicas quien quiere un poco de diversión? Yo invito el karaoke! -Dijo en un tono alto mientras mantenía la misma sonrisa orgullosa en su rostro mientras alzaba las manos-


No pasaron ni 3 segundos y Kuno ya estaba rodeado de un circulo grande de chicas incluso de otros salones quienes estaban dispuestas a acompañarlo hasta el fin del mundo; Kuno acompañado de su grupo de admiradoras empezaron a abandonar el salón dejando el salón vacío a excepción de Kotaro quien permaneció quieto esperando a que se fueran.


Kotaro: Que fastidio... Bueno, por lo menos ya no hay clases -Dice mientras sonríe y empieza a recoger sus cosas para marcharse- Listo... Ahora solo debo estudiar... -Se detiene a mirar el libro y con una cara de disgusto lo guarda en su mochila cerrándola y se la coloca en sus espalda dejando soltar un leve suspiro- Que aburrido...


Mitsuki: Ni que lo digas -Dijo mientras lo miraba con una suave sonrisa mientras lo esperaba con 2 latas de gaseosa en la puerta del aula-

Kotaro: Oh... Bueno... No puede ser peor jeje -Decía mientras camina hasta al lado de ella y toma la lata que ella le ofreció- Gracias, Mitsuki -Dijo con gratitud regalando le una sonrisa amable-


Kotaro y Mitsuki empezaron a caminar por los pasillos vacíos y desolados del edificio bajando los escalones y llegando a la salida de este mismo para abandonar la preparatoria y comenzar a caminar juntos por las calles bajo el cálido sol del medio día.


Mitsuki: Hoy la clase fue aburrida como siempre, la profesora no paraba de hablar de su vida privada y cosas así -Decía suspirando y le da un sorbo a su bebida-


Kotaro: Ojalá la nuestra fuera así, tenemos un estúpido examen y me toca leer un libro -Dijo mirando al cielo y luego centra su mirada en la lata mientras camina- No quiero leer pero tocará... -Le da un sorbo a su bebida

-

Mitsuki: En serio? Vaya... Y yo pensaba que las 7 historias de los 7 novios de mi maestra eran aburridas -Ríe ante su comentario-


Kotaro: -Se sorprende un poco y ríe junto a ella- Eso si suena divertido de escuchar jaja.


Mitsuki: Jajaja lo se -Ríe un poco y da otro sorbo y luego baja su mirada algo seria- Kotaro...


Kotaro: -La mira mientras caminaba a su lado- Dime, pasa algo?


Mitsuki: Yo... Uhm... Espero y no te incomode un poco pero... He tenido más pesadillas... -Dijo mientras miraba el suelo y mantenía el paso a su lado- Pero no es nada grave jeje...


Kotaro: En serio? entiendo... -Le sonríe suavemente mientras la miraba y coloca su mano en su cabeza acariciándola levemente-


Mitsuki: -Al sentir el contacto en su cabeza da un leve y pequeño sobre salto y lo mira a los ojos por unos segundos sorprendida- Kotaro...?


Kotaro: -Le regalaba una sonrisa amable para calmarla mientras acariciaba su cabello suavemente- Solo son pesadillas, sueños, miedos del subconsciente, no temas si? Eres fuerte y se que esto no es nada para ti.


Mitsuki: -Su rostro pasó de uno de preocupación a uno con una sonrisa tranquilizadora- Gracias por escucharme Kotaro...


Kotaro: Para eso están los amigos -Quita suavemente su mano de la cabeza de ella mientras mantenía su sonrisa-


Mitsuki: Así es pero... Kotaro -Decía mientras lo miraba a los ojos- ¿Quien es Melida?


Kotaro: -Al escucharla decir ese nombre él se sorprende mucho y la mira detenidamente- Como sabes ese nombre? -Le dijo con un tono de voz un poco más bajo-


Mitsuki: -Se sorprende igualmente un poco- Así que en verdad... la conoces? -Pregunto un tanto curiosa mientras repite la pregunta pero en un tono más serio- Kotaro... ¿Quien es... Melida?


Kotaro: -Mirándola detenidamente- Melida... Es una muñeca que mi abuela me regaló en sus últimos días de vida... Me dijo que la cuidara con mi vida... Que la muñeca haría lo mismo... Como sabes de su existencia...?


Mitsuki: -Mirándolo a los ojos con una mirada de preocupación- Tenía razón al preocuparme...


Kotaro: Preocuparte de que...? -La miraba con un rostro algo asustado a sus ojos llenos de preocupación-


Mitsuki: Te cuento... -Traga saliva y lo mira detenidamente un poco más asustada- Verás... Mi última pesadilla... Fue un tanto diferente a las que suelo tener... -Decía mientras sostiene una de sus propias manos- En esta... Yo estaba en una habitación oscura... Parecía un apartamento... Y estaba algo desordenado... Y tú estabas acostado en tu cama... Lu-luego...


Kotaro: -Mirándola detenidamente- Luego que...?


Mitsuki: Luego... no se... era como.. una sombra... -Decía entre tartamudeos-


Kotaro: Una sombra...? Que forma tenía?-Dijo sin dejar de mirarla a sus ojos-


Mitsuki: Una... un tanto musculosa... Y medía como 3 metros de altura... Luego esa sombra te mira y se queda así por unos minutos que se hicieron eternos... Luego intentó tocarte con una de sus manos... Su-sus... manos... eran tan grandes... Parecían unos rastrillos pero... 5 veces más grandes... Y con garras largas y negras... Pero antes de que te tocara... Entre tú y la sombra... Aparece una chica...


Kotaro: Espera que?! -Mirándola mientras el chico mira al suelo por unos segundos para regresar la mirada hacia ella- Y como... era es chica...? -Preguntaba mientras tragaba su saliva-


Mitsuki: Llevaba un Yukata negro con plateado... Tenía un cabello largo y plateado... Parecía una chica de nuestra edad... Sus ojos rojos brillaban en la noche con una intensidad que de solo verlos podías ver el odio y miedo que ella emanaba... Ella miró al la sombre y recitó unas palabras en un lenguaje que nunca entendí... Y aunque lo entendiera no sabría que diría... Recitaba tan rápido... Nunca se trabó en sus acentos... Y la sombra solo se desvaneció lentamente... -Decía mientras temblaba un poco ante el recuerdo que tuvo al describirla- Nunca vi algo tan aterrador en mi vida...


Kotaro: Y luego... que... que pasó? -Decía intrigado ante la situación contada-


Mitsuki: Solo... Ella me miró por unos segundos... Esos segundos se me hicieron muy eternos... Luego ella solo empezó a lagrimear bañando sus mejillas pero lo extraño... es que mantenía su mismo rostro neutro sin expresión alguna... -Se calma y lo mira a sus ojos- Tuve la pequeña valentía de decirle... Quien es...


Kotaro: Te dijo su nombre...? -Dijo sorprendido-


Mitsuki: -Asintió con la cabeza mientras no apartaba su mirada de él- Melida... Eso fue lo que ella me dijo... Luego... me empezó a decir tuviera muchísimo cuidado... Que... "El..." estaba enojado... Muy enojado... Y que buscaría lo que sea... Para arrastrarme al la oscuridad con él...


Kotaro: -Al escuchar eso su piel se le empezó a erizar a un tal grado de sentir escalofríos intensos- No puede ser...


Mitsuki: Luego... Todo el apartamento empezó a temblar... A lo que Melida solo me dijo en voz alta... CORRE!! -Dijo mientras se asusta y también se empezaba a ruborizar- Ella desapareció... Y yo empecé a correr saliendo de tu habitación... Corrí por los pasillos y el edificio no dejaba de temblar, para colmo... Escuché un fuerte grito atrás mío.. Un grito de una mujer adulta... Como si estuviera siendo masacrada... Me escondí detrás de las escaleras y me quedé quieta por unos instantes y solo había un silencio... Como si todo se hubiera calmado... Al sentirme más segura decidí salir... Mi peor error... Al caminar a la salida siento una respiración muy fuerte detrás de mi... Levemente me giré para ver que era... -Mientras decía eso su piel se le ruborizaba más y temblaba- Y lo vi...


Kotaro: Espera... Viste a quien...? *Algo temeroso ante su aclaración preguntaba-


Mitsuki: A quién mencionó Melida... Era como un hombre... Solo que en vez de piernas tenía pezuñas... Tenía una cola como de un animal... Y su cabeza... Era como el de un carnero... 6 cuernos... Y unos ojos... -Decía mientras temblaba del miedo-


Kotaro: Lucifer... -Se sorprende mucho mientras la miraba a sus ojos-


Mitsuki: Luego... -Dijo mientras tragó un poco se saliva y se tranquilizó un poco- Solo me señaló y su cabeza se empezaba a partir en 2 y dejaba emanar muchísima sangre... Pude ver su cabeza carnuda acompañada de sus huesos... Sus ojos se les cayeron de sus cuentas y su boca parecía una fuente de sangre... Su cabeza se empezó a mover de un lado para el otro como si tuviera... Epilepsia o una enfermedad loca mientras que todo temblaba y las luces parpadeaban... Luego de eso... Todo se calmó y las luces se apagaron de repente dejándome en un vacío oscuro donde no había nada ni nadie... Al fondo como por arte de magia una fogata se encendió, curiosa y asustada caminé hacia ella lentamente, llegué a estar cerca de esta y me la quedé mirando un rato... Al pasar un minuto escuché un susurro... Era Melida quien apresurada me dijo... Corre...!!! Luego me giré bruscamente y vi la cabeza de lucifer pero esta era gigantesca y venía en dirección hacia mi a una velocidad impresionante... Cuando estuvo apunto de comerme desperté gritando fuerte y llorando... Mis padres llegaron corriendo a ver que sucedía y salté para abrazarlos y llorar aún más fuerte... -Luego de terminar de hablar da un leve suspiro y mira a los ojos de Kotaro-


Kotaro: Mitsuki... -Dijo quedando atónito ante la historia que le acababa de contar- Entiendo... Por ahora... Solo pensemos que fue un mal sueño si? Cualquier cosa... Siempre estaré allí para ti, no dudes en llamarme -Le regala una suave sonrisa- No me gusta verte así si?


Mitsuki: Tan protector como siempre jeje... -Dijo para dejar escapar una sonrisa tranquilizada- lo haré... Gracias Kotaro -Decía para luego dejar un suave beso en su mejilla y se separa mientras sonríe-


Kotaro: -Se sorprende y sus mejillas pintan en un color rojizo al sentir el contacto de sus suaves labios en su mejilla-


Mitsuki: Bueno, gracias por acompañarme hasta mi casa, nos vemos mañana a la hora de siempre, cuídate Kotaro! -Dijo entrando en su casa y reglando le una última sonrisa para después cerrar la puerta-


Kotaro: Vaya... Que día... -Decía mientras se tocaba la mejilla, sonriendo un poco comenzó a caminar hacia su apartamento-


Kotaro mientras caminaba solo por las calles mientras el ocaso se hacía presente trayendo con sigo mismo la fría y oscura noche no dejaba de pensar en la pesadilla que le había contado su mejor amiga Mitsuki. Al llegar a su apartamento Kotaro dejó sus cosas en su cuarto y se sentó en su cama pensando.


Kotaro: Y pensar que Mitsuki tendría una pesadilla de ese calibre... Vaya... -Decía mientras alzaba la mirada hacia su escritorio el cual estaba enfrente-


Postrado en el estaba una muñeca de porcelana bien hecha y cuidada con el cabello largo plateado, un yukata negro con plateado, piel clara y ojos rijosos, dicha muñeca se encontraba acomodada mientras miraba a Kotaro con un rostro sin expresión alguna.


Kotaro: -La mira detenidamente apreciando cada detalle de la muñeca y luego solo la miró normalmente- Abuela... Por que me la habrás regalado... -Se decía así mismo y luego mirando a la muñeca le habló- Dime... ¿Por que...? Melida...


...


Melida: Porque... Juré protegerte... -Dijo con un tono de voz suave-

28 de Outubro de 2019 às 02:15 0 Denunciar Insira 2
Continua…

Conheça o autor

Comentar algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~